Entradas

Cómo abordar el cáncer de mamá desde la escuela

Es posible que hayas oído hablar de caminatas o carreras que se organizan con el fin de juntar dinero para realizar investigaciones a fin de encontrar una cura del cáncer de mama. O quizá hayas visto gente que usa unos moños rosas en la ropa.

El cáncer de mama es un cáncer muy común en las mujeres. No es común en los hombres y nunca afecta a los niños. Pero es posible que los niños quieran saber de qué se trata esta enfermedad porque conocen a alguien que la padece o porque quieren aprender a detectarla para cuando sean grandes.

¿Qué es el cáncer de mama?

Todo el cuerpo está formado por componentes básicos denominados “células”. Tu cuerpo las crea y las reemplaza por otras nuevas cuando éstas mueren. Por lo general, el cuerpo genera células sanas y normales que cumplen la función para la cual se crearon. Esto incluye a las células de las mamas (esas áreas abultadas ubicadas en la parte delantera de tu tórax).

Pero cuando una célula toma una forma anormal y, en ciertos casos, dañina, puede dividirse rápidamente sin morir y hacer muchísimas copias de sí misma. Cuando esto sucede, suele iniciarse el crecimiento y la formación de un tumor (la agrupación de células anormales del cuerpo que forman una masa o nódulo).

El cáncer de mama es un tipo de cáncer que se genera en las células de las mamas de una persona. Es posible que creas que sólo las mujeres pueden desarrollar cáncer de mama, pero, en realidad, como todos los seres humanos tienen tejido mamario, los hombres también pueden sufrir de esta enfermedad (aunque es muy poco común).

Los tumores se pueden formar en cualquier lugar del cuerpo. Una persona tiene cáncer cuando las células anormales del cuerpo no paran de crecer y reproducirse. Estas células hacen que el cuerpo se enferme. Es posible que una persona que padece cáncer de mama tenga células cancerosas sólo en una parte de la mama y que éstas puedan detectarse al tacto como un nódulo (bulto). O bien, el cáncer puede extenderse en la totalidad de una o ambas mamas. A veces, el cáncer de mama se extiende a otras partes del cuerpo, como por ejemplo los huesos.

¿Por qué la gente tiene cáncer de mama?

Cualquier mujer puede tener cáncer de mama, pero los médicos han determinado que existen ciertos factores que hacen que algunas mujeres tengan más probabilidades de enfermarse.

  • Antecedentes familiares: una mujer cuya madre, hermana, tía o hija haya tenido cáncer de mama tiene más probabilidades de padecer la enfermedad.
  • Edad: a medida que una mujer envejece, las posibilidades de padecer cáncer aumentan. Las adolescentes, como también las mujeres entre los 20 y los 40 años, tienen menos probabilidades de desarrollar cáncer de mama.
  • Dieta y estilo de vida: las mujeres que fuman, ingieren alimentos con alto contenido graso, beben alcohol y no hacen suficiente ejercicio corren un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de mama?

Es posible que una mujer con cáncer de mama no sienta que tiene ningún problema, pero también es probable que haya detectado un nódulo no doloroso en su seno. El examen mensual que las mujeres hacen de sus senos suele ayudar a detectar nódulos u otros cambios que el médico debe examinar.

La mayor parte de los nódulos en los senos no son cancerosos, pero, para mayor seguridad, el médico debe examinarlos. Los nódulos no cancerosos en los senos pueden ser tejido cicatrizal o quistes (pequeñas bolsas o bultos llenos de líquido) o simplemente cambios normales en el seno asociados con un cambio hormonal o con el envejecimiento de la persona.

Es posible que cuando las niñas comienzan a transitar la pubertad, y a desarrollar sus pechos, noten un bulto debajo del pezón. Por lo general, esto es normal. Para estar segura de que no se trata de nada importante, pregúntales a tus padres o a tu médico sobre este cambio.

¿Qué hará el médico?

A veces, el médico descubre un nódulo en el pecho de una mujer durante un examen de rutina o también es posible que el paciente vaya al médico con preguntas sobre el nódulo que encontró. En otros casos, será la mamografía la que descubra el nódulo que la mujer no pudo detectar al palpar sus pechos. Una mamografía es un tipo especial de radiografía del pecho que les permite a los médicos ver qué está pasando en el interior de las mamas.

Cuando se encuentra un nódulo, el médico querrá analizarlo. La mejor manera de hacer esto es mediante una biopsia. En una biopsia, se extrae una pequeña cantidad de tejido mamario con una aguja o mediante una operación pequeña. Después, el tejido se analiza utilizando un microscopio para ver si hay células cancerosas.

La biopsia puede resultar benigna, lo cual significa que el nódulo no es canceroso. Si, por el contrario, la biopsia muestra células cancerosas, el nódulo es maligno. Si el nódulo del pecho contiene células cancerosas, la mujer tendrá que decidir, junto con su médico y su familia, cuál será el próximo paso que se debe seguir.

El tratamiento contra el cáncer de mama

El tipo de tratamiento contra el cáncer depende del tipo de cáncer y de si éste se ha extendido de las mamas a otras partes del cuerpo.

