Entradas

Salomé Ureña, la gran heroína de la mujer dominicana en materia de educación

Salomé Ureña es una de las mujeres más importante de la República Dominicana. Tan cierta es esta afirmación que el premio más importante de poesía del país lleva su nombre y es entregado cada año por el Ministerio de Cultura -este año fue entregado a José Alberto Acosta por su obra “Viaje al Día Venidero”-, al menos ocho calles y un sector llevan su nombre en la ciudad de Santo Domingo y en su honor será celebrada la XVIII Feria Internacional del Libro 2016.

El 21 de octubre fue declarado «Día del Poeta» en su honor

Herminia, nombre con el que Salomé publicara sus primeras obras en los días de su juventud, abrió las puertas a la igualdad de género en la educación dominicana al crear el primer centro de estudios superior para mujeres nombrado para aquel entonces “Instituto de Señoritas” un gran logro partiendo del hecho de que para 1881 la educación era exclusiva para hombres.

Es gracias a ese sueño y la ardua labor que realizó durante su corta vida conjugando pedagogía y literatura que hoy niños y niñas juegan y aprenden juntos en igualdad como apunta la actriz Aidita Selman en esta interpretación realizada en 2016 para la Feria Internacional del Libro y la Lectura.

Del centro de estudio que fundara Salomé Ureña seis mujeres se graduaron de magisterio en los cinco años siguientes. En 1893 se cerró el centro por problemas de salud y fue abierto nuevamente en junio de 1896 y se estableció en Puerto Plata por un tiempo, regresó a Santo Domingo y nuevamente a Puerto Plata, el 2 de enero de 1897. Años después de su muerte, el instituto fue bautizado con su nombre y aún existe.

De hecho, según la cuenta del colegio “Salomé Ureña de Puerto Plata” en Youtube en 2013 elaboraron este himno en honor a la educadora en 2013.

Narra el periodista José Henry Castillo, en una nota realizada para el aniversario de su nacimiento en 2009 para el Listín Diario, el ex secretario de Educación, José Nicolás Almánzar, en su obra Trayectoria de la Formación del Docente Dominicano, dice que ella es reconocida como la educadora más destacada desde 1880 a la fecha.

La mujer, madre, esposa y hermana es también reconocida como Poeta Nacional de la República Dominicana y máxima representante de la poesía lírica del siglo XIX.

Jacobo Moquete De la Rosa, historiador dominicano que plasmó en su obra Salomé Ureña de Henríquez en el Sector Educación la vida y obra de la educadora, comentó en el mismo que Salomé “Es la mujer dominicana cuya obra ha sido objeto de mayor reconocimiento, tanto en el campo de la educación como en la poética”.

Fuente: ciguapa.net

Día de la Independencia Nacional

El día 27 de Febrero está instituido como el Día de la Independencia Nacional de la República Dominicana. En lo que es hoy la República Dominicana, se conmemora pues la declaración de separación de la parte de habla española de esta isla de Santo Domingo respecto a la parte occidental ocupada desde mucho tiempo atrás por los habitantes de habla francesa que poblaban la parte occidental de la isla a la que se llamó Haití.

Estos habían sido colonizados y esclavizados tras varios pactos y acuerdos entre Francia y España, que eran, como lo son hoy, dos grandes potencias colonialistas. Eso fue así hasta los años 1803 y 1804 en que Toussaint y Dessalines, dos esclavos haitianos, se rebelaron y declararon la separación hecha por Toussaint primero y la independencia después de Haití proclamada por el analfabeto Dessalines respecto a Francia, que fue su país colonizador y esclavista, como ya hemos dicho anteriormente.

Por razones que ameritan ponderarse y discutirse para ser bien esclarecidas, el 27 de Febrero de 1844 se produjo la declaración de separación dominicana de Haití, y a esto, andando el tiempo, se ha querido llamar fecha de la Independencia.

En Haití, desde el 1804 en adelante se desarrolló uno de los procesos más espectaculares de las epopeyas por la independencia libradas en Indoamérica y El Caribe.

Haití fue escenario de un proceso histórico en que se vinculó la lucha nacional por la independencia con la lucha social contra la esclavitud y los esclavistas y colonialistas, así como en contra de los agentes del colonialismo que allí eran representados por los mulatos o “afransechices” como los negros esclavos y ya en libertad les llamaban despectivamente con toda justicia y razón de sobra.

Tras muchas vicisitudes históricas caracterizadas por grandes sucesos y verdaderas tragedias, los mulatos haitianos hicieron causa común con los negros de a verdad y se unificaron en Haití alrededor de la idea de arremeter contra la nación emergente de la parte oriental de la isla -la futura República Dominicana- que seguía aún precariamente en manos de los colonialistas españoles, y que estaba ya cuajando como lo que es la República Dominicana, esto es, como una nación con todas y cada una de sus atribuciones esenciales.

