Entradas

Cuando surgen conflictos en la escuela, prevención y soluciones

En la escuela, al igual que en el resto de entornos sociales, es frecuente la aparición de conflictos. Sin embargo, los conflictos no deben considerarse de forma negativa, sino de una forma más positiva ya que la manera de abordarlos va a determinar, no solo el resultado que se obtenga, sino también lo que se aprenda de él.

A partir de los distintos conflictos con los que nos vamos encontrando en la vida, desarrollamos una serie de habilidades personales, sociales, de comunicación, de relación, etc., que nos permiten integrarnos socialmente con otras personas. A través de este proceso, adquirimos una serie de estrategias para resolver de una manera pacífica las dificultades y problemas que van apareciendo.

Por este motivo, es importante trabajar desde la escuela para conocer y practicar diferentes formas para abordar los conflictos. Para ello, será necesario sustituir la perspectiva educativa punitiva y sancionadora imperante en épocas pasadas por una perspectiva cooperativa y convivencial.

La diversidad

La diversidad entre los alumnos, sea del tipo que sea, frecuentemente se convierte en el origen de conflictos en el centro escolar. Las dificultades de aprendizaje, las altas capacidades, las deficiencias físicas o psíquicas, y las diferencias idiomáticas o culturales convierten a los alumnos en objeto de burlas, rechazo y marginación. De esta manera, se genera un conflicto de relación entre los alumnos.

Pero, al margen de esta situación, las dificultades que pueden presentar los alumnos para seguir adecuadamente el proceso de enseñanza a menudo dan lugar a la aparición de conductas disruptivas en el aula, desmotivación e incluso absentismo. Y lo mismo ocurre en el caso de alumnos con altas capacidades, puesto que el aburrimiento y la desmotivación dan lugar al desarrollo de conductas disruptivas en clase, lo que genera un conflicto entre profesores y alumnos.

Tipos de conflicto escolar

Los conflictos en el centro educativo pueden derivar de las relaciones que se establecen entre los miembros de la comunidad educativa:

  • Relaciones entre profesores: puede existir una divergencia de opiniones respecto a diversos temas personales y profesionales, como la manera de abordar una asignatura, las actividades planteadas, el uso de tiempos y espacios del centro, etc. Es necesario incrementar la comunicación entre el equipo docente para evitar malentendidos y desarrollar formas de trabajo semejantes en las distintas asignaturas, si es posible.
  • Relaciones entre profesor y alumno: en el sistema educativo se ha producido un cambio en la metodología utilizada y se da cada vez mayor participación al alumnado. Sin embargo, aún puede haber profesores que mantengan métodos anteriores y desarrollen sus clases de forma poco atractiva para los alumnos. Esto puede provocar desmotivación y disrupción en el grupo. Resulta sumamente importante que los docentes utilicen métodos más participativos, basados en el aprendizaje cooperativo, para motivar al alumnado y reducir las conductas disruptivas en el aula. Y si esto ocurre, es conveniente abordarlas con métodos no coercitivos o punitivos, sino más abiertos y cooperativos. Esto no quiere decir que el profesor pierda su autoridad frente a los alumnos, sino que trate de motivarles para que vean el centro como algo propio y se impliquen con él. En los últimos tiempos, se ha observado que el incremento de conflictos entre profesores y alumnos ha derivado en situaciones de acoso al profesorado y ha dado lugar a importantes problemas de convivencia en los centros educativos. Para prevenir y abordar estos casos, es necesario un proyecto educativo altamente implicado en la educación en valores y en la formación en habilidades sociales y personales que favorezcan una adecuada convivencia en las aulas. Además, es necesario implicar en este proceso a la familia, como veremos más adelante.
  • Relaciones entre alumnos: las relaciones entre alumnos son las que están principalmente marcadas por diversos conflictos. Los alumnos pasan muchas horas y días juntos en el centro escolar, establecen relaciones de amistad y enemistad, y de ellas pueden surgir numerosos conflictos. Por esta razón, es conveniente abordar los conflictos en las aulas y orientar hacia una buena convivencia.
Secuencia del conflicto

Pérez y Pérez (2011) han descrito los siguientes pasos en el desarrollo de un conflicto:

  • El conflicto está latente: los implicados no se encuentran a gusto, saben que la situación no es la habitual, que algo va a ocurrir en algún momento.
  • El conflicto se manifiesta: la situación estalla y aparece el conflicto. Ambas partes se dan cuenta de que ha llegado el momento de afrontar la situación y se manifiestan diferentes sentimientos.
  • Aparecen síntomas de tensión: los implicados pueden presentar diversos sentimientos y emociones ante la situación, y modifican por ello su comportamiento verbal y no verbal.
  • Las partes en conflicto toman posiciones: cada una de ellas se plantea inicialmente unos objetivos o metas que hay que conseguir en la solución del conflicto. Generalmente, los intereses son contrapuestos y se manifiestan conductas de enfrentamiento.
  • Comienzan las conductas estereotipadas: las conductas de enfrentamiento afectan a la relación entre las personas y a su comunicación, lo que puede dificultar una solución satisfactoria para el conflicto y tener consecuencias negativas a largo plazo.
  • Surgen nuevos roles: en función de la relación simétrica o asimétrica establecida se desarrollan diferentes conductas entre los implicados de igualdad, superioridad o inferioridad.
  • Deterioro de la comunicación: la situación ha provocado importantes alteraciones en la relación entre las personas y también en la comunicación que establecen, lo que determinará la forma en que se solucione el problema.
  • Comprensión inadecuada de los hechos: pueden producirse malentendidos o malas interpretaciones debido a los problemas de comunicación que hemos comentado. Esto permite que el conflicto se mantenga y se deteriore aún más la relación entre las partes.
  • Se subestiman las coincidencias: ante esta situación parece no existir una posibilidad real de llegar a un acuerdo y cuando los implicados parecen pensar lo mismo se tiende a desconfiar.
  • Actitudes que dificultan los vínculos: es posible que aparezcan ciertos comportamientos que pueden complicar aún más la situación, como el autoritarismo, la descalificación, la discriminación y la simbiosis.

