Entradas

La mala conducta del estudiante genera desgaste en el docente

Además de la violencia entre iguales, en las escuelas existe una gran conflictividad en el aula que afecta muy negativamente no solo al proceso de enseñanza-aprendizaje, sino también al profesorado, y esa conflictividad que llega a alcanzar cotas de la violencia real, de alta intensidad, puede hacer que el acoso entre iguales quede como algo periférico.

Durante las clases a alumnos/as, en algunos centros educativos, se hace tremendamente difícil realizar algo riguroso, porque hay conflictotensión descontrol, quedando con estas tres palabras perfectamente definida la situación de la Educación Secundaria. Y la situación, lejos de mejorar, va empeorando respecto a los cursos anteriores. Los innumerables comportamientos disruptivos que varios alumnos presentan durante las clases provocan violencia verbal, psicológica e incluso física, y ello es vivido frecuentemente con enorme disgusto y ansiedad por los profesores, quienes en casos extremos llegan a sufrir la total destrucción de su identidad profesional.

La casi total ausencia de la autoridad docente ha traído como consecuencia, que bastantes alumnos durante las clases presenten conductas inadecuadas, como es el comer chucherías o escuchar música en su celular mostrando total desinterés hacia las explicaciones y figura de su profesor, cuando no, interrumpiendo las clases por su frecuente impuntualidad, llamando en voz alta a algún compañero, haciendo comentarios inoportunos a voz en grito, levantándose de su sito sin el permiso del profesor, enzarzándose con algún compañero dialéctica o físicamente, e incluso humillando descaradamente a su profesor. Estas situaciones, absolutamente habituales en muchas aulas durante las clases, provocan un importante descontento en el profesorado, que llega a sentir miedo o angustia previo a entrar en determinadas aulas.

Algunos alumnos/as presentan problemas muy serios de comportamiento, comportándose de forma grosera y desconsiderada, y muestran hacia su profesor/a o hacia sus compañeros una elevada agresividad física o verbal sin justificación alguna. Si bien es cierto que en general se trata de una violencia de “baja intensidad” (ruidos intencionados, chillidos estridentes, palabras malsonantes u obscenas en medio de una explicación, sin que muchas veces el profesor pueda reconocer o identificar su origen), no es menos cierto que este tipo de comportamiento crea un estado de tensión tal que tiene dosis de agresividad propia de la violencia real, de una violencia de alta intensidad que afecta sobre todo al profesorado. Ante estas conductas disruptivas, el profesor, una vez agotadas sus “estrategias pedagógicas”, trata de controlar la situación y el orden de la clase poniendo “partes” o “apercibimientos” graves y/o leves a esos alumnos conflictivos ante la dirección académica, y cuya acumulación puede originar la apertura de “expedientes disciplinarios” al alumno/a en cuestión.

Un gran porcentaje de profesores señalan los “problemas psíquicos” como su mayor problema. Un 25 % de profesores tiene una baja oficial o circunstancial cada año, y aunque solo un 3 % de ellas se identifican con problemas de estrés, la mayoría de las otras dolencias son originadas por esto mismo. La mayoría de las bajas se producen por la conflictividad escolar a la que los docentes deben enfrentarse a diario, y aunque suele calificarse a esa conflictividad de moderada, también hay que decir de ella que es constante.

Las aulas, a menudo se convierten en verdaderos campos de batalla, por múltiples razones, y en esas condiciones desempeñar la tarea de profesor, exige disposiciones que podrían calificarse de “casi heróicas”.

El psiquiatra Carlos Castilla del Pino (2000), en una entrevista publicada en el “Semanal”, suplemento del periódico “El Sur”, dice: No hay ahora mismo profesión que depare mayor sufrimiento que la de profesor de escuela secundaria. Existe una patología del docente verdaderamente terrorífica. Los alumnos les han hecho perder la autoridad y es imposible mantener el orden en las aulas; ya no tienen miedo a la amenaza del suspenso, porque hasta los padres, en este caso, se ponen en contra del profesor.

En realidad, la escuela, ya no es exclusivamente un lugar para aprender, porque se ha convertido en una prolongación del hogar y de todos y cada uno de los lugares de ocio (bares, discotecas, el barrio, el campo de fútbol…); los alumnos no diferencian entre conductas dentro y fuera de la escuela.

Bárbara Pastor (2002), describe el siguiente hecho:

– Buenos días, loca…

( La profesora no contesta, Trata de aparentar que no ha oído nada).

– Además de loca, sorda…

( Todos se ríen, todos menos uno. Probablemente, el único que entiende que ese no es un saludo adecuado para una profesora).

Los alumnos saludan a un profesor con un insulto, y no pasa nada. Los alumnos rompen la silla del profesor para que no pueda sentarse, y no pasa nada. Los alumnos llevan el teléfono móvil conectado para que suene en clase y no pasa nada. Los alumnos destrozan las persianas de la clase, y no pasa nada. Los alumnos se cargan las cerraduras de las aulas que quieren, y no pasa nada. Hay una actitud generalizada que permite que todas estas cosas y muchas más, ocurran sin que pase nada.

El mal funcionamiento de la disciplina en muchos centros educativos es una verdad innegable. En un estudio llevado a cabo por el CIDE (1995), el 72 % de los 18.000 profesores de secundaria consultados, consideraba ya entonces, que la falta de disciplina en la escuela era un tema importante.

Cuando se habla del “malestar en la enseñanza”, se destaca sobre todo el malestar del profesorado…su descontento…su disconformidad en lo relativo al desarrollo de su trabajo.

Se trata de algo generalizado, que ocurre en todas la comunidades de nuestro país.

Es imprescindible conocer la magnitud de la violencia que se produce a diario en las aulas de Educación Secundaria, si pretendemos aportar procedimientos que ayuden a prevenirla o a minimizar sus consecuencias.

FRECUENCIA DE CONDUCTAS ANTISOCIALES EN LAS AULAS Y MALESTAR DEL PROFESORADO DE SECUNDARIA.

La situación actual tampoco tiene nada que ver con que “En las aulas existe una autodisciplina basada fundamentalmente en el respeto mutuo entre maestros y alumnos”.

Lo cierto es que la convivencia en las aulas no es buena, y ello repercute muy negativamente sobre el proceso de enseñanza-aprendizaje de los alumnos, porque durante las clases se hace tremendamente difícil realizar algo serio. Esos conflictos que pueden hacer que el acoso entre iguales quede como algo periférico, llegan a alcanzar cotas de violencia real, de violencia de alta intensidad que afecta sobre todo al profesorado.

Durante las clases los comportamientos disruptivos provocan violencia verbal, violencia psicológica, e incluso violencia física, conductas agresivas en suma, que pueden llegar a destruir la identidad profesional del profesor, que con frecuencia vive estos episodios con enorme disgusto y ansiedad. Y ello en parte debido a que la credibilidad de los profesores ante muchos padres de alumnos, es nula, valiendo tanto las palabras de los alumnos como la de sus profesores, por la falta o ausencia casi total de la autoridad del docente.

Lo cierto es que bastantes alumnos durante las clases presentan conductas inadecuadas, comen chucherías y escuchan música en su celular o i-pod, mostrando total desinterés hacia las explicaciones de su profesor, faltan a menudo a las clases y cuando asisten llegan tarde con frecuencia, y se toman confianza sin límite hacia sus profesores, arrojan al suelo las bolsas, brik o latas una vez consumidas las chucherías, batidos, zumos o refrescos, escriben sobre los pupitres y realizan grafitis sobre las paredes. Todo ello provoca un enorme descontento del profesorado con la situación actual, que ve imposible impartir clase a determinados grupos, e incluso siente miedo o angustia previo a entrar en determinadas aulas.

El estrés sufrido por muchos profesores/as el cual les aboca a sufrir diferentes enfermedades, es provocado por esas actitudes de determinados alumnos y por las humillaciones recibidas por parte de éstos, y por las que constatan también en otros compañeros de profesión.