Así, encabezando a las fuerzas haitianas, un general mulato llamado Charles Boyer invadió la parte oriental y que hoy es la República Dominicana. Esto aconteció en el 1822. La ocupación duró formalmente hasta el 27 de Febrero de 1844 cuando también de manera formal y con actos significativamente simbólicos se declaró inicialmente, poniéndose de común acuerdo los que de una y otra forma no comulgaban con la coyunda de los haitianos sobre los dominicanos, la separación, esto es, que los dominicanos nos liberamos definitivamente del dominio de los haitianos, reivindicando así los derechos de la nación dominicana de organizarse y vivir en forma distinta y separada de los haitianos, ya que a pesar de compartir el territorio de una misma isla con éstos, de por medio habían incalculables por numerosos otros factores que nos distinguían y separaban de los haitianos, fuesen éstos negros puros o mulatos, fuesen casi salvajes o ilustrados o medianamente ilustrados. La parte de República Dominicana estaba ya compuesta para entonces por blancos criollos de habla española, mulatos en forma muy acentuada de hábitos, costumbres e idioma próximos o casi iguales a los de los blancos criollos y negros puros que con los haitianos sólo compartían el color de la piel y un lejano origen africano, ya que en cuanto a la opresión, aunque los haitianos al invadirnos declararon abolida la esclavitud al imponer su Constitución y sus leyes, que se oponían a ésta, sobre esa abigarrada masa de mulatos, negros criollos y blancos criollos las cosas seguían igual o peor que antes, ya que soportar la forma de ser de los haitianos y su haitianidad nunca ha sido fácil de tragar y mucho menos de digerir y asimilar por los dominicanos y la dominicanidad.

La Iglesia Católica, Apostólica y Romana, como institución, favoreció y aplaudió todo el tiempo que duró la invasión haitiana, y al efecto consta en los documentos de la historia que en 1835, por ejemplo, el representante de la Iglesia, el Arzobispo Portes, ofreció una misa Tedeum en la Catedral Primada de América en conmemoración y bendición de la llegada de las tropas haitianas, encabezadas por Charles Boyer, que no era buena cosa, consagrando así la Iglesia que la presencia de los invasores se efectuaba por obra y gracia de la voluntad divina de su dios, Jesucristo y Espíritu Santo.

Cuando ya la efervescencia de los calderos en que se cocinaba la nacionalidad dominicana llegaba al punto crítico de ebullición, la gran prostituta, la ramera, la Iglesia de Roma, ordenó dar un giro hacia el respaldo del movimiento emancipador, sólo con el objetivo de permearlo, infiltrarlo y terminar mediatizándolo, como en efecto aconteció.

El movimiento emancipador así queda teniendo un criollo español como su líder formal, que ya había demostrado, en los limitados objetivos que había trazado al movimiento, así como en su maridaje espúreo con la Iglesia Católica, que era la principal accionista de la compañía negrera del tráfico de esclavos negros robados en el Africa, llamada la Compañía de Senegal, que era vacilante e inseguro.

Este líder inconsistente y de escasa visión y de grandes compromisos con los poderes tradicionales del colonialismo español, que guardaba discriminatoria distancia de la masa de mulatos y negros criollos, era Juan Pablo Duarte, que no fue capaz de imbuir al movimiento emancipador de ideas libertarias como las que desde mucho tiempo atrás inundaban a Europa, sobre todo a Francia que había visitado, respecto al oscurantismo religioso encarnado en la Iglesia Católica ni mucho menos fue capaz de darle a dicho movimiento independentista que imponía y reclamaba la marcha de la historia, un sustento material ni filosófico, a pesar de que había vivido en Europa y hasta en la mismo España, que aún siendo hasta hoy en día trasero del viejo continente colonial, en donde ya se conocía la Constitución de Cádiz.

Rápidamente, por los compromisos evidentes de Duarte con los poderes coloniales y sus prejuicios complementarios, la Iglesia Católica y sus huestes como Santana, Bobadilla, etc., le acorralaron, y se le aisló, pasando a tener dicha camarilla el control del conjunto del movimiento que, de emancipador, independentista y libertario fue reducido a la limitadísima “separación”, e imponiéndosele el viejo separatismo como bandera, sólo del odioso yugo haitiano, pero sin confianza en el futuro de la nación próxima a nacer o ya nacida; y esperando que la República pasare de nuevo a estar bajo el dominio odioso de España.

En tanto Duarte, víctima de sus propias limitantes conservadoras, le entrega la hegemonía del movimiento a la Iglesia, a Santana, al sacerdote católico Bobadilla, etc., hay un hombre mulato criollo, perteneciente por parte de su familia a grupos que sí confiaban y estaban interesados en la independencia y en los derechos económico-sociales y políticos de los mulatos y negros esclavos y vejados, y que no tenía resentimiento hacia los blancos criollos distanciados del coloniaje oneroso, brutal, afrentoso y vergonzoso de la maldita España negrera, baluarte inquisitorial del cristianismo esclavista. Este era Francisco del Rosario Sánchez, el único y verdadero Padre de la Patria dominicana y de la independencia nacional, ejemplo de la lucha contra los traidores, contra los lacayos, contra los entreguistas y contra todos aquellos cuyo mercenarismo les empuja a conspirar permanentemente contra las aspiraciones de la nación dominicana y su pueblo.

Francisco del Rosario Sánchez jamás transigió con las fuerzas del coloniaje ni del entreguismo, por ello estuvo permanentemente perseguido desde el mismo 27 de Febrero y aún desde muchos años antes por las huestes antinacionales y anti-dominicanas de los haitianos invasores, de Santana, de Bobadilla, los españoles y la Iglesia Católica, Apostólica y Romana.

