Entradas

Siete ventajas del aprendizaje basado en proyectos

El aprendizaje basado en proyectos es una metodología que reta a los alumnos a convertirse en protagonistas de su propio aprendizaje mediante la elaboración de proyectos que dan respuesta a problemas de la vida real. Mucho más motivador que los métodos tradicionales, ayuda a los alumnos a desarrollar las competencias clave del siglo XXI y a alcanzar un aprendizaje significativo. A continuación, te presentamos otras de sus ventajas destacadas. ¿Te animas a aplicarlo en tus clases?

VENTAJAS DEL APRENDIZAJE BASADO EN PROYECTOS

Las ventajas del aprendizaje basado en proyectos son innumerables. A continuación destacamos algunas:

1. Motiva a los alumnos a aprender. El profesor despierta la curiosidad del alumno mediante elementos ligados a su realidad que lo estimulan a investigar y aprender.

2. Desarrolla su autonomía. Los alumnos son los protagonistas del proceso: planifican el proyecto, distribuyen las tareas, ponen las ideas en común, toman sus propias decisiones y elaboran el producto.

3. Fomenta su espíritu autocrítico. Alienta a los alumnos a evaluar su propio trabajo y a detectar fallos en el proceso de trabajo con el objetivo de que aprendan de sus errores y mejoren los resultados en un futuro.

4. Refuerza sus capacidades sociales mediante el intercambio de ideas y la colaboración. Los alumnos ponen en común las ideas, debaten y acuerdan decisiones. Mediante el aprendizaje colaborativo, se apoyan los unos a los otros para aprender y conseguir un objetivo común.

5. Facilita su alfabetización mediática e informacional. Durante la investigación desarrollan su capacidad para buscar, seleccionar, contrastar y analizar la información.

6. Promueve la creatividad. Deben poner en marcha todas las estrategias e ideas posibles para elaborar un producto que dé respuesta a la cuestión planteada. Así, pueden realizar videos, campañas, maquetas, folletos o cualquier otro elemento que apoye su respuesta. Cuanto más original sea el producto, mejor.

7. Atiende a la diversidad. Estimula tanto a los estudiantes con problemas de aprendizaje como a los alumnos más avanzados o superdotados. A los primeros les ayuda a aprender mediante la interdependencia positiva con sus compañeros, mientras que a los segundos les abre todo un campo de posibilidades para desarrollar plenamente sus capacidades.

Fuente: aulaplaneta.com

Pasos sugeridos por el Diseño Curricular para elaborar un Proyecto Participativo de Aula

Los Proyectos Participativos de Aula son una estrategia pedagógica de investigación-acción, responden a la necesidad de impulsar una pedagogía crítica y transformadora que articula las experiencias de aula con la realidad social de los sujetos implicados en los procesos de aprendizaje.

Los Proyectos Participativos de Aula favorecen la perspectiva integradora y globalizadora del conocimiento, desde las diferentes áreas curriculares; busca que las y los estudiantes, integren estructuras de conocimientos cada vez más amplias e interconectadas.

Como estrategia pedagógica, los Proyectos Participativos de Aula:

  • Enriquecen y redimensionan los aprendizajes.
  • Favorecen la construcción colectiva de los conocimientos.
  • Promueven la investigación y la autonomía de los aprendizajes.
  • Desarrollan competencias para la vida.
  • Privilegian la participación democrática, el consenso, el trabajo colaborativo y la toma de decisiones.
  • Favorecen la reflexión sobre valores fundamentales como, la solidaridad, la equidad, la tolerancia, la dignidad humana y la responsabilidad.
  • Potencian la relación escuela-comunidad.
  • Promueven el pensamiento crítico y reflexivo y la formación integral del sujeto que aprende.
  • Los proyectos participativos de aula son una estrategia para la integración de saberes y democratización del conocimiento.
  • Propicia aprendizaje significativo dando sentido a lo que se aprende; a saber dialogar con lo diferente, respetar las opiniones de las y los demás.

Pasos sugeridos por el Diseño Curricular para elaborar un Proyecto Participativo de Aula

  • Diagnóstico del contexto donde está ubicada la escuela -(Técnica de la lluvia de ideas, la observación)
  • Priorizar los problemas y soluciones que más le afectan.
  • Selección y formulación del problema a investigar.
  • Nombre del proyecto.
  • Justificación del proyecto.
  • Propósitos del Proyecto Participativo de Aula.
  • Preguntas problematizadoras (¿Qué son las preguntas problematizadoras? ¿Qué características tienen las preguntas problematizadoras? ¿Cómo lo hacemos?)
  • Selección de las competencias específicas, los contenidos y los indicadores de logro.

