Entradas

10 estrategias para mejorar la autoestima de tu hijo

Explicamos las claves para fomentar que los niños tengan una autoestima sana.

 

Como padres, es imposible que logremos proteger a nuestros hijos de todas las situaciones y problemas que deberán afrontar a lo largo de su vida. Los niños deben crecer y desarrollarse en ambientes en que los padres no estamos presentes para echarles una mano.

Sin embargo, tenemos una herramienta fundamental para ayudar a los niños a que sean autosuficientes y puedan tomar sus propias decisiones: la autoestima

Fundamentalmente, podemos decir que la autoestima infantil se empieza a conformar en base a las relaciones que establece con las personas de su entorno cercano: padres, hermanos (si los tiene), maestros y compañeros de juego.

La autoestima se expresa a través de las emociones y sentimientos que el niño muestra y depende en buena medida de su autoimagen y de su percepción de autoeficacia. Si el niño se percibe confiado en sus propias habilidades y capacidades, lo más natural es que desarrolle una autoestima alta. En caso contrario, si el niño no confía en su potencial y tiene una mala percepción de sus capacidades y habilidades, irá consolidando ciertas ideas y sentimientos negativos hacia sí mismo, conduciendo a una autoestima baja.

 

El papel de los padres en el bienestar emocional del niño

Como padres, tenemos la gran responsabilidad de fomentar una buena autoestima en nuestros hijos.

En muchas ocasiones, la baja autoestima infantil está muy relacionada con los malos hábitos y las dinámicas relaciones disfuncionales que aprendimos de nuestros progenitores. Si no damos importancia a estos aspectos en la crianza de los niños, corremos el riesgo de que crezcan y vayan consolidando algunos sentimientos negativos y una mala percepción sobre sí mismo.

 

10 estrategias, técnicas y trucos para aumentar la autoestima de tu hijo

 

  1. Ser un modelo a seguir

Es una de las estrategias más efectivas: si eres un modelo positivo para tu hijo, él aprenderá de tu manera de ser y de hacer. Los niños aprenden imitando a los adultos. Por tanto, no es efectivo que les ordenemos tener ciertos hábitos y costumbres si luego nosotros, como padres, somos los primeros en actuar de la forma contraria.

Si el niño observa que eres una persona que no se valora a sí misma, que se está quejando todo el día y que rehúye sus tareas y responsabilidades, lo más natural es que acabe adoptando este modelo negativo y se acabe pareciendo a ti. Por este motivo es necesario que cuidemos de nuestra propia autoestima, además de nuestros hábitos y valores.

 

  1. Poner límites y normas

Es importante que como padres logremos establecer límites y normas claras para que nuestros hijos se desarrollen correctamente. Estos límites no solo le hacen saber que hay cosas que no deben hacerse, sino que les transmiten un marco de interacciones en que se pueden sentir cómodos y seguros, y por tanto sentar las bases de una buena autoestima.

Evidentemente, estos límites han de ser coherentes y razonables.

  1. Censurar el error, no la persona

Hay distintas maneras de corregir a nuestro hijo cuando comete un error: podemos regañarle y criticarle personalmente o podemos enfocar nuestra observación en la conducta inapropiada.

Es esencial que como padres entendamos que hay que evitar hacer sentir al niño excesivamente culpable del error que ha cometido, porque podría darse el caso de que asocie el error cometido con su propia personalidad. Por tanto, no debemos usar frases del estilo “no sirves para nada”Céntrate en la conducta y no emitas juicios de valor sobre el niño.

  1. Valorar el esfuerzo, no el resultado

Cuando iniciamos un camino, no debemos reducir todo al resultado final sino al reto que ha supuesto recorrerlo y en el desarrollo personal y la experiencia que hemos adquirido intentando lograr nuestros objetivos.

