Entradas

La contaminación del aire y sus graves efectos en la salud

Crisis. La polución incide directamente en enfermedades respiratorias y cardiovasculares como el infarto, la angina de pecho, neumonía, sinusitis, rinitis, el ictus o la insuficiencia cardíaca.

Nathalia Romero
Santo Domingo

El aire que respiramos lo es todo. Una atmósfera contaminada propicia el origen de enfermedades respiratorias y cardiovasculares.

Según la Organización Mundial de la Salud, una de cada nueve muertes en todo el mundo es el resultado de condiciones relacionadas con la contaminación atmosférica. Es por esta razón que respirar un aire limpio y sin riesgos para la salud es un derecho inalienable de todo ser humano.

Consecuencias

Se han estudiado hasta cien patologías distintas relacionadas con la contaminación, desde problemas bronquiales, enfermedad obstructiva crónica, asma, cáncer de pulmón, derrame cerebral, hipertensión, arterosclerosis, enfermedades neurodegenerativas como el parkinson y el alzheimer. Pero sobre todo tiene una acción directa sobre el aparato cardiovascular.

De acuerdo a datos de la OMS, el 80% de la contaminación ambiental impacta sobre la salud cardiovascular (anginas, infartos, insuficiencia respiratoria).

En concreto, es responsable directa de 3,3 millones de muertes: cardiorespiratorias; 2,1 millones por ECV y 1,1 millones por ictus isquémico y/o hemorrágico.

Para el doctor José Luis Palma, especialista en cardiología, esto representa la primera causa de morbilidad y mortalidad por delante de factores de riesgo cardiovascular tradicionales, como el tabaco, la obesidad, la diabetes o el colesterol alto.

Lo que dicen las consultas

Los pacientes que recibe la neumóloga Clara Méndez, en su consultorio cada día, en su mayoría sufren de asma, infecciones agudas de las vías respiratorias altas y bajas, neumonía, sinusitis, rinitis. y bronquitis.

Para la especialista, estas enfermedades tienen que ver mucho con la contaminación del aire exterior, así como también del aire interior.

“Mucha gente se envenena en su propia casa o en su trabajo y no se da cuenta”, subraya la doctora.

Contaminación del aire en los interiores

En un artículo publicado por la BBC, Matthew S. Johnson, jefe científico de Airlabs, una firma que instala alrededor del mundo tecnología de filtros de aire, explicó que el aire interior contiene todo el tipo de contaminación que tenemos en el exterior, además de lo que se agrega dentro de un edificio, como cocinar y los gases de los productos de limpieza y materiales de construcción.

Medidas preventivas

Según los especialistas y la OMS, se pueden tomar muchas medidas para prevenir que la contaminación del aire afecte de forma negativa nuestra salud, entre las que están:

-Utilizar purificadores de aire con filtros HEPA en casa.
-Olvidarse del consumo de tabaco y de los famosos “vape”.
-Limitar el uso de repelentes contra insectos, ambientadores de hogar. Pueden contener compuestos orgánicos volátiles y benceno que pueden ser liberados con la fragancia cuando se utilizan.
-Elegir caminar o ir en bicicleta ya que esto además de reducir la contaminación, ayuda a la salud física y mental.
-En el hogar, desenchufar los aparatos electrónicos que no estén en uso.
– No dejar luces encendidas cuando no se necesita: Utilizar lámparas de bajo consumo, las que además de ahorrar energía cuidarán tu bolsillo.
– Tener en cuenta que los ventiladores consumen menos energía que el aire acondicionado.
– Tener plantas en el hogar. Las plantas convierten el carbono en oxígeno, lo que ayuda a disminuir la contaminación del ambiente.
-Evite caminar por calles concurridas en horas pico- y si lleva consigo a un niño pequeño, tratar de levantarlo por encima del nivel de los tubos de escape de los vehículos.
-Evitar pasar tiempo en puntos específicos con una alta densidad de tránsito, por ejemplo, cerca de automóviles detenidos en semáforos.
-Cuando desee hacer ejercicio al aire libre, tratar de hacerlo en zonas menos contaminadas.
-Evitar utilizar el vehículo en días altamente contaminados.
-No quemar residuos, ya que el humo producido daña nuestra salud.
-Elimina los olores “a la manera verde”. Cada vez que se utilizan fragancias artificiales se liberan los dañinos COV (compuestos orgánicos volátiles), que también pueden surgir de las pinturas sintéticas y las alfombras.

