Entradas

¿Qué sabes de los sismos?

Preguntas sobre los sismos

  1. ¿Se puede predecir cuándo ocurrirá un terremoto?
    Hasta ahora, sólo es posible saber cuáles son los lugares más proclives a sufrir sismos: aquellos que están más cerca de la unión de las placas tectónicas. Para poder predecir cuándo ocurrirá un movimiento telúrico los modelos científicos tendrían que tomar en cuenta factores como la composición de las rocas, la presión entre ellas, las temperaturas y los movimientos de fluidos que componen la corteza terrestre. Pero las placas son tan grandes y tan profundas que hasta ahora es imposible saberlo, a menos que sea la probabilidad de que habrá réplicas después de un sismo grande. Así que si ves mensajes apocalípticos diciendo que se predice un terremoto en determinada fecha ¡no hagas caso! Lo único que es posible es detectar cuándo un terremoto acaba de iniciar en otro lugar, lo que activa las alertas sísmicas que nos pueden dar preciosos segundos de ventaja.

  2. ¿Qué son las luces que a veces se ven cuando un terremoto es de noche?
    Aunque hay varias hipótesis, ya que es un fenómeno que apenas se está empezando a estudiar. Lo más probable es que al frotarse, presionarse o romperse ciertos minerales, se genera una carga eléctrica que se transmite al aire mediante mecanismos aún desconocidos.

  3. ¿Es seguro el “triángulo de la vida”?
    En los años 90 el rescatista Doug Copp notó que en edificios derrumbados por temblores, frecuentemente se formaban con techos, paredes y objetos resistentes huecos de forma triangular en los que una persona podría salvar su vida. Desde entonces ha promovido la idea de que lo más seguro no es colocarse debajo de muebles, sino al lado de objetos pesados donde se forma este triángulo.
    Aunque es cierto que los triángulos ocurren es imposible saber dónde se van a formar. La mayor parte de las muertes en un temblor no suceden por muros o techos derrumbados, sino por objetos que caen sobre las personas. Los objetos pesados pueden caer desde cualquier dirección.

¿Qué hacer en caso de un sismo?
ANTES DEL SISMO
– Identifica posibles riesgos, como debilidades del edificio u objetos inestables. ¡Repáralos!
– Ten claro qué hacer conociendo los protocolos de emergencias de tu escuela, lugar de trabajo o comunidad.
– Prepara un kit de emergencia con botiquín, agua, un silbato y una radio de pilas.
DURANTE EL SISMO
– Da prioridad al protocolo de emergencias de tu ubicación.
– No corras, y menos por las escaleras: es muy fácil tropezar cuando todo se mueve.
-Si estás en el interior, mantente lejos de ventanas y objetos que puedan caer. Las alacenas, libreros o refrigeradores pueden abrirse.
-Agáchate para evitar caer al suelo. Busca refugio debajo de muebles fuertes y agárrate firmemente.
-Si estás en el exterior, busca un lugar despejado donde no puedan caer cables, postes o árboles.
-Si estás conduciendo, orilla tu auto, detente y espera a que pase el temblor.
DESPUÉS DEL SISMO
– Evalúa si tú o tus familiares recibieron daño.
– Evalúa si tu vivienda sufrió daño. Si ves grietas sospechosas, no te arriesgues: sal del edificio.
– No enciendas cigarros o fuegos de ningún tipo: puede haber fugas de gas.
– Si aún tienes servicio telefónico, úsalo lo menos posible para evitar saturar las líneas: recuerda que muchas personas también quieren saber si están bien sus seres queridos.
– Mantente atento de las instrucciones de las autoridades y los rescatistas.
– Si te es posible, ayuda en las actividades de rescate y acopio de artículos.

Fuente: curiosamente.com

¿Por qué hay huracanes?

Estos fenómenos causan enormes daños cada año, y parece que cada vez serán peores…

¿Por qué hay huracanes?

