Entradas

La Conversación: ejercicios para 6to. de primaria (ayuda para el docente)

Historia: El padre, el hijo y el burro

Antes de conocer la historia de hoy, buscar en el diccionario algunas palabras y frases que nos ayudarán a entender mejor:

padre, hijo, burro, pueblo, peregrino, cura, vago, cómodo, señalar, desalmado, mientras.

El padre, el hijo y el burro

Había una vez un señor que tenía un hijo de ocho años. Un día los dos salieron acompañados de su inseparable burro y fueron a visitar a la abuela, que vivía en otro pueblo. El padre iba sentado en el lomo del burro, mientras el hijo iba a pie. 

Al pasar por el primer pueblo, escucharon a dos señoras conversando. Una de ellas dijo: “Mira esos dos; el padre a lomos del burro mientras el pobre niño tiene que ir caminando». La otra señora dijo: «¡Qué vergüenza! ¡Qué padre desalmado!” 

Al escuchar el comentario, decidieron cambiar de lugar antes de atravesar el siguiente pueblo. Así que esta vez, el niño subió al burro y el padre fue caminando. No habían alcanzado el segundo pueblo, cuando se cruzaron con un peregrino, que al verlos dijo: “¡Qué triste ver a un niño tan joven haciendo caminar a su padre mientras él va muy cómodo montado en el burro!”

El padre escuchó el comentario del peregrino y decidió sentarse junto a su hijo a lomos del burro. Y siguieron su camino. A punto estaban de cruzar otro pueblo, cuando se encontraron con un cura, quien les preguntó con un tono acusatorio: “¿No les da vergüenza?, ¡pobre animal! Hay que ser vago y cruel para hacer algo así. Muy cómodos sentados mientras el burro no puede con su alma”. 

El padre y el hijo, ante la acusación del cura, se bajaron del animal y continuaron el camino los dos a pie junto al burro, y así entraron en el siguiente pueblo. Una vez a la altura de la plaza Mayor ven que un grupo de personas les señalaban mientras se reían. “¡Miren a esos dos! ¡Qué tontos! Van los dos caminando, teniendo un burro”.

 

Actividad : Comentamos la moraleja de la historia y contestar las siguientes preguntas.

  • ¿Cuál es la moraleja de la Historia?
  • ¿Qué harías tú en el lugar del padre?
  • ¿Cuándo recibes una crítica, modificas tu comportamiento para complacer a las personas?
  • ¿Te afecta mucho la opinión de los demás?

A propósito de la Evaluación de Desempeño Docente 2017

Han transcurrido cinco años y medio del inicio del proceso evaluativo, además de haber travesado por la pandemia provocada por el coronavirus y sus consecuencias, sin embargo, muchas de sus evidencias siguen teniendo vigencias hoy, lo que he podido constatar con algunos encuentros que he tenido en centros educativos.

Por JULIO LEONARDO VALEIRÓN UREÑA
Los resultados de la Evaluación del Desempeño Docente del 2017, en lo que respecta a las tres herramientas de evaluación externa: el ejercicio del rendimiento personal, la planificación y la observación de aula, permitían planificar y desarrollar planes de acompañamiento territoriales, tanto a nivel nacional como a regional y distrital. Estas tres herramientas evaluativas fueron diseñadas de conformidad con lo que el maestro debía saber hacer y, finalmente, hacía.

El ejercicio del rendimiento profesional es un cuestionario para el docente con la finalidad de que el mismo realice una toma de posición respecto a determinados asuntos curriculares de la profesión, como pueden ser enfoques curriculares, métodos y procedimientos preferentes, etc.

La planificación de la clase se realizó mediante una lista de cotejo en la que se precisan un conjunto de indicadores relacionados con la calidad de la planificación de las clases, que permiten una valoración de esta, tanto por los directivos, como el par académico externo que lo observó en su clase.

Para la observación de la clase se desarrolló una pauta de observación conteniendo indicadores, según el nivel y la modalidad, que constituyen invariantes de toda buena clase, con independencia de la asignatura y grado que se trate.

Veamos algunos de estos resultados.

La tabla que sigue muestra los puntajes promedio nacionales tomando en consideración las tres herramientas evaluativas antes mencionadas. Como se puede apreciar ninguna de las regionales alcanzó el promedio de 80 puntos. El promedio mayor corresponde con la Regional 8 de Santiago (78.01) y el menor (64.81) por la Regional 10 (Santo Domingo I). Al observar la tabla 2 se observa que cinco regionales, en términos de sus valores promedios, se colocan por debajo del promedio nacional (72.81), siendo estas Monte Plata, Barahona, Bahoruco, Santo Domingo II (15) y Santo Domingo I (10).

Tome en consideración el valor de la desviación estándar que significa el grado de homogeneidad o acercamiento al promedio por parte de los puntajes de cada docente, es decir, cuantifica la variación o dispersión de un conjunto de datos numéricos.

Mientras menor es la desviación menor es al mismo tiempo la dispersión respecto al promedio, es decir, los valores de los sujetos se encuentran próximo al promedio. En el caso que nos ocupa, las variabilidades presentadas por las regionales 10 y 15 son relativamente altas, en cambio la de Santiago es baja.

A partir de estos promedios se establecieron cuatro categorías de desempeño y fueron:

  • Destacado : 90-100 puntos.
  • Competente : 80-90 puntos.
  • Básico : 70-80 puntos.
  • Insatisfactorio : Menor de 70 puntos.

