Entradas

La Gamificación en la Planificación Docente

Por Mariela Garcia Baret 

El proceso de enseñanza y aprendizaje en la era digital representa un desafío para los docentes a la hora de elaborar su planificación, con el objetivo de optimizar el aprendizaje significativo en el estudiantado. Incorporar herramientas digitales en cada una de las secuencias didácticas de la Planificación por Unidad de Aprendizaje, conlleva desarrollar una articulación entre las Estrategias y Técnicas de enseñanza/aprendizaje, los momentos de cada actividad y el uso de la Gamificación, permitiendo agotar la carga académica de las áreas curriculares en la práctica pedagógica, subsanando cualquier eventualidad o dificultad que se presente en el Centro Educativo. 

Ante este planteamiento, es necesario el uso y aplicación de la Gamificación en la planificación docente, como técnica que concentra el funcionamiento de juegos mejorando las habilidades y destrezas del estudiantado; retroalimentando, motivando y recreando los mediadores curriculares correspondientes a cada área curricular. 

Sin embargo, cada Centro Educativo posee una realidad contextualizada, y partiendo de esto podemos realizar un análisis FODA para tomar en cuenta los factores que determinan y permiten el proceso de la Gamificación en la planificación docente. Entre las fortalezas podemos mencionar; Utilización de herramientas digitales en las secuencias didácticas, crear motivación e interés en el estudiantado con el desarrollo de las actividades; en las oportunidades tenemos; recompensar las horas de docencias interrumpidas o suspendidas, mantener la dinámica con el estudiante, a través de las herramientas digitales. Como debilidades podemos mencionar; carencia de acceso al internet y dispositivos, además, el contexto de las generaciones actuales de estudiantes (generación Z). En los aspectos a mejorar tenemos la formación docente en el uso de las herramientas digitales por áreas curriculares y la accesibilidad tecnológica del plantel.

En tal sentido, cada uno los factores anteriormente mencionados se convierten en las realidades que enfrenta el docente a la hora de planificar en la era digital con el uso de la gamificación, no obstante, con disposición, organización y optimismo de que los procesos pueden mejorar, el docente posee una poderosa metodología para que el estudiantado obtenga un nivel de dominio estratégico y por ende un aprendizaje significativo. 

Podemos clasificar tres bloques metodológicos para aplicar la Gamificación en nuestra planificación: Organización Curricular y Didáctica, Planificación Estratégica articulada a la Gamificación y Planificación Continua. En la Organización curricular y didáctica verificaremos de manera objetiva que la Unidad de aprendizaje que estamos planificando tenga una estrecha articulación de la secuencia curricular con la secuencia didáctica, la cual es imprescindible la organización de las mismas, ya que cuando plasmamos las competencias específicas, indicadores de logros y los mediadores (conceptuales, procedimentales y actitudinales) estamos llevando una secuencia del proceso de enseñanza y aprendizaje que nos permite tener un punto de partida sobre las actividades que realizaremos con nuestros estudiantes; aun mas desarrollando la secuencia didáctica, con las estrategias y técnicas de enseñanza y aprendizaje con sus secuencias de aprendizaje y momentos, criterios e indicadores de evaluación, actividades de evaluación (evidencias, técnicas e instrumentos), recursos didácticos y metacognición, los cuales siempre debemos mantener una coherencia articulada en cada una de ellas, ya que cada elemento cumple un rol importante dentro de la aprendizaje significativo.

En el bloque de la planificación Estratégica articulada a la Gamificación, podemos considerarlo como el mayor enfoque que debemos tomar en cuenta a la hora de planificar nuestras secuencias didácticas, ya que trata de la selección del uso de las estrategias de enseñanza y aprendizaje que utilizaremos, además de la herramienta o software que aplicaremos. Hay que tomar en cuenta que cada estrategia de enseñanza y aprendizaje posee unas técnicas y procesos propios de cada una de ellas, la cual sino la aplicamos de manera apropiada nuestra planificación poseerá dificultades, podemos mencionar las estrategias; Inserción de docentes y estudiantes en el entorno, Indagación Dialógica, Expositiva de conocimientos elaborados, Exploración de conocimientos previos, Proyecto Participativo de aula, Aprendizaje Basado en Proyectos y Estudio de casos. 

¿Cómo podemos incorporar la Gamificación en estas estrategias? Considero que en la planificación del área Curricular de Ciencias Sociales en la Unidad de Aprendizaje ¨representación de a Tierra¨ perteneciente a 1er grado del Nivel Secundario, en el desarrollo de la secuencia didáctica del mediador ¨Las cartografías¨ podemos utilizar herramientas que son atractivas, motivadoras e incentivadoras del aprendizaje en el estudiante, como es el caso de Google Earth, con la elaboración de un croquis de la comunidad donde vive, tomando en cuenta los criterios de evaluación y los conocimientos previos e investigativos que debemos agotar en cada uno de los momentos, para esta actividad aplicaría  la estrategia de inserción de docentes y estudiantes en el entorno. 

En sentido general la Gamificación posee una extensa gama de herramientas digitales que podemos utilizar tanto de manera sincrónica o asincrónica, que nos permita organizar, complementar e incentivar los conocimientos que aspiramos trasmitir al estudiantado. Podemos mencionar las herramientas de Kahoot, Class Dojo y Edmodo, las cuales pueden ser aplicadas a cualquier área curricular, en Ciencias Sociales están Seterra, QGIS, Historia del mundo entre otras, en Matemáticas se destaca GeoGebra y en Ciencias de la Naturaleza Phet, para tomarlas como ejemplo. 