Hemos de ser conscientes de que el esfuerzo que hemos invertido en esa actividad que tanto nos motiva es mucho más importante que el hecho de si hemos podido llegar a los objetivos que nos habíamos propuesto, o no. Por esta razón es fundamental que valoremos el esfuerzo de los niños, incluso en el caso de que por alguna circunstancia no haya podido realizarla con éxito. De este modo podremos hacerle notar que si se esfuerza en las cosas podrá ir avanzando adecuadamente, y que los obstáculos que se vaya encontrando solo serán temporales.

  1. Detectar y corregir sus creencias limitantes

El pensamiento racional de los niños pasa por distintas fases de maduración, y esto implica que no siempre sigan una coherencia lógica. En ocasiones, pueden estar nutriendo ciertos pensamientos irracionales y erróneos sobre ellos mismos, cosa que puede afectar negativamente a su autoestima.

Si identificas alguna de estas creencias limitantes o equivocadas, es importante que hagas lo posible para corregirla, a fin de que no se consolide en su mente. Por ejemplo, debemos evitar que tengan manías sobre su aspecto físico o que duden sobre sus capacidades intelectuales. Debemos enseñarles a quererse a sí mismos tal como son. Debemos ayudar a nuestros hijos a mirarse a sí mismos con objetividad, para que puedan conformar un autoconcepto realista y positivo.

  1. Demostrar amor incondicional hacia tu hijo

Muchos padres cometen un error en común: incentivan que los hijos tengan que “ganarse su amor” portándose bien o cumpliendo con ciertos logros académicos o de cualquier otro tipo. Si les hacemos ver que nuestro afecto no es incondicional, el niño basará su autoestima en la aprobación de los demás y estaremos fomentando que tenga una personalidad retraída.

Para evitar esto, los padres debemos ofrecer nuestro amor incondicional hacia ellos. Esto no quiere decir que debamos tolerar las conductas negativas, pero sí que tenemos que hacer notar nuestra comprensión y afecto a pesar de que el niño pueda cometer errores y tener algunas limitaciones. En los malos momentos, por ejemplo cuando ha cometido un error que lo ha hecho sentir mal, es cuando un hijo más necesita saber que le apoyamos y que nos sentimos muy orgullosos de él.

  1. Incentivar que el niño asuma ciertos riesgos

Los padres sobre protectores crían niños con una baja autoestima. Si no dejamos que nuestro hijo pueda poner a prueba sus habilidades y capacidades, no logrará saber cuáles son sus límites y por tanto no podrá mejorar sus aptitudes, con lo cual estaremos fomentando que sea un niño inseguro y miedoso.

Por consiguiente, conviene que ya desde edades tempranas estimulemos a nuestros hijos a enfrentarse a ciertos retos, incluso cuando pueda suponer un riesgo, eso sí, controlado. Esto les permitirá ir mejorando en sus habilidades y ampliar su mundo. Es importante recalcar que la identidad del niño se va construyendo a través de cada nueva experiencia, por tanto no es adecuado limitar su campo de acción.

  1. Dejar que el pequeño cometa errores

Cada error es un nuevo aprendizaje. No debemos caer en la tendencia de dirigir excesivamente la vida del niño, porque estaremos limitando sus posibilidades de aprender y salir reforzado tanto madurativamente como en la confianza hacia sí mismo. Las lecciones de vida que se aprenden en cada experiencia pueden ser importantes para su desarrollo.

Debemos fomentar que los niños, lejos de experimentar frustración, experimenten con nuevos retos y les apoyemos cuando lo requieran para que puedan ir escalando en sus habilidades cognitivas y en su autoconfianza.

  1. Evitar exagerar sus logros y aptitudes

Una buena autoestima no es lo mismo que una autoestima inflada artificialmente, sino que tiene su fundamento en un autoconcepto equilibrado y realista. Por tanto, no debemos tratar de halagar al niño todo el rato y exagerar sus aptitudes y logros personales, sino que simplemente hay que dejarle constancia de sus buenos resultados gracias al esfuerzo y al empeño que él ha puesto en la tarea.

