Entradas

Consejos para prevenir el contagio de piojos en el colegio

Los piojos, así como las liendres, son considerados uno de los problemas más preocupantes que pueden afectar  la cabeza de los niños. La escuela o el colegio, es el lugar donde más se proliferan los piojos, debido a la gran cantidad de niños que concentran.

Para evitar una infestación, brote o epidemia de piojos en los colegios, es necesario que los padres de los alumnos también se impliquen en ello. Para eso, es aconsejable que tanto profesores como padres adopten algunas medidas y cuidados para prevenir la pediculosis entre los escolares.

Cómo evitar el contagio de piojos entre los escolares

  1. Es sumamente importante que los educadores presenten a los alumnos una información completa sobre los piojos, es decir, cómo se contagian, qué síntomas indican una infestación de piojos, y qué debe hacer el niño si encuentra algún piojo en su cabeza o en la cabeza de algún compañero del colegio.
  2. Cuando se detecte algún caso de piojos, es aconsejable que la dirección del colegio informe inmediatamente a los padres del niño afectado, para que ellos adopten las medidas pertinentes para eliminar a los piojos y liendres que pueda tener su hijo.
  3. Evitar que las prendas de vestir, es decir, gorros y gorras, sombreros, bufandas, cintas de pelo, abrigos, uniformes deportivos, entre otras cosas  que los niños suelen colgar en las perchas del aula, estén en contacto directo. Los piojos no vuelan ni saltan, pero caminan rápidamente entre un elemento y otro.
  4. Se debe aconsejar a los niños a que no compartan peines o cepillos, ni horquillas, ni gorros o gorras, ni abrigo, toallas, etc. Un solo niño con piojos puede contagiar a muchos otros niños.
  5. Si hay casos de piojos en el colegio, pedir a los niños que eviten el contacto de cabeza con cabeza, que las niñas lleven el pelo recogido y los niños el pelo lo más corto posible.
  6. Vigilar y aumentar las medidas de higiene tanto en el aula así como en los pasillos, piscinas y demás dependencias del colegio. Fuera del cuerpo humano, los piojos pueden sobrevivir hasta 48 horas, incluso en el agua de la piscina.
  7. Es necesario desmitificar que los piojos están relacionados con la falta de higiene de los niños. Es aconsejable que se aclare a los niños que los piojos no distinguen clase social, ni color de piel, ni el estado de higiene. Los piojos solo necesitan del calor humano y de la sangre para sobrevivir y reproducirse.
  8. Se debe aconsejar a los niños a que no se olviden de cepillar los cabellos todos los días, antes de acudir al colegio.

Fuente: guiainfantil.com

 

El desarrollo de ciudadanía en la perspectiva escuela-comunidad

Aura Núñez
Vínculos de la escuela con el entorno social  ¿Qué papel juega la familia?

(Segunda entrega)

Cuando prevalece el modelo  de escuela abierta, que  empezó a gestarse a finales del Siglo XX, y que estimuló  en términos  políticos, sociales  y educativos  la generación  de espacios de mayor participación comunitaria y de mejor convivencia  entre sus miembros, surge la premisa de que  la relación con la comunidad es uno de los aspectos que se debe incluir en el proyecto institucional.

A partir de este enfoque se intenta  canalizar las demandas sociales, coincidiendo con las actividades  sustantivas de enseñar  y asistir a los alumnos. La enseñanza ya no se circunscribe al escenario de la escuela, sus docentes,  alumnos  y padres,  sino que se abre al espacio público local, incluyendo  como  agentes  de enseñanza  y aprendizaje a las familias, iglesias, clubes, juntas de vecinos, bibliotecas y organizaciones productivas, con  el objetivo  de construir un  proyecto  educativo  y cultural  que parta  de las necesidades  y posibilidades de la comunidad.

Esta gestión implica la reconfiguración de una nueva ética, que a partir del involucramiento de sus integrantes, demanda  la posibilidad de iniciativa, invención e imaginación  de sus actores. El  vínculo escuela-comunidad contempla  estrategias de participación que incluyan  expectativas, demandas y/o necesidades  de los referentes familiares de los alumnos  u organizaciones sociales territorialmente cercanas a la escuela.

Es evidente que el hombre vive en familia, aquella en la que nace y posteriormente en la que él mismo crea. Es innegable que cada hombre o mujer, al unirse como pareja, aporta a la familia recién  creada  su manera  de pensar, sus  valores y actitudes; trasmite a sus hijos los modos de actuar con las cosas, la forma de relación con las personas, las normas de comportamiento social -que reflejan mucho de cómo eran  ellos mismos en su temprana niñez- y lo que durante toda la vida aprendieron e hicieron suyo en sus respectivas familias, para así crear un ciclo que vuelve a repetirse.

Si nos  remitimos  a  la  dinámica  de los grupos familiares, es notorio que un  conjunto de factores  estructurales y económicos  han  incidido  en la reconfiguración de la estructura de los hogares de los niños y adolescentes. En República Dominicana esto se expresa  en el  incremento de nuevos  hogares  monoparentales, en general  de jefatura  femenina, por ausencia del padre, lo cual también implica una mayor participación laboral  de las mujeres, en ciertos casos, como únicas responsables del sustento y manutención del  hogar.

