Entradas

¿Cómo debe ser un maestro excelente?

Sin el ánimo de hacer ninguna comparación con el Fénix de los Ingenios, este es el sentimiento que me vino a la cabeza (y a todo el cuerpo) cuando me solicitaron que escribiera algo sobre estos dos conceptos tan mayúsculos como son el magisterio y la excelencia. Me han pedido que escriba sobre las competencias que debe tener un buen maestro y de la importancia que tiene (o debería tener) la formación inicial y continua para lograr maestros excelentes.

Después de un buen rato de reflexión pensé que lo mejor que podía hacer, como punto de partida, era repasar toda mi trayectoria escolar (desde el parvulario hasta la universidad) y aprovechar mis recuerdos y pensamientos para escribir algo sobre el tema.

Al margen de que existen algunos animales que enseñan y aprenden de sus congéneres, el magisterio es una función humana que siempre me ha causado un respeto imponente por las repercusiones que puede llegar a tener, su buen o mal ejercicio, sobre cualquier individuo en particular y sobre la sociedad, considerada esta como el resultado de la integración de todas las individualidades analizadas. La huella que puede llegar a dejar un maestro en sus alumnos se puede calificar de indeleble en la mayor parte de los casos.

Y qué decir sobre la excelencia. Según el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua (RAE), se entiende por excelencia: «La superior calidad o bondad que hace digno de singular aprecio y estimación algo»; a lo que se podría añadir: «Nivel de calidad imposible de alcanzar», con el fin de relacionar dicho grado con un desiderátum utópico. En mi humilde opinión, la propia condición del ser humano le impide alcanzar ese nivel de excelencia, en cualquiera de los campos de su actuación.

La excelencia, sinónimo de perfección, debería ser ese máximo diez que ningún maestro debería utilizar en sus calificaciones, por estar destinado a la perfección más absoluta y, por lo tanto, inalcanzable. No en vano, los autores americanos Tom J. Peters y Robert H. Waterman Jr, indagaron juntos: En busca de la EXCELENCIA; sin llegar a estar convencidos de haberla encontrado.

Pero centrémonos en el tema solicitado; en el soneto.

Antes que escribir sobre competencias, me gustaría mencionar algunos principios y valores que deben regir la actuación de un buen maestro, por no llegar a calificarlo de excelente.

Aun entendiendo que la educación en principios y valores es una responsabilidad de la familia (básicamente de los padres y abuelos), quiero hacer hincapié en los que debe poseer un buen maestro para reforzar dichos principios y valores desde la docencia. Un buen maestro debe ser ético en todas sus actuaciones. También debe ser ecuánime, a la par que justo, a la hora de evaluar a sus alumnos. Y, sobre todo, debe ser ejemplar en su comportamiento. Los alumnos (sobre todo los más pequeños) son como esponjas, absorben todo lo que oyen y ven.

Parafraseando el artículo 5º del cabo, dentro de las Ordenanzas Militares de Carlos III, «el maestro, como inmediata autoridad del alumno, se hará querer y respetar de ellos (…)» Cariño y respeto deberían ser dos valores innatos en el maestro. Y quiero aclarar que entendiendo por autoridad la clásica autoritas, es decir, el binomio de competencia más prestigio:

Autoridad = Competencia + Prestigio

Tal como la definió el Viejo Profesor (Enrique Tierno Galván), que en paz descanse.
Hablando de competencias, es decir, «la pericia, aptitud, idoneidad para hacer algo o intervenir en un asunto determinado», un maestro debería poseer algunas competencias que considero primordiales, a saber:

  • Vocación: Sentir la profesión desde lo más profundo.
  • Dedicación: Emplear todo el tiempo disponible.
  • Amabilidad: Sin caer en el coleguismo.
  • Generosidad: Volcar todos sus conocimientos en los alumnos.
  • Responsabilidad: Entendida como la capacidad de responder.
  • Empatía: Saber poner en el lugar del alumno.
  • Cercanía: Un buen maestro no debe aislarse en su estrado.
  • Entusiasmo: Saber transmitir energía vital.
  • Humildad: No creerse que está por encima del bien y del mal.
  • Paciencia: No todos cogen las ideas al vuelo.
  • Saber otorgar protagonismo: a los alumnos.
  • Despertar interés: Desarrollar curiosidad intelectual.
  • Capacidad de una escucha activa.
  • Tener una gran apertura mental.
  • Ser muy gráfico: Una imagen vale más que mil palabras.
  • Divertido: Sin llegar a ser cómico.
  • Ser realista: Tener los pies en el suelo.
  • Sinceridad: «Se coge antes a un mentiroso que a un cojo».
  • Asertividad: Cuando se imparte una lección, no se pueden tener dudas.
  • Saber gestionar la Diversidad: Los colectivos de alumnos son cada vez más diversos.
  • Autoridad: En el mejor sentido de la expresión. (Ya mencionada)
  • Y, sobre todo, el mejor nivel de conocimientos sobre la materia o materias que imparte. Él va a ser el transmisor del testigo en la carrera de relevos que es la vida.

Con esta lista, aparentemente exhaustiva, no quiero decir que un buen maestro deba cumplir todas y cada una de dichas competencias, ni en grado sumo, ni en todo momento; pero deberá saber aplicar y dosificar cada una de ellas en función de la circunstancias. No es lo mismo formar a un niño en su primera etapa del jardín de infancia que a un doctorando durante la preparación de su tesis, por poner los dos extremos opuestos de la cadena de valor formativa.

No olvidemos que un buen maestro debe ser el encargado de garantizar la transmisión del conocimiento a las siguientes generaciones de modo que, con sucesivas aportaciones, la humanidad siga progresando en la buena dirección. Un buen maestro debería ser más entálpico que entrópico, si es que puede servir este símil termodinámico.

Respecto a la formación del profesorado puedo apuntar que los tiempos de la enciclopedia de Diderot y D’Alambert se acabaron hace ya mucho tiempo. Hoy en día los avances en cualquiera de las ramas del conocimiento hacen imprescindible una puesta al día constante y sostenida sobre las materias que un maestro tiene que impartir. Lo que hace un par de siglos cabía en un par de tomos en papel impreso no tiene nada que ver con la cantidad de información de la que podemos disponer a través de la red de redes.

La formación inicial del profesional de la enseñanza (y me atrevería a decir que de cualquier persona) debería estar cimentada en los principales conceptos de cada una de las materias a impartir, de modo que no quedara ninguna fisura sobre los mismos. De este modo, la formación continua debería estar destinada a perfeccionar y poner al día la evolución de dichos conocimientos básicos debida al paso del tiempo.