En el desarrollo del conflicto no es obligatorio que se den todas las fases propuestas en esta secuencia. Puede haber diferencias en el proceso en función del tipo de conflicto, de la relación entre los implicados o del proceso de resolución.

Prevención de conflictos

Es evidente que antes de que surja un conflicto debemos intentar prevenirlo. Para ello, debemos “enseñar a convivir”, como señalan Funes y Saint-Mezard (2001).

La actividad docente no consiste únicamente en enseñar una serie de conocimientos, sino también en fomentar el aprendizaje de habilidades, valores, conductas sociales, etc., que permitan el establecimiento de relaciones sociales apropiadas, satisfactorias y pacíficas.

Los profesores pueden transmitir formas de comportamiento apropiadas para garantizar una buena convivencia dentro y fuera del aula. No es necesario dedicar tiempo específico a estas actividades, aunque también puede hacerse, sino que cada profesor en las clases dedicadas a su materia puede abordar estos aspectos de diferentes formas.

Es muy importante trabajar la comunicación, facilitar un intercambio apropiado de mensajes, que tenga en cuenta los aspectos verbales y no verbales. Se trata de desarrollar una comunicación fluida mediante la utilización de la escucha activa, la empatía y la asertividad.

Es necesario que los alumnos sean capaces de dialogar sobre temas variados y llegar a acuerdos cuando expliquen cada punto de vista. Para ello, se pueden realizar diferentes debates en el aula que inviten a la reflexión, al diálogo y la consecución de una solución común.

Cómo solucionar un conflicto

Díaz-Aguado (2000) defiende la necesidad de enseñar a los alumnos a resolver conflictos por sí mismos. Para ello propone los siguientes pasos:

  • Analizar el conflicto: en qué consiste, cómo se ha desarrollado, etc.
  • Plantear las metas que se desean conseguir y priorizarlas.
  • Proponer alternativas como solución al problema y valorar sus ventajas e inconvenientes.
  • Seleccionar la solución con mejor valoración y desarrollar los pasos que se van a seguir.
  • Poner en marcha la solución seleccionada.
  • Evaluar el resultado y las posibles mejoras.

Estos pasos pueden utilizarse en la resolución de cualquier conflicto y se pueden entrenar mediante diferentes actividades, dinámicas y ejercicios. Sin embargo, es conveniente practicar bien todos los pasos, por ejemplo mediante role-playing, para asegurar su correcto aprendizaje.

Cuando el problema es de mayor gravedad y el individuo no puede solucionarlo por sí mismo puede ser conveniente emplear otras estrategias, en las que se contará con la ayuda de otras personas. Dichas estrategias son:

  • Alumnado ayudante: su función es ayudar a sus compañeros cuando estos lo requieran tras haber recibido una formación básica en las habilidades comunicativas y sociales comentadas anteriormente y siempre con la supervisión de personal docente.
  • Mediación: se utiliza para resolver conflictos entre dos personas que solicitan la ayuda de una tercera que guíe el proceso para alcanzar una solución.
  • Negociación: es un proceso similar al anterior, aunque frecuentemente se lleva a cabo entre las dos partes implicadas en el conflicto. En ocasiones puede intervenir una tercera persona como negociador, siendo la diferencia fundamental que en la negociación esa tercera persona además de controlar el diálogo entre las partes en conflicto, puede intervenir en el establecimiento de los acuerdos a adoptar.
  • Asamblea: es un proceso de debate que busca la reflexión grupal y el planteamiento de acuerdos entre todos los implicados.
  • Consenso: es el mismo proceso que acabamos de comentar, pero se diferencia en que el objetivo es alcanzar una decisión unánime.
  • Método pikas: se utiliza cuando se producen situaciones de acoso o maltrato entre iguales. Se realizan entrevistas individuales con la víctima y el agresor para frenar la agresión. Posteriormente, pueden proponerse entrevistas conjuntas si la evolución es positiva.
  • Círculo de amigos: se emplea cuando un grupo o gran parte del mismo rechaza o margina a un alumno. Se establece un encuentro con el grupo sin la presencia del alumno para reflexionar sobre la situación y llegar a un compromiso de cambio.

Fuente: psicoactiva.com

Por qué hay niños que no quieren estudiar

Cuando los niños comienzan educación infantil, sus ganas por aprender son innegables. Cada alabanza de ‘su profe’, les impulsa a querer ir al colegio y esforzarse más. No obstante, cuando van creciendo y las exigencias aumentan, no todos siguen queriendo aprender y están interesados en estudiar.