En  los  sectores  de  mayor  pobreza, los grupos familiares sufren cambios más agudos aún: gran cantidad de niños  y jóvenes no han  visto trabajar a sus padres, por lo menos con regularidad. Es por eso que ha cambiado  notoriamente la vieja idea de padre proveedor material  y madre proveedora de afecto.  Si bien  estos fenómenos  se dan en el conjunto de la sociedad,  son más frecuentes en los sectores más vulnerables, por lo que tienen una incidencia nefasta en las relaciones escuela- enseñanza- aprendizaje- familia, negándose en el proceso el clima moral y afectivo que debe predominar en una familia estructurada. (2)

El hogar como espacio propicio para el  desarrollo de competencias

La familia es la primera institución  social del niño y determinante en su proceso. La vida cotidiana del hogar es el marco en el cual se aprenden los primeros comportamientos interpersonales. Los padres, los hermanos y otros adultos significativos cumplen el rol de primeros modelos, fundamentales en la formación socio afectiva, en  tanto dispensan guías de comportamiento y vinculación emocional, sistemas de creencias y valores por  medio de sus prácticas y discursos.  (1)

Si el hogar es un pilar fundamental para la formación socio afectiva y moral de sus miembros, lo es también para su desarrollo académico. Cuando los padres están verdaderamente comprometidos con la educación de los hijos enfrentan el desafío de establecer vínculos reales con la escuela. (3)

Como poderosos influyentes en este aspecto ciudadano se pueden citar competencias afectivas como la organización y convivencia de la familia, el clima afectivo positivo, la estabilidad emocional proporcionada por padres y hermanos, la socialización lingüística, la disposición, cooperación y participación en las tareas y hacia el aprendizaje de los hijos.  (Arón y Milicic)

En ese sentido podemos citar algunas actividades en el hogar para lograr el desarrollo de ciertas competencias, que pueden ser de áreas académicas pero que finalmente influyen en el comportamiento ciudadano de sus hijos, y que se constituyen en aprendizaje significativo para toda la vida.

La cotidianeidad de la lectura en el hogar (libros, diarios, revistas), etc., se logra estimular la competencia de lecto- escritura, razonamiento verbal,  pensamiento reflexivo, crítico y creativo.

Preparar un huerto o jardín, sembrar semillas y árboles para incitar a la soberanía alimentaria, además de la conservación del planeta. De este modo se desarrolla la competencia de cuido del ambiente y la salud.

Visitar el lugar de trabajo de los padres o lugar de servicios en la comunidad, para fomentar el desarrollo de la competencia ciudadana.

Confeccionar el presupuesto de gastos del mes en el hogar, hacer lista de compras del mercado y  farmacia  para incitar las competencias de matemáticas, y ahorro familiar.

 Colocar y clasificar la basura, como aspecto ecológico para preservar el medioambiente y trabajar las competencias de ciencias y salud.

 Establecer diálogos familiares donde los hijos ejerzan el derecho de emitir sus opiniones y que sean recibidas con respeto. (ética, comunicativas dialógicas)

Hacer trabajo comunitario, visita a hospitales, ayuda y solidaridad con el prójimo para el desarrollo de las competencias ciudadanas.

 Con respecto al apoyo de padres y madres en la ejecución de tareas escolares, así como la promoción y refuerzo de los aprendizajes, las familias tienen una influencia directa sobre los aprendizajes, los logros académicos de los alumnos y su comportamiento ciudadano.

La participación de los padres o representantes puede darse en esta área en las más diversas formas, tanto en el hogar como en la escuela. En casa, los padres pueden  participar supervisando los progresos de sus hijos, motivando la realización de tareas, el estudio y la lectura. Ayudándolo a obtener ciertas competencias como: higiene, limpieza, orden, disciplina, respeto y consideración con los otros, enseñándole normas, pautas de conducta y proceder, tanto en el hogar como fuera de él.

En resumen, es fundamental que  los padres y/o representantes comprendan su papel protagónico y puedan estar informados de las actividades realizadas en la jornada diaria dentro del aula de clases. En tal sentido, la decisión será más fácil en la medida en que los padres tengan un conocimiento real de las habilidades y necesidades de sus hijos, sepan qué les ofrece la alternativa escolar e identifiquen sus propias inquietudes, necesidades, habilidades, capacidad de compromiso y participación en el proceso educativo.

Educar con calidad requiere que la familia se comprometa con la escuela y que padres, madres y apoderados(as) estén atentos a lo que aprendan sus hijos(as) y en estrecha alianza con el (la) docente para apoyar su trabajo desde el hogar. (Bitar).

Si los padres se involucran directamente en las actividades escolares de sus hijos, serán padres más motivados a colaborar con los proyectos que emprenda la escuela, y estarán atentos al  comportamiento de sus hijos, por otro lado estos serán más exitosos, mejorara el clima escolar, serán alumnos  más disciplinados, más motivados, sentimiento de pertenencia a su entorno, mayor rendimiento escolar y en consecuencia, mejores alumnos, mejores hijos y mejores ciudadanos.

El hogar: espacio para el  desarrollo de competencias ciudadanas

La doctora en Educación Aura Núñez señala que en  los  sectores  de  mayor  pobreza las familias sufren cambios más agudos debido a que una gran cantidad de niños y jóvenes no han  visto trabajar a sus padres, por lo menos con regularidad, lo que ha cambiado  la vieja idea de padre proveedor material  y madre proveedora de afecto.

Establece que a pesar de que estos fenómenos  se dan en el conjunto de la sociedad,  son más frecuentes en los sectores más vulnerables, y agrega que tienen una incidencia nefasta en las relaciones escuela-enseñanza-aprendizaje-familia, negándose en el proceso el clima moral y afectivo que debe predominar en una familia estructurada.