Con ello quiero decir que la formación primaria, incluido el bachillerato, debería estar dedicada a unos conocimientos más generalistas, casi se podría hablar de una formación «renacentista», pues tiempo tendrá el alumno para ir adquiriendo conocimientos específicos conforme se vaya definiendo su vocación y, sobre todo, se vaya perfilando su futuro profesional.

A los dieciocho años (momento de elegir una opción de estudios universitarios) es muy difícil poder aseverar sobre nuestra auténtica orientación profesional y lo que es más importante, con la velocidad a la que se están moviendo los acontecimientos en esta primera parte del siglo XXI, muchas personas tendrán la necesidad de reinventarse con nuevas profesiones, bien por voluntad propia o por los condicionantes de las circunstancias externas.

Por todo ello, la formación continua está tomando carta de naturaleza no solo para los educadores, sino también para los propios educandos y, para muestra véase la velocidad de evolución de las llamadas «nuevas tecnologías» y no quiero referirme en exclusiva a las llamadas «TIC’s».

Releyendo al final todo lo escrito, después de muchas lecturas intermedias y sin la mínima intención de ser políticamente incorrecto, me queda la esperanza de que, si se consiguiera un mínimo nivel de excelencia en buena parte de los valores y competencias descritos anteriormente, tal vez se pudiera recuperar aquella figura del maestro-modelo-espejo en el cual todos los alumnos se miraban y, de ese modo, poder llegar a erradicar esa moderna perversión de la violencia en las aulas, tan insólita para anteriores generaciones.

Para finalizar, no puedo (ni quiero) resistirme a la tentación de copiar dos proverbios, uno massai y otro indio (de la India), que escuché hace mucho tiempo:

«Para educar a un niño hace falta la tribu entera»
(Proverbio africano)

«Con mis maestros he aprendido mucho,
con mis colegas, más;
pero con mis alumnos, todavía más»

(Proverbio indio, que no hindú)

Sobre el proverbio africano el insigne maestro y filósofo, José Antonio Marina, ha escrito y divulgado todo un compendio de sabiduría. Del segundo proverbio, creo que poco más se puede añadir.

Un buen (excelente) maestro (utilizando el genérico masculino castellano) es aquel que es capaz de tener la curiosidad de aprender todos los días algo nuevo, incluso de sus alumnos. Y siguiendo el proverbio africano, tendríamos que hablar de «maestros excelentes», en plural, porque uno, nunca será suficiente.

Fuente: https://www.educaweb.com/

Cómo el uso de la tecnología en el aula cambia el rol del maestro

Jaclin Campos
[email protected]
Santo Domingo, RD

La introducción de la tecnología en el aula “cambia mucho” el rol del maestro, opina el educador español Marcos Ascanio, quien considera que en este nuevo escenario el profesor deja de ser “el centro de la clase” para convertirse en un guía que acompaña y orienta a los alumnos en la construcción de su propio conocimiento.

“Yo lo que planteo es el rol de un profesorado completamente de guía, que ya no sea el centro de la clase, sino que el alumno sea el centro de su aprendizaje, que vaya buscando información, que vaya creando sus propios productos, que vaya demostrando todo lo que va aprendiendo a través de esa tecnología”, expresa el coach experto en tecnologías de la información y comunicación (TIC) aplicadas a la educación.

¿Debe el profesor convertirse en un experto en el uso de las nuevas tecnologías para guiar a sus alumnos? En opinión de Ascanio, no.

“Yo no tengo por qué ser experto en la tecnología; yo tengo que ser experto en lo que quiero que los alumnos hagan con esa tecnología”, argumenta.

Si para trabajar contenidos de biología o salud, dice a modo de ejemplo, el profesor propone a sus alumnos crear un anuncio publicitario que explique cómo la alimentación influye en el estado del organismo, el educador no necesita saber cómo funcionan los programas de edición de video; los mismos estudiantes, que son nativos digitales, lo investigan y aprenden como parte de su asignación.

Aunque no se espera que se conviertan en expertos en tecnología, para integrar adecuadamente las TIC al proceso de enseñanza-aprendizaje, los maestros sí necesitan pasar por una fase de capacitación y acompañamiento, reconoce Ascanio.

Igual de importante resultan el deseo y el interés que el maestro tenga en transformar su forma de impartir docencia.

“Yo puedo sustituir un libro de texto por una tablet y yo seguir con mi clase normal, con la misma metodología que daba antes de tener la tecnología, ahí no ha cambiado nada”, expresa Ascanio, coach pedagógico de la plataforma educativa Progrentis.

De acuerdo con el educador español, hay un uso innovador de las TIC en el aula cuando la tecnología se vuelve “transparente”, es decir, cuando se emplea como un vehículo o herramienta y “nada más”.

“Al final, la tecnología tiene que ser un medio -explica-. El centro tiene que ser el alumno. Lo que queremos es que el alumno aprenda”.

El experto de Progrentis destaca que, por medio de la tecnología, los alumnos trabajan habilidades útiles para el mundo de hoy y por eso cataloga como “superimportante” que sepan dominarla.

No hace falta que cada uno tenga un dispositivo en el aula, pero sí se debe invertir en al menos un laboratorio de computación, ya que “trabajar la tecnología sin tecnología es muy complejo”.

Del mismo modo que un atleta se entrena para un partido, en la escuela los estudiantes reciben un entrenamiento que luego deben poner en juego en la vida real. En ese entrenamiento, el maestro debe enfocarse en cuatro áreas básicas: la comprensión, la investigación digital, los procesos atencionales y la resolución de problemas.

“Creo que esos cuatro pilares son fundamentales para un uso innovador de la tecnología. Porque es a lo que se va a enfrentar el estudiante el día de mañana”, afirma Ascanio.

Marcos Ascanio estuvo en el país como instructor en un foro formativo que Grupo Mentora-Progrentis para Latinoamérica y el Caribe realizó para directores y docentes. El foro se enfocó en liderazgo educativo y aprendizaje basado en proyectos.

Progrentis es una metodología educativa en línea que ayuda a desarrollar habilidades y destrezas de los estudiantes, a través de entrenamiento personalizado. Está presente en 17 países, lo usan en más de 1,200 escuelas de Iberoamérica, alrededor de 30 de ellas en República Dominicana.

Siete ventajas del aprendizaje basado en proyectos

El aprendizaje basado en proyectos es una metodología que reta a los alumnos a convertirse en protagonistas de su propio aprendizaje mediante la elaboración de proyectos que dan respuesta a problemas de la vida real. Mucho más motivador que los métodos tradicionales, ayuda a los alumnos a desarrollar las competencias clave del siglo XXI y a alcanzar un aprendizaje significativo. A continuación, te presentamos otras de sus ventajas destacadas. ¿Te animas a aplicarlo en tus clases?