El resultado por regional es como sigue, según la tabla que sigue:

En la categoría destacado, por encima del promedio nacional se encuentran las regionales Barahona (3,7%), San Francisco de Macorís (3,5%), Mao (6,7%), Santo Domingo I (5,8%), Monte Cristi (5,5%) y Monte Plata (3,8%). En el extremo opuesto, es decir, la categoría insatisfactorio presenta una situación que debió llamar la atención pues, además de que a nivel nacional un 38.1% de los docentes evaluados cae en dicha categoría, los porcentajes de las regionales San Cristóbal, San Pedro de Macorís, Santiago, Santo Domingo I (10), Puerto Plata, Higüey, Santo Domingo II (15) y Bahoruco, son las que se colocan por encima del promedio nacional. Estos resultados también se recogen por distritos educativos. Es bueno señalar que aún están colgados en la página del Instituto Dominicano de Evaluación e Investigación de la Calidad Educativa los informes por Centros Educativos y por docente.

Estos resultados de antemano permiten una intervención diferencial por regional y por distrito, e incluso, si el centro educativo los analiza de igual manera que cada docente, un plan de mejora continua es posible definir al respecto.

De hecho, en el Informe de este proceso se destacan los distritos donde la intervención para el mejoramiento se hacía urgente, estos son los siguientes: Haina de San Cristobal (04-06), San Pedro de Macorís (05-03, 05-05 y 05-06), Santiago (08-01 y 08-02), Puerto Plata (11-06 y 11-07), Higüey (12-01 y 12-04), Santo Domingo II, Regional 15 (15-03) y en el caso de Bahoruco, sus cinco distritos educativos.

Pero no solo los promedios y porcentajes siguen siendo indicadores claves para el diseño de un gran plan de mejora a nivel nacional y territorial, sino que además se ofrecieron aquellos aspectos o indicadores más relevante, pues eran los que nuestros docentes hacían “menos bien”, y estos son los siguientes:

  1. Activar en sus alumnos los conocimientos previos que son necesarios para que comprendan los contenidos que se tratará en dicha clase.
  2. Establecer normas claras de convivencias en el grupo de alumnos y que estos las sigan.
  3. Hacer un uso óptimo del tiempo destinado a la clase.
  4. Los recursos didácticos que utiliza son óptimos de acuerdo a los requerimientos metodológicos de la asignatura y del tema de la clase.
  5. Relacionar los contenidos tratados con los de otras asignaturas, presentando situaciones que evidencian dicho vínculo.
  6. Cuando un alumno no responde correctamente una pregunta, ejercicio o actividad orientada por el docente, le brinda suficientes niveles de ayuda para que reflexione y corrija su error.
  7. Utilizar los errores cometidos por los alumnos como ocasiones propicias para profundizar en los aprendizajes.
  8. Realizar un adecuado cierre de la clase.
  9. Promover que los estudiantes escuchen y respeten las opiniones de los otros estudiantes.
  10. Realizar una adecuada atención a las diferencias individuales de sus alumnos.

Como se puede observar, este desglose hace posible un plan de mejora a escala nacional no solo pertinente sino incluso relevante.

Tanto los docentes que cayeron en las categorías destacado y competente, como aquellos que fueron los pares observadores, podían constituirse en un personal clave para desarrollar planes de mejora.

Puede ser interesante, además, que se pueda consultar, estudiar y reflexionar la propuesta presentada por la especialista Dra. Elena Martín Ortega, quien a propósito de los resultados de este proceso evaluativo y a solicitud de quienes lo coordinamos: Instituto Dominicano de Evaluación e Investigación de la Calidad Educativa y la Organización de Estados Iberoamericanos, presentó la propuesta Planes de Desarrollo Profesional Docente a Partir de los Resultados del Proceso de la EDD 2017. En el capítulo III, Estrategia de formación y a partir de los niveles diversos de competencias en los docentes, puestas de manifiesto en dicho proceso evaluativo, propone el desarrollo de una estrategia de formación en tres años y cinco fases: Conformación de un equipo responsable del plan de formación, interpretación de los resultados de la evaluación, diseño de un plan de formación de Centro, desarrollo de los planes de formación de Centro y supervisión del desarrollo del plan de formación del Distrito. Para obtención de este solo tiene que hacer clic en el siguiente link Instituto Dominicano de Evaluación e Investigación de la Calidad Educativa (ideice.gob.do)

Han transcurrido cinco años y medio del inicio del proceso evaluativo, además de haber travesado por la pandemia provocada por el coronavirus y sus consecuencias, sin embargo, muchas de sus evidencias siguen teniendo vigencias hoy, lo que he podido constatar con algunos encuentros que he tenido en centros educativos. Todos los productos que se desarrollaron a partir de la evaluación del desempeño.

Fuente: acento.com.do

Educa defenderá calidad en ingreso a formación docente

Posición empresarial. Dice que la formación docente debe estar debidamente reservada para aquellos talentos que demuestran vocación y compromiso con la función docente.

Santo Domingo, RD

La Asociación de Damas y Cónyuges Diplomáticos de la República Dominicana (ADACODI) realizó el evento benéfico “Encuentro en el jardín” en la residencia de los embajadores de España en la República Dominicana, encabezado por Haydée Rainieri, presidenta de la asociación.

