Entradas

Volver a las aulas, el reto del año escolar que recién inicia

Es evidente que el Ministerio de Educación ha trabajado con tesón para la apertura de este año escolar, en el que espera obtener resultados importantes no solo en la mejora de la lectoescritura en el nivel inicial, sino también en la mejora de la calidad de la educación dominicana.

Redacción Plan LEA
Este miércoles han reabierto sus puertas las aulas dominicanas, sin duda es un día de júbilo para los estudiantes y sus familias, y también para los claustros de profesores y todos los organismos e instituciones que han trabajado arduamente para hacer posible un buen reinicio. Así pueden continuar las clases correspondientes al actual curso escolar, luego del acostumbrado descanso de los meses de verano.
Más de  2,627,883 alumnos del sistema educativo dominicano regresan a los 10,797 centros escolares, donde, no sin dificultades marcadas por las limitaciones económicas del país, comenzarán el período académico 2022-2023.El acto del inicio del año escolar se realizó a las 10 de la mañana y lo encabezaron el presidente Luis Abinader y el ministro de Educación, Ángel Hernández, en el liceo Cosme Manuel Jiménez, en el sector La Javilla, en Santo Domingo Norte.

El año escolar inició en todos los centros educativos, excepto en aquellos lugares que fueron afectados por el huracán Fiona y las escuelas estén siendo utilizadas como albergues para los refugiados.

Bajo el lema “Aprendamos juntos”, el ministerio de Educación se propone que los estudiantes de todos los niveles del sistema educativo público reciban una educación de calidad en un ambiente seguro y de bienestar.

Enfocado en que los niños logren aprender a leer y escribir en los primeros grados, el ministro Hernández dijo que dará prioridad a la calidad de los aprendizajes de los infantes y jóvenes del sistema educativo público, eficientizará el uso de los recursos para alcanzar resultados evaluables en el proceso de enseñanza-aprendizaje y el cumplimiento cabal del calendario escolar.

Hernández reiteró que es premisa principal en su gestión que los estudiantes aprendan a leer, escribir y desarrollar el pensamiento lógico y creativo que serán las bases de las demás competencias que se exigen para que los niños y adolescentes logren alcanzar la formación de una ciudadanía responsable, que posibilite cerrar la brecha educativa existente entre ellos mismos en función de su nivel de origen.

5 actividades para el primer día de clases en secundaria

 ¿Llega el primer día de clase y no sabes muy bien cómo empezar para crear un buen ambiente y romper el hielo? Hoy te traemos 5 actividades para el primer día de clase en secundaria. Son especialmente juegos de comunicación, para que tus alumnos se expresen y se conozcan desde el primer momento.

Ahora bien, no por ser los últimos niveles quiere decir que no se disfrute el primer día de clases, por el contrario, en esta etapa comienzan a valorar más las actividades extracurriculares que les permitan estar con amigos pues, cada vez se acerca más la graduación.

1. Actividades recreativas

Dependiendo del año en que se encuentre cursando tu hijo, puede que la institución planifique competencia y actividades que formeten el trabajo en equipo. Y si están en niveles superiores, en ocasiones son los encargados de recibir a niveles iniciales con actividades alusivas al inicio de clases.

2. Orientación

Con el propósito de que los alumnos entiendan las responsabilidades nuevas y la dinámica académica que corresponde a este nivel educativo, se realizan actividades donde los alumnos pueden aportar ideas y escuchar todo lo que corresponda a su nuevos deberes.

De igual forma se recordará a los alumnos que existen normas y reglas que deben cumplir para garantizar el buen funcionamiento de la institución.

3. ¡Forma parte de un club!

Como parte de las actividades iniciales tenemos la integración de nuevas actividades o disciplinas. Para muestra de ello están los equipos deportivos, de arte, musicales y otras áreas de interés donde deberás inscribir a tus hijos en la semana inicial de clases.

4. Tengo un sombrero mágico

Nunca es tarde para reforzar los valores, así que muchos docentes optan por actividades recreativas para formentarlos de forma que no se vuelva tedioso.

Como ejemplo de ello encontramos al sombrero mágico que no es más que una bolsa decorada de donde podrán sacar pequeños papeles con valores y quien lo haya sacado deberá describirlo o formar una oración que integre esa palabra.

5. Dime tu personaje

Otra actividad común los primeros días es, a través de juegos, reconocer la habilidad académica de cada alumno que, por lo general suele estar atado a la presentación del estudiante. Por ejemplo, decir con la primera letra de su nombre o apellido un personaje histórico.

Antes se realizaba un examen escrito pero esto causaba nervios y ansiedad entre los alumnos así que se decidió llevarlo a cabo a través de juegos para crear un ambiente de tranquilidad y desarrollo cognitivo.

Como pudiste haber observado, existen muchas actividades y juegos que tus hijos pueden realizar el primer día de clases y no estarían perdiendo el tiempo porque cada uno de ellos esta diseñado para promover la estimulación académica.

Fuente: kidstudia.pe

‘Mi cabello no afecta mi aprendizaje’, dicen los niños; sí afecta: los papás

‘Si, si afecta, no aprenden reglas, no aprenden límites, no aprenden respeto, no aprenden tolerancia, no aprenden disciplina, no aprenden autocontrol, no aprenden a diferenciar situaciones, lugares y personas, ¡no pueden estar por la vida haciendo lo que quieren!’