Esta técnica abre puertas al vinculo estudiante docente, ya que permite la dinámica de las herramientas de juego integrando los conocimientos, presentando una serie de retos, desafíos, escalado de niveles y puntuaciones que son atractivos para esta generación de estudiantes. 

Como tercer bloque tenemos la planificación continua, donde creo importante aplicar los siguientes elementos; mantener las secuencias de los momentos en las actividades, aplicar las evaluaciones articuladas a las estrategias registradas, dar a conocer a los estudiantes los criterios de evaluación, brindar continuidad a la metacognición y enlazar las secuencias didácticas.

Detallando cada uno de los elementos y factores mencionados anteriormente, como docentes tenemos la gran oportunidad de aplicar la Gamificación en la planificación docente, primero asimilando que estamos educando generaciones con características diferentes a las nuestras, y que para lograr el aprendizaje significativo es necesario involucrarnos en sus gustos y preferencias, usándolas como vías para transferirles los conocimientos que necesitan, segundo aplicar una planificación organizada entre las secuencias curriculares y didácticas, incorporar la articulación de las estrategias y técnicas de enseñanza/aprendizaje con la técnica mecánica de juegos de la Gamificación y la continuidad de la planificación. 

Apostar a un sistema educativo donde el estudiantado obtenga un aprendizaje significativo contribuyendo con la mejora educativa es la actitud y disposición que debemos adoptar como docentes, asimilar las nuevas generaciones para mermar las resistencias al cambio y aplicar metodologías constructivistas con el uso de la Gamificación en la planificación docente, es la mejor manera de transformar de manera positiva la Educación Dominicana.  

 

¿La edad de los docentes influye en la enseñanza-aprendizaje de los alumnos?

Tras la documentación sobre este tema y preguntar a determinadas personas del mundo de la educación (docentes jubilados, docentes en colegios y futuros docentes) voy a realizar el siguiente artículo:
Se considera la edad de los docentes como un factor con mucha relevancia a la hora de la enseñanza y el aprendizaje de los alumnos. Se debe tener en cuenta que según la edad de los docentes, éstos consideran que a unas edades se está mejor física y psíquicamente para enseñar a los alumnos.
Como he podido comprobar, los docentes más jóvenes consideraban que para una buena enseñanza de los alumnos es necesario que los profesores sean más jóvenes, innovadores, etc. Ya que éstos consideran que en las primeras etapas como profesores están más motivados, ilusionados, y esto influye en el rendimiento académico de los alumnos ya que hay que tener en cuenta que, sobre todo, en los primeros ciclos de Primaria, los profesores son para los alumnos un modelo a imitar.
Por otro lado, los docentes más mayores valoran más la experiencia docente, considerando necesario, para ellos, que los alumnos tengan profesores con bastante experiencia para su correcto rendimiento. Éstos, al mismo tiempo, opinan que los profesores más maduros rinden más que los más jóvenes.
Por último, futuros docentes, entre los que me incluyo, opinan que se necesitan docentes jóvenes para innovar en educación y que se produzca una mejor enseñanza por parte de los profesores y un mejor aprendizaje por parte de los alumnos. Estos consideran que los docentes más jóvenes conectan mejor con los alumnos ya que tienen prácticas más innovadoras y utilizan medios tecnológicos con los que el alumno se motiva más para aprender.
En definitiva, como reflexión propia, considero necesario una renovación del profesorado y que se intente trabajar con profesores jóvenes, innovados y con ganas de trabajar. Desde mi punto de vista, la edad es importante para el desarrollo de una buena enseñanza a los alumnos, pero más importante es, sin duda alguna, las ganas de trabajar que un docente tenga. Lo más importante en este proceso es que los docentes sean docentes por vocación y no por el mero hecho de tener un «trabajo seguro». Considero que muchos de los problemas que hay en la educación española es que muchos de los docentes que ahora mismo se encuentran en colegios no es verdaderamente en lo que les hubiera gustado trabajar, sin embargo allí se encuentran. Éstos no muestran interés en que sus alumnos aprendan  y simplemente siguen un libro y las indicaciones que vienen en éste.
Por lo tanto, pienso que la edad está ligada a muchos factores, entre ellos, el nombrado anteriormente. Se necesita un profesorado innovador y que motive a los alumnos a aprender por medio de nuevas tecnologías y recursos interactivos.

Honor a quien honor merece

Conmemoración. Hoy se rinde tributo a aquellas personas que asumen el compromiso de educar a niños, niñas, adolescentes, jóvenes y personas adultas para el ejercicio de una ciudadanía responsable en todos los ámbitos de la vida social.

 

Julio Leonardo Valeirón
Especial para LD

Educar es servir. Es organizar, ofrecer y gestionar oportunidades para generar en las personas procesos de aprendizaje con sentido y significado en cada tramo del desarrollo de su vida.

Es anteponer los intereses de quienes aprenden por encima de sus propios intereses, alentando y promoviendo procesos que contribuyan a aprender a aprender, aprender a conocer, aprender a vivir juntos y aprender a ser, como muy bien señala Jacques Delors en su hermosa obra “La educación encierra un tesoro”.

Es generar altas expectativas en los propios estudiantes a fin de que sientan profundamente en su ser el valor de aprender y crecer, de constituirse en personas plenas y capaces de influir en otros de manera significativa y positiva. Y porque educar es servir, me ofrezco en un acto de amor y servicio, por educar a los demás.