Fuente: centropoveda.org

Volver a las aulas, el reto del año escolar que recién inicia

Es evidente que el Ministerio de Educación ha trabajado con tesón para la apertura de este año escolar, en el que espera obtener resultados importantes no solo en la mejora de la lectoescritura en el nivel inicial, sino también en la mejora de la calidad de la educación dominicana.

Redacción Plan LEA
Este miércoles han reabierto sus puertas las aulas dominicanas, sin duda es un día de júbilo para los estudiantes y sus familias, y también para los claustros de profesores y todos los organismos e instituciones que han trabajado arduamente para hacer posible un buen reinicio. Así pueden continuar las clases correspondientes al actual curso escolar, luego del acostumbrado descanso de los meses de verano.
Más de  2,627,883 alumnos del sistema educativo dominicano regresan a los 10,797 centros escolares, donde, no sin dificultades marcadas por las limitaciones económicas del país, comenzarán el período académico 2022-2023.El acto del inicio del año escolar se realizó a las 10 de la mañana y lo encabezaron el presidente Luis Abinader y el ministro de Educación, Ángel Hernández, en el liceo Cosme Manuel Jiménez, en el sector La Javilla, en Santo Domingo Norte.

El año escolar inició en todos los centros educativos, excepto en aquellos lugares que fueron afectados por el huracán Fiona y las escuelas estén siendo utilizadas como albergues para los refugiados.

Bajo el lema “Aprendamos juntos”, el ministerio de Educación se propone que los estudiantes de todos los niveles del sistema educativo público reciban una educación de calidad en un ambiente seguro y de bienestar.

Enfocado en que los niños logren aprender a leer y escribir en los primeros grados, el ministro Hernández dijo que dará prioridad a la calidad de los aprendizajes de los infantes y jóvenes del sistema educativo público, eficientizará el uso de los recursos para alcanzar resultados evaluables en el proceso de enseñanza-aprendizaje y el cumplimiento cabal del calendario escolar.

Hernández reiteró que es premisa principal en su gestión que los estudiantes aprendan a leer, escribir y desarrollar el pensamiento lógico y creativo que serán las bases de las demás competencias que se exigen para que los niños y adolescentes logren alcanzar la formación de una ciudadanía responsable, que posibilite cerrar la brecha educativa existente entre ellos mismos en función de su nivel de origen.

Prohibido el traslado de docentes desde aulas a puestos en distritos o regionales

Doris Pantaleón
[email protected]

Ante el déficit de maestros, aulas y cupos para estudiantes que afecta a diferentes centros escolares del país, el Ministerio de Educación prohibió llevar a un docente de aula al distrito o regional en los actuales momentos o hacer traslados de docentes a técnicos distritales o regionales.

Instruye además a que todo docente que haya estado en aula en el año escolar pasado y lo hayan movido, debe ser integrado a su curso inmediantemente.

Así se establece en el Oficio VSTP No. 454/2022, de fecha ocho de septiembre del 2022, firmado por la doctora Ancel Scheker Mendoza, viceministra de Educación Encargada de Servicios Técnicos y Pedagógicos, dirigido a directores Regionales y Distritales.

En la comunicación la funcionaria señala que el primer desafío que enfrentan en la actualidad es la apertura del año escolar por lo que agradece los esfuerzos que realizan cada uno para organizarlo y sobre todo para buscar los cupos de los estudiantes.

“Como saben tenemos aún un deficit de maestros y de aulas por diversasrazones. Debemos buscar soluciones como se les ha instruido y se seguirá orientando”, señala la orden departamental.

No obstante, agrega que quiere hacer el llamado a una situación urgente, por lo que no se puede agravar la falta de maestro que ellos mismos han reportado, y que, por tal razón, “solicitamos que no trasladen docentes como técnicos distritales ni regionales en este momento. Nuestra prioridad es atender a los estudiantes en los centros educativos”.

A seguidas, señala que queda prohibido llevar a un docente de aula al distrito o regional y que todo docente que haya estado en aula en el año escolar pasado y lo hayan movido, debe reintegrarlo a su curso inmediatamente.

“La deserción parece ser ahora de los docentes”

En el ámbito educativo hablamos de deserción escolar cuando los estudiantes abandonan de forma prematura los estudios, antes de haber obtenido la titulación que les otorga la finalización formal de los mismos.

Las razones por las que ocurre no son sencillas, ni únicas, generalmente se relacionan a  un conjunto de causas sociales, culturales y económicas que confluyen para que los estudiantes abandonen la escuela y se dediquen a otra cosa. La deserción no se da simplemente porque las personas no quieren estudiar, sino que es un fenómeno complejo que delata otras razones más profundas en la sociedad.

Las terribles consecuencias que para todo país ocasiona el que sus estudiantes abandonen la escuela, en términos de su desarrollo cultural, profesional y de cualquier otra índole, ha sido motor para importantes y numerosas iniciativas nacionales e internacionales dedicadas a combatirla.