Estos reaccionarios anti-dominicanos persiguieron implacablemente a los familiares y allegados a Francisco del Rosario Sánchez. Y el funesto déspota que fuera Pedro Santana lo fusiló junto a sus compañeros de armas tras lanzarse a la lucha armada por rescatar a la Patria vendida por los energúmenos y bestias entreguistas, dirigidas como siempre por la perversa Iglesia Católica, a través del anti-dominicano y traidor, judas, Pedro Santana.

Del mismo modo Santana hizo asesinar a María Trinidad Sánchez, tía del Padre de la Patria dominicana, Francisco del Rosario Sánchez, quien en su acción, su propaganda y su postura trazó el camino de que todo aquel que en nuestro país quiera alcanzar una patria libre e independiente, debe estar dispuesto a los más grandes sacrificios, incluido abonar con su sangre el árbol de la justicia social contra entreguistas, déspotas y traidores, y jamás reducirse a un anacoreta cobarde y ruin que da las espaldas a las responsabilidades históricas para refugiarse en las supercherías oscurantistas.

Fuente> virtual.uasd.edu.do

Datos interesantes del Día de la Bandera

La bandera dominicana se inspiró, en cuanto a los colores, en la francesa, sin embargo, el diseño fue concebido por Juan Pablo Duarte. Mientras que María Concepción Bona y María Trinidad Sánchez, materializaron la idea del patricio, confeccionando la primera bandera dominicana.

La bandera de la República Dominicana es el mayor símbolo que representa al país, y que junto con el Escudo y el himno nacional, tiene la categoría de símbolo patrio. Según la Constitución, artículo 31 y 32, tiene una cruz en el centro que extiende hacia las extremidades y divide la bandera en cuatro rectángulos: los de arriba son azul (en el lado del asta) y rojo, y los de abajo son rojo (en el lado del esta) y azul. En el centro de la cruz va colocado el escudo de armas de la República Dominicana.

Los orígenes de nuestra bandera se encuentran en la bandera francesa y no precisamente por la efímera época en que fuimos colonia francesa, sino por la influencia de la Revolución Francesa en las independencias de América Latina. Su concepción se la debemos Juan Pablo Duarte, mientras que la Confección es de María Concepción Bona y María Trinidad Sánchez. La misma a diferencia Escudo Dominicano, no ha sufrido tantas modificaciones.

La primera distribución de esos colores fue hecha por Juan Pablo Duarte, quien concibió el diseño original, y el día 16 de julio de 1838 obtuvo la aprobación de los trinitarios para la confección de la misma. Duarte colocó una franja azul en la margen superior de la bandera y una franja roja en la inferior, colocando la cruz blanca al centro de la misma. Posteriormente, esa distribución de los colores fue cambiada para que los colores (rojo y azul) alternaran tal como en la actualidad (azúl-rojo, rojo-azúl), esta es la Segunda Bandera Nacional
El Simbolismo de los colores se lo debemos también a Duarte, quien lo describió de la siguiente forma:

  • Azul Ultramar: Representa el cielo que cubre la Patria, que Dios protege la nación dominicana y los ideales de progreso de los dominicanos.
  • Rojo Bermellón: Representa la sangre derramada por los patriotas en las batallas para conseguir la independencia.
  • Blanco: Representa la paz y unión entre todos los dominicanos.

La bandera dominicana se enarboló por primera vez el 27 de febrero del 1844 en la Puerta del Conde. Las primeras banderas fueron confeccionadas por varias damas, entre las que se pueden citar a Concepción Bona, María Trinidad Sánchez, María de Jesús Piña, Isabel Sosa.

Las señoritas Villa confeccionaron la primera bandera dominicana que se enarboló en tierras del Cibao, hecho acaecido el día 4 de marzo de 1844 en la ciudad de La Vega.

La bandera dominicana es el máximo símbolo de patriotismo, libertad y soberanía de los dominicanos. La misma tiene un día propio de celebración, aunque se le debe  honrar cada día con gestos y hechos, el Día de la Bandera a nivel nacional es el  25 de febrero.
A lo largo de nuestra historia la celebración del día de la bandera  ha variado de fecha tal como  consta en la Gaceta Oficial No.5231 del mes de mayo de 1938. En ella Se declaraba como día de la bandera el 24 de octubre, por que ese día nació el Generalísimo Trujillo. Sin embargo una vez finalizada la Era de Trujillo, La ley 6085 del 22 de octubre de 1962 (Gaceta Oficial 8707 del 3 de noviembre de 1962) instituyo como día de la bandera nacional el 27 de febrero, el día de la Independencia Dominicana.

El uso,  izada, dimensiones y honores de la Bandera Dominicana esta regulado por la Ley #360, la cual fue modificada el 2 de septiembre de 2008.