VENTAJAS DEL APRENDIZAJE BASADO EN PROYECTOS

Las ventajas del aprendizaje basado en proyectos son innumerables. A continuación destacamos algunas:

1. Motiva a los alumnos a aprender. El profesor despierta la curiosidad del alumno mediante elementos ligados a su realidad que lo estimulan a investigar y aprender.

2. Desarrolla su autonomía. Los alumnos son los protagonistas del proceso: planifican el proyecto, distribuyen las tareas, ponen las ideas en común, toman sus propias decisiones y elaboran el producto.

3. Fomenta su espíritu autocrítico. Alienta a los alumnos a evaluar su propio trabajo y a detectar fallos en el proceso de trabajo con el objetivo de que aprendan de sus errores y mejoren los resultados en un futuro.

4. Refuerza sus capacidades sociales mediante el intercambio de ideas y la colaboración. Los alumnos ponen en común las ideas, debaten y acuerdan decisiones. Mediante el aprendizaje colaborativo, se apoyan los unos a los otros para aprender y conseguir un objetivo común.

5. Facilita su alfabetización mediática e informacional. Durante la investigación desarrollan su capacidad para buscar, seleccionar, contrastar y analizar la información.

6. Promueve la creatividad. Deben poner en marcha todas las estrategias e ideas posibles para elaborar un producto que dé respuesta a la cuestión planteada. Así, pueden realizar videos, campañas, maquetas, folletos o cualquier otro elemento que apoye su respuesta. Cuanto más original sea el producto, mejor.

7. Atiende a la diversidad. Estimula tanto a los estudiantes con problemas de aprendizaje como a los alumnos más avanzados o superdotados. A los primeros les ayuda a aprender mediante la interdependencia positiva con sus compañeros, mientras que a los segundos les abre todo un campo de posibilidades para desarrollar plenamente sus capacidades.

Fuente: aulaplaneta.com

Cómo lograr que tus alumnos tengan buena letra

Escribir es tanto un proceso social como cognoscitivo. En el mundo fuera de la escuela, la gente escribe para comunicarse con una audiencia, partiendo de su conocimiento sobre el contenido y la escritura, estrategias para planificar y revisar y de técnicas básicas de escritura. En un artículo anterior, traté los temas del desarrollo de la escritura y las discapacidades en el marco de cinco componentes:

  • el contexto social en el que se escribe
  • el conocimiento del escritor
  • el proceso de planificación
  • la producción de texto
  • la evaluación y revisión
  • la autorregulación

En este artículo, describiré los componentes para la enseñanza efectiva de la escritura, para ayudar a los padres a evaluar la calidad de la enseñanza en la escuela de su hijo. Los objetivos de una buena enseñanza de escritura para los estudiantes con discapacidades, son los mismos que para cualquier estudiante. Todos los estudiantes deben desarrollar su conocimiento sobre el propósito y las maneras de escribir, las técnicas básicas de escritura, las estrategias para planificar y evaluar su trabajo y motivación. Sin embargo, los escritores con dificultades necesitan más apoyo y enseñanza más intensiva y explícita sobre técnicas y estrategias.

Un programa de escritura de alta calidad proveerá un balance entre las oportunidades para que el niño escriba algo que es importante para él y recibir enseñanza explícita sobre las técnicas y estrategias que necesitan para convertirse en escritores competentes. El desarrollo de estrategias de autorregulación y la motivación necesaria para escribir de manera independiente también son importantes. El aula de escritura debe proveer:

  • un contexto para la escritura rutinaria y significativa
  • enseñanza de caligrafía, ortografía, y construcción de oraciones de acuerdo sea necesario
  • enseñanza de estrategias para planificar, revisar y para la autorregulación durante el proceso de redacción
  • atención al desarrollo de la motivación para la redacción
  • el uso de tecnología de apoyo para escribir (este importante tema se tratará en otro artículo)

Un contexto para la escritura rutinaria y significativa

Los cimientos de un programa efectivo se sientan sobre la oportunidad de escribir con frecuencia sobre temas significativos, dirigidos a una audiencia y con un propósito. Este principio es el corazón del abordaje del “taller de redacción” que se ha usado en los últimos 20 años1. Cuando los niños tienen tiempo para escribir, piensan que su tarea de redacción es importante y obtienen respuestas sobre lo que escriben de sus compañeros, maestros y otras personas, se sienten motivados para escribir y para comprender el propósito y el valor de la escritura.

Por ejemplo, piense en el contraste entre aprender a escribir persuasivamente, para dominar el formato de cinco párrafos de un ensayo y aprender a escribir persuasivamente para sostener un punto de vista en un debate de estudios sociales. O considere la diferencia entre escribir una historia que sólo el maestro lee y evalúa, o leer su historia a sus compañeros o publicarla en una revista de la clase, para los padres.

Escribir con un propósito real permite que la redacción se disfrute mucho más. Además, ayuda a que los estudiantes entiendan las razones detrás de varios tipos de redacción. Por ejemplo, aprenden que la escritura persuasiva debe tener en cuenta las posibles objeciones del lector. Y la oportunidad de leer estas historias a la clase, les da una oportunidad inmediata de comprobar qué aspectos los hacen entretenidos.

Para los maestros, a veces es difícil diseñar oportunidades para que los estudiantes publiquen y compartan lo que escriben con audiencias. En general, la audiencia más común son los compañeros de clase, siempre disponibles para responder en charlas de compañeros o en clases de lectura. Muchos maestros permiten que los estudiantes creen revistas para la clase o que escriban libros para la biblioteca. Algunos maestros invitan a los padres y a otras personas a reuniones de lecturas o de trabajos, alientan a los niños a escribir cartas a audiencias varias. En la actualidad, el Internet brinda una variedad nueva de audiencias. Muchos sitos de Internet publican el trabajo de niños, o apoyan la colaboración en proyectos de investigación entre diferentes clases.

Además de escribir para audiencias específicas, la redacción puede ser más significativa si se conecta con otras áreas del programa de estudio. La escritura como parte de proyectos de investigación en ciencia y estudios sociales les demuestra a los niños de qué manera, escribir sobre un tema puede mejorar su aprendizaje. Cuando se comparte el trabajo con otros, se crea un modelo de comunicación en la comunidad de aprendizaje, un uso importante de la escritura en el mundo adulto.

Los padres pueden brindar un apoyo importante en este aspecto de la escritura, al alentar a los niños a escribir en el hogar. Piense en todas las maneras en las que usa la redacción, para crear listas de compras, para escribir notas de agradecimiento, para enviar correo electrónico, involucre a su hijo en esas actividades.