Los bajos niveles de convivencia en las aulas vienen dados por diferentes cuestiones o sucesos que los profesores reconocen haber vivido o conocido, y que se relacionan con ataques a la propiedad, con humillaciones, con insultos, con alumnos que les “levantan la voz”, con situaciones que hacen salir al profesor llorando de clase, con robos, con el deseo de abandonar la enseñanza y con las agresiones físicas por parte de algún alumno o familiares de éste.

Todas las situaciones de indisciplina y su evolución tienen como protagonistas a los alumnos, a los profesores y a las familias, destacando especialmente las familias desde la óptica de los profesores como las más negativas, seguidas por los alumnos. Y aunque en bastante menor medida, los profesores considerados como grupo, bien por desinterés bien porque no ejercen su función, también se asignan una cuota de responsabilidad en la evolución de esas situaciones. Pero no tanto porque se sientan responsables de ese deterioro de la disciplina, de la que piensan no tener en sus manos el remedio para resolverlo, sino que quizás se centre exclusivamente en lo relativo a la suciedad en que quedan muchas aulas desde primera hora de la mañana, y en la constatación de humillaciones y problemas de sus compañeros de profesión, por parte de determinados alumnos, ante los que con demasiada frecuencia suelen ignorar simulando “no enterarse”, algo que a su vez, puede relacionarse con el respaldo recibido por los profesores desde la dirección del centro educativo, pues el respaldo que la dirección  proporciona o no a los profesores en sus conflictos interpersonales frente a alumnos y padres de éstos, resulta determinante para el manejo de la ansiedad del propio docente.

Pero los docentes tienen difícil arreglar por sí mismos la situación, porque la autoridad académica está cada vez más devaluada. Se ha destruido la autoridad del profesorado, que llega a sentirse inseguro y hasta pierde el control de su clase. Los alumnos gozan de una elevada permisividad en su casa, y los profesores tienen “atadas las manos” a la hora de imponer sanciones. Ha de hacerlo el “Consejo Escolar” o el Director del Centro. Pero el profesor, individualmente, carece de competencia real para imponer siquiera mínimas sanciones más allá de la puerta del aula.

Pero todos estos problemas de los que hemos venido hablando no afectan a todos los profesores por igual. La personalidad de cada profesor es determinante en el control del estrés por parte del docente, ante las situaciones de indisciplina, pero a parte de ello, las profesoras resultan “más perjudicadas que sus compañeros varones”.

La edad y la experiencia docente o antigüedad, también influye. Son los profesores más jóvenes y con menos experiencia docente. Tener poca experiencia y ser del género femenino son factores de riesgo para recibir maltrato de los alumnos.

A pesar de todo lo que soportan los profesores de Secundaria, tienen en muchas ocasiones dificultad para denunciar las situaciones de abuso del alumnado, porque suelen volverse contra el mismo docente, al que se acusará de no ser capaz de mantener el orden y el buen clima de la clase.

Se confirma así que el “malestar del profesorado” de Secundaria es real y bastante profundo. Sus particulares enemigos son la violencia en las aulas, la falta de interés por lo que dicen, y los mediocres resultados que obtienen los alumnos con su trabajo, y ello hace que la escuela esté perdiendo mucho, que esté degradándose a niveles que podrían calificarse de tragedia.

Ciertamente, la violencia escolar tipo bullying merece por supuesto toda la atención de los profesores, y todos los proyectos encaminados a erradicarla serán siempre insuficientes, pero opinamos que la conflictividad en el aula, la violencia catalogada como “de baja intensidad” que se ha venido describiendo, resulta mucho más perjudicial para el sistema y para la convivencia en los centros escolares que la anterior, pues ésta ataca directamente a los profesores mucho más de lo que en un principio pueda creerse. Podría decirse que hoy por hoy, son los profesores de Secundaria los verdaderamente “acosados” por sus alumnos. Al menos, no podemos negarles el papel de víctimas.

Fuente: conflictoescolar.es/

¿Cómo es mejor dar una clase, de pie o sentado?

DAR UNA CLASE. Es posible que más de un profesor, cuando haya leído el título del artículo, se haya hecho la pregunta de si en sus clases está de pie o sentado. La verdad es que no es una pregunta baladí ya que la posición que ocupa el docente en el aula en muchas ocasiones resulta clave para el buen desarrollo de la misma. Si bien es cierto que la posición del profesor depende mucho del curso o de la etapa en la que está impartiendo su asignatura, la verdad es que debo confesar que por lo que a mí respeta prefiero dar la clase de pie.

Ello no significa que a lo largo de una jornada laboral no haya algún momento por el que opte estar sentado, pero les aseguro que son muy pocos. A continuación, voy a dar algunos argumentos por los cuales creo que es más beneficioso dar una clase de pie que sentado.

Argumentos a favor de estar de pie durante una clase:

1. Aumento de la atención del alumno. Si el profesor se mueve de una forma inteligente por la clase, la atención del alumno será mayor ya que el hecho de que haya un cuerpo en constante movimiento facilitará que el alumno se fije en él. Al estar sentados, el alumno tiene más dificultades para vernos y su atención es más fácil que se vea afectada. El profesor que da las clases sentado corre el peligro de convertirse en un profesor invisible.

2. Explicación en vertical y en horizontal. En muchas ocasiones el profesor, al dar una clase de pie, sólo opta por una posición horizontal, es decir de la pizarra tradicional o digital hasta su mesa de trabajo. Además de este movimiento horizontal también es recomendable que se realice un desplazamiento en vertical a través de los pasillos que se dan entre las mesas de los alumnos. Esto hará que aumente el control del profesor sobre los alumnos y podrá atender mejor las dudas que se puedan ir creando a lo largo de una sesión lectiva.

3. Uso del lenguaje no verbal. Este argumento es para mí uno de los más importantes. Como ya sabéis, los seres humanos comunicamos más por lo que expresamos a través del lenguaje no verbal, que no a través del lenguaje verbal. Si estamos de pie frente a nuestros alumnos, el lenguaje no verbal aumentará muy significativamente la información, ya que en muchos casos a través de gestos somos capaces de mejorar nuestras explicaciones o bien ayudaremos a que el mensaje llegue con mayor facilidad a los alumnos. ¿Te imaginas a un profesor de pie atado de pies y manos?

4. Aumento del control del aula. Cuando un profesor está de pie, el control que tiene sobre el grupo es mucho mayor que si estuviera sentado. Su radio de visión es mucho mayor como también es mayor el grado de actuación cuando se produce algún elemento distorsionador, alguna conducta disruptiva, etc.

5. Atención más personalizada. Si un profesor está dando la clase de pie, el alumno siente una mayor cercanía hacia nosotros y viceversa. Esto hace que tenga más facilidad a la hora de preguntarnos alguna duda debido a nuestra cercanía. También hace posible que controlemos mejor en lo que está trabajando el alumno en todo momento y podemos incidir con mayor celeridad sobre ello.

Estas son algunas de las muchas ventajas que he ido recopilando sobre los beneficios de dar una clase de pie. No quisiera olvidarme de la gran cantidad de profesores que también dan sus clases sentados sobre la mesa. Debo decir que es una posición en la que no me siento muy cómodo, aunque reconozco que gusta a muchos docentes. Creo que con esta posición el profesor se sitúa digamos que por encima de los alumnos y, tal vez por ello, no acabe de convencerme.

Fuente: justificaturespuesta.com

«El primero que tiene que ir feliz a la escuela es el maestro»

LORETO SILVOSO 

Alicia Tojeiro (Vigo, 1978) es esa profesora de la que todos hablan bien. Se siente tan afortunada con la nominación a mejor profesora de España en los Premios Educa, que es como si ya le hubieran dado el premio.

-¿La clave es la motivación?

-Sí. El primero que tiene que ir feliz a la escuela es el maestro, porque, si no, no puedes contagiar nada. Sin alegría y motivación, no hay manera de aprender.

-Este año es la única nominada de colegio público de primaria en la provincia de A Coruña. ¿Los profes de la pública se lo celebran tanto como los de la privada?