Los tratamientos más comunes son los siguientes:

  • Nodulectomía: en este procedimiento se extirpa el tumor canceroso de las mamas. Por lo general, la mujer debe operarse cuando el cáncer se detecta temprano y el nódulo es pequeño y se encuentra en sólo una parte del pecho.
  • Mastectomía: en este procedimiento se extirpa todo el pecho. Esta operación se realiza cuando el cáncer se ha extendido por toda la mama o a otros lugares del cuerpo. Es una buena manera de quitar todo el cáncer y además ayuda a evitar que el cáncer se extienda o regrese. A veces, la mujer que ha tenido una mastectomía puede pedir que se le haga una cirugía para reconstruir el pecho, de manera que su forma vuelva a asemejarse a la original.
  • Radioterapia y quimioterapia: por lo general, se utilizan después de la nodulectomía o la mastectomía para asegurarse de que todas las células cancerosas se destruyan y no vuelvan a crecer. La radioterapia utiliza rayos X de alta intensidad para matar las células cancerosas. La quimioterapia es un medicamento especial que se desplaza por todo el cuerpo y destruye las células cancerosas.

Cómo convivir con el cáncer de mama

Tener que hacer frente al cáncer de mama suele ser algo muy difícil, tanto para la mujer que sufre la enfermedad como para su familia. Es probable que la mujer que se tiene que operar o hacer un tratamiento contra el cáncer de mama no se sienta bien por un tiempo. También es posible que se sienta deprimida porque le han tenido que sacar un pecho. Si la mujer necesita quimioterapia, probablemente se le caiga el cabello y se sienta mal del estómago. También se preocupará porque el cáncer vuelva y la enferme nuevamente.

La buena noticia es que, muchas veces, especialmente si el nódulo se detecta temprano, las mujeres con cáncer de mama logran llevar vidas normales y sanas después del tratamiento. Algunas mujeres se unen a grupos de apoyo para hablar con otras mujeres que enfrentan las mismas emociones sobre el cáncer de mama.

Hasta hay grupos de apoyo que admiten a niños u otros miembros de la familia para hablar de lo que sienten cuando algún ser querido tiene cáncer de mama. Si estás preocupado por un ser querido, habla con un adulto en el que confíes.

Prevención del cáncer de mama

Los médicos y los científicos trabajan para encontrar la cura de todos los tipos de cáncer de mama. Estas personas investigan sobre el desarrollo de nuevas medicinas que prevengan la enfermedad. Pero mientras tanto, es importante que las mujeres detecten la enfermedad temprano.

La mejor manera que tiene una mujer para protegerse es haciendo mamografías regularmente (junto con autoexámenes mamarios mensuales). Pregúntales a las mujeres que más quieres si están tomando estas medidas importantes.

Fuente: kidshealth.org

La lectura bíblica en las escuelas

La Biblia no es solamente un libro religioso, sino que es un libro de un contenido histórico, poético, moral, cívico, jurídico y hasta médico. Fue el primer libro que se imprimió cuando se inventó la imprenta, y es el más leído y vendido en el mundo y el más antiguo de la historia.

En clase de español, se nos obligaba a leer libros de la literatura castellana.  Era obligatorio que leyéramos la obra maestra de la literatura española, el libro de Miguel de Cervantes y Saavedra, llamado “El Quijote de la mancha”, y se nos pedía una reflexión sobre el mismo con un enfoque histórico aplicado a algunos hechos de nuestra realidad contemporánea. Si se puede leer en las escuelas el Quijote, y otros grandes escritores latinoamericano y nacionales,  además de obras de la literatura mundial, ¿Por qué no permitir la lectura de la Biblia en las escuelas?

El mundo está lleno de ironías, se discute el hecho de que no se debe permitir la Biblia porque es un libro religioso, sin embargo, recomiendan y permiten otros libros sin fundamentos científicos, y que promueven la teoría de la  evolución, la filosofía escéptica y la ideología de género. La mayoría de las autoridades están de acuerdo que en las cárceles se debe leer Biblia y además, que se predique el evangelio, pero ¿no sería mejor comenzar a leer la biblia en las escuelas para evitar que estos niños lleguen a tenerla que leer en las cárceles?

¿Sobre qué fundamento está constituida nuestra nación? Nuestra nación, y sus valores, están constituidos en los principios de Dios, Patria y libertad, ya que no somos un país ateo,  y por lo tanto, el hecho de que no impongamos una religión determinada, no debe inhibirnos de aceptar nuestra herencia cultural y religiosa desde una óptica de valores, sin hacer un énfasis religioso.

Pero veamos nuestra realidad. La sociedad dominicana ha perdido todos sus valores, y hoy se debate en una profunda crisis de desintegración familiar, violencia, drogas y corrupción.Lo más alarmante es la desintegración familiar y la gran cantidad de niños que nacen, sin tener un padre que les inculquen valores y les enseñe el temor al mal. Hemos perdido la perspectiva de Dios respecto a los valores fundamentales de la vida en familia.

La lectura de la Biblia, sin una interpretación religiosa determinada, es suficiente para dar convicción y valores que ayuden al niño a decidir qué camino tomar en el futuro. Además, la verdadera educación debe enseñar a todos los lados de la ciencia y las letras. Lo mismo pueden leer a Darwin o Marx, que a Jesús y San Pablo, y cada cual, de acuerdo a su raciocinio y experiencia, tomará al final de la carrera, la decisión que desee tomar.

(+) Beneficios

Muchas posturas congenian con que la lectura de las Sagradas Escrituras no perjudicará, sino que al contrario, vendrá a cambiar la mentalidad y formación en cada uno de los centros educativos, esto, lo amplia el profesional en derecho Ivony Meléndez quien expone: ‘’estoy de acuerdo. Somos un estado laico, el estado es libre de adherir y apoyarse en la religión desarrollando la espiritualidad, fomentando los valores que se han perdido’’, además el abogado Meléndez asegura que con esta iniciativa se puede
lograr ‘’vencer el fanatismo, y las malas costumbres adquiridas’’.