Enseñanza explícita de las técnicas básicas de escritura

En algún momento, todos los estudiantes se pueden beneficiar en su desarrollo, al recibir enseñanza directa sobre las técnicas básicas de escritura como caligrafía, ortografía, puntuación y construcción de oraciones. Para muchos estudiantes con problemas de escritura, las dificultades en estas técnicas representan una barrera importante para escribir. Estos estudiantes necesitan dedicar tiempo extra a la enseñanza explícita y a practicar técnicas básicas. Esta enseñanza debe ser planeada cuidadosamente y debe incluir la vigilancia regular del progreso del estudiante. Sin embargo, también debe ser eficiente, de manera que no domine la enseñanza o el tiempo para escribir.

Caligrafía

El objetivo básico de la enseñanza de caligrafía es ayudar a los estudiantes a desarrollar una escritura que sea legible y fluida, es decir relativamente rápida y no cause esfuerzo2. Al igual que en la lectura, la fluidez es importante. Cuando los estudiantes no tienen fluidez para escribir y tienen que prestar atención a la caligrafía, esto interfiere con otros aspectos del proceso de escritura. Tanto la letra cursiva como la de imprenta pueden ser efectivas. La enseñanza debe incluir cómo darle forma a las letras correctamente, y cómo sostener el lápiz y el papel. Las clases diarias, cortas, de 10 a 15 minutos, seguidas de aplicación de la escritura a tareas significativas son las más efectivas. La fluidez en caligrafía se promueve al escribir con frecuencia y se desarrolla con el tiempo. La enseñanza en los grados primarios, de niños con dificultades para escribir a mano, puede ayudar a prevenir problemas de escritura posteriores. Además de este tipo de instrucción, los maestros y padres deben tener en cuenta el uso de procesadores de palabras o de otras herramientas de computación, como medios para compensar los problemas de caligrafía.

Ortografía

Las técnicas de ortografía y decodificación están fuertemente interconectadas. Ambas requieren conocimiento y técnicas fonéticas, conocimiento de los patrones de deletreo y familiaridad con palabras de alta frecuencia. Por lo tanto, la ortografía es parte de la enseñanza de la lectura y la escritura. Los estudiantes con problemas para leer y escribir generalmente necesitan enseñanza explícita e intensiva en decodificación y deletreo, que enfatice las relaciones y patrones entre sonido y símbolo. Al escribir, la práctica de la “ortografía inventiva” en los grados primarios, ayuda a los estudiantes a desarrollar su percepción y conocimientos fonéticos. Los métodos instructivos que enfatizan los patrones de ortografía al agrupar palabras con un patrón similar son efectivos.

Además, los estudiantes con problemas de ortografía necesitan ayuda para memorizar cómo se deletrean palagras irregulares que se usan con mucha frecuencia (por ejemplo… [missing copy — for example, “right,” “laugh,” and “their”).] ejemplos en español. Listas de palabras, word walls, diccionarios de ortografía personalizados y estrategias para estudiar cómo se deletrean las palabras, son maneras comunes para ayudar a aprender palabras que se usan con mucha frecuencia.

Además de la enseñanza, los estudiantes necesitan oportunidades para practicar cómo se deletrean las palabras de la lista y dentro del contexto de la redacción. Algunas recomendaciones se aplican específicamente a la escritura.

  • Primero, la enseñanza debe prestar particular atención a las palabras más comúnmente usadas en la redacción del estudiante.
  • Segundo, debido a que muchos estudiantes con discapacidades de aprendizaje continuarán teniendo problemas de ortografía, incluso después de aprender a leer con fluidez, es importante que esos estudiantes aprendan estrategias para revisar su propia redacción.
  • Tercero, también deben aprender a usar herramientas, incluyendo diccionarios y verificadores del deletreo, para vigilar y corregir su ortografía. Los diccionarios personalizados, en los que los estudiantes escriben las palabras que van aprendiendo pueden ser útiles.

Construcción de oraciones

Incluso los buenos escritores a vecen pausan para decidir cómo expresar sus ideas en oraciones. Para los escritores con dificultades, escribir oraciones correctas y efectivas es un problema importante. Además de aprender a escribir oraciones gramaticalmente correctas, deben aprender a escribir oraciones con subordinadas, escribir oraciones temáticas que introducen ideas principales, usar palabras de transición y escribir oraciones introductorias. Existen menos investigaciones en métodos instructivos en este área que para ortografía y caligrafía y algunos de los resultados de las investigaciones contradicen el sentido común o las prácticas habituales. Por ejemplo, la enseñanza de la gramática tradicional, que se enfoca en reglas para la escritura correcta, tiene muy poco impacto en la calidad de escritura de los estudiantes.

Tres métodos apoyados por las investigaciones o por la práctica de maestros efectivos son: la expansión de oraciones, la combinación de oraciones y enseñar oraciones dentro de tipos de párrafos. Todos estos métodos requieren que en lugar de aprender reglas gramaticales, el estudiante aplique su sentido del lenguaje (preguntándose a sí mismo: “¿suena bien eso?”) para escribir oraciones cada vez más complejas. En la expansión de oraciones los estudiantes comienzan con oraciones básicas (Kernel) compuestas por un sujeto y un verbo, por ejemplo: “Juan corre”. Luego agregan elementos para expandir la oración para decir más acerca del “quién, qué, por qué, cuándo y cómo”. En la combinación de oraciones, los estudiantes comienzan con varias oraciones cortas y aprenden a combinarlas para formar oraciones más largas y complejas. En los métodos basados en los párrafos, los estudiantes aprenden patrones de oraciones para las oraciones del tema, detalle y conclusión, en diferentes tipos de redacción, como por ejemplo para párrafos en secuencia o párrafos persuasivos. Como siempre, al aprender una técnica, es importante que los estudiantes tengan la oportunidad de practicarlas en tareas de escritura significativa y que reciban comentarios en forma regular.

Estrategias para planificar, revisar y para la autorregulación

Los escritores competentes tienen estrategias sofisticadas para planear y evaluar su escritura. Ellos:

  • establecen objetivos para comunicarse con una audiencia
  • usan el conocimiento del género para generar y organizar el contenido
  • evalúan su escritura con respecto a sus objetivos y estándares generales de escritura
  • generalmente revisan extensivamente

Por el contrario, los escritores con dificultades planean muy poco y simplemente limitan su revisión a la corrección de errores. Las investigaciones sobre el proceso cognoscitivo de los buenos escritores se ha usado para desarrollar estrategias que ayudan a escritores menos competentes. Por ejemplo, podemos enseñar a los estudiantes a planificar estrategias que los ayuden a aprovechar sus conocimientos sobre la organización del texto (por ejemplo: escritura persuasiva, postura, razones, evidencia y conclusión) para generar y organizar su narrativa. Las investigaciones proveen clara evidencia de que podemos enseñar con éxito a los escritores con dificultades, a usar estrategias más efectivas para planear y revisar, y por lo tanto, ayudarlos a mejorar sustancialmente su escritura.5 Por suerte, la enseñanza de estrategias es efectiva para el alumno común, así como para los escritores con dificultades, por lo que es un buen método para las clases de educación general que incluya estudiantes con discapacidades.