Sin embargo, del tipo de deserción al que quiero referirme en ese artículo, no es a la anteriormente descrita. Se trata de una conversación entre colegas, bastante interesante, que he querido compartirles solo por considerar “curiosos” algunos comentarios e interesantes para prestarles atención.

Básicamente el tema central advertía que quienes están desertando de las escuelas, a una velocidad alarmante, son los docentes. “Los docentes están abandonando su oficio para dedicarse a otra cosa. Están desmotivados”.

Tratando de recopilar los argumentos puestos en común, puedo asegurarles que todos los colegas coincidieron en que “el gran cambio de actitud” tuvo como detonante las experiencias de trabajo llevadas a cabo en medio de la crisis sanitaria provocada por la pandemia del Covid-19.

Y aquí colocaré algunas:

-Pareciera que a pesar del caos de la virtualidad, los docentes encontraron también allí otras ventajas que acomodaron un poco su trajinar: trabajar desde casa, menos horas, con menos presión, a veces solo con algunas instrucciones por whatsapp y seguimientos muy puntuales y esporádicos, en una gran parte de los casos. Menos exigencias en cuanto a la entrega de planificaciones, evaluaciones, actividades, portafolios, producciones, exposiciones, actos, reuniones, entre otros.

-Prácticamente fue imposible dar seguimiento personalizado a los estudiantes. El que aprendió, aprendió;  el que no… Al final, nadie reprobó.

-Tanto estudiantes como docentes, tenían buenas excusas para justificar sus descuidos, incumplimientos o inasistencias. No se podrían poner en dudas las excusas relacionadas a: la falta de energía eléctrica, los materiales, el internet, síntomas de Covid-19 o no tener disponibilidad de equipos.

De forma paralela, y mientras más avanzaba la ciencia con el manejo del virus y los procesos de vacunación, la escuela dominicana (especialmente la pública), continuó intrépida e indetenible en una quijotesca estampida hacia alguna parte, a la que pienso nunca lograremos conocer verdaderamente hacia dónde nos llevó. Aunque creo que eso a pocos le importa.

Puesto esto sobre la mesa, y sin dejar de mencionar las nuevas competencias tecnológicas que requieren tener TODOS los docentes, con cada vez más aplicaciones por aprender y pedagogías por incorporar. Los problemas con el concurso de oposición (que se han hecho famosos supuestamente por lo difíciles que son), el cambio de autoridades, la dificultad para los nombramientos, las promesas de sueldos nuevos, mejores condiciones de infraestructura, equipos de trabajo y otros beneficios. Junto a la inestabilidad de “si virtual o presencial, si ahora sí y ahora no”…aparentemente ha provocado que muchos docentes se hayan movido hacia otras experiencias de trabajo.

La tan deseada “vuelta a la presencialidad” en este inicio de año escolar, les va a exigir mucho más que antes. Además de unos anuncios por ahí de formatos híbridos, que van a suponer el doble de trabajo.

Dicen las lenguas viperinas que de los mejores quedan pocos. Persisten los que están detrás de su pensión por tiempo o enfermedad. Y que la ley que se aplica es “la del mínimo esfuerzo”. El entusiasmo, la alegría, los proyectos, los actos culturales y artísticos, las comunidades de aprendizaje y los padres haciendo equipo, es cosa de libros viejos de esos con portadas en pasta.

La conversa terminó con una pregunta fantasmagórica ¿y cómo van las facultades de Educación en las universidades del país?

Como la reunión era en mi casa, simplemente, abrí la puerta. Todos entendieron.

 

Dra. Ed. Emelinda Padilla Faneytt
La autora es especialista en Educación, investigadora y consultora educativa. Directora de la Red Explora para el Desarrollo Educativo (Red-E).
IG: redexplorard
FB: Red Explora

5 claves para la motivación escolar

A menudo observamos niños y jóvenes que asisten al colegio a regañadientes. No te preocupes, no son un caso perdido. Reconocer la causa de esta desmotivación y poner en práctica ciertas recomendaciones te ayudará a revertir este comportamiento.

La motivación escolar es una arista fundamental del proceso educativo. Si el niño no está entusiasmado para afrontar un proceso de aprendizaje que resulte fructífero, es momento de que padres y profesores entren en acción para darle un pequeño impulso. ¿Cómo hacerlo? Veremos algunas técnicas para lograrlo a continuación.

La motivación está ligada al interés, al entusiasmo y a la energía que una persona ofrece al realizar determinada acción. Se hace presente frecuentemente en muchos ámbitos: el deporte, el trabajo, la escuela o universidad.

Es en este último campo donde nos detendremos con el fin de analizar la motivación escolar. Podemos concluir, en base a lo expuesto anteriormente, que la motivación escolar está compuesta por el empeño y la voluntad que un niño o un joven pone en su proceso educativo.