Alguien apegado a la Palabra de Dios, es Óscar Zambrano, un hombre de familia y con mucho recorrido
en la Iglesia, donde ha sabido encontrar el espacio para formar y aumentar su fe. Zambrano, es de los
que piensa que ‘’hay que conformar un documento que logre unificar criterios de las diferentes creencias
o formas de ver la fe, esto reforzaría las debilidades que muchos niños traen debido a la ausencia de Dios en los hogares’’.

Fuente: fundacioncatolica.org

«El primero que tiene que ir feliz a la escuela es el maestro»

LORETO SILVOSO 

Alicia Tojeiro (Vigo, 1978) es esa profesora de la que todos hablan bien. Se siente tan afortunada con la nominación a mejor profesora de España en los Premios Educa, que es como si ya le hubieran dado el premio.

-¿La clave es la motivación?

-Sí. El primero que tiene que ir feliz a la escuela es el maestro, porque, si no, no puedes contagiar nada. Sin alegría y motivación, no hay manera de aprender.

-Este año es la única nominada de colegio público de primaria en la provincia de A Coruña. ¿Los profes de la pública se lo celebran tanto como los de la privada?

-No es problema de que el maestro no trabaje. El tema son las condiciones de trabajo. Tenemos muchos alumnos por aula y mucha falta de recursos, tanto personales como materiales. Y hay una sobrecarga de contenidos.

-¿Y de contenidos repetitivos?

-Sí, es tal cantidad de presión la que sentimos, que salir de eso es complicado. Todos trabajamos mucho y dedicamos muchas horas. El sistema educativo, tal y como está, no funciona; pero hay que arriesgarse y cambiarlo.

-¿Qué no funciona?

-Lo de clasificar a los alumnos en función de la edad. El currículo está muy cerrado y se pierden todos los talentos. Hay una presión que no te permite perder ni 5 minutos y hay que pedir a la escuela que escuche. No se puede ser maestro sin escuchar. Tienes que conocer a tu alumnado, ¡pero no hay tiempo!

-¿Qué tipo de maestra es usted?

-No soy una maestra que enseñe solo los contenidos.

-¿Cómo le gusta enseñar?

-Intento plantearme para qué estoy en la escuela, a qué vengo.

-¿Cuál es su respuesta a eso?

-Vengo a ayudar a crecer. No me limito solo al libro. Es lo que hay detrás. Una labor amplísima.

-¿Cómo son sus alumnos?

-Quiero alumnos que sean empáticos, que aprendan a trabajar en equipo, que no se rindan ante las adversidades… Y quiero que entiendan que solo si sigues aprendes. Hay que esforzarse.

-Lleva veinte años dando clase. ¿Cómo han cambiado los niños?

-La tendencia es a que no sepan resolver sus problemas, a que estén acostumbrados a crear poco y a que sean poco empáticos. Si no se trabaja con una metodología inclusiva, estamos creando una sociedad fragmentada. Si ahora entendemos que todo el mundo tiene algo que aportar, el día de mañana no habrá tal discriminación. Nosotros, en el aula, hacemos el ejercicio de decir: Yo soy Alicia y se me da bien esto. También soy Alicia y se me da fatal esto otro. No pasa nada. Estoy aquí para aprender.

-Empezó dando clase en infantil.

-Y me pasé a primaria por rebelión contra el sistema. No puede haber una ruptura entre las etapas. En infantil atendemos mucho más al alumno como persona, pero llegamos a primaria y parece que nos olvidamos. Cuanto más subes en las etapas educativas, menos innovación hay.

-Así que decidió seguir con los mismos alumnos.

-Sí. Lo hice y me decían: «En primaria no se puede». También me decían antes: «Ay, claro, ahora porque tienes 12 alumnos; cuando tengas 25, verás». Luego fue «Cuando llegues a primaria, olvídate».

-Pero llegó a primaria y usted siguió siendo innovadora.

-Pero es que claro que se puede. ¿Cómo no se va a poder?

«Si ya estaba motivada antes, ¡ahora que se preparen!»

Cada lunes por la mañana, Alicia Tojeiro convierte a sus alumnos en periodistas. De su aula, los niños salen informados y formados, preparados para integrarse en la conversación global. Esta vez la noticia es que su profesora favorita ha sido nominada a la mejor docente de España.

-¿Cómo reaccionó la clase?

-Hubo uno que preguntó qué es docente [risas], pero se alegraron mucho todos. Les pregunté por qué creían que me habían nominado.

-¿Qué contestaron?

-Porque he trabajado mucho, porque siempre busco soluciones creativas a los problemas del aula y porque nunca me rindo.

-Tres claves que la definen bien.

-Y que también pueden ser nuestros objetivos a conseguir para toda la clase. Eso les dije.

-¿Cómo se enteró de la nominación?

-Fue un fin de semana en el que yo estaba en un congreso de altas capacidades. Era uno de esos días en que te lo replanteas todo porque no puedes más. Estaba muy cansada.

-¿La llamaron?

-Recibí un mensaje en el móvil. Oí el rip-rip, lo leí y por poco me da un ataque de locura. Locura de alegría, eh… ¡Son taaantos años dándolo todo…!

-¿Se emocionó?

-Sí. Tuve que leer el mensaje varias veces, como cuando lees el test de embarazo y te da positivo. Pensé qué suerte tengo. Si yo ya estaba motivada antes, ¡ahora que se preparen! [Risas]

-Me da que para usted la sola nominación es el mejor premio.