Todo viento es causado por una diferencia de presión en el aire. El aire que está a mayor presión siempre se mueve hacia donde hay menor presión. ¿Qué causa que un volumen de aire baje su presión? Principalmente el calor: cuando el aire se calienta, sus moléculas se separan, lo cual lo hace menos denso y tiende a subir, empujado por el aire que está más frío y denso.

Para que se forme un huracán es necesario que haya agua tibia, vientos ligeros en la parte superior de la atmósfera y que el aire esté húmedo. La zona del mar donde al agua está más caliente, además de formar nubes de tormenta, crea una zona de baja presión en el aire. Entonces el aire de alrededor vuela a llenar ese espacio. Sólo que no se dirigen al centro de manera directa, sino en una diagonal. Esto se debe al efecto Coriolis.

Verás, como la Tierra es una esfera que gira (sí sabías ¿verdad?), la velocidad de de alguien parado más cerca del Ecuador es mayor que la velocidad de alguien que esté parado más cerca de los polos. Si arrojaras algo a gran distancia, la trayectoria se curvaría debido al efecto Coriolis.

Eso es exactamente lo que les pasa a los vientos que se acercan al centro de la tormenta, lo que le da al fenómeno esa forma de espiral. Por el efecto Coriolis todos los huracanes del hemisferio sur giran en el sentido de las manecillas del reloj y todos los del hemisferio norte, al contrario. También por eso, los huracanes no pueden cruzar la línea del ecuador ¿lo sabías?

Conforme el aire se van acercando al centro, el calor del agua va aumentando su temperatura, lo que provoca que suba, y a su vez jala más aire del exterior: la velocidad de los vientos aumenta cada vez más. ¡Ahora tenemos un huracán! Los huracanes más fuertes llegan a tener vientos de hasta 320 kilómetros por hora cerca del ojo ¡casi la velocidad del sonido! Los vientos llegan a ser tan poderosos, que se estima que un huracán libera tanta energía como una bomba atómica de 10 megatones ¡cada veinte minutos!

Pero una de los mayores peligros no es el viento mismo, sino su consecuencia: la marejada ciclónica. El empuje del aire es tan fuerte que crea una onda que hace que suba el nivel del mar ¡hasta 9 metros! las inundaciones son catastróficas…

Aunque la ciencia meteorológica es de gran complejidad y no se puede decir  decir que tal o cual huracán fue “causado por el hombre”, es innegable que el cambio climático tiene un efecto en la frecuencia y poder destructivo de estos fenómenos. Ya no hay duda de que las emisiones de gases de invernadero están aumentando la temperatura del aire y el agua . Al estar el agua de los mares más caliente, hay más energía para la formación de huracanes. Y si además aumenta el nivel del mar, las inundaciones serán más graves.

Cuando el huracán llega a la tierra firme, deja de alimentarse del calor del agua del mar y pierde fuerza hasta desaparecer, pero mientras eso sucede es capaz de causar grandes estragos. Ante la amenaza de huracanes conveniente prepararse:

  1. Elabora un “kit para desastres” con un botiquín, agua potable, una radio de baterías dinero para emergencias.

  2. Refuerza las puertas y ventanas de tu casa.

  3. Limpia los techos para evitar que se inunden.

  4. Poda árboles cercanos para evitar que ramas débiles se separen y lastimen a alguien.

  5. Haz un plan con tu familia para ponerse de acuerdo en puntos de reunión y formas de comunicación.

  6. Está atento a las comunicaciones de los servicios meteorológicos de tu comunidad.

 

Por cierto, en el pacífico sur este mismo fenómeno se llama “ciclón”, término que viene de la palabra griega que significa “rueda”. En el pacífico norte le dicen “tifón”, que viene del chino y significa “enorme viento”. Y en el Océano Atlántico usamos el nombre que los antiguos mayas y taínos daban al dios del “corazón del viento”: ¡Huracán” ¡CuriosaMente!

Si te gustan nuestros videos, suscríbete y pícale a la campanita para recibir notificaciones cada que subamos videos nuevos. Y si nos puedes apoyar a través de Patreon ¡mucho mejor!

