Entradas

Alumnos de Loyola escriben libros

Nathalia Romero
Santo Domingo

Con la intención de motivar a los estudiantes a crear hábitos de lectura y potenciar su creatividad por medio de la literatura, el Colegio Loyola celebró el pasado jueves 16 de mayo la presentación de libros escritos por estudiantes del segundo ciclo de secundaria de la institución, bajo el nombre de “Yo soy escritor”.

La profesora de literatura  en el centro educativo y fundadora del programa Elsa Nidia Corporán, declaró a Plan LEA que el mismo se realiza desde hace cinco años, y que los estudiantes pasan todo el año escolar en el proceso de idealización, creación y la final publicación de sus obras literarias con el apoyo del cuerpo docente y sus familias.

Asimismo, expresó que en los años que lleva el proyecto han salido varias promesas de las letras que han publicado sus libros en editoriales nacionales.

Este año se presentaron 22 obras literarias de diferentes géneros literarios como novela romántica, ciencia ficción e historia.

Entre los títulos expuestos destacan “Más que un caso”, de Camile M. Díaz; “Sin barreras”, de Kismel Cedano; “The pain of growing”, de Giselle Suárez; “Sueños y estrellas”, de Itzel G. Romero, y “Destroy me”, de Nilsa Veras.

Plataformas educativas que ofrecen formación online

Esta amplia selección de plataformas online ofrecen cursos para docentes sobre diversas temáticas con el objetivo de ayudarles a innovar en educación

Las plataformas de formación online permiten a los usuarios realizar cursos virtuales sobre los más variados temas: Física, Economía, Historia, Derecho,Matemáticas, Fotografía, Tecnología… En esta selección ofrecemos numerosas opciones para profesores, estudiantes o para cualquier persona que quiera ampliar sus conocimientos. ¡Toma nota!

RedEduca

Esta plataforma, avalada por sus más de 10 años de experiencia, cuenta con un amplio número de cursos online baremables y homologados por la Universidad Antonio Nebrija para Oposiciones del Cuerpo de Maestros y Profesores. También están dirigidos a docentes que quieran continuar su formación. Ofrece un programa de becas y ayudas a antiguos alumnos, desempleados, autónomos y suscriptores de la Red Social Educativa.

AFOE

AFOE es una entidad sin ánimo de lucro creada en 2001 que ofrece cursos online organizados e impartidos por las Administraciones Educativas y universidades públicas, con los que tienen convenio. Están destinados a la formación docente del profesorado y a personas que estén estudiando una oposición. Dispone de un apartado con algunos baremables y homologados por el Ministerio de Educación, Junta de Andalucía,  la Universidad Rey Juan Carlos y la Universidad de Olavide.

Campus Educación

Sus cursos están dirigidos a funcionarios, docentes e interinos que estén preparando Oposiciones de Maestros de Educación Infantil, Educación Primaria y Profesores de Educación Secundaria y que quieran completar su baremo de méritos. Esta plataforma tiene convenio con el Ministerio de Educación, la Universidad Camilo José Cela y la Universidad Antonio Nebrija.

UB

La Universidad de Barcelona ofrece cursos, algunos en modalidad online y otros en modalidad presencial, de corta duración. Dentro de su oferta académica, se encuentran algunos que pueden ser aprovechados por los docentes: ‘Reducción del estrés basado en mindfulness’; ‘Experto en Enseñanza del español a niños y adolescentes’ o ‘Experto en Digital Learning’.

UOC

La Universitat Oberta de Catalunya ofrece un amplio abanico de seminarios y cursos online para diferentes especialidades. Dentro de su oferta, se pueden encontrar los dirigidos a los estudiantes y profesionales del mundo de la Educación. Entre los títulos destacan ‘Estrategias pedagógicas para la redacción de la conflictividad’; ‘Gestión del estrés y regulación emocional con mindfulness’ o ‘Inteligencia emocional para educadores’.

Somdocents

Esta entidad ofrece cursos de inglés, atención a la diversidad, competencias digitales o mindfulness, entre otros, a maestros, profesores, pedagogos, educadores sociales, estudiantes y otros profesionales del mundo de la educación que quieran completar sus conocimientos. Toda su oferta está reconocida por el Departament d’Ensenyament de la Generalitat de Catalunya y, además, sirven como méritos para oposiciones y concurso de traslado.

TopFormacion.es

Este comparador de oferta formativa permite realizar búsquedas mediante campo libre y/o usando sus filtros para encontrar cursos online a través de un listado que encajan con tu búsqueda y que han sido auditados por el equipo editorial de la plataforma para que solo aparezcan centros que realmente están activos y que cumplan con unos parámetros de calidad exigida por el directorio. Además, también permite realizar un pequeño test vocacional para que, respondiendo a unas pocas preguntas, te muestre directamente aquellos centros que cumplen con los criterios de calidad y, que sean capaces de formarte en aquellas áreas que mejor encajen con tus necesidades y objetivos.

Opositer

Oferta una amplia variedad de cursos online homologados para oposiciones por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid de 20, 40 y 120 horas. Así, y finalizado el proceso de inscripción, es posible realizar el curso elegido al rtimo del estudiante ya que la plataforma dispone de distintas horas lectivas que ayudan a la planificación del estudio. El acceso a los cursos puede realizarse desde el ordenador, la tableta o el smartphone. Algunos de estos son ‘La pizarra digital como recurso educativo y elaboración de materiales didácticos interactivos’ (120 horas); ‘Inteligencia emocional como herramienta docente’ (120 horas); y ‘Hot Potatoes y JClic para elaborar materiales didácticos interactivos’ (40 horas).