Seguramente habrás oído ‘mi hijo no quiere estudiar, siempre pone excusas’, ‘no se esfuerza, no tiene ganas’ y siempre se llega a la misma conclusión ‘es un vago’. Sin embargo, más allá de lo que se puede pensar, las causas de que un niño no quiera estudiar pueden ser variadas.

4 causas de que el niño no quiera estudiar

1. Problemas emocionales: En este caso, puede ser desde estar tristes o tener miedo porque están viviendo una situación de acoso escolar o tener conflictos que no pueden solucionar con un determinado profesor o sus amigos hace que sea una causa probable de que lo último en lo que piense sea en centrarse en sus estudios.

2. Baja autoestima: No todas las asignaturas nos gustan tanto ni obtenemos los mismos resultados con el mismo esfuerzo. En esos momentos, la frustración y nuestras limitaciones aparecen y con ello las inseguridades de tu hijo. ¿Quién quiere hacer asignaturas que le recuerdan que no es bueno?

3. Falta de autonomía y organización: El estudio es el área que se va a ver más afectada si eres un padre sobreprotector y tu hijo está acostumbrado a hacer las cosas contigo y que tú le digas cómo y cuando debe ponerse a estudiar. Puesto que estudiar es una actividad que requiere de una gran planificación, esfuerzo e independencia. Por ello, si está acostumbrado a que tú hagas esas funciones, cuando vaya creciendo no querrá estudiar si no es contigo.

4. Dificultades de aprendizaje: Algunos estudiantes pueden tener más problemas que el resto de sus compañeros en aprender o retener cierta información con rapidez y seguir el ritmo de la clase. Se pueden producir por ejemplo porque no tiene una atención adecuada durante períodos prolongados de tiempo y en ese caso, conforme más información tenga que retener, más le va a costar concentrarse o puede tener problemas en comprender la información… Hay muchas dificultades y la única forma en la que vas a ser capaz de resolver tus dudas, será que vayas a un especialista dónde pueda evaluarlo.

4 consejos para padres con hijos que no quieren estudiar

A pesar de que es tu hijo quién deba dar el paso de estudiar, tú como padre puedes conseguir tener ciertos comportamientos que van a ser fundamentales para ayudarle en esa difícil tarea:

1. Averigua la causa concreta por la que no quiere estudiar hablando con él y escuchándole sin enfadarte o juzgarle. No es el momento para tratar de convencerle de nada.

2. Ser más flexibles. En ocasiones, no es que no quiera estudiar sino que siente que las metas que les pones son demasiado altas. Tú eres el que quiere que saque esas notas o que dedique más tiempo a una asignatura, quizás él es más conformista o siente que tiene otras necesidades o intereses que le motivan más y le hacen feliz.

3. Plantéale plazos cortos, es inútil hablar de los planes del verano o incluso de un trimestre. Viven el día a día, así que lo mejor es acompañarles en ese proceso y  que sean conscientes de objetivos diarios, de lo contrario se frustraran antes de tan siquiera intentarlo.

4. Cree en sus posibilidades. Si valoras sus capacidades , el también acabará creyendo en las suyas. Tienes que demostrarle que valoras cada esfuerzo que consiga y reconocérselo con muestras de afecto, así que olvida los reproches porque no conseguirán que estudien más .

Recuerda tener unas expectativas adecuadas a las capacidades de tu hijo. Muchas veces, nos centramos en los sueños que hemos tenido con ellos, en el potencial que siempre hemos visto. No obstante, es importante no exigirles más de lo que están dispuestos a dar.

5 trucos para que el profesor no pierda la paciencia

La vuelta al cole es momento de reencuentro, de compartir las experiencias del periodo vacacional, de observar los cambios que han dado nuestros alumnos y alumnas, es tiempo de darnos cuenta de que tenemos casi diez maravillosos y largos meses por delante de trabajo

Tomar conciencia de todo ello es fundamental, y no solo al principio de curso, sino todos y cada uno de los días en los que tenemos frente a nosotros esas caras, caritas en algunos casos, que esperan de nosotros y nosotras… ¡mucha paciencia! Te ofrecemos una serie de consejos o trucos para que el profesor no pierda la paciencia con sus alumnos. 

Por qué un maestro puede llegar a perder la paciencia con sus alumnos

¿Por qué un maestro, un docente, una profesora, pierde la paciencia? ¿Tú que responderías? Cuando estás cansado y cansada y además no te han “obedecido” en unos treinta minutos, cuando consideras que el nivel de ruido es excesivo, cuando un alumno te dio una respuesta que para ti fue inadecuada.. Pues bien, es legítimo perder la paciencia, claro que sí; otra cosa es qué hacemos y cómo actuamos cuando perdemos esa paciencia.

Somos personas, personas humanas, y somos referentes de nuestros alumnos, es por ello que debemos hacernos mirar cómo respondemos ante nuestra rabia y enfado, delante de ellos y ellas.

El día a día en el aula puede llegar a ser muy duro. La vida en el cole puede convertirse en puro agotamiento: el ajetreo del día a día con sus clases, reuniones, tutorías, preparar materiales, realizar programaciones, patios, comedores… además de los virus con los que convivimos, de los momentos y circunstancias en los que dejamos que salga una versión nuestra que no nos gusta… Así, así es nuestra vida y somos responsables de ella y no víctimas, dato importante. Tenemos la profesión que hemos elegido y que es tremendamente espectacular.