Como bien dijo el Maestro: “Estoy entre vosotros como el que sirve” (Lucas 22:27), añadiendo luego: “…el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor; y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo” (Mateo 20: 26-27).

Experiencias 

He tenido grandes e importantes educadores en mi vida. Mercedes Di Carlo que reunía a todos los niños del barrio para enseñarle a leer y escribir en su “escuelita particular” del barrio de Villa Juana, cómo olvidarla.

A Alicia Guerra y Zora Frómeta mucho menos, ambas altagracianas, de dulces y sabios consejos, pero de firmes exigencias cuando las circunstancias lo ameritaban.

Del padre Julio Sillas, salesiano, aún conservo su don extraordinario para trabajar con jóvenes, alentándome a crecer en las lides del liderazgo juvenil, en el marco del Oratorio Don Bosco. La profesora Melba y el profesor Coradín, ambos esposos. La primera me cautivaba por los senderos de la historia, y él, por la frialdad y la lógica de la matemática. Casado Soler, su tono de voz y la perfecta dicción nos conducía con su elegancia por los recónditos caminos de la Lengua Española.

Ya en la universidad cómo olvidar a la profesora Gladys de Estadística, que, con su sonrisa tímida pero su mirada y mandato firme, nos enamoraba por los vaivenes del cálculo y la decisión estadística.

El profesor Peña Vasallo (el caballo) como el profesor José Joaquín Puello, ambos nos sumergieron en esa telaraña compleja del mundo del sistema nervioso central y lo que ello significaba para el comportamiento humano.

Del doctor Tirso Mejía Ricart no olvido sus bastas explicaciones, producto de una formación y conocimientos enciclopédicos sinigual y que nos conducía en una síntesis muchas veces impresionante entre lo filosofía, la sociología y la psicología social.

Como no recordar al profesor y amigo Leonte Brea, con aquella memoria envidiable y que le permitía recitar párrafos completos, con sus puntos y sus comas, del libro skinneriano “Verbal Behavior”.

Todos ellos fueron extraordinarios maestros. Pero qué decir de quien defino como mí mentor, el doctor Enerio Rodríguez Arias. Maestro, provocador, guía, problematizador, entusiasta y siempre presente, muchísimas veces sin restricciones, quien me enseñó a “callar, a no emitir ninguna opinión, si de lo que se trata usted lo ignora”.
Pero más que nada a cuestionar, a buscar explicaciones, a no cesar en la lectura y el estudio profundo. En gran medida responsable de mi pasión por enseñar psicología, pero también por aprender todos los días.

Vocación

Maestro, es una palabra grande, compleja y gigante diría, que solo cabe en aquellos corazones que cuando laten y se vinculan con el cerebro, producen “cosas” que perduran y permanecen para siempre.

Impacto

Al valorar su experiencia en la escuela y la universidad una joven profesional compartía con otros jóvenes profesionales y decía: “los buenos maestros dejan huellas, los demás, en cambio, o no dejan “nada” o en muchas otras ocasiones, “sólo dejan heridas”.

Fuente: listindiario.com

Premio Nacional del Docente: la premiación más importante a maestros de República Dominicana

Este evento se realizará el sábado 02 de julio a las 4:00 pm en el Salón Fuensanta Muñoz, Isfodosu  y promete convertirse en la premiación soberana para los maestros de la República Dominicana.

El equipo de Docente Emprende realiza por primera vez ‘Maestros Que Inspiran’ donde se hará el lanzamiento oficial del Premio Nacional del Docente, la premiación más importante a los maestros de toda la República Dominicana que reunirá más de 150 profesionales, empresarios y personalidades destacadas de las distintas instituciones educativas, universidades y organismos de todo el país con el fin de reconocer el esfuerzo y dedicación de nuestros docentes con un espectáculo de lujo y sin precedentes en nuestro país.

Maestros que Inspiran es un homeanaje a los docentes más destacados de nuestro país. Con esta premiación se busca movilizar toda la comunidad a favor de una mejor educación con las historias inspiradoras de aquellos docentes excepcionales que dejan huellas decisivas en sus estudiantes, compañeros y la comunidad. Maestros que Inspiran es la antesala de la Premiación Nacional del Docente. Diriamos que “Los Soberanos del maestro”.

Docente Emprende reconoce el crucial papel que desempeñan los maestros en la educación dominicana en todos los ámbitos, y este año la celebración resaltará las acciones de los docentes que nos inspiran para fortalecer el ser y el hacer de los profesionales de la educación.

Esta celebración incluye a todos los sectores y profesionales; de colegios, escuelas, institutos, universidades, organizaciones sociales, emprendimientos, entre otros que están impactando más allá del aula.

Conoce más

Docente Emprende es una plataforma creada por Rosaliz Calderón, primera dominicana en ser reconocida por el Global Teacher Prize; el Nobel del Maestro y seleccionada en el Top 50 de los Mejores docentes del mundo. Es pionera en Pedagogía Hospitalaria y también la primera dominicana en optar por el título. Ha sido reconocida en numerosas ocasiones dentro y fuera del país y su meta es mejorar la calidad de vida de los docentes de la República Dominicana y elevar el prestigio del profesional de la educación.

Esta plataforma busca agrupar a profesionales del ámbito educativo en todas las áreas y niveles con la visión promover la mejora y la calidad de la educación, el desarrollo humano y profesional. Nace con el objetivo de resaltar el valor del docente dentro de la población y motivar a la mejora continúa y búsqueda de la excelencia en la práctica docente. Creemos fielmente en que si un docente está bien, sus alumnos estarán mejor.