30 plataformas educativas que ofrecen formación on line 30

9edX

Fundada por el Instituto Tecnológico de Massachusetts y la Universidad de Harvard en 2012, ofrece cursos gratuitos de nivel universitario de un amplio rango de disciplinas. En la actualidad cuenta con más de 2 millones de usuarios y más de 50 institutos, organizaciones sin ánimo de lucro, corporaciones y organizaciones internacionales que ofrecen o planean ofrecer más de 500 cursos de formación online.

FutureLearn

A cargo de la Universidad de Bedfordshire en Reino Unido, fue la primera plataforma de aprendizaje en línea abierta masiva de Reino Unido y ya incluye a 83 socios de todo el mundo, entre los que se encuentran el British Museum, British Council, British Library, la ESA, el BMJ o la Escuela Nacional de Cine y Televisión.

Campus Mundo Primaria

Especialistas en las etapas de la educación primaria obligatoria, en Campus Mundo Primaria proponen cursos específicos para la formación docente en cuestiones como las inteligencias múltiples, inteligencias emocionales, nuevas pedagogías o cuestiones como el TDAH o conductas problemáticas. Son cursos en línea que se realizan a través de Internet, y que están dirigidos a padres, madres y cualquier profesional del mundo de la educación.

ClassGap

Pueden definirse como cursos personalizados, ya que ClassGap es una plataforma que poneen contacto a estudiantes interesados en un tema con profesores expertos en él. De este modo recibirás clases completamente únicas dirigidas a ti y a tus intereses, siendo una herramienta muy parecida a las clases particulares… pero desde casa y a través de Internet.

Educación Docente

Con sede en Sabadell, esta web incluye un muy amplio compendio de cursos para mejorar la formación del profesorado en todos los niveles y temáticas relativas a la educación. Algunas de las actividades están reconocidas por entidades oficiales y, entre todas ellas, encontramos material sobre educación emocional, comunicación, herramientas digitales, gestión de conductas y muchos más.

Coursera

Esta plataforma educativa está asociada con universidades y organizaciones de renombre de todo el mundo para proporcionar formación online. Además de videolecciones, ofrece cuestionarios interactivos, es posible hacer tareas y que sean evaluadas por los compañeros… Es gratuita. Una de sus ventajas es que en la home es posible ver ‘los programas especializados más populares’, ‘los más populares’, ‘populares entre los hispanohablantes’…

Udacity

Esta plataforma, que ya lleva funcionando más de tres años, tiene la misión de ‘llevar la educación superior accesible, asequible, atractiva y eficaz para todo el mundo’. Está especializada en MOOCs (cursos online, masivos y abiertos). Una vez finalizado el curso, es posible recibir un certificado acreditativo.

Formación Online

Formación Online es una interesante plataforma que da visibilidad a los mejores cursos gratuitos disponibles en la red.
Su comunidad es bastante grande y comparten con ella recursos de cualquier área de estudio, así como descuentos y accesos gratuitos exclusivos para cursos de pago avanzados.

Crypt4you

También ofrece formación online, masivos y en abierto o MOOCs, y está propiciado por la Universidad Politécnica de Madrid. Está especializada en el ámbito de la criptografía, seguridad de la información, medios de pago…

Tutellus

Es una plataforma colaborativa de formación online que ofrece más de 50.000 cursos en español sobre multitud de temáticas: idiomas, negocios, seminarios, tecnología… Además, permite obtener certificados y diplomas universitarios a través de contenidos de más de 500 universidades, organizaciones y profesionales. Los cursos de pago y algunos gratuitos incluyen la opción de obtener un certificado oficial, 100% intransferible, integrable en LinkedIn y con un código de validación único. También ofrece la posibilidad a cualquier usuario de preparar un curso, grabar su propio vídeo, subirlo a la plataforma y venderlo a alumnos interesados.

ClassOnLive

En este marketplace se imparten en directo videoconferencias y videocursos sobre diferentes temas, entre ellos, de educación y enseñanza entre los que se encuentran de idiomas, pedagogía, filosofía y matemáticas. En las salas para ver los viídeos, el usuario puede comunicarse en tiempo real con otros alumnos que estén viendo el mismo curso y contactar con el profesor por si tiene alguna duda. Por su parte, los videoforos son salas abiertas de videoconferencia, cada una sobre una temática diferente, para que cualquier persona en cualquier momento pueda entrar, participar y dialogar sobre temas específicos.

redAlumnos

Esta plataforma de formación mantiene en contacto a profesores, alumnos y padres. Con la opción de aulas Premium los docentes pueden convertirla en su propia plataforma de formación online donde impartir cursos online o semipresenciales y cobrar por ello. También ofrece una opción para empresas que les permite crear su propia plataforma de formación. Por otra parte, permite a los estudiantes optimizar el tiempo de estudio, estar al día de las asignaturas, consultar notas, crear apuntes personales o grupos de estudio.Y los docentes pueden informar de las últimas novedades, crear exámenes y tareas, contactar con padres…

Khan Academy

Matemáticas, Economía o Ciencia, son algunas de las materias recogidas esta plataforma de formación online que empezó a dar sus primeros pasos en 2006. El propósito de su fundador, Salman Khan, es que cualquier persona tenga la posibilidad de acceder a una educación libre, gratuita  y de clase mundial con independencia del lugar en el que se encuentre. Cuenta con una amplia y diversificada biblioteca de contenidos y desde nuestro perfil (es necesario registrarse previamente) podemos consultar los progresos que realizamos. Khan Academy también tiene presencia en el canal YouTube.