Una franca polémica se está generando en la sociedad, debido a la permisividad escolar, pues los estudiantes, de acuerdo con lo recomendado por el Consejo Nacional de Prevención de la Discriminación, Conapred, pueden asistir con el cabello largo o inclusive pintado, y nadie les puede impedir su derecho a la educación.

El pasado 19 de agosto, el Conapred informó que del 3 de enero al 5 de agosto, recibió 487 casos relacionados con peticiones de las y los jóvenes de secundaria, preparatoria y universidades a quienes se les negaba el ingreso a los planteles por acudir con el cabello largo. Unas las analiza y otras las resuelve.

“Deben ser respetados los derechos a la educación y al libre desarrollo de la personalidad de niñas, niños y adolescentes en las instituciones escolares”, argumentó el Conapred. Así, las escuelas no pueden prohibir el pelo largo o pintado.

Tremenda postura que ha levantado ámpula en diversos sectores de la sociedad.

El artículo tercero Constitucional garantiza el derecho a la educación para cualquier persona; Conapred llama a evitar cualquier discriminación y a garantizar derecho al libre desarrollo de la personalidad

“Las niñas, niños y adolescentes tienen derecho a que se proteja su dignidad y se garantice su desarrollo integral”, precisó el Conapred.

De esta manera, los reglamentos escolares provocan polémica al impedir a estudiantes el acceso a las escuelas por tener el cabello largo o pintado, o tatuados o con piercing. Adolescentes y jóvenes consideran que es violatorio de su derecho a la educación.

Inclusive, algunos maestros se adhieren a la modernidad educativa y colocan, como es el caso de esta nota, letreros alusivos al derecho ganado.

“Mi cabello no afecta mi aprendizaje”, dice la cartulina colocada en la puerta de un salón de clases.

Sin embargo, la realidad es otra. Hay inquietud en los padres de familia, quienes se expresan en el siguiente sentido:

“Si, si afecta, no aprenden reglas, no aprenden límites, no aprenden respeto, no aprenden tolerancia, no aprenden disciplina, no aprenden autocontrol, no aprenden a diferenciar situaciones, lugares y personas, ¡no pueden estar por la vida haciendo lo que quieren!

“Lo que si aprenden es a ser caprichosos, chiflados y a no respetar. Y por ende … ser frustrados y con afectaciones psicológicas cuando se topan con lugares , establecimientos o personas que no se dejan y/o toleran sus actitudes.

“Si en el colegio de tu hijo no lo dejan y está necio y tú cómo padre de familia también… cámbialo de colegio o busca tener homeschooling ya que en su casa si puede hacer lo que quiera.

“Qué molesto tener que andar educando a niños y padres de familia a estas alturas.

“Deja que el colegio/escuela haga su trabajo… educar”.

 

Una vez más dos bandos dividen la línea educativa y al parecer son posturas irreconciliables. En entidades como Coahuila,, por ejemplo, las autoridades encargadas de garantisar los derechos humanos de la población, han conseguido que se sancione hasta con un año de prisión, a losm profesores que no dejen ingresar a un alumno por su aperiencia física.

“No hay que impedir el ingreso de estudiantes a las aulas porque porten cabello pintado con tintes llamativos o cuenten con el cabello largo; es mejor que en escuelas, más que la apariencia, se cuide la higiene”, refirió la Federación Nacional de Asociaciones de Padres de Familia A. C., al destacar que, para muchos padres conservadores, el impedir que sus hijos lleguen así a clases, es un tema que se enseña y se educa en casa.

Aurora González Tejeda, presidenta nacional de la FENAPAF, destacó que los presentes son nuevos tiempos y sin duda se debe trabajar en un esquema de inclusión y aceptación a las preferencias de vestuario y apariencia de todos los escolares.

Pese a la postura paternal, las reglas cambiaron y así permanecerán de ahora en adelante. Las escuelas no pueden prohibir el acceso a los niños, niñas y adolescentes que hayan decidido tener el cabello largo o teñido, o que no porten el uniforme, aunque las reglas de la institución lo prohiban. La Ley General de Educación establece que la educación en México debe ser inclusiva y respetar el derecho al libre desarrollo de la personalidad.

Fuente: https://www.excelsior.com.mx/

Una escuela aconseja a las madres a que se vistan de manera “adecuada” cuando van a buscar a sus hijos

La escuela es una de las instituciones más importantes en la vida de cada persona. Se entra desde pequeños, cuando aún el mundo es desconocido y estamos en la etapa inicial de aprendizaje y se deja cuando se tiene una buena cultura, una buena educación y estamos preparados para tomar vuelo y emprender el propio camino. Hay varios institutos en el mundo y cada uno tiene su método de enseñanza y sus reglas, no solo para los alumnos dentro de cada una de las clases, sino, aparentemente, también para los padres.

Es una prueba de ello la historia de la que queremos hablarles que tiene como eje un aviso expuesto por una escuela mexicana y dirigido a las madres, que ha suscitado varias polémicas. Descubramos juntos el mensaje.

 

Una escuela de Coahuila, en México, dio que hablar debido a un cartel expuesto en el portón de ingreso del establecimiento y dirigido a todas las madres de los alumnos. “Atención, señoras madres de familia. Les pedimos que vengan a buscar a sus hijos usando ropa digna y adecuada a este instituto escolar -dice el mensaje- Nada de shorts, nada de minifaldas, ni blusas escotadas o parte superor tirante o transparente. Evitemos una falta de respeto no necesaria”.