-No es problema de que el maestro no trabaje. El tema son las condiciones de trabajo. Tenemos muchos alumnos por aula y mucha falta de recursos, tanto personales como materiales. Y hay una sobrecarga de contenidos.

-¿Y de contenidos repetitivos?

-Sí, es tal cantidad de presión la que sentimos, que salir de eso es complicado. Todos trabajamos mucho y dedicamos muchas horas. El sistema educativo, tal y como está, no funciona; pero hay que arriesgarse y cambiarlo.

-¿Qué no funciona?

-Lo de clasificar a los alumnos en función de la edad. El currículo está muy cerrado y se pierden todos los talentos. Hay una presión que no te permite perder ni 5 minutos y hay que pedir a la escuela que escuche. No se puede ser maestro sin escuchar. Tienes que conocer a tu alumnado, ¡pero no hay tiempo!

-¿Qué tipo de maestra es usted?

-No soy una maestra que enseñe solo los contenidos.

-¿Cómo le gusta enseñar?

-Intento plantearme para qué estoy en la escuela, a qué vengo.

-¿Cuál es su respuesta a eso?

-Vengo a ayudar a crecer. No me limito solo al libro. Es lo que hay detrás. Una labor amplísima.

-¿Cómo son sus alumnos?

-Quiero alumnos que sean empáticos, que aprendan a trabajar en equipo, que no se rindan ante las adversidades… Y quiero que entiendan que solo si sigues aprendes. Hay que esforzarse.

-Lleva veinte años dando clase. ¿Cómo han cambiado los niños?

-La tendencia es a que no sepan resolver sus problemas, a que estén acostumbrados a crear poco y a que sean poco empáticos. Si no se trabaja con una metodología inclusiva, estamos creando una sociedad fragmentada. Si ahora entendemos que todo el mundo tiene algo que aportar, el día de mañana no habrá tal discriminación. Nosotros, en el aula, hacemos el ejercicio de decir: Yo soy Alicia y se me da bien esto. También soy Alicia y se me da fatal esto otro. No pasa nada. Estoy aquí para aprender.

-Empezó dando clase en infantil.

-Y me pasé a primaria por rebelión contra el sistema. No puede haber una ruptura entre las etapas. En infantil atendemos mucho más al alumno como persona, pero llegamos a primaria y parece que nos olvidamos. Cuanto más subes en las etapas educativas, menos innovación hay.

-Así que decidió seguir con los mismos alumnos.

-Sí. Lo hice y me decían: «En primaria no se puede». También me decían antes: «Ay, claro, ahora porque tienes 12 alumnos; cuando tengas 25, verás». Luego fue «Cuando llegues a primaria, olvídate».

-Pero llegó a primaria y usted siguió siendo innovadora.

-Pero es que claro que se puede. ¿Cómo no se va a poder?

«Si ya estaba motivada antes, ¡ahora que se preparen!»

Cada lunes por la mañana, Alicia Tojeiro convierte a sus alumnos en periodistas. De su aula, los niños salen informados y formados, preparados para integrarse en la conversación global. Esta vez la noticia es que su profesora favorita ha sido nominada a la mejor docente de España.

-¿Cómo reaccionó la clase?

-Hubo uno que preguntó qué es docente [risas], pero se alegraron mucho todos. Les pregunté por qué creían que me habían nominado.

-¿Qué contestaron?

-Porque he trabajado mucho, porque siempre busco soluciones creativas a los problemas del aula y porque nunca me rindo.

-Tres claves que la definen bien.

-Y que también pueden ser nuestros objetivos a conseguir para toda la clase. Eso les dije.

-¿Cómo se enteró de la nominación?

-Fue un fin de semana en el que yo estaba en un congreso de altas capacidades. Era uno de esos días en que te lo replanteas todo porque no puedes más. Estaba muy cansada.

-¿La llamaron?

-Recibí un mensaje en el móvil. Oí el rip-rip, lo leí y por poco me da un ataque de locura. Locura de alegría, eh… ¡Son taaantos años dándolo todo…!

-¿Se emocionó?

-Sí. Tuve que leer el mensaje varias veces, como cuando lees el test de embarazo y te da positivo. Pensé qué suerte tengo. Si yo ya estaba motivada antes, ¡ahora que se preparen! [Risas]

-Me da que para usted la sola nominación es el mejor premio.

-Para mí esto es un sueño del que no quiero despertar.

-¿Se puede aprender pasándolo bien?

-¡Claro! Aprender es maravilloso y puede ser súper divertido. Pero no puede haber educación sin las familias. Es imposible.

Fuente: lavozdegalicia.es

Cómo prevenir el estrés docente

Muchos lo sienten, pocos saben lo que padecen. El síndrome del burn out, en educación, forma ya parte del bagaje de dolencias que hacen de la vocación docente un displacer más que un goce cotidiano. En este caso, como en tantos otros, resulta imprescindible la prevención.

Los docentes deben estar preparados para esas situaciones que generan estrés y que influyen, de distintas maneras, en su quehacer diario, repercutiendo en el normal desarrollo de su labor.

 El vínculo que deben sostener con niños y jóvenes, a veces, con malos hábitos traídos del hogar, la carencia de valores, las discusiones con los padres, la sobrecarga en las tareas, la incomprensión de ciertos directivos, la baja remuneración económica, el no reconocimiento de su labor son los conflictos que influyen sobre la autoestima, provocando que esta disminuya y que se produzcan, en consecuencia, una serie de síntomas que conforman el burn out.

Casi imperceptiblemente, esta situación conflictiva lo va llevando a escenarios extremos donde el cansancio, la apatía, la depresión le imposibilitan alcanzar sus objetivos, no solo en su vida laboral, sino también en el plano personal.

Por eso, deberá encontrar estrategias que lo ayuden a efectuar modificaciones en sus acciones cotidianas que se han tornado rutinarias. Visualizando y asumiendo que el período de crisis que está transitando le da la posibilidad de adquirir las herramientas necesarias para defenderse frente a las situaciones que le causan desgaste emocional, pérdida de la esperanza, sentimientos de inseguridad y baja autovaloración.

La mejor defensa frente a estos problemas pasa por la prevención. La prevención debe abordar a todos los agentes en juego, haciendo incuestionable el respeto social a la integridad moral y el rechazo a cualquier forma de violencia,la implicación de todos los colectivos profesionales(educativos,sanitarios, jurídicos, etc.) en la asunción de una cultura preventiva, la negociación colectiva como instrumento para determinar buenas prácticas laborales y la constitución de órganos multidisciplinares que velen para encontrar una solución satisfactoria a los casos que se planteen.

La prevención se puede llevar a cabo desde varios puntos de vista: a nivel individual y a nivel grupal:

En el nivel individual, el empleo de estrategias de afrontamiento de control o centradas en el problema previene el desarrollo del síndrome de quemarse por el trabajo. Por el contrario, el empleo de estrategias de evitación o de escape facilita su aparición. Dentro de las técnicas y programas dirigidos a fomentarlas primeras se encuentran el entrenamiento en solución de problemas, el entrenamiento de la asertividad, y del entrenamiento para el manejo eficaz del tiempo. También pueden ser estrategias eficaces olvidar los problemas laborales al acabar el trabajo, tomar pequeños momentos de descanso durante el trabajo, y marcarse objetivos reales y factibles de conseguir. Desarrollo de conductas que eliminen la fuente de estrés o neutralicen las consecuencias negativas del mismo. Aumentar y conservar las amistades con interacciones satisfactorias y emotivas, delegar responsabilidades, no creerse indispensable, solicitar ayuda cuando el trabajo es excesivo o cuando no se está preparado para afrontarlo, compartir los problemas laborales, las dudas y opiniones con los compañeros.

En el nivel grupal e interpersonal el empleo de estrategias de prevención e intervención pasan por fomentar por parte de los compañeros el apoyo social: los individuos obtienen nueva información,
adquieren nuevas habilidades o mejoran las que ya poseen, obtienen refuerzo social y retroinformación sobre la ejecución de las tareas, y consiguen apoyo emocional, consejos, u otros tipos de ayuda. Algunas
formas de ofrecer apoyo son las siguientes: escuchar al sujeto de forma activa, dar apoyo técnico, crear necesidades y pensamiento de reto, potenciar su creatividad, ofrecer apoyo emocional, participar en la realidad social del sujeto, fomentar su autoestima valorando su autoeficacia.