Fuente: educaciontrespuntocero.com

Cómo desarrollar el pensamiento crítico? Consejos para saber por dónde empezar

Perdidos en un mar de información, datos e inmediatez, es esencial aprender a pensar de forma crítica para analizar, comprender e interpretar el mundo en el que vivimos

De que vivimos en la era de la información no cabe ya ninguna duda. Tenemos acceso inmediato a todo tipo de información, datos y personas a través de múltiples dispositivos y fuentes. Por eso hoy en día es cuando resulta más necesario que nunca tener un pensamiento crítico y reflexivo. ¿Para qué? Es sencillo. El pensamiento crítico nos ayuda, a nosotros y a los más pequeños, a discernir entre lo cierto y lo falso, lo importante y lo superficial, las evidencias y las opiniones. Nos permite tomar consciencia de nuestros pensamientos para analizarlos y evaluarlos de forma efectiva. Y, si bien es cierto que todas las personas tenemos la capacidad de pensar, esta es una habilidad que puede y debe aprenderse, de la misma forma que aprendemos a escribir, a bailar o a cantar.

Te damos 8 consejos para desarrollar el pensamiento crítico con los más jóvenes, en el aula o fuera de ella:

  1. Reserva tiempo y espacio. En nuestro día a día, ocupados con varias tareas a la vez durante la mayoría del tiempo, es difícil encontrar un rato en el que la mente se focalice solo en una cosa: pensar. Establecer un momento del día para pensar de forma reflexiva, siendo consciente de lo que está pasando por la mente, es importante para crear un hábito y adquirir práctica.

  1. Promueve el conocimiento y la curiosidad. Anima a los más jóvenes a realizar nuevos descubrimientos, en su entorno más cercano o sobre ideas abstractas. Puedes proponer actividades que inciten a la curiosidad y al conocimiento, siempre adecuadas a su edad. De esta forma establecerás una puerta de entrada a nuevos aprendizajes y pensamientos.

  2. Enseña a dudar. Sin intención de generar desconfianza a los más jóvenes, es importante que les plantees la fiabilidad de las fuentes que consultan y la veracidad de la información que reciben, para que sean ellos mismos quienes aprendan a diferenciar entre lo que está fundamentado y lo que no, entre conocimientos completos e incompletos, y puedan así emitir juicios elaborados.

  3. Pregunta. Es fundamental para fomentar el pensamiento crítico: ¿qué opinas? ¿como lo sabes? ¿por qué? Es conveniente, además, que compartas con ellos tu forma de pensar, tus dudas y tu punto de vista sobre los aspectos que creas convenientes. No hay mejor enseñanza que dar ejemplo.

  4. Justifica, argumenta, analiza. Busca razones, explica argumentos, compara ideas de forma ordenada con tus hijos o alumnos y pídeles que hagan lo mismo. Expresando pensamientos van a tomar consciencia de la madurez y grado de elaboración de los mismos. Una actividad interesante consiste en proponer que cada uno defienda una posición opuesta a la suya y con la que no se sienten identificados. Para ello puedes analizar textos, libros, charlas, anuncios publicitarios, noticias, declaraciones, etc.

  5. Fomenta la autonomía. Respeta su espacio y propón lecturas, conversaciones, entornos y actividades que fomenten el desarrollo del pensamiento crítico de forma autónoma. De este modo tus alumnos aprenderán a pensar y a opinar a título personal con responsabilidad. Para compartir sus pensamientos, es importante respetar la forma de expresión en la que se sienten más cómodos: algunos prefieren explicarse de forma grupal y oral, mientras otros prefieren hacerlo en un formato más íntimo, por escrito o en pequeños grupos.

  1. Amplía miradas. Plantea a tus alumnos otras perspectivas y otros ángulos desde los que se puede enfocar la realidad. Somos parte de un entorno social, político y cultural normalmente bien definido y nuestro punto de vista está siempre condicionado por ello. Por eso, intentar ponerse en el lugar de otros para comprender su punto de vista es una actividad formativa y creativa muy recomendable.

  2. Profundiza. En el ejercicio de promover el pensamiento crítico, es importante llegar al fondo de algunos temas que se estén trabajando. Antes que pedir reflexiones rápidas sobre varios asuntos, es interesante escoger pocos para analizar en un grado de profundidad más elevado.

Fuente: aikaeducación.com

Estudiantes del Liceo Francés ganan campeonato en Francia

Solange Mongereau, Mathieu Gonzalez, Maria Fernández, estudiantes del liceo Francés y miembros de la mini empresa carBIOrante ganaron el 1er premio de desarrollo sostenible en Francia.

CarBIOrante es una miniempresa que convierte aceites vegetales de cocina utilizados en biocombustibles. El pasado viernes 3 de mayo estuvieron en Estrasburgo, Francia, para participar en el campeonato regional de mini empresas del concurso “Emprender para Aprender”. Salieron victoriosos de esta competencia al ganar el 1er premio de desarrollo sostenible, e igualmente siendo clasificados para participar en la selección del campeonato nacional de la mejor mini empresa de Francia.

La próxima etapa para ellos es la presentación en inglés de carBIOrante por videoconferencia, el jueves 23 de mayo. “Estamos antes que todo orgullosos del trabajo realizado, y entusiasmados y motivados para llegar aún más lejos. Esta experiencia ha desarrollado en nosotros un emprendedurismo que no cambiaríamos por nada”, declararon los jóvenes emprendedores.

La tarea de educar: Compartida entre maestro y familia

Emelinda Padilla
Santo Domingo

Acostumbro a recalcar en mis cursos y talleres a maestros y equipos de gestión que “cada niño o niña que llega a la escuela, no lo hace solo/a. Con él/ella viene también su familia y todo lo que ese sistema representa y significa”.