5 trucos para que el profesor no pierda la paciencia con los alumnos

Quizá habría que preguntarle al Santo Job, cómo lo hizo, pero como eso no es posible, aquí os dejo algunos consejos para que podáis tener en cuenta:

1. Es importante observar cuántas veces al día o a la semana, perdemos la paciencia, y dónde ubicamos nuestro nivel para “saltar” con un grito, con una amenaza, con una sanción inadecuada, y todo ello fruto de nuestro propio enfado, que es nuestro y, en muchas ocasiones, de nadie más. Date cuenta que cuando tu malestar aumenta, la tensión en el aula es mayor. Esto puede ser un bonito ejercicio de autoconocimiento.

2. Una vez que sabemos en qué momento podemos perder la paciencia, anticiparnos a que eso ocurra y realizar algunos ejercicios que me ayuden a encontrar de nuevo calma: contar hasta diez, realizar respiraciones diafragmáticas, beber agua, meterse un caramelo en la boca, salir unos minutos del aula y pedir a algún compañero que nos cubra… Busca tu alternativa a esa pérdida de paciencia.

3. Comunicar a nuestros alumnos y alumnas nuestro enfado, compartirlo con ellos y expresarles el motivo. Cuidado porque ellos y ellas no son los culpables. Nuestros alumnos hacen cosas, y yo como maestra decido cómo me afecta, repito que es legítimo enfadarse.

4. Comparte con compañeros y compañeras lo que ha ocurrido, seguro te entenderán y si les pides consejo, podrán darte sus pequeños trucos.

5. Pedir perdón si hemos ofendido o nuestra actuación no ha sido la más adecuada. Así nuestros alumnos entenderán que también nos equivocamos y que sabemos reconocer nuestros errores.

Querido profe, querida maestra y querido maestro, recuerda siempre las palabras de Albert Einstein: “el ejemplo no es la mejor manera de enseñar, es la única”.

Fuente> guiainfantil.com

Banreservas reconoce a 656 estudiantes meritorios hijos de colaboradores

El Banco de Reservas reconoció a 656 estudiantes hijos de sus colaboradores en todo el país, quienes obtuvieron calificaciones sobresalientes por encima de los 90 puntos, durante el año escolar 2017-2018.

Los galardones fueron entregados por el administrador general de la institución financiera, Simón Lizardo Mézquita; y la presidente del Voluntariado de la entidad, Jacqueline Ortiz de Lizardo, durante una ceremonia efectuada en la Sala Eduardo Brito del Teatro Nacional.

Al valorar el esfuerzo de los alumnos, que cursan desde el séptimo de media hasta el cuarto de bachillerato, Lizardo Mézquita destacó que el propósito de la premiación “Excelencia Estudiantil” es estimular el desarrollo académico y cultural de los hijos del personal que labora en la entidad bancaria.

El ejecutivo bancario anunció que 55 alumnos recibirán becas universitarias en reconocimiento de los resultados sobresalientes  que exhibieron durante los cuatro años del bachillerato.

“Todos ustedes, estimados galardonados, han demostrado que la responsabilidad, honradez, disciplina y dedicación, generan frutos”, dijo Lizardo Mézquita a los jóvenes homenajeados.

Explicó que “de continuar cultivando estos valores, lo que hoy reciben como logros académicos, mañana se traducirán en éxitos profesionales”. Añadió que, además de que con su comportamiento como ciudadanos ejemplares contribuirán al desarrollo del país.

A nombre de los alumnos habló Nadia Maith Peña, quien finalizó sus estudios en el colegio Arroyo Hondo, con uno de los mejores índices de su categoría. Ingresó a estudiar medicina en la Universidad Pedro Henríquez Ureña. También estudió inglés en el Dominico Americano y francés en la Alianza Francesa.

La premiación comenzó con una oración a cargo de la niña Pamela Michel, quien se destaca por su capacidad de liderazgo y sus dotes de comunicación.

En 2012, Michel ganó el segundo lugar del Concurso Nacional de Pintura Infantil Navideño que organiza Banreservas, y al año siguiente obtuvo el primer lugar de la Olimpiada de Matemática, efectuada en el Colegio Cathedral Internacional School.

En la ceremonia de reconocimiento a la “Excelencia Estudiantil” estuvieron presentes ejecutivos de Banreservas y los padres de los alumnos galardonados. Durante la actividad, los estudiantes disfrutaron de la actuación del grupo Lo Blanquito.

Mientras las hermanas Doralis y Doralfis Suárez Núñez, también estudiantes meritorias, interpretaron al piano y violín Habanera, de la ópera Carmen, de Bizet.

 

Maestro, utiliza el periódico como recurso pedagógico

Por: Rosario Vásquez

Enhorabuena docentes, con mucha satisfacción el periódico Listín Diario pone a la disposición de ustedes la gran variedad de informaciones con contenido curricular para ser usadas en las aulas y el hogar. Al usar el periódico Listín Diario impreso, listindiario.com y la web planlea.listindiario.com como una estrategia de enseñanza aprendizaje fomentarás en tus alumnos el aprendizaje significativo, el trabajo en equipo y el trabajo colaborativo.