Algunos datos interesantes

La bandera nacional se enhestará diariamente desde la salida hasta la puesta del sol, en los días laborables en todas las instituciones del Gobierno Central, organismos descentralizados estatales, así como en las oficinas municipales, judiciales y demás dependencias del Estado.” (Artículo 3, Ley 360)

En las fortalezas, destacamentos, cuarteles y locales de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional, se enhestará la bandera nacional de acuerdo con los reglamentos militares y policiales dictados al efecto por el Poder Ejecutivo.” ( Párrafo 1, Artículo 3, Ley 360)

Dimensiones de la Bandera. La bandera  nacional de uso oficial  será  de tres tipos, en lo referente a sus dimensiones: Las más pequeñas, de seis pies de largo por cuatro de ancho; las medianas, de diez pies de largo por seis de ancho, y las mayores, entre los dos metros  y medio y los ocho metros y medio de largo, por entre metro cuarto y cuatro metros y cuarto de ancho.”(Artículo 6, Ley 360)

Cualquier institución privada, puede tener su bandera distintiva, que podrá enhestar libremente en su establecimiento, pero si al mismo tiempo enhiesta la bandera nacional, no puede ser de tamaño superior ni colocada a mayor altura que ésta. (Artículo 9, Ley 360)
Toda bandera nacional deteriorada, rota, descolorida o en mal estado debe ser incinerada, observando para ello solemnidad y respeto.(Artículo 11, Ley 360)

Queda prohibido cortar en pedazos, destruir, echar en la basura o en cualquier otro  modo disponer de la bandera nacional.(Artículo 12, Ley 360).

Efemérides Patrias aclara confusión por Día de la Bandera

El presidente de la Comisión Permanente de Efemérides Patrias, Juan Daniel Balcácer, remitió una comunicación en la que aclara la confusión en torno a la fecha en que se celebra el Día de la Bandera Nacional en el país.

Explicó que el Día de la Bandera Nacional realmente es el 27 de febrero, porque en esa fecha, en 1844, fue cuando la enseña tricolor ondeó por primera vez sobre el Baluarte de El Conde. Ahora bien, como el 27 de febrero es un día festivo, no laborable y no hay docencia, es costumbre rendir tributo a la bandera nacional días antes del 27 de febrero.

Agregó que como el 27 de febrero también es el Día de la Independencia y, por mandato constitucional, el Presidente de la República debe comparecer ante las cámaras legislativas reunidas en Asamblea Nacional, tampoco hay tiempo para destinarle atención especial a la bandera, toda vez que el país político y los medios de comunicación están atentos al contenido del mensaje presidencial.

Diversas instituciones públicas y privadas rinden tributo a la bandera el 22 de febrero de cada año.

El 22 de octubre de 1962, el Consejo de Estado, presidido por Rafael F. Bonnelly, promulgó la Ley No. 6085, cuyo texto es el siguiente:

CONSIDERANDO que por ser la bandera un símbolo de la Patria ninguna fecha más acertada para honrarla y enaltecerla que el 27 de Febrero en que se celebra la Independencia Nacional, con lo cual se conmemorará, junto con el nacimiento de la República el día en que flotó por vez primera nuestro pabellón, libre y orgulloso, en el legendario Baluarte del Conde;
HA DADO LA SIGUIENTE LEY:

ARTICULO ÚNICO. Se instituye como Día de la Bandera el 27 de Febrero de cada año, aniversario de la Independencia Nacional.

DADA por el Consejo de Estado en el Palacio Nacional, Santo Domingo, Distrito Nacional. Capital de la República Dominicana, a los veintidós días del mes de octubre del mil novecientos sesenta y dos, años 119º de la Independencia y 100º de la Restauración”.

El 22 de marzo de 1967 el Congreso Nacional promulgó la Ley No. 108, estableciendo los días festivos y por tanto no laborables para las oficinas públicas y particulares. En su artículo primero, al referirse al día en que se festeja la proclamación de la República, se lee: “el 27 de Febrero, Aniversario de la Independencia y Día de la Bandera”.

Antigua y nueva bandera

El 6 de noviembre de 1844, el Congreso Constituyente, instalado en San Cristóbal, promulga la Primera Constitución de la República, en la que quedó adoptada la Bandera Nacional como símbolo de la Patria, alternando un cuartel azul por rojo, para hacerla más armoniosa y una de las más bellas banderas del mundo.

Primera Bandera Dominicana
27 de febrero de 1844 – 6 de noviembre de 1844
Bandera Dominicana actual
6 de noviembre de 1844 – 18 de marzo de 1861 Adoptando
de nuevo el 14 de septiembre de 1863

Fuente: educando.edu.do

Día de la Constitución Dominicana

Carolina Jiménez
[email protected]
Santo Domingo

El 6 de noviembre de 1844 fue proclamada la primera Constitución Dominicana, texto que nos rige como nación y que es la base de una República Dominicana libre, independiente y soberana.

La Constitución Dominicana ha sido reformada en diferentes momentos de nuestra historia.

En la actualidad, nos rige la Constitución votada y proclamada por la Asamblea Nacional el 12 de junio de 2015.

Esta instruye un Estado social y democrático de derecho, fundamentada en valores como la libertad, la dignidad humana, la justicia, la igualdad, el respeto a la ley, el bienestar social, el equilibrio ecológico, el progreso y la paz.

Sin embargo, muchos de estos derechos están siendo arrebatados de manera injustificable.

En el portal educando.edu.do, se define la Constitución como la Ley Fundamental, escrita o no, de un Estado soberano, establecida o aceptada como guía para su gobernación. Fija los límites y define las relaciones entre los Poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial del Estado, estableciendo así las bases para su gobierno. Además garantiza al pueblo determinados derechos y libertades.