De hecho, el querer exagerar las virtudes de los hijos puede llegar a tener el efecto contrario al que desearíamos, puesto que podemos bajar su autoestima. Entonces, si por ejemplo se le da bien jugar a fútbol, podemos hacérselo saber y motivarle, pero no es buena idea meterle en la cabeza que será el próximo Leo Messi, porque puede cargar con una presión excesiva y nada realista.

 

  1. Pasar tiempo de calidad con él

Una buena idea para ayudar a desarrollar una buena autoestima en tu hijo es conseguir que comprenda que él es muy importante para ti. Para eso, debes intentar dedicarle tiempo de calidad.

Ya sabemos que la vida adulta está lleno de horarios y obligaciones que no nos permiten estar todo el tiempo que desearíamos junto a nuestros hijos. Si no puedes atenderle en un momento en concreto, es preferible que se lo hagas saber y que en otro momento le dediques tu atención. El niño ha de notar que, aunque no podemos estar con él siempre que quisiéramos, tenemos un gran interés en atender sus necesidades y aportarle todo el cariño posible.

 

Fuente : psicologiaymente.com

Esto es lo que puede pasar si un niño se queda encerrado dentro del coche

Los niños no deben quedarse solos dentro de un coche, y mucho menos cuando no tienen ninguna posibilidad de salir por sus propios medios, y menos aún cuando estamos en verano y el vehículo se encuentra aparcado al aire libre mientras se está calentando por el sol.

En ninguna circunstancia, sin embargo, por mucho que se explique lo que ocurre cuando la temperatura en el interior del coche se eleva (puede subir de 10 a 15 grados en 15 minutos), puede que nos cueste imaginar lo que ocurriría, por eso creo que todos deberíamos ver este vídeo que hemos encontrado en Bebés y Más.

Sólo dura siete minutos, a lo largo de los cuales seguimos los hechos que suceden al ‘abandono’ de un bebé dentro del coche, mientras la madre entra a comprar con las consiguientes distracciones (pedir consejo a los empleados, encontrarse a una conocida, atender los mensajes del teléfono, esperar la cola en la caja,..).

Porque (no nos engañemos) es casi imposible controlar al cien por cien el tiempo que pensamos dedicar a comprar, y esto es razón suficiente para no dejar a nuestro hijo encerrado en el coche

Y si – además – somos conscientes de que la temperatura corporal de los pequeños, sube de tres a cinco veces más rápido que en un adulto, y que la hipertermia puede ocurrir en sólo 20 minutos (a todas luces, esto es menos de lo que tardaríamos, aunque el volumen de la compra sea pequeño), no necesitamos ninguna explicación más. A los niños, no se les deja solos en el coche, porque el tiempo que pretendemos ahorrar se puede volver en nuestra contra.

‘One desition’ está producido por Red Castle, y en él (además de seguir los movimientos de la madre mientras compra), observamos cómo el niño empieza a sudar, a inquietarse, después a llorar pidiendo ayuda, y finalmente queda inconsciente.

Un niño muerto cada diez días en estas circunstancias en Estados Unidos, es una cifra que alarma. Y si debemos ser responsables como padres, en caso de convertirnos en espectadores por presenciar a un pequeño dentro del coche sólo, no debemos demorar nuestra actuación (llamar a la policía y si es necesario forzar la puerta – o romper el cristal como hace uno de los protagonistas -), porque lo que está en juego es una vida.

La mayoría de las víctimas por hipertermia tienen entre 0 y cuatro años, aunque dentro del coche, un niño puede sufrir otros accidentes como quedar atrapados por una ventana, o poner en marcha accidentalmente el vehículo.

Espero que la difusión de este vídeo ayude a mejorar la consciencia social hacia este tema tan delicado.