Artículo que se propone: El Club MB se quita el sombrero ante Pepín

Género: Artículo

Tema: Educación en valores

Escrito por: Freddy Tapia

Fecha de publicación: 13 de septiembre 2018

Búscalo en la página 11B del impreso y en el digital:   https://listindiario.com/el-deporte/2018/09/13/532995/el-club-mb-se-quita-el-sombrero-ante-pepin

Actividades sugeridas:

Lea en voz alta el artículo: El Club MB se quita el sombrero ante Pepín

Converse con los estudiantes sobre el mensaje de esta frase del señor Corripio: “Seguir trabajando cuando tú estás cansado y levantarte cuando todavía tienes sueño”

Proponga a los estudiantes un debate sobre el rol de los clubes culturales en la formación en valores.   Después de la discusión, elaboren varias propuestas, para que si en sus comunidades hay ausencias de clubes, como pueden motivar para su creación.

Socialice las propuestas.

Sugerencias para el uso del periódico Listín Diario como recurso pedagógico: 

1- Lea el artículo antes de presentarlo a los estudiantes.

2- Determine cómo va a dar a conocer el contenido de la información: lectura en voz alta, narración de las partes más significativas o lectura silenciosa por parte de los alumnos.

3- Presente la página completa o el sitio web donde está ubicado el artículo. Sugerimos no recortar la noticia, pues el espacio que ocupa y la ubicación en la página, también ofrecen elementos de análisis.

4- Aproveche todas las partes del artículo: textos, gráficos, ilustraciones, fotografías y videos, en el caso del digital listindiario.com.

5- Permita que niños y jóvenes exploren el periódico o el sitio web para identificar su estructura: los tipos de historias y la manera como las presentan.

Docente una lectura al periódico todos los días te puede ampliar el tema a trabajar.

 

La empatía del maestro es clave para el aprendizaje del alumno

La empatía es un valor fundamental en todo tipo de circunstancias, pero además no sólo es aplicable en la educación de los niños, también los adultos debemos ejercerlo y practicarlo, más aun si estamos en contacto directo con los niños, como es el caso de padres y educadores.

Ser un maestro empático es fundamental, y es que este valor ejerce un fuerte poder sobre sus alumnos: les motiva, estimula y es clave para su desarrollo académico. Así lo demuestra un estudio finlandés llamado “Primeros Pasos” y elaborado por la Universidad de Juväskylä y la de Turku, en Finlandia.

Por qué la empatía del profesor es básica para el desarrollo del alumno

Todos hemos tenido profesores de diferentes tipos: motivantes, vocacionales, estimulantes, aburridos, autoritarios, desafiantes… Hemos tenido buenos y malos profesores. ¿Cuál es la diferencia entre ellos? Quizás una de las respuestas resida en el nivel de empatía del profesor hacia el alumno.

La importancia de ser empático en el aula con los alumnos y mantener un ambiente agradable y cálido obtiene mejores resultados sobre los alumnos que la férrea disciplina y la distancia con el estudiante. Así lo demuestran una investigación llevada a cabo en Finlandia que demuestra que la interacción entre el alumno y el profesor es más importante que otros factores como los materiales con los que se trabaje o el número de estudiantes que haya en un aula.

Este estudio viene a confirmar que los primeros años de colegio, durante la educación primaria, son fundamentales para el alumno, se trata de un período crítico en el que una buena relación con su profesor conseguirá todos estos resultados sobre el niño:

Facilitará su aprendizaje.

– Potenciará sus ganas de aprender y les motivará a estudiar.

– Le ayudará a tener una buena autoestima, a creer en sí mismo.

– Fomentará que tenga una buena imagen frente a sus compañeros.

– Les ayudará a establecer metas, a luchar por superarse y conseguir objetivos.

– Fomentará el aprendizaje no memorístico sino por la satisfacción de obtener nuevos conocimientos.

En definitiva, una buena preguntas que se debe hacer cada educador es: ¿cómo quieres ser recordado por tus alumnos? Si la respuesta es: como su mejor profesor, la clave está en la empatía.

Fuente: guiainfantil.com

Vida universitaria

La etapa universitaria es algo más que asistir a clase, estudiar y hacer exámenes. La universidad es aprendizaje, cultura, relaciones con los compañeros y también ocio y diversión. Obtener una titulación universitaria como mínimo con los nuevos grados lleva cuatro años de tu vida, mucho tiempo que si se organiza da mucho juego.

Deporte, cine, teatro, festivales musicales… millones de actividades, relacionadas o no con el ámbito de la formación, que se organizan a través de los vicerrectorados de extensión universitaria. Porque la vida universitaria también te forma como persona y te aporta cualidades que luego serán muy valoradas en tu currículum profesional como las habilidades comunicativas, la capacidad de ser flexible y adaptarte a las circunstancias y la de organizar tu trabajo (para poder estudiar y a su vez no perderte un concierto o una proyección de cine).

Las universidades tienen una vida cultural muy dinámica gracias a una programación de actividades que incluye todo tipo de talleres, cursos, seminarios o jornadas relacionadas con temas como el teatro, el cine, la literatura o el arte. Suelen estar organizadas por los vicerrectorados de extensión universitaria y tienen un objetivo común: impulsar la creación de redes de colaboración entre la comunidad universitaria y fortalecer el tejido cultural. Una de las actividades culturales más importantes la constituyen los cursos de verano universitarios que durante el periodo estival cubren la falta de actividad académica con interesantes y entretenidas propuestas en los meses estivales.

VOLUNTARIADO

El pasaje por la universidad no debe limitarse únicamente a la vida dentro del aula, sino que puede extenderse más allá. Es habitual que cada universidad realice acciones de compromiso social, o posea vínculos con organizaciones que así lo hagan, por lo que el público universitario puede acceder de forma constante a programas solidarios y de voluntariado.