Treinta y una mesas decoradas por sus anfitrionas adornaron el jardín donde se desarrolló la actividad que contó con la presencia de más de 300 damas. Los fondos recaudados en este evento serán destinados a programas y proyectos en las escuelas Esperanza y Vida en los Guarícanos, Teresa Toda en Azua y Pituca Flores en Las Cañitas. La entidad está comprometida al desarrollo de la niñez dominicana, con el firme propósito de contribuir a un mejor futuro para este país.   “Agradezco de manera muy especial a cada una de las anfitrionas sin cuyo apoyo este evento no hubiera sido posible. A las socias de ADACODI y en especial a nuestra Junta Directiva por su apoyo y comprensión”, reafirmó Haydée Rainieri. Durante la actividad, Gía Caro, experta en Historia de Arte y Economía, presentó un  audiovisual sobre la “Visión Curatorial del Arte en la República Dominicana”.

Agenda

Educación.

El gobierno no tiene en agenda modificar la Normativa 09-15 que reduciría los estándares de calidad de la educación, afirmó el martes la vicepresidente Raquel Peña, porque sería un retroceso en la formación de los docentes.

No perdamos lo fundamental, la calidad del maestro

Más que un nuevo currículo, a la escuela lo que le hace falta son maestros con las competencias y habilidades profesionales necesarias.

Por JULIO LEONARDO VALEIRÓN UREÑA

Es un lema que se escucha por todas partes, a nivel nacional como también internacional, que la calidad de los sistemas educativos está relacionada, principalmente, con la calidad de sus docentes.

Un buen maestro es aquel que conoce acerca de lo que tiene que enseñar, además, de saber gestionar las oportunidades propiciadoras de los procesos de aprendizaje en sus estudiantes, que al final de cuentas, es su misión principal y el fin del sistema educativo mismo.

No podré enseñar matemática y ciencias, si de ellas no tengo el conocimiento requerido y supuesto como profesional de la enseñanza. Tampoco tendré la oportunidad de hacerlo en lectura comprensiva, si como profesional de la enseñanza, no tengo el hábito de la lectura como tampoco diera signos de comprender aquello que leo.

Quiere decir que la mejor garantía para que todos los y las estudiantes aprendan es contar con un buen maestro, un profesional de la enseñanza, que además de saber lo que tiene que enseñar, domina las herramientas didácticas de cómo hacerlo.

Eso que parece tan obvio deja de serlo cuando las pretensiones se encaminan hacia otras cuestiones que, sin dejar de ser importantes, no son el principal factor para alcanzar altos logros de aprendizajes.

Con esto queremos plantear dos cuestiones que sí son fundamentales para la pretendida calidad de la educación en nuestro país: su formación inicial y formación continua.

Sobre la primera, se han hecho grandes esfuerzos en los últimos años que quedaron plasmados en la Normativa 09-2015, que regularía los procesos de formación profesional de los maestros en las instituciones de educación superior. Muy a pesar de los resultados significativos que al ser aplicada por varias universidades ésta generó, poniéndose de manifiesto en el pasado concurso docente del Ministerio de Educación, la normativa por el nivel de exigencia que suponía para estas instituciones encontró notables resistencia en su continuidad. Hoy día, la situación parece estar en una especie de limbo, que no termina por aclararse. Lo que sí debe quedar claro, es que volver a los viejos esquemas de formación anterior a dicha normativa, es seguir echando el dinero del presupuesto de educación al zafacón, situación dramáticamente expuesta por el ministro de educación, Ángel Hernández, al asumir el cargo.

Sobre la segunda, es decir, la formación continua, es preciso señalar que la evaluación del desempeño docente que se llevó a cabo en el 2017 ofrece notables evidencias de cuáles son aquellas “oportunidades de mejora” en la gestión pedagógica por parte del docente en todos los niveles y grados. Estas oportunidades deberían constituirse en un marco de referencia para el acompañamiento pedagógico. Estas son:

-Planificar el trabajo de aula;
-Activar en sus alumnos los conocimientos previos que son necesarios para que comprendan los contenidos que se tratarán en esta clase;
-Establecer normas claras de convivencia en el grupo de alumnos y que estos se respeten;
-Hacer un uso óptimo del tiempo destinado a la clase;
-Uso óptimo de los recursos didácticos disponibles de conformidad con los requerimientos metodológicos de la asignatura y del tema de la clase;
-Relacionar los contenidos a desarrollar con los de otras asignaturas, presentando situaciones que evidencian dicho vínculo;
-Cuando un alumno no responde correctamente una pregunta, ejercicio o actividad orientada por el docente, brindarle suficientes niveles de ayuda para que reflexione y corrija su error;
-Utilizar los errores cometidos por los alumnos como ocasiones propicias para profundizar en el aprendizaje;
-Realizar un adecuado cierre de la clase.

Cualquiera diría que los elementos antes expuestos son cuestiones básicas que el maestro debe tomar en consideración y realizar en el aula, solo que la evidencia de la evaluación del desempeño señalada dejo entrever que las mismas no son dominadas por una gran parte de nuestros docentes en el aula. Los datos de la evaluación permiten incluso, la programación de la formación continua por maestros, centros educativos, distritos y regionales educativas, como también a nivel nacional. Desaprovechar dicha oportunidad solo pone de manifiesto la miopía, que en materia de políticas educativas ha primado en nuestro país.

