Entradas

Cómo evitar las malas influencias en tu hijo

Una de las mayores preocupaciones de los padres son las amistades que puedan tener sus hijos y cómo pueden influir en su conducta, pensamiento y desarrollo.

A menudo los niños se dejan influenciar fácilmente por sus amigos y esto puede provocar que actúen de una forma que en realidad no desean. ¿Cómo pueden los padres controlar “las malas influencias”?

Uno de los aspectos que más repercuten en que los niños sean fácilmente influenciables o no es la educación familiar. La familia es determinante para que los pequeños no se dejen llevar por compañeros hacia actitudes o conductas no deseadas. En este sentido, los padres deben hacer todo lo posible para educar a sus hijos de manera que no se dejen influenciar fácilmente por nadie.

En esta línea, es importante que los niños entiendan qué es una mala influencia porque así sabrán reconocerla y no se dejarán llevar tan fácilmente. Si los pequeños disponen de la atención necesaria en casa, si se organizan planes familiares a menudo y los padres pasan tiempo con sus hijos, es muy posible que estos no busquen atención y refugio en pandillas o amistades conflictivas.

De la misma manera, si los padres desarrollan una relación abierta y de confianza con los hijos, estos acudirán a ellos si tienen algún problema.

¿Qué podemos hacer para ayudar a alejar a nuestros hijos de las malas influencias?

  1. Motivar al niño para que dedique más tiempo a las amistades positivas y se relacione con gente variada. También animarlo a practicar actividades que fomenten valores positivos y donde conozca a nuevos amigos, como por ejemplo, el deporte.
  2. Fomentar la responsabilidad de nuestro hijo. Los niños y los jóvenes que son responsables no suelen dejarse influir tan fácilmente por otras personas, ya que no suelen buscar la aprobación de los demás y valoran mucho más las consecuencias de sus acciones.
  3. Conocer a sus amigos, e incluso qué lugares frecuenta a menudo sin controlar excesivamente donde se encuentra en cada momento.
  4. No criticar nunca las compañías de nuestro hijo, ya que éste puede ponerse a la defensiva y reaccionar de manera opuesta. Es mejor criticar acciones y comportamientos concretos que hayan tenido estos amigos, pero sin atacarles directamente.
  5. Fomentar y desarrollar en nuestro hijo una imagen positiva de sí mismo y promover su autonomía.

Precisamente, este último punto es fundamental para que nuestros hijos no se dejen llevar por compañías negativas y, por ello, hay que fomentar estas cualidades. Si un niño tiene una fuerte autoestima, independencia y confianza en sí mismo no buscará la aprobación de otros y, por lo tanto, no se dejará influir por malas compañías.

¿Cómo podemos detectar si nuestro hijo se está dejando llevar por malas influencias?

Hay diversos signos que pueden indicar que esto está sucediendo y que los padres deben tener en cuenta. Por ejemplo, debemos preocuparnos si observamos que nuestro hijo hace alguna cosa sin sentido sólo para que su grupo de amigos lo acepte o cuando desobedece órdenes por la misma razón.

Otras señales como robar, mostrar algún síntoma de consumir drogas o alcohol, o pedir de manera excesiva cosas materiales que tienen sus amigos, pueden ser señales de que su hijo se está dejando influir por sus compañeros.

Fuente: Center for the Education and Study of Diverse Populations

Educación inclusiva: por una educación para todos y todas

Según la UNESCO, podemos considerar la Educación o escuela inclusiva como «el proceso de identificar y responder a la diversidad de las necesidades de todos los estudiantes a través de la mayor participación en el aprendizaje, las culturas y las comunidades, y reduciendo la exclusión en la educación». Una tipología educativa que quizás hoy puede darse por sentada en algunas zonas del mundo, pero que supone la consecución de una serie de objetivos pedagógicos y sociales que han sido defendidos durante décadas hasta que se convirtió en una opción mayoritariamente aceptada y asumida por la ciudadanía. En lugares como España, por ejemplo, este largo proceso condujo a que la educación se dividiese entre las llamadas escuela ordinaria y la escuela especial, siendo esta última la que agrupaba a alumnos que requiriesen una atención especial. Pero ¿qué recorrido ha tenido que seguir esta pedagogía para alcanzar este lugar? ¿Bajo qué principios se desarrolla?

 