La afirmación es parte de un estudio  que establece que la enseñanza ya no se circunscribe al escenario de la escuela, sus docentes,  alumnos  y padres,  sino que se abre al espacio público local, incluyendo  como  agentes  de enseñanza  y aprendizaje a las familias, iglesias, clubes, juntas de vecinos, bibliotecas y organizaciones productivas, con  el objetivo  de construir un  proyecto  educativo  y cultural  que parta  de las necesidades  y posibilidades de la comunidad.

Aura Núñez parte de que la familia es la primera institución  social del niño, por lo que es considerada determinante en su desarrollo.

 Al precisar que la vida cotidiana del hogar es el marco en el cual se aprenden los primeros comportamientos interpersonales, dijo que los padres, los hermanos y otros adultos significativos cumplen el rol de ser los primeros modelos, fundamentales en la formación socio afectiva, en  tanto dispensan guías de comportamiento y vinculación emocional, sistemas de creencias y valores por  medio de sus prácticas y discursos.

Asimismo explica que si el hogar es un pilar fundamental para la formación socio afectiva y moral de sus miembros, lo es también para su desarrollo académico. En su estudio la doctora Núñez reta a los padres que están verdaderamente comprometidos con la educación de los hijos, a enfrentar el desafío de establecer vínculos reales con la escuela.

El estudio concluye con la exhortación de que, “Si los padres se involucran directamente en las actividades escolares de sus hijos, serán padres más motivados a colaborar con los proyectos que emprenda la escuela, y estarán atentos al  comportamiento de sus hijos, por otro lado estos serán más exitosos, mejorará el clima escolar, serán alumnos  más disciplinados, más motivados, tendrá un sentimiento de pertenencia a su entorno, mayor rendimiento escolar y en consecuencia serán mejores alumnos, mejores hijos y mejores ciudadanos” asegura.

Leer estudio completo en planlea.listindiario.com/wikilea

 

Formemos un club de lectura en la escuela

Está más que comprobado que mientras más leen los niños, tienen mejor desenvolvimiento en la lecto-escritura y en el proceso enseñanza-aprendizaje. Estar en contacto con libros e involucrarse en actividades divertidas y simples como escuchar  cuentos y obras cortas, despierta en los alumnos el deseo y la motivación por leer.

Existe una diversidad de actividades que el docente puede llevar a cabo para influenciar a los estudiantes con la lectura y que se enamoren de ella. En el caso que nos ocupa proponemos la creación de un club de lectura que se reúna periódicamente para realizar una puesta en común de algún título que todos los miembros han leído con anticipación de manera individual, pero de mutuo  acuerdo.

Un club de lectores en la escuela

Para formar un círculo de lectura en la escuela primero hay que elegir un lugar adecuado para la reunión reunión, lotes de libros de un mismo título, un organizador o moderador, y ponerse de acuerdo con unas reglas o normas básicas para el desenvolvimiento ordenado y armonioso.

La hora estará determinada por las posibilidades de los niños.  El horario matutino es recomendado a los alumnos de la jornada extendida, mientras que por lo general, los clubes de lectores se desarrollan en horas de la tarde, tarde-noche.

Un excelente lugar para realizar los encuentros es la biblioteca de la escuela o colegio y no se recomienda un grupo muy numeroso para tener mejor dominio del grupo y para poder reunir libros suficientes para cada participante.

El nombre del club resultará del consenso de los integrantes, pero será el que indique la naturaleza y propósito del grupo.

 

Elegir un moderador

El moderador  planifica la actividad.  Elige el libro a leer, distribuye los títulos y hace la programación del club para el tiempo estimado, ya sea tres, seis meses, un año, en fin.

Asimismo prepara la documentación sobre los autores y las obras elegidas y planifica las actividades complementarias que se vayan a realizar.

También funge como moderador en  las reuniones y regula el préstamo y la devolución de los ejemplares.

Una tarea muy importante es la de recopilar los comentarios y sugerencias de los miembros y proponer iniciativas, como la de escribir cartas a las casas editoriales para solicitar los títulos necesarios o realizar actividades para reunir los fondos de adquirirlos.

Acuerdos básicos

Un club de lectura se rige más por acuerdos que por reglas. Es importante mencionar desde el principio el respeto a las opiniones ajenas, desterrar los insultos y la descalificación y facilitar el diálogo.

Se sugiere evitar rayar los libros en modo alguno,  mientras se recomienda forrarlos para evitar el deterioro de las carátulas.

El primer día.  Estrategia de Diagnóstico

El primer día de reunión se debe entregar a  cada miembro una ficha del lector.

Esta estrategia pretende que el lector piense sobre sí mismo y trate de describirse, que pueda reconocer sus características, lo que lo diferencia de los demás y también aquellos aspectos que lo integran al grupo. Se le propone a los lectores que elaboren su propia ficha del lector.  En ella escribirá sus datos personales, características, hábitos y preferencias sobre la forma en que interactúa con los textos y todo tipo de información que puede ayudarlo y ayudar al coordinador a conocerlo mejor.

El coordinador debe explicar en qué consiste su papel y cuál va a ser la mecánica de funcionamiento del grupo en adelante. Explicará que todos los participantes van a recibir un libro para llevar a casa y que en el caso de los títulos voluminosos se fijará una cantidad de páginas para cada reunión del club. Si lo considera conveniente, puede dar unas pautas de antemano sobre la obra: localización de la historia, grado de dificultad, singularidades del autor.

También deberá proporcionar al grupo sencillas instrucciones para el día de la reunión: como pedirle a los participantes del club que traigan anotaciones de citas, descripciones, comentarios sobre personajes o momentos de la obra literaria que le hayan suscitado alguna reflexión, observaciones de la estructura, dudas que han ido surgiendo durante la lectura y cualquier aspecto que les atraiga; facilitará el trabajo del grupo con el análisis de la lectura.