Puede pasar, sin embargo, que esta motivación no sea la indicada en muchas ocasiones. Por diferentes motivos, un alumno puede sentir desinterés o hasta rechazo hacia la escuela y todo lo que ella implique. Ahí es cuando deben aparecer los mayores que lo rodean para volver a orientarlo en su periplo educativo.

¿Por qué puede producirse la falta de motivación escolar?

El desinterés hacia los estudios puede tener su origen en factores muy variados. Primero, podríamos enumerar los que tienen que ver propiamente con el estudiante. Si el niño o joven considera inútiles los temas que aborda en clase o si les resultan aburridos, es muy probable que su entusiasmo por aprender decaiga.

Asimismo, el padecimiento de algún trastorno del aprendizaje surtirá el mismo efecto. En este caso puede desalentarlo que todo le resulte difícil y sentir que sus esfuerzos son en vano.

 

Por otro lado, también podemos citar elementos externos al alumno que también repercutan en su ánimo para afrontar sus obligaciones escolares. El principal es el hogar: si no recibe la atención que necesita por parte de los padres o si, por el contrario, las exigencias son demasiado altas, su rendimiento seguramente se verá afectado.

De la misma manera, si no son incentivados desde casa, viven bajo reglas estrictas o el estilo de crianza de sus padres es autoritario pueden sentir deseos de romper esos mandamientos e inclinarse por sus propias preferencias y decisiones.

5 claves para motivar a un chico para estudiar

 

1.- Incentivarlo desde el hogar

Puedes apelar a historias de gente importante, como presidentes o científicos famosos. Así verá que sus esfuerzos pueden tener una recompensa valiosa en el futuro y no sentirá que todo lo que lee, practica y aprende no tendrá utilidad dentro de algunos años.

A muchos jóvenes les ocurre que, al no haber sido persuadidos a volcar sus esfuerzos en el estudio desde el hogar, consideran que esto no es importante para su futuro. Por eso, si quieres que a tu hijo le vaya bien en el colegio, lo mejor que puedes hacer es involucrarte, ayudarlo y conocer sus inquietudes.

2.- Objetivos realistas y valoración de resultados

No todos los alumnos están capacitados para sobresalir en todas las materias. En consecuencia, sería ilógico que todos los padres esperaran esto de sus hijos.

Es importante que reconozcas las capacidades de tu hijo y establezcas objetivos acordes a ellas. Esto no significa que no lo incentives a superarse a sí mismo ni mucho menos que lo subestimes. Simplemente quiere decir que debes valorar sus esfuerzos, aunque no sea el mejor de la clase. Se trata de dar lo mejor de sí.

“Si el niño no recibe la atención que necesita por parte de los padres o si, por el contrario, las exigencias son demasiado altas, su rendimiento seguramente se verá afectado”

3.- Ambiente adecuado para el aprendizaje

Es una tarea propia del educador. Lograr que cada uno de los alumnos se sienta partícipe y sea escuchado, con sus dudas y certezas, es imprescindible para la motivación escolar.

Además, se deben incorporar herramientas educativas (pueden ser tecnológicas o no) que faciliten actividades lúdicas y participativas. Así, igualmente, se fomentará un ambiente de compañerismo y colaboración entre los niños.

 

4.- Estar al tanto de las particularidades de cada niño

No todos somos iguales. Y mucho menos los niños. Algunos serán buenos para leer, otros para dibujar y otros para las matemáticas. Del mismo modo, algunos prefieren trabajar en grupos, mientras que otros lo hacen mejor solos.

El profesor, por lo tanto, debe conocer la manera de motivar a cada uno de los alumnos de la forma adecuada. De este modo podrá potenciar también las habilidades innatas de cada uno.

5.- Permanecer abiertos y receptivos

Nunca está de más consultar a los propios alumnos de qué modo les gustaría abordar determinado tema, qué lugar les gustaría visitar o cuáles actividades les parecen más productivas.

Al fin y al cabo, ellos son los principales actores del proceso educativo. Más allá de que se debe seguir un modelo que escapa a las responsabilidades del alumno, nadie mejor que ellos para hacer correcciones que sirvan para mejorar el resultado final.

“Lograr que cada uno de los alumnos se sienta partícipe y sea escuchado es fundamental para la motivación escolar”

Si se tienen en cuenta y se llevan a las prácticas estas recomendaciones, el niño verá en la escuela un lugar de fortalecimiento de sus virtudes en lugar de un mero cumplimiento de obligaciones impuestas. Esto es esencial: quien hace lo que le gusta en un ambiente propicio, sin dudas lo hará mejor y con mayor motivación.

 

Fuente:

 

https://eresmama.com/5-claves-para-la-motivacion-escolar/

10 CARACTERÍSTICAS DE UN BUEN DOCENTE

Te explicamos qué es un buen docente y cuáles son sus atributos. Además, cuáles son sus métodos de enseñanza y características.