Más que un nuevo currículo, a la escuela lo que le hace falta son maestros con las competencias y habilidades profesionales necesarias, así como las actitudes positivas hacia la enseñanza y una gran motivación, para desarrollar una gestión de calidad.

Fuente: acento.com.do

Ángel Hernández dice en Educación “hay mucho que investigar”

“Hay que hacer una revisión seria de lo que ha pasado en el Minerd, en lo personal, yo incluso recibí una amenaza…”, dijo el funcionario.

 

Redacción digital Listín Diario
Santo Domingo, RD

El ministro de Educación, Ángel Hernández, expresó la mañana de este martes que con apenas tres meses al frente de la dependencia, ha recibido una amenaza de muerte.

“Hay que hacer una revisión seria de lo que ha pasado en el Minerd, en lo personal, yo incluso recibí una amenaza…”, dijo el funcionario.

Durante una entrevista concedida el programa El Día, espacio televisivo que se transmite diariamente por Telesistema, Hernández dijo que la amenaza se la hicieron llegar a través de un tercero.

Al chino hay que darle un tiro”, le dijeron. Sin especificar ningún nombre, el ministro dijo que supo de la amenaza hace poco más de un mes y que, de inmediato, se la pasó al Departamento Nacional de Investigaciones (DNI).

Hernández, quien fue designado en esa posición el pasado 3 de agosto, en sustitución de Roberto Fulcar, dijo también que en el ministerio “hay muchas cosas que investigar”.

“En el ministerio hay muchos problemas, yo no puedo decir que son estructuras mafiosas, yo solo puedo decir que hay muchos contratos que son indebidos, que se han hecho muchas cosas”, expresó.

Señaló además que la institución tiene actualmente un equipo de abogados que está investigando todas las licitaciones que se han hecho en el Minerd, tratando de determinar cuáles de todos los contratos han sido cumplidos y cuáles no.

Asimismo, dijo que los problemas del ministerio en materia administrativa, le absorbe el tiempo a la entidad de enfocarse en la calidad de la educación.

“El tiempo que uno tiene que dedicar en el ministerio a la Educación tiene que dedicarlo a temas que son coyunturales, entonces ese tipo de cuestión es lo que hay que resolver para poder dedicarse a las soluciones que son fundamentales en el ministerio”, explicó.

¿Qué escuela, cuáles sujetos, para cuál sociedad?

Le tenemos terror a lo nuevo, terror a dejar viejos esquemas que ya no aguantan más remiendos, terror a perder el estatus del conocimiento adquirido hace añales y que definitivamente han dejado de tener relevancia e importancia en los actuales momentos.

Por JULIO LEONARDO VALEIRÓN UREÑA

En septiembre del 2020, en una entrevista concedida a Tom Bilyeu, Yuval Noah Harari autor de tres libros que lo han hecho famoso a nivel mundial: Sapiens: de animales a dioses, Homo Deus, una breve historia del mañana y 21 lecciones para el siglo XXI, planteó que en un futuro no lejano serán necesarias dos destrezas fundamentales para enfrentar la vida, sobrevivir y sucumbir a las perturbaciones sucesivas en mundo laboral, las relaciones y la política: “estabilidad mental y la inteligencia emocional para reinventarnos repetidamente”. Según él, estas dos destrezas “marcarán la diferencia entre los que se adaptan y los que sucumben al escenario de variabilidad constante que representa el siglo XXI”. Llega a decir incluso que “nadie sabe cómo será el trabajo en el 2040” [1].

Esta especie de premoción ya la he leído en otros autores que plantean que el desarrollo de las tecnologías cambiará radicalmente, como lo están haciendo actualmente, nuestras vidas, haciendo irreconocibles muchas de las cosas que hace no más de 15 años eran parte de nuestra vida cotidiana.

Tendrá o no razón el autor de Sapiens, lo que sí es muy claro que seguir insistiendo en una educación centrada en la memorización de información y la repetición de la misma no servirá de nada, y ya hoy, es una gran pérdida de tiempo.

En este contexto lo planteado por Jacques Delors y que llamó los cuatro pilares de la educación cobra mayor sentido, es necesario que nos centremos en aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir juntos y aprender a ser, y, de esa manera, tener la posibilidad de un accionar con sentido en la época que nos ha tocado vivir.

La historia del ser humano no ha sido otra cosa que la historia del saber. Como muy bien señala Charles Van Doren en su libro Breve historia del saber[2]:

“En nuestras vidas aumentamos progresivamente nuestro conocimiento con cada día y año que pasa, porque siempre recordamos al menos algo de lo que hemos aprendido anteriormente, y vamos añadiendo nuevos conocimientos a esa base. Del mismo modo, como especie, nuestra memoria colectiva retiene, al menos, algo de conocimiento del pasado y aumentamos ese patrimonio con cada nuevo descubrimiento que realizamos”.

Para Van Doren, este proceso perdurará “mientras los seres humanos continúen escribiendo libros y leyéndolos o – lo que cada vez es más común- almacenen su saber en otro tipo de soportes para uso de generaciones futuras”.

Tales ideas no hacen más que ratificar una especie de axioma acerca de la educación formal y su espacio fundamental de gestión de los aprendizajes: “la escuela no puede seguir funcionando de espalda a la vida, ni mucho menos a la época en que se sitúa, como si nada estuviera pasando”.