No olvidar, sin embargo, que el objetivo de este primer día es despertar apetito en los lectores. Deberemos llevar el guión bien preparado con preguntas motivadoras y algún texto que induzca al intercambio de opiniones y a querer volver el próximo día.

Lo habitual es empezar, si no se ha hecho en una sesión anterior, con la presentación del autor/a y de la obra. Puede llevarse alguna reseña crítica o una entrevista especialmente interesante. Introducido el tema se procederá a hacer una ronda de tanteo: ¿qué les ha parecido el libro?

El coordinador debe ir introduciendo, si no lo hacen los participantes del club, temas como estructura, contenido, género, punto de vista, tiempo narrativo.

Los lectores gustan de relacionar las lecturas unas con otras. Una de las razones por las que acuden los miembros del club a las reuniones descansa en el deseo de profundizar en la lectura solitaria y añadir nuevas interpretaciones a la propia.

¿Qué clase de actividades complementarias podemos proponer?

Hay infinidad de actividades que complementan la lectura del libro: desde ver una película basada en el original literario o asistir a una representación teatral, hasta una excursión al lugar donde se ambienta una novela, planificar encuentros con escritores, trazar un itinerario literario de una ciudad protagonista de una lectura, confeccionar un mapa con los acontecimientos históricos que surgen de un determinado libro, organizar una conferencia sobre conexiones entre la música y la literatura; realizar una lectura colectiva de homenaje a un clásico, visitar un museo de arte moderno si se ha elegido una obra que provoque una discusión sobre el arte contemporáneo, convocar un concurso de relatos, seleccionados entre escritores consagrados, con una votación a mano alzada para elegir el mejor relato según criterio de los miembros del club de lectura.

Libros de consenso general

Hay una serie de libros casi infalibles para empezar la actividad literaria de un club de lectura. La razón es que gustan a la mayoría de lectores con independencia de la edad, el sexo, procedencia geográfica y extracción social. Estos libros conforman esta breve selección:

La elección de los títulos

Quizás éste sea el capítulo más delicado y en el que resulte más difícil atinar. Una buena selección de obras para el club de lectura requiere: conocimiento previo de la obra, exigencia de calidad literaria, interés del planteamiento argumental y del desarrollo de la historia.

Libros de consenso general

Hay una serie de libros casi infalibles para empezar la actividad literaria de un club de lectura. La razón es que gustan a la mayoría de lectores con independencia de la edad, el sexo, procedencia geográfica y extracción social. Estos libros conforman esta breve selección:

Adultos

El amor en los tiempos del cólera, Gabriel García Márquez, La sonrisa etrusca,José Luis Sampedro, La casa de los espíritus, Isabel Allende, Orgullo y prejuicio, Jane Austen, El guardián entre el centeno, D. Salinger, Mejillones para cenar, Birgit Vanderbeke, Las hijas de Hanna, Marianne Fredriksson, Sostiene Pereira Antonio Tabucchi, El callejón de los milagros Nayib Mahfuz, La quinta mujer Henning Mankell, El retrato de Dorian Gray Oscar Wilde, Sueños en el umbral Fátima Mernissi.

Juvenil

Los zapatos de murano, Miguel A. Fernández Pacheco Los escarabajos vuelan al atardecer, Maria Gripe, Cuando Hitler robó el conejo rosa, Judith Kerr, Postales desde la tierra de nadie, Aidan Chambers, Día de Reyes Magos, Emilio Pascual, La traidora, Gudrun Pausewang, Cuaderno de agosto, Alice Vieira, Paradero desconocido, Kathrine Kressmann Taylor

Infantil

Matilda, Roald Dahl, Anastasia Krupnik Lois Lowry, Manolito Gafotas Elvira Lindo, El pequeño Nicolás Sempé Goscinny, Los batautos Consuelo Armijo, La increíble historia de la hormiga Miga Emili Teixidor, Las cosas de Ramón Lamote, Paco Martín, Los hijos de Lúa Fina Casaldelrrey.

Actos sociales

El club de lectura es en sí un acto social. No obstante abre la puerta a otros. Para aprovechar oportunidades de difusión de actividades de un pueblo o ciudad, la biblioteca, librería, centro cívico etc.. debe acostumbrarse a dejar sobre la mesa de reuniones información sobre proyecciones de cine, exposiciones, conciertos, charlas, cursos, seminarios, visitas de escritores, talleres en la biblioteca y otros. Seguro que a más de un participante del club le encantará esta clase de atenciones.

Evaluación

La crítica es siempre constructiva y por eso el coordinador debe someter a examen la actividad. Mejor que la encuesta sea anónima porque así los participantes se sentirán más libres de opinar.

La evaluación de la actividad debe contemplar aspectos como: nivel de integración de los participantes, satisfacción, aspectos positivos y negativos, calificación de los libros y cuál sería su contribución para mejorar el desarrollo del club.

¿Cómo integrar la familia al desarrollo de la ciudadanía?

Introducción.

En República Dominicana se están dando cambios sustantivos en el currículo y uno de ellos es la implantación del enfoque de competencias, por ello el tema que nos ocupa hoy trasciende el currículo en la escuela e involucra a los padres y la comunidad.

Cuando hablamos  del desarrollo de la ciudadanía nos parece un tema bastante amplio, es por ello que desde este espacio pareció oportuno circunscribirlo en la perspectiva escuela comunidad, lo cual sigue siendo amplio y complejo, por tal razón hemos seccionado el tema y en aras de una mayor fluidez y comprensión, se ha dividido en varios subtemas. El primer ensayo que presentamos hoy está relacionado en: ¿Cómo integrar la familia al desarrollo de competencias ciudadanas de los educandos?

