Entradas

Actividad de integración para el inicio del año escolar

Tema: Nos conocemos

Actividad: Presentación del docente y los alumnos (Actividad de integración)

Descripción: El objetivo de esta actividad es conocer y reconocer el nombre de los alumnos que integrarán tu nuevo grupo de trabajo.

Es muy importante y significativo que inicies presentándote ante los alumnos con tu nombre completo y con la forma como quieres que te llamen.

Platícales un poco acerca de tu persona, tus gustos, tus actividades fuera de las horas de trabajo; qué despertó en ti la vocación de docente y cuál es tu experiencia laboral.

De manera general preséntales tu forma de trabajo y los éxitos que esperas alcanzar este año.

Muestra siempre una actitud positiva y motivadora para que esta sea la manera de trabajar durante todo el año.

Una vez terminada tu presentación, pide a los alumnos que se presenten uno a uno diciendo su nombre completo, sus gustos y cómo les gusta que los llamen.

Juego

Inicia diciendo tu nombre; el alumno que selecciones dirá tu nombre y el de él, el siguiente dirá tu nombre, el del primer compañero y el de él y así sucesivamente hasta terminar con todos los alumnos.

Cierra pidiendo a todos los alumnos que hagan una gesto de abrazo a distancia y aplaudan.

Tiempo: 1 hora

El juego del stop para que los niños aprendan a leer y escribir

¡Que levante la mano aquel padre o madre que no pasaba horas y horas de su recreo jugando stop, al basta o al chocolate! Y es que este juego ha viajado de generación en generación, modificando únicamente su nombre. ¡Era uno de los pasatiempos más divertidos de nuestra infancia, al menos de la mía! ¿Por qué no recuperarlo ahora para que los niños aprendan a leer y a escribir de manera espontánea y divertida?

El juego del stop, la forma más divertida para que los niños aprendan a leer y a escribir

Aprender a leer y a escribir y hacerlo sin faltas de ortografía nunca había sido tan divertido. Y es que a través del juego stop el niño estará adquiriendo nuevos conocimientos y nuevas habilidades sin darse cuenta. ¿Quieres saber en qué consiste? La dinámica es muy sencilla:

– Coge un papel y lapicero y divide la hoja en seis columnas.

– En cada una de ellas irá escrita una temática. En la primera, la letra con la que vamos a jugar; en la segunda, ‘Nombre’; la tercera la vamos a destinar para ‘Comida’; en la cuarta, hay que escribir ‘Cosa u objeto’; en la quinta ‘Animal’ y, por último, la sexta será la casilla para sumar los puntos.

– Después, ve haciendo filas para colocar cada una de las letras que toque, de tal manera que parezca una tableta de chocolate, de ahí que algunos lo conozcan como “el juego del chocolate”.

– Para evitar hacer trampas, coloca en una bolsa trocitos de papel doblados con las distintas vocales y consonantes e id sacándolas una a otra. Aquí te damos un consejo: no incluyas letras difíciles para los niños como la w, a no ser que estés jugando en otro idioma.

– Un jugador selecciona una letra al azar y todos se ponen a rellenar los huecos. El primero que termine dice “Stop” o “Basta” e, inmediatamente, todo el mundo levanta las manos y deja de escribir.

– Por cada acierto que tenga cada jugador, se sumará 10 puntos; pero cuidado, si dos participantes coinciden en una palabra, entonces solo se contarán 5. En el caso de que solo un niño haya rellenado una casilla, ¡se lleva un extra, 15 puntos! Gana el que haya conseguido una puntuación más alta.

– El juego stop no tiene fin. Tú decides cuándo acaba, pero te advertimos… ¡engancha!

Trucos para jugar al stop en clase

Si eres maestro, esta actividad es perfecta para desarrollar dentro del aula, porque será una forma de que los niños se diviertan mientras aprenden. ¿Cómo hacer que sea más efectiva?

– La puedes realizar de manera individual, para que cada alumno vaya repasando distintos conceptos y después tú poder evaluar a cada uno; o también en grupo, para favorecer así el aprendizaje cooperativo.

– Lo puedes aplicar a cualquier edad (la dificultad del mismo la puedes ajustar a cada etapa del niño) y también en distintas asignaturas. Por ejemplo, si estáis en clase de Lengua y toca hacer un dictado, cámbialo por una sesión del juego del stop. Otra opción es utilizarlo en clase de inglés, ¡más que recomendable para que aprendan vocabulario nuevo y practiquen el writing y el speaking!

– Las ventajas de esta propuesta para realizar en clase son infinitivas. Los niños aprender a escribir, cogen agilidad mental, practican la redacción, aumentan su vocabulario y… ¡realizan sumas! Y es que si quieren saber quién es el ganador, ¡tendrán que realizar la cuenta final!