-Para mí esto es un sueño del que no quiero despertar.

-¿Se puede aprender pasándolo bien?

-¡Claro! Aprender es maravilloso y puede ser súper divertido. Pero no puede haber educación sin las familias. Es imposible.

Fuente: lavozdegalicia.es

Familia y escuela como aliados

Carolina Jiménez
[email protected]
Santo Domingo

La familia juega un papel primordial en la educación de los niños, considerándose la primera escuela desde la concepción del ser humano.

La doctora en educación, Margarita Heinsen, nos platica sobre la tarea que tiene el docente de fortalecer la relación con la familia y de buscarles estrategias que permitan una alianza e integridad en el proceso educativo de los hijos.

¿Qué tan importante es el rol de la familia en la educación?

Existen muchas investigaciones que demuestran que el docente cumple un rol fundamental en el aprendizaje de los niños y jóvenes. Pero también los padres deben involucrarse en esa formación, de hecho, la familia es el primer educador del niño que va modelando actitudes y valores. Aunque en la escuela se cumplan roles, la familia es la principal responsable de la formación integral en todos los aspectos, ambas partes deben complementarse para la educación.

¿Se han perdido los valores en la familia?

Todo padre desea lo mejor para su hijo, al asumir este rol, se quiere hacer de la mejor manera. La realidad es que no nos preparamos ni hay un manual que nos enseñe a ser padres.

La familia sí tiene valores, solo que a veces no somos tan claros con ellos y esto genera inseguridad en los hijos. Lo cual indica que los padres deben definir sus valores y ponerlo sobre la mesa, sí es cierto que se necesita de tiempo y orientación, pero se debe ofrecer a los hijos un referente desde el hogar y la escuela complementarlo. Considero que la familia y los docentes deben alinearse para que los resultados de aprendizaje sean significativos.

¿Qué sería lo correcto cuando los docentes dicen que no tienen apoyo de los padres?

Lo primero es que el centro educativo desde un inicio debe comprometer a los padres y darles una orientación de cómo contribuir juntos a la educación de los hijos. A veces los padres carecen de estrategias y es ahí donde la escuela tiene que asumir el rol de también formar a los padres en el proceso de aprendizaje y ofrecerles un acompañamiento.

¿Qué consejo tiene para  los padres y docentes?

Los padres tenemos que formarnos, buscar ayuda y estar constantemente mejorando. Puede que en el camino cometamos miles de errores, pero en vez de hacer críticas al centro educativo o al docente, deberíamos unirnos para el beneficio de nuestros hijos.

En el caso de los docentes, estos pueden tener muchos estudiantes en un aula, por lo que recomiendo sacar tiempo para atender las necesidades de cada uno. Según investigaciones, una conversación de 10 minutos entre docente y estudiante, reduce conductas y crea relaciones positivas dentro del aula.

Sinergia familia y escuela: una tarea pendiente

Todos reconocemos que los padres tienen el deber y derecho de educar a sus hijos. Los padres de familia tienen el deber de educar a sus hijos y el derecho de escoger los centros de educación y de participar en el proceso educativo.

Cuando los padres eligen el colegio para sus hijos, no sólo esperan que la escuela les brinde conocimientos y aptitudes académicas, sino que depositan confianza en los maestros, esperando que se conviertan en aliados y principales colaboradores en el proceso de educar a su pequeño.

A medida que transcurre el tiempo y el niño va creciendo, esa confianza puede transformarse en una total delegación de funciones parentales que se traslada a la escuela. Se espera que el colegio se convierta en un ámbito de desarrollo de habilidades socioafectivas, un espacio donde aprenda, hábitos de vida saludable, valores como la reciedumbre, la fortaleza, el optimismo, el orden, la responsabilidad, la ciudadanía. Todo ello, además de las competencias académicas propias del currículum.

El buen maestro entonces enfrenta una tarea titánica y solitaria: tratar de atender todas las dimensiones de la persona, buscando que el joven tenga un proyecto de vida que le permita insertarse en la sociedad de manera exitosa. Sin embargo, la escuela no se ha planteado seriamente qué estrategias debe desarrollar para involucrar a los padres en el proceso educativo, atendiendo a las circunstancias y contexto en que vive cada familia.

Los padres necesitan reconocer que son los protagonistas de la vida de sus hijos y que, si no actúan con intencionalidad, otros agentes educativos asumirán ese rol principal: los medios de comunicación, la internet, las redes sociales, los amigos del barrio, irán modelando principios, conductas y hábitos que no necesariamente son los que anhelan.

Las posibilidades de llegar a concretar un proyecto de vida se reducen cuando la familia no cubre las necesidades básicas de afecto y crianza durante la niñez y la adolescencia.

En resumen, hay aprendizajes en los que el rol de los padres es insustituible. Los profesores, las escuelas y los sistemas educativos deben estudiar cómo pueden ayudar a los padres, que están muy ocupados, a desempeñar un papel más activo y eficaz en la educación de sus hijos, tanto dentro como fuera de la escuela.

Fuente: semanaeconomica.com

Educar a los niños en el valor del orden

El orden es una de las características que debe tener, tarde o temprano, todo miembro de una sociedad. Sin duda el orden es necesario para la inserción de toda persona dentro de un empleo o bien en la educación.

Por esta razón resulta fundamental que los niños comiencen de pequeños a asimilar ciertos parámetros de orden puesto que, de este modo, les resultará mucho más sencillo la incorporación de dicha enseñanza.