Los primeros pasos de una educación en la igualdad de derechos y oportunidades

El día 10 de diciembre de 1948, tres años después de finalizada la Segunda Guerra Mundial, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas impulsó la firma de la Carta de los Derechos Humanos. El documento asumía de forma pública la defensa de una serie de libertades que apenas tres años antes se vulneraban de forma masiva en toda Europa. Estaba compuesto por treinta artículos que defendían derechos individuales, sociales, económicos, de pensamiento, religión y, entre otros, también educativos. Concretamente, la Carta de los Derechos Humanos recoge en su artículo 26 que «toda persona tiene derecho a la educación. La educación debe ser gratuita, al menos en lo concerniente a la instrucción elemental y fundamental. La instrucción elemental será obligatoria […]». Es decir que, independientemente de su origen socioeconómico, minusvalías o especificidades físicas o psíquicas, todo ser humano en edad de escolarización debe recibir una formación. Pero a pesar de estas buenas intenciones, ya que la Carta no dejaba de ser un documento de valor declarativo, no fue hasta décadas después, con la redacción del llamado Informe Warnock,que aparecieron los primeros brotes de lo que más adelante acabaría siendo la escuela inclusiva. En este documento, publicado en 1981 y elaborado por la Comisión Británica sobre Educación Especial, que por entonces se hallaba bajo la dirección de Mary Warnock, se afirmaba que no existían niños y niñas que no pudiera ser educados, y que la necesidad de recibir una formación en uno u otro sentido era inherente a todo ser humano, independientemente de sus limitaciones para acceder a una educación reglada. La afirmación recogía el guante lanzado por algunas de las nuevas corrientes pedagógicas que  entonces ocupaban un segundo plano, y oficializó la crítica hacia sistemas exclusivos y perpetuadores de las desigualdades sociales que la escuela inclusiva buscaría erradicar a partir de entonces.

 

Características de una educación inclusiva

Así, tras varias iniciativas legales aplicadas con desigual fortuna y de otras iniciativas impulsadas desde plataformas como la Conferencia Mundial de Educación para Todos, se acordó que la mejor solución para la plena integración del alumnado en riesgo de exclusión (hecha desde el respeto y aprovechamiento pedagógico de sus particularidades) pasaba por una educación definida como inclusiva, y que podía implementarse a partir de los siguientes elementos:

  • Educación individualizada con el alumnado como centro y gestor de su proceso educativo en cooperación, en la medida de lo posible, con sus familiares.

 

  • En este mismo sentido, la educación inclusiva se construye sobre una visión de la pedagogía entendida como investigación y adquisición de competencias, en detrimento de una concepción memorística del aprendizaje. De esta forma, todo el alumnado será capaz de aprender en cualquier situación y dentro de sus posibilidades.

 

  • Con la intención de posibilitar la adaptabilidad de las materias a estudiar a las realidades específicas de cada estudiante, se apuesta por un profesorado capaz de actuar como guía de los alumnos con más dificultades para aprenderlas.

 

  • Espacios de formación que no se limiten al recinto educativo si no que, en caso de necesidad, contemplen la posibilidad de educar bajo formas pedagógicas más próximas a la desescolarización, el e-learning o al Flipped Classroom.

 

  • Por último, la educación inclusiva exige una visión del aprendizaje alérgica a toda competición entre el alumnado y que abrace en cambio una concepción grupal y cooperativa del acto de aprender. El intercambio de información y la estimulación del debate como forma de dirimir las diferencias entre el cuerpo estudiantil implica, a su vez, una educación en el respeto hacia los demás y sus capacidades que entronca con la que en el fondo es la base de la educación inclusiva: una formación para la convivencia, útil y válida tanto dentro como fuera del aula.

Fuente: aulaplaneta.com

Disciplina positiva en la escuela – Guía de apoyo para docentes

El instructivo que les presentamos, y por supuesto el taller del cual se desprende, intenta integrar el conjunto de procesos relacionales que están en juego en el momento en que el o la docente enfrenta la tarea cotidiana de formar al o la estudiante como persona. Tomar en cuenta cada uno de los factores resulta determinante cuando se trata de desarrollar una mirada positiva y sana de la disciplina.

El abordaje de la disciplina es un proceso complejo que comienza con la de-construcción de muchos imaginarios: creencias, rasgos, aprendizajes sobre la educación de niño, niñas y adolescentes, necesidades y características de esta etapa del desarrollo, que obstaculizan la vivencia de climas y contextos armoniosos para poder crecer. 

En este sentido es de suma importancia que junto al oficio de deconstrucción se puedan realizar ejercicios vivenciales como propuestas y nuevos modos de hacer vinculados a la tarea de la disciplina positiva en los centros educativos. Por eso se reviste de vital importancia conocer las actitudes de los docentes, su estilo de comunicación, la metodología que utiliza e incluso aquellos recursos para que el aprendizaje y la disciplina acontezca en sus salones de clases. 

Las sesiones que se proponen en la siguiente guía se encaminan a fortalecer los procesos de acompañamiento de los estudiantes y se proporcionan en este sentido herramientas psicopedagógicas para vivirlas y acompañar a partir de ellas a los niños, niñas y adolescentes de las escuelas. 

Es importante conocer que el marco conceptual de las mismas está sustentado en la Teoría de los Sistemas, que invita a reconocer la interacción dinámica que acontece entre los distintos factores que sostienen el aprendizaje, la teoría constructivista, donde el estudiante no es un sujeto pasivo, sino que construye su propio aprendizaje con la ayuda de otros y otras y el enfoque de competencias del sistema educativo dominica que entiende que los sujetos deben desarrollar capacidades para actuar en contextos diversos, movilizando de forma integrada conceptos, procedimientos, actitudes y valores. 