(+) Sepa Más

Contaminación del aire interior

Datos y cifras.

-3,000 millones de personas cocinan y calientan sus hogares con fuegos abiertos y cocinas en los que queman madera, excrementos de animales o residuos agrícolas y carbón.
-Cada año, 4 millones de personas mueren prematuramente por enfermedades atribuibles a la contaminación del aire de los hogares.
-Más del 50% de las muertes por neumonía en menores de 5 años son causadas por partículas inhaladas en interiores con aire contaminado.

 

Por qué es importante el aire que respiramos

Carolina Jiménez
[email protected]
Santo Domingo
De acuerdo al objetivo central de Semana de la Geografía 2019, “crear conciencia sobre la importancia de desarrollar planes de manejo para reducir la generación de los residuos sólidos que se producen en los centros educativos, los hogares, y en las comunidades”, resaltamos la importancia que tiene llevar a cabo estos planes para cuidar nuestro medio ambiente desde los factores fundamentales para la vida de los seres vivos.
El aire que respiramos…
Al igual que el agua, el aire es fundamental para la vida de los seres vivos. Tanto así que debemos tener conciencia que de su calidad dependen nuestras vidas; la salud, el buen funcionamiento y actividad del organismo, la adecuada circulación sanguínea, el buen funcionamiento del cerebro y, en resumen, la mayor duración y calidad de vida.

Se dice que podemos sobrevivir más de cuarenta días sin ingerir alimentos y unas cuantas jornadas sin líquidos, pero apenas unos minutos sin respirar.

Además de la importancia del aire para nuestra salud y vivencia, este es el responsable de que las plantas puedan realizar la fotosíntesis, y de que podamos protegernos de la radiación solar.

Un hecho lastimoso es que el aire que respiramos cada vez está siendo más contaminado. Según el portal de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, Medline Plus, “la contaminación del aire es una mezcla de partículas sólidas y gases”. También indica que las emisiones de los automóviles, los compuestos químicos de las fábricas, el polvo, el polen y las esporas de moho pueden estar suspendidas como partículas. Otro componente señalado como contaminador del aire en las ciudades, es el ozono.

Ariadna García, bióloga, explica en el portal ecologiaverde.com la importancia del aire para los seres vivos; la fotosíntesis, capa de ozono, fuente de agua, viento y efecto invernadero.

Fotosíntesis: Las plantas y el resto de los organismos fotosintéticos utilizan el dióxido de carbono presente en el aire como fuente de carbono para crear sus estructuras y obtener energía.

Capa de ozono: García define la capa de ozono como una capa de la atmósfera que contiene ozono (O3) y se encuentra entre la troposfera y la estratosfera. La bióloga dice que debido a la gran contaminación atmosférica, dicha capa se ha debilitado y se ha creado lo que se llaman “agujeros” de la capa de ozono. Esto provoca graves consecuencias sobre la salud y el desarrollo de la vegetal.

Fuente de agua: Como bien se mencionó en el inicio de este artículo, el agua y el aire son fundamentales para la vida. García argumenta que: “El aire contiene un gran porcentaje de vapor de agua, este forma las nubes. Cuando las nubes se elevan y se enfrían a causa de la disminución de la temperatura el vapor de agua se convierte en precipitación, y que cae a la superficie terrestre en forma de agua, hielo o nieve. Una vez que se produce la precipitación los seres vivos disponen de agua líquida para hidratarse, como medio de vida donde crecer y reproducirse, para sus reacciones metabólicas, etcétera”.