Palabras directas y claras que no dejan posibilidad de malentendidos y que dieron vida a una importante polémica. Cuando, de hecho, la foto comenzó a dar vueltas en la web, haciéndose viral, los usuarios se dividieron entre los que les pareció correcto el mensaje, señalando que la escuela está defendiendo buenos valores y principios y quienes, por el contrario, lo han leído como una limitación a la libertad personal.

Los tiempos están cambiando, pero hay personas que no logran adaptarse y escriben mensajes similares” -escribe un usuario; “Cada uno tiene el derecho de vestirse como prefiere, no se puede intervenir sobre la vestimenta y la vida de los demás”- responde otro y aún más: “Las madres deberían demandar a la escuela por haber intentado limitar los derechos de todas”. En definitiva, los comentarios de las personas no se hicieron esperar y hubieron quienes no se han guardado nada por haber hecho tal petición.

De hecho, ¿es correcto pretender que las mujeres asistan de una cierta forma y no de otra? ¿Y quiénes deciden cuál es la vestimenta más o menos adecuada para el ambiente escolar? ¿Cuáles serían los criterios a seguir para estar en línea con ideas que, según de cada individuo, podrían ser personales y opinables? Muchas preguntas, para las cuales cada uno quizás tiene su respuesta, que suscitan muchas reflexiones.

¿Tú qué piensas?: ¿estás de acuerdo con la escuela o eres de la opinión de que un short no es un gran problema?

Fuente: bebesymas.com

Escuela y salud mental pos-COVID

Las secuelas dejadas por la COVID-19 y de manera particular por el encerramiento provocado, aún están presentes en todos nosotros, puestos de manifiesto en la pérdida de hábitos, pero sobre todo en el surgimiento de temores, ansiedades, estrés, frustraciones y muchos duelos “mal cumplidos”.

JULIO LEONARDO VALEIRÓN UREÑA
2020, año del cual se hablará como un antes y un después luego que la pandemia por el virus SARS COVID-19 impactó toda la vida económica y social, y de manera particular, la escuela. Nos vimos sumergidos en un mar de incertidumbres que puso y aún mantiene en jaque nuestro bienestar y nuestra salud física y mental.

Fue un hecho inevitable, que como plantea H. Gardner en su libro Mentes flexibles[1], pudo constituirse y quizás aún podamos hacerlo, en una oportunidad sinigual para generar cambios mentales que hagan posible el surgimiento de nuevas maneras de enfrentar, comprender y actuar ante la realidad, pero, sobre todo de valorar, en su justa medida, la vida.

Las secuelas dejadas por la COVID-19 y de manera particular por el encerramiento provocado, aún están presentes en todos nosotros, puestos de manifiesto en la pérdida de hábitos, pero sobre todo en el surgimiento de temores, ansiedades, estrés, frustraciones y muchos duelos “mal cumplidos” que continúan abonando situaciones insospechadas en nuestra estructura mental generando muchas otras secuelas psico-emocionales.

Escuela y nuevas estructuras mentales

El autor de las inteligencias múltiples pone de relieve la importancia de lo que él llama factores o “Palancas de Cambio”, para el desarrollo de nuevos y más eficaces aprendizajes, tanto sociales como desde la escuela. Identificó siete: la razón, la investigación, la resonancia, las redescripciones representacionales, los recursos y recompensas, los sucesos del mundo real y las propias resistencias a los cambios, las que pueden constituirse en oportunidades para aprender generando nuevos esquemas mentales.

La escuela como el espacio fundamental para la socialización y los aprendizajes, puede jugar un rol primordial para la adquisición de nuevos aprendizajes, como nos propuso Jacques Delors a mediados de la década de los noventa en su importante obra La educación encierra un tesoro[2], y que magistralmente resume en cuatro pilares: aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir juntos, aprender a vivir con los demás, y aprender a ser, los cuales los armoniza proporcionándole a la educación una doble misión en ese sentido: el descubrimiento del otro y la búsqueda de objetivos comunes. Todo ellos, aprendizajes que apuestan a la vida, cuestión esta fundamental en la situación que actualmente vivimos como producto de la pandemia y sus secuelas.

Construir nuevos relatos

Poniendo en diálogo creativo ambas propuestas, se trata de construir nuevos relatos interpretativos de la realidad vivida que posibiliten al mismo tiempo la generación de nuevas explicaciones y estados emocionales que al tiempo que contribuyan con el desarrollo de nuevas actitudes y comportamientos personales y sociales.

Así, haciendo uso de la razón, del pensamiento analítico y crítico, de la investigación del evento que nos conmocionó, la pandemia y sus secuelas, posibilite entonces la re-descripción representacional de la realidad vivida a través del dibujo, la representación gráfica, los juegos, la poesía, el teatro, la música, el cuento y la anécdota, el ensayo, etc., incentivando la creatividad para producir nuevos relatos que contribuyan con superar los miedos y las incertidumbres, apostando por nuevas maneras de ser y nuevas maneras de vivir juntos, en que deberes y derechos ciudadanos se armonicen en la búsqueda del bienestar y la salud personal-colectiva.