Los contenidos prescritos en el currículo deben estar puestos a la generación de nuevos relatos, de nuevas maneras de comprender y representar las cosas, desde la perspectiva del desarrollo del conocimiento y del bienestar colectivo, abriéndonos hacia formas de vida más expansivas y saludables, más cargadas de optimismo y esperanzas, de solidaridad, de empatía y compasión, de igualdad y justicia, temas estos tan importantes en el momento que vivimos, plagados de incertidumbres, egoísmos, negación de la vida en todas sus manifestaciones. Diría más, los contenidos curriculares deben estar más acorde con una educación para la vida y la época, orientados por los cuatro pilares antes señalados y propuestos por Delors.

Antes que nada, se trata de formar seres humanos aprendan a vivir la vida en armonía con la naturaleza, consigo mismo y con los demás.

Como institución para aprender, la escuela debe ser organizada para hacer posible que los estudiantes, en sus diferentes edades, desarrollen y aprendan las competencias y habilidades que los prepare para el ejercicio de una ciudadanía responsable en todas las dimensiones de la vida. Que desde la sensibilidad de la vida infantil y transitando hacia el desarrollo del lenguaje, la creatividad y el pensamiento lógico permitan pensar, construir y expresar nuevas realidades, desde la estrategia de proyectos colectivos, fomentando en ellos el análisis crítico de sus propias realidades, el desarrollo de actitudes de responsabilidad y respeto por la naturaleza y la propia humanidad. Hombres y mujeres solidarios, sensibles al dolor y las angustias del otro, compasivos y misericordiosos.

El cambio de ruta que la educación hoy nos exige, implica una actitud de apertura radical a formas de pensamientos disruptivas, que no dudan en “ofender” el sentido común; formas de pensar holísticas, inter y transdisciplinares, que contienen en sí mismas el germen del cambio continuo, orientado por la comprensión crítica y al mismo tiempo reafirmadoras del bienestar colectivo.

En el Modelo de Gestión para la Calidad de los Centros Educativos, que cada vez me convenzo más que no llegamos a comprender su esencia transformadora, está la simiente de esta idea y actitud que debe primar en la escuela y, por añadidura, en la educación. Los seres humanos vivimos continuamente la realidad en nuestro mundo subjetivo, cambiando y transformando nuestros esquemas mentales, por lo que los niños, niñas y adolescentes no tienen que adaptarse a la escuela, es la escuela que tiene que estar continuamente cambiando para responder a esas nuevas realidades subjetivas, que se van objetivizando en las características que adornan los procesos continuos de cambios.

Ellos viven una vida y tienen una mente digital, mientras nuestras propuestas y respuestas permanecen en el mundo analógico. Nuestra mente es binaria, o es 1 o es 0; en la de ellos 1 puede ser 0 al mismo tiempo y viceversa. Vivimos apegados a una estética formal y a los sentimientos que ella despierta, pues aún seguimos apegados a una percepción sensorial limitada a nuestros sentidos ya obtusos para muchas de las cosas que vienen sucediendo. Cuando veía a mis hijos jugar a Mario Bros siempre decía que aquello no me parecía nada lógico, pues a quien se le ocurre dar una patada en el aire a algo que está ahí para obtener más vida… la respuesta era muy clara, ¡Papí! Es que no te das cuenta… definitivamente, no, no me daba cuentas. Solo que ellos, sí.

Creo que atravesamos por un “hoyo o agujero negro” y no nos percatamos de que estamos en otro mundo (o a lo mejor pensamos que estamos en un mundo bizarro y, por tanto, ilógico), y así seguimos aferrados a nuestras creencias y a nuestras certezas, haciéndonos creer que solo nuestras maneras de ver y entender las cosas son las válidas.

Todo luce que seguiremos trillando los mismos caminos “que hemos aprendido”, porque son las mismas preguntas que nos venimos haciendo desde hace ya más de treinta años y que, por supuesto, solo conducen a las mismas respuestas. Le tenemos terror a lo nuevo, terror a dejar viejos esquemas que ya no aguantan más remiendos, terror a perder el estatus del conocimiento adquirido hace añales y que definitivamente han dejado de tener relevancia e importancia en los actuales momentos. Seguimos empeñados en una reforma ya superada, seguimos empeñado en unas políticas educativas que solo justifican nuestra permanencia.

Transformar la escuela implica transformar esas certezas y todas esas creencias, y si eso no es posible, dejemos que sean otras las mentes que la piensen y la construyan.

[1] Recuperado en Las dos únicas destrezas que necesitarás para el resto de tu vida según Yuval Noah Harari – Infobae

[2] Van Doren, Ch. (2021). Breve historia del saber. La cultura al alcance de todos. Editorial Planeta. Barcelona

El populismo en la formación docente

Juan Ariel Jiménez
Santo Domingo, RD

Si se quisiera visualizar el futuro de una sociedad, un buen ejercicio sería ver cómo está formando sus docentes, pues son los buenos educadores los que con tiza y papel dibujan en las aulas los caminos hacia un mejor país.

Al respecto, estudios científicos han demostrado que si un alumno regular toma clases con docentes altamente efectivos durante tres años, al final de este período alcanzaría la excelencia y se colocaría en el top 10% de mejores estudiantes de su comunidad.