La disciplina positiva en la escuela es una oportunidad para que el docente se ayude a crecer. 

Disciplina-Positiva_-en-la-Escuela-Guia-de-apoyo-para-docentes.-WEB

Fuente: educando.edu.do

Experiencias y consejos para trabajar la oratoria en el aula

No todo el mundo se siente cómodo hablando en público, una habilidad que si se sabe desarrollar proporciona importantes beneficios. ¿Tienes pensado enseñar oratoria a tus estudiantes? Esta selección de artículos publicados en nuestra web te ayudará a conseguirlo.

Hablar en público correctamente y conseguir captar la atención de la audiencia a la que te diriges no es fácil. Además, no todas las personas tienen las mismas capacidades y habilidades para expresarse con soltura y naturalidad. Por eso, desde ámbitos como la escuela es fundamental que los alumnos puedan trabajar la oratoria como una asignatura más. Si tienes intención de llevarla a tu aula, toma nota de esta selección de experiencias, juegos y consejos.

Oratoria: la asignatura pendiente

Este artículo recoge las investigaciones realizadas por el experto en psicolingüística Neil Mercer sobre la necesidad de llevar la oratoria a las aulas, y opina que la manera en que hablan y se expresan los estudiantes influye en sus resultados académicos. Asimismo, se exponen algunos de los beneficios del arte de hablar en público. La oratoria ayuda a gestionar las emociones, a mejorar las habilidades sociales y de pensamiento crítico, a ganar confianza en nosotros mismos, a desarrollar la capacidad de liderazgo…

Niña con micrófono: oratoria en las aulas

Juegos para enseñar a los alumnos a hablar en público

Rocío López, maestra especialista en innovación educativa y emprendimiento, propone unos trucos y sencillos consejos en forma de juegos para que los estudiantes del ciclo superior de Primaria y ESO dejen a un lado la vergüenza y se atrevan a hablar ante un auditorio. Estas actividades son: ‘El discurso del rey’, ‘Lo que no sabías de…’ y ‘El pozo de los miedos’.

consejos sobre oratoria

3 alumnos crean unas gafas de realidad virtual para ayudar a hablar en público

Inés, Soledad y Jorge son estudiantes de Secundaria del Colegio Ramón y Cajal en Madrid. Esta experiencia relata cómo crearon unas gafas de realidad virtual que ayudan no sólo a mejor la expresión oral, sino a evitar el miedo a la hora de hablar ante los demás. Bautizaron a su proyecto con el nombre de ‘LIS’ y lo que hace especiales a estas gafas es que es posible seleccionar entre diferentes simulaciones para practicar un discurso ante un espacio abarrotado de asistentes, una ponencia en el aula o una presentación en un entorno profesional, entre otros ejemplos.

Enseñar oratoria en inglés al alumnado a partir de los tres años es el propósito de Magic Talk!, un proyecto desarrollado en el Colegio Canigó (Barcelona) que fomenta el desarrollo de habilidades comunicativas en lengua inglesa a través del juego. En concreto, cada alumno (desde un atril) coge el micrófono y se dirige al resto de sus compañeros de clase para comentar los temas y las actividades que tratan. La experiencia les ayuda a lograr una pronunciación correcta, además de mejorar sus capacidades de expresión, comprensión y fonética a la vez que trabajan el tono de voz, el volumen y las expresiones faciales y corporales.

Magic Talk!: un proyecto para que los alumnos de Infantil hablen mejor Inglés

10 pautas para enseñar oratoria en clase

Autora del libro ‘Generación T, exploradores de la voz digital’, Rocío Martín, licenciada en Comunicación Audiviosual, desvela y desarrolla en este decálogo las claves para enseñar oratoria a los alumnos. Estas claves están relacionadas con la dicción, la respiración, la seguridad, autoestima e inteligencia emocional, la comunicación no verbal, escribir para contar, la negociación, sacar lo máximo de cada plataforma, el valor de la palabra, la ciberseguridad y ‘el momento atrévete’.

10 pautas para enseñar oratoria en clase

Fuente: educaciontrespuntocero.com

Transición de la escuela a la universidad

Para que el cambio de la escuela a la universidad sea exitoso, se debe crear un sistema de apoyo entre el adolescente y la familia.

Nathalia Romero
[email protected]

Santo Domingo, RD

Patricia está a punto de cumplir los 18 años. Pasará de ser una adolescente a ser una adulta, y con ello viene uno de los cambios más drásticos de su vida: la universidad.

Aún no se decide bien por lo que va a estudiar y en cuál universidad. Solo pensar que tendrá que adaptarse a otro ambiente, lejos de sus amigos, le trae estrés y ansiedad.

Por otro lado, Ángela está cursando el primer cuatrimestre de la carrera. Para ella, su vida ha dado un giro de 180 grados. Pasó de estar en un politécnico muy estricto a vivir la libertad e independencia que trae la universidad. “El cambio ha sido para bien”, dice.

Y es que la transición de la escuela a la universidad puede significar uno de los cambios más desafiantes para los adolescentes que ahora pasarán a ser adultos.