La figura 1 a continuación brinda un ejemplo de una estrategia para revisar un texto6. Esta estrategia requiere la participación de un par de estudiantes que se reúnen para ayudarse mutuamente al revisar sus escritos. Los pasos están escritos como instrucciones para el estudiante que actúa como editor. Para enseñar la estrategia, el maestro ejemplifica el uso de preguntas de evaluación a ejemplos de escritos y hace revisiones para mejorar la escritura. El maestro hace participar a los estudiantes que deben aplicar la estrategia de manera colaborativa, hasta que los estudiantes están listos para practicar en grupos de a dos. Note en el paso 3 que se puede usar un amplio criterio de evaluación. La estrategia brinda una rutina para apoyar a los estudiantes en la evaluación y revisión de una forma parecida al proceso que usan los escritores competentes.

Figura 1: Estrategia de revisión de compañeros

  1. ESCUCHE y LEA a medida que el autor lee su historia
  2. CUENTE de qué se trata la historia y qué le gustó más
  3. LÉASE la historia a usted mismo y anote sobre:
  1. CLARIDAD ¿Hay algo que no entienda?
  2. DETALLES ¿Qué información se puede agregar?
  • DISCUTA sus sugerencias con el autor
  • El autor decide qué cambios hacer

La enseñanza efectiva sobre estrategias para planear y revisar un texto, requieren que el maestro:

  • Provea una explicación explícita sobre el funcionamiento de la estrategia.
  • Demuestre o modele la estrategia mientras “piensa en voz alta” para explicar a los estudiantes el proceso cognoscitivo involucrado.
  • Brinde oportunidad de una práctica guiada en la que los estudiantes puedan probar la iniciativa con el apoyo del maestro.
  • Brinde práctica independiente y aplicación en otras situaciones.

“En general se demora varias semanas en enseñar una estrategia de manera eficaz, por lo que normalmente los maestros solo enseñan de 3 a 4 estrategias por año”.

Otra parte importante de la enseñanza de estrategias es ayudar a los estudiantes a desarollar estrategias para la autorregulación. Varios aspectos de la autorregulación pueden incluirse junto con la enseñanza de estrategias.

  • Primero, la autorregulación incluye la habilidad para seleccionar estrategias y monitorear si están funcionando. Por lo tanto, los maestros deben dedicar tiempo a discutir por qué la estrategia es importante y cuándo y cómo se puede usar. Además, les enseña a los estudiantes a evaluar su propia escritura y decidir si la estrategia está funcionando o no.
  • Segundo, la autorregulación incluye el manejo de las tareas, para que los maestros discutan con los estudiantes cómo reservar tiempo y lugar para escribir.
  • Tercero, incluye estrategias para lidiar con las dificultades y para mantenerse persistente. Los maestros ayudan a que los alumnos aprendan cosas que pueden decirse a sí mismos para mantener una actitud positiva y para elogiarse o premiarse cuando hicieron un buen trabajo. El modelo de enseñanza de estrategia diseñado por Steven Graham. y Karen Harris, el Desarrollo de la estrategia de autorregulación, como su nombre lo indica, incluye varios procedimientos para mejorar la autorregulación.

Motivación y palabras finales

Una de las dificultades más grandes respecto al trabajo con estudiantes con problemas de escritura es aumentar su motivación. Uno no puede considerar que la enseñanza de escritura tuvo éxito, a menos que, además de enseñar técnicas y estrategias, se ayude al estudiante a desarrollar una actitud positiva con respecto a la escritura. Sin esa actitud positiva, es muy poco probable que el estudiante escriba fuera de la escuela o que continúe desarrollando sus habilidades.

Quisiera finalizar mencionando dos aspectos importantes de un programa de redacción que contribuyen a la motivación. Primero, la enseñanza de escritura debe hacer que los estudiantes escriban sobre algo que les satisfaga en sí mismo. Cuando se enseña a redactar como parte de un ejercicio que sólo pone énfasis en la forma correcta de escribir o en pasar un exámen, no sólo los estudiantes se mantienen sin motivación, sino que tienen menos posibilidades de aprender lo que se les enseña porque no está relacionado con nada que tenga un propósito significativo. Por el contrario, cuando los estudiantes escriben por motivos significativos, pueden elegir el tema y compartir y publicar su trabajo para sus compañeros, padres y otras personas, desarrollan una apreciación positiva del valor de la escritura.

Segundo, el fracaso es uno de las mayores causas de la poca motivación. Los estudiantes que esperan fracasar en tareas de escritura generalmente participan de la misma desgano o no lo hacen en absoluto. El antídoto contra el fracaso es la enseñanza explícita, que ayude a los estudiantes a usar procesos efectivos para escribir y brinde práctica adecuada para que puedan desarrollar dominio del tema. Los estudiantes quieren saber “cómo se hace”, y enseñarles es la tarea del maestro. Cuando los estudiantes trabajan en un ambiente en el que escriben sobre algo que les importa y los maestros brindan enseñnza explícita sobre como escribir efectivamente, casi nunca la falta de motivación para aprender a escribir resulta un problema.

Cuando los padres entienden los desafíos que enfrentan los estudiantes con dificultades de aprendizaje a medida que luchan por convertirse en mejores escritores, están mejor equipados para ayudar a sus hijos a sobrellevar frustraciones con la escritura, a brindar oportunidades en el hogar para que los niños practiquen escribiendo sobre cosas que les importan y para luchar por las necesidades de aprendizaje del niño en el aula.

Fuente: https://www.greatschools.org/

Pasos sugeridos por el Diseño Curricular para elaborar un Proyecto Participativo de Aula

Los Proyectos Participativos de Aula son una estrategia pedagógica de investigación-acción, responden a la necesidad de impulsar una pedagogía crítica y transformadora que articula las experiencias de aula con la realidad social de los sujetos implicados en los procesos de aprendizaje.

Los Proyectos Participativos de Aula favorecen la perspectiva integradora y globalizadora del conocimiento, desde las diferentes áreas curriculares; busca que las y los estudiantes, integren estructuras de conocimientos cada vez más amplias e interconectadas.