La implantación de una educación orientada al desarrollo de competencias que se ha convertido a nivel latinoamericano y porque no, a nivel  mundial de importancia capital para el proceso educativo;  constituye, el desarrollo de las competencias una forma de concienciación como producto de las relaciones humanas comunicativas en la que participan los educandos, y que capacitan para el trabajo de entender y transformar la realidad en la que están inmersos. Para tal fin se requiere que la educación sea pertinente y para ello debe integrar a su proceso, información, recursos, contextos y oportunidades para el ejercicio y desarrollo de las competencias más allá del currículo escolar, vale decir que involucre a los padres y a todas las estructuras de la comunidad. Al respecto se establecen  ideas y estrategias que permitan vincular el currículo y el proceso de enseñanza-aprendizaje a la convivencia en el aula, a los intereses y proyectos de vida de los educandos, a sus padres, y a las necesidades educativas de la comunidad y del país. Todo ello en beneficio de propiciar un mejor clima escolar lo que incide positivamente en una actitud proactiva hacia el ejercicio de las “competencias ciudadanas” de los educandos, y a vislumbrar una cultura de paz tan necesaria en nuestra sociedad.

Para llegar a estar informado,  y manejar las competencias ciudadanas debemos conocer el concepto de competencia humana general, que según Villarini, se fundamenta en la tradición de educación reflexiva, crítica y liberadora que en Latinoamérica se inicia con Eugenio María de Hostos, quien afirma que la conciencia es el órgano del conocer, del sentir y del hacer, y por ende del perfeccionamiento humano. Afirma Hostos: “Para que el hombre fuera hombre, es decir, digno de realizar los fines de la vida, la naturaleza, le dio conciencia de ella, capacidad de conocer su origen, sus elementos favorables y contrarios sus trascendencias y relaciones, su deber y su derecho, su libertad y responsabilidad: capacidad de sentir y de amar; lo que sintiera; capacidad de querer y realizar lo que quisiera; capacidad de perfeccionarse y de mejorar por sí mismo las condiciones de su ser y por sí mismo elevar el ideal de su existencia”. La formación de la conciencia es fin último de la educación, es decir, de todo el proceso formativo humano. Define la conciencia como aquella fuerza que nace de la que por separado tiene el entendimiento, la sensibilidad y la voluntad; indicando con ello que la conciencia es un poder para en forma unitaria conocer, sentir, desear y hacer. En tanto tal fuerza puede mover, orientar, estructurar, dirigir el comportamiento humano y con ello producir transformaciones en la realidad social y natural a la luz de un ideal de la misma. Mediante la conciencia lo que debe ser deviene ser, realidad. Solo por medio de la formación de la conciencia personal y colectiva sería posible construir la verdadera independencia de nuestros pueblos y construir una sociedad de justicia.

Si hablamos del contexto escolar, surgen los términos  de metas y objetivos educativos, por ello,  hay que concebir las competencias como formas elevadas de conciencia como expresión genuina de las relaciones en la que participan los estudiantes tener, conocimientos, habilidades para de allí transformarla. “Promover el desarrollo de estas formas de conciencia seria la aspiración fundamental de la educación”. Es sabido que la educación tiene un papel fundamental que cumplir. Una transformación en la manera como actuamos en sociedad, como nos relacionamos unos con otros o como participamos para lograr cambios; requiere que los niños, niñas y jóvenes de nuestra sociedad, así como las generaciones que están por venir, reciban una formación que les permita ejercer de manera constructiva su ciudadanía.

Las competencias ciudadanas

Existen competencias, generales, básicas, específicas de cada área y competencias ciudadanas. La interrogante es cómo puede promoverse la formación ciudadana en la escuela. La  ideas sobre cómo integrar la formación ciudadana con la vida cotidiana de las instituciones educativas y, en particular, con la formación en las áreas académicas tradicionales. Las competencias ciudadanas: Son competencias transversales que se exteriorizan a través del conjunto de habilidades-cognitivas, emocionales e interpersonales (de interacción social)-, conocimientos y prácticas que, pertinentemente articuladas entre sí, hacen posible que el ciudadano participe constructivamente en el sistema democrático,  construya y mantenga relaciones de paz, justas, armoniosas  de cuido y beneficio mutuo consigo mismo, con los pares, con los representantes, con  personas cercanas, con sus comunidades, y con el medio ambiente. A. Núñez.

Las competencias ciudadanas en el ámbito escolar.

A la escuela le corresponde, además de educar al niño(a), extender su acción a la familia, desplegando estrategias y acciones concretas que permitan a los padres y representantes adquirir herramientas y conocimientos que les ayuden a educar a sus hijos(as). Padres, representantes y docentes, son los agentes para lograr el ideal educativo que persigue la escuela y, cuyo fin último, es la búsqueda de la realización personal del educando

La escuela es el lugar por excelencia para ejercitar en ambientes reales las competencias ciudadanas. Las relaciones que se producen en la escuela pueden servir de modelaje a un sistema social en la que todos sus integrantes experimentan y aprenden a participar en la toma de decisiones de esta manera ir creando una verdadera cultura de paz y convivencia democrática. Las competencias ciudadanas proporcionan  las herramientas esenciales para que las personas puedan respetar, defender y promover los derechos humanos. De allí, que las competencias básicas necesarias para la acción ciudadana que nombraremos a continuación deben estar articuladas entre sí para emprender una acción ciudadana conveniente: Conocimiento, Competencias cognitivas, Competencias emocionales Competencias comunicativas. Por ejemplo; para resolver pacíficamente un conflicto, tanto escolar, como en la cotidianidad de la comunidad o en el hogar son necesarias:

Habilidades cognitivas (como la toma de perspectiva, punto de vista de las personas involucradas), Habilidades emocionales (como el manejo de la ira y rabia, autorregulación emocional, empatía), Habilidades interpersonales (Favorecen los procesos de interacción social y comunicación, como la comunicación asertiva), y El uso de determinados conocimientos (como la comprensión sobre el escalonamiento de los conflictos. como se originó y como se fue extendiendo, por no solucionarlo a tiempo)

Algunas de las competencias ciudadanas que se hacen visible en nuestras actuaciones en el día a día son: Respeto, defensa y realización de los derechos humanos, cuido y defensa del medio ambiente, convivencia pacífica, participación y responsabilidad ciudadana y democrática, Identidad y pertenencia: Pluralidad, valoración de la diferencia y superación de la discriminación y la exclusión.

Resumiendo, en términos de competencias ciudadanas, el ambiente educativo debe ser democrático, dialógico, critico, integrador, donde predomine la igualdad social, el compromiso, en clave de solidaridad e inclusión. Para que los alumnos puedan participar y relacionarse con los demás de manera productiva la formación ciudadana debe acontecer de manera integral en las instituciones educativas, y eso incluye tanto las áreas académicas, como en la vida misma de la institución.  En los currículos, unas clases dedicadas a este tema, en la educación tradicional, son esenciales y deben mantenerse, pero no son suficientes, para obtener transformaciones en la acción ciudadana; es necesario también desarrollar habilidades y competencias ciudadanas, y esto, sólo se logra a través de la práctica; igualmente se debe  Involucrar a toda la comunidad educativa. Si lo que los estudiantes aprenden en el aula no corresponde con lo que ven  a su alrededor en la institución escolar o en sus casas, el aprendizaje del aula tendrá poca trascendencia  sobre sus  vidas. En cambio, en la medida en que más personas del contexto en el que crecen los estudiantes estén involucradas en su formación ciudadana, más huella dejará  en su formación. Por esta razón es importante vincular a toda la comunidad educativa en el proceso, incluyendo, en el mejor de los casos, a todos los docentes, las directivas, los padres y madres de familia y a las organizaciones de la comunidad. Por otro lado, aunque vincular a los padres y madres de familia definitivamente no es fácil, especialmente porque la mayoría no tienen el tiempo para participar en las actividades de las instituciones escolares, es importante hacer esfuerzos especiales para lograr involucrarlos. Las asociaciones de padres de familia pueden brindar un apoyo fundamental en esta labor. La época preescolar y los primeros años de la educación básica primaria son particularmente valiosos para el trabajo con los padres y madres de familia. Por un lado, ellos parecen ser más receptivos al apoyo que les puedan facilitar las instituciones educativas cuando sus hijos son pequeños. Por otro lado, es más probable que lo que hagan los padres de familia a estas edades tenga un impacto de largo plazo en la vida de sus hijos, ya que están adquiriendo ciertas competencias básicas sobre cómo relacionarse con los demás. Las competencias integradoras son aquellas competencias más amplias y abarcadoras que, en la práctica, articulan los conocimientos y las competencias cognitivas, emocionales o comunicativas. Por ejemplo, la capacidad para manejar conflictos pacífica y constructivamente.

 Por: Aura Núñez de Maraima.

¿Qué es el urbanismo?

Santo Domingo

Hoy 8 de noviembre se celebra el Día Mundial del Urbanismo, término que hace referencia a la práctica mediante la cual se planifica y organiza una ciudad. El urbanismo se encarga de planificar diseños que mejoren la calidad de vida de las personas. Para ello, se requiere la colaboración de todos los habitantes; porque sin la participación de todos no es posible mantener la ciudad limpia, ordenada, saludable y bien cuidada. ¿Por qué no motivar a sus estudiantes a reflexionar sobre la urbanidad?  El diccionario Esencial de la Real Academia Española define la palabra “urbanidad” como cortesanía, comedimiento, atención y buen modo. Vamos a involucrar a nuestros estudiantes en el cuidado de los parques naturales y recreativos cercanos a sus hogares y escuelas; vamos a invitarlos a ser personas comedidas, a tener buenos hábitos de comportamiento urbanístico; a practicar las normas de cortesía al caminar por las calles; al bajar o subir escaleras; a saludar a las personas que se encuentren al caminar.  Compartir un poco sobre la interesante historia de este concepto con nuestros estudiantes así como hacer una breve reflexión sobre lo que el concepto en sí implica tendrá su repercusión y a la vez les permitirá apreciar, valorar y cuidar todo cuanto les rodea. Es importante recalcar que el Día Mundial del Urbanismo se celebra en más de 30 países de cuatro continentes cada 8 de noviembre. Es un día donde se reconoce y promueve el papel de la planificación en la creación y manejo de comunidades urbanas sostenibles con el marco del ordenamiento regional al que pertenecen.

 

Sentido de pertenencia: clave para el éxito de los estudiantes

Se relaciona con los lazos afectivos, las emociones de las personas hacia el grupo y el lugar donde se desenvuelven y por consiguiente, con la construcción de la memoria colectiva y de la propia identidad, ya que ésta implica la pertenencia a un grupo social y a un territorio.