Unidad razón-emoción

La contención emocional que generó la pandemia y el encerramiento puede y debe ser enfrentado desde la unidad razón-emoción, a través de estrategias y actividades lúdicas, como de proyectos, que vinculen a estudiantes y maestros en la construcción de nuevas realidades subjetivas, provocadoras al mismo tiempo, de nuevas maneras de sentir, de pensar y de actuar. Lo lúdico, en el amplio sentido de la palabra, procurará facilitar y promover en la escuela relaciones más cálidas y solidarias, de mayor entusiasmo como deseo y compromiso por aprender, por experimentar nuevas maneras de hacer las cosas, posibilitando aprendizajes significativos y generadores de nuevos conocimientos y emociones positivas.

A este propósito Gardner en su obra El desarrollo y la educación de la mente[3] señala: “En la mayoría de los países, la escuela a lo largo de su historia ha centrado el interés casi exclusivamente en el lenguaje y la lógica. La educación formal ha ignorado prácticamente otras formas de representación mental: formas artísticas (musicales), atléticas (corporales), de relaciones personales (conocimientos de los otros y de uno mismo); conocimiento del mundo natural; conocimiento de grandes cuestiones. Todas estas “estructuras de la mente” están ahí para ser utilizadas”.

La escuela no puede seguir funcionando de espalda a la vida, como si nada ha pasado. Todos sus contenidos prescritos en el currículo deben estar puestos a la generación de nuevos relatos, de nuevas maneras de entender y representar las cosas, desde la perspectiva del bienestar colectivo, abriéndonos hacia formas de vida más expansivas y saludables, más cargadas de optimismo y esperanza, de solidaridad, de empatía y compasión, temas estos tan importantes en el momento que vivimos.

Antes que nada, se trata de formar seres humanos que respeten la vida y aprendan a cómo vivirla en armonía consigo mismo, los demás y la naturaleza.

Como institución para aprender, la escuela debe ser organizada para hacer posible que los estudiantes, en sus diferentes edades, desarrollen y aprendan las competencias y habilidades que los prepare para el ejercicio de una ciudadanía responsable en todas las dimensiones de la vida. Que desde la sensibilidad de la vida infantil y transitando hacia el desarrollo del lenguaje y cuanto ello nos permite para pensar, construir y expresar nuevas realidades, se estructure en proyectos colectivos en que el “la responsabilidad y el respeto por la humanidad” se constituyan en valores fundamentales.

La escuela debe prefigurar la sociedad que queremos vivir todos juntos.

[1] Gardner, H. (2004). Mentes flexibles. El arte y la ciencia de saber cambiar nuestra opinión y la de los demás. Paidós. México.

[2] Delors, J. y et al: (1996). La educación encierra un tesoro. Ediciones UNESCO. México.

[3] Gardner, H. (2012). El desarrollo y la educación de la mente. Espasa Libros, S. L. U. España

Fuente: acento.com.do

Niños que lloran al quedarse en la escuela

Imagina que eres pequeño, todo lo que conoces es tu familia, en especial, tu mamá, tu papá son los seres que te brindan seguridad, de repente, te dejan en un lugar desconocido con gente desconocida, tu único medio de seguridad se va y te deja ahí…¿cómo te sentirías? ¿acaso no tendrías temor?
Nos burlamos, señalamos de berrinchudos y exagerados a los niños, somos tremendamente adultocentristas, decimos “no pasa nada, regreso luego”, pero no sabemos que dentro del niño está pasando TODO.
Hoy me tocó ver a muchas mamás regañando a sus hijos para que se quedaran a fuerza, engañándolos que iban a traer algo y ya no volvían, ¿se imaginan el estado de alerta en el que se queda el niño? Esto no ayuda, no beneficia en absoluto la adaptación del peque al colegio.
Entonces ¿qué hacemos para ser respetuosos con los sentimientos del niño?
1) Cuando el niño vivirá un cambio significativo o visitará algún lugar nuevo siempre se le anticipa lo que sucederá. Ya sea ir al médico, al dentista, a visitar un familiar, y más aún, al colegio. No un día antes, se hace al menos un mes con anticipación. De esta forma, preparamos al peque para el proceso, le podemos mostrar videos de como es un salón de clases, una escuela, etc.
2) Jamás te vayas mintiéndole o a escondidas. Siempre debes decirle la verdad “Amor, ya me voy al trabajo, estarás aquí en casa con papá, ¿cómo ves si me vas a recoger a la entrada de la casa en un rato?”. Desde luego que el niño va a llorar, pero es mejor que llore sabiendo lo que sucederá a que llore de incertidumbre, que se quede en un estado de alerta fuerte sin saber donde te fuiste o si vas a volver. Cuando te vas a escondidas, tal vez no lo veas llorar al momento, pero ten por seguro que lo hará cuando se de cuenta de que ya no estás Y SERÁ PEOR LO QUE SIENTA. Además, no debes chantajear “ándale, te compro un dulce y ya me voy”, “te regalo un chocolate pero ya no llores”, no lo acostumbres a esperar algo a cambio, mejor deja que poco a poco asimile y comprenda las situaciones por conciencia propia, te aseguro que una vez que interiorice esto, él mismo saldrá a despedirse.
3) Vive y conecta con su adaptación escolar. Algunas maestras de preescolar suelen comprender y ayudar en este proceso. Si puedes, ¡quédate ahí afuera! ¡llévalo solo un rato! Repite el proceso una o dos semanas hasta que el nene se adapte al nuevo entorno de convivencia.
4) No te burles de lo que siente, si llora ¡abrázalo! ¡consuélalo!. No lo vas a mimar, le estarás haciendo saber que siempre estarás para él, que siempre tomarás en cuenta lo que siente y que su mejor refugio siempre será mamá y/o papá.
Muestra este nuevo cambio como algo maravilloso, como una aventura nueva, que el niño desee asistir con una sonrisa en su carita.
Mamá, papá ¡marquemos la diferencia! ♥️
Compartido por la red.