Como estrategia pedagógica, los Proyectos Participativos de Aula:

  • Enriquecen y redimensionan los aprendizajes.
  • Favorecen la construcción colectiva de los conocimientos.
  • Promueven la investigación y la autonomía de los aprendizajes.
  • Desarrollan competencias para la vida.
  • Privilegian la participación democrática, el consenso, el trabajo colaborativo y la toma de decisiones.
  • Favorecen la reflexión sobre valores fundamentales como, la solidaridad, la equidad, la tolerancia, la dignidad humana y la responsabilidad.
  • Potencian la relación escuela-comunidad.
  • Promueven el pensamiento crítico y reflexivo y la formación integral del sujeto que aprende.
  • Los proyectos participativos de aula son una estrategia para la integración de saberes y democratización del conocimiento.
  • Propicia aprendizaje significativo dando sentido a lo que se aprende; a saber dialogar con lo diferente, respetar las opiniones de las y los demás.

Pasos sugeridos por el Diseño Curricular para elaborar un Proyecto Participativo de Aula

  • Diagnóstico del contexto donde está ubicada la escuela -(Técnica de la lluvia de ideas, la observación)
  • Priorizar los problemas y soluciones que más le afectan.
  • Selección y formulación del problema a investigar.
  • Nombre del proyecto.
  • Justificación del proyecto.
  • Propósitos del Proyecto Participativo de Aula.
  • Preguntas problematizadoras (¿Qué son las preguntas problematizadoras? ¿Qué características tienen las preguntas problematizadoras? ¿Cómo lo hacemos?)
  • Selección de las competencias específicas, los contenidos y los indicadores de logro.

Fuente: centropoveda.org

Cómo promover el respeto desde el aula

Si el profesor no practica la tolerancia y la aceptación de las virtudes y defectos de sus alumnos, difícilmente recibirá mensajes positivos y de respeto hacia él de los estudiantes

El respeto es uno de los valores más importantes que debemos cultivar desde el hogar y la escuela, con nuestra familia, amigos y todas las personas que están alrededor. Es la base sobre la que se sustentan las relaciones entre las personas y por lo tanto, es esencial para que exista una sana convivencia y armonía dentro de la comunidad.

La importancia del respeto

El respeto es un valor que aparece en cualquier relación social e interpersonal. En la escuela el respeto debe servir como guía en las situaciones de interacción que se dan entre los estudiantes, entre los profesores, entre los directivos y los profesores, entre los estudiantes y los profesores o entre los padres y los profesores.

Que haya respeto dentro del aula significa aceptar las reglas y las normas que se han acordado y cuidar las instalaciones usándolas de manera correcta sin dañarlas, entre otras actitudes.

Si por ejemplo se insulta, menosprecia, se engaña o se grita sin motivo, se pierde el respeto y con ello, la escuela pierde fuerza a la hora de buscar su fin primordial que es la enseñanza de valores. Además la convivencia será caótica e insostenible y la educación será imposible.

Aprender a respetar a los compañeros en la clase

Partimos de la base de que la familia debe ser la cuna del aprendizaje y el fomento del respeto. Si un niño no respeta a sus padres, será difícil que lo sienta por otras personas.

Para poder promover respeto en la escuela, los profesores y los directivos deben hacer cumplir las reglas estableciendo límites claros, escuchando a los padres y a los alumnos, negociando democráticamente con ellos y sobretodo, sirviendo de ejemplo y modelo de comportamiento.

El respeto es algo mutuo

Si el profesor no practica la tolerancia y la aceptación de las virtudes y defectos de sus alumnos, difícilmente recibirá mensajes positivos y de respeto hacia él de los estudiantes.

Además, el profesor debe ser visto como un guía que sirve de apoyo a sus alumnos en el proceso de enseñanza y alejarse de la imagen de profesor autoritario al que se debe temer. El miedo es un sentimiento que dista mucho del respeto.

En resumen, para que el niño aprenda a respetar es importante que tanto la familia como los profesores en la escuela le enseñen a hacerlo desde el ejemplo para generar relaciones sanas y efectivas. No enseñarlo desde la imposición y actitudes estrictas.

Normas para promover el respeto

Para promover el respeto en la escuela, los alumnos, los profesores, los directivos o el personal de mantenimiento, son responsables de contribuir a la causa mientras estén en la escuela. Para ello, existen una serie de normas que se pueden cumplir para que las relaciones serán armónicas:

• La primera de todas, respetar a todas las personas que conforman el colegio.

• Los profesores deben reconocer la cualidades de cada alumno y felicitarlos mientras se ayuda a todos los demás a saber valorar las cualidades del otro.

• Las críticas, las burlas y los juicios que no tienen carácter constructivo no se deben permitir.

• Enseñar a respetar las reglas de los juegos y las actividades que se realicen.

• Fomentar la integración y la comunicación.

• Enseñar a valorar el trabajo y esfuerzo de todos los integrantes del colegio: profesores, administración, personal de limpieza, etcétera.

Fuente: https://www.elmanana.com/

Volver a las aulas, el reto del año escolar que recién inicia

Es evidente que el Ministerio de Educación ha trabajado con tesón para la apertura de este año escolar, en el que espera obtener resultados importantes no solo en la mejora de la lectoescritura en el nivel inicial, sino también en la mejora de la calidad de la educación dominicana.

Redacción Plan LEA
Este miércoles han reabierto sus puertas las aulas dominicanas, sin duda es un día de júbilo para los estudiantes y sus familias, y también para los claustros de profesores y todos los organismos e instituciones que han trabajado arduamente para hacer posible un buen reinicio. Así pueden continuar las clases correspondientes al actual curso escolar, luego del acostumbrado descanso de los meses de verano.
Más de  2,627,883 alumnos del sistema educativo dominicano regresan a los 10,797 centros escolares, donde, no sin dificultades marcadas por las limitaciones económicas del país, comenzarán el período académico 2022-2023.El acto del inicio del año escolar se realizó a las 10 de la mañana y lo encabezaron el presidente Luis Abinader y el ministro de Educación, Ángel Hernández, en el liceo Cosme Manuel Jiménez, en el sector La Javilla, en Santo Domingo Norte.

El año escolar inició en todos los centros educativos, excepto en aquellos lugares que fueron afectados por el huracán Fiona y las escuelas estén siendo utilizadas como albergues para los refugiados.

Bajo el lema “Aprendamos juntos”, el ministerio de Educación se propone que los estudiantes de todos los niveles del sistema educativo público reciban una educación de calidad en un ambiente seguro y de bienestar.

