Entradas

Cinco ideas para asegurar que tus clases no sean aburridas

Muchos profesores, cada año ven como sus alumnos ponen cara de aburrimiento y pocas ganas de atender cuando explican en clase. Explicar el mismo contenido y de la misma manera año tras año ya no es suficiente en esta era digital. Para involucrar al alumno debes conocer que le motiva y con qué herramientas aprende mejor. Si te preguntas ¿Cómo hago para que mis clases no sean aburridas?, aquí tienes cinco sencillas ideas para empezar. Tras implementarlas, poco a poco irás aprendiendo nuevas posibilidades junto a ellos:

1. Haz que tus alumnos publiquen sus trabajos online.

Tras el esfuerzo y las horas dedicadas en un trabajo es muy gratificante para los alumnos poder exponer su proceso de aprendizaje y el resultado final. Para ello, es muy recomendable crear un blog de aula con BloggerWordPress o Tumblr (este último muy popular entre los jóvenes por su bello diseño y facilidad de uso). Como incentivo adicional, los alumnos podrán a través de las redes sociales compartir con sus compañeros, padres y otros colegios los trabajos que hayan realizado.

2. Usa la tecnología en el aula.

Piensa en los objetivos que quieres alcanzar cuando vas a explicar un tema y escoge en cada momento la herramienta tecnológica más apropiada. No significa que debas dejar de lado el libro de texto tradicional, sino enriquecer tus lecciones con material multimedia: un video ilustrativo para aprovechar la memoria visual, ejercicios con la pizarra digital, presentaciones con animaciones, podcasts, encuestas para verificar que se ha entendido un tema, juegos online educativos…La oferta de herramientas web gratuitas es infinita para cualquier asignatura (música, literatura, geografía, matemáticas, etc) . Si navegas por internet o sigues Recursos TIC para profesores encontrarás interesantes propuestas.

3. Colabora con centros escolares extranjeros para una perspectiva multicultural.

Las TIC te permiten debatir y acceder a un aprendizaje con centros cerca de ti pero también con centros de países bien lejanos y diferentes. Por ejemplo, con la red educativa Skype en el aula puedes comunicarte en directo con otras aulas del mundo, intercambiar tradiciones culturales o practicar idiomas. Los alumnos podrán presumir de tener compañeros de clase en Australia, India o cualquier lugar que resulte interesante para el aula.

4. Crea un grupo cerrado en Facebook con tus alumnos para tu asignatura.

El aprendizaje no debe quedar limitado a las paredes del aula. Tus alumnos pueden seguir hablando de un proyecto, de un exámen o un trabajo que están realizando en grupo cuando llegan a casa o mientras les surge una duda en el metro. ¿Por qué Facebook? Simplemente a tus alumnos les encanta y están familiarizados con él. Un grupo cerrado te asegura la privacidad y seguridad total de los alumnos. En caso de que tu centro no autorice el uso de Facebook, existen otras redes sociales educativas como Edmondo.

5. Programa una tarde “FedEx” dentro de las horas lectivas  de tus alumnos.

Una tarde “FedEx” se trata de una práctica inusual que empresas como Google realizan con sus empleados con grandes resultados. Gmail y Google News son dos productos desarrollados durante estas horas FedEx. En centros escolares también empiezan a aplicarse. Básicamente cada trimestre, un viernes por la tarde, los alumnos trabajan en un proyecto durante varias horas que no forma parte del temario escolar pero que les despierta un gran interés. Puede ser escribir poema, crear un blog, construir un artilugio, etc. El lunes siguiente, los alumnos presentan los resultados e impresiones. Su lógica se basa en que los alumnos aprenderán más cuando tienen la libertad de escoger el tema (autonomía), tienen la sensación que van adquiriendo nuevas habilidades (maestría) y piensan que están contribuyendo a una cosa positiva para los demás (propósito).

¿Y tu qué haces para que tus clases no sean aburridas? 

Fuente: totemguard.com

Cómo hacer una divertida masa sensorial para jugar con tus niños

Simona Ichariba

En unos simples pasos y con pocos ingredientes podrás generar esta divertida masa sensorial que se escurrirá en las manos de los niños.

Manipularla, olerla, sentir en las manos las diferentes texturas, son sensaciones que los ponen en contacto con todo lo que les rodea, vivenciando de esta manera sus sentidos. Además el juego con ella les ayuda a desarrollar su psicomotricidad fina, tan necesaria para tareas importantes como la escritura.

Ingredientes
  1. Jabón natural (en escamas o polvo).
  2. Agua caliente (1 taza)
  3. Cola blanca (1 taza)
  4. Colorantes
  5. Cola con purpurina (opcional)

 

 

 

 

Instrucciones
  1. Para prepararla, comenzar mezclando en un bowl unas 3/4 partes del agua caliente con la cola blanca y añadir el colorante que queramos (recordar que la intensidad del color dependerá de la cantidad de colorante que echemos en la mezcla).
  2. Aparte, en otro bowl, mezclar cuatro cucharaditas de jabón con el resto del agua caliente.
  3. Cuando estén las dos mezclas listas, echar la primera dentro de la segunda y dejarlas reposando sin agitar. Al cabo de unos minutos estará lista la masa. Ya podrán ponerse a jugar con ella.
  4. Si queremos preparar una masa sensorial aún más espectacular, podemos cambiar la cola blanca, por cola brillante que lleva la purpurina incorporada. Además en este caso, tampoco necesitaríamos el colorante ya que normalmente estas colas brillantes ya vienen coloreadas (las puedes encontrar en tiendas de manualidades).
  5. Una vez lista, la guardaremos en frascos que puedan cerrarse bien. De esta manera nos aguantará en buenas condiciones durante una temporada y los niños podrán pasar buenos ratos jugando con ella.

 

 

Fuentes: labioguia.com