Este reiterado énfasis resulta de una práctica repetida que observo en la realidad de nuestra escuela: “Los maestros y otros actores del quehacer educativo están llenos de prejuicios y creencias con relación a la validez y conveniencia de integrar y dar participación a las familias en los procesos de enseñanza”. Cuando pienso en cómo aportar para lograr cambios en ese sentido, me pregunto si estarán esos maestros formados para que puedan dialogar con las familias u otros adultos sobre sus niños.

Así como en la tarea de educar convergen especialistas de diferentes áreas, es innegable que la familia es determinante en el desarrollo socioemocional, psicomotor y lingüístico del niño. No todas las familias educan a sus hijos de igual forma, la educación de la familia va generando en los niños valores, actitudes, temores, alegrías.  Mientras más se alejan los valores que impone el centro educativo de las formas de crianza de la familia, más difícil será acercarse a ella y a los niños.

Este proceso se torna más complejo cuando la educación está dirigida a familias y niños provenientes de los sectores económicos y sociales menos favorecidos, ya que entran en relación “expectativas, supuestos y mitos recíprocos, provenientes de mundos con códigos culturales distintos”.

Entonces surge otra pregunta: ¿Están los docentes preparados para relacionarse con un mundo cultural distinto de aquel del cuál provienen? Desde ese punto de vista, y reconociendo a este profesional como un ser humano, con creencias y actitudes propias, y no como un mero transmisor de conocimientos, es indispensable que en su formación autoevalúe su desarrollo como persona, de tal forma que reconozca sus fortalezas y debilidades, y se valore a sí mismo, para que de este modo pueda aquilatar a los otros en sus fortalezas, y descubrir también sus limitaciones.

Estoy segura de que muchos de nosotros hemos conocido centros educativos donde está prohibida la entrada de los padres a las aulas de clases y donde sólo se les convoca para informarles sobre tal o cual tema de interés particular o común (“Mientras menos metan sus narices en la escuela, mucho mejor”). Indudablemente esto es el reflejo de los miedos e incertidumbres de los docentes, quienes perciben a las familias de sus alumnos como enemigos y amenazantes para el establecimiento y la cultura que se les entrega.

No obstante, la manera de vivir que tiene la familia es la primera fuente de aprendizaje para los niños y las niñas, y la vida democrática también se aprende en la práctica familiar. En consecuencia, se requiere aprender a integrar la cultura de la familia y los recursos del medio natural y social, como bases fundamentales del proceso educativo.

No podemos continuar enseñando las mismas cosas a niños y niñas de contextos, realidades y culturas diferentes. La estandarización de los contenidos hace que “lo que se enseña” esté muy alejado de los conocimientos, intereses y motivaciones de los estudiantes. Al tiempo de que dificulta cada vez más las posibilidades de integración y participación de las familias en los procesos del aula y en el ambiente diverso que en ella se conjuga.

Pretender contar con familias participativas y cercanas a la vida de la escuela, implica que aceptemos y aprovechemos la riqueza de sus diferencias, valorarlas en vez de rechazarlas, promoverlas en vez de ocultarlas y validarlas en vez de descalificarlas.

Al igual que sus hijos, los padres y todo el sistema familiar que rodea a los alumnos, deben sentirse cómodos en la escuela, aceptados en lo que son y en lo que creen, identificarse con la comunidad educativa y sentirse parte importante de ella.

Así y no de otra forma, la tarea de educar será compartida felizmente entre escuela-familia y comunidad.  Donde todos crecemos, aprendemos y somos parte de un espacio que se relaciona armónica y constructivamente. Una escuela que enseña a todos y con todos..

3 claves para motivar a los alumnos a leer

Conseguir que los estudiantes lean es uno de los mayores y más agotadores retos a los que se enfrenta hoy en día el profesorado. Jesús Hernán, director de Legiland, ofrece las claves para motivarles y convertirles en lectores habituales y apasionados.

Cada día debemos iniciar o renovar el interés por la lectura de más de 10.000 jóvenes de 8 a 16 años. Nuestro objetivo es lograr que se conviertan en lectores de futuro, apasionados, habituales competentes y críticos, pero antes de eso hay captar permanentemente su atención, despertar su curiosidad, hacer que escuchen la llamada de los libros.

En este artículo queremos compartir contigo las 3 claves que sabemos que funcionan en centros educativos de Primaria y Secundaria. Aplicarlas correctamente producen mejoras visibles y cuantificables.

1. Orientar en la elección de las lecturas

La lectura libre está cada vez más de moda y es un avance en la dirección correcta para promover el gusto por la lectura. No obstante, hacerlo sin mediación es una temeridad a la altura de dejar que cada alumno elija libremente lo que quiere comer para promover el gusto por la comida.

El papel del mediador es trascendental para orientar en la elección y enseñar, a su vez, los criterios para seleccionar la lectura. Para orientar es necesario conocer el nivel de competencia lectora, el ritmo, gustos e incluso el momento vital de cada lector; entablar diálogo con él y conocer bien las obras entre las que éste puede elegir. El match lector-lectura podrá funcionar o no, pero dar herramientas para saber elegir y para que cada uno entienda por qué le ha funcionado o no una lectura, es la clave para que ganen autonomía y criterio, dos elementos clave para su futuro.

Legiland no sólo facilita información visual y rápida sobre lo que lee y le gusta a cada lector, también sobre su nivel de competencia lectora y su evolución. Ofrece información detallada sobre cada propuesta de lectura, con filtros avanzados para que todos dispongan de criterios múltiples para la elección. Además, es la única herramienta capaz de monitorizar y certificar la lectura libre, haciendo compatible la evaluación escolar de las lecturas con el placer por leer.