Viento: García lo define como aire en movimiento. “El viento influye en el clima tanto a nivel local como global y en zonas de costa es responsable del oleaje. El viento también es capaz de transportar nutrientes y microorganismos a distintos lugares. Muchas plantas también dependen del viento para la polinización y la dispersión de sus frutos. Algunos seres vivos como insectos, aves o mamíferos necesitan del viento para poder volar y migrar a otros lugares en busca de territorio, alimento y pareja. Para los seres humanos el viento es un recurso económico muy importante pues gracias a este movimiento del aire podemos obtener energía limpia y barata”, enfatiza.

Efecto invernadero: La bióloga explica que a priori este efecto suele ser considerado como una consecuencia negativa de la contaminación atmosférica, pero que en realidad es importante para la vida en la Tierra. “Gracias a gases como el dióxido de carbono o el metano se crea en la atmósfera una capa de gases que permiten la entrada de los rayos solares, pero no su salida. Esto hace que la Tierra tenga una temperatura adecuada para que exista agua líquida sobre su superficie la cual es imprescindible para el desarrollo de la vida”, argumenta.

Sustancias que contaminan el aire

Aparte de las ya mencionadas, otras sustancias que se consideran contaminantes para nuestro medio ambiente son las sustancias sólidas, óxidos de azufre y nitrógeno, anhídridos y materiales y ácidos orgánicos. Se explica que “cuando entran en contacto con el aire, estos compuestos inciden sobre toda la población, afectando en mayor medida a las personas más vulnerables, que son los enfermos, los ancianos y los niños”.

Una de las contaminaciones más peligrosas, aunque no parezca, es la producida por los vehículos y los motores de combustión o explosión. Esto a causa de la gran cantidad de plomo, benceno, óxidos de carbono e hidrocarburos que emite.

Todo indica que la contaminación atmosférica debida a emisiones masivas de sustancias nocivas al aire altera de forma considerable el delicado equilibrio natural y armónico de medio ambiente.

Así afecta la contaminación del aire a nuestro cuerpo y a nuestras vidas

Cada cierto tiempo saltan todas las alarmas en las grandes (y no tan grandes) ciudades y en las noticias empiezan a hablar de la contaminación del aire.

A nadie se le escapa que la polución hace que nos cueste respirar, que nos resulte menos placentero hacer deporte al aire libre y, en casos como Madrid, que se puedan ver partículas de “porquería” en el ambiente. Sin embargo, ¿tenemos realmente claro cómo afecta la contaminación de aire a nuestras vidas?

Es de sabiduría popular que el tráfico y las fábricas son los principales contaminantes de nuestras ciudades. En especial, la contaminación de los coches, camiones y todo tipo de vehículos motorizados afecta a los lugares en los que vivimos y lo más peligroso es que no se ve.

La contaminación del aire en España

En España, el 95% de la población se ve afectada por la contaminación del aire que respiras. Es decir, alrededor de 45 millones de personas respiran aire contaminado. Así lo dice un informe de Ecologistas en Acción basado en las recomendaciones que da la Organización Mundial de la Salud (OMS) para medir la polución.

¿Qué podemos encontrar en el aire que respiramos?

Uno de los contaminantes más peligrosos al que nos enfrentamos a diario es el dióxido de nitrógeno que sale de los tubos de escape y de las llantas. Este llega directamente a nuestros pulmones en forma de partículas microscópicas, sin que podamos hacer nada para evitarlo.

Las partículas más grandes se quedan en la nariz, pero las más pequeñas recorren nuestro cuerpo hasta llegar al cerebro y a los nervios que lo conectan. Los expertos dicen que estas partículas provocan enfermedades cardíacas, pulmonares y asma.Además, hay indicios de que pueden interrumpir las conexiones entre neuronas y, por tanto, provocar demencia.

¿Cómo atajar el problema de la contaminación del aire?

Según Ecologistas en Acción, es un problema que “debería abordarse como un problema de primer orden“, ya que provoca casi 20.000 muertes prematuras al año por afecciones que se derivan de la contaminación del aire.