Fuente: bebesymas.com

Cómo evitar el abuso de menores, el secuestro y el maltrato

DEJA de dejar a tus hijos con los novios que apenas conoces.
DEJA de dejar que cada miembro de la familia los cuide porque es gratis.
El abuso de menores, la violación, el secuestro, el maltrato, etcétera, es real y es una herida que nunca sanará.

•Los niños NO deben ir a la tienda solos.
•Los niños NO se quedan en el auto en lo que bajas rápido a comprar algo (aunque este cerquita)
•Los niños NO se deben acostumbrar a andar con cualquier persona.
•Los niños NO deben salir a jugar sin supervisión.
•El hermano mayor NO debe cuidar a sus hermanitos. No es su responsabilidad.
•Los niños NO deben estar en un ambiente dónde se consuma alcohol (aunque esté tranquilo) NUNCA.
•Los niños NO deben estar cerca de personas inestables o con malas costumbres.
•Los niños NO deben dormir en una y otra y otra casa.
•Los niños NO deben convivir con todos los amigos de papá o mamá, no es necesario; no todos son buenas personas.
•Ellos NO tienen la decisión en sus manos.
•Ellos NO saben de peligro.
•Ellos NO saben de maldad.
•Ellos NO saben de odio.
•Ellos NO saben que existen personas con malas intenciones.
~Los niños SON inocentes, son ingenuos~ ¡Son Niños!~

Nuestra responsabilidad es protegerlos de TODO y de TODOS, aunque no sean nuestros propios hijos.

Los tiempos que ahora viven los niños, nunca serán los mismos de cuando nosotros fuimos pequeños.
“Cuidemos de nuestros niños”

Fuente: @mariaampudiagonzalez

¿Qué son y dónde están las zonas de seguridad en tu hogar en caso de terremoto?

Siempre que hablamos de sismos y de adoptar medidas de prevención, solemos enfocarnos a lo que debemos y no hacer en la escuela y la oficina. Pocas veces prestamos atención a la seguridad de nuestra familia en casa. ¿Sabes acaso cuáles son las zonas seguras?

Las zonas de seguridad en tu casa son aquellas que ofrecen mayores garantías para estar más seguros en caso de una catástrofe como los terremotos y se debe acudir a ellas, si no es posible salir al exterior.

De acuerdo con especialistas en Protección Civil, la zona de seguridad es el punto más resistente y fuerte de una vivienda. Este punto se encuentra en el espacio con el mayor número de columnas o muros de apoyo. Por lo general, el pasillo junto al baño tiene la estructura más firme.

Debes asegurarte de que en la zona de seguridad:

  • No haya cilindros de gas envasado.
  • No pasen tubos de gran tamaño.
  • No haya repisas, libreros o cristales.
  • Fijes a la pared los cuadros, armarios y espejos.
  • Las lámparas y candiles al techo estén perfectamente fijos.

En caso de sismo, debes ubicarte en la zona de seguridad y agacharte. Tapa tu cabeza con las manos y pégala a las rodillas. En caso de que caiga escombro, esta posición evitará que te lastimes.

Aunque en el pasado se recomendaba ubicarse debajo de una mesa o algún mueble firme, esta medida de seguridad ya no es viable. Los materiales que se usan ahora no son lo suficientemente resistentes para soportar la caída de un objeto pesado, así que no te ofrecen ninguna protección.

De cualquier manera, es mejor que te coloques en la zona de seguridad, y en cuanto pase el sismo, salgas de casa.

Recuerda que todos los sismos vienen acompañados de una o varias réplicas, así que cuando estés en la calle, evita los edificios con ventanales y los puntos en los que haya cables de energía eléctrica. Trata de situarte en algún parque o camellón.

Si vives en una zona terremotos, para prevenirlo en todo lo posible recurre a un experto que analice tu vivienda para identificar los lugares más seguros para resguardarse, cómo actuar con el fin de que se produzcan menos daños y estés más protegido y qué medidas debes tomar para ponerte a salvo y, una vez pasado el terremoto, sobrevivir.