 

Lo obvio: El docente es un profesional

Los países que más han avanzado en la calidad educativa han puesto como requisito altos niveles de calidad de sus docentes y, sobre todo, al ingreso a su formación inicial.

Por JULIO LEONARDO VALEIRÓN UREÑA 

La joven que en nuestro hogar nos hace la vida más ligera y agradable tiene una manera muy particular de manifestar su acuerdo ante cosas que para ella resultan evidentes, como cuando le preguntamos si le había ido bien el día de las madres, si tuvo un buen fin de semana… “obvio”, es generalmente su respuesta. Por la manera que lo dice no deja lugar a las dudas.

Lo obvio es pues lo que está claro, que es evidente y por tanto no puede ser negado, que no hay ninguna duda al respecto.

Sin embargo, que cosa, lo obvio no parece ser lo que prima cuando se trata de la normativa que rige la formación docente en nuestro país, de manera particular y concreta, la normativa 09-2015. Esta fue pensada para alcanzar el propósito que la sociedad en su conjunto reclamaba: los que ingresen a dicha formación sean los mejores con independencia de su origen social y económico y, de esa manera, asegurar que nuestros niños, niñas y adolescentes reciban una mejor enseñanza y aprendan, por supuesto.

Todos, bueno ya no sé si todos, pareciera que estábamos de acuerdo que era imprescindible poner atención especial a la formación inicial docente, “obvio, ¿no?”. Y es que la evidencia de los estudios y evaluaciones que se han realizado en el país respecto a los logros que los estudiantes han alcanzado al final del tercer y sexto grados de primaria, así como del tercer grado de secundaria, muestran que aún no han aprendido a leer de manera comprensiva en sentido general. Aun reconociendo los múltiples factores que inciden en los aprendizajes escolares, uno de ellos y que de manera obvia ha sido identificado y señalado no solo en el caso de nuestro país, sino incluso en casi todos los países del mundo, es la calidad del docente.

Un docente es un profesional. Es decir, una persona que luego de haber cumplido con los requisitos necesarios en una institución de educación superior recibe una certificación que se supone lo acredita como profesional de la enseñanza, obvio ¿no? Pero sucede, que en múltiples estudios y evaluaciones realizadas en el país con esos profesionales en servicio aparecen grandes temas que deben ser atendidos de manera urgente. Por supuesto, los programas de formación continua cobran entonces mayor importancia, ya que tienen que generar procesos que puedan paliar o superar dichas dificultades y limitaciones. De ahí que, además, se manifiesta la necesidad de que el proceso de entrada a los estudios iniciales de dicha carrera sea más exigente, es decir, que la persona que aspire a formarse como maestro tenga las competencias necesarias para hacerlo, y cualquiera diría, obvio, por supuesto.

¿Por qué digo esto?, la respuesta es obvia. En el pasado concurso para cubrir las plazas definidas por el Ministerio, los egresados de aquellas instituciones que se habían acogido a la llamada normativa y cuyos estudiantes tuvieron que pasar las evaluaciones establecidas para iniciar su formación inicial como maestros, así como cumplir con los requerimientos que dicha formación exigía, casi en su totalidad, habían “vencido” los procesos evaluativos y, por tanto, se habían ganado en buena lid su ingreso a formar parte del cuerpo docente del Ministerio de Educación.

Sin embargo y no tan obvio, las autoridades del sector educativo entendieron que era necesario contar con otra normativa que asegurara la equidad en el ingreso a la carrera docente (lo que no me resulta obvio) llegando a contraponer incluso equidad y calidad (menos obvio me resulta el tema en cuestión).

¿Equidad vs Calidad? Definitivamente que tendré que repasar muchas páginas leídas y estudiadas a profundidad sobre ambos constructos desde hace ya mucho tiempo. ¿Qué es lo que se quiere expresar, que equidad es sinónimo a “entre todos” sin calidad? Prefiero pensar que fui yo quien no comprendió lo expresado en el borrador de la nueva normativa que sustituiría la 09-15.

Es de todo aquel que está inmerso en el sistema educativo conocido, que los estudios McKinsey como incluso lo puesto de manifiesto en múltiples foros nacionales e internacionales, que los países que más han avanzado en la calidad educativa han puesto como requisito altos niveles de calidad de sus docentes y, sobre todo, al ingreso a su formación inicial.

Por el momento concluyo con lo plasmado por José Saramago, en un diálogo entre algunos de sus personajes, en su extraordinaria y no menos inquietante novela “Ensayo sobre la ceguera”, novela de ciencia ficción en la cual los habitantes de toda una ciudad y más allá, quedan atrapados en la “ceguera blanca”, una inexplicable enfermedad pandémica, enfrentándose “con lo más primitivo de la naturaleza humana: la voluntad de sobrevivir a cualquier precio”:

“Por qué nos hemos quedado ciegos. No lo sé, quizá un día lleguemos a saber la razón. Quieres que te diga lo que estoy pensando. Dime. Creo que no nos quedamos ciegos, creo que estamos ciegos, ciegos que ven, ciegos que, viendo, no ven”.

Desde hace ya muchos años siempre he insisto a mis estudiantes que uno de los mayores peligros al intentar comprender las cosas, es “solo ver lo que se quiere ver”.

Fuente: acento.com.do

Bairon Areché, un docente que se supera a sí mismo

Bairon es un maestro con el que hemos coincidido por la interacción que mantiene con Plan LEA a través de las redes sociales.