Leyda Mercedes Brea Sención

El sentido de pertenencia se ha definido como un sentimiento de arraigo e identificación de un individuo con un grupo o con un lugar determinado. Su existencia genera en la persona un compromiso con el desarrollo tanto personal como del grupo y del lugar al que se siente pertenecer.

Se relaciona con los lazos afectivos, las emociones de las personas hacia el grupo y el lugar donde se desenvuelven, y por consiguiente, con la construcción de la memoria colectiva y de la propia identidad, ya que ésta implica la pertenencia a un grupo social y a un territorio específico. Mediante este sentimiento se crea en la persona la conciencia de la vinculación al grupo y al territorio común del grupo en el que habita e interactúa individual y socialmente.

Maslow (1954) coloca la pertenencia en el segundo escalafón de la pirámide de las necesidades humanas. Establece que cuando las necesidades psicológicas y de seguridad se satisfacen, emerge la necesidad de amor, afecto y pertenencia. Asimismo, diversos autores coinciden en que la necesidad de pertenecer está asociada con procesos cognitivos, patrones emocionales y comportamiento que devienen en salud y bienestar. Sentirse parte afecta la percepción que se tiene de los demás y conduce a emociones positivas como felicidad, alegría y calma. De la misma manera, el no sentirse parte puede desembocar en tristeza, soledad y ansiedad (Osterman, 2000).

Múltiples estudios asocian el sentido de pertenencia con el desarrollo de procesos psicológicos claves para el éxito de los estudiantes, así como con actitudes positivas hacia el grupo social, hacia la escuela y sus profesores. Como necesidad humana básica, es universal y aplicable a todas las personas. Se construye sobre la base de la identificación de la persona con el grupo, con el lugar y con la colectividad formal, cuyos valores y objetivos son conocidos y compartidos. Es fundamental para que se desarrollen procesos de cooperación, para afianzar la inclusión y la cohesión y para favorecer el desarrollo sostenible.

El sentido de pertenencia en el contexto educativo

En el ámbito educativo, el sentido de pertenencia se ha vinculado a los conceptos conexión, compromiso e implicación, los cuales aluden a los sentimientos, el involucramiento y las interacciones del estudiantado con los diferentes actores y ambientes del centro. La conexión es un sentimiento de identificación y apego de las personas con su grupo social o su entorno.

(+) dimensiones sentido de pertenencia

  • Psicológica: Describe los procesos relacionados con las percepciones y las emociones.
  • Social: Hace referencia a la afiliación y a sentirse integrado.
  • Afectiva: Se relaciona con los sentimientos de apego, amistad y apoyo.
  • Física: Se refiere a las características de los escenarios donde se verifican estas experiencias, como la funcionalidad y el confort.
  • Académica: Pone la mirada en los aspectos específicos de la vida de los estudiantes.

Múltiples estudios asocian el sentido de pertenencia con el desarrollo de procesos psicológicos claves para el éxito de los estudiantes.

Diez películas para sumergir a tus alumnos en la Literatura

El cine constituye un recurso ideal para introducir a tus alumnos al estudio de distintas temáticas. La proyección de una película en clase puede servirte, por ejemplo, para motivar a los estudiantes a la lectura y despertar su curiosidad sobre una determinada obra literaria o un autor. Te presentamos diez películas que te ayudarán a acercar los libros al mundo de tus alumnos gracias al lenguaje audiovisual.

DIEZ PELÍCULAS PARA MOTIVAR A LA LECTURA

Para los más pequeños:
  • Charlie y la fábrica de chocolate (2005), Tim Burton. Adaptación de la novela del afamado escritor infantil Roald Dahl, que narra las aventuras de un niño pobre que gana un pase para visitar la fábrica del maestro chocolatero Willy Wonka.
  • El gigante de hierro (1999), Brad Bird. Basada en el libro infantil  de Ted Hughes, cuenta la historia de un niño que se hace amigo de un robot gigante caído del cielo. Intenta explicarle cómo son los humanos.
Para los más mayores:
  • On The Road. En la carretera (2012), Walter Salles. La obra cumbre de Jack Kerouac, escritor estandarte de la Generación Beat, inmortaliza el viaje de tres jóvenes, en busca de libertad, a través de los Estados Unidos. La película sirve para abordar las relaciones humanas, las adicciones y el universo literario de los beat en los años cincuenta.
  • Nunca me abandones (2010), Mark Romanek. La novela de Kazuo Ishiguro aborda la relación de tres adolescentes en un internado británico. A través de ella puedes trabajar temas como la adolescencia, las relaciones humanas, la relación con los profesores, los derechos humanos o la muerte.
Literatura actual:
  • El erizo (2009), Mona Achache. Adaptación de La elegancia del erizobest seller de la escritora francesa Muriel Barbery que cuenta la relación entre una inteligente niña de 11 años y la portera de su edificio, que tras su apariencia simplona oculta una interesante y cultivada vida. El libro y la película te permiten trabajar las apariencias, la educación en valores, y las relaciones humanas y familiares, además de tratar determinados aspectos filosóficos.
  • Persépolis (2007), Marjane Satrapi, Vincent Paronnaud. Aunque ya de por sí la lectura de un cómic puede resultar atractiva para tus alumnos, este caso también puedes mostrarles cómo puede llevarse a la pantalla. De este modo, puedes trabajar las diferencias existentes en el lenguaje visual y audiovisual. El comic book de la autora iraní Marjane Satrapi aborda la Revolución Islámica acaecida en Irán y el traslado de su familia a Europa, donde tendrá que combatir la idea establecida de que todas las personas llegadas de Oriente medio son fundamentalistas islámicos. Su obra te servirá para abordar un acontecimiento histórico a la vez que trabajas con tus alumnos temas como la inmigración, la educación en valores, la violencia de género, o la cultura de paz.
Clásicos:
  • Hamlet (1996), Kenneth Branagh. La del cineasta británico es una de las muchas adaptaciones al cine de las obras de Shakespeare. A través de ella puedes acercar a tus alumnos a una de las obras más importantes de la literatura universal. Conocerán la quinta esencia del drama isabelino, y te permitirá trabajar más tarde el texto en profundidad.
  • El retrato de Dorian Grey (2009), Oliver Parker. Esta adaptación de una de las obras más conocidas de Oscar Wilde te permitirá motivar a tus alumnos a su lectura, además de trabajar temas como la muerte o la educación en valores.
  • Jane Eyre (2011), Cary Joji Fukunaga. Otro clásico de la literatura universal, esta vez de Charlotte Brontë, que te ayudará a introducir a tus alumnos en la literatura del siglo XIX y las problemáticas sociales de la época. Además, puede servirte para trabajar temas relativos a la igualdad de género.
  • Los miserables. La leyenda nunca muere (2012), Tom Hooper. La adaptación al cine de la obra de Victor Hugo abrirá a tus alumnos la puerta a uno de los clásicos más importantes de la historia de la literatura. A través de la historia de Jean Valjean, podrás animarles a abordar el libro y debatir en clase temas como la justicia social, la pena de muerte o la pobreza.