Los efectos positivos de los buenos maestros no se limitan al ámbito académico. Raj Chetty, investigador de la universidad de Harvard, demuestra en sus investigaciones que los profesores de alto desempeño logran reducir la tasa de embarazo en adolescentes, aumentar la probabilidad de ir a la universidad y hasta incrementar la disciplina del ahorro.

Estos son solo algunos ejemplos de todos los beneficios que obtiene una sociedad cuando decide priorizar la formación de docentes de excelencia, tal como lo han hecho Corea del Sur, Estonia, Finlandia, Singapur, entre otros.

En el caso dominicano, durante décadas muchas universidades han formado docentes que en su mayoría ni siquiera lograban aprobar el “examen de admisión” del Ministerio de Educación, al punto que 7 de cada 10 profesionales de pedagogía que se presentaban al concurso de oposición reprobaban dicha prueba.

Ante esta situación, en el año 2015 se diseñó la política de docentes de excelencia que incluía una exigente Normativa 09-15 que regulaba la formación de maestros, un programa de becas de 100% del costo de la matrícula universitaria y 6,000 pesos mensuales de ayuda a los estudiantes, inglés por inmersión a todos los estudiantes de carreras relacionadas a educación y una campaña de atracción de profesores de alta calificación de otros países.

En cuanto a la Normativa 09-15, se exigía que las carreras relacionadas a educación fueran a tiempo completo y dedicación exclusiva con mínimo 4 días de docencia a la semana, profesores con maestría y doctorado en sus áreas de enseñanza, dos exámenes de admisión (POMA y College Board) donde al menos uno sea una prueba estandarizada internacional, desarrollar las carreras de educación secundaria en facultades de ciencia o humanidades, acreditación internacional del sistema de aseguramiento de la calidad, entre otros elementos.

En paralelo, se ayudaba a las universidades a elevar el nivel del cuerpo docente universitario mediante el cofinanciamiento de la “importación” de profesores de otros países para áreas donde tenemos escasez, lo cual permitió incorporar más de 150 docentes internacionales con doctorado en matemáticas, literatura, filosofía, entre otras disciplinas.

Los resultados del programa de docentes de excelencia llevaron a que cerca del 100% de los egresados del programa aprobara el concurso de oposición (anteriormente solo el 30% pasaba el examen), y en muchos casos los estudiantes de educación eran los que realizaban el discurso de graduación por ser los mejores de su promoción.

Ante las primeras muestras de éxito del programa, dos expertos del Banco Mundial escribieron un artículo titulado “La carrera docente: ¿Qué está haciendo bien la República Dominicana?”.

No obstante las evidencias de efectividad de la política de docentes de excelencia, las actuales autoridades del Ministerio de Educación Superior, Ciencia y Tecnología, conjuntamente con el anterior equipo del Ministerio de Educación han tomado medidas para desmontar el programa y retornar a la lógica de ingreso masivo y promoción masiva de estudiantes de educación.

A tales fines, primero prohibieron la participación de los egresados del programa de docentes de excelencia en el concurso de oposición alegando trabas burocráticas (algo que después cambiaron), luego permitieron que la UASD retornara la formación de docentes de secundaria a la Facultad de Educación (en violación a la normativa que establece que deben ser formados en las escuelas de ciencias y humanidades), y hasta suspendieron el programa de profesores internacionales de alta calificación.

De igual forma, anunciaron que iban a modificar la Normativa 09-15 y que iban a sustituir la prueba de admisión College Board por una prueba más fácil diseñada “para estándares dominicanos”. Todo esto con la finalidad de volver a la formación masiva de baja calidad que por tantos años imperó en el país.

Esta apuesta por la masificación de la formación docente es contraria a las buenas prácticas internacionales. De hecho, según estudios comparativos todos los sistemas educativos exitosos tienen en común altos estándares de selección para quienes quieren estudiar carreras relacionadas a educación. Por ejemplo, en Corea del Sur para ingresar en la carrera universitaria para ser educador se requiere estar entre el 5% de los mejores estudiantes, mientras que en Finlandia el requerimiento es estar en el top 10%.

De concretarse esta desregulación de la formación docente, el país daría marcha atrás a una de las políticas más importantes para el desarrollo futuro de la República Dominicana, pues como dice el informe McKinsey de 2007, la calidad de un sistema educativo tiene como techo la calidad de sus docentes.

Panel ‘Educación y salud mental’

Educacion y salud mental

Mapamundi: todo lo que puedes enseñar a tus alumnos usando este recurso

A lo largo de la Educación Primaria, los niños harán una aproximación al mundo en el que vivimos, algo básico no sólo durante la etapa escolar sino a su vida adulta. El conocimiento del mapamundi para niños de Primaria comienza realizando un primer acercamiento al país donde viven para luego ir ampliando a más. Mapas físicos y políticos convivirán con ellos durante su etapa escolar. Poco a poco, los niños irán aprendiendo sobre geografía: océanos, ríos, mares, continentes, países, ciudades…

Mapa es un término que viene de la palabra latina mappa que se refiere a un dibujo que representa una región territorial. Los mapamundis son una herramienta cartográfica muy importante y útil a través de los cuales los niños pueden conocer y tener una idea más clara, visual y sencilla de cómo es el planeta donde viven y dónde se sitúan los mares, continentes, ríos, océanos, países y ciudades en el mundo.