La mayoría de los países tienen una constitución escrita.

A continuación tomemos en cuenta cuáles son algunos de nuestros derechos fundamentales, civiles y políticos que nos corresponden como ciudadanos, establecidos en el Título II: De los Derechos, Garantías y Deberes Fundamentales de la Constitución de la República Dominicana:

DERECHOS FUNDAMENTALES

Artículo 37. Derecho a la vida. Este derecho es inviolable desde la concepción hasta la muerte. No podrá establecerse, pronunciarse ni aplicarse, en ningún caso la pena de muerte.

Artículo 38. Dignidad humana. El Estado se fundamenta en el respeto a la dignidad de la persona y se organiza para la protección real y efectiva de los derechos fundamentales que le son inherentes.

Artículo 39. Derecho a la igualdad. Todas las personas nacen libres e iguales ante la ley, reciben la misma protección y trato de las instituciones, autoridades y demás personas y gozan de los mismos derechos, libertades, y oportunidades, sin ninguna discriminación por razones de género, color, edad, discapacidad, nacionalidad, vínculos familiares, lengua, religión, opinión política o filosófica, condición social o personal.

Artículo 40. Derecho a la libertad y seguridad personal. Toda persona tiene derecho a la libertad y seguridad personal.

Artículo 42. Derecho a la integridad personal. Toda persona tiene derecho a que se respete su integridad física, psíquica, moral y a vivir sin violencia.

Artículo 43. Derecho al libre desarrollo de la personalidad. Toda persona tiene derecho al libre desarrollo de su personalidad , sin más limitaciones que las impuestas por el orden jurídico y los derechos de los demás.

Artículo 44. Derecho a la intimidad y el honor personal. Toda persona tiene derecho a la intimidad. Se garantiza el respeto y la no injerencia en la vida privada, familiar, el domicilio y la correspondencia del individuo.

La Constitución dominicana y sus precursores

Cada 6 de noviembre celebramos el aniversario de la puesta en vigencia de la primera Constitución Dominicana, por lo que te invitamos a conocer nuestra Carta Magna.

La Constitución es la ley fundamental, escrita o no, de un Estado soberano, establecida o aceptada como guía para su gobernación. Fija los límites y define las relaciones entre los Poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial del Estado, estableciendo así las bases para su gobierno. Además  garantiza al pueblo determinados derechos y libertades. La mayoría de los países tienen una constitución escrita.

El primer documento constitucional genuinamente nacional que normó la vida independiente de nuestro pueblo fue el Acta de Separación que hizo las veces de constitución del nuevo Estado el 27 de febrero de 1844. Sin embargo, fue el 6 de noviembre del mismo año cuando en la ciudad de San Cristóbal se proclamó la primera Constitución dominicana.

Los Constituyentes de 1844 eran representantes de los distintos pueblos del país  elegidos mediante el voto. A saber:

De Santo Domingo: Domingo de la Rocha, Manuel María Valencia y  José María Caminero. Por Santiago, el presbítero Domingo Antonio Solano, Juan Luis Franco Bidó y Manuel Ramón Castellanos. Mientras que de la Vega: Casimiro Cordero y Juan Reynoso, y por Azua: Buenaventura Báez y Vicente Mancebo.

El Seibo estuvo representado por el presbítero Julián de Aponte y  Juan Acosta. El presbítero Antonio Gutiérrez, por Samaná; Antonio Ruíz, por Hato Mayor;  Facundo Santana, por San José de los Llanos; Juan Rijo, por Higüey; el presbítero Manuel González Bernal, por  Monte Plata y Boyá; y Fernando Salcedo, por Moca.

José Tejera, por Puerto Plata, José María Medrano, por San Francisco de Macorís; José Valverde, por Cotuí; Juan López, Por San José de las Matas; Manuel Abreu, por Montecristi, Manuel Díaz, por Dajabón;  el presbítero Andrés Rozon, por Baní, y el presbítero Juan de Jesús Ayala, por San Cristóbal. Juan de los Santos, por San Juan; Bernardino Secundino Aybar, por Neiba, y Santiago Suero, por las Matas de Farfán.

La también llamada Carta Sustantiva de nuestro país tuvo como modelo para su primera redacción las constituciones de  de Francia y Estados Unidos.  No obstante, nuestra Ley de Leyes ha sufrido a lo largo de los años  múltiples modificaciones.Estas tareas de modificación o reformas constitucionales están a cargo de la Asamblea Nacional, que reúne la Cámara de Diputados y Senadores.

De las modificaciones que ha sido objeto la Carta Sustantiva dominicana, la del 19 de febrero de 1858, llamada la Constitución de Moca, por ser proclamada en ese lugar, ha sido señalada como la más democrática de la República Dominicana.

Este seis de noviembre en el país celebramos otro aniversario de la puesta en vigencia de la primera Constitución dominicana. Les invitamos a conocer este documento representativo de nuestra soberanía empezando por leer los artículos que copiamos a continuación y que nos hacen tomar consciencia sobre el significado de nuestros símbolos patrios, los poderes del Estado, forma de gobierno y otros.