¡Ah! Por favor, no permitas que tu familia regrese a casa hasta que algún especialista haya verificado que no hay daños estructurales.

Fuente: ideasqueayudan.com

Cómo cuidarte en los períodos de lluvia

 En los períodos de lluvia, es importante que te cuides y protejas, ya que las posibilidades de que contraigas una enfermedad respiratoria, son altas.

1- No dejes depósitos de aguas en cualquier lugar de tu casa o de tu colegio, ya que se pueden originar criaderos para diversos mosquitos, los cuales pueden transmitirte enfermedades como el dengue, chikungunya o zika, además de dejarte lesiones en el sitio de la picadura.

 

¡Cuídate! Y así evitarás enfermarte.

 

2- Evita bañarte en la lluvia, “ya que esta agua puede provenir de algunos techados contaminados con excremento de animales o con cualquier sustancia productora de enfermedades” indicó la especialista.

 

Si inevitablemente te mojaste con la lluvia, al llegar a tu casa, báñate.

 

3- Cúbrete de la lluvia con un impermeable o con cualquier otra vestimenta u objeto, que te impida tener contacto directo con el aguacero.

 

Cuando el tiempo se torne lluvioso, lleva un paraguas contigo.

 

4- Refuerza el incremento de alimentos ricos en vitaminas C, como la piña, las naranjas, las fresas,las frambuesas, los arándanos y los limones, los cuales te ayudarán a prevenir una gripe.

 

Comer frutas te ayudará a ser un niño sano y fuerte.

 

5- Evita salir en los períodos de lluvia y de fuertes vientos, para evitar una enfermedad, expresó Suaza.

 

Si no puedes salir de tu casa porque la lluvia te lo impide, aprovecha el momento para leer un libro o ver una película con tu familia.

Si pones en práctica estos consejos, tendrás menos probabilidades de contagiarte de un virus y de padecer una enfermedad respiratoria.

 Fuente: panorama.com.ve

Consejos para cuidar la voz si eres docente

Los docentes tenemos como herramienta vital de trabajo la voz, esa que nos genera poder trabajar, es también la responsable de las múltiples visitas al medico, los profesores nos enfermamos con mucha frecuencia de la garganta, terminamos afónicos, dolidos y en muchos casos hasta incapacitados para poder trabajar un tiempo o de por vida.

En este articulo te decimos como cuidar tu valiosa voz.

Aunque existen muchos factores que pueden provocar trastornos vocales, casi en el 80% de los casos está originado por un mal uso o sobre esfuerzo de las cuerdas vocales. Trabajar diariamente con la voz, sin periodos de descanso, así como gritar o elevar el volumen puede llegar a provocar desde la aparición de síntomas como irritación o dolor de garganta, hasta generar roquera o la pérdida total de la voz.

También es habitual la aparición de problemas en la garganta ante tensiones musculares acumuladas por el estrés o si se tienen una mala técnica vocal, que es muy común entre docentes. Además, se deben tener en cuenta otros factores que pueden influir, como las condiciones ambientales del entorno laboral o las alergias estacionales.

Consejos para cuidar la voz: 

1- No gritar de forma habitual, controlar el volumen de la voz y evitar hablar mucho tiempo en lugares ruidosos.

2- No fumar y evitar ambientes cargados de humo.

3- Limitar el consumo de bebidas alcohólicas. El alcohol irrita la mucosa que reviste la garganta.

4- Evitar ingerir bebidas muy frías y beber mucha agua, ya que la pérdida de líquido seca la voz.

5- Incluir en la dieta alimentos que contengan vitaminas A, E y C.

6- Tratar las alergias, catarros y reducir el consumo de alimentos (chocolate, quesos fermentados, picante,…) y bebidas (café, té, alcohol,…) que puedan provocar que el ácido del estómago se desplace hacia el esófago y la garganta.