Y no solo para ellos sino también para los padres, quienes tienen un papel fundamental en ese proceso. Entonces, ¿cómo la familia puede manejarlo? Para la psicóloga y terapeuta familiar Laura Rivas, el primer paso para los padres es no estar decepcionados porque su hijo/a no sabe exactamente qué quiere hacer con su vida a los 18 años.

“Es común no estar seguro, y por esto, muchas personas cambian de carrera en los primeros dos años universitarios”.

Explica que pueden permitirle al joven que participe en diferentes áreas de trabajo, como si fueran pasantías, para que puedan explorar las distintas áreas laborales sin un compromiso de cuatro años de estudios.

Asimismo, resalta que los padres pueden ayudar a sus hijos estableciendo límites y ajustando las expectativas del proceso universitario. Muchos jóvenes experimentan confusión sobre lo que está permitido o no, dado que ahora son adultos. Aún así, la mayoría de ellos siguen viviendo en casa cuando comienzan a estudiar. De ahí que sea importante sentarse a establecer las nuevas reglas, como la hora de llegada a la casa, deberes en el hogar, y el manejo del dinero.

Además, agrega, hay que ajustar las expectativas de este nuevo proceso. El estudiante estrella del colegio podría experimentar su primera C en la universidad. Otros sentirán ansiedad social al tener que salir de su grupo íntimo de amigos y estar con otros desconocidos. “Es importante crear un sistema de apoyo, donde los jóvenes puedan hablar con sus padres y amigos sobre los nuevos retos que experimentan”. Particularmente para los padres deben tratar de no reprochar porque su hijo/a no tenga un éxito instantáneo. “Es como cuando aprendieron sus bebés a caminar: si les hubiesen reprochado por caerse, nunca hubiesen aprendido a correr”, puntualiza Rivas.

CONSEJOS
Para una vida universitaria sana
Comunicación.
 Mantener una comunicación abierta con tus padres, quienes podrían tener consejos valiosos para el proceso. Continuar la relación con los viejos amigos. Aprender de las nuevas personas que conocerán, particularmente de aquellos que son diferentes. Tomar notas en clase. Comenzar los proyectos el mismo día que los asignan. Disfrutar el proceso.

Semana de ambientación: la base del año escolar

En un nuevo año escolar es importante tomar en cuenta la semana de ambientación, para lograr la adaptación de los estudiantes.

Cada año escolar afrontamos nuevos retos, durante la semana de ambientación en las escuelas que este año se extenderá del 19 al 23 de este mes de agosto, tenemos el compromiso de compartir nuestros conocimientos y hacer relaciones amistosas con nuestros alumnos/as.

Al terminar las vacaciones, tanto maestros/as, estudiantes, directivos, como la familia en general, arribamos a los preparativos del siguiente año escolar, que en este caso corresponde al período 2019 -2020.

Como cada año, los buenos resultados que obtengamos de nuestros estudiantes, dependerán del empeño que pongamos en tener un buen inicio en estas primeras semanas, que son de ambientación y reubicación de nuestros alumnos/as, sean éstos de nuevo ingreso o ya conocidos por nosotros/as.

En el nuevo año escolar Educando te acompañará en los procesos de desarrollo de actividades en el aula, ofreciéndote de igual forma herramientas que podrás utilizar en la aplicación de los temas que se desarrollarán.

Durante esta semana de ambientación tenemos el reto de compartir nuestros conocimientos y entablar relaciones amistosas con nuestros alumnos/as.

Como cada año, al volver al aula encontrarás a tus alumnos/as con mucho ánimo y alegría, esperando recibir lo mejor de ti, con las interesantes actividades que previamente hayas preparado para lograr la integración en estas primeras semanas.
Es un tiempo para conocer cuáles son las reglas de la escuela, presentarnos ante nuestros alumnos/as, compartir con nuestros colegas maestros/as, saber cómo podemos sacarle el mejor provecho al potencial de nuestros estudiantes.

Una gran fiesta nos espera en esta semana de ambientación, con un conjunto de actividades por desarrollar en el aula, por tal razón te exhortamos a realizar un gran acto de apertura dando la bienvenida a este nuevo período de formación académica.

Recomendaciones generales para el primer día de clases:

  • Recibe a los niños y niñas, preferiblemente en la puerta del aula y dales la bienvenida. Si ya los conoces, preocúpate de saludarlos por sus nombres.
  • Permíteles escoger sus asientos.
  • Conversa con tus alumnos y alumnas. No realices sólo un saludo y diálogo general, sino haz un esfuerzo por hablar en forma individual con cada uno de ellos/as durante los primeros días. No es una tarea fácil, pero es posible.
  • Utiliza un sistema de “puertas abiertas” que invite a los niños y niñas a conversar, usa frases como “Cuéntame más acerca de…..” “que entretenido lo que me estás contando“ y ¿qué pasó después de…. Y otras semejantes. No converses con tus alumnos/as mientras estás ordenando papeles o escribiendo en el pizarrón. Míralos a los ojos, hazle preguntas y afirma o comenta sus respuestas.
  • Realiza actividades grupales desde los primeros días, con el fin de que se conozcan mejor entre ellos/as.
  • Incorpora actividades relacionadas con la expresión de sentimientos, para que liberen tensiones, temores, o posibles angustias frente a la entrada a la escuela.
  • Mantente atento/a hacia los niños/as que muestran signos de ansiedad o problemas de adaptación después de las primeras semanas de clases. Trasmíteles seguridad y confianza y mantén una comunicación directa con sus padres y apoderados.
  • Proporciona un ambiente seguro, cariñoso, motivador. Ayúdales a sentirse contentos consigo mismos y motivados por las oportunidades de aprendizaje que la escuela les ofrece. Sentirse capaz, poseer una buena autoestima y tener altas expectativas de lo que se va a aprender son condiciones muy importantes para el éxito del niño o niña en la escuela.