Bandera dominicanaLa bandera es el símbolo de la libertad, patriotismo y soberanía nacional dominicana. La ley No. 360, dictada en 1943, y sus respectivas modificaciones, estable que la bandera nacional contiene los colores: azul ultramar y rojo bermellón, en cuarteles esquinados, separados por una cruz blanca que en su centro lleva el escudo.
Escudo dominicanoEl escudo de armas de la República Dominicana es el emblema que solo o junto a la bandera representa el estado libre, independiente y soberano. El artículo 96 de la Constitución Dominicana establece todos como debe estar estructurado el escudo nacional.
Himno NacionalLas letras del Himno Nacional Dominicano fueron escritas por Emilio Prud-Homme y la música por José Reyes. El Artículo 97 de la Constitución declara: “El Himno Nacional es la composición musical consagrada por la Ley No. 700, de fecha 30 de mayo de 1934 y es invariable, único y eterno.”
Poderes del EstadoEl Poder Ejecutivo: es una de las tres facultades y funciones primordiales del Estado (junto con la legislativa y la judicial) consiste en dictar y hacer cumplir las leyes que suele aprobar el gobierno o el propio jefe del Estado. En la ciencia política y el derecho constitucional, el ejecutivo es la rama de gobierno responsable de la gestión diaria del Estado.
El Poder Judicial es, de acuerdo a la Constitución y las leyes, la institución encargada de administrar justicia, a través de sus órganos especiales y jerárquicos llamados tribunales. Su función es asegurar el amparo, protección o tutela de los derechos que se hallan establecidos en las normas o leyes.
El Poder Legislativo es una de las tres facultades y funciones primordiales del Estado (junto con el Poder Ejecutivo y el Judicial), consistente en la aprobación de normas con rango de ley. Su función específica es la aprobación de las leyes. En nuestro país los diputados y senadores son quienes apruebas las leyes..
Derecho al votoPor medio del voto, los ciudadanos elegimos a nuestros representantes. Votar es un derecho que nos otorga la Constitución a todos los dominicanos mayores de 18 años, exceptuando a los integrantes de la fuerza pública. Ejercer el sufragio es un deber ciudadano que fortalece la democracia.
Libre expresiónTodo dominicana tiene derecho a expresar sus ideas libremente, sin ofender ni dañar la integridad de los demás.

 

Fuente: educando.edu.do

Efemérides Patrias aclara confusión por Día de la Bandera

El presidente de la Comisión Permanente de Efemérides Patrias, Juan Daniel Balcácer, remitió una comunicación en la que aclara la confusión en torno a la fecha en que se celebra el Día de la Bandera Nacional en el país.

Explicó que el Día de la Bandera Nacional realmente es el 27 de febrero, porque en esa fecha, en 1844, fue cuando la enseña tricolor ondeó por primera vez sobre el Baluarte de El Conde. Ahora bien, como el 27 de febrero es un día festivo, no laborable y no hay docencia, es costumbre rendir tributo a la bandera nacional días antes del 27 de febrero.

Agregó que como el 27 de febrero también es el Día de la Independencia y, por mandato constitucional, el Presidente de la República debe comparecer ante las cámaras legislativas reunidas en Asamblea Nacional, tampoco hay tiempo para destinarle atención especial a la bandera, toda vez que el país político y los medios de comunicación están atentos al contenido del mensaje presidencial.

Diversas instituciones públicas y privadas rinden tributo a la bandera el 22 de febrero de cada año.

El 22 de octubre de 1962, el Consejo de Estado, presidido por Rafael F. Bonnelly, promulgó la Ley No. 6085, cuyo texto es el siguiente:

“CONSIDERANDO que por ser la bandera un símbolo de la Patria ninguna fecha más acertada para honrarla y enaltecerla que el 27 de Febrero en que se celebra la Independencia Nacional, con lo cual se conmemorará, junto con el nacimiento de la República el día en que flotó por vez primera nuestro pabellón, libre y orgulloso, en el legendario Baluarte del Conde;

HA DADO LA SIGUIENTE LEY:

ARTICULO ÚNICO. Se instituye como Día de la Bandera el 27 de Febrero de cada año, aniversario de la Independencia Nacional.

DADA por el Consejo de Estado en el Palacio Nacional, Santo Domingo, Distrito Nacional. Capital de la República Dominicana, a los veintidós días del mes de octubre del mil novecientos sesenta y dos, años 119º de la Independencia y 100º de la Restauración”.

El 22 de marzo de 1967 el Congreso Nacional promulgó la Ley No. 108, estableciendo los días festivos y por tanto no laborables para las oficinas públicas y particulares. En su artículo primero, al referirse al día en que se festeja la proclamación de la República, se lee: “el 27 de Febrero, Aniversario de la Independencia y Día de la Bandera”.

Fuente: cdn.com.do

Historia y celebración de la Bandera Dominicana

La bandera dominicana tiene sus orígenes en la francesa, ya que República Dominicana fue colonia francesa entre 1804 y 1809

Desde la antigüedad, los pueblos han considerado la bandera como un objeto de profundo sentido simbólico y espiritual. De ahí que “conquistar” una bandera fuera más de una vez el objeto final de una batalla.