Conocer sobre la trayectoria profesional de este docente nos ha inspirado. Primero porque nos ha enseñado que desde pequeño supo lo que quería ser en la vida, segundo porque al lograr su objetivo no se quedó parado en el mismo lugar sino que ha sabido escalar, ascender, posicionarse para dar más a la sociedad; y tercero, porque da una milla extra con pequeñas acciones (frases para inspirar a otros).

A continuación te presentamos la vida de este gran educador contada por él mismo.

 Niñez

“Mi niñez fue una etapa muy bonita, pues la disfruté al máximo, en esta fue que descubrí mi verdadera vocación, que es ser MAESTRO. Había tiempo para jugar, salir, estudiar, ayudar con los quehaceres, pero también, momentos de castigo y de vez en cuando pelas, por mal comportamiento, pero son cosas que se agradecen, pues si no recibimos correcciones, pensaremos que todo se debe hacer como uno quiera y cuando quiera.

Mis padres son la misionera evangélica Agueda Beatriz Montilla Escolbores, alias Maritza, el comerciante y minero Juan Antonio Areché Montilla. Pero no puedo dejar de mencionar también, a mis tíos y padre de crianza el Agrónomo y Abogado Ramiro Sánchez Melo y la Agrónoma Emenegilda Encarnación Mora, alias doña Lucy, quienes me inculcaron muchos de los valores y cualidades que me definen como ser humano.

Y un pilar fundamental en mi vida fue mi amada y adorada abuela, con quien viví más de la mitad de mi vida, mi siempre recordada abuela paterna Francisca Melo De Peña, quien me acogió como hijo y nieto a la vez, de esas abuelas que te quieren con locura, esa fue mi abuela, y estoy eternamente agradecido de Dios por haberme escogido como su nieto y permitirme disfrutar con ella, mientras estuvo en esta vida terrenal”.

Juventud

“Mi juventud fue vivida al máximo, con altas y bajas, pero siempre tratando de hacer las cosas correctas, poniendo en práctica lo aprendido y con el objetivo de alcanzar y lograr cada uno de mis sueños y metas. En esta fui dando los primeros pasos de mi amada profesión, la docencia”.

Estudios

“Cursé mis estudios primarios y secundarios en la Escuela Liceo Juan XXIII De La Salle, graduándome en el año 2004 como bachiller en Ciencias y Letras.

En el año 2005 ingresé a estudiar la Licenciatura en Educación Mención Biología y Química en el Centro Universitario Regional del Este, CURE, hoy Centro UASD – Higüey, logrando investirme de esta en mayo del 2012 con el lauro académico, Cum Laude.

Del año 2013 al 2015 cursé en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, UASD, en la SEDE, la Maestría Profesionalizante en Química Para Docentes, bajo la coordinación de la Dra. Eneida Olivero Pérez”.

Vocación

“Soy docente de vocación, descubrí mi vocación a los 6 años, cuando me preguntaban qué sería cuando fuese adulto, les contestaba que maestro, y gracias a Dios, lo logré y si Dios me diese la oportunidad de volver a nacer, sin pensarlo dos veces, volviese a ser maestro.

Me reunía con niños de mi sector y les daba clases, y en algunas ocasiones, jugaba haciendo el papel de docente con estudiantes imaginarios”.

Trayectoria profesional

“Mis primeros pasos por el mundo de la educación los di en la Escuela Liceo Juan XXIII De La Salle, estaba en la tarde, pero iba todas las mañana a ayudar a los maestros que impartían clases de Primero a Sexto de Primaria, experiencia que me sirvió para ir aprendiendo y viendo como se daba ese proceso de enseñanza y aprendizaje.

Después de varios años era el sustituto de los docentes en la tanda matutina, cuando estos tenían que ir a tomar materias a la Universidad.

Cuando me gradué, fui como maestro sustituto al Colegio Orfelina Pillier en el año 2004 y duré hasta el 2007 como docente de Ciencias de la Naturaleza en el nivel secundario.

Trabajé en varios centros educativos de mi municipio de Salvaleón de Higüey como docente de Ciencias de Naturaleza, desde el año 2008 al 2012, laboré en el Liceo Juan Bosch Extensión Gerardo Jansen, Escuela Ángel Merino, Escuela Hermanos Trejo.

En el año 2018 ingreso a la Universidad Dominicana O&M, Recinto La Romana como sustituto de una docente que tenía licencia postparto dando la asignatura de Anatomofisiología para estudiantes de Psicología.

Y en el año 2020 ingreso como Docente Oficial a la Universidad Dominicana O&M, Recinto La Romana, bajo la coordinación del Mtro. Salvador Del Jesús Ortiz, en las asignatura de Biología General, Química General, Laboratorio de Química General y Ecología y Medio Ambiente a estudiantes de diversas carreras tales como Educación Secundaria Mención Matemáticas, Mención Letras, Ingeniería de Sistema y Computación, Ingeniera Industrial, Psicología Clínica, Escolar e Industrial.

También conseguí un contrato especial que hizo la UASD para el semestre 2020-20, dando las asignatura de Didáctica Especial de Biología y Química Práctica Docente III a un grupo de mas de 40 estudiantes de la Licenciatura en Educación Mención Biología y Química en el Recinto UASD – San Francisco De Macorís, Química Básica y Laboratorio de Química Básica, esto fue una experiencia inolvidable que me permitió expandir y conocer la realidad de mucho de mis estudiantes, algo verdaderamente inefable”.