2. Seleccionar los libros y dar acceso fácil a ellos

Un profesor de un colegio me comentaba esta semana el efecto que ha tenido el hecho de poner los libros de Legiland en una estantería diferenciada de la biblioteca, visible y accesible para todos los alumnos. Antes los ofrecían en un carrito que circulaba de clase en clase. Me decía, con asombro, que se había multiplicado por cuatro el número de préstamos de la biblioteca escolar. Esos libros se ven ahora más, llaman la atención, se han convertido en un objeto de deseo para pequeños y grandes.

Es un efecto mágico que funciona siempre si la selección de libros es la adecuada: atractiva, variada y ajustada a los potenciales lectores.

De ahí que en Legiland seleccionemos con tanto cuidado las lecturas que incorporamos. Ofrecemos 600 títulos que combinan novedades editoriales, literatura de calidad con literatura de consumo, clásicos, versiones, libros de lectura fácil, cómics y libros ilustrados, lecturas de conocimiento y artículos de divulgación. Buscamos la variedad, el atractivo y la calidad para que cualquier lector encuentre algo que capte su interés. Es un trabajo titánico que una sola persona difícilmente puede hacer de forma permanente y que nosotros hacemos en colaboración con expertos LIJ, educadores, editoriales, familias y, por supuesto, los jóvenes lectores.

3. Gamificar

El efecto positivo del juego con fines educativos está más que demostrado. Nuestra experiencia no hace más que corroborar las conclusiones que todos conocemos: agregar elementos de juego aumenta la motivación del alumnado y provoca que la experiencia individual y colectiva sea más estimulante.

La lectura es uno de los terrenos de juego más fascinantes. Las historias, personajes, tramas nos ofrecen infinitas posibilidades para gamificar. Al respecto, hay mucha literatura en internet con ideas fantásticas para aplicar desde hoy mismo.

Gamificar bien es una empresa compleja: tienes que mantener la tensión del juego, variar las propuestas, adaptarte a cada momento y tipo de jugador, involucrar a todo el mundo y hacerlo durante un tiempo limitado y reducido. Quedarse a medias o gamificar mal puede tener el efecto contrario y generar gran frustración.

En Legiland somos expertos en gamificación y lectura juvenil. Nuestra plataforma ofrece una arquitectura de juego pensada para estimular la lectura entre los jóvenes y evoluciona cada día según el uso que le dan. Además, ofrece retos constantes, actividades y recursos educativos, para que los profesores escojan lo que más le convenga cuando mejor les convenga.

No hay fórmula mágica, sí ingredientes mágicos

En el reto de promover la lectura entre los jóvenes no hay una fórmula mágica pero sí una serie de ingredientes capaces de generar una oportunidad de éxito: conocimiento (de los lectores, de las obras, de los objetivos que perseguimos), pasión, creatividad, dedicación y perseverancia.

Fuente: educaciontrespuntocero.com

 

6 recursos para fomentar el respeto por las diferencias culturales en clase

La educación en valores y entre ellos el de respetar las diferencias culturales es fundamental para una buena convivencia.

En un mundo marcado por la emigración e inmigración, educar en el respeto hacia las diferencias culturales se hace imprescindible. ¿Cómo despertar en los niños la sensibilidad multicultural para que no surjan problemas por racismo o xenofobia? Chequea a continuación 6 consejos para fomentar la tolerancia entre alumnos, docentes y sociedad en general entre personas que provengan de distintos lugares y culturas.

Los niños deben ser educados desde pequeños tanto en sus casas como en la escuela en una cultura de paz, tolerancia, respeto y diversidad cultural.Respetar la interculturalidad y respetar las decisiones políticas, religiosas, culturales o de cualquier índole es un pilar clave para la buena convivencia social; ya que una de las consecuencias de la globalización es que las ciudades sean cada vez más cosmopolitas. Conoce algunos recursos con los que podrás abordar este tema en el aula.

 

6 recursos para trabajar la diversidad cultural en el aula

1 – Fomenta el respeto a la multiculturalidad a través de recursos visuales

Ya hemos hablado anteriormente de diferentes recursos visuales para trabajar temas conflictivos en clase. Aprovecha las películas, fotografías y documentales que tratan sobre esta temática para exhibirlas en el salón ya que los estudiantes aman este tipo de actividades y puede resultar además un recurso muy efectivo para introducir o reflexionar sobre los temas más complejos de la diversidad cultural en una sociedad.

 

2 – Fomenta el respeto a la multiculturalidad con actividades en grupo

El docente debe ayudar a la integración de la minoría con respecto al resto de la clase. Promueve el trabajo en equipo pero no permitas que sean los mismos estudiantes los que los conformen, porque de esta manera existe el riesgo de que justamente quienes pertenecen a una minoría sean dejados a un lado. Ármalos tú mismo para buscar el equilibrio entre los grupos y asegurarte que no se vayan unos con otros sólo por afinidad.

 

3 – Fomenta el respeto a la multiculturalidad montando una obra

Los niños aman aprender mediante el juego, y ya hemos visto la efectividad del teatro como herramienta de aprendizaje en el aula. Las obras de teatro resultan ideales para aprender mediante la personificación de personajes y momentos históricos. Trabaja alguno de los temas más emblemáticos del racismo o problemáticas afines y adapta la versión para que los alumnos puedan representarlo. Esto los hará sentir más cerca del tema sensibilizándose al respecto del mismo.

