Entradas

5 de marzo: Día mundial de la eficiencia energética

El Día Mundial de la Eficiencia Energética se celebra cada año el 5 de marzo. Es una fecha propicia para reflexionar sobre el uso racional que le damos a la energía y actuar en consecuencia.

El origen del Día Mundial de la Eficiencia Energética se dio en la primera Conferencia Internacional celebrada en 1998 en Austria. En ella se debatió sobre la crisis de la energía, la eficiencia energética y sobre las posibles soluciones. Del mismo modo se estableció un día para recordar a la población mundial la importancia de la utilización eficiente de la energía.

En la actualidad, la eficiencia energética se plantea como una de las políticas de freno para el cambio climático y la consecución de sociedades sostenibles, junto con el desarrollo de energías renovables y una política de transporte menos agresiva con el medio. No se trata de renunciar a la calidad de vida, sino de la obtención de los mismos bienes y servicios energéticos empleando menos recursos, mejorando los procesos, el reciclaje, el uso de productos menos contaminantes y un consumo inteligente.

Según el IDAE  un uso eficiente de la energía no debe comprometer nuestra calidad de vida sino que debe aportarnos los mismo bienes y servicios pero de una manera más limpia y sostenible.

Tanto empresas como ciudadanos de a pie debería establecer las medidas y políticas necesarias para conseguir reducir el consumo energético favoreciendo el ahorro de particulares y aumentando la competitividad de empresas, fomentar el acceso a energías renovables, redirección de los procesos productivos encaminados a conseguir  resultados más limpios… con el objetivo convertir la eficiencia energética en una realidad.

De establecerse un Plan de Eficiencia energética, éste constituiría una fuente de empleo en cuanto a aprovechamiento de energías renovables y rehabilitación de edificios que según la Organización Internacional del Trabajo contribuiría a la creación de 1,37 millones de empleos y 100.000 puestos de trabajo estables para 2020.

Según ACA “La pobreza energética es la incapacidad de un hogar de satisfacer una cantidad mínima de servicios de la energía para sus necesidades básicas, como mantener la vivienda en unas condiciones de climatización adecuadas para la salud (18 a 20º C en invierno y 25º C en verano).”  Una de las causas responsable del incremento de personas en situación de pobreza energética es el encarecimiento de la energía.

Fuente: coopeande1.com y ambientum.com