Entradas

Claves que hacen que el método Montessori resurja con fuerza

Dácil Martín Petrini

Con este método, para entrar en clase, los niños se quitan el calzado, prima el trato de respeto entre compañeros, pero también hacia el entorno. Las aulas son ambientes preparados donde los niños pueden moverse con libertad y elegir lo que hacer en todo momento. Además, se trabaja el currículo y destrezas como sociabilidad, creatividad, autosuficiencia, cuidado personal y del entorno… ¿Quieres conocer más sobre el método Montessori?

Hace unos cinco años el método Montessori era una elección educativa alternativa y reservada para algunos pocos que buscaban otras maneras de entender las escuelas. Y eso que se trata de algo que viene funcionando en muchísimos países del mundo desde hace más de cien años. A día de hoy, cada vez se están abriendo más centros e incluso los públicos se están interesando por aplicar muchos de sus principios filosóficos.

Pero, ¿en qué consiste esta metodología? La palabra Montessori viene de su creadora María Montessori, una mujer que destacaba por su gran inteligencia e iniciativa. Antes de centrarse en la pedagogía fue médico y basó toda la creación de su sistema educativo en el método científico. Observó a los niños y diseñó materiales y ambientes adaptados tanto a sus necesidades como a sus etapas de desarrollo.

Los principios básicos
  1. Un profundo respeto al niño.Lo que implica un trato personalizado y amable, conocer a cada uno de los niños y buscar fórmulas para cubrir sus necesidades evolutivas, seguir su ritmo y tener en cuenta sus intereses, así como creer en sus capacidades.
  2. Trabajar siempre hacia la independencia.Como decía Montessori: “Cualquier ayuda innecesaria es un obstáculo para el desarrollo”. La intervención del adulto o guía del aula será siempre la de dar estrategias a los niños para que aprendan a hacer las cosas por sí solos. Esta consigna debe acompañar todas las etapas del desarrollo, desde el bebé que empieza a controlar sus movimientos, hasta el adolescente que investiga para crear sus propios conocimientos según proyectos.
  3. Educar por la paz.En ocasiones, esta metodología se centra en el mero uso de los materiales específicos que su autora creó, pero Montessori lo que quería era construir una sociedad por cohesión. Si desde la infancia se eliminan elementos que promuevan la competitividad y la frustración en los niños, así como la ira y el orgullo del adulto hacia el menor, lo más probable es que esos alumnos se conviertan en adultos armónicos e independientesque cuestionan aspectos injustos.

Esta sociedad por cohesión también se construye en ambientes donde hay mezcla de edades. Por eso, los niños se agrupan en aulas de 0 a 3 años; de 3 a 6; de 6 a 9; y de 9 a 12, de forma que la competitividad se sustituye por la colaboración y las potencialidades florecen para fortalecer las relaciones. Los niños participan activamente en el cuidado y limpieza del aula, las plantas y las mascotas, lo que promueve que crezcan con el sentido de la responsabilidad.

Un material muy estudiado

La guía o docente Montessori actúa como conexión entre el material preparado y los niños. Les muestra, de manera individual o en pequeños grupos, cómo manejar el material para que ellos construyan su propio aprendizaje a través del ensayo y error. Para que este trabajo pueda llevarse a cabo y funcione es importante conocer dos puntos clave en el desarrollo de los niños:

  • Período sensible:son sensibilidades especiales, características de los estados infantiles, son pasajeros y se limitan a la adquisición de un carácter determinado. El aprendizaje en ese momento está lleno de vida y alegría, y el adulto debe ofrecerle cosas que permitan el salto evolutivo—ya que ese periodo, si no se estimula, se pierde para siempre. Una vez perdido el periodo sensible, pueden adquirir esa destreza, pero con muchísimo esfuerzo y desgana—.
  • Mente absorbente:es la manera en la que aprenden los menores de 6 años, sin esfuerzo, absorben todo del ambiente que les rodea. Nadie tiene que darles instrucciones formales, simplemente, cuando los niños llegan a su madurez cerebral y morfológica aprenden a hablar. Esto mismo sucede para adquirir otras destrezas como leer, escribir o calcular. El material Montessori invita a los niños a aprender por sí mismos cuando se encuentran preparados -cuando aparece el periodo sensible-, es por ello que se cuida el diseño del aula.El fenómeno de la mente absorbente es lo que hace también que los niños reproduzcan todo lo que ven.