 

4 – Fomenta el respeto a la multiculturalidad a través del árbol del amor y la amistad

Esta es una actividad más recomendada para niños pequeños. Se trata de proponer a los alumnos que escriban palabras u oraciones que les inspiren a algo bonito (pueden investigar incluso como se diría lo mismo en otros idiomas) y hagan con estas frases un gran árbol que situarán en un lugar visible del salón. Toma un rato durante uno o dos días de la semana para reflexionar en conjunto sobre lo que dice el árbol, comentando cómo han podido aplicar lo que dice allí con el resto de sus compañeros e incentivándolos a poner nuevas “hojitas” si es que quieren agregar una anécdota o frase sobre la amistad.

 

5 – Fomenta el respeto a la multiculturalidad incentivándolos a enseñar del tema

A los alumnos les encanta tomar el rol del profesor. Crea un espacio dónde ellos puedan jugar este juego de forma productiva. Puede ser a través de la creación de una revista de la clase con contenidos que los mismos estudiantes hayan ideado, o a través de una jornada dónde sean ellos los responsables de explicarles a los demás (a los padres en un acto o a compañeros de otra clase) que es el respeto por las demás culturas y cuáles son las actitudes, que son la minorías, el racismo, la inmigración y todos los temas al respecto de la sensibilidad multicultural.

 

6 – Fomenta el respeto a la multiculturalidad a través de una entrevista

Si tienes la posibilidad de llevar alguna persona famosa pero que haya llegado de otro país o que no haya tenido la historia más alentadora del mundo pero sin embargo le haya hecho frente a las adversidades hasta triunfar, llévalo al salón de clase para que los niños puedan entrevistarlo y conversar con él. Claro está que antes de que la persona acuda sería bueno conocer de antemano con los alumnos su historia, y advertirle a él los temas que quieres tratar para fomentar el respeto por las situaciones adversas y las diferencias culturales entre los estudiantes. La idea es que nadie esté incómodo en tal acontecimiento; y el conocer cara a cara al entrevistado y escuchar de su boca su historia de vida puede sensibilizar a los alumnos y acrecentar su respeto y solidaridad con respecto a ciertos temas. Con esta actividad estarás, además, ayudando a los alumnos a desarrollar sus habilidades de comunicación.

Fuente: universia.com

Cinco recursos para trabajar la libertad de expresión en el aula

El 3 de mayo se celebra el Día mundial de la libertad de prensa. El Día Mundial de la Libertad de Prensa fue proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en el año 1993, en cumplimiento de una recomendación aprobada en la 26 Reunión de la Conferencia General de la UNESCO, del año 1991. Este día está muy relacionado con la libertad de expresión, es por esta razón que es oportuno que los docentes trabajen este tema con sus alumnos.

La libertad de expresión es uno de los derechos fundamentales del ser humano. Este derecho, concebido durante la Ilustración, considerado por filósofos como Voltaire como motor de progreso, y recogido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, establece que todas las personas tienen derecho a expresar y difundir libremente sus opiniones e ideas, así como a investigar y recibir todo tipo de informaciones. Pese a su radical importancia, la libertad de expresión todavía se vulnera con frecuencia en distintas partes del mundo. Un triste ejemplo es el atentado perpetrado el pasado 7 de enero contra el semanario satírico francés Charlie HebdoTe presentamos cinco recursos para que tus alumnos comprendan y aprendan a defender el valor de este derecho.

CINCO RECURSOS SOBRE LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

  1. 1. Viñetas sobre la libertad de expresión. A raíz del atentado numerosos humoristas gráficos han querido defender con sus lápices la libertad de expresión en las redes. Muchas de las viñetas te pueden servir para trabajar el tema y desarrollar la comprensión mediática con tus alumnos. Aquí tienes algunas de los más conocidos historietistas:
    – James Walmesley
    – Liniers
    – Bernardo Erlich
    – Michael Shaw, de The New Yorker (viñeta de 2006 redifundida ahora)
    – Juan Ramón Mora
    – Andrés Faro
    – La Fundación Al Fanar también recoge una larga lista de caricaturas árabes en solidaridad con Charlie Hebdo.
  2. 2. Buenas noches y buena suerte (2005), de George Clooney. Esta película aborda la importancia de la libertad de expresión y el papel de los medios a la hora de salvaguardarla y luchar contra los abusos de poder en momentos difíciles. Puede serte especialmente útil el discurso de uno de sus protagonistas.
  3. 3. ¿Por qué es “un error” que Sony no estrene The Interview? Interesante artículo de la BBC acerca de la polémica desatada sobre el estreno de la película The Interview, una comedia política y de acción que narra la misión de dos periodistas encargados de asesinar al líder de Corea del Norte, Kim Jong-un. El artículo puede servirte para debatir en clase acerca de la libertad de expresión, si esta debe tener límites y cuáles son estos límites.
  4. 4. Recursos de Amnistía Internacional sobre la libertad de expresión. Incluyen un apartado sobre la situación en España y un mapa que ilustra los casos más emblemáticos contra la libertad de expresión, entre otros muchos recursos y documentos.
  5. 5. Caja de herramientas para la libertad de expresión: guía para estudiantes. Este documento de referencia, elaborado por la UNESCO, puede ayudar a tus alumnos a comprender por qué es importante la libertad de expresión, cuándo está en riesgo, cómo puede prosperar, qué papel desempeñan los medios y la Red en la libertad de expresión, o cuáles son sus límites.

Fuente: Aulaplaneta.com

¿Cómo resolver conflictos en el aula?

La sociedad parece que nos incita a hablar mal de otros a sus espaldas, a gritar, a insultar e incluso a agredir físicamente. El aprendizaje de la convivencia se dificulta en la adolescencia porque no aprendimos antes a comunicarnos utilizando la palabra.