Beneficios de fomentar el orden en los niños

  1. Favorece la memoria a largo plazo
  2. Beneficia el orden en el hogar tanto para los adultos como para los niños
  3. Ayuda a establecer estructuras mentales que permiten la elaboración de procesos mentales superiores
  4. Favorece la autonomía infantil
  5. Provee de un orden mental interno
  6. Eleva la autoestima del niño
  7. Realza el buen comportamiento y las buenas relaciones (en el hogar y en el ámbito escolar también)

5 trucos para enseñar a los niños a ser ordenados:beneficios de ser ordenados

  1. Establecer rutinas. Es importante establecer días y horarios para cada actividad. Esto no sólo fomenta el orden personal sino también la disciplina (que van de la mano junto con el orden). Por ejemplo establecer horarios para el cepillado de los dientes, para el aseo, para los juegos, para el baño, para las comidas, etc. Claro que con esto no necesariamente tenemos que ser padres estrictos o inflexibles, pero sí será un buen parámetro para respetar por parte de los niños y los adultos.
  1. Da el ejemplo. Este es un dato que hemos mencionado más de una vez pero no nos cansamos de mencionarlo ya que, sostenemos que el ejemplo es uno de las mejores herramientas con las que cuenta todo padre y madre frente a sus hijos.
  1. Utiliza canciones divertidas. Puede que, a la hora de ordenar sus juguetes o sus pertenencias tus hijos comiencen a angustiarse o simplemente no quieran realizar dicha actividad. En estos casos puede ser de utilidad la implementación de una canción que los motive. También puedes emplear el “premio-castigo” indicándoles que “luego del ordenamiento les darás un premio”. Sin embargo creemos que no es prudente abusar de dicha herramienta para evitar que los niños sólo actúen a cambio de un premio.
  1. Explícales las consecuencias del desorden. En este caso puede ser de utilidad la realización de algún juego o actividad. También puedes valerte de gráficos o de historias y de consecuencias que se relacionen con la falta del orden.
  1. El orden ligado con la independencia. En la mayoría de los casos los niños anhelan ser independientes. Si éste es el caso de tu hijo es una excelente oportunidad para enseñarle que el orden es un paso fundamental para ganar cierta autonomía e independencia. De este modo estarás colaborando en elevar su autoestima y, en consecuencia, disminuir el estrés que muchos niños tienen en la actualidad.

 

4 Juegos educativos para ayudar a los niños a ser ordenados

 

4 Juegos educativos para ayudar a los niños a ser ordenados

  • Ordenando la secuencia

Materiales: tarjetas con diferentes momentos del día de un niño. Cada una de estas tarjetas contienen una acción que se realiza en el día: cepillarse los dientes, levantarse, ir a la escuela, almorzar, jugar, cenar, etc.

El objetivo de este juego es darle al niño las tarjetas desordenadas y que él las ordene según el orden correcto.

  • Ordenando libros

Si los niños son un poco más grandes (más de 8 años) se les puede pedir que ordenen por orden alfabético, algunos libros (aproximadamente 10).

  • Estableciendo reglas en una ronda

En este caso se puede proponer el relato de un cuento que cada niño va a ir completando según le toque su turno.

Por ejemplo se empieza con uno de los niños dándole una frase inicial: “Había una vez, en un castillo muy, muy lejano, un ogro muy triste…”

Se le pide a un niño que complete con una frase aquello que cree que le ha ocurrido al ogro para estar triste. Luego se le pide al compañero de junto que continúe la historia y así sucesivamente. Es importante que cada niño haga un aporte respetando el orden del juego.

  • Reconociendo el error

Para este juego se necesitará que los niños de toda el aula observen en detalle cada rincón del salón y los objetos que en él se encuentran. Luego se le pide a uno de los niños que salga fuera del aula. Con ayuda del resto de los niños se modificará algo del salón. Luego se le pide al niño que regrese al salón y que intente distinguir aquello que se ha cambiado del orden anterior. Gana el niño que en menor tiempo adivine el cambio.

Fuente: escuelaenlanube.com

Cómo debe vestir un docente

No es suficiente poseer un nivel de educación de licenciatura, de maestría, de doctorado, contar con distintas especialidades, estar al día con los avances tecnológicos y encarar el compromiso permanente de facilitar el proceso de aprendizaje para desarrollar una labor docente excelente; sino que es indispensable también, el cuidado de  la imagen del profesor y un buen manejo de sus relaciones con los estudiantes, con los padres, con los colegas y con su comunidad.

Para esto es necesario seguir una guía que indique normas adecuadas de conducta y de buenas maneras que permitan al docente, ser un modelo del ejercicio de la labor que desempeña.

A continuación destacamos algunos aspectos sobre la Etiqueta del Profesor:

  • Vestuario: Un profesor debe distinguirse por un vestuario elegante, actual y sobrio. Debe vestir ropa con colores neutrales (que no distraigan la atención del estudiantado) y nunca debe ser apretada, transparente o provocadora. Además debe estar en buenas condiciones y debidamente lavado y planchado.

En los niveles inicial, primario, secundario el vestuario es casual y las instituciones académicas suelen tener sus códigos de vestimenta. En cambio, a nivel universitario la vestimenta es más formal. Para los caballeros el uso de una chaqueta es indispensable. Colores oscuros como negro, azul o gris, complementado con  camisas de color claro. Para ocasiones especiales debe usar corbata. Para las damas, es recomendable conjunto tipo sastre de corte clásico de colores negro, azul, gris o vino tinto. Puede ser de pantalón o falda, cuyo largo debe ser a media rodilla o debajo de ella. El zapato preferiblemente de tacón fino, en colores básicos como negro o marrón.