Construyendo cultura de paz desde la escuela

Una escuela centrada en una cultura de paz posibilita recuperar la esperanza, la capacidad de soñar en realidades nuevas, la capacidad de construir nuevas relaciones con nosotros mismos, los demás y con nuestro entorno.

JULIO LEONARDO VALEIRÓN UREÑA

En la entrega que hiciéramos el pasado 1 de agosto iniciábamos planteando lo siguiente:

“Partiendo de la idea de que cultura de paz es el marco de relaciones que promueve el respeto mutuo en todo el sentido de la palabra, el diálogo franco y fraterno en la resolución de las diferencias, de los conflictos y la búsqueda de los consensos, la vida digna en un ambiente de armonía consigo mismo, con los demás y el entorno, su apuesta, presupone el desarrollo y promoción de valores, actitudes y comportamientos que fomenten el buen vivir juntos en el marco del respeto a la persona en su integridad biopsicosocial.”

No tenemos ninguna duda acerca de la misión que tiene el hogar, la familia, en el desarrollo de valores esenciales para la convivencia humana. Ese primer espacio de vida y de socialización inicia la conformación de nuestro ser y de nuestra personalidad. En un contexto de relaciones donde prima lo afectivo, aprendemos a sentir los primeros efectos del amor y la ternura, del susurro amoroso bajo la calidez del pecho materno que nos cobija y apacigua, haciéndonos seres sensibles al vínculo con los demás. En esta etapa se inicia un proceso de interiorización de normas sociales y culturales, como el desarrollo de algunas habilidades y capacidades para desenvolvernos en la vida social, al mismo tiempo que la construcción de nuestra identidad personal, y que luego será personal y social. Para muchos niños y niñas este proceso se ve complementado, de manera importante, en las guarderías o jardines de infancia. Nos hacemos seres humanos. Las políticas públicas de la primera infancia deben velar por el buen desarrollo de esta etapa de la vida como garantía de una sociedad centrada en el bienestar colectivo.

La escuela, desde el nivel inicial, continúa este proceso incorporándonos a una nueva forma de relación social en el cual confluyen otras niñas y otros niños de hogares distintos y con características diferentes. Y aunque guiados por principios afectivos principalmente, inician los procesos de construcción de ciudadanía en el marco del reconocimiento que hay otros niños y otras niñas, con los cuales se deberá ampliar el proceso de aprendizaje iniciado en el hogar, bajo el cuidado y las atenciones de quienes tienen y asumen esa noble tarea.

En esa perspectiva cobra una particular importancia el vínculo familia-escuela-comunidad, que deberá generar las actitudes como los comportamientos que al mismo tiempo que nos hacen ser seres particulares, crezca en nosotros la conciencia de ser un ser situado en un contexto social y cultural determinado. La identidad personal y social cobra una dimensión de gran significación en la conformación y desarrollo nuestra estructura mental como de nuestros comportamientos.

La escuela debe constituirse en un espacio capaz de construir una nueva ciudadanía para una nueva sociedad. Este deseo y aspiración cobra mayor importancia en la época que vivimos donde predomina una cultura consumista e individualista, sexista, simplista, violenta, intolerante como discriminatoria, excluyente y centrada en una vida de atajos sin mediar consecuencias.

La dinámica de relaciones que supone la escuela debe ser capaz de apostar al desarrollo de una conciencia centrada en la solidaridad, la igualdad y equidad, la compasión y la bondad, el respeto a sí mismos, a los demás y a toda forma de vida. Para ello, la escuela debe organizarse para que primen en ella relaciones centradas en el diálogo abierto y la participación, en el respeto a los demás, a pesar de sus formas distintas de pensar, en el ensanchamiento de nuestros esquemas mentales a través del aprendizaje significativo.

En los primeros grados y a través de actividades lúdicas, como el juego, el arte en todas sus manifestaciones, la danza, el teatro, el movimiento corporal, los gestos, la música aprender a reconocer las emociones y ponerlas de manifiesto en un ambiente sano y positivo, donde el bienestar y la felicidad deberán guiar todas estas actividades; en los grados subsiguientes y con el mayor desarrollo de la lengua escrita y hablada, expresar sus sentimientos y emociones, describir lo que observan a su alrededor, contar cuentos e historias centradas en las buenas relaciones con los demás y el entorno; posteriormente, en los años que siguen, el trabajo en grupos a partir de proyectos que supongan analizar situaciones de su vida social y comunitaria, desarrollando soluciones a su nivel de los problemas analizados. Todo ese proceso, centrado en el marco de las relaciones con los demás y la búsqueda del bienestar personal y colectivo.