Los docentes tienen la misión de mantener viva y cohesionada una cultura.

¿Qué es un docente? El docente, profesor, maestro o enseñante son términos con los que designamos una vocación común, la de enseñar. Refieren a uno de los motores fundamentales de la constitución de las sociedades modernas, que es el de trasmitir a las generaciones venideras los valores y conocimientos que se consideran trascendentales, dignos y de gran importancia.

En la actualidad existen diversos y discutidos modelos de docencia que van desde la atención focalizada hasta la disciplina militar: algunos, más conservadores, consideran al alumno un ente pasivo que debe recibir el conocimiento de mano de sus tutores, y otros, más contemporáneos, proponen que alumno y profesor son entes activos en un proceso mutuo de enseñanza y aprendizaje.

Los docentes tienen entonces la misión de mantener viva y cohesionada una cultura, a la par de potenciar y alimentar el desarrollo de los talentos y las éticas individuales. Son, si se quiere, los principales responsables del mundo futuro.

Características de un buen docente:

  1. Está dispuesto a aprender

El docente debe estar dispuesto a utilizar diversas metodologías de enseñanza.

El primer rasgo de un buen docente podría parecer paradójico a simple vista, pero como afirmaba el educador y político venezolano Luis Beltrán Prieto Figueroa: “No puede ser educador quien ha perdido la capacidad de aprender”.

La enseñanza dista mucho de ser un método único y rígido al cual todos sin distinción deben adaptarse, ya que el entendimiento se da a través de métodos variados y divergentes.

Un buen docente debe entender esta verdad profunda y estar dispuesto a replantear sus esquemas, variar sus metodologías y sobre todo a aprender de su propia experiencia de enseñanza.

  1. No descuida la propia formación

Un buen docente debe dedicar tiempo a la preparación de sus lecciones.

Así como los conocimientos se actualizan, un buen docente ha de plantearse retos de crecimiento que le impidan anquilosarse en sus métodos y en su abordaje de lo que enseña.

Debería ejercitar la investigación tanto como dedicar buen tiempo a la preparación de sus lecciones, pues nada es más desalentador que un docente poco interesado o poco instruido en su materia.

  1. Transmite su pasión por el aprendizaje

El poeta irlandés William Butler Yeats decía que la educación no era llenar un cubo, sino encender un fuego. Con ello quería decir que un docente ha de ser un propagador, un estímulo, que inspire a sus educandos en los caminos del aprendizaje, y no un simple repetidor de información. Un alumno bien educado será aquel que salga del aula con las ganas y las herramientas para entender más sobre el tema que estudia.

  1. Posee el don de la palabra

Un buen docente debe saber cómo expresarse correctamente ante sus alumnos.

Más que nada en el mundo, la herramienta de un profesor es lo que dice. Por ende, ha de tener facilidades verbales que le permitan expresarse no solo correctamente, sino de distintas maneras en caso de que necesite variar su abordaje del tema en cuestión. No siempre tendrá el mismo tipo de oyentes, después de todo.

  1. Cuenta con buenas reservas de paciencia

La comprensividad es clave a la hora de construir un puente comunicativo entre un docente y sus alumnos. No todos aprenderán de la misma manera, ni tendrán las mismas capacidades, ni los mismos talentos, ni las mismas condiciones familiares. Un buen docente ha de ser generoso con su atención y con el tiempo que requieran sus estudiantes para entenderle.

  1. Es entusiasta y entregado

Un buen docente entiende que la educación se hace evidente con el tiempo.

La docencia es un oficio que rinde tarde sus frutos. Eso no debería desalentarle. Por el contrario, el docente ha de poseer una confianza innata en el sentido de trascendencia de su labor, pues sólo con el tiempo la educación se hace evidente; pero cuando lo hace, por encima de muchas cosas, se hace notar.

  1. Posee entereza y autoridad

Esto no significa que debe ser un padre castigador o una especie de dictador en el aula. Todo lo contrario, ha de saber ganarse el respeto de sus alumnos a partir de convertirse en un vínculo positivo y un modelo a seguir.

Sobre todo con público difícil como el adolescente o personas en situaciones de riesgo, eso puede eventualmente implicar imponerse, otorgarse un lugar de autoridad en el aula. Hay formas inteligentes de hacerlo.

  1. Es humilde

Un buen docente ha de ser accesible y amable.

Alardear de los títulos obtenidos o ampararse en el cargo que se ocupa es un pobre método para adquirir el respeto y una mala manera de plantear un vínculo docente.

Los alumnos no están allí para satisfacer el ego del profesor; en todo caso para aprender a lidiar con el propio. Un buen docente ha de ser accesible y amable, no hace falta estar siempre sobre un pedestal.

  1. Valora y estimula la creatividad

No siempre un examen escrito será la mejor forma de medir el aprendizaje. No siempre lo que pone el libro será la enseñanza más útil de una sesión.