Se recomienda que los accesorios sean discretos. En el caso de las damas, evitar exceso de pulseras y prendas de brillo o que generen ruido o distracción. En cuanto a las fragancias (perfumes, colonias, cremas y demás) se sugiere ser igualmente discreto.

Para lucir bien, el aseo y la higiene personal también son elementales además del vestuario: afeitarse, arreglarse las uñas y mantener el cabello limpio, bien cortado, peinado y alejado de la cara. El descuido de estos detalles puede calificarse como una falta de consideración y respeto hacia los alumnos.

  • Puntualidad: Punto esencial para la valoración de un profesor tanto en la institución para la cual trabaja, como ante sus estudiantes. Puntualidad no sólo se trata de llegar a tiempo a sus clases, también se refiere al cuidado y diligencia de hacer las cosas o asignaciones a su debido tiempo. El profesor debe ser puntual en sus obligaciones. La impuntualidad genera desorden y desprestigia a cualquier profesional.
  • Asistencia: Un docente comprometido con su quehacer, asiste a todas sus clases y sólo circunstancias graves le impiden asistir.
  • Uso de celulares: En el salón de clases el profesor debe mantener el celular en silencio o en vibración y nunca ponerlo encima de su escritorio o mesa. Es una descortesía el uso del celular, para asuntos personales, durante la clase. En el caso de atender una llamada urgente, debe excusarse ante los estudiantes.
  • Una relación apropiada: Aunque al profesor le corresponde generar un clima apropiado en el aula que garantice fluidez en las iniciativas y participación de los alumnos, la relación docente/estudiante no es de amigos de juerga. Esta relación debe mantenerse profesional y con mucho respeto.

Relaciones con los demás profesores. El profesor debe mantener buenas relaciones con sus colegas. Esto ayudará a mantener un clima laboral óptimo y a mantenerse informado sobre asuntos que acontecen en la institución y de interés a sus estudiantes.

  • El profesor enseña con el ejemplo. Debe mantenerse alejado de los dispositivos electrónicos para fines personales dentro del aula. Igual comportamiento debe exigir a los estudiantes.
  • Temas y vocabulario en el aula. Un profesor comprometido mantiene un lenguaje adecuado y cuida los temas a tratar en clases. No dice, ni permite decir, palabras hirientes o burlas. Siempre se expresa con respeto y profesionalidad. Además cuida su dicción.
  • Respeto. El profesor debe respetar la diversidad de los estudiantes, debe escucharlos y responder con paciencia, ecuanimidad y prudencia. Es imprescindible que el docente acepte al discípulo tal como es, procurando mejorarlo a partir de su realidad personal.
  • Discreción. El docente tiene que ser discreto con relación a informaciones o asuntos confidencialidades sobre sus estudiantes ya sea con otros estudiantes, colegas u otra persona. Además, nunca debe verse envuelto en chismes, murmuraciones, críticas o difamaciones.
  • Reconocer el esfuerzo. Es importante que la persistencia y la capacidad de esfuerzo sean exaltadas. El profesor, además de los éxitos de sus estudiantes, debe reconocer sus esfuerzos aunque los resultados no sean los esperados.
  • La cortesía y los buenos modales. La forma ideal de mantener un ambiente profesional dentro del salón de clases es dirigiéndose a los estudiantes con cortesía. Llamar a los estudiantes por sus nombres, decir “gracias”, “por favor”, “discúlpeme” siempre que sea necesario. Mantener el nivel de voz moderado.
  • Valores. El académico es un referente de comportamiento social y de desempeño profesional. La sencillez, la honestidad, el entusiasmo, la responsabilidad, la transparencia y la cooperación son algunos de los valores que se deben destacar en todo educador.
  • Imagen coherente. El docente debe mantener una imagen coherente a toda hora. Es un ícono que simboliza autoridad, disciplina, dedicación y un genuino interés por los demás, por lo que ser coherente supone trasladar a la vida personal el mismo comportamiento exigido en el aula.
  • La huella digital de un profesor. La mejor red social para mantener una sana y eficaz relación entre capacitador y estudiante es la que se establece en persona en el salón de clases. Los alumnos no deben ser amigos o seguidores del profesor en sus redes sociales mientras mantienen esta relación dentro de un aula.

Por otro lado, el profesor es una figura pública por lo que debe cuidar todo contenido que publica y abstenerse de que éste sea relativo a algún estudiante o a la institución que representa.

El papel del profesor, en cualquier nivel educativo, es trascendental en la vida de sus estudiantes. Por lo que este súper héroe, que se dedica a formar personas íntegras, debe cuidar cada detalle de su proceder, debe saber ser, saber estar y saber relacionarse. De ahí la importancia de poner en práctica la Etiqueta para el Profesor.

Jacqueline Viteri M.M.C., experta en Etiqueta Corporativa

Noviembre mes de la familia

Según los patrones que observen los niños y niñas en sus familias, la escuela y el entorno que les rodea, dependerá su formación, carácter y lo que será en su vida adulta.

El mes de noviembre es de gran trascendencia para los dominicanos debido a que las escuelas realizan actividades dedicadas a consolidar las familias, definida esta como la unidad básica de la sociedad.

El hecho de que nuestra educación dedique este período a tan importante componente de la sociedad, evidencia que los centros educativos deben ir de la mano con esta para poder lograr los avances esperados en la República Dominicana.