Por lo general, los mapas se realizan sobre un elemento plano, aunque otra forma de aprender el mapamundi es a través del globo terráqueo, un mapa esférico que representa continentes, países, mares y océanos.

Para poder ampliar e imprimir estos mapamundis y que tus hijos aprendan geografía, sólo tienes que pinchar sobre los distintos mapas.

Mapamundi político para imprimir

Mapamundi para imprimir

A través de este mapamundi político, los niños podrán familiarizarse con los distintos continentes y, sobre todo, con los distintos países y sus capitales. Puedes enseñar a través de este mapa a tus hijos que existen dos tipos de fronteras: las naturales y las artificiales.

Las naturales usan un elemento de la naturaleza como una cadena montañosa o un mar para establecer un límite. Las segundas son líneas imaginarias que se trazan para delimitar los países. Las divisiones territoriales no siempre han sido las mismas y se suelen transformar en base a determinados sucesos históricos, políticos o económicos.

Mapamundi de océanos y continentes para imprimir

Mapamundi de océanos y continentes para imprimir

¿Cuántos océanos hay en la Tierra? A través de este mapamundi para niños de primaria, podréis comprobar cuántos son y dónde está situado cada uno. Además, podéis utilizar este planisferio para situar los 57 mares que existen en el mundo.

Mapamundi físico para imprimir

Mapamundi físico para imprimir

A través de este mapamundi físico para niños de primaria, podrán aprender que este tipo de mapas sirve para conocer mares, montañas, desiertos y cualquier otro accidente geográfico. Así podrán diferenciar un mapa político de uno físico. Estos mapas son realizados por los cartógrafos y se representan utilizando diferentes colores que representan la altitud o profundidad del terreno.

Por ejemplo, las montañas o cordilleras más altas se pintan en un color marrón más oscuro, los mares en azul claro y los océanos en color azul más oscuro.

Mapamundi de los principales ríos del mundo para imprimir

Mapamundi de ríos para imprimir

El 3,5 por ciento del planeta equivale a agua dulce, son los ríos, lagunas, riachuelos o afluentes. De entre todos ellos, hay algunos ríos que destacan sobre los demás: porque son más caudalosos, porque son muy largos, porque son muy profundos o porque pasan por ciudades emblemáticas. En este mapamundi para niños podréis detectar los más importantes ríos del mundo.

Mapamundi en blanco y negro para imprimir y rellenar

Mapamundi en blanco y negro para imprimir

Este mapamundi para niños está en blanco, por lo que puedes imprimirlo y dejar que tu hijo lo vaya completando. Una estupenda manera de aprender los países, continentes, mares y océanos.

5 beneficios de pintar mapamundis para los niños

Colorear los mapamundis no solo es una forma para que los niños aprendan a diferenciar las distintas partes y lugares del planeta, como también un ejercicio muy beneficioso para su aprendizaje.

1. Aumenta la creatividad de los niños
Para distribuir los colores en un mapamundi los niños exige creatividad por parte de los niños. ¿Con qué color pinto cada continente? ¿Con qué color pinto los mares, los ríos y los océanos? Los niños aprenderán que para hacer una ‘lectura’ del mapa, es necesario designar un color para cada parte del mapa.

2. Mejora la coordinación motora de los niños
Pintar mapamundis estimula la coordinación motora fina de los niños. Aumenta su destreza manual y coordinará con más agilidad el ojo con la mano. Al pintar los contornos de los países y continentes los niños necesitarán más precisión en sus movimientos de la mano. Colorear mapamundis incrementará sus habilidades motoras.

3. Desarrolla el pensamiento lógico de los niños
Pintar mapamundis es una excelente herramienta para entrenar el pensamiento abstracto y la capacidad de los niños. Al investigar el mapamundi los niños formarán una imagen mental del planeta Tierra.

4. Estimula el aprendizaje de los niños
Los niños no solo aprenden a pintar y contornear las distintas partes del mapamundi sino que también se sienten más motivados y empujados a descubrir y conocer el mundo que les rodea.

5. Potencia la concentración y la atención de los niños
Pintar o colorear hace con que los niños logren enfocarse en el dibujo, evitando distracciones de su ambiente. Es una excelente herramienta para estimular el autocontrol emocional de los niños.

Epicureísmo y el arte de la felicidad

La felicidad como el bienestar, los cuales generalmente vienen juntos, es la consecuencia de una vida con propósitos y con sentido, una vida que genera satisfacción por los logros alcanzados, de una vida que celebra con los demás las pequeñas cosas que ella te brinda.

Lecciones de Epicureísmo. El arte de la felicidad es el título de un libro del filósofo John Sellars, profesor de filosofía en la Royal Holloway de la Universidad de Londres y miembro del Wolfon College de Oxford, publicado en el 2021, momento muy propicio para pensar y recuperar algunos temas vinculados con nuestro bienestar personal y colectivo. Un gran tema para esta época que nos ha tocado vivir y así iluminar las tantas incertidumbres que la vida contemporánea post covidiana nos ha traído y nos ha dejado.

Tome en consideración el impacto que la COVID-19 ha tenido a nivel mundial “por el aislamiento social resultante de la pandemia”, además de  “las limitaciones en la capacidad de las personas para trabajar, buscar apoyo de sus seres queridos y participar en sus comunidades”, agravando una situación que ya de por sí era preocupante respecto a nuestra salud mental y que según la OMS (Organización Mundial de la Salud) para el 2019 “casi mil millones de personas -entre ellas un 14% de los adolescentes de todo el mundo- estaban afectadas por un trastorno mental”[1]. Siendo los jóvenes y las mujeres lo más afectados, según el Informe.