Un buen docente no olvida que para adquirir información están los libros y las bibliotecas: a la clase se va a incorporar una dinámica de pensamiento, que bien ha de contemplar la creatividad, la originalidad y la capacidad de reflexión, por encima de la memorización de datos duros.

  1. Es intuitivo y observador

Un buen docente debe saber cómo evaluar a un grupo de personas de distinto potencial.

Los detalles, como dice el proverbio, lo son todo. Un buen docente sabe cuándo aproximarse a un alumno distante, cuándo exigirle mayores resultados a uno flojo y cómo evaluar a un grupo de personas de muy distinto potencial.

Se trata de apreciar los procesos individuales de aprendizaje sin perder la noción de conjunto y de natural competición. Un docente ideal debe saber de sus alumnos mucho más que su expediente de notas.

 

Fuente:  https://www.caracteristicas.co/buen-docente/

 

 

Mejorar la calidad de la enseñanza comenzará con evaluación a los docentes

El ministro de Educación, Ángel Hernández, anunció que formará una comisión para evaluar a los docentes, directores de centros, asesores técnicos nacionales, regionales y distritales, en un proceso que se llevará a cabo en el segundo semestre del 2023.

Dicha comisión tendrá a su cargo establecer todos los criterios, mecanismos e indicadores que serán utilizados para mejorar la calidad de la enseñanza.

De igual modo, anunció otra comisión que tendrá referente al sistema de Educación de Adultos, para mejorar los programas que incluyen a PREPARA, el cual tiene una incidencia importante en jóvenes que están en sobre edad para los estudios.

El ministro emitió estas declaraciones en la reunión con rectores de las universidades e instituciones de educación técnica superior del país, para crear una alianza y mejorar políticas públicas en materia educativa.

«La sociedad necesita del concurso de todos ustedes para la mejora de la escuela, debido a que las universidades son entes fundamentales en este proceso”, expresó el titular de Educación.

En el encuentro concurrieron representantes de las asociaciones que agrupan a las universidades e instituciones técnicas superiores, entre ellos José Altagracia Hazim Torres, de la Asociación Dominicana de Rectores de Universidades (ADRU); José Alejandro Aybar, de la Asociación Dominicana de Universidades (ADOU), Richard Winter, de la Asociación Universitaria Iberoamericana de Postgrado (AUIP), y Dinorah García, del Instituto Superior de Estudios Educativos Pedro Poveda-ISESP.

Fuente: ministeriodeeducacion.gob.do

La importancia de las TIC en la educación

Hoy en día, las TIC (Tecnología de la Información y la Comunicación) forman parte de los cambios a nivel económico, social y tecnológico que se están produciendo en la sociedad actual. Con estos avances digitales, las instituciones educativas no pueden mantenerse al margen, ya que la implantación de las TIC en la educación puede ayudar a enriquecer, transformar y complementar la trayectoria académica del alumnado.

En este sentido, las Tecnologías de la Información se entiende como las herramientas que sirven para almacenar, procesar y recuperar los datos a través de diferentes soportes electrónicos. De hecho, en los últimos años, el uso de las TIC en el aula ha ido evolucionando y, posiblemente, con el tiempo se convierta en una necesidad para los profesionales como el titulado en el Grado Superior en Educación Infantil.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) comparte la idea de la importancia que tiene las TIC y las redes sociales en educación, sobre todo porque pueden apoyar a los docentes en su labor o mejorar la calidad del aprendizaje de los estudiantes, por el acceso a la gran cantidad de información que presentan estas herramientas.

¿Cómo contribuye las TIC en educación?

Durante el proceso de enseñanza, los docentes y el titulado en Técnico Superior en Educación Infantil a distancia deben conocer que los alumnos requieren de una serie de condiciones específicas que faciliten la adquisición de conocimientos en la realización y desarrollo de diferentes tareas. Estas acciones se pueden ver favorecidas por el uso de las TIC en educación, aportando una preparación constructiva y significativa.

Aunque cada estudiante posee un talento y tiene diferentes ritmos de aprendizaje, en cuanto a la asimilación y adquisición de nuevas nociones, con el asentamiento de las TIC en el aula el alumnado aprenderá por medio de la indagación y la búsqueda de información de una manera tanto teórica como práctica.

En este sentido, muchos autores aseguran que las TIC favorecen las necesidades del alumnado porque reúnen unos aspectos fundamentales:

  • Flexibilidad: tanto el alumno como el profesor pueden decidir el uso del material informático o dispositivo electrónico que se adapta a sus necesidades para llevar a cabo una tarea en concreto.
  • Versatilidad: las tecnologías de la información permite realizar diversas actividades en diferentes formatos como, por ejemplo, la producción, edición o transformación de un vídeo.
  • Interactividad: con el uso de las TIC en la educación, los alumnos pueden interactuar y descubrir una serie de contenidos que les facilite el logro en la consecución de las tareas.
  • Conectividad: los estudiantes pueden comunicarse, compartir e intercambiar información por medio del uso de redes sociales o de plataformas virtuales donde puedan aportar y ofrecer sus puntos de vista referidos a un tema en específico.