Jugar al stop en familia

¿Cuántas veces estáis en casa y tus hijos dicen la frase de “Me aburro”? Según los expertos es bueno y hasta necesario que se aburran, pero si estás pensando en hacer algo que no sea estar sentado frente a la televisión o con la consola en la mano, ¡el juego del stop es tu solución!

Es perfecto para esas tardes de domingo en las que no puedes salir de casa porque está lloviendo.

– También puede ser una actividad a desarrollar después de comer en verano, cuando ya los niños no se quieren echar la siesta y es bueno que esperen un tiempo para hacer la digestión y meterse en el agua.

– No podrá faltar tampoco en las reuniones familiares con los abuelos. Podéis hacer equipos: abuelos y nietos, por un lado, y padres por otros, o incluir también a los primos y a los tíos. ¿Quién ganará? Sin daros cuenta todo estaréis haciendo gimnasia cerebral.

– Y lo mejor de todo: te lo puedes llevar a cualquier sitio porque no pesa nada. Solo necesitas un lápiz y unos folios y ¡la diversión está asegurada!

Personalmente en mi bolso yo siempre llevo un cuaderno y bolígrafos y cuando, por ejemplo, vamos a algún sitio y tenemos que esperar mucho (sala de espera del médico, la sobremesa de un restaurante…) saco todo el material… ¡y a jugar y a aprender se ha dicho! ¿Te apuntas al juego stop?

Fuente: guiainfantil.com

 

Dinámica de cooperación: Cuando las barbas de tu vecino veas pelar…

 Santiago Moll

pon las tuyas  a remojar.

Como filólogo y profesor de Lengua Castellana y Literatura siempre me ha fascinado la sabiduría que encierran los refranes. De esta pasión nace precisamente esta dinámica de tutoría que tiene como finalidad no solo que los alumnos valoren la riqueza de la cultura popular, sino que descubran el valor de cooperar y trabajar en equipo para un bien común.

Dinámica de cooperación: Cuando las barcas de tu vecino veas pelar…

Título de la dinámica de grupoCuando las barcas de tu vecino veas pelar…
Antes de la dinámica de grupo
Material: Tarjetas o tiras de papel con la mitad escrita de un refrán.
Distribución: Caminando libremente por el aula.
Duración: 30’

Objetivo: Valorar la utilidad de la sabiduría popular y aprender a cooperar para lograr un objetivo común.

Durante la dinámica de grupo

El tutor prepara tantos refranes como parejas hay en el grupo clase. A continuación, el tutor informa a los alumnos de que cada tarjeta o tira de papel contiene la mitad de un refrán. Dicho esto, reparte una tarjeta al azar a cada alumno.

Seguidamente, los alumnos deben hablar entre ellos para ver si la mitad de su refrán coincide con la mitad del compañero a quien han parado.

Cuando la encuentra, se dirigen al tutor que comprobará que las dos partes del refrán son correctas. Cuando los dos alumnos obtengan la respuesta afirmativa del tutor, se sentarán juntos y esperarán a que el resto de compañeros termine.

Cuando todos los compañeros estén sentados por parejas, cada pareja leerá en voz alta su refrán y tratará de explicarlo con la ayuda del tutor, si fuera necesario.

Consejos acerca de la dinámica e grupo.

En función de la edad y del grupo se puede optar por decir primero en voz alta los refranes. También es aconsejable que los refranes se adapten a la edad de los alumnos.

Esta actividad también se presta para un trabajo previo en el área de lengua con los alumnos. Otra opción es que los alumnos investiguen por su cuenta y por parejas el significado y lo expliquen al resto de compañeros en la siguiente sesión.

Después de la dinámica de grupo

Al finalizar una dinámica de grupo, siempre me gusta comentarla con mis alumnos. Para ello suelo colocarlos formando un círculo de sillas en el centro del aula y formular preguntas abiertas que inviten al diálogo y a la reflexión.

Aquí tienes algunos ejemplos de preguntas abiertas para esta actividad.

  • ¿Cuántos refranes de la actividad conocías? ¿Sabes alguno que no haya aparecido en la actividad?
  • ¿Para qué crees que son tan importantes los refranes para la sociedad?
  • ¿Cómo te has sentido mientras buscabas la otra mitad del refrán?
  • ¿Cuál crees que era la finalidad de esta actividad?

Espero que esta dinámica te haya gustado y te animo a que la lleves a cabo con tus alumnos y nos cuentes tu experiencia en los comentarios de esta entrada. Gracias por adelantado. También te agradeceré que nos cuentes las posibles variaciones que puedes llevar a cabo con esta dinámica.

Fuente: justificaturespuesta.com