Pero antes ¿quién fue Epicuro? Epicuro de Samos, fue un filósofo griego que se ubica hacia el año 341 a.C., y el cual nació, precisamente, en Samos y de ahí su nombre. A Epicuro se le conoce como el fundador en Atenas de la escuela que lleva su nombre, epicureísmo, y que él llamó “El Jardín”, permitiendo la entrada de mujeres y hasta esclavos, cosa muy rara en esa época y que denota una visión muy especial del filósofo.

Sellars llega a decir que hoy día se suele asociar la palabra “epicúreo” con el disfrute de la buena comida y el buen vino, la satisfacción ávida de los apetitos físicos y la auto gratificación excesiva. Pareciera que Epicuro propugnaba una vida centrada en el placer total y único. Sin embargo y, a contraposición de ello, Sellars señala: “A Epicuro le importaban más los placeres intelectuales que los materiales, y en algunos aspectos le importaba más evitar el dolor que perseguir directamente el placer”. Es más, dice el autor del libro referido:  “el concepto de la existencia humana ideal, para Epicuro, no se centraba en la satisfacción de los apetitos físicos, más bien, en alcanzar un estado libre de todo sufrimiento mental que él llamaba ataraxia, es decir, imperturbabilidad, serenidad”. Lo que más importa a la inmensa mayoría de las personas, según Sellars, son sus relaciones con los demás, ya sean los amigos, la familia o lo pareja. Epicuro vivió su filosofía con los demás, creando su comunidad del Jardín en Atenas con sus amigos como un experimento de vida en común.

Según Sellars, una de las características que definen a un verdadero amigo, para Epicuro, es que se puede contar con él en caso de necesidad. Y viceversa: si eres un amigo de verdad, los demás pueden confiar en ti. Los amigos se preocupan por los demás de un modo que no es el habitual entre los simples conocidos. Por más de sesenta años comparto una experiencia con esas características y, definitivamente, juega un papel de primer orden en nuestras propias vidas.

Sellars organiza el contenido de su libro en siete capítulos: La filosofía como terapia; el camino de la serenidad; ¿qué necesitas?; los placeres de la amistad; ¿por qué estudiar la naturaleza?; no temas a la muerte y explicarlo todo.

Epicuro defendía una vida sobria basada en los placeres sencillos, todo ello con el fin de alcanzar la serenidad de espíritu aquí y ahora. Escuchen qué interesante… “todo lo que necesitas, lo tienes ya, basta con que te des cuenta y cuando lo hagas, todas tus preocupaciones se desvanecerán”. Cuánta verdad se encierran en esas ideas… andamos en búsqueda de la felicidad como algo que está fuera de nosotros mismos y muy distante de nuestras vidas, pero ¡oh sorpresa!, cuando menos lo esperamos nos damos cuenta que ha estado ahí, generalmente, dentro de nosotros mismos.

Vivimos una época compleja, donde ya incluso no sabemos reconocer lo que es verdad de lo que no lo es… a eso le llaman la era de la post verdad. Imagínense ¿más allá de la verdad?, y que, como si fuera poco, según Byung-Chul Han en su libro La sociedad del cansancio[2], para esa misma época nos hemos convertidos en “verdugos y víctimas de nosotros mismos” por la auto coerción y auto explotación experimentada y, en ese contexto, fuimos atrapados por el coronavirus y todas sus secuelas ya conocidas.

Epicuro nos dice, según Sellars, la clave está en que la mente llegue a estar tranquila y sosegada. ¿Y cómo se consigue eso?  Superando el doble escollo de los deseos frustrados y de la inquietud por el futuro. O aún más sencillo: a menudo son las otras personas, sobre todo los amigos, la familia o la pareja, el centro de nuestro ideal de una vida feliz. Pero generalmente está tan cerca que no alcanzamos a verla.

La felicidad no viene envuelta en papel de celofán, así jamás la encontrarás. No es algo que se encuentra porque se busca. Y mucho menos el resultado de la lotería, como tampoco del azar. La felicidad como el bienestar, los cuales generalmente vienen juntos, es la consecuencia de una vida con propósitos y con sentido, una vida que genera satisfacción por los logros alcanzados, de una vida que celebra con los demás las pequeñas cosas que ella te brinda.

Sellars nos invita a repensar nuestro lugar en el mundo y a valorar la importancia de la alegría, la naturaleza y el simple hecho de estar vivos.

Y, como si fuera poco y a propósito de la muerte, toma las palabras del filósofo y nos dice: “Si la muerte es la ausencia de sensación, entonces no contiene ni placer ni dolor, y por lo tanto no es ni buena ni mala. Si no es ni buena ni mala, sino la simple ausencia de toda sensación entonces no es nada que valga la pena temer”.

Pero no te digo más, anímate a leer esta obra, que sé, como me pasó a mí, la vas a disfrutar plenamente. Recuerda, Lecciones de Epicureísmo. El arte de la felicidad de John Sellars.

[1] Recuperado en La OMS subraya la urgencia de transformar la salud mental y los cuidados conexos (who.int)

[2] Byung-Chul Han (2017). La sociedad del cansancio. Herder Editorial, S.L., Barcelona