Un centro educativo, además de ser un espacio de aprendizaje, es un lugar de convivencia, y por ello, un espacio en el que hay conflictos que debemos abordar. Conflictos que se producen fruto de las relaciones que se establecen entre alumnos y profesores.

Aprender a vivir juntos debe formar parte de lo que entendemos por calidad educativa. Aprender a resolver conflictos en el aula o bien en el recreo, permite conocer y practicar los procesos para el logro del respeto mutuo, la solidaridad y la tolerancia, para convivir en armonía y adquirir habilidades protectoras frente a la violencia.

Empecemos preguntándonos: ¿Cómo enseña la escuela a resolver los conflictos en el aula? ¿Agrediendo o dialogando? ¿Quién los resuelve?

En general, cuando surgen conflictos, los resuelven los adultos sin contar con la capacidad de los niños y adolescentes para confrontar opiniones, ponerse de acuerdo y asumir las consecuencias de su manera de actuar.

No se cuenta con ellos y se adoptan actitudes autoritarias y agresivas. O se hace caso omiso ante sus conflictos permitiendo que los resuelvan «a su manera», agrediéndose entre ellos, sometiéndose unos a otros.

La institución escolar no enseña a resolver las situaciones conflictivas. Cada profesor actúa según su propio criterio siguiendo el modelo tradicional, que castiga al agresor y defiende al agredido compadeciéndole.

A menudo, cuando el profesorado no sabe cómo actuar, envía a los niños «agresores» a la dirección, o habla con los padres para que corrijan a sus hijos, sin tener en cuenta que el conflicto no se generó en casa sino en la escuela y que por lo tanto es ahí donde se debe resolver.

EL DOCENTE COMO MEDIADOR ANTE LAS CONDUCTAS VIOLENTAS

Niños y adolescentes siguen sin aprender a resolver sus conflictos pacíficamente, porque el modelo social, inherente a la familia y la escuela, no promueve la convivencia armónica sino que suscita agresividad.

  • Al agredido, en lugar de enseñarle a poner límites, a defenderse diciendo «no» con firmeza y a pedir ayuda si no le escuchan, le defienden compadeciéndole, educándole para ser víctima, o se le anima a agredir diciéndole «¡Defiéndete!», refiriéndose a que devuelva la agresión.
  • Al agresor, en lugar de enseñarle a controlarse apartándose del grupo, a hablar para decir lo que quiere en lugar de agredir, le reprenden con gritos, descalificaciones, culpabilizándole, castigándole… Le etiquetan de «agresivo», «insociable» o «egoísta», transmitiéndole la idea de que es así, de que no puede cambiar, contribuyendo de esta manera a perpetuar su comportamiento ofensivo.

Para contrarrestar la ausencia de modelo social no agresivo, es imprescindible que la escuela programe la enseñanza de la resolución de conflictos por la vía pacífica, potenciando el papel del mediador, asumido por todos y cada uno de los alumnos.

“Deberíamos enseñar a nuestros alumnos a comunicarse dialogando, a defenderse hablando, a aceptar las diferencias, a comprender, a respetar, a manifestar su punto de vista, a escuchar, a establecer acuerdos…”.

Su método se basa en la negociación y el diálogo, trabajando en equipo:
1.- La base de la convivencia es el diálogo y los acuerdos. Para resolver conflictos en el aula es necesario saber dialogar y ponerse de acuerdo. Por otra parte, trabajar en equipo permite a los alumnos practicar los valores, convivir en armonía regulando sus reacciones emocionales, adquirir habilidades para resolver sus conflictos y ser ciudadanos responsables y solidarios.
2.- El diálogo consiste en expresar claramente el propio punto de vista y escuchar con empatía el punto de vista de los demás.
3.- Para enseñarles a dialogar, primero les debemos escuchar: ¿Qué piensan, creen, opinan, sienten…? Después expresaremos nuestro punto de vista.
4.- Los acuerdos consisten en establecer las normas y límites de convivencia que se necesitan, así como las consecuencias que ayudan a cumplir las normas que les cuestan.
5.- En el centro escolar se debe establecer un tiempo para enseñar a los niños a resolver sus conflictos mediante el diálogo y el acuerdo. Se les dice que les vamos a enseñar a convivir en paz. Y se resuelve un conflicto diferente en cada sesión.
6.- Los niños necesitan que les enseñemos a resolverlos, en lugar de hacerlo nosotros. No debemos pedirles que los solucionen sin haberles enseñado cómo hacerlo.
7.- Les enseñaremos cuando ellos y nosotros estemos tranquilos. En el momento del conflicto los separamos y después hablamos… sin gritos, sin quejas, sin recriminaciones, sin culpabilizar.
8.- Al agredido no debemos defenderle ni animarle a agredir. Le enseñamos a decir «no» con firmeza. Si no le hacen caso, tiene que pedir ayuda.
9.- Al agresor le enseñamos, sin agredirle, a decir lo que quiere y a controlarse, a tranquilizarse, alejándose del niño con quien tiene el conflicto.
10.- Establecemos las normas y límites de convivencia: lo que pueden y lo que no deben hacer.

Aula Siena, partiendo de esta premisa, ofrece sus cursos,  y recursos prácticos al educador para enseñar a resolver conflictos en el aula. Para potenciar la convivencia solidaria en un ambiente de libertad y disciplina.

Fuente: aulasiena.com

¿Cómo resolver conflictos en el aula?

Los conflictos en el aula son una realidad inherente al hecho de convivir. Lo que debe preocuparnos no es que existan sino cómo se resuelven.