Los organismos internacionales conocen la predisposición de los estudiantes a este tipo de acciones solidarias y configuran programas específicos para que puedan desarrollar sus conocimientos profesionales y aplicarlos para beneficiar a otras personas de forma desinteresada. En España, uno de los más destacados es la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (AECID).

En las universidades, a través de las oficinas de voluntariado de las asociaciones de estudiantes, las ONG’s o de los servicios de acción social realizan periódicamente actividades solidarias para ayudar en muchos casos a aquellos colectivos más desfavorecidos, ya sean los que se encuentran en el entorno local, nacional o internacional.

En todas las universidades españolas existe, al menos, una asociación de estudiantes que muestran su compromiso con la sociedad realizando tareas solidarias. Además de ayudar a los demás, desde las asociaciones y unidades de voluntariado, se enseña cómo es la manera más correcta de ofrecer la ayuda. Para ello se organizan cursos y jornadas donde se sensibiliza a la comunidad universitaria para que dediquen parte de su tiempo a las personas que más lo necesitan.

Convertirte en voluntario implica invertir parte de tu tiempo y comprometerte con tu esfuerzo realizando tareas que mejoran un poquito tu entorno. Si no estás muy enterado de en qué consiste ser voluntario deberás conocer que existen diferentes tipos de voluntariado y que puedes elegir el que más te guste dependiendo de tus intereses y de tu perfil.

Por otro lado existen dos maneras de colaborar como voluntario, una es de manera desinteresada, es decir sin recibir ninguna compensación económica y otra que permite las actividades remuneradas. Si tu perfil profesional está orientado al ámbito de la cooperación puedes acceder a los puestos que ofrecen las Organizaciones No Gubernamentales para cubrir puestos de trabajo. En el portal de Emplea Universia se publican a diario decenas de ofertas que buscan este tipo de trabajadores.

¿Qué aporta el voluntariado a los estudiantes?

Realizar tareas de voluntariado es una manera de ampliar la formación y poner en práctica los conocimientos. A la vez que se aprovecha el tiempo en tareas que ayudan a los que más necesitan se aprenden habilidades y actitudes que no se enseñan en las clases y que sirven para la vida personal y profesional.

En muchas ocasiones las asociaciones de voluntarios buscan universitarios dispuestos a irse a realizar tareas de cooperación al extranjero, por lo que también puede ser de utilidad para conocer el mundo, visitar nuevas culturas o aprender un segundo idioma.

¿Cuáles son las ventajas de ser voluntario?

Convertirte en voluntario puede ser una buena oportunidad para conseguir la experiencia que constantemente reclaman las empresas, pero de una forma distinta. La acción voluntaria se desarrolla prácticamente en todos los ámbitos temáticos, en todos los campos de actuación, tan solo tienes que fijarte los que más se adaptan a tu perfil para que tu estancia sea lo más provechosa.

Si bien existen muchas opciones, estos son algunos de los campos d voluntariado que te permitirán desarrollarte como profesional:

  • Social: Dentro de esta área se trabaja en el apoyo a personas y colectivos socialmente excluidos, en la acogida e integración de inmigrantes, en la lucha contra la pobreza, en la atención a colectivos sociales con necesidades, carencias o discapacidades de distinto tipo, etc.
  • Cultural: Los voluntario de esta área llevan a cabo trabajos de recuperación o conservación de la identidad cultural, en la promoción de la creatividad, en la difusión de los bienes culturales, etc.
  • Educativo: También puedes trabajar en la alfabetización y educación de personas adultas, en la defensa de la educación para todos, en la dinamización y la promoción de la participación en la comunidad escolar, etc.
  • Participación Ciudadana y Civismo: Dedicado a la promoción de la participación ciudadana, en el fortalecimiento del tejido asociativo, en el impulso de la iniciativa social, en la creación y animación de redes sociales, etc.
  • Medioambiente: Tiene como fin la protección o recuperación de especies o espacios naturales, en la denuncia de situaciones de degradación medioambiental, en el desarrollo de una conciencia medioambiental entre la ciudadanía, etc.
  • Salud: Busca agentes comprometidos con la promoción de la salud, en el desarrollo de hábitos de vida saludable, en la respuesta a situaciones de necesidad sanitaria, etc.
  • Promoción de Colectivos: Busca la promoción, defensa de derechos, integración social de determinados colectivos sociales (mujeres, jóvenes, inmigrantes, reclusos, grupos étnicos, etc.).
  • Derechos Humanos: Se centra en la denuncia de injusticias, en la lucha contra la pena de muerte, la defensa de los Derechos Humanos, la justicia, los valores democráticos, etc.
  • Cooperación Internacional: Promoción y desarrollo de proyectos de cooperación, en combatir la pobreza y promover el desarrollo en los países empobrecidos, etc.
  • Emergencia y Socorro: Respuesta a situaciones de emergencia causadas por desastres naturales, guerras, hambrunas, etc.
  • Desarrollo Socio-económico: Desarrollo de proyectos de promoción socioeconómica o desarrollo comunitario, dirigidos a mejorar las condiciones de vida de una comunidad o sector social concreto, etc.
  • Tiempo Libre: El trabajo se realiza fundamentalmente con niños y adolescentes, en la educación en el tiempo libre, en la promoción de valores, conocimientos y actitudes, en actividades relacionales y recreativas que tienen por ámbito el tiempo libre, etc.
ASOCIACIONES Y REPRESENTATIVIDAD

Uno de los cauces para que los estudiantes participen en la vida universitaria es a través de las asociaciones de estudiantes universitarios. Existen algunas agrupaciones de carácter meramente cultural, social o deportivo, mientras que otras toman un tinte más relacionado con la representación y la participación estudiantil.