Algunas ciudades del mundo ya han decidido abordar la contaminación reduciendo el tráfico motorizado en sus núcleos urbanos y favoreciendo la utilización del transporte público. Lo único que se necesita es voluntad política y dejar de mirar hacia otro lado: la contaminación del aire es un tema muy serio que necesita atajarse lo más rápido posible.

Fuente: muhimu.es

Bacterias, ¿la nueva amenaza para los astronautas?

La vida en el espacio no es para cualquiera: los astronautas deben estar preparados para afrontar todo tipo de cambios físicos y mentales relacionados con la falta de oxígeno, lapérdida de masa muscular, la alteración del sentido del equilibrio, la exposición a radiaciones, las pocas horas de sueño y la proliferación de bacterias ultrarresistentes. Este último punto está siendo estudiado por profesionales de la NASA dado que, a diferencia de lo que se cree, el espacio no sólo no está libre de gérmenes sino que es un lugar propicio para su desarrollo y propagación.

Muchos microbios pueden ser llevados al espacio por los humanos y allí vivir y reproducirse sin ningún tipo de problema: incluso en agosto de este año astronautas rusosencontraron restos de plancton y otros organismos vivos en la cubierta exterior de laEstación Espacial Internacional (EEI), demostrando que pueden permanecer intactos a las temperaturas bajo cero, la falta de oxígeno y la radiación cósmica. Esto está derivando en nuevas investigaciones que buscan entender cómo el ambiente de la microgravedad afecta a su crecimiento, un dato especialmente importante para asegurar la integridad de los cosmonautas en las próximas misiones espaciales.

Sucede que las personas que están fuera de la Tierra presentan un sistema inmunológico debilitado y al entrar en contacto con bacterias tienen mayor riesgo de infección. Incluso aquellas como la Salmonella typhimurium –causante de la salmonelosis- se vuelven más virulentas y peligrosas en el espacio: en 2009 la NASA confirmó que el ambiente de ingravidez confunde a este tipo de organismos y los hace creer que están dentro de intestinos humanos, volviéndose entre tres y siete veces más agresivos. De acuerdo a Cheryl Nickerson, investigador de la agencia estadounidense, “las simulaciones realizadas por computadora mostraron que la cantidad de fricción ocasionada por los líquidos que experimenta la bacteria en el ambiente de ingravidez es parecida a la que existe en la pared intestinal”.

La NASA también estudió cómo algunas bacterias que no suelen causar problemas de salud en la Tierra sí lo hacen en el espacio. En 2010 se cultivaron  muestras del patógeno Pseudomonas aeruginosa en el trasbordador espacial Atlantis STS-132, encontrando que en territorio de ingravidez suele tener mayor cantidad de células vivas, biomasa y grosor que en el planeta. De acuerdo a  Cynthia Collins, autora del estudio, esta es la “primera evidencia de que el vuelo cósmico afecta al comportamiento comunitario de las bacterias, poniendo en relieve la importancia de comprender la interacción humano-microbio para prevenir y obtener beneficios más allá del espacio”.

Este tipo de investigaciones no sólo sirven para resguardar a los astronautas en las futuras misiones espaciales sino que además conducen a nuevos métodos de detención y tratamiento de enfermedades en la Tierra. Por ejemplo, estudiar la salmolena a bordo permitió identificar la proteína Hfq, que aumenta la virulencia y podría servir para el desarrollo de terapias y vacunas.

¿Por qué evitar la contaminación en el espacio?

Estudios realizados este año por la EEI demostraron que los microbios de la Tierra pueden sobrevivir a los viajes espaciales y contaminar a otros planetas, lo que podría alterar las misiones relacionadas con la búsqueda de organismos extraterrestres.