Es probable que las primeras banderas tuvieran sus orígenes en China o India. Algunos historiadores atribuyen el primer icono semejante a una bandera al fundador de la dinastía Zhou (1122 antes de Cristo).

Las banderas chinas tenían elementos gráficos, como un pájaro rojo, un tigre blanco o un dragón azul. Asimismo, las banderas tuvieron también gran importancia en la antigua India.

A Europa habrían sido llevadas por los sarracenos, pero dado que el Islam prohibía imágenes “de influencia idólatra”, el diseño de las banderas sufrió fuertes transformaciones de simplificación de su contenido.

En Europa las banderas fueron subdivididas de acuerdo a su forma y propósito. Había banderas personales, familiares o de significado local. Esto explica que con el nacimiento de las primeras naciones-estado, nacieran también sus consiguientes banderas.

En países como Chile, las primeras banderas conocidas fueron las que portaban los conquistadores españoles del siglo XVI. La independencia de España posibilitaría la primera representación del naciente país en una bandera.

¿Cómo nació la bandera dominicana?

A diferencia de la historia del Escudo Dominicano, la Bandera Nacional no ha sufrido tantas modificaciones.

Nuestra bandera tiene sus orígenes en la francesa, ya que República Dominicana fue colonia francesa entre 1804 y 1809, y dirigido por el gobierno haitiano durante 22 años.

De la bandera haitiana, la nuestra, asume los colores rojo y azul, mientras que de la francesa obtenemos el blanco. Sin embargo el color blanco lo expresamos en una cruz al centro de la bandera.

La primera distribución de esos colores fue hecha por Juan Pablo Duarte, quien concibió el diseño original, y el día 16 de julio de 1838 obtuvo la aprobación de los trinitarios para la confección de la misma.

Duarte colocó una franja azul en la margen superior de la bandera y una franja roja en la inferior, colocando la cruz blanca al centro de la misma.

Posteriormente, esa distribución de los colores fue cambiada para que los colores (rojo y azul) alternaran tal como en la actualidad (azúl-rojo, rojo-azúl), esta es la Segunda Bandera Nacional.

La bandera dominicana se enarboló por primera vez el 27 de febrero del 1844 en la Puerta del Conde.

Las primeras banderas fueron confeccionadas por varias damas, entre las que se pueden citar a Concepción Bona, María Trinidad Sánchez, María de Jesús Piña, Isabel Sosa.

Las señoritas Villa confeccionaron la primera bandera dominicana que se enarboló en tierras del Cibao, hecho acaecido el día 4 de marzo de 1844 en la ciudad de La Vega.

La bandera dominicana es el máximo símbolo de patriotismo, libertad y soberanía de los dominicanos.

Fuente: educando.edu.do

10 curiosidades sobre República Dominicana

República Dominicana es un país americano que tiene alrededor de 10 millones de habitantes. Con capital en Santo Domingo es una isla situada en el mar Caribe de importancia turística; alcanzó su independencia en el siglo XX y tiene una extensión de unos 50.000 kilómetros cuadrados. Veamos 10 curiosidades sobre República Dominicana.

1- República Dominicana tiene la mayor economía de América Central y el Caribe.

2- Su capital Santo Domingo fue fundada en el siglo XV y fue un modelo en el que se fijaron el resto de ciudades de América para construirse.

3- El béisbol es su deporte nacional habiendo dado a algunos de los mejores jugadores de la historia.

4- Las playas de Punta Cana se consideran entre las mejores del mundo recibiendo millones de turistas cada año.

5- La primera universidad de América fue creada el año 1538 en Santo Domingo.

6- Son los creadores de los géneros musicales del merengue o la bachata.

7- El nombre del país se debe al Santo Domingo de Guzmán, creador de la orden de los dominicos.

8- Es la décima isla más poblada del mundo.

9- Fue uno de los primeros lugares descubiertos por Cristóbal Colón en su primer viaje a América.

10- Es el destino más visitado de todo el Caribe.

Fuente: criticalandia.com

 

 

 

 

 

 

La danza contemporánea vuelve a Bellas Artes

Por: Carolina Jiménez 

SANTO DOMINGO-.   La fundación Encuentro Danza Contemporánea (EDANCO), celebra el “XIII Festival Internacional de Danza Contemporánea” con motivo a su decimotercero aniversario en el mapa de la danza mundial.  Edmundo Poy, director de EDANCO, asegura que en estos momentos se posicionan como el festival más importante de Centroamérica y el Caribe. 

El Festival Internacional cuenta con la presencia de doce países; Colombia, Martinica, Estados Unidos, Taiwán, México, Polonia, Croacia, Puerto Rico, Costa Rica, Haití, Venezuela y España como país invitado de este año. República Dominicana aparte de servir como escenario, tendrá un total de ochenta representaciones de grupos de danzas dominicanas.

“Este año tenemos una programación variada con funciones de duetos y tríos internacionales. La finalidad de EDANCO es el desarrollo y difusión de la danza en el país, como isla no tenemos mucho intercambio, por lo cual nuestra idea es que sirva de referente a todas las compañías internacionales que vengan. Así el público ve lo que está pasando fuera y eso es positivo, porque tenemos muchas personas que se acercan y el costo es asequible”, manifestó Poy.