Fuente: educando.com.do

6 consejos para un tranquilo regreso a clases

Ajuste la hora de dormir gradualmente

Haga que la hora de dormir sea un poco más temprano cada día hasta que comience la escuela. Un pequeño cambio cada noche no será evidente para su hijo.

“Logré que mi hijo de 6 años se acostumbrara al nuevo horario para irse a dormir antes de que la escuela comenzara. Dormir más lo ayudará a estar más concentrado. Le regalamos nuevos osos de peluche ‘solo para la cama’ y su tarea era hacerlos dormir. En breve, él también se había dormido y al día siguiente estaba descansado para ir a la escuela”.
Heather A., Huntington, New York

Que la compra de los útiles escolares sea una tarea en equipo

Involucrar a los niños en las etapas de planificación puede facilitar la preparación para el nuevo año escolar.

“Enfocarme en el panorama general me ayudó a estar positivo durante la preparación para volver a la escuela. A la hora de comprar los útiles escolares jugué a la búsqueda del tesoro con mi hijo de 6 años. Si no encontrábamos algunos crayones, no nos importaba”.
Andrew L., Maplewood, New Jersey

Que la lectura sea divertida y esencial

Puede que el verano haya sido una mini vacación de la lectura, pero encontrar maneras divertidas de leer antes de que empiece la escuela puede facilitar la transición.

“Lean los libros favoritos de su hijo en las noches como parte de la diversión familiar. Algunas noches permita que él lea. Anímelo a que use voces diferentes para los personajes. Esto motivó a leer nuevos libros a nuestro hijo que está en 7 grado y tiene dificultades de atención”.
Susan B., Cleveland

Enfocarse en las apariencias

Estar satisfechos con su apariencia puede que haga sentir a los niños seguros y ayudar a que se concentren en sus tareas en lugar de en su vestimenta. Es beneficioso permitirles que den su opinión cuando van de compras.

“Mi hija de 14 años no se podía concentrar por estar pensando en su apariencia. Lo solucionamos comprando juntas la ropa para la escuela. Al dejar de pensar en eso, se sintió segura y pudo concentrarse en la clase”.
Patti M., Oceanside, New York

Use colores para los útiles

Si tiene más de un hijo, asigne un color a cada uno. Permita que cada niño decida el color para la mochila, lonchera y carpetas. Esto facilitará los preparativos para la escuela.

“Tenemos dos niños con necesidades especiales y dificultades de aprendizaje. Cuando dejamos que cada uno escogiera un color para todos sus útiles escolares, la rutina de la mañana se simplificó considerablemente”.
Harold D., Aurora, Ohio

Fomente el entusiasmo antes del primer día de clase

Hablar de la escuela antes de que finalice el verano puede fomentar el entusiasmo. También podría sacar a relucir algunas de las preocupaciones que los niños tienen. Saber cuáles son es el primer paso para encontrar soluciones.

“Mi hija de 8 años estaba preocupada por no poder recordar los nombres de sus compañeros. Hablamos con su maestra antes de empezar clases y estuvo de acuerdo en que mi hija hiciera etiquetas con los nombres de sus compañeros. Esto alivió su preocupación y ¡todos sus compañeros estaban encantados!”
Jennifer B., Staten Island, New York

Las redes sociales en la escuela: una experiencia para aprovechar su potencial

Para muchos profesores, la inclusión de las redes sociales en las clases plantean un verdadero dilema. Por eso en este artículo propongo una experiencia práctica que creo puede resultar muy útil. La propuesta que hoy nos ocupa consiste en utilizar las redes sociales para mejorar la visibilidad de los aprendizajes, recurriendo para ello a una técnica de trabajo cooperativo denominada jigsaw o rompecabezas. Uno de los objetivos de la experiencia es unir la colaboración con la transparencia y la participación. En este caso, denominamos colaboración al proceso a través del cual las administraciones públicas trabajan conjuntamente con otras administraciones públicas, gobiernos, el sector privado y la sociedad civil para la definición de políticas públicas y la mejora de los servicios. Si trasladamos esto a un centro educativo, podremos introducir una dinámica que anime a escuchar, involucrarse, incorporar conocimientos para repensar los problemas públicos,  maximizar la eficiencia pública, dar cobertura a mayor número de necesidades sociales, dar voz a la comunidad educativa e invitar a todos sus actores a trabajar juntos para lograr una meta común: la mejora de la calidad educativa y del éxito escolar.