Luego de simular el ambiente de Marte, los investigadores encontraron que algunas bacterias -Bacillus pumilus SAFR-032 y Bacillus subtilis 168, especialmente adaptadas para hacer frente a las condiciones ambientales extremas-  podrían sobrevivir hasta 30 minutos en el lugar. Las mismas también serían capaces de mantenerse intactas durante unos 18 meses en las inmediaciones de la EEI.

Teniendo en cuenta estos resultados, especialistas de la NASA y de otros organismos espaciales explican que los métodos actuales para reducir microbios en las naves -tales como la radiación ultravioleta (UV) y el tratamiento con peróxido- podrían ser inadecuados. La intención ahora es investigar otras técnicas que minimicen el riesgo de contaminación y estar alertas antes de arrojar nuevos resultados: “estos datos previenen a los científicos de identificar incorrectamente a organismos, creyendo que son nativos cuando en realidad llegaron en naves espaciales. Esto es algo bueno porque nadie quiere ser responsable de una invasión extraterrestre en Marte”, concluyeron desde la NASA.

Fuente: enespanol.tudiscovery.com

Qué árboles puedes plantar según la zona y el espacio

Hoy es el Día Nacional del Árbol en la República Dominicana y es preciso concienciar sobre el árbol en una media isla cuyo principal tesoro es la naturaleza. El país depende de los árboles para obtener el agua, suelo protegido y prevenir el efecto invernadero, entre otros muchos beneficios. Por esto es mandatorio cuidar las áreas protegidas.

A los fines de  reforestar, los ecólogos y medioambientalistas recomiendan que sea con especies endémicas o nativas entre las que se cuentan: el guayacán, pino criollo, ébano verde, palma real, caya y la caoba, que es el árbol nacional.

Es importante considerar también los endemismos locales, es decir,  que si el cacheo es  endémico de Oviedo, pues se utilice esta palma para reforestar en Oviedo.

A continuación compartimos un artículo de Laura Vidal, sobre qué árboles puedes plantar según la zona en la que vives y el espacio del que dispones.

Los árboles son piezas fundamentales en el diseño urbano: los humanos nos hemos acostumbrado a construir ciudades y habitar entre el cemento, pero sin la naturaleza no podríamos vivir.

En los espacios urbanos, son indispensables los lugares verdes, porque los árboles son la única manera efectiva de reducir la contaminación del aire propia de la ciudad (o, al menos, la solución más natural y eficiente). Los parques, en lo posible, o los techos verdes y jardines verticales, en su defecto, deberían ser los espacios más cuidados de las ciudades, y los que más nos esforzáramos por tener.

Aunque en mayor parte la cantidad de espacios verdes de una ciudad está en manos de las autoridades, también hay casos en los que depende de una decisión personal, como plantar un árbol en la vereda (cuando está permitido) o tenerlo en el jardín, o incluso en una gran maceta.

Para poder plantar tus propios árboles y cuidar de ellos, necesitas alguna información sobre las especies existentes y las condiciones óptimas para el crecimiento de cada una. A continuación, podrán encontrar datos útiles si estás intentando averiguar qué árboles puedes plantar en el sitio en el que vives.

Cómo elegir qué árbol plantar

Los principales factores a tener en cuenta para decidir qué árbol plantar en un sitio son la amplitud del espacio en el que el árbol podrá crecer, y la disponibilidad de agua disponible.

No es lo mismo plantar en una vereda amplia, mayor a 5 metros y con un buen espacio libre de baldosas, que en una acera angosta de menos de 3 metros, en la que hay que tener mucho cuidado de no elegir una especie que vaya a levantar el suelo con sus raíces.

Tampoco es lo mismo, por supuesto, plantar en una región con lluvias constantes y temperaturas tropicales, que en un área de sequías, o en una latitud en la que nieva en invierno.

La siguiente imagen puede darte un panorama general de qué árboles elegir de acuerdo con estas dos características:

Al mismo tiempo, una vez que sepas cuáles son las posibilidades, hay algunas preguntas clave que deberías hacerte antes de plantar, para tomar una decisión más específica.