La escuela debe convertirse en un espacio de construcción de una cultura de paz, comprometida con ella en todas sus acciones y vida cotidiana, desarrollando y proponiendo, al mismo tiempo que promoviendo normas de convivencia centradas en las relaciones positivas con los demás y el entorno. La escuela, como organización para aprender, debe organizarse desde la entrada a la salida de sus estudiantes y todo el personal, para propiciar actitudes que predispongan a comportamientos personales y colectivos centrados en el diálogo como vehículo indispensable para enfrentar y resolver las desavenencias y los conflictos; al mismo tiempo y como espejo de cuanto sucede en su entorno y la realidad global, debe posibilitar el modelar nuevas maneras de enfrentar, pensar y actuar en esa misma realidad.

Se trata entonces de aprovechar todos los recursos que en ella confluyen (personas, tradiciones, valores, organizaciones, etc) de tal manera, que permitan la formación integral centrada en la persona y la conciencia de ser parte de una colectividad comunitaria, nacional y planetaria. La escuela debe responder a las necesidades y realidades en que viven inmersos sus estudiantes, posibilitándoles otras maneras de encararlos, analizarlos y comprenderlos, pero, sobre todo, actuando en función de la cultura de paz que asume y promueve como guía.

Desarrollar estrategias que promuevan la paz en la escuela, la familia y la comunidad, se constituye en un propósito fundamental, de cara al desarrollo psicoemocional y cognitivo de sus estudiantes.

Por supuesto, los maestros y todo el personal que labora en la escuela deben estar capacitados para constituirse en referentes claves en la construcción de nuevas relaciones centradas en la paz y en nuevas maneras de enfrentar, comprender y actuar antes la realidad misma. Así la escuela empezará a prefigurar la sociedad que todos anhelamos.

Una condición necesaria para asegurar este proceso es la promoción de redes de escuelas, que en el intercambio presencial o virtual, puedan compartir experiencias posibilitando la construcción de una nueva cultura escolar nacional.

Una escuela centrada en una cultura de paz posibilita recuperar la esperanza, la capacidad de soñar en realidades nuevas, la capacidad de construir nuevas relaciones con nosotros mismos, los demás y con nuestro entorno.

Por eso, la escuela es un escenario clave para que los alumnos y todo su personal, aprendan nuevas maneras de comprender, nuevas maneras de ser, así como nuevas maneras de vivir juntos y aprender a aprender, como muy bien señala Jacques Delors en su libro “La educación encierra un tesoro

Fuente: acento.com.do

Minerd inaugura centro educativo en Monte Plata

El presidente de la República, Luis Abinader, junto al ministro de Educación, Ángel Hernández, entregaron este domingo a la comunidad de Mata de Plátano el Centro Educativo Melania Manzueta, con una inversión de RD$31,887,410.41, y que beneficiará  a más de 130 estudiantes de los niveles Inicial, Básico y Medio.

El plantel, que favorecerá también a los sectores de La Recta, Lambedera del Pico, Mata de Plátano Arriba y Mata de Plátano Abajo, cuenta con nueve aulas,  una cancha, cocina, comedor, baño, área administrativa, un aula de inicial, tres áreas cívicas, área perimetral, biblioteca, salón de profesores y de orientación, parqueos,  área de recreación, entre otros espacios.

Con la construcción del moderno centro educativo los munícipes también recibieron el encache y cierre de una cañada, que estaba ubicada en las inmediaciones de la escuela, así como la canalización de una tubería de hormigón y agua potable.

El discurso central del acto inaugural estuvo a cargo del ministro Hernández, quien expresó que estos esfuerzos están encaminados para garantizar que en el inicio del próximo año escolar ningún niño quede fuera de las aulas.

Indicó que el Gobierno Central está dando respuesta a esas necesidades evidenciadas a nivel nacional de falta de aulas, para extender los requerimientos de la expansión de la matrícula estudiantil de todo el país.

“La escuela cambia vidas, y todos tenemos que aportar para que eso siga así”, subrayó el titular de ese órgano estatal, al tiempo que aplaudió la “vocación del presidente de la República, por construir futuro, porque las escuelas son el futuro”, señaló el ministro de Educación.

Hernández subrayó que la escuela cambia vidas, por lo tanto, sugirió que “todos debemos asumir la escuela como nuestra primera responsabilidad para que el aprendizaje de esos niños sea lo principal”.

El director del centro, Kelvin Bautista Tineo, enfatizó que la comunidad de Mata de Plátano tuvo que esperar más de 20 años para que se le construyera un plantel en dónde los niños se sintieran seguros y recibieran el pan de la enseñanza de manera digna y acordé a los nuevos tiempos.

Afirmó que “este es el principio de un cambio profundo, donde está más que demostrado que la mejor inversión es la que se hace en educación, y más aún como la hace usted señor Presidente, demostrando que en el sistema educativo no se gasta, al contrario, se invierte”.

En ese sentido, el estudiante de sexto grado Pedro Junior Arcángel Abreu, agradeció en nombre de toda la comunidad estudiantil al presidente Abinader y al ministro Hernández por la construcción de este magnífico plantel escolar.

“Gracias, señor presidente, por este hermoso plantel que albergará a cientos de alumnos y nos permitirá el crecimiento integral para el beneficio de nuestra comunidad. A usted también, señor ministro de Educación, gracias de corazón por hacernos entrega de un centro educativo que elevará la dignidad de todos los niños”, manifestó el alumno.

Al bendecir el acto, el Padre René Sanón, de la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús, agradeció al presidente por la construcción de esta magnífica obra y dijo que la educación es la clave y el medio por el que las personas crecen y se forman para el futuro, “nuestros estudiantes, sus padres y toda la comunidad educativa están muy alegres por la edificación de esta nueva escuela destinada a la enseñanza, muchas gracias”.