Una de las mayores virtudes de esta técnica es que no destaca el trabajo de ningún colectivo por encima del resto. Aquí, el trabajo de docentes, alumnado, familias, instituciones (ayuntamiento, cabildo, gobierno) y asociaciones o entidades del barrio (empresas, ongs, Iglesia, etc.) son igualmente indispensables para alcanzar el éxito. Esta cooperación facilitará la interacción entre todos los miembros de la comunidad educativa en el centro y fuera de él, valorando a todos de forma equitativa como contribuidores a una tarea común. En definitiva, a través de la mejora de la colaboración y sus conceptos asociados (interoperabilidad, co-producción de servicios, datos abiertos e innovación pública) estableceremos una serie de propuestas para mejorar la participación y enriquecernos con las aportaciones de otros, así como darle identidad virtual a nuestro centro en la red.

 

Descripción de la experiencia

Es frecuente que algunos de los sectores de la comunidad educativa demanden una mayor comunicación entre el centro y el resto de la comunidad, y es en este punto en el que las redes sociales pueden ser muy útiles. La idea es utilizar las redes sociales corporativas del centro escolar no solo como herramienta informativa de actividades, notas o circulares, sino como un canal de participación y colaboración con el barrio. De esta forma,  podremos darle a la escuela una identidad tanto real como virtual, poniendo en valor el trabajo que allí se realiza. El primer paso es plantear la idea a la comunidad educativa, desde el Consejo Escolar, a fin de que sea una decisión participativa y que implique a todos los sectores de la comunidad escolar e  instituciones que trabajan en el barrio. Para ello, como mencionamos anteriormente, vamos a utilizar una técnica de trabajo cooperativa denominada jigsaw.

 

¿Qué beneficios tiene esta técnica de trabajo?

– Favorece que cada miembro de la comunidad educativa sea capaz de aprender a solicitar ayuda a otros.

– Permite que conozcan y manejen el feedback o retroalimentación como herramienta de refuerzo y apoyo a sus propuestas.

– Incentiva a los miembros de la comunidad educativa  a interactuar entre ellos y a compartir ideas, materiales y apoyo emocional.

– Propicia que cada uno de ellos sea capaz de buscar información en diferentes fuentes.

– Enseña a escuchar al resto de la comunidad educativa, así como respetar sus opiniones y aportar ideas.

– Fomenta la responsabilidad individual  como valor inherente a toda tarea cooperativa.

– Estimula el desarrollo de las habilidades sociales necesarias para el trabajo en grupo.

– Garantiza la igualdad de oportunidades de éxito para todos los miembros de la comunidad educativa.

– Desarrolla un mayor conocimiento entre los miembros del grupo.

¿Cómo la vamos a realizar?

Primera sesión (interoperabilidad)

  1. Realizar grupos de cinco o seis personas.  Los grupos deben ser heterogéneos y contar con un miembro de cada sector de la comunidad educativa (docentes, alumnado, familias, asociación de vecinos, ayuntamiento, etc.).
  2. Designar a un responsable de cada grupo como el líder. En principio sería conveniente asignarle este papel a algún representante del consejo escolar, aunque el rol de líder irá rotando.
  3. Nos ponemos en situación. Vamos a tratar el tema Redes sociales: ¿sí o no? En primer lugar, lo dividiremos en varios subtemas según los grupos que hayamos formado previamente. Por ejemplo: (1) redes sociales interesantes, (2) consecuencias positivas de la introducción de las redes sociales en el centro, (3) consecuencias negativas de la introducción de las redes sociales en el centro, (4) las redes sociales como instrumentos participativos, (5) ¿cómo podemos introducirlas? ¿Quién lo hace? ¿Cómo? Cada miembro del grupo será responsable de un subtema.
  4. Damos tiempo a los miembros del grupo para leer e investigar sobre su segmento y comprenderlo adecuadamente. Traerán información para la segunda sesión.

Segunda sesión (co-creación y co-producción)

  1. En esta segunda parte -que es a la que mayor tiempo dedicaremos- formaremos grupos de expertosy cada persona responsable del subtema se reunirá en el mismo grupo. Los miembros de estos grupos de expertos discutirán lo investigado y contrastarán la información que ha traído cada uno. Con las aportaciones de todo el grupo se extraerán las conclusiones pertinentes.

Tercera sesión (innovación)

  1. Volvemos al grupo de origen del rompecabezas.
  2. Cada responsable de un subtema presentará lo investigado al resto del grupo. Se sacarán conclusiones y se expondrán al gran grupo presentando un plan de trabajo que responderá a la pregunta que lanzamos al comienzo: Redes sociales: ¿sí o no?
  3. El papel del director (o la persona en la que él delegue) será el de supervisar el trabajo y asegurarse de que los grupos no se vayan de la temática planteada. Por ello es conveniente que el director no pertenezca a ningún grupo.
  4. Llegando casi al final de la sesión, haremos una puesta en común del trabajo y realizamos la propuesta final por grupos.