Enfocado en que los niños logren aprender a leer y escribir en los primeros grados, el ministro Hernández dijo que dará prioridad a la calidad de los aprendizajes de los infantes y jóvenes del sistema educativo público, eficientizará el uso de los recursos para alcanzar resultados evaluables en el proceso de enseñanza-aprendizaje y el cumplimiento cabal del calendario escolar.

Hernández reiteró que es premisa principal en su gestión que los estudiantes aprendan a leer, escribir y desarrollar el pensamiento lógico y creativo que serán las bases de las demás competencias que se exigen para que los niños y adolescentes logren alcanzar la formación de una ciudadanía responsable, que posibilite cerrar la brecha educativa existente entre ellos mismos en función de su nivel de origen.

Desde hoy miles regresan a las aulas

Lourdes Aponte
Santo Domingo, RD

Directores de diferentes centros educativos del Distrito Nacional y del Gran Santo Domingo, tras el paso del huracán Fiona, siguen sus preparativos para el nuevo año escolar.

La escuela Juan Pablo Duarte, según su director Victorino Germosén, no sufrió ninguna clase de daños y no cuentan con damnificados.

“En otros años la escuela ha sido centro de acopio para damnificados; respecto a Fiona, la escuela no sufrió ningún daño gracias a Dios, pero las lluvias nos han retrasado un poco los procesos de pintura”, dijo Germosén.

En el centro educativo República de Haití, el personal docente se encontraba dando los últimos toques a sus asignaciones. “Aquí solo se mojaron los pasillos y desde temprano el equipo de limpieza de la escuela se encargó de limpiar el área”, explicó Dulce Delgado, directora del centro educativo.

La República de Haití se encuentra en construcción desde hace ocho años y aún no termina su etapa para ser entregada, con sus espacios a la espera de la terminación y en algunos espacios pequeñas zanjas que pueden ser causantes de accidentes en el alumnado que se da cita en busca del pan de la enseñanza.

Liceo Ramón E Jiménez

Con un regreso a clases un tanto incierto, en Santo Domingo Este, el Liceo Ramón Emilio Jiménez tiene sus instalaciones sin luz eléctrica y muchas filtraciones acentuadas por Fiona.

Allí hay un sinnúmero de filtraciones en cursos, pasillos y oficinas administrativas, también sus escaleras presentan un visible desgaste, y esto no por la tormenta, sino por el tiempo que tiene la planta educativa sin remozar.

“Hay algunas filtraciones, pero los daños fueron leves, no contamos con damnificados en el centro, el daño más grande que nos dejó Fiona fue la electricidad, porque no vamos a tener luz durante la semana completa, afecta la inserción a clases porque tenemos pantallas digitales y las aulas son calurosas”, explicó la secretaria docente del liceo.    En algunas de sus paredes llenas de escritos simples hasta obscenas en las paredes, todas hechas por los mismos estudiantes, mientras que otras estructuras cuentan con hoyos.Los directivos de la escuela informaron que tras la realización de una solicitud enviada y cumplida por el Cuerpo de Bomberos de la comunidad, para el corte de un árbol que mellaba la estructura del plantel, esperan su recogida por parte de las autoridades del Ministerio de Medio Ambiente, todavía a un día antes de la vuelta a clases no han levantado los escombros.

Educación

Hoy 21.

El Ministerio de Educación convocó el inicio del año escolar 2022-2023, a 2,627,883 estudiantes de los sectores público, privado y semioficial, que serán acogidos en 10,797 centros educativos que operan en 9,247 planteles escolares. Hoy el presidente Luis Abinader y el ministro de Educación, Ángel Hernández, encabezarán la apertura en el liceo Cosme Manuel Jiménez, en La Javilla de La Victoria, en SDN.

Docencia iniciará en demarcaciones con planteles afectados por Fiona cuando concluyan reparaciones

En relación a las demarcaciones cuyas escuelas han sido afectadas por el huracán Fiona, la Dirección de Comunicaciones informó que la “docencia se iniciará en la medida en que se hagan las reparaciones necesarias para garantizar la seguridad de los estudiantes y el personal docente y administrativo”.

“Desde ayer martes brigadas de la Dirección de Edificaciones Escolares y la Dirección de Gestión de Riesgos se encuentran lugares afectados por el huracán, a fin de poder tener una evaluación real de los daños causados en los planteles y proceder a aplicar los correctivos de lugar de forma inmediata”, señaló en una nota de prensa.

De igual forma, el Ministerio de Educación informó que 17 planteles educativos se están utilizando como refugio de 310 personas en municipios de la región Este y Nordeste.

De acuerdo a un listado compartido por el Ministerio de Educación, en Hato Mayor había 96 refugiados en 4 escuelas: en la escuela Juan Bosch, 59 personas; Bernardo Pichardo, 10; Rosa Duarte 11 y Los Hatillos 16.

Mientras que en el politécnico Fe y Alegría de El Seibo hay 16 y en la Escuela Río Boyá, de Monte Plata, 40 personas.

En Samaná hay 87 refugiados en 6 escuelas: Leopoldo Coplín 5 personas; La Lometa 32; Andrés de Peña 3; El Francés 4; Prudencia Acosta 33 y El Caimito 10.

Mientras que en 5 escuelas de Nagua se encuentran 71 personas: en la escuela Francisco María Vásquez 5 personas; Irma Marmolejos 8; El Jamo 23; Arístides Fiallo Cabral 2  y la Prudencia Acosta 33.

Con relación a esos refugiados, representantes de la Defensa Civil anunciaron que trabajan en la reubicación de los ciudadanos que por el impacto del huracán Fiona tuvieron que resguardarse en algunas escuelas, las cuales deberán estar listas y disponibles este miércoles para dar paso al inicio del año escolar.

“Estamos tratando de que esas personas, en las escuelas principalmente, se lleven a otro albergue más cercano: una iglesia, un centro comunal o una parroquia”, precisó una de las integrantes de la comisión del referido organismo que participó en la rueda de prensa del Centro de Operaciones de Emergencias (COE) de esta noche.

 

5 actividades para el primer día de clases en secundaria

 ¿Llega el primer día de clase y no sabes muy bien cómo empezar para crear un buen ambiente y romper el hielo? Hoy te traemos 5 actividades para el primer día de clase en secundaria. Son especialmente juegos de comunicación, para que tus alumnos se expresen y se conozcan desde el primer momento.

Ahora bien, no por ser los últimos niveles quiere decir que no se disfrute el primer día de clases, por el contrario, en esta etapa comienzan a valorar más las actividades extracurriculares que les permitan estar con amigos pues, cada vez se acerca más la graduación.