Sobre la satisfacción de ser educador

“Soy amante de la educación, maestro de vocación, docente exigente, pero que le gusta aportar su granito de arena en cada aula que he pisado, donde mi principal objetivo es dejar una huella, sacar la mejor versión de mis estudiantes, diciéndoles que pueden lograr sus metas, pero que para lograrlas tenemos que sacrificarnos, pues lo que fácil se obtiene, fácil se va. Que cada día trae su afán, y que debemos agradecer a Dios por cada suceso que nos suceda, ver lo positivo de la vida, que a pesar de las dificultades que nos sucedan, lo importante es levantarnos.

Me gusta que vean que la Química es una ciencia tan importante y que son tantas las cosas que nosotros hacemos día a día que la involucran, que el laboratorio más grande que puede tener un ser humano es la cocina, dando esto a demostrar, que directa o indirectamente hacemos Química día a día. Y trato de que ellos puedan ver la materia de una manera fácil y así no se me predisponen y sacan la negatividad de sus pensamientos, pues nosotros mismos, somos lo que nos limitamos.

En Ecología y Medio Ambiente me gusta que vean la importancia que tienen el medio ambiente y que nosotros con pequeñas acciones podemos contribuir a un mejor mundo, incluso les digo, que, como seres humanos imperfectos, Dios por su infinita misericordia nos perdona, pero la naturaleza deja que nosotros hagamos lo que queremos hacer, pero ella no nos perdona y nos pasa la factura y qué cara sale esta.

Que tenemos que proteger los recursos naturales, que hay que reciclar, reutilizar, aportar su granito de arena en beneficio de nuestra biodiversidad y que no podemos perder parte de nuestra esencia por querer beneficiarnos, pues el ser humano, es el principal enemigo del medio ambiente, y por eso vemos temporadas ciclónicas más activas, especies desapareciendo, y los efectos que nos causa el cambio climático.

Que no debemos dejar conectado el cargador del celular si no lo usamos, que si salimos de la habitación no debemos dejar el bombillo encendido, que no debemos desperdiciar el agua, todos estos son consejos que ayudan al medio ambiente y que nosotros podemos aportar haciéndolo parte de nuestro diario vivir.

Que conozcan la ley 64-00 “Ley General de Medio Ambiente y Recursos Naturales” y la 202-04 “Ley Sectorial de Áreas Protegidas”, entre otras”.

Sobre su don de servicio

“Me defino como un ser humano con don de servicio, responsable, honesto, presto a escuchar y aconsejar, amo el café, los colores fuertes, siendo el mamey, mi preferido, me gusta escribir, tengo frases de mi autoría, me gusta la música romántica, y mi canción predilecta es “La Mala Costumbre de Pastora Soler”.

No me gustan las injusticia ni los abusos, les digo a mis estudiantes que me digan las cosas como son, no me gusta que me hablen mentira, que cojan mis materias de relajo, cosa que no permito, porque le doy carácter a lo mío.

Me gusta ver como mis estudiantes van logrando sus metas y sueños, no hay nada que me llené de satisfacción el ver un estudiante que le di clases en su 2do y 3er cuatrimestre y que ya están el ultimo y me saluden con agrado y que me digan maestro, ya este es mi último, es algo inefable.

Me gusta llevar una frase o una canción motivadoras en mis clases, pues esto me permite romper el hielo y ver lo que piensan mis estudiantes según sus puntos de vista.

También debo de agregar que mi padre siempre me ha apoyado en mis estudios, nunca he recibido un no, cuando le he solicitado.

Y si Dios me ayuda y en su tiempo cursaré mi Doctorado en Educación, es una de mis metas”.

(+) Algunas frases de su autoría:

“Enseñar es unos de los procesos más complejos que existen sobre la faz de la tierra, pero no hay mayor satisfacción, el ver los frutos de dicho proceso”. Bairon Emilio Areché Montilla.

“La Química es tan vital para la subsistencia de los seres humanos que sin esta sería imposible encender esa llama que hace que nuestras vidas rebocen de felicidad”. Bairon Emilio Areché Montilla.

 “El ser maestro implica no sólo dar contenidos curriculares, sino también un conjunto de valores, actitudes y aptitudes que al final del proceso nos hacen  mejores seres humanos” Bairon Emilio Areché Montilla.

“Hay situaciones en la vida que no queremos que se nos juzgue y cuestione, solo necesitamos de un abrazo, de esos que se dan y se sienten en el alma”. Bairon Emilio Areché Montilla.

“Los seres humanos somos imperfectos por naturaleza, amarnos tal cual somos, es una virtud que solo Dios es capaz de proporcionarnos”. Bairon Emilio Areché Montilla.

La maestra que con apenas ocho años inició una sala de tareas

La dulzura destila al conversar con la maestra Yanira Soto Paulino. Su amor y entrega al proceso educativo de sus estudiantes es desmedido. Al conversar con Plan LEA nos cuenta sobre su vocación de cómo la adquirió y cómo logró formar la educadora que es hoy.

Su vida fue marcada por una maestra especialmente amorosa quien sembró en su corazón el ahnelo de ser educadora. Luego, su padre fue la persona que creyó en ella y le ayudó a concretizar su más preciado sueño.

Infancia

“Mi niñez se vio cargada de mucho calor de hogar,  donde imperó el  amor y la fraternidad con todos  nuestros familiares más cercanos,  siendo la niña consentida de mis padres,  por ser la menor del hogar, y en especial de mi papá pues yo lo amaba con delirios y este amor era correspondido”.