 En cuanto a las técnicas para prevenir este síndrome podemos decir que mayoritariamente se efectúan través de la organización y reestructuración del tiempo extralaboral. El objetivo por tanto, consiste en incrementar en el individuo una serie de recursos personales de carácter genérico.

Las más asequibles y eficaces son las siguientes:

– Desarrollo de un buen estado físico (higiénico, dietético y físico).

– Dieta adecuada

– Apoyo social (relaciones)

– Distracción y buen humor

– Visión positiva

– Actitud psicológica: reconocer la situación y las propias actitudes

– Autoconfianza

– Información adecuada

Fuente: actividadesinfantil.com

Consejos para aprovechar las vacaciones si eres docente

Estimados docentes: queremos compartir con ustedes 10 consejos de mucha utilidad para aprovechar al máximo nuestras vacaciones de verano. Ningún secreto oculto, ninguna ciencia importada, ningún producto mágico que ustedes puedan adquirir en algún centro comercial. Se trata, más bien, de reencontrarse con las cosas buenas de la vida: la familia, los amigos, la buena música, el cine, los libros que más nos apasionan. Si lo pensamos bien, descubriremos que, en medio de nuestras situaciones específicas y problemas personales -que nunca faltan- siempre habrá un espacio para disfrutar de todas aquellas cosas que el universo nos ofrece gratuitamente. Aprovechemos estas fiestas navideñas para poner en práctica estos consejos, pensados desde la actividad docente, de una maestra a otra:

¡POR FIN DE VACACIONES!… Y AHORA ¿QUÉ HAGO?

Acaba otro año escolar en el que hemos trabajado con entusiasmo y esmero en cada una de nuestras clases. Vemos partir a nuestros alumnos, entregamos nuestros registros de fin de curso y participamos de algunas celebraciones preparadas en nuestros planteles para compartir un momento agradable donde nos deseamos lo mejor en estas fiestas y para el año que viene. Pero, ahora que empiezan las vacaciones ¿cómo podemos hacer para sacar el mayor provecho de ellas y utilizar nuestro tiempo y presupuesto de la mejor manera? Aquí presentamos 10 consejos para potenciar nuestro tiempo libre en estasvacaciones de verano.

1. DISFRUTE LAS FIESTAS CON EL MENOR ESTRÉS POSIBLE: Siempre lo recomiendan los expertos y pocas veces lo podemos llevar a la práctica. Por más que decimos: “este año tomaré mis precauciones para no tener trajines en el último minuto”, siempre estamos corriendo de un lado para otro durante las celebraciones de Navidad y fin de año, tanto que terminamos rendidos para cuando estas han pasado. Demos prioridad a nuestra tranquilidad y buen estado de ánimo para compartir con la familia y amigos, más allá de la entrega de numerosos regalos y reuniones recargadas. La sencillez puede resultar el mejor ingrediente en estas fiestas.

2. DESCARTE TODO AQUELLO QUE NO SEA INDISPENSABLE: Así es, muchas veces nos llenamos de compromisos y obligaciones que nos impiden reservar tiempo para nuestros seres queridos o para nosotros mismos. Es cierto que los meses de vacaciones pueden servirnos para hacer todo aquello que no podemos durante el año escolar pero no nos sobrecarguemos de tareas que nos alejen de los momentos en familia. Salir a caminar, ir a un paseo corto, hacer deporte o cualquiera de esas cosas sanas y relajantes nos pueden recargar de energías durante este periodo vacacional.

3. DEFINA SUS PRIORIDADES PARA LAS VACACIONES: Una vez descartado lo que puede realizar en cualquier otro momento y no recargar sus meses de vacaciones, defina lo que sí debe hacer en este período de mayor tiempo libre como: realizar visitas médicas largamente aplazadas, algún viaje que lleva mucho tiempo planeando, visitas a personas que no frecuenta hace mucho, arreglos en casa que no pueden esperar u otros. De esta manera cuando regrese a clases tendrá la tranquilidad de haber cumplido con estas tareas, obligaciones y necesidades que siempre quedan de lado por falta de tiempo.

4. DOSIFIQUE SUS GASTOS: Si bien es cierto durante las vacaciones hay mayor tiempo para realizar actividades eso no significa necesariamente que tenga que invertir fuertes cantidades de dinero que luego le dejen grandes deudas por cubrir y por consiguiente mucha carga de tensión. Existen innumerables oportunidades de entretenimiento al aire libre, deportes, funciones gratuitas, bibliotecas, cine clubes y muchas actividades que le pueden ayudar a disfrutar sin gastar de más.

5. DESPEJE SU MENTE DE PREOCUPACIONES: Nunca estamos completamente libres de preocupaciones y responsabilidades en la vida pero, en este periodo vacacional que se inicia, podemos replantear también nuestros pensamientos de manera tal que no permitamos que las preocupaciones limiten este tiempo para nuestro descanso y esparcimiento. Procuremos ver con objetividad cuales son los puntos positivos con los que contamos: la salud, nuestros hijos, un trabajo que elegimos por vocación, la posibilidad de emprender proyectos y tantas otras cosas que cuando estamos muy preocupados no logramos ver con la objetividad y la valoración que merecen.

6. DESINTOXIQUE SU ORGANISMO: Durante el año escolar los maestros nos dedicamos a nuestras clases, alumnos, familias y hogares, no tenemos tiempo de planificar con mucho detalle una alimentación balanceada y apropiada para cuidar nuestro organismo. El verano es una época perfecta para replantear nuestra rutina alimenticia y darle preponderancia a los alimentos frescos, bajos en grasas, naturales y saludables. Aprovechemos para dejar de lado las comidas rápidas y sentémonos a la mesa, por lo menos media hora por comida, para disfrutar de nuestros alimentos y de quienes nos acompañan a compartirlos.

7. DISFRUTE DE LAS PEQUEÑAS COSAS QUE LE REGALA EL DÍA A DÍA:Una flor, una puesta de sol, los chicos jugando al aire libre, una melodía agradable, un buen libro, una jornada de solidaridad para con los más necesitados, un paseo fuera del ruido de la ciudad y tantas otras pequeñas cosas pueden traer paz y armonía a nuestra vida diaria, no tienen que ser días, ni horas, muchas veces basta con solo unos minutos para detenernos y darnos cuenta de que tenemos mucho por lo que dar gracias, menos de lo que quejarnos y más para ser felices de lo que nos damos cuenta.

8. DERROCHE BUEN ÁNIMO Y ACTITUD POSITIVA: Los maestros sabemos lo importante que es la motivación para nuestros alumnos, una buena actitud, llena de positivismo y ganas de colaborar hacen de ellos personas proactivas que se sienten integradas e importantes. Hagamos lo mismo con todo el resto de personas que encontremos en nuestro camino: el portero de nuestro edificio, el transportista, el vendedor que nos atiende, la mesera, el personal de limpieza, todos merecemos un saludo cordial, un agradecimiento sincero y un reconocimiento a nuestro trabajo. No olvidemos expresarlo con respeto y amabilidad.

9. DESTERREMOS RENCORES, ENOJOS Y ENVIDIAS: Para disfrutar nuestras vacaciones a plenitud será siempre necesario que hagamos un reconocimiento de nuestras debilidades y un propósito de superarlas desde lo más profundo de nuestro ser. Si en el año que acaba alguien nos falló, no conseguimos lo que esperábamos, no nos sentimos reconocidos ni valorados como otros, no continuemos pensando y pensando en lo mismo. Limpia tu corazón y tu alma de esos sentimientos que solo te hacen daño y declara con total convicción que el año que empieza será mejor y obtendrás todo lo que ansías cuando estés preparado para recibirlo. Verás que esa limpieza te aliviará de un gran peso.