1. Actividades recreativas

Dependiendo del año en que se encuentre cursando tu hijo, puede que la institución planifique competencia y actividades que formeten el trabajo en equipo. Y si están en niveles superiores, en ocasiones son los encargados de recibir a niveles iniciales con actividades alusivas al inicio de clases.

2. Orientación

Con el propósito de que los alumnos entiendan las responsabilidades nuevas y la dinámica académica que corresponde a este nivel educativo, se realizan actividades donde los alumnos pueden aportar ideas y escuchar todo lo que corresponda a su nuevos deberes.

De igual forma se recordará a los alumnos que existen normas y reglas que deben cumplir para garantizar el buen funcionamiento de la institución.

3. ¡Forma parte de un club!

Como parte de las actividades iniciales tenemos la integración de nuevas actividades o disciplinas. Para muestra de ello están los equipos deportivos, de arte, musicales y otras áreas de interés donde deberás inscribir a tus hijos en la semana inicial de clases.

4. Tengo un sombrero mágico

Nunca es tarde para reforzar los valores, así que muchos docentes optan por actividades recreativas para formentarlos de forma que no se vuelva tedioso.

Como ejemplo de ello encontramos al sombrero mágico que no es más que una bolsa decorada de donde podrán sacar pequeños papeles con valores y quien lo haya sacado deberá describirlo o formar una oración que integre esa palabra.

5. Dime tu personaje

Otra actividad común los primeros días es, a través de juegos, reconocer la habilidad académica de cada alumno que, por lo general suele estar atado a la presentación del estudiante. Por ejemplo, decir con la primera letra de su nombre o apellido un personaje histórico.

Antes se realizaba un examen escrito pero esto causaba nervios y ansiedad entre los alumnos así que se decidió llevarlo a cabo a través de juegos para crear un ambiente de tranquilidad y desarrollo cognitivo.

Como pudiste haber observado, existen muchas actividades y juegos que tus hijos pueden realizar el primer día de clases y no estarían perdiendo el tiempo porque cada uno de ellos esta diseñado para promover la estimulación académica.

Fuente: kidstudia.pe

‘Mi cabello no afecta mi aprendizaje’, dicen los niños; sí afecta: los papás

‘Si, si afecta, no aprenden reglas, no aprenden límites, no aprenden respeto, no aprenden tolerancia, no aprenden disciplina, no aprenden autocontrol, no aprenden a diferenciar situaciones, lugares y personas, ¡no pueden estar por la vida haciendo lo que quieren!’

Una franca polémica se está generando en la sociedad, debido a la permisividad escolar, pues los estudiantes, de acuerdo con lo recomendado por el Consejo Nacional de Prevención de la Discriminación, Conapred, pueden asistir con el cabello largo o inclusive pintado, y nadie les puede impedir su derecho a la educación.

El pasado 19 de agosto, el Conapred informó que del 3 de enero al 5 de agosto, recibió 487 casos relacionados con peticiones de las y los jóvenes de secundaria, preparatoria y universidades a quienes se les negaba el ingreso a los planteles por acudir con el cabello largo. Unas las analiza y otras las resuelve.

“Deben ser respetados los derechos a la educación y al libre desarrollo de la personalidad de niñas, niños y adolescentes en las instituciones escolares”, argumentó el Conapred. Así, las escuelas no pueden prohibir el pelo largo o pintado.

Tremenda postura que ha levantado ámpula en diversos sectores de la sociedad.

El artículo tercero Constitucional garantiza el derecho a la educación para cualquier persona; Conapred llama a evitar cualquier discriminación y a garantizar derecho al libre desarrollo de la personalidad

“Las niñas, niños y adolescentes tienen derecho a que se proteja su dignidad y se garantice su desarrollo integral”, precisó el Conapred.

De esta manera, los reglamentos escolares provocan polémica al impedir a estudiantes el acceso a las escuelas por tener el cabello largo o pintado, o tatuados o con piercing. Adolescentes y jóvenes consideran que es violatorio de su derecho a la educación.

Inclusive, algunos maestros se adhieren a la modernidad educativa y colocan, como es el caso de esta nota, letreros alusivos al derecho ganado.

“Mi cabello no afecta mi aprendizaje”, dice la cartulina colocada en la puerta de un salón de clases.

Sin embargo, la realidad es otra. Hay inquietud en los padres de familia, quienes se expresan en el siguiente sentido:

“Si, si afecta, no aprenden reglas, no aprenden límites, no aprenden respeto, no aprenden tolerancia, no aprenden disciplina, no aprenden autocontrol, no aprenden a diferenciar situaciones, lugares y personas, ¡no pueden estar por la vida haciendo lo que quieren!

“Lo que si aprenden es a ser caprichosos, chiflados y a no respetar. Y por ende … ser frustrados y con afectaciones psicológicas cuando se topan con lugares , establecimientos o personas que no se dejan y/o toleran sus actitudes.

“Si en el colegio de tu hijo no lo dejan y está necio y tú cómo padre de familia también… cámbialo de colegio o busca tener homeschooling ya que en su casa si puede hacer lo que quiera.

“Qué molesto tener que andar educando a niños y padres de familia a estas alturas.

“Deja que el colegio/escuela haga su trabajo… educar”.

 

Una vez más dos bandos dividen la línea educativa y al parecer son posturas irreconciliables. En entidades como Coahuila,, por ejemplo, las autoridades encargadas de garantisar los derechos humanos de la población, han conseguido que se sancione hasta con un año de prisión, a losm profesores que no dejen ingresar a un alumno por su aperiencia física.

“No hay que impedir el ingreso de estudiantes a las aulas porque porten cabello pintado con tintes llamativos o cuenten con el cabello largo; es mejor que en escuelas, más que la apariencia, se cuide la higiene”, refirió la Federación Nacional de Asociaciones de Padres de Familia A. C., al destacar que, para muchos padres conservadores, el impedir que sus hijos lleguen así a clases, es un tema que se enseña y se educa en casa.

Aurora González Tejeda, presidenta nacional de la FENAPAF, destacó que los presentes son nuevos tiempos y sin duda se debe trabajar en un esquema de inclusión y aceptación a las preferencias de vestuario y apariencia de todos los escolares.

Pese a la postura paternal, las reglas cambiaron y así permanecerán de ahora en adelante. Las escuelas no pueden prohibir el acceso a los niños, niñas y adolescentes que hayan decidido tener el cabello largo o teñido, o que no porten el uniforme, aunque las reglas de la institución lo prohiban. La Ley General de Educación establece que la educación en México debe ser inclusiva y respetar el derecho al libre desarrollo de la personalidad.

Fuente: https://www.excelsior.com.mx/