Al fin y al cabo, las escuelas Montessori son escuelas para la vida, donde no sólo nos acercamos a aspectos curriculares, sino que se aprenden destrezas que usamos día a día en la vida adulta: sociabilidad, creatividad, autosuficiencia, cuidado personal y del entorno, cortesía y respeto, entre otros.

Fuente: educaciontrespuntocero.com

 

Cómo hacer una divertida masa sensorial para jugar con tus niños

Simona Ichariba

En unos simples pasos y con pocos ingredientes podrás generar esta divertida masa sensorial que se escurrirá en las manos de los niños.

Manipularla, olerla, sentir en las manos las diferentes texturas, son sensaciones que los ponen en contacto con todo lo que les rodea, vivenciando de esta manera sus sentidos. Además el juego con ella les ayuda a desarrollar su psicomotricidad fina, tan necesaria para tareas importantes como la escritura.

Ingredientes
  1. Jabón natural (en escamas o polvo).
  2. Agua caliente (1 taza)
  3. Cola blanca (1 taza)
  4. Colorantes
  5. Cola con purpurina (opcional)

 

 

 

 

Instrucciones
  1. Para prepararla, comenzar mezclando en un bowl unas 3/4 partes del agua caliente con la cola blanca y añadir el colorante que queramos (recordar que la intensidad del color dependerá de la cantidad de colorante que echemos en la mezcla).
  2. Aparte, en otro bowl, mezclar cuatro cucharaditas de jabón con el resto del agua caliente.
  3. Cuando estén las dos mezclas listas, echar la primera dentro de la segunda y dejarlas reposando sin agitar. Al cabo de unos minutos estará lista la masa. Ya podrán ponerse a jugar con ella.
  4. Si queremos preparar una masa sensorial aún más espectacular, podemos cambiar la cola blanca, por cola brillante que lleva la purpurina incorporada. Además en este caso, tampoco necesitaríamos el colorante ya que normalmente estas colas brillantes ya vienen coloreadas (las puedes encontrar en tiendas de manualidades).
  5. Una vez lista, la guardaremos en frascos que puedan cerrarse bien. De esta manera nos aguantará en buenas condiciones durante una temporada y los niños podrán pasar buenos ratos jugando con ella.

 

 

Fuentes: labioguia.com

Organiza un taller de caligrafía y lettering en la clase  

Ana Galindo

La escritura a mano o caligrafía, como cualquier habilidad, mejora con la práctica. Cada vez le hemos ido dando menos importancia a la escritura, y cuando lo hacemos es de forma rápida y con finalidad eminentemente práctica. Los estudiantes pierden muchas de sus motivaciones por “escribir bien a mano”, ya que toman apuntes de a gran velocidad, o hacen los dictados o trabajos interminables en los cuadernos, usando un tipo de letra tediosa y desfigurada.

En muchos lugares,  no ha sido hasta el año pasado cuando comenzó a extenderse la fiebre por el mundo del hand lettering y  comienzan a impartirse los primeros talleres.

Así que si no escribimos a mano día a día, y deseamos mejorar nuestra escritura, no nos quedará otra que realizar en clase o en casa prácticas guiadas. Se recomienda pasar al menos 15 minutos al día repasando diferentes formas del alfabeto, o escribir nuestras listas de tareas.

La mayoría de las escuelas no enseñamos la letra cursiva, por lo que sería conveniente y divertido realizar talleres:

Aprender a leer y a escribir textos con diferentes fuertes de alfabetos.

Mejorar habilidades de motricidad fina y la concentración.

Actualmente, puede resultar poco práctico escribir a mano todo. Sin embargo, debemos cambiar nuestra percepción considerándolo como un ejercicio de meditación, significativa y personal, y no un medio de comunicación arcaico.

La caligrafía y el lettering tienen bases muy similares.  Están relacionados, pero son diferentes. Se utilizan los mismos principios básicos, sin embargo el lettering se trata más de un dibujo que la escritura.

La caligrafía no es solo la que utilizamos para aprender a escribir cuando tenemos 5 años. Va mucho más allá. Con una letra bonita puedes sorprender, enamorar e hipnotizar, y  todos hemos pasado por ese proceso de ver a otros y pensar “yo también quiero escribir así“.

¿Qué necesitamos para poner en marcha un taller de caligrafía y lettering en clase?
1) Rotuladores y soportes.

Los soportes y materiales son diversos: lápices, rotuladores, plumillas y tinta, pinceles… Si hace un tiempo primaban tizas y Chalkpaint sobre pizarra, ahora lo que más de moda están son las acuarelas y los rotuladores con efecto acuarela.