10. DISFRUTEMOS AL MÁXIMO: Con responsabilidad y precaución podemos dedicarnos a celebrar en este tiempo libre antes de iniciar la preparación para el próximo año escolar. Aquilatemos esta oportunidad de compartir con los seres queridos, atesoremos buenos recuerdos y no desperdiciemos la oportunidad de sentirnos renovados y llenos de energía para cuando volvamos al reencuentro de nuestros alumnos en las aulas.

Fuente: blog.derrama.org.pe

Relación entre docentes y padres de familia

Generalmente la relación entre docentes y padres de familia se limita a la entrega de boletas de calificaciones, organización de algún evento social e informes de la mala conducta de los niños o del bajo aprovechamiento escolar. Son pocas las ocasiones en las que estos espacios tienen como finalidad analizar algunos aspectos como: la convivencia familiar, la comunicación, la relación afectiva entre padres e hijos, la orientación para que apoyen el trabajo escolar en casa, etcétera.

Es necesario que juntos, maestros y padres de familia encuentren mejores formas de trato hacia los niños. Para ello se requiere que planeen esta coordinación; es decir, formulen estrategias y condiciones para lograrlo.

Muchas veces los padres requieren mayor información acerca del desarrollo de sus hijos y de cómo tratarlos. El maestro puede promover reuniones en donde algunos especialistas hablen sobre las características del niño y los padres externen sus dudas y construyan alternativas de solución para mejorar su relación con ellos.

Si en lugar donde está ubicada la escuela no hubiera personal especializado, organice entonces sesiones de intercambio de experiencias en donde se comenten algunos problemas y la forma en que se han resuelto.

¿Por qué es importante abordar el tema acerca de la comunicación familiar?

Porque frecuentemente existe entre los padres de familia un conocimiento muy superficial acerca de los gustos, intereses y aficiones de sus hijos. Por medio de la comunicación se consiguen mejores elementos e información para responder a las necesidades, metas y anhelos de cada uno de los miembros de la familia.
Las conversaciones en donde todos intervengan y no se juzgue ni ridiculice a nadie, los juegos y actividades como sembrar árboles, narrar o leer cuentos o leyendas, etcétera, sirven para lograr lo anterior.

¿Cómo orientar a los padres de familia para que sus hijos adquieran mayor confianza en sí mismos?

Para la adquisición de este propósito se sugiere:

  •  Hacer hincapié en que el desarrollo es un proceso lento y paulatino con avances, retrocesos y habilidades que se van formando día con día a partir del dominio y concientización de los recursos.
  •  Estimular a los niños en cada uno de sus esfuerzos por pequeños que sean, así tendrán experiencias de éxito que los harán más seguros de sí mismos.
  •  Fomentar su autoestima confiando en ellos, en sus talentos y cualidades. Animarlos y respetarlos para que aprendan a confiar en sí mismos, ya que en la aprobación o desaprobación de los adultos significativos (padres y maestros), los niños definen quiénes son y cuánto valen.

Enfatizar la importancia del sentido de pertenencia al grupo familiar, haciéndolos sentir amados y aceptados de manera incondicional dentro de la familia.

Procurar que no se sientan comparados, ni empujados a imitar a otros niños.

Enseñar a asumir riesgos. Esto se logra cuando están seguros de no ser castigados si cometen algún error, motivarlos a hacer aquello para lo cual ya tienen capacidad e invitarlos a tomar sus propias decisiones.

Ayudar a los niños a fijarse metas y trabajar para conseguirlas.

Crear un ambiente propicio para preguntar. La curiosidad es una característica natural y responde al interés por el mundo que los rodea.

Las sugerencias arriba señaladas permitirán a los padres darse cuenta de que los niños aprenden de ellos el gozo por la vida, la confianza en la capacidad de controlar el entorno personal y la esperanza en el futuro, por eso deben convivir y disfrutar juntos diferentes actividades recreativas.

¿Qué relación existe entre la salud de los niños con el aprendizaje?

Un niño sano estará en mejores condiciones para aprender. Por eso es necesario que el maestro oriente a los padres de familia acerca de las formas para lograr y mantener la salud. Este aspecto, abarca temas como: la nutrición, el conocimiento y el cuidado del cuerpo, la prevención de enfermedades, etc. Se pueden organizar sesiones con especialistas en donde se aborden estos u otros temas y los padres reciban orientaciones específicas o bien, planear reuniones entre ellos para intercambiar experiencias y soluciones a problemas comunes.

¿Cómo lograr una mejor participación de los padres en relación con el aprovechamiento de sus hijos en la escuela?

Es conveniente realizar una junta inicial con los padres de familia para darles a conocer cuáles son las asignaturas que se van a impartir y los propósitos que sus hijos deben alcanzar en cada una de ellas. Concientizarlos de que el programa se irá desarrollando de acuerdo con las características y el ritmo de aprendizaje que el grupo presente y en particular cada uno de sus hijos. Si los padres están enterados acerca de los contenidos que se van a tratar durante el año, podrán brindar una ayuda más eficiente y proporcionarán los apoyos y recursos necesarios.

Es necesario que el maestro informe constantemente a los padres sobre los avances y dificultades de sus hijos en cuanto a su rendimiento académico y no sólo los llame para darles resultados finales. Es importante que reconozcan el esfuerzo de los niños y en el caso que su aprovechamientoescolar fuera bajo, hacerles ver que estas fallas en el aprendizaje son punto de partida para reiniciar el proceso y no la oportunidad para la aplicación de medidas represivas, ya que éstas traen como consecuencia en los niños una baja autoestima que los lleva a sentirse poco inteligentes, torpes y temerosos de cometer errores.

Los maestros de grupo pueden trabajar un aspecto o problema que detecten en sus aulas: la curiosidad sexual de los niños, el atraso escolar y cómo superarlo en casa, la influencia de algunos problemas familiares (divorcio, maltrato, etcétera) en la vida académica y personal del niño.

Los maestros comentarán e investigarán en estas reuniones, diversos aspectos de un problema; pondrán en común sus conocimientos y experiencias, ofrecerán alternativas de solución y planearán la manera en que setrabajarán estos temas con los padres. De tal modo que sean ellos quienes obtengan sus propias conclusiones.

El trabajo así organizado evitará que se den a los padres ideas desvinculadas, regaños e informaciones
poco útiles.

Por ejemplo; si el alumno presenta algún atraso en su aprendizaje el maestro procurará que padres e hijos lean con frecuencia en el hogar, les sugerirá que sean textos pequeños (cuentos breves, párrafos, etc.), una vez leído el título, imaginen de qué se va a tratar, que se hagan preguntas como: ¿Qué piensas que va a suceder? ¿En qué crees que termine? ¿Qué otro título le pondrías? ¿Qué fue lo que más te gustó? Etcétera.

Esta actividad debe realizarse diariamente hasta llegar a la comprensión de lecturas más complejas y extensas.

También conviene elaborar redacciones acerca de lo que se leyó. Estos mensajes por muy pequeños que sean, son muy útiles en la ejercitación de la escritura.

Las actividades que realiza el niño cotidianamente, se pueden relacionar con la resolución de problemas, este es el caso de las compras que se hacen para el hogar. En éstas, anticiparán costos y llevarán a cabo las operaciones aritméticas necesarias.

Llevar a los niños al cine, a la biblioteca, al teatro, al museo, etc., servirá para dialogar con ellos, intercambiar opiniones, cuestionarlos acerca de lo observado y contestar las dudas que plantean.

Todas estas sugerencias son actividades que los padres pueden realizar con sus hijos y serán un auxilio muy importante en la prevención y superación de algunas dificultades escolares.

Por medio de estos lazos de colaboración se logrará que los padres se responsabilicen de la formación y educación de sus hijos: la escuela y los maestros les proporcionarán los medios para lograrlo.