Sobre el terreno

  1. ¿Cuál es el tipo de suelo disponible? ¿Es fértil o más bien pobre?
  2. ¿Se cuenta con espacio para el desarrollo de raíces horizontales?
  3. ¿Cuáles son las condiciones climáticas de la zona en general? ¿Y de esa parcela en particular? (Puede haber, por ejemplo, una cuadra más sombría que otras en el mismo barrio, y por eso ser adecuada para especies diferentes)
  4. ¿Cuáles son las posibilidades de riego? (Riego automático/ alguien puede regar cuando las lluvias escaseen/ se depende de las lluvias exclusivamente).

 

Sobre el árbol:

¿Se desean hojas caducas (que se caen en otoño), perennes (siempre verdes), o da igual?

  1. ¿Se quiere un árbol alto, mediano o pequeño?
  2. ¿Cuál podría ser la forma del árbol? ¿Hay cableados, cercas, postes o alguna estructura cercana que haya que respetar?

Una vez que tengas toda esta información, puedes guiarte por las siguientes tablas para saber exactamente qué especies pueden ser adecuadas para tu entorno:

 

Esta tabla es muy útil, aunque fue pensada sobre todo para el hemisferio sur, especialmente para América Latina. Si vives en otra región, lo mejor es buscar información específica sobre los árboles nativos de tu zona, para seguir las mismas especificaciones, pero eligiendo aquellos que sean propios de la zona o los endemismos locales.

Fuentes: Unidiversidad, Treepeople, labioguia.com

Cómo enseñar a los niños a cuidar de nuestro planeta

Vilma Medina

Ayer me encontré a una amiga que estaba yendo con su hija a comprar una flor para que hoy la niña llevara al colegio. Con la flor iban a decorar un enorme cartel para celebrar el Día de la Tierra.

Hace años, yo me acuerdo que mi profesora nos pedía dibujos y poesías que reflejasen la necesidad de respetar y cuidar del medio ambiente. Me parece una forma efectiva para abrir los ojos de los niños a las riquezas, como también a las carencias del planeta.

Sin embargo, creo que una conciencia común sobre los problemas de la contaminación, de la conservación de la biodiversidad, y otras preocupaciones ambientales, no se despierta solo en un día, es necesario enseñar e inculcar en nuestros hijos la necesidad de cuidar y respetar el planeta desde que son muy pequeños, y día tras día, tanto en casa como en el colegio.

El 22 de abril, en muchos países se celebra el Día de la Tierra. Aprovechemos la festividad para enseñar a los niños que la buena salud de la Tierra depende mucho de nuestras actitudes frente al medio ambiente.

Cómo enseñar a los niños a respetar el Medio Ambiente

Es necesario que los niños adquieran hábitos positivos en lo que se refiere a la naturaleza, como por ejemplo:

– No ensuciar ni contaminar los ríos, lagos, embalses, campos, montañas,… No echar basura al suelo.

– Utilizar el agua con moderación, tanto en la hora del baño, o de lavar las manos, etc.

– No hacer daño a los árboles, ni a los animales. Es necesario respetar el bien común.

– Reciclar y reutilizar lo que ya no nos sirve, en lugar de desechar. Los niños pueden transformar un simple tarro o envase de algún producto, en un juguete, etc. Debemos enseñar a los niños la importancia de reciclar.

– Tener respeto y contacto con la naturaleza, para conocer sus cualidades.

– Plantar, sembrar, irrigar y cuidar de la tierra, ni que sea en un huerto casero.

– Visitar bosques, granjas, jardines botánicos…

– Ver, siempre que sea posible, vídeos sobre la vida en los mares, montañas, etc. Es imprescindible que los niños aprendan, de una forma natural y divertida, el valor que tiene el agua, la tierra, el aire…

Como profesores y padres, ejercemos un importante papel en este sentido. Debemos, sobretodo, dar ejemplos. Los niños nos imitan en lo bueno y en lo malo. Jamás hay que ‘bajar la guardia’ en este sentido.

Fuente: GuiaInfantil.com