Al acto de inauguración asistieron, además, Juan Garrigó, viceministro de la Presidencia; Víctor Pichardo, director de Aeroportuaria; Lenin Valdez, senador provincial; Rafaela Javier Gomera, gobernadora provincial; Altagracia Herrera, alcaldesa; Víctor Pichardo, director de Aeroportuaria; Buenaventura Enrique de la Cruz, director de la Regional 17-00; Belkis R. Beras, directora Distrital; Sugelys Manzueta, represente de la Asociación Dominicana de Profesores ante la Junta Regional; Franklin Mercedes, Presidente  de la ADP; Manuel Pantaleón, alcalde; Ramón Holguín, en representación de Inespre; Gumercindo Marte, representante de Bienes Nacionales; Franklin de los Ángeles, representante de Agricultura; entre otras personalidades y miembros de la comunidad en general.

Otra inauguración

Con una inversión de 38.3 millones de pesos, también se dejó inaugurado el Centro Educativo Cerrallez, en la localidad de La Cuava, el cual cuenta con nueve aulas, una cancha, cocina, comedor, baño, área administrativa, un aula para preescolar, tres áreas cívicas, área perimetral, biblioteca, salón de profesores y de orientación, parqueos,  área de recreación, entre otros espacios.

¿Cuál es la mejor edad para que un niño comience la escuela?

Cada vez los padres matriculan a sus hijos a edades más tempranas. Hay un vaivén entre competencias duras y blandas: unos creen en la gamificación y la felicidad, otros en la lectura y los números.

Nidia Rodríguez y Camilo Estrada, como la media de los padres de familia, no pueden dedicar el tiempo completo a educar y jugar con su hijo. Por sus jornadas laborales han comenzado a discutir en qué momento es mejor que Adrián, de dos años, ingrese a una institución educativa.

Sin embargo, aún no tienen claro a qué edad debería aprender competencias duras como leer, escribir y contar. Actualmente, en el territorio nacional los niños entran al colegio a los 6 ó 7 años de edad.

Sin embargo, por elección de los padres de familia, antes de ir al colegio los niños deben pasar por un proceso de educación inicial que imparten centros infantiles privados o jardines públicos. De acuerdo con varias investigaciones desarrolladas por organizaciones nacionales e internacionales, antes de los 3 años de vida se conforman más de la mitad de las conexiones sinápticas que permiten pensar, ver, escuchar y hablar en el ser humano.

Un ejemplo de ello es la investigación ‘De las neuronas a los barrios: la ciencia del desarrollo infantil temprano’ realizada por el Consejo Nacional de Investigación y el Instituto de Medicina de Estados Unidos.

Allí, según el estudio, los padres de los estudiantes temen desaprovechar una edad en la que sus hijos asimilan más cómodamente el conocimiento y, por eso, valoran la calidad de esos centros por las palabras y números que sus hijos memorizan.

Usualmente los niños cursan jardín, prejardín y transición. Es decir, 3, 4 y 5 años, respectivamente. Sin embargo, en algunos establecimientos los niños pueden ingresar desde los 2 años e iniciar su vida escolar.

Edna Arévalo, psicóloga del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF, informó en el diario regional La Opinión, que el ideal para el inicio de la etapa escolar son los 5 años, edad en la que los niños cognitivamente comienzan a estructurar sus conceptos y su aprendizaje.

Los niños van aprendiendo por repeticiones. El aprendizaje de 0 a 4 años es más mecánico. En esta época, como ambos padres trabajan, se ven en la necesidad de enviar a sus hijos al colegio o jardín a una edad prematura, por lo que los niños podrían llegar a la adolescencia cansados del colegio”, aseveró Arévalo.

Por su parte, Sara Elena Mestre, subdirectora técnica para la Atención a la Primera Infancia del ICBF, señaló en la revista Semana que el desarrollo no es lineal, sino que es un proceso complejo de constantes cambios que favorecen el aprendizaje.

“Cada situación que viven las niñas y los niños en su día a día, si es acompañada por un cuidador sensible, se convierte en experiencias que potencian las conexiones que se dan en el cerebro”, añadió Sara Elena.

Entonces, ¿es cuestión de dinero?

La gamificación, la estimulación temprana y una buena alimentación pueden parecer actividades cotidianas y obvias durante la formación de un menor. No obstante, varios estudiosos en la materia han revelado que ellas constituyen los ingredientes secretos para formar un niño exitoso.

Por ejemplo, esta idea cobra fuerza en el documental Brain Matters, de Genesis Foundation. La directora de este largometraje, Carlota Nelson, intenta conocer por qué algunos menores prosperan y otros no, por medio de testimonios de científicos, economistas y familias en diferentes países.

En este recorrido encuentra que, en los primeros años de vida, la etapa que nadie recuerda, una persona potencia sus habilidades. Incluso, es probable cambiar el futuro de un niño sin que la familia tenga dinero, ya que los mismos padres de familia pueden potenciar estas habilidades desde casa.

Fuente: https://www.compartirpalabramaestra.org/

La educación ante una gran encrucijada

La no planificación o la mala planificación es una amenaza continua para el alcance de los aprendizajes en el aula. Este fue el aspecto de mayor relevancia en términos de la necesidad de su desarrollo que se puso en evidencia en la evaluación del desempeño.