Por otro lado, para que estas tecnologías en la educación se empleen de manera segura y ayuden en el proceso de enseñanza, siendo favorable para el alumnado, los docentes deberán tener en cuenta diferentes matices como:

  • Adecuar las exigencias al nivel del desarrollo del alumno y de sus capacidades personales.
  • Ajustar los contenidos a los conocimientos previos del estudiante como iniciadores en la construcción de los nuevos aprendizajes.
  • Facilitar los materiales para que se permita la manipulación, el descubrimiento y la transformación creativa.
  • Adaptar las tareas por medio de trabajos cooperativos con el objetivo de afianzar las relaciones sociales dentro del aula.

Diferentes herramientas TIC en la educación para el aula

Actualmente, las tecnologías de la información se pueden considerar unos recursos digitales muy favorecedores para el trabajo colaborativo dentro y fuera de las aulas. De hecho, las diferentes herramientas tecnológicas posibilitan desarrollar tareas de manera conjunta en tiempo real, así como establecer una conexión entre el profesor y el alumno durante el proceso de enseñanza.

Las TIC para crear entornos de trabajo

  • Google Apps for Education. Es una herramienta que se puede utilizar en todos los centros educativos, ya que se trata de un entorno colaborativo enfocado especialmente al ámbito académico donde están incluidas diferentes plataformas de Google para trabajar en línea como Gmail, Google Drive, Calendar o Sites, entre otras.
  • Edmodo. Es una plataforma tecnológica y educativa, de carácter gratuito, que permite compartir documentos e información en un entorno privado, a modo de red social.
  • GoConqr. Esta herramienta se trata de un entorno de estudio personalizado, online y gratuito. En ella se puede crear, compartir y descubrir mapas mentales, así como diferentes cuestionarios o apuntes que ayuden a mejorar el aprendizaje.

TIC en educación para debatir y colaborar

  • Padlet. Se trata de una herramienta educativa fácil y sencilla de usar. Su funcionamiento se asemeja a un ‘corcho’ en formato digital donde se pueden introducir todo tipo de documentos con la finalidad de compartirlos con los compañeros de clase.
  • Prezi. Esta aplicación multimedia permite crear diferentes presentaciones de manera dinámica y original, pudiendo introducir todo tipo de archivos. Es un recurso muy favorable para desarrollar el aprendizaje, ya que está adaptada a la era digital. Además, los trabajos se pueden descargar para su correcta ejecución sin necesidad de tener internet.

Otras TIC en el aula

Una de las TIC en el aula que destaca para compartir archivos es Dropbox, un servicio de almacenamiento en línea que sirve para guardar todo tipo de archivos. Además, ofrece la posibilidad de crear carpetas con otros usuarios y conectarse a otros dispositivos mediante aplicaciones web progresivas o apps móviles.

Por otro lado, también existen herramientas de gamificación para que los alumnos aprendan los conocimientos de forma dinámica. Un ejemplo es Kahoot, un juego interactivo en línea  donde los estudiantes pueden contestar en tiempo real a las preguntas, siendo adaptable a móviles y tablets.

A lo largo del artículo se ha podido comprobar la importancia que tienen las TIC en la educación, pero también se debe tener en cuenta que la correcta implantación de estas depende de varios factores entre los que destacan el interés y la formación por parte de los docentes, tanto a nivel instrumental como pedagógico.

Es de vital importancia que los profesores tengan una cierta formación sobre el uso de las herramientas de las Tecnología de la Información y la Comunicación con la finalidad de aprender a aplicarlas e introducirlas cuando se requiera para ofrecer una educación de calidad a todo el alumnado.

 

Fuente:

https://medac.es/blogs/sociocultural/las-herramientas-tic-en-la-educacion

 

La educación ante una gran encrucijada

La no planificación o la mala planificación es una amenaza continua para el alcance de los aprendizajes en el aula. Este fue el aspecto de mayor relevancia en términos de la necesidad de su desarrollo que se puso en evidencia en la evaluación del desempeño.

Por JULIO LEONARDO VALEIRÓN UREÑA
La educación en nuestro país está en una encrucijada, por un lado, producto del impacto de la pandemia de la COVID-19 y sus secuelas, y por el otro, por su gestión tanto en el plano nacional como territorial. Estos son hechos pasados ya, que deben servir para aprender de ellos y, en lo posible, gestionarlos mejor.