Esta fecha es propicia para reflexionar sobre como mejorar la relación entre cada uno de los miembros de la familia y se den demostraciones de solidaridad.

Así como la escuela tiene (entre otras) las funciones de transmitir a los niños el conocimiento que las sociedades han acumulado, enseñarles los valores y las normas grupales y ofrecerles un espacio para la convivencia de par a par (de niño a niño); así como las Cámaras de Diputados y Senadores tienen, entre otras, las funciones de hacer y revisar las leyes del país; la familia, como institución, tiene sus propias funciones sociales, entre las que están:

  • El hogar es el espacio en el que las personas desarrollamos relaciones personales íntimas, pues nos enriquecen y nos dan satisfacción.
  • La familia es el espacio para la procreación de la especie. En este espacio nacen los niños y las niñas.
  • La familia es la célula en la que las personas de todas las edades resolvemos nuestras necesidades de protección, compañía, alimento y cuidado de la salud.
  • A través de la familia, las sociedades transmiten sus valores y costumbres a los hijos. La lengua, el modo de vestir, la manera de celebrar los nacimientos o de enterrar a los muertos, las estrategias para el trabajo y la producción, la manera de pensar y de analizar la historia, los modos comunitarios de aprender o de relacionarse con otras personas o grupos sociales, son todas herencias culturales que se transmiten en familia.
  • Una función de vital importancia es la socialización.
  • La familia es la encargada de propiciar el que niñas y niños se desarrollen como miembros de una nación y de un grupo social, con un sentido de pertenencia, con capacidad de entender y respetar la cultura de su grupo y de su país.
  • En familia, niñas y niños construyen su identidad personal.

La imagen que todas y todos tenemos de nosotros mismos como personas distintas, con habilidades, conocimientos, preferencias y carácter propio, es lo que llamamos identidad.

En la familia se construye la identidad durante la infancia y la niñez, lo que determina en gran medida la manera en la que el niño/a se relacionará, producirá o participará como adulto/a en la vida familiar y social de su grupo de pertenencia.

Los niños/as construyen su identidad a partir de modelos humanos, mirando a su papá actuar como trabajador, como esposo, como vecino, como amigo, o como hermano. Construyen su identidad personal cuando observan cómo su mamá se relaciona con ellos mismos, con su esposo, con sus compañeros de trabajo, con el doctor, o el maestro de la escuela; cuando la ven reunirse con sus amigas y amigos, o dirigirse a la asamblea comunitaria para dar su opinión.

Pero la socialización y la construcción de la identidad personal no se dan sólo a partir de la familia. La escuela es un importante espacio en el que ocurren procesos de transmisión de cultura y valores, y de observación de modelos.

Por esa razón es importante que las familias participen en los procesos escolares de sus hijos/as y que estén en permanente contacto con los maestros/as, de esta manera ejercer el derecho a participar de manera directa en la educación escolarizada y en la socialización de sus hijos/as.

Fuente: educando.edu.do

10 ideas para trabajar de forma inclusiva en el aula

La inclusión de las aulas depende de muchos y muy variados factores, como el contenido del curso, los métodos de enseñanza, la organización de clase… Sin embargo, recuperamos la entrevista que realizamos a Javier Tamarit para recordarte que lo realmente importante es creer en el valor de la inclusión de todo ser humano. Orientar la escuela al bienestar de todo alumno, y entenderla como un actor de transformación social en el que cada individuo tiene algo que aportar y crece como persona mediante su interacción con los demás.
Para ello, te proponemos 10 ideas para trabajar de forma inclusiva en el aula. Son solo un comienzo, pero esperamos que te sean de gran utilidad. ¡Toma nota!
  1. Conoce a tus alumnos: Recuerda que no todos los alumnos se encuentran en la misma situación y no todos trabajarán de la misma forma. El primer paso es conocer bien las las posibilidades y necesidades de cada uno de sus alumnos y alumnas. Es recomendable realizar un profundo trabajo de observación y una evaluación al comienzo de cada curso y de cada unidad, te será de gran ayuda a la hora de graduar los diferentes tipos de actividades a realizar.
  2. La diversidad, toda una fortaleza: Transmite (¡y cree!) que las diferencias que existen entre las personas son un valor positivo, que enriquece el grupo. Si tus alumnos y alumnas perciben que vives las necesidades de cada uno de ellos como una carga o un inconveniente y que lo único que aporta es más trabajo, será difícil hacerles creer lo contrario por medio de la teoría.
  3. Metodologías más activas: Las metodologías que promueven la participación del alumnado con la realización de actividades reales, actividades con contenido significativo que fomentan el pensamiento crítico y colaborativo, permiten que los estudiantes sean los protagonistas de su propio aprendizaje y que cada uno aporte lo mejor que tiene.
  4. Para aprender diferente, evalúa diferente: Para poder tener en cuenta las características y necesidades de todo el alumnado, debemos pasar de una evaluación tradicional centrada en la calificación a una evaluación que permita aprender del error. Asociar la evaluación al aprendizaje y no a la sanción o fracaso permite que los estudiantes pierdan el miedo a intentarlo y que cada uno pueda aprender a su propio ritmo.
  5. Actividades propuestas por nuestros alumnos: ¿Y si dejamos que sean ellos los que sugieran qué tipo de proyectos les gustaría realizar? Es importante que nuestros estudiantes se sientan protagonistas en el aula, por lo que dejar que fomenten la creatividad, motivación e iniciativa y propongan actividades para trabajar contenido de las asignatura puede ser una genial idea.
  6. ¿Has probado ya las tutorías grupales?: Puede ser muy interesante guardar un tiempo entre horas lectivas para hacer tutorías con todos los estudiantes de la clase y así promover las dinámicas grupales, que nos permitirán conseguir que los alumnos se conozcan mejor, que interactúen de forma positiva, que estén motivados para trabajar en equipo, que tomen decisiones consensuadas…
  7. Establece metas factibles y medibles: ¡Pero no por ello deben dejar de ser todo un desafío! Es importante diseñar unos objetivos alcanzables, pero que impliquen cierto reto y esfuerzo. Además, asegúrate de que los alumnos y alumnas los hayan comprendido completamente: si tienen claras las metas para las que trabajan, será más probable que las alcancen.
  8. Aplica la Teoría de las Inteligencias Múltiples: Esta propuesta de Howard Gardner permite poner en valor las fortalezas de todo el alumnado y considerar que todos tienen algo que aportar. Algunos estudiantes aprenden mejor leyendo, otros manipulando, otros dibujando… Presenta el contenido de la materia utilizando diferentes medios para que todos los estudiantes tengan oportunidad de entenderlo de la manera que les resulte más sencilla.
  9. Cuida la comunicación con tu alumnado: Si buscas que todos tus alumnos y alumnas sienta que forma parte del proyecto común de la clase, es de vital importancia que mantengas una buena comunicación con ellos. Busca espacios para poder conversar y compartir sus impresiones, preocupaciones y opiniones. Son los que mejor te pueden ayudar a medir si los cambios realizados en la dinámica de trabajo están teniendo o no resultados.
  10. Fomenta la participación de las familias: Los familiares conocen muy bien a los alumnos y alumnas, pueden ayudarte a descubrir cómo trabajan más eficazmente y pueden ser un recurso muy valioso para un docente que está buscando diseñar un aula inclusiva. Establece con ellos una relación de confianza, manteniéndoles bien informados de todo lo que sucede dentro del aula y pidiendo su compromiso para conseguir algunos de los objetivos del curso.