La sociedad parece que nos incita a hablar mal de otros a sus espaldas, a gritar, a insultar e incluso a agredir físicamente. El aprendizaje de la convivencia se dificulta en la adolescencia porque no aprendimos antes a comunicarnos utilizando la palabra.

Un centro educativo, además de ser un espacio de aprendizaje, es un lugar de convivencia, y por ello, un espacio en el que hay conflictos que debemos abordar. Conflictos que se producen fruto de las relaciones que se establecen entre alumnos y profesores.

Aprender a vivir juntos debe formar parte de lo que entendemos por calidad educativa. Aprender a resolver conflictos en el aula o bien en el recreo, permite conocer y practicar los procesos para el logro del respeto mutuo, la solidaridad y la tolerancia, para convivir en armonía y adquirir habilidades protectoras frente a la violencia.

Empecemos preguntándonos: ¿Cómo enseña la escuela a resolver los conflictos en el aula? ¿Agrediendo o dialogando? ¿Quién los resuelve?

En general, cuando surgen conflictos, los resuelven los adultos sin contar con la capacidad de los niños y adolescentes para confrontar opiniones, ponerse de acuerdo y asumir las consecuencias de su manera de actuar.

No se cuenta con ellos y se adoptan actitudes autoritarias y agresivas. O se hace caso omiso ante sus conflictos permitiendo que los resuelvan «a su manera», agrediéndose entre ellos, sometiéndose unos a otros.

La institución escolar no enseña a resolver las situaciones conflictivas. Cada profesor actúa según su propio criterio siguiendo el modelo tradicional, que castiga al agresor y defiende al agredido compadeciéndole.

A menudo, cuando el profesorado no sabe cómo actuar, envía a los niños «agresores» a la dirección, o habla con los padres para que corrijan a sus hijos, sin tener en cuenta que el conflicto no se generó en casa sino en la escuela y que por lo tanto es ahí donde se debe resolver.

EL DOCENTE COMO MEDIADOR ANTE LAS CONDUCTAS VIOLENTAS

Niños y adolescentes siguen sin aprender a resolver sus conflictos pacíficamente, porque el modelo social, inherente a la familia y la escuela, no promueve la convivencia armónica sino que suscita agresividad.

  • Al agredido, en lugar de enseñarle a poner límites, a defenderse diciendo «no» con firmeza y a pedir ayuda si no le escuchan, le defienden compadeciéndole, educándole para ser víctima, o se le anima a agredir diciéndole «¡Defiéndete!», refiriéndose a que devuelva la agresión.
  • Al agresor, en lugar de enseñarle a controlarse apartándose del grupo, a hablar para decir lo que quiere en lugar de agredir, le reprenden con gritos, descalificaciones, culpabilizándole, castigándole… Le etiquetan de «agresivo», «insociable» o «egoísta», transmitiéndole la idea de que es así, de que no puede cambiar, contribuyendo de esta manera a perpetuar su comportamiento ofensivo.

Para contrarrestar la ausencia de modelo social no agresivo, es imprescindible que la escuela programe la enseñanza de la resolución de conflictos por la vía pacífica, potenciando el papel del mediador, asumido por todos y cada uno de los alumnos.

“Deberíamos enseñar a nuestros alumnos a comunicarse dialogando, a defenderse hablando, a aceptar las diferencias, a comprender, a respetar, a manifestar su punto de vista, a escuchar, a establecer acuerdos…”.

Su método se basa en la negociación y el diálogo, trabajando en equipo:
1.- La base de la convivencia es el diálogo y los acuerdos. Para resolver conflictos en el aula es necesario saber dialogar y ponerse de acuerdo. Por otra parte, trabajar en equipo permite a los alumnos practicar los valores, convivir en armonía regulando sus reacciones emocionales, adquirir habilidades para resolver sus conflictos y ser ciudadanos responsables y solidarios.
2.- El diálogo consiste en expresar claramente el propio punto de vista y escuchar con empatía el punto de vista de los demás.
3.- Para enseñarles a dialogar, primero les debemos escuchar: ¿Qué piensan, creen, opinan, sienten…? Después expresaremos nuestro punto de vista.
4.- Los acuerdos consisten en establecer las normas y límites de convivencia que se necesitan, así como las consecuencias que ayudan a cumplir las normas que les cuestan.
5.- En el centro escolar se debe establecer un tiempo para enseñar a los niños a resolver sus conflictos mediante el diálogo y el acuerdo. Se les dice que les vamos a enseñar a convivir en paz. Y se resuelve un conflicto diferente en cada sesión.
6.- Los niños necesitan que les enseñemos a resolverlos, en lugar de hacerlo nosotros. No debemos pedirles que los solucionen sin haberles enseñado cómo hacerlo.
7.- Les enseñaremos cuando ellos y nosotros estemos tranquilos. En el momento del conflicto los separamos y después hablamos… sin gritos, sin quejas, sin recriminaciones, sin culpabilizar.
8.- Al agredido no debemos defenderle ni animarle a agredir. Le enseñamos a decir «no» con firmeza. Si no le hacen caso, tiene que pedir ayuda.
9.- Al agresor le enseñamos, sin agredirle, a decir lo que quiere y a controlarse, a tranquilizarse, alejándose del niño con quien tiene el conflicto.
10.- Establecemos las normas y límites de convivencia: lo que pueden y lo que no deben hacer.

Aula Siena, partiendo de esta premisa, ofrece sus cursos,  y recursos prácticos al educador para enseñar a resolver conflictos en el aula. Para potenciar la convivencia solidaria en un ambiente de libertad y disciplina.

Fuente: aulasiena.com