Es fundamental tener unos buenos materiales. Los de la marca Tombow son muy recomendables Se puede apretar mucho más con lo que se logra más fácilmente la diferencia del trazo fino ascendente y ancho descendente si no estás muy ducho en la materia.

La última tendencia es acuarela multicolor sobre blanco. Se hace con pincel rellenable, que deja un resultado muy limpio.
Si practicamos también algunas técnicas de Scrap, nos viene muy bien un rotulador de tinta transparente para hacer “reservar” cuando pintemos. una reserva con tinta transparente y acuarela encima para crear un efecto muy delicado.

Fuente: elmarescolorazul.blogspot.com.es

Contando historias: Escritura colaborativa e inteligencias múltiples

Belén Mariño

Para contar historias hacen falta ideas, y a veces nos quedamos sin ellas.

¡¡Pues qué mejor ayuda que nuestro grupo de trabajo!! 

En un grupo de 3º de primaria hemos creado cuentos de forma cooperativa.

Aprendizaje cooperativo
Objetivos
  • Creación de cuentos colaborativos.
  • Participación equitativa de todos los miembros del grupo.
  • Respeto y valoración positiva del trabajo de los compañeros.
  • Desarrollar estrategias de escritura creativa.
  • Hacer un uso rico del lenguaje, con distintos tipos de palabras y utilizando una ortografía correcta y la gramática de forma adecuada (sinónimos, antónimos, polisémicas, onomatopeyas…)
Desarrollo

Entre todos han decidido que tienen que perfeccionar su habilidad narrativa, y para ello se han volcado en contar cuentos. Pero hechos por el grupo y en grupo.

Para buscar un tema sobre el que tratarían los cuentos, han llevado a cabo la estrategia colaborativa “Folio giratorio”:

  • Se divide el folio en tantas partes como miembros tiene el grupo, tres o cuatro.
  • En la parte superior cada alumno/a escribe su nombre usando un color determinado, que será con el que escriba. A simple vista, puede verse la aportación de cada uno.
  • En esta estructura, cada miembro, y respetando turno, irá aportando sus ideas en la sección de folio que le corresponde, siguiendo la dirección de las agujas del reloj.
  • Lo hacen girar para que todos y cada uno pueda escribir.
  • Antes de escribir, primero comenta a sus compañeros de equipo lo que piensa escribir para que confirmen si es pertinente o correcto.
  • Mientras uno escribe, los demás miembros deben estar pendientes de ello y fijarse si lo hace bien, corrigiendo si fuese necesario. Todo el equipo es responsable de lo que se ha escrito en el “folio giratorio.

En el aula tengo seis grupos, tres de ellos son de cuatro alumnos y alumnas, y tres, de tres alumnos-as. En cada equipo han hecho un listado de palabras teniendo en cuenta la temática que les indiqué:

Fuente: elmarescolorazul.blogspot.com.es

Un diccionario realizado por niños se convierte en Best Seller

La idea surgió hace algunos años, en una escuela rural de Colombia. Un maestro, en un taller de creación literaria, propuso a los niños imitar un diccionario, pero pudiendo escribir las definiciones que quisieran.

Casa de estrellas es justamente la definición que Carlos, un chico de 12 años, propuso para la explicar el universo.

Además de esa definición, en el diccionario se describen muchas otras palabras, ordenadas alfabéticamente, como si se tratara de uno convencional, pero con una mirada completamente distinta en cuanto al contenido.

Así, Dios es el amor con pelo largo, los adultos son personas que hablan todo el tiempo de sí mismas, y Colombia, simplemente un partido de fútbol, según la define Diego, que tiene 8 años.

Algunas definiciones

labioguia.com

  • Adulto: persona que en toda cosa que habla, primero está ella (Andrés Felipe Bedoya, 8 años).
  • Anciano: es un hombre que se mantiene sentado todo el día (Maryluz Arbeláez, 9 años).
  • Agua: transparencia que se puede tomar (Tatiana Ramírez, 7 años).
  • Blanco: un color que no pinta (Jonathan Ramírez, 11 años).
  • Campesino: un campesino no tiene casa, ni plata. Solamente sus hijos (Luis Alberto Ortiz, 8 años).
  • Cielo: donde sale el día (Duván Arnulfo Arango, 8 años).
  • Colombia: es un partido de fútbol (Diego Giraldo, 8 años).
  • Dinero: osa de interés para los demás con lo cual se hacen amigos y no tener esto, hace enemigos (Ana María Noreña, 12 años).