La evidencia científica de los estudios en educación, tanto nacional como internacional, han puesto en evidencia factores claves para alcanzar una educación de calidad, es decir, una educación que efectivamente apueste por los aprendizajes de todos: estudiantes, maestros, gestores. Por un lado, se ha destacado el papel del liderazgo en los centros educativos como elemento articulador de un proyecto de centro comprometido con resultados, y por el otro, la importancia de la atención personalizada de cada estudiante por parte del docente.

Ambos factores, en el marco de la escuela, pueden ser útiles para generar procesos importantes que permitan el desarrollo de una cultura de calidad. Por supuesto, hay otros que articulados a estos dos primeros asegurarán que los mismos se cumplan en el sentido que en sí mismos tienen, me refiero al desarrollo efectivo de los equipos pedagógicos de los centros, los cuales deberán servir como espacios de revisión, análisis y desarrollo de la gestión profesional de los procesos de enseñanza y aprendizaje. En esta perspectiva, el trabajo colegiado entre los docentes deberá jugar un rol de importancia y relevancia. Otro aspecto por considerar es la figura de la coordinación pedagógica, es decir, el acompañamiento continuo del trabajo en el aula por parte de un colega-acompañante que retroalimente de forma continua los procesos que se desarrollan en el ánimo de incentivar las competencias que apunten por la mejora y, por el otro lado, que permita la superación de esquemas que, por el contrario, no son generadores de aprendizajes y deben ser superados.

La escuela y el aula son espacios dinámicos en que la acción reflexionada por parte de los actores, en el caso que nos ocupa principalmente, de los directivos y docentes, debe ir generando una cultura escolar centrada en resultados comprometidos con la calidad. La acción reflexionada para el desarrollo de una nueva acción enriquecida desde la perspectiva de sujetos que aprenden generará actitudes y comportamientos nuevos y distintos, que apostarán por la construcción de una nueva cultura escolar, que tanto hace falta en nuestra educación nacional. La Escuela de Directores por la Calidad Educativa (EDCE), fue un gran esfuerzo por alcanzar este propósito.

Reitero, en el país se cuenta con estudios que aportan evidencias científicas de estos procesos y que por una gestión que continuamente los ignora, no ha permitido los avances necesarios para alcanzar los logros de aprendizajes esperados.

Por otra parte, y es un ejemplo muy reciente de lo que antes hemos planteado, la evaluación del desempeño docente que se llevara a cabo en los años 2017-18, puso de relieve un conjunto de cosas que deben ser atendidos en la gestión docente de aula, de manera más precisa, la planificación del trabajo de aula tanto en su diseño como desarrollo; la creación de un clima de respeto y orden en el aula, como condición necesaria para asegurar los propósitos esperados; las habilidades para emplear los aciertos y errores en los procesos de aprendizaje con el fin de reforzar y mejorar los mismos; además, de la debida atención a la evaluación continua y efectiva que retroalimente los procesos y sus resultados.

Detengámonos en la planificación del trabajo de aula. No hay dudas que, si el docente no domina y cuente con esta herramienta didáctica, no puede asegurar la efectividad de su propio desempeño. Un proceso de gestión de aula no planificado o mal planificado no podrá asegurar altos logros de aprendizaje. La planificación no puede ser jamás una opción sino una condición fundamental de la gestión de los procesos de enseñanza. A nivel internacional se han desarrollado incluso facilidades en la web para que los docentes puedan hacer un uso efectivo de su diseño y desarrollo. En un taller sobre procesos de aula desarrollado por dos profesores finlandeses durante toda una semana, en el marco de uno de los congresos internacionales desarrollados por el IDEICE, esto quedó plasmado de manera inequívoca. La no planificación o la mala planificación es una amenaza continua para el alcance de los aprendizajes en el aula. Este fue el aspecto de mayor relevancia en términos de la necesidad de su desarrollo que se puso en evidencia en la evaluación del desempeño señalada anteriormente.

Por supuesto, todas estas cuestiones están estrechamente vinculadas con la formación inicial y continua del docente, tema este que se ha tornado en controversial en el país a partir de la Normativa 09-2015 que aún regula la misma, pero que debe ser mejorada conservando los elementos fundamentales que aseguren la calidad de dicha formación. Pero eso es harina de otro costal, como muy bien dice el refrán, y que volveremos sobre ella.

Las actuales autoridades de educación deben prestar atención especial a estos temas, como a otros que están en la palestra pública, todos los cuales fueron los que le dieron sentido al movimiento nacional por el 4% del PIB para la educación, según consigna la propia Ley General de Educación. Es necesario que el ministro de Educación, como conocedor muy bien de estos temas, abra su despacho a la reflexión con los sectores sociales que considere, bajo el supuesto de que el tema educativo desborda las estructuras mismas del Ministerio, haciendo todas las alianzas necesarias nacionales e internacionales para impulsar una educación de calidad

Fuente: acento.com.do