Habitualmente cada facultad o escuela universitaria suele tener una o varias asociaciones que intentan resolver problemas específicos relacionados con la titulación que cursan, con actividades de ocio y cultura o tienen un carácter reivindicativo. Aunque también hay asociaciones que funcionan a nivel nacional y que se ocupan de los problemas que afectan a todos los universitarios.

Además de las asociaciones existen otros órganos de representación con carácter oficial también formados por estudiantes:

  • El Consejo de Estudiantes (cuya denominación varía) es un órgano colegiado cuya función general es la de representar a los alumnos en el seno de la comunidad universitaria. Los Consejos de Estudiantes se caracterizan además por llevar a cabo numerosas actividades culturales y deportivas, presentar exposiciones, desarrollar iniciativas y por servir de punto de información para el alumnado.
  • Las  Delegaciones de Alumnos que representan a los alumnos en el marco de la universidad. En la mayoría de las universidades, cada Facultad tiene su propia delegación que se encarga de representar a sus alumnos.

Dentro del equipo de gobierno de la universidad y con independencia de la propia representación estudiantil, existen órganos que se ocupan de los estudiantes en diferentes ámbitos de la vida universitaria:

  • El Defensor del Universitario, figura que vela por los derechos de los miembros de la comunidad universitaria, se está implantando en las universidades españolas desde hace unos años ya que se introdujo por primera vez con la Ley Orgánica de Universidades de 2001. A pesar de que recibe diferentes denominaciones y de que sus competencias y funciones varían de una institución a otra, su objetivo central es común en todas: la defensa de los intereses de todos aquellos que forman parte de la universidad.
  • El Vicerrectorado de Alumnado, presente en casi todas las universidades españolas, realiza funciones relacionadas con las asociaciones estudiantiles, ofrece información sobre actividades y recursos de información, representación estudiantil.

Fuente: universia.es

¿Estás de acuerdo con prohibir los celulares en los colegios?

En el Congreso de Colombia se radicó un proyecto de ley que busca prohibir el uso de celulares en los colegios. El líder de esta iniciativa, el representante a la cámara, Rodrigo Rojas, aseguró que “con el proyecto pretendemos velar por el desarrollo integral, por la educación y la salud de niños, niñas y adolescentes“.

“Queremos dejar en claro que nosotros conocemos el gran aporte que hace la tecnología a la humanidad, pero entendemos que para las personas más pequeñas el acceso sin supervisión puede generar problemas. Por ejemplo, en educación, porque se convierte en un agente distractor; y en salud, porque puede generar enfermedades psicológicas y físicas”, puntualizó Rojas.

El proyecto de ley dice que los establecimientos educativos deberán incorporar las prohibiciones mediante un reglamento o manual de convivencia, en los términos que establezca el Gobierno Nacional.

Para plantear el documento se tuvo en cuenta cifras presentadas por el Ministerio de la Tecnología de la Información y las Comunicaciones, que indican que al menos el 52 por ciento de los jóvenes entre los 12 y 17 años sienten algún grado de ansiedad si no saben lo que ocurre en internet o si se encuentran desconectados.

La seguridad también se debe tener en cuenta. El acceso sin supervisión de un adulto responsable, facilita el acceso a actividades que son riesgosas para los menores. Por ejemplo, sexting (envío de mensajes sexuales por medio de teléfonos móviles), grooming (acciones que hace un adulto a través de internet para ganarse la amistad de un menor) y pornografía; temas que afectan directamente a la seguridad de los niños”, dijo el representante.

También aseguró que el documento ya fue radicado en el Congreso y se espera que sea enviado a la comisión sexta del Senado, en donde se debaten los temas tecnológicos.

Fuente: abcdelbebe.com

Niños muy habladores en clase

Es una suerte tener niños y niñas en clase que hablan, que participan, que preguntan, que comunican, pero a veces, pueden llegar a ser muy molestos tanto para el docente como para el resto de compañeros de clase.

Cuando esos niños muy habladores en clase, lo hacen en momentos en los que nosotros docentes, no lo consideramos adecuado, puede convertirse en momentos de tensión y de despiste para muchos. Ese susurro continuo cuando el profesor está dando la explicación de una actividad, comentando el contenido a trabajar o resolviendo dudas en gran grupo, puede ayudar a distorsionar el buen funcionamiento de la clase. Hablar sin parar puede llegar a negar la existencia del otro.

Niños muy charlatanes

Hoy en día los niños y niñas tienen muchas cosas que contar, muchas ideas y anécdotas que compartir con sus compañeros, y debemos partir de la base de que hay que, en primer lugar, facilitarles ese espacio y momento.

En algunos grupos o aulas, funciona muy bien pactar con todo el alumnado, el dejarles los primeros 10 minutos de clase para que hablen y charlen, y después deberán respetar los momentos en los que se requiere el silencio, para poder hacer la explicación necesaria y así no molestar al resto de compañeros.