Cuarta sesión (laboratorio de innovación)

  1. Finalmente las distintas propuestas se llevarán al Consejo Escolar, que será el que escoja la más adecuada para el centro.

Conclusiones

La utilización del método jigsaw facilita la cooperación e implicación de todos los miembros de la comunidad educativa ante el planteamiento de un problema o situación. En este caso, hemos trabajado la posibilidad de introducir las redes sociales en el centro educativo, algo que afectará a toda la comunidad educativa, compartiendo información y conocimiento y fomentando la interoperabilidad, en pro de la mejora de los servicios públicos (en este caso, la escuela).  Asimismo, con esta dinámica estamos fomentando la  co-creación y co-producción, tratando de  integrar actores sociales diversos más allá de las fronteras de la propia escuela para adoptar mejores decisiones educativas. Finalmente también barajamos la importancia de los datos abiertos para la mejora del centro, a fin de darle valor en el entorno educativo y virtual, aunque teniendo claro qué datos vamos a poner en abierto. Durante todo el proceso iremos haciendo autoevaluación, coevaluación y recibiremos feedback continuo para ir depurando. Podríamos diseñar rúbricas, puede ser una excelente herramienta.

 

Trabajar de otra manera nos llevará a ser centros innovadores, ya que tendemos al cambio de procesos, actitudes y valores, cuya finalidad es darle valor al centro público. La innovación apuesta por la colaboración entre todos los actores para impulsar las decisiones y políticas públicas que promuevan nuevos planteamientos y soluciones. El resultado habrá que valorarlo.

Fuente: aulaplaneta.com

Cómo aprender a pronunciar inglés como un niño dejando de lado los complejos

 

Inseguridad, complejos y una percepción errónea de lo que significa pronunciar correctamente, uno de los principales errores de la gente de habla hispana

Es un hecho, los niños se lanzan a la pronunciación como un juego, asumiendo de manera espontánea y utilizando los fonemas ingleses como los utilizaría un inglés. ¿Qué ocurre con los adultos? Inseguridad, complejos y una percepción errónea de lo que significa pronunciar correctamente son algunos de los motivos que separan a los españoles de una pronunciación fluida. Así lo señalan desde la academia OS Connect, quienes recuerdan que la pronunciación es el talón de Aquiles de los españoles y el principal escollo que superar para alcanzar un nivel óptimo que iguale a España a otros países de la UE.

Uno de los motivos, según comparten desde esta entidad, es que según vamos haciéndonos mayores, el aprendizaje natural, por imitación, se ve alterado con la introducción de otros elementos propios del «mundo de los adultos»: inseguridad, complejos y una percepción errónea de lo que significa pronunciar correctamente son algunos de los motivos que separan a los españoles de una pronunciación fluida.

Es lo que comparten desde la academia OS Connect cuyo director, Sergio Iriarte, ha profundizado sobre las claves que llevan a los españoles a ser los que peor pronuncian en inglés de toda Europa. ¿Serán los niños la clave para revertir esta tendencia? Lo cierto es que España no solo sigue estancada en los puestos más bajos de Europa, sino que empeora sus resultados respecto a las anteriores ediciones del informe EP English Proficiency Index.

En el último Monitor de Cambridge «Europa ante el espejo» España aparece como el país de Europa que encuentra más difícil la pronunciación, seguido de Italia. En el punto opuesto está Dinamarca para quienes la pronunciación es lo más difícil sólo para un 10%. Según una encuesta de Cambridge University, el 44% de los españoles reconoce que su nivel de inglés es bajo; o muy bajo, y solo uno de cada cuatro afirma tener la fluidez suficiente para poder mantener una conversación en ese idioma.

De los miles de alumnos que han pasado por esta escuela no llegan ni al 1% aquellos que habían recibido formación previa específica y suficiente de pronunciación en inglés en general. Pero ni en la enseñanza reglada, ni tampoco quienes han ido a academias y han estudiado con profesores nativos. «Incluso he visto bastantes profesores nativos que se sienten inseguros a la hora de enseñar pronunciación», valora el director.

El primer error -y más garrafal- es el de asumir una pronunciación española, utilizando el sistema de sonidos españoles. Algo que los niños superan debido a la naturalidad con la que entienden el proceso de imitación. «Los españoles seguramente tenemos merecida la fama de abiertos o alegres. Pero también es verdad que somos tímidos e inseguros. En general hacemos cualquier cosa antes que hacer el ridículo», explica Iriarte. Algo que nos perjudica a la hora de aprender a pronunciar.

La pronunciación es mucho imitación y en ese terreno los niños llevan ventaja. «Imitar es, en cierto modo, actuar. Si nos da vergüenza actuar, si nos da corte imitar, no vamos a poder mejorar nuestra pronunciación. Así es que si estamos a solas con un inglés, todavía nos animamos a poner acento. Pero como haya delante un amigo nuestro español…», afirma el director de OS Connect.