7- Intentar evitar ambientes con mala climatización o cambios bruscos de temperatura.

8- Si se van a realizar esfuerzos intensos y de larga duración, pueden utilizarse medicamentos homeopáticos de forma preventiva para ayudar a prevenir las cuerdas vocales.

9- Ante las primeras sensaciones de malestar, consulte a su médico o farmacéutico, el dolor de la garganta es síntoma suficiente para visitar a tu doctor.

10- Evitar forzar la voz cuando está dañada. Si ya tienes síntomas de afonía, no debes hablar.

Ejercicios para cuidar tu voz:

Te recomendamos realizarlos diariamente antes de comenzar la jornada de trabajo:

Relajación:

-Girar la cabeza lentamente hacia la derecha e izquierda, hacia delante y hacia atrás y hacia los hombros alternativamente 10 veces.

-Girar los hombros en círculo de forma alternativa muy lentamente 10 veces. -Girar el tronco sobre la cintura en círculo, primero hacia la derecha y luego hacia la izquierda 6 veces.

-Girar las caderas en círculo en ambos sentidos 10 veces.

Respiración:

– De pie o sentados inspirar aire por la nariz soltarlo por la boca poco a poco, intentando producir el sonido \tsss expulsando el aire lo mas lentamente posible 2 o 3 veces seguidas.

– Tomar aire en 4 tiempos soltarlo en otros 4, realizando siempre una respiración costo diafragmatica.

Relajación y fortalecimiento bucal:

– Con la boca cerrada, sacar los labios un poco hacia fuera como si fuéramos a besar y subir y bajar la mandíbula en esa posición.

– Arrugar toda la cara como poniendo un gesto de asco o desprecio y estirarla después como en gesto de asombro.

-Contraer los pómulo simulando una sonrisa soltarlos dejando toda la musculatura relajada.

-Sacar la lengua estirándola durante unos segundos y la volver a meterla en la boca.

Ejercicios vocales:

-Con los labios juntos, dejamos escapar el aire y los hacemos vibrar notando un cosquilleo o vibración como imitando el sonido de un avión.

-Emitir sonido de “R” continua con la lengua vibrando con el paladar duro como imitando el sonido de un camión.

-Emitir el sonido nasal “M” o “N” durante unos segundos. -Emitir las vocales en forma áfona (sin sonido).

Tips que debes considerar en el aula: 

1- Hablar de frente a los alumnos y disponerlos en circulo, mejora la distribución del sonido.

2- Utilizar pizarra  acrílica con marcador, la tiza genera ese “polvillo” que hace destrozos en la garganta.

3- Tomar alumnos ayudantes.

4- Ayudarse con el grabador para canciones.

5- Dar importancia a los recursos no vocales para llamar la atención de los alumnos: instrumento musical, silbato, puntero luminoso, etc)

6- En ambiente ruidoso acercarse al alumno para hablar o llamar la atención.

7- No usar la voz cuchicheada o susurro.

8- Mantener un nivel de volumen bajo en equipos de audio.

9- Proyectar la voz y hablar en un tono claro y óptimo.

10- Evitar hablar muy agudo o muy grave.

11- Se aconseja pre calentar la voz con ejercicios suaves al principio del día. ( lee los consejos arriba en este articulo)

12- No utilizar la voz hasta agotarla cuando la note tensa o sienta disfonía, dolor de garganta o ardor de estómago, debe parar.

13- Mantener la cabeza alineada con el eje vertical de la columna vertebral. (buena postura)

14- Alternar las posturas durante la clase: sentada, parada, con desplazamiento.

Cuéntanos, aparte de estas generalidades que a más de uno le funcionan, ¿como cuidas tu voz?

Fuente: licenciadajimenez.blogspot.com

Beneficios del contacto con la naturaleza en niños

Descubre los beneficios de que tu pequeño disfrute de todo tipo de ambientes naturales.