Y tú, ¿trabajas por conseguir que tu clase sea un aula inclusiva? ¿Cómo está siendo tu experiencia?

Fuente: 

La educación es para siempre

Por: Carolina Jiménez 

Vivimos en una sociedad donde nos abrumamos por las circunstancias que se nos presentan; pérdidas económicas, preocupaciones, conflictos en el trabajo e incluso, en nuestros propios hogares. Sin embargo, más allá de esta serie de problemáticas, nos olvidamos de aquello que realmente tiene valor, como por ejemplo, escuchar a los hijos cuando nos quieren hablar de lo que sienten, de lo que quieren o más simple, de lo que sueñan ser en un futuro.

Inicia un nuevo año escolar, ¿Le has preguntado a tu hijo si tiene nuevas expectativas? ¿Has estado presente en el valioso momento de llevarlo a la escuela en su primer día? Son interrogantes que quizás no han sido planteadas en nuestras mentes, pero es importante saber que así como las escuelas se preparan para recibir a sus estudiantes, estos llegan a las clases con múltiples expectativas que debes conocer para ayudarlo en su rendimiento escolar.

Es el caso de Jefferson, un niño de 11 años de edad que forma parte de un grupo de estudiantes que asiste a la Escuela Basilio Frías, ubicada en el sector Mata de Palma, San Antonio de Guerra.

“Quiero regresar a la escuela, porque en ella me enseñan muchas cosas; cómo aprender a escribir, leer y  multiplicar. Mis padres me dicen que debo estudiar para tener un mejor mañana”. Con timidez y una mirada inevitable de apreciar por el brillo en sus ojos, contestó a la interrogante sobre cuál es su proyección para el nuevo año escolar.

Al igual que maestros y estudiantes, los padres juegan un papel importante para aportar en el buen rendimiento escolar de sus hijos. Son los responsables de que estos cada día asistan a la escuela con el entusiasmo de aprender y de ser en el futuro grandes profesionales.

Altagracia Hidalgo, maestra de primer  grado, afirma que el 50% de los padres se han acercado a la escuela para manifestar su motivación, sin embargo, otros han expresado que aunque no estén preparados económicamente para comprar todos los útiles escolares, mandarán a sus hijos con lo que tengan. En cuanto a la importancia de la educación, Hidalgo agregó que: “la educación rompe todas las barreras, sin ella nada es posible, porque todo lo que se aprende se utiliza a diario en nuestras vidas”.

Es cierto que para la educación no hay límites ni tiempos, sino dedicación e interés. Así lo demuestra un estudiante de la Escuela Basilio Frías, quien sin revelar su nombre expresó que a pesar de estar en séptimo grado con 15 años, no abandonará la escuela.

“Estoy en séptimo grado porque faltaba mucho a clases. Yo les recomiendo a los niños que eviten las faltas, porque se pueden atrasar. Mis padres me dicen que no deje la escuela, que siga adelante”, manifestó el estudiante. Cabe destacar que su esfuerzo lo ha convertido en un estudiante meritorio, destacándose por sus altas calificaciones.

Por su parte, Morelia Ventura, estudiante meritoria de la Escuela Básica Apolinar Concepción de la Comunidad de La Granja, contó que para lograr el éxito en sus estudios realiza las tareas asignadas y que se siente orgullosa de sí misma. “Mis padres me dicen que confían en mí y que aunque no logre ser meritoria todo el tiempo, ellos siempre van a estar orgullosos”.

Un nuevo año escolar inicia y finaliza, pero la educación debe ser continua en todas las etapas de la vida: desde la niñez hasta siempre.