En cuanto a la determinación de los bailarines que participan en el festival internacional, estos representan en sus coreografías como lenguaje universal situaciones que reflejen el estado actual de su país. Por lo que, son presentaciones meramente artísticas, no competitivas.

“Como fundación tenemos el festival nacional con los cinco estilos que se bailan en el país; danza contemporánea, afro caribeño, jazz, hip hop y neoclásico. Organizamos el festival dentro de la ferio del libro y los ganadores representan en el exterior a EDANCO”.

El festival se presenta en la sala Máximo Avilés Blonda del Palacio de Bellas Artes desde el 18 de septiembre hasta el 1º de octubre de 2017  en horario de 6:30 p. m. a 8: 30 p. m. de lunes a domingo.

Janna Marie: nos habla de sus retos, logros y sueños

Rosario Vásquez
[email protected]

Janna Marie Ortiz Peguero es una joven muy especial que finalizó sus estudios de bachillerato, tuvo que enfrentarse a las Pruebas Nacionales como cualquier otro estudiante y aspira a ingresar a la universidad.

Foto: Martín Rodríguez

Pero esta joven tiene algo que la hace aún más especial: la semana pasada se convirtió en la primera estudiante con Síndrome de Down en tomar las Pruebas Nacionales.

Janna Marie, de 20 años, estudia en el colegio Santa Teresita, adonde llegó hace siete años luego de estudiar en un centro de enseñanza Montessori.

Nos platica que al principio se sentía nerviosa por dejar atrás a sus otros profesores y amigos, y por entrar a un mundo nuevo y desconocido.

Para Janna Marie, todos los jóvenes deben de luchar por alcanzar sus metas y sus sueños.  “Si no pasas las materias debes repetir el curso”, enfatiza muy seriamente.

Amalia Inchaustegui de Hernández, directora del colegio Santa Teresita, expresa que Janna Marie es una alumna muy estudiosa y que nunca se le ha quedado una materia para completivo.  “Si ella veía que en algo no le iba bien daba su máximo hasta que lo lograra. La perseverancia ha sido su mejor virtud”.

Reconoce que el papel que ha jugado su familia ha sido muy importante en su vida porque le han ayudado muchísimo. Sus abuelos pagan las materias básicas y dedican cada domingo unas horas para estudiar con ella.

Foto: Martín Rodríguez

“El apoyo de la familia es vital”, dice Inchaustegui de Hernández.

Janna Marie opina lo mismo. “Este diploma, que me llena de orgullo no es solamente mío, pertenece a mis padres, quienes se han sacrificado tanto para que sus hijos pudieran tener éxito en la vida, en especial para que yo algún día pudiera recibir un diploma de bachiller  y abriera las puertas para que otros jóvenes con Síndrome de Down también lo hagan”.

Gracias a Dios hoy se siente triunfante.  Aprendió a ser valiente y amable y a tener su propio valor.

Rol de la escuela

Para Amalia Inchaustegui de Hernández, directora del colegio Santa Teresita, poder tener en el aula una estudiante con Síndrome de Down ha significado una experiencia maravillosa y un gran reto para todo el equipo, especialmente para las profesoras Adelfa Hernández, Psicóloga y Bélgica Paredes, profesora de Ciencias Sociales.  El camino no ha sido fácil pero la recompensa ha valido la pena.

Foto: Martín Rodríguez

Se le creó un horario especial para que los profesores de las materias básicas,  una vez a la semana, trabajasen con ella fuera del aula.  En el caso de los idiomas, de las 5 horas a la semana, 3 fueron usadas paras reforzar estas asignaturas.

Janna no tiene maestra sombra.  Desarrolla las actividades normales que hacen sus compañeros de clases.  Solo que se le da un poco más de atención personalizada fuera del grupo. Respetando su ritmo de trabajo.  Esos temas que se entendía que ella no podía trabajar, en su interpretación ha dado las respuestas adecuadas.  En el salón de clases, por ejemplo cuando llega el momento de lectura Janna tiene que leer y hacer sus interpretaciones como lo hacen los demás.

¿Qué sigue ahora para Janna Marie?

Aspira cuando finalice ahora su bachillerato  inscribirse en la universidad a estudiar la carrera de cosmiatría,  ya que le encanta la belleza y el maquillaje y que para continuar realizando sus sueños piensa emprender, con el apoyo de su familia, un negocio en esa área.

Ministerio de Educación

A medida que Janna iba avanzando de grado surge la disyuntiva de si sacarla del sistema oficial o dejarla. Se le consultó directamente al Departamento de Educación Especial del Ministerio de Educación, con su directora Cristina Amiama, quien ofreció todo el soporte para que Janna Marie pudiera continuar en el sistema.

Actualmente el Minerd mejora su apoyo para estos estudiantes con capacidades especiales, dispone de un técnico que les asiste en la aplicación de las Pruebas Nacionales y recomienda que cualquier centro que tenga dentro de sus aulas un estudiante con condiciones especiales, lo comunique formalmente para poder asistirle.

Las ventajas que se dan al tener un sistema inclusivo son cualitativas porque tanto aprende el niño con la condición especial como los demás alumnos, ya que es una oportunidad para que  otros miren la realidad del mundo y se integren. A veces se corre el riesgo de que los estudiantes sean excluidos dentro de la inclusión.