Vocación

“Realicé mis estudios primarios en un colegio católico dirigido por monjas, allí una de las directoras marcó mi vida con la hermosa carrera de Educación. Su forma de enseñar me sirvió de inspiración y fue mi motor de arranque para que desde muy temprana edad decidiera tener mi propia sala de tareas. Con apenas 8 años, con ayuda de mis padres,  emprendí en el garaje de la casa mi sala de tarea,  para enseñar a leer y a escribir a niños de mi edad y un poco más pequeños que yo, siempre queriendo ser como mi maestra, así de dulce y comprensiva.

Mi sala de tarea constaba de una pequeña pizarra, fabricada por mi papá, mi borrador de pizarra, mis tizas, así como mi cuaderno de reporte de asistencia  y cuando tenía unos 13 años, llegué a tener una buena población estudiantil  en dicho lugar de la casa,  que mis padres me ayudaron a adecuar para tales fines”.

Creo que mi vocación es por la entrega, dedicación y amor por la alfabetización de los niños y niñas, la búsqueda de nuevas e innovadoras estrategias de aprendizaje,  fomentando que mis niños lo reciban con  alegría, en espacios donde les resulte divertido aprender, donde primen  lecturas que lleguen a sus  corazones,  a sus sentimientos para hacer de esta un hábito, que crezca con el paso de los días en las etapas de su desarrollo humano, pues  tengo como  lema: Todo trabajo hecho con amor y empeño, es el mejor inicio del día. Y de esta manera inicio  con mis niños cada clase repitiendo a coro con ellos esta hermosa frase en la oración “Dios bendice a sus hijos que aprenden y aman de corazón”.

Estudios

“Terminé mis estudios de secundaria en un Instituto donde me preparé como bachiller en Filosofía y Letras. Mis estudios superiores los realicé en la Universidad Autónoma de Santo Domingo,  de la cual soy egresada como Licenciada  en   Educación Básica”.

Familia

“Actualmente soy  madre de un hijo estudiante de medicina, quien fue  mi padrino de graduación,  ya que mi padre estaba en cama, con una enfermad  terminal, en esos momentos.  Uno de los grandes golpes de mi vida, la partida de mi padre,  en un momento que anhela que supiera que había ganado el concurso para ingresar al Sistema de Educación Dominicana, pues mi padre ansiaba que sus hijas fueran educadoras. Pero agradezco mucho a Dios, que ese deseo de mi padre se cumpliese”.

Mayelin Laureano: “el maestro de educación inicial tiene que reinventarse constantemente”

Ser docente del nivel inicial es ser una  “mamá gallina”. Es atender a las necesidades colectivas e individuales de esas personitas que se te confían durante un año escolar completo y de las cuales te haces parte porque debes velar por su bienestar físico, emocional e intelectual.

Mayelin Laureano es maestra de educación inicial y descubrió su vocación siendo muy niña cuando ayudaba a sus hermanos más pequeños a hacer las tareas. Fue en ese proceso de orientación y explicación donde  descubrió  que tenía talento para enseñar.

Al comprender que la docencia era su pasión no se quedó de manos cruzadas: “Cuando estaba cursando el bachillerato fui a un colegio para que me permitieran trabajar, allí fue mi primera experiencia como ayudante en inicial. La docente me asesoró muy bien, ahora me doy cuenta que fue una experiencia muy bonita que me dejó un  excelente aprendizaje”.

La educación inicial requiere necesariamente de momentos lúdicos. Si el niño no siente esa energía en el ambiente puede que se niegue a agarrar el lápiz o a leer cuando llegue ese momento. Las canciones y las historias forman parte del día a día en la educación inicial. No se concibe una clase sin un cuento dramatizado, un audiovisual o una canción. Esos son los momentos que dan color, que inyectan vida a nuestra planificación.

Es por ello que cuando Mayelin entra al aula de clases lo primero que hace es iniciar el día con una oración, a continuación pregunta a los niños si tienen alguna experiencia que compartir con sus demás compañeros, después les pregunta sobre el estado del tiempo y la fecha,  luego canta varias canciones que vayan acorde con la clase que tiene preparada para el día, continua leyendo una historia o un cuento corto y en seguida  inicia la clase del día.

De su profesión considera que lo más importante es darle amor y atención a los niños “porque en algunas ocasiones los niños llegan llorando o con sueño y si le prestamos atención nos damos cuenta que le pasa algo y ellos muchas veces quieren que le escuchemos y le prestemos atención”.

Pensar que ser maestro de educación inicial es tarea fácil no es justo. Es una experiencia muy interesante, pero no por ello podríamos decir que es fácil. Los niños pequeños un día aman la escuela y otro día no quieren pisar el aula, por eso el maestro de educación inicial tiene que reinventarse constantemente, tiene que buscar mil y una estrategias  para hacer de su clase un momento enriquecedor, pero divertido.

La comunicación con los padres en este nivel es indispensable para lograr que el niño se sienta seguro. Cuando la maestra menciona a papi y a mami en el aula, el niño reconoce al maestro como una persona en la que puede confiar.

Ángela Milqueya Cuevas, comprometida con la excelencia

Plan LEA quiere dar a conocer la historia de vida de este gran ser humano. Ángela Milqueya Cuevas, una mujer llena de virtudes y valores.

Ángela Milqueya es de esas personas que sabe muy bien a qué vino al mundo. Aprovecha cada minuto de su tiempo y ha logrado hacer camino al andar. Es muy proactiva. Se capacita en todo cuanto puede. No pierde ninguna oportunidad.