Muchos recordaremos cuando éramos niños y como nos encantaba ir a jugar debajo de la lluvia, saltar charcos, jugar con tierra y trepar árboles. La naturaleza nos brindaba mucha diversión a pesar de que, llegando a casa, nuestros padres seguramente nos llamarían la atención.

De niños tal vez no lo hubiéramos creído, pero también nuestros papás, y los papás de nuestros papás, se empapaban en las calles, hacían pasteles de lodo e iban jugando a tener aventuras en los parques llenos de mugre y humedad.

El contacto de los niños con el ambiente es algo más natural de lo que podemos imaginar, incluso tiene su lado antropológico: dentro de nosotros hay rasgos que nos llaman a convivir con la naturaleza plenamente. De ahí que a muchos nos agrade andar descalza en el pasto, sumergirnos en un lago o tomar agua de lluvia.

Esta relación con la naturaleza tiene muchos beneficios para nuestro organismo, especialmente cuando somos niños: nos hace sentir conectados con nuestro entorno, nos genera tranquilidad y armonía.

Además, es una forma de generar defensas en el cuerpo: jugar con tierra y agua nos hace más resistentes a los virus y bacterias. Es como si nuestro cuerpo, de manera inconsciente, buscara aquello que necesitamos para terminarnos de desarrollar y fortalecer.

Por si fuera poco, los niños que están en contacto con la naturaleza son más responsables y respetuosos con su entorno: generan conciencia sobre el cuidado del ambiente, valoran más los pequeños detalles y son menos propensos a desarrollar adicciones como el tabaquismo.

Y sin duda, los pequeños amantes de la naturaleza serán más propensos y hábiles para desarrollar algún deporte, lo que les ayudará en su desarrollo físico, mental y emocional.

Permite que tu pequeño disfrute plenamente de su entorno, siempre y cuando no sea enfermizo o tenga alguna alergia. Si no lo sabes, su cuerpo lo irá desvelando poco a poco mientras esté en contacto con la naturaleza. Él aprenderá mucho de sí mismo

www.padresehijos.com

Las palabras tienen gran poder ¡Cuídalas!

De las palabras depende, muchas veces, la felicidad o la desgracia, la paz o la guerra.

Una palabra es capaz de arruinar algo por lo que hemos luchado o que hemos tardado mucho tiempo en construir y una palabra es capaz de regenerar y de curar.

No se las lleva el viento, dejan huella y jamás se pueden recuperar una vez que han salido de nuestra boca.

Los griegos decían que la palabra era divina y elogiaban el silencio.

Con palabras insultantes, despectivas o agresivas hacemos daño a las personas provocando heridas, creando resentimientos y dolor que, tarde o temprano, se volverán en contra nuestra.

Una palabra irresponsable puede encender discordias. Una palabra cruel puede arruinar una vida. Una palabra con resentimiento puede causar odio. Una palabra brutal puede herir o matar.

Una palabra amable puede suavizar las cosas y hacer que una verdad sea aceptada. Una palabra alegre puede iluminar el día. Una palabra oportuna puede aliviar la carga. Una palabra de amor puede curar y dar felicidad.

Son la manifestación de nuestro mundo interior, por ello hemos de cuidar nuestro lenguaje. Si nuestras palabras son amables, los ecos que escucharemos también lo serán.

Los pensamientos se convierten en palabras y muchas enfermedades son producto de nuestros pensamientos. Cuida tus palabras.

De ti depende si las usas para bien o para mal, tanto para ti como para los demás.

Cuando estés airado/a o resentido/a, no hables.

Cuídalas. Las palabras tienen poder.

Existen palabras que todos conocemos, que todos sabemos que tienen mucho poder, como por ejemplo: Perdón, gracias, paz, guerra, amor, conciencia, felicidad… Coméntanos tu palabra poderosa favorita!!!

Fuente: ojodeltiempo.co