Fuente: aulaPlaneta

Cómo iniciar el año escolar con el pie derecho

Dr. Joan Simeo Munson

El comienzo de un nuevo año escolar puede ser un arma de doble filo para los padres: usted puede sentirse aliviado de que su hijo está de vuelta en una rutina y que usted ya no está organizando todo el tiempo de inactividad, así como el temor de que si usted tiene un niño con conflictos en el colegio. Si su niño ha tenido un difícil comienzo de año escolar, usted no está solo! Las siguientes sugerencias pueden ayudarle a iniciar el año escolar con el pie derecho – incluso si ya ha tropezado.

“Experimentar algunos baches en el camino es una parte normal de empezar algo nuevo, así que asegúrese de darse un descanso si usted y su hijo sufren un poco en el comienzo del año.”

Mi niño es agresivo

“Mi hija de 5 años comienza la guardería este año y estamos aterrorizados de la manera en que pueda actuar. Ella fue expulsada de dos centros de educación preescolar, debido a golpear, morder, y básicamente no interactuar bien con los otros niños. Ella era agresiva a lo largo de sus primeros años de vida, incluso hacia los profesores! He hablado con ella sobre su comportamiento, pero no hemos visto grandes resultados ya que no parece que se preocupa. ¿Qué debería hacer?”

En primer lugar, me gustaría que piense que su hija entrará al preescolar como un nuevo comienzo para los dos. Para su hija, significará una nueva escuela, nuevos amigos y profesores y un nuevo entorno. Para usted, esto significará que comienza un nuevo capítulo en su vida de la paternidad, lleno de cómo recuperar el control de su casa, dejando que su hija sepa que usted está a cargo y la creación de un entorno en el que su hija se siente segura y lista para hacer frente a la guardería.

Muchos niños pequeños son agresivos, principalmente porque no saben de qué otra manera actuar en una situación que les causa estrés o ansiedad. Algunos niños son naturalmente calmados y pueden autorregular su estado de ánimo y acciones, otros realmente luchan con esto. Debido a que su hijo actúa más, es imprescindible que usted asuma el papel de adulto y que él sepa que usted habla en serio.

Esto se puede hacer de una manera amorosa en la que usted reclama su rol y ella aprende a calmarse. Comience por hablar con su hija cuando está en calma. Le puede decir a ella, “Estoy muy emocionada por tu inicio en la guardería! Tendrás un montón de diversión en tu nueva escuela. Pero antes de empezar vamos a hacer algunas cosas nuevas para asegurarnos de que tengas un gran año”.

A continuación, crea una “tabla de reglas” para la escuela y cuélgala donde pueda verla. Pide su opinión acerca de cuáles son las reglas y añádelas a la lista. Algunos ejemplos pueden ser: “No se pega”, “No morder”, “Ser bueno con los Maestros”, “se amable” Explíquele a ella que es una niña grande, empezando una gran escuela y que tendrá que seguir estas reglas. Al lado de la tabla de reglas, cree una “gráfica de buen comportamiento” y diseñe pegatinas de colores o plumas donde se pueda colocar una marca cada vez que ella sea notada haciendo algo bueno en la escuela o el hogar. Esto la animará a ella para reaccionar de manera diferente y motivarla para exhibir buena conducta, porque todos los niños, incluso los de carácter fuerte, aman el refuerzo positivo. Explique a su hija que cuando comience la escuela tendrá la oportunidad de colocar un adhesivo en su carta si ella demuestra que ella puede seguir las reglas. Después de recoger tantas pegatinas su hija gana un premio, que puede incluir permanecer hasta 20 minutos más tarde esa noche, tiempo extra de historias con ustedes, la oportunidad de ver un DVD o cualquier cosa que usted piensa que le gustaría.

Si el año escolar comienza y sus comportamientos persisten, hable con el maestro de inmediato con el fin de mostrar que está motivado para ayudar a su hija a cambiar. Los maestros son más propensos a trabajar con su hija y ayudarla si saben que usted está a bordo y tomará medidas para ayudar a superar este obstáculo. Elogie a su hija cuando ella se comporta muy bien y señale su buen comportamiento siempre que pueda.

Fuente: Empowering Parents