Infancia

“Disfruté de una niñez rodeada por mi familia, siempre buscando de mis hermanos paternos, ya que al ser la mayor de todos, me sentía con esa responsabilidad de amor. Desde mi niñez/juventud siempre fui centrada en los estudios y recibí el honor de ser la portavoz de mi generación, dando el discurso de graduación de mi colegio, San Francisco de Asís en Santiago.

Me casé a la edad de 20 años, con un joven oriundo de Moca, ante Dios y ante los hombres y procreamos dos hijas que son mis tesoros”.

Vocación

“Mi vocación inició cuando en primaria me pusieron a sustituir a una maestra y cuando terminé me aplaudieron de una forma muy bonita, y eso me marcó. Luego, al trabajar me enamoré de la enseñanza, es la forma más hermosa de entregarse y de recibir cariño sincero. No tengo bienes económicos, pero, soy inmensamente rica en cariño de mis estudiantes que hoy mantienen un contacto maravilloso desde todas las partes del país y de lugares lejanos donde se han ido a residir”.

Preparación académica

“Me gradué del Dominico Americano en el programa de inglés avanzado e inicié mi labor docente a los 22 años en el Colegio Juan Pablo Duarte de Moca, donde trabajé por 11 años impartiendo la materia de inglés, luego pasé al Colegio Nuevo Renacer de la provincia Espaillat donde duré 17 años impartiendo la misma materia. Actualmente estoy en esa misma institución trabajando en parte administrativa.

Soy monitora de la iglesia, promotora de “Ternura y buen trato para Latinoamérica y el Caribe” a través del programa Centralidad de la niñez. También, certificada como gestora de pastoral educativa por la Unión de escuelas y colegios católicos de la República Dominicana. Participé del curso Metodología de la enseñanza del inglés como lengua extranjera, en la universidad del Dominico Americano, recibí formación del Ministerio de Educación en el programa de mayo del 2013 sobre gestión de riesgo, equipo Prepárate. Participé en el curso de Derechos Humanos a través de la Unión de Periodistas por la Paz en el 2011. Curso de planificación y evaluación educativa en la universidad Federico Enríquez Ureña. También de la pedagogía del inglés en el Abraham Lincoln Institute. Técnico en digitación, introducción de estudio de los Derechos Humanos, programa completo del centro cultural Dominico Americano, bachiller en ciencias y letras del Colegio San Francisco de Asís. Comunitarista por más de 20 años. Pertenezco a la hermandad de EMAUS, me encanta poder ayudar en mi comunidad para que nosotras las mujeres nos preparemos y seamos útiles y entes de cambio para nuestras familias y la sociedad”.

Compromiso

”Me preocupa mucho nuestra casa común y los daños que hacemos al planeta. Como maestra, siempre traté de poner el corazón en lo que hago, entregando a mis estudiantes la mejor versión de mi como ser humano e incentivando en ellos el deseo de aprender, de ser buenos ciudadanos, y que aporten a su nación aspectos positivos para honrar el legado de nuestros padres fundadores”.

Consejo

“Exhorto a los maestros de hoy día a prepararse, no solamente a nivel intelectual sino también a nivel espiritual para que sean para sus estudiantes verdaderos ejemplos a seguir y cuando ellos partan a vivir sus vidas miren hacia atrás y los recuerden como seres de luz que los guiaron a puerto seguro.

Ser maestro es más que nada un compromiso con la excelencia, un camino sin retorno que nos mantiene en la búsqueda constante de aprender y ser útiles a la comunidad educativa en general”.

Yuridia Trinidad: 38 años de labor educativa

Redacción Plan LEA

Cada día Yuridia Trinidad llega al centro educativo donde labora con la alegría de saber que posee una nueva oportunidad para impactar  la vida de sus estudiantes. Los detalles que tiene al iniciar su día marcan positivamente su jornada: “en cada clase siempre inicio con el saludo y el abrazo de todos mis alumnos”,  nos dice la docente.

Desde niña, siempre tuvo mucho amor por los niños. Inició a la edad de 12 años a colaborar en una escuela hogar de su sector, pues siempre le ha gustado transmitir sus conocimientos a otras personas.

En su recorrido por las aulas ha logrado adquirir habilidades y destrezas dignas de admirar. Reconoce  que al inicio de su carrera no sentía que era del todo una profesional en su área. “Antes me sentía una profesora, hoy día me siento una maestra, en todo sentido de la palabra. Decidida y más segura del trabajo que debo hacer, para dar lo mejor de mí. Doy el todo por el todo para que mis alumnos aprendan y amen estudiar” asevera Yuridia.

Trinidad, es una docente organizada y proactiva. Planifica con anticipación todas sus actividades, tratando siempre que sean  atractivas e innovadoras; toma  en cuenta qué tarea asignar y con tiempo ubica cualquier video o aplicación por la plataforma que utiliza como recurso. “Considero que mis clases son bien impartidas, divertidas y muy productivas. Muy acordes al contenido que debo impartir y siguiendo el lineamiento que como maestra debo seguir”, afirma.

Esta carismática docente no solo se enfoca en lo curricular, pues siempre trata de empatizar con cada alumno para despertar en ellos el interés por su asignatura.

A sus colegas, los docentes,  les recomienda tener en orden tanto la planificación, como  los instrumentos de evaluación que utilizan, pues este es un factor determinante para que todo marche perfectamente y obtener resultados óptimos que permeen en toda la comunidad educativa.