 

  • Nombres:

    • Huracán – Taíno: dios de la tormenta

    • Ciclón – Griego “círculo”

    • Tifón – “Daifung”, gran viento

    • “Ciclón tropical”

  • Mecánica

    • Agua tibia

    • Vientos ligeros

    • Aire húmedo

    • Efecto Coriolis: Rotan al contrario de las manecillas del reloj en el norte y como las manecillas del reloj en el hemisferio sur

    • Energía del mar los hace crecer.  (Investigar cantidad de energía)

    • Los vientos más fuertes ocurren alrededor del ojo (320 kilómetros por hora)

    • Torres calientes

    • 10-megaton nuclear bomb every 20 minutes

  • Cambio climático

    • Mar más caliente

    • Aumento del nivel del mar

    • Whether or not we see more tropical storms (a matter of continuing research by the scientific community), we know that the strongest storms are getting stronger, with roughly eight meters per second increase in wind speed per degree Celsius of warming.

    • the Clausius-Clapeyron equation

  • Protección

    • Prepara un kit con:

      • Linterna

      • Radio de baterías

      • Botiquín

      • Dinero

    • Prepara un plan de comunicación

    • Planea por anticipado a dónde ir si es necesario evacuar.

    • Está al pendiente de los sistemas de alerta de tu comunidad

    • Limpia los techos para que no se inunden

    • Poda los árboles para evitar que se destruyan las ramas

  • https://www.youtube.com/watch?v=NkaBiYLeeA4

 

Fuente: curiosamente.com

Cómo explicar a los niños los desastres naturales

Tras el sismo ocurrido en México,  muchos niños podrían no entender y asustarse mucho. Como padres, podemos explicarles y procurar su tranquilidad.

El 19 de septiembre de 2017 los mexicanos vivieron uno de los sismos más fuertes y con mayor magnitud registrados, exactamente 32 años después del sismo ocurrido en 1985. Los niños estuvieron en contacto con muchas emociones fuertes, imágenes impactantes y caos.

Como padres, quisiéramos que ellos estuvieran exentos de este tipo de tragedias. Por lo menos, quisiéramos que estuvieran con nosotros en el momento en que estos desastres ocurrieran. Pero como lo vivieron ayer, muchos de los niños se encontraban todavía en la escuela, y sus padres se encontraban trabajando o en el hogar. Esto nos pone a reflexionar y a pensar que no siempre vamos a estar con ellos, incluso en fenómenos naturales tan fuertes como un sismo o un terremoto.

Nuestros niños nos han hecho muchas preguntas, unos con curiosidad y otros con miedo, pues es normal que los niños se contagien el temor y pánico entre sí. Por ello, es importante procurar permanecer con ellos después de estos siniestros.

Para explicarles a tus hijos qué ha ocurrido sin que pierdan la calma, te damos las siguientes recomendaciones:

  1. Que tus peques queden al margen de la situación: con las nuevas tecnologías, es normal que los niños tomen una tablet o celular y entren en contacto con los videos e imágenes que están circulando en las redes. Por el momento, procura que no miren los testigos de todo lo acontecido.
  2. Háblales con calma de lo acontecido: explícales con palabras sencillas qué es lo que provoca un sismo o temblor, y que los movimientos terrestres son normales (como si fuera un cuento, explícales cómo las placas tectónicas de la Tierra se mueven. La Tierra es un ser vivo que, al igual que nosotros, se mueve por dentro y necesita cambiar de posición).
  3. El pánico es normal: diles que la gente se asusta por naturaleza, pues no está acostumbrada a este tipo de acontecimientos.
  4. Deja que tu peque te haga las preguntas: evita explicaciones de más y deja que él se exprese y te haga las preguntas que le surjan, y respóndele siempre con actitud afable, y nunca muestres desesperación si te insiste.
  5. Cuéntale sobre la ayuda humanitaria: dile sobre cómo la gente se une para ayudar a otros a levantarse de esta situación. De ser posible, sé un ejemplo de ello.

Fuente: Revista Padres e Hijos