Por eso los niños, que en general son más desacomplejados de lo que son los mayores, mejoran su pronunciación rapidísimo. No se cortan, imitan, juegan y «lo pillan». «Los niños se lanzan a la pronunciación como un juego, asumiendo de manera espontánea y utilizando los fonemas ingleses como los utilizaría un inglés. Es divertidísimo. Y así, en nada que nos demos cuenta, los niños aprenden a hablar inglés pronunciando correctamente”, explica el director de la academia online OS Connect.

Desde esta academia destacan que, por mucho inglés que sepa una persona, si no pronuncia correctamente estará poniendo trabas para que la comprendan: «La pronunciación afecta también a nuestra capacidad de comprensión auditiva, e incluso a la comprensión y expresión escritas». Por otra parte, los españoles rechazan el acento, cuando «tener acento no tiene nada de malo», indica este experto. De hecho, no e iste algo así como hablar sin acento. Puedes tener un acento de Essex, o escocés, o un acento californiano, o un acento español. «Antonio Banderas habla inglés, perfectamente, con un acento español muy bonito», destaca.

Desde OS Connect afirman que es lógico querer aprender a hablar con inglés un acento nativo, pero no es imprescindible para que te entienda sin problemas un nativo inglés o para que te entiendan alemanes, belgas y suecos, por ejemplo, en una reunión de trabajo internacional. Tal y como afirman desde esta academia, la pronunciación y el «listening» están directamente conectados. Por lo que no es casualidad que las personas que ven series y películas en su idioma original en lugar del doblaje, obtengan mejores resultados en exámenes lingüísticos.

Un informe titulado «¿TV o no TV? El impacto de los subtítulos sobre las habilidades con el inglés» concluye que el 58% de la población en los países acostumbrados a la versión original subtitulada se declara capaz de mantener una conversación en inglés mientras que en los países donde reina el doblaje, solo el 32% declara poder hacerlo. En Suecia, Finlandia, Noruega, Dinamarca o Países Bajos, 9 de cada 10 ciudadanos prefieren ver programas y películas extranjeras con subtítulos en lugar de doblados, mientras que en Francia, España o Italia, solo el 30% se muestra de acuerdo, en Alemania solo el 20%.

Fuente: abc.es

 

Storytelling: el potencial educativo de contar historias

Gracias al storytelling, el alumnado conecta de manera diferente con las historias ya que apelan a sus emociones y fomentan valores como la empatía. Pero, ¿cuenta con más beneficios? Te lo contamos a continuación.

La llegada de las TIC a las aulas ha introducido nuevas prácticas como el storytelling, que combina la narrativa tradicional, la tecnología y las emociones para contar historias. Según recoge Saulius Rosales, Doctor en Educación por la Universidad de Alicante, en ‘Uso del relato digital (Digital Storytelling) en la educación. Influencia en las habilidades del alumnado y del profesorado’, aplicar esta técnica en las aulas aumenta la motivación, la creatividad y entrena las competencias digitales de los alumnos.

Relatos con empatía

El storytelling utiliza las técnicas tradicionales de la narrativa para construir relatos que conecten con el alumnado. El objetivo, como subraya Rosales, es crear historias que les emocionen.

Este tipo de proceso de enseñanza-aprendizaje tiene diferentes aplicaciones en el aula: explicar una historia o contenido de una manera atractiva puede hacer que el estudiante desarrolle la escucha activa, estimule su creatividad y fomente su motivación mediante el relato de las experiencias del protagonista de la historia.

En el ámbito educativo, el storytelling permite a los estudiantes entender más fácilmente temáticas complejas como, por ejemplo, la inmigración. Así, a través de una historia protagonizada, por ejemplo, por un niño inmigrante, los estudiantes interiorizan el problema y se fomenta la empatía.

Con esta técnica, además, se trabaja el aprendizaje colaborativo, la motivación y la creatividad. En este sentido, los alumnos crean sus propias historias combinando no solo elementos narrativos, sino también multimedia: imágenes, voz o música.

Otros beneficios de storytelling

A través del storytelling se logra, también, un ambiente más relajado y participativo en el aula. La creación de una historia con la que el alumnado conecta incentiva su motivación, promueve su curiosidad y crean un vínculo más cercano con el docente.

beneficios de storytelling

Por otro lado, si el alumno participa en la elaboración de un storytelling, trabaja sus habilidades lingüísticas y digitalesdesarrolla su espíritu crítico y aprende a organizar la información. Asimismo, estos relatos colaboran en el desarrollo de habilidades sociales como la empatía o la escucha activa.

Su aplicación en otros campos

Esta técnica narrativa también resulta de utilidad en otros campos académicos como el eLearning. Del mismo modo que las narraciones son explicadas de forma clara e interesante para la atención de los estudiantes, el material utilizado en la formación a distancia debe seguir los mismos principios: crear un soporte atractivo y que llegue hasta las emociones del alumnado sin obviar el hecho de aplicarlo en el propio contenido que se pretende enseñar en relación a una materia concreta

Fuente:educacióntrespuntocero.com