    labioguia.com

  • Dios: es el amor con pelo largo y poderes (Ana Milena Hurtado, 5 años).
  • Envidia: tirarle piedras a los amigos (Alejandro Tobón, 7 años).
  • Iglesia: donde uno va a perdonar a Dios (Natalia Bueno, 7 años).
  • Luna: es lo que nos da la noche (Leidy Johanna García, 8 años).
  • Oscuridad: es como la frescura de la noche (Ana Cristina Henao, 8 años).
  • Paz: cuando uno se perdona (Juan Camilo Hurtado, 8 años).
  • Soledad: tristeza que le da a uno a veces (Iván Darío López, 10 años).
  • Tiempo: algo que pasa para recordar (Jorge Armando, 8 años).
  • Universo: casa de las estrellas (Carlos Gómez, 12 años).
  • Violencia: parte mala de la paz (Sara Martínez, 7 años).

Estas definiciones muestran cómo los niños ven el mundo con otros ojos, más ingenuos pero muchas veces muy acertados.

El libro se convirtió en un éxito de ventas, que ya fue editado cuatro veces, y la idea se ha difundido por el mundo, abierta a que otros proyectos similares puedan contar cómo ven el mundo los niños de cada región, ciudad o pequeño pueblo, para recordarnos que todos podemos tener, sobre lo mismo, una mirada diferente y muy especial.

Fuente: labioguia.com

Cómo mejorar la caligrafía

Mariló Góngora

La mala caligrafía suele ser muy usual entre adultos, con las prisas y el poco tiempo no nos paramos en escribir de forma correcta y legible, lo cual puede ocasionar problemas considerable en nuestro entorno: desde falta de comunicación a problemas laborales. Por ello, es aconsejable que desde pequeños se eduque a los niños en la buena caligrafía, vigilando que no cometan faltas y que escriban de forma clara. Esto les ayudará a adquirir este hábito y añadirlo a sus vidas de forma fácil y natural. En el siguiente artículo  te explicamos cómo mejorar la caligrafía.

  1. La primera tarea necesaria para mejorar la caligrafía es practicar y dedicarse a escribir, a ser posible de forma constante y regular. Hay que empezar adquiriendo y desarrollando dicho hábito para ejercerlo con ganas y de una forma adecuada que te permita mejorar tu letra de manera progresiva.
  2. Una vez que te sientes a escribir, debes hacerlo de forma tranquila, fijándote en lo que escribes y cómo lo haces. Esto te permitirá ser consciente de tus limitaciones y de tus errores más comunes, un paso esencial para modificarlos y mejorar así tu caligrafía.
  3. En este caso, es necesario dejar de lado la tecnología y concentrarse en escribir a mano, con papel y lápiz. Ello permitirá potenciar el ejercicio y desarrollarlo de forma autónoma, mejorando todo aquello que cuenta con fallas. En muchas casos, la mala caligrafía tiene mucho que ver con la forma en la que coges el lápiz, por lo que será bueno que repares en ello e intentes tomar el lápiz o el bolígrafo de la siguiente forma: deja que la parte inferior repose sobre la base del dedo pulgar y para sostenerlo ayúdate del dedo pulgar, índice y corazón.
  4. En otros casos, el problema principal reside en la velocidad de escritura. Así que si notas que tu caligrafía es difícil de entender o te equivocas con demasiada frecuencia, lo mejor es que intenten bajar un poco el ritmo con el que escribes habitualmente. Verás que al ir más lento, tu concentración en hacer bien las letras será mayor y, por consiguiente, conseguirás una caligrafía mucho más legible y sin tantos errores.
  5. Es imprescindible leer. De esta forma, te darás cuenta de cómo se escriben las palabras, adquirirás vocabulario nuevo y tu escritura posterior será más enriquecedora y fructífera, lo que te ayudará a mejorar tu caligrafía.
  6. Se aconseja dibujar y colorear figuras ya realizadas para fortalecer las manos y de esta forma ponerse límites en el momento de utilizar un lápiz. Existen libros adaptados para adultos que te permitirán adquirir este hábito y mejorar tu escritura.
  7. En el caso que sea necesario, puedes ayudarte de cuadernos especializados en caligrafía sin importar cual sea tu edad. Pues este tipo de librillos son muy útiles para mejorar la letra, ya que suelen incluir renglones que te ayudarán a hacer las letras con el tamaño y la proporción adecuada. Esta es, sin duda, una forma directa y sencilla de comenzar a tratar el problema.

Fuente: Un como