Fuente: cursosinea.conevyt.org.mx

Cómo debe vestir un docente

No es suficiente poseer un nivel de educación de licenciatura, de maestría, de doctorado, contar con distintas especialidades, estar al día con los avances tecnológicos y encarar el compromiso permanente de facilitar el proceso de aprendizaje para desarrollar una labor docente excelente; sino que es indispensable también, el cuidado de  la imagen del profesor y un buen manejo de sus relaciones con los estudiantes, con los padres, con los colegas y con su comunidad.

Para esto es necesario seguir una guía que indique normas adecuadas de conducta y de buenas maneras que permitan al docente, ser un modelo del ejercicio de la labor que desempeña.

A continuación destacamos algunos aspectos sobre la Etiqueta del Profesor:

  • Vestuario: Un profesor debe distinguirse por un vestuario elegante, actual y sobrio. Debe vestir ropa con colores neutrales (que no distraigan la atención del estudiantado) y nunca debe ser apretada, transparente o provocadora. Además debe estar en buenas condiciones y debidamente lavado y planchado.

En los niveles inicial, primario, secundario el vestuario es casual y las instituciones académicas suelen tener sus códigos de vestimenta. En cambio, a nivel universitario la vestimenta es más formal. Para los caballeros el uso de una chaqueta es indispensable. Colores oscuros como negro, azul o gris, complementado con  camisas de color claro. Para ocasiones especiales debe usar corbata. Para las damas, es recomendable conjunto tipo sastre de corte clásico de colores negro, azul, gris o vino tinto. Puede ser de pantalón o falda, cuyo largo debe ser a media rodilla o debajo de ella. El zapato preferiblemente de tacón fino, en colores básicos como negro o marrón.

Se recomienda que los accesorios sean discretos. En el caso de las damas, evitar exceso de pulseras y prendas de brillo o que generen ruido o distracción. En cuanto a las fragancias (perfumes, colonias, cremas y demás) se sugiere ser igualmente discreto.

Para lucir bien, el aseo y la higiene personal también son elementales además del vestuario: afeitarse, arreglarse las uñas y mantener el cabello limpio, bien cortado, peinado y alejado de la cara. El descuido de estos detalles puede calificarse como una falta de consideración y respeto hacia los alumnos.

  • Puntualidad: Punto esencial para la valoración de un profesor tanto en la institución para la cual trabaja, como ante sus estudiantes. Puntualidad no sólo se trata de llegar a tiempo a sus clases, también se refiere al cuidado y diligencia de hacer las cosas o asignaciones a su debido tiempo. El profesor debe ser puntual en sus obligaciones. La impuntualidad genera desorden y desprestigia a cualquier profesional.
  • Asistencia: Un docente comprometido con su quehacer, asiste a todas sus clases y sólo circunstancias graves le impiden asistir.
  • Uso de celulares: En el salón de clases el profesor debe mantener el celular en silencio o en vibración y nunca ponerlo encima de su escritorio o mesa. Es una descortesía el uso del celular, para asuntos personales, durante la clase. En el caso de atender una llamada urgente, debe excusarse ante los estudiantes.
  • Una relación apropiada: Aunque al profesor le corresponde generar un clima apropiado en el aula que garantice fluidez en las iniciativas y participación de los alumnos, la relación docente/estudiante no es de amigos de juerga. Esta relación debe mantenerse profesional y con mucho respeto.

Relaciones con los demás profesores. El profesor debe mantener buenas relaciones con sus colegas. Esto ayudará a mantener un clima laboral óptimo y a mantenerse informado sobre asuntos que acontecen en la institución y de interés a sus estudiantes.

  • El profesor enseña con el ejemplo. Debe mantenerse alejado de los dispositivos electrónicos para fines personales dentro del aula. Igual comportamiento debe exigir a los estudiantes.
  • Temas y vocabulario en el aula. Un profesor comprometido mantiene un lenguaje adecuado y cuida los temas a tratar en clases. No dice, ni permite decir, palabras hirientes o burlas. Siempre se expresa con respeto y profesionalidad. Además cuida su dicción.
  • Respeto. El profesor debe respetar la diversidad de los estudiantes, debe escucharlos y responder con paciencia, ecuanimidad y prudencia. Es imprescindible que el docente acepte al discípulo tal como es, procurando mejorarlo a partir de su realidad personal.
  • Discreción. El docente tiene que ser discreto con relación a informaciones o asuntos confidencialidades sobre sus estudiantes ya sea con otros estudiantes, colegas u otra persona. Además, nunca debe verse envuelto en chismes, murmuraciones, críticas o difamaciones.
  • Reconocer el esfuerzo. Es importante que la persistencia y la capacidad de esfuerzo sean exaltadas. El profesor, además de los éxitos de sus estudiantes, debe reconocer sus esfuerzos aunque los resultados no sean los esperados.
  • La cortesía y los buenos modales. La forma ideal de mantener un ambiente profesional dentro del salón de clases es dirigiéndose a los estudiantes con cortesía. Llamar a los estudiantes por sus nombres, decir “gracias”, “por favor”, “discúlpeme” siempre que sea necesario. Mantener el nivel de voz moderado.
  • Valores. El académico es un referente de comportamiento social y de desempeño profesional. La sencillez, la honestidad, el entusiasmo, la responsabilidad, la transparencia y la cooperación son algunos de los valores que se deben destacar en todo educador.
  • Imagen coherente. El docente debe mantener una imagen coherente a toda hora. Es un ícono que simboliza autoridad, disciplina, dedicación y un genuino interés por los demás, por lo que ser coherente supone trasladar a la vida personal el mismo comportamiento exigido en el aula.
  • La huella digital de un profesor. La mejor red social para mantener una sana y eficaz relación entre capacitador y estudiante es la que se establece en persona en el salón de clases. Los alumnos no deben ser amigos o seguidores del profesor en sus redes sociales mientras mantienen esta relación dentro de un aula.

Por otro lado, el profesor es una figura pública por lo que debe cuidar todo contenido que publica y abstenerse de que éste sea relativo a algún estudiante o a la institución que representa.

El papel del profesor, en cualquier nivel educativo, es trascendental en la vida de sus estudiantes. Por lo que este súper héroe, que se dedica a formar personas íntegras, debe cuidar cada detalle de su proceder, debe saber ser, saber estar y saber relacionarse. De ahí la importancia de poner en práctica la Etiqueta para el Profesor.

Jacqueline Viteri M.M.C., experta en Etiqueta Corporativa

Consejos para cuidar la voz si eres docente

Los docentes tenemos como herramienta vital de trabajo la voz, esa que nos genera poder trabajar, es también la responsable de las múltiples visitas al medico, los profesores nos enfermamos con mucha frecuencia de la garganta, terminamos afónicos, dolidos y en muchos casos hasta incapacitados para poder trabajar un tiempo o de por vida.

En este articulo te decimos como cuidar tu valiosa voz.

Aunque existen muchos factores que pueden provocar trastornos vocales, casi en el 80% de los casos está originado por un mal uso o sobre esfuerzo de las cuerdas vocales. Trabajar diariamente con la voz, sin periodos de descanso, así como gritar o elevar el volumen puede llegar a provocar desde la aparición de síntomas como irritación o dolor de garganta, hasta generar roquera o la pérdida total de la voz.

También es habitual la aparición de problemas en la garganta ante tensiones musculares acumuladas por el estrés o si se tienen una mala técnica vocal, que es muy común entre docentes. Además, se deben tener en cuenta otros factores que pueden influir, como las condiciones ambientales del entorno laboral o las alergias estacionales.

Consejos para cuidar la voz: 

1- No gritar de forma habitual, controlar el volumen de la voz y evitar hablar mucho tiempo en lugares ruidosos.

2- No fumar y evitar ambientes cargados de humo.

3- Limitar el consumo de bebidas alcohólicas. El alcohol irrita la mucosa que reviste la garganta.

4- Evitar ingerir bebidas muy frías y beber mucha agua, ya que la pérdida de líquido seca la voz.

5- Incluir en la dieta alimentos que contengan vitaminas A, E y C.

6- Tratar las alergias, catarros y reducir el consumo de alimentos (chocolate, quesos fermentados, picante,…) y bebidas (café, té, alcohol,…) que puedan provocar que el ácido del estómago se desplace hacia el esófago y la garganta.