Hoy en día existen metodologías que, de una u otra manera permiten que estos niños y niñas, que necesitan hablar más, que necesitan comunicar más, puedan hacerlo, a la vez que trabajan en lo que corresponde en ese momento. Estos niños y niñas tienen, en muchas ocasiones, la necesidad de hablar, y nosotros docentes, podemos orientar a que hablen de la materia que corresponde. Mandarles callar de forma continua, desgasta al docente y al propio alumno hablador.

Consejos para profesores de niños muy habladores en clase

Aquí te dejo algunos consejos, que quizá, puedas emplear en tus clases:

– Es interesante explicarles la importancia de la escucha y el respeto. No con un sermón o charla magistral, sí con una dinámica o actividad adecuada a su edad.

Pactar normas de clase, como comentaba antes; que queden visibles para todo el alumnado y que estén redactadas en positivo, por ejemplo: “cuando un compañero o compañera habla para todos, el resto escuchan”.

Que se den cuenta que damos por válido lo que dicen, que aprobamos su participación, pero que esta debe ser adecuada al desarrollo de la clase.

– Valora qué otras metodologías podrían funcionar en el grupo donde das clase. En ocasiones es más fácil y adecuado que el docente se adapte a las características del grupo, que el grupo se adapte a la metodología del profesor. Por ejemplo, aprendizaje cooperativo o basado en proyectos.

Prepara clases participativas y amenas, los niños y niñas necesitan hablar, moverse, comentar… Es tanto el estímulo y competencia que tienen fuera del colegio, que los docentes debemos estar preparados para sacar lo mejor de ellos y ellas desde sus propias características y capacidades, y siempre adaptándonos a los tiempos que corren.

– En casos puntuales, la coordinación con la familia puede hacerse muy necesaria. Hay niños y niñas que hablan mucho porque necesitan ser escuchados.

Presta especial atención a esos niños y niñas habladores. Se despistan más fácilmente en clase, por lo que pueden perder ritmo y caer en el fracaso.

Gánatelos, gánate a todos y cada uno de tus alumnos y alumnas. Eres docente por vocación, ¿verdad? Mejor que tú nadie sabrá hacerlo.

Paciencia, ármate de paciencia. Son niños y niñas. No hablan para molestar ni para hacer daño, hablan porque necesitan hablar. Liberan los pensamientos de su cabeza a través del lenguaje.

Fuente: guiainfantil.com

Un año escolar cargado de éxitos y motivación

Carolina Jiménez
[email protected]
Santo Domingo

El reloj comienza a sonar a tempranas horas, los padres se preparan para volver a la rutina diaria y los hijos a sus deberes. La razón es que se aproxima el regreso a clases, el comienzo de un nuevo año escolar que debe ser recibido con amor y entusiasmo.

Suele pasar que para los estudiantes este día sea estresante, ya que luego de unas largas vacaciones deben adaptarse nuevamente a los horarios, las responsabilidades y las tareas. Sin embargo, si se inicia con la mejor actitud y con objetivos a cumplir, se puede lograr un cambio positivo; buenas calificaciones, mayores amistades y rendimiento.

Recomendacion para tener un año escolar exitoso:

1- ¡Prepara tu mochila! Esta vez trata de que todo sea diferente, si te agrada la idea forra tus cuadernos y diséñalos con etiquetas que te fascinen, crea tu propia colección con los útiles escolares, así amarás más llevarlos contigo y hacer tus tareas.

2- Deja que las personas conozcan por tus acciones a tu nuevo yo! No te encorves sobre tus libros o arrastres los pies y agaches la cabeza mientras caminas. Párate derecho y con orgullo, camina con la cabeza en alto y ¡deja que tus libros sientan que están en buenas manos! Sé amistoso y saluda a tus amigos y a los nuevos compañeros que conozcas. Tener buenos amigos aumentará tu confianza y pasarás momentos inolvidables en la escuela.

3- Toma notas en clases y escucha al profesor. Puedes haber escuchado en el pasado esto muchas veces, pero esta es una buena idea. Si verdaderamente escuchas al profesor y tomas notas, ahorrarás mucho tiempo en las tareas y realmente aprenderás.

4- No entres en pánico cuando escuches, “¡Mañana habrá un examen de los capítulos 6 al 10 de su libro de sociales!”. Si entras en pánico, no será de mucha ayuda. Puede empeorar las cosas. Relájate y revisa tus notas y tu libro.

5- Averigua cómo graduarte con honores. Puede sonar extraño pensar en esto desde el primer día, pero la verdad es que si preguntas temprano a tus profesores y consejeros sobre lo que puedes hacer para obtener honores para graduarte, estarás más apto para trabajar por ello. Te dará una meta por la cual esforzarte.

 

Acompañamiento de los padres en el año escolar 

Desde antes de llegar el comienzo a clases, los padres tienen el deber de motivar a sus hijos utilizando expresiones tales como: “Tú puedes lograrlo”, “Eres inteligente”, “Confío en ti: vas a conseguirlo”, “El esfuerzo tendrá su recompensa”, “Puedes contar con mi ayuda”. Según expertos, la motivación es clave en el aprendizaje. Un niño sin motivación se negará a atender en clase. Buscará distracciones de cualquier tipo o intentará llamar la atención mediante un comportamiento no deseado. Un niño motivado, sin embargo, se mostrará ilusionado por aprender y tendrá muchísimas más posibilidades de terminar el curso con un excelente resultado.