Por JULIO LEONARDO VALEIRÓN UREÑA
La educación en nuestro país está en una encrucijada, por un lado, producto del impacto de la pandemia de la COVID-19 y sus secuelas, y por el otro, por su gestión tanto en el plano nacional como territorial. Estos son hechos pasados ya, que deben servir para aprender de ellos y, en lo posible, gestionarlos mejor.

La evidencia científica de los estudios en educación, tanto nacional como internacional, han puesto en evidencia factores claves para alcanzar una educación de calidad, es decir, una educación que efectivamente apueste por los aprendizajes de todos: estudiantes, maestros, gestores. Por un lado, se ha destacado el papel del liderazgo en los centros educativos como elemento articulador de un proyecto de centro comprometido con resultados, y por el otro, la importancia de la atención personalizada de cada estudiante por parte del docente.

Ambos factores, en el marco de la escuela, pueden ser útiles para generar procesos importantes que permitan el desarrollo de una cultura de calidad. Por supuesto, hay otros que articulados a estos dos primeros asegurarán que los mismos se cumplan en el sentido que en sí mismos tienen, me refiero al desarrollo efectivo de los equipos pedagógicos de los centros, los cuales deberán servir como espacios de revisión, análisis y desarrollo de la gestión profesional de los procesos de enseñanza y aprendizaje. En esta perspectiva, el trabajo colegiado entre los docentes deberá jugar un rol de importancia y relevancia. Otro aspecto por considerar es la figura de la coordinación pedagógica, es decir, el acompañamiento continuo del trabajo en el aula por parte de un colega-acompañante que retroalimente de forma continua los procesos que se desarrollan en el ánimo de incentivar las competencias que apunten por la mejora y, por el otro lado, que permita la superación de esquemas que, por el contrario, no son generadores de aprendizajes y deben ser superados.

La escuela y el aula son espacios dinámicos en que la acción reflexionada por parte de los actores, en el caso que nos ocupa principalmente, de los directivos y docentes, debe ir generando una cultura escolar centrada en resultados comprometidos con la calidad. La acción reflexionada para el desarrollo de una nueva acción enriquecida desde la perspectiva de sujetos que aprenden generará actitudes y comportamientos nuevos y distintos, que apostarán por la construcción de una nueva cultura escolar, que tanto hace falta en nuestra educación nacional. La Escuela de Directores por la Calidad Educativa (EDCE), fue un gran esfuerzo por alcanzar este propósito.

Reitero, en el país se cuenta con estudios que aportan evidencias científicas de estos procesos y que por una gestión que continuamente los ignora, no ha permitido los avances necesarios para alcanzar los logros de aprendizajes esperados.

Por otra parte, y es un ejemplo muy reciente de lo que antes hemos planteado, la evaluación del desempeño docente que se llevara a cabo en los años 2017-18, puso de relieve un conjunto de cosas que deben ser atendidos en la gestión docente de aula, de manera más precisa, la planificación del trabajo de aula tanto en su diseño como desarrollo; la creación de un clima de respeto y orden en el aula, como condición necesaria para asegurar los propósitos esperados; las habilidades para emplear los aciertos y errores en los procesos de aprendizaje con el fin de reforzar y mejorar los mismos; además, de la debida atención a la evaluación continua y efectiva que retroalimente los procesos y sus resultados.

Detengámonos en la planificación del trabajo de aula. No hay dudas que, si el docente no domina y cuente con esta herramienta didáctica, no puede asegurar la efectividad de su propio desempeño. Un proceso de gestión de aula no planificado o mal planificado no podrá asegurar altos logros de aprendizaje. La planificación no puede ser jamás una opción sino una condición fundamental de la gestión de los procesos de enseñanza. A nivel internacional se han desarrollado incluso facilidades en la web para que los docentes puedan hacer un uso efectivo de su diseño y desarrollo. En un taller sobre procesos de aula desarrollado por dos profesores finlandeses durante toda una semana, en el marco de uno de los congresos internacionales desarrollados por el IDEICE, esto quedó plasmado de manera inequívoca. La no planificación o la mala planificación es una amenaza continua para el alcance de los aprendizajes en el aula. Este fue el aspecto de mayor relevancia en términos de la necesidad de su desarrollo que se puso en evidencia en la evaluación del desempeño señalada anteriormente.

Por supuesto, todas estas cuestiones están estrechamente vinculadas con la formación inicial y continua del docente, tema este que se ha tornado en controversial en el país a partir de la Normativa 09-2015 que aún regula la misma, pero que debe ser mejorada conservando los elementos fundamentales que aseguren la calidad de dicha formación. Pero eso es harina de otro costal, como muy bien dice el refrán, y que volveremos sobre ella.

Las actuales autoridades de educación deben prestar atención especial a estos temas, como a otros que están en la palestra pública, todos los cuales fueron los que le dieron sentido al movimiento nacional por el 4% del PIB para la educación, según consigna la propia Ley General de Educación. Es necesario que el ministro de Educación, como conocedor muy bien de estos temas, abra su despacho a la reflexión con los sectores sociales que considere, bajo el supuesto de que el tema educativo desborda las estructuras mismas del Ministerio, haciendo todas las alianzas necesarias nacionales e internacionales para impulsar una educación de calidad

Fuente: acento.com.do