7- Intentar evitar ambientes con mala climatización o cambios bruscos de temperatura.

8- Si se van a realizar esfuerzos intensos y de larga duración, pueden utilizarse medicamentos homeopáticos de forma preventiva para ayudar a prevenir las cuerdas vocales.

9- Ante las primeras sensaciones de malestar, consulte a su médico o farmacéutico, el dolor de la garganta es síntoma suficiente para visitar a tu doctor.

10- Evitar forzar la voz cuando está dañada. Si ya tienes síntomas de afonía, no debes hablar.

Ejercicios para cuidar tu voz:

Te recomendamos realizarlos diariamente antes de comenzar la jornada de trabajo:

Relajación:

-Girar la cabeza lentamente hacia la derecha e izquierda, hacia delante y hacia atrás y hacia los hombros alternativamente 10 veces.

-Girar los hombros en círculo de forma alternativa muy lentamente 10 veces. -Girar el tronco sobre la cintura en círculo, primero hacia la derecha y luego hacia la izquierda 6 veces.

-Girar las caderas en círculo en ambos sentidos 10 veces.

Respiración:

– De pie o sentados inspirar aire por la nariz soltarlo por la boca poco a poco, intentando producir el sonido \tsss expulsando el aire lo mas lentamente posible 2 o 3 veces seguidas.

– Tomar aire en 4 tiempos soltarlo en otros 4, realizando siempre una respiración costo diafragmatica.

Relajación y fortalecimiento bucal:

– Con la boca cerrada, sacar los labios un poco hacia fuera como si fuéramos a besar y subir y bajar la mandíbula en esa posición.

– Arrugar toda la cara como poniendo un gesto de asco o desprecio y estirarla después como en gesto de asombro.

-Contraer los pómulo simulando una sonrisa soltarlos dejando toda la musculatura relajada.

-Sacar la lengua estirándola durante unos segundos y la volver a meterla en la boca.

Ejercicios vocales:

-Con los labios juntos, dejamos escapar el aire y los hacemos vibrar notando un cosquilleo o vibración como imitando el sonido de un avión.

-Emitir sonido de “R” continua con la lengua vibrando con el paladar duro como imitando el sonido de un camión.

-Emitir el sonido nasal “M” o “N” durante unos segundos. -Emitir las vocales en forma áfona (sin sonido).

Tips que debes considerar en el aula: 

1- Hablar de frente a los alumnos y disponerlos en circulo, mejora la distribución del sonido.

2- Utilizar pizarra  acrílica con marcador, la tiza genera ese “polvillo” que hace destrozos en la garganta.

3- Tomar alumnos ayudantes.

4- Ayudarse con el grabador para canciones.

5- Dar importancia a los recursos no vocales para llamar la atención de los alumnos: instrumento musical, silbato, puntero luminoso, etc)

6- En ambiente ruidoso acercarse al alumno para hablar o llamar la atención.

7- No usar la voz cuchicheada o susurro.

8- Mantener un nivel de volumen bajo en equipos de audio.

9- Proyectar la voz y hablar en un tono claro y óptimo.

10- Evitar hablar muy agudo o muy grave.

11- Se aconseja pre calentar la voz con ejercicios suaves al principio del día. ( lee los consejos arriba en este articulo)

12- No utilizar la voz hasta agotarla cuando la note tensa o sienta disfonía, dolor de garganta o ardor de estómago, debe parar.

13- Mantener la cabeza alineada con el eje vertical de la columna vertebral. (buena postura)

14- Alternar las posturas durante la clase: sentada, parada, con desplazamiento.

Cuéntanos, aparte de estas generalidades que a más de uno le funcionan, ¿como cuidas tu voz?

Fuente: licenciadajimenez.blogspot.com

Ideas de actividades para los últimos días de clases

Los últimos días de clase pueden hacerse muy largos. La temperatura de las aulas es más alta, los alumnos están pensando en las vacaciones, muchas de las programaciones que hemos preparado para el curso están terminadas, libros, cuadernos…

Estas actividades que compartimos pueden hacer que los alumnos disfruten sus últimos días y se conviertan en un buen recuerdo para el verano además de enseñarles mucho. ¿Tienes más ideas que quieras compartir? Escribe un comentario contando tus experiencias.

1. Escribir cartas, consejos… para los alumnos que pasan a tu curso: Pide a los alumnos que escriban una carta dando consejos a los alumnos que el próximo curso estarán en esa clase, qué van a encontrar, actividades interesantes que pueden hacer, excursiones…

2. Álbum de recuerdos… imprime fotos que hayas sacado durante el curso, pide a los alumnos que las secuencias y revivan el momento, pueden crear entre todos un álbum con los recuerdos de lo que ha sido el curso. Es un gran recuerdo como regalo para terminar el año.

3. Sacar la basura: Literalmente! Pide a los alumnos que revisen, guarden o tiren todo lo que no sirve para dejar la clase limpia para el próximo curso. Guarda en carpetas o cajas con su nombre todo lo que será útil el próximo curso.

4. Saco de Ideas: Introduce en una bolsa títulos de ideas para que los alumnos hablen en clase, uno para cada uno, haz que los alumnos cojan un papel al azar y desarrollen ideas creativas y divertidas para compartir. Ej: Cómo convencerías a tus compañeros de que tus zapatos son los mejores, Qué harías si fueras la directora del colegio, Cómo te imaginas los recreos ideales…

5. Sal al patio: Cuando llega el buen tiempo, los niños prefieren estar al aire libre. Pruebe algunos juegos al aire libre de la diversión que requieren el trabajo en equipo. Búsquedas del tesoro (puede ser interesante hacer vista atrás de lo aprendido en el área y que sea necesario resolver los enigmas teniendo en cuenta lo aprendido) , lectura en el patio, juegos cooperativosjuegos infantilesjuegos para preceptores, aquí tienes una colección de 150 juegos compartida por nuestros amigos de Orientación Andujar.

6. Juegos de mesa: Si tu aula está equipada con una variedad de juegos educativos, ahora es un buen momento para utilizarlos. Organizar juegos en grupo en cada 4 o 5 mesas. Haz que los grupos roten de una actividad a otra de forma periódica.

8. Ginkana para los últimos días de clase.

9. Agradecer a los compañeros. Pide a los alumnos que hagan un listado de todos los compañeros del aula y que escriban algo bueno que ha pasado con ellos durante ese curso, agradeciéndoles su buen hacer.

10. Agradecer al personal del colegio: Pide también que hagan una reflexión por escrito agradeciendo a todos los que han hecho posible que el colegio funcione correctamente (padres voluntarios, el director, portero o de los trabajadores de servicio del comedor). Creen tarjetas personales para agradecerles su ayuda.

11. El tarro de los mensajes: Compra un tarro bonito de cristal e invita a tus alumnos que en un papelito de color escriban un momento bonito, algo que les haya gustado o un mensaje que crean que puede agradar al profesor al que va dirigido. Cuando hayan terminado, lía el papel en forma de canutillo muy fino y enróllalo con una goma fina (como la de hacer pulseras). introduce el canutillo por el agujero del frasco. Escribe en la etiqueta el nombre del profesor al que va dirigido. (pensado para hacer en el aula y entregar a profesores especialistas).

Fuente: aulapt.org

Los 20 retos de la educación del siglo XXI que todo docente debe conocer

¿Sabes qué recursos necesitará tu estudiante para adaptarse a los cambios del futuro?

Hoy día ya no sirve la escuela ni los modelos de aprendizaje de hace cien años. La sociedad 2.0, nuestro presente, dará pie a la futura sociedad 3.0 que demanda individuos creativos, emprendedores, críticos, competentes en las TIC, autónomos, con altos dotes sociales, que se adapten fácilmente a los ambientes laborales, capaces de trabajar con cualquier persona, en cualquier lugar y momento. Los niños de hoy no sabemos qué serán en el futuro, pero deberán tener los recursos necesarios para adaptarse a lo que venga.

Algunos expertos intuyen los caminos por donde avanzar. Por ejemplo, en creatividad, que genera oportunidades para que se desarrolle el talento, como defiende Richard Gerver. Y sin embargo, la escuela de hoy condena esa creatividad, en opinión de este experto en educación. «Se nace siendo creativo —afirma—, es parte de nuestra inteligencia natural y es lo que diferencia a los seres humanos de las demás especies. El 80% de los aprendizajes se producen antes de los cinco años, después de esta edad a los niños se les empieza a dirigir ordenándoles qué deben hacer, cómo hacerlo y en qué plazos. Esto termina por obstruir las vías de creatividad que estos jóvenes poseen».

Dieciocho meses de trabajo

Hay otros muchos ámbitos nuevos que explorar y desarrollar desde la escuela. La educación emocional en edades tempranas, propone Jannet Patti, otra educadora reconocida internacionalmente. «Ésta debe comenzar en la educación infantil y transcurrir a lo largo de toda la vida, permite al individuo afrontar mejor los retos de la vida y tiene como finalidad el desarrollo del bienestar personal y social. No debemos olvidar que las emociones tienen un valor adaptativo porque nos protegen de peligros, son valiosos recursos de información porque nos pueden hacer ver qué sienten otros y, finalmente, las emociones no pueden estar separadas de la cognición y las habilidades sociales».

Gran parte de la comunidad educativa aboga por un revolucionario cambio en la forma de enseñar, de aprender… en la escuela para formar a los ciudadanos del futuro. La Fundación Telefónica ha abierto un espacio para dar cabida a todas estas opiniones críticas y nuevos modelos de pensamiento. Durante 18 meses, ha preguntado a diversos expertos internacionales y a toda la comunidad educativa cómo debería ser la educación del siglo XXI. Gurús y expertos como Richard Gerver, Alejandro Piscitelli, Judi Harris, Jannet Patti, David Alburu, Fernando Savater, Geroge Siemens… han participado en este debate a través de actividades en la red y eventos presenciales en nueve países diferentes (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, España, México, Perú y Venezuela).

Estos son los retos que todos ellos plantean para la educación del futuro:
  1. Hay que formar al ciudadano del siglo XXI:la sociedad del siglo XXI requiere individuos creativos, emprendedores, críticos, competentes con el mundo digital, con altos dotes sociales y que se adapten a ambientes laborales diversos.
  2. La inclusión social como eje:es trascendental el establecimiento de políticas públicas regionales para el desarrollo sostenible en el que uno de los pilares sea la inclusión social.
  3. Se requiere liderazgo institucional:la cultura digital lleva años instaurada en la sociedad. Las instituciones educativas no pueden permanecer ajenas, por lo que se torna fundamental un liderazgo institucional basado en la construcción de un sentimiento de comunidad sólido, unido a un uso de las TIC desde y para la pedagogía y el currículo del centro.
  4. Extraer la inteligencia colectiva:en una sociedad cada vez más compleja sobrevivir en ella depende cada vez más de una inteligencia colectiva. El ser humano es social por naturaleza, por lo que ha de aprovechar las posibilidades abiertas de la sociedad digital.
  5. Contenidos + Pedagogía + Tecnología:la intersección entre tres factores fundamentales son claves para la introducción de las TIC en los procesos educativos: sólidos conocimientos de los contenidos, dominio de competencias pedagógicas y manejo de herramientas tecnológicas y sus posibles aplicaciones. La tecnología no reinventa a la pedagogía, sólo amplía sus posibilidades.
  6. Las TIC implican nuevos métodos de evaluación:aprender utilizando las TIC requiere un planteamiento metodológico distinto al de adquisición de meros contenidos. Evaluar este tipo de aprendizajes no debe centrarse, por tanto, en determinar el éxito en adquisición de contenidos sino en el dominio de las competencias del siglo XXI.
  7. Hay que romper el mito de los nativos digitales,es decir, la consideración de que todos los jóvenes son nativos digitales y dominan las TIC para usos de provecho en el siglo XXI.
  8. Fomento de la creatividad:existe una inminente necesidad de repensar los sistemas educativos para evitar ahogar la creatividad de los aprendices. Es decir, enterrar un sistema educativo basado en el control e instaurar uno de empoderamiento. El alumno nace siendo creativo y el sistema educativo ha de generar las condiciones para que pueda seguir desarrollando esa creatividad.
  9. Importancia de la educación emocional:la finalidad principal de la Educación es que cada sujeto pueda alcanzar un grado óptimo de bienestar social y emocional, por lo que la educación emocional debe ocupar un lugar privilegiado en los sistemas educativos. Para ello los programas de formación docente deben dedicar una mayor atención a tales competencias.
  10. Cooperación necesaria entre familia, escuela y comunidad:la educación no es exclusiva de las instituciones educativas: es posible aprender en cualquier lugar de la sociedad. Para ello debe existir conexión y cooperación entre familia, escuela y comunidad. La educación es una cuestión de toda la sociedad.
  11. Liderazgo sin burocracia: el liderazgo en una institución educativa debe tener como finalidad principal la mejora educativa de los discentes, con un liderazgo centrado en la pedagogía y alejado de la pura burocracia. Todos los agentes de la comunidad educativa deben estar implicados en la consecución de las metas del centro.
  12. Objetivo: desarrollo de competencias. Los cambios de sistema educativo deben orientarse hacia la mejora competencial de los estudiantes. La sociedad digital requiere de competencias que los sistemas educativos han de desarrollar (autonomía, adaptación, tratamiento de la información, etc.), reformando el currículo. Se requerirá de unidades didácticas más simples basadas en tales competencias útiles para la inserción social, aprendiendo de forma conectada en red.
  13. Foco en los intereses del aprendiz: el aprendizaje debe producirse de forma natural, partiendo de los intereses del aprendiz, teniendo en cuenta lo que ya sabe, desde la práctica y de cometer errores para ser reorientado por el docente.
  14. Un nuevo rol del profesor y su formación:desde la transmisión de contenidos a la orientación y apoyo del alumno, generando las condiciones para que sea éste el que, de manera activa y experimental, construya su propio conocimiento. Ello comporta que la formación docente se reconfigure, contemplando de forma más sólida el uso pedagógico de los entornos digitales para la sociedad del siglo XXI.
  15. Nueva ecología del aprendizaje:existe una nueva ecología del aprendizaje que está reconfigurando la educación. Volvemos a entenderla en su sentido amplio, más allá de su simple consideración como escolarización.
  16. El reto de considerar todos los ámbitos educativos posibles: existe una necesidad de disrupción en el sistema educativo planteado como ente aislado de la sociedad. Los aprendizajes producidos en ambientes no formales e informales crecen a un ritmo vertiginoso y no quedará más remedio que considerar los beneficios de todos estos ámbitos educativos.
  17. Interactuación sobre los contenidos:el aprendizaje no está en los contenidos sino en las interacciones que se producen alrededor de ellos. El aprendizaje en red a través de interacciones debe consistir en agregar, remezclar y poner en práctica los conocimientos.
  18. Una formación adaptada a las demandas:la construcción del currículo que deberá configurar los nuevos perfiles que demanda la sociedad tendrá que hacerse entre todos los agentes involucrados en su desarrollo. La sociedad y las escuelas deben colaborar para adaptar la formación a las demandas sociales del siglo XXI.
  19. Se trata de formar a ciudadanos, no solo a profesionales eficientes:un sistema educativo abierto a la comunidad y basado en aprendizajes colaborativos que implican a toda la sociedad. La labor de este sistema no es formar a ciudadanos únicamente para ser útiles a un mercado, sino formar a ciudadanos capaces de desenvolverse en todos los niveles sociales.
  20. Evitar la ansiedad tecnológica:la tecnología avanza a un ritmo vertiginoso, es imposible predecir qué tipo de tecnología habrá en un futuro próximo. Lo que sí tendrá que hacer la sociedad, es diseñar cómo quiere que sea la educación del siglo XXI, la tecnología que acompañará será la que esté disponible llegado el momento de la implantación.

Fuente: abc.es