Entradas

Visitar a familiares y amigos en la fase 1: lo que debes hacer antes y después de verles

Más de la mitad de los dominicanos ya pueden volver a ver a sus seres queridos después de estas duras semanas de confinamiento. Aquí van una serie de recomendaciones

Tras la entrada de más de la mitad de los españoles en la fase 1 de desescalada muchos han podido volver a visitar a familiares y amigos y poder compartir con ellos en persona (y eso sí, guardando las distancias por si acaso) las emociones tan diversas que han venido experimentando durante la cuarentena. Una espera que se ha hecho larga y en la que ha prevalecido el sacrificio de todos para reducir el número de contagiados y aplanar la famosa curva.

Ahora, ha llegado la tan ansiada hora de volver a verse las caras después de dos meses encerrados. Sin embargo, no convendría dejarnos llevar por la euforia y creer que ya todo ha pasado. Desgraciadamente, el virus sigue entre nosotros, por lo que es imprescindible seguir manteniendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias, entre las que destacan mantener dos metros de distancia interpersonal, usar mascarilla obligatoriamente en los lugares públicos y, sobre todo, lavarse las manos de forma frecuente.

Deberías ponerte el termómetro antes y después de salir de casa ante el más mínimo síntoma

Habrá familias que a pesar de que su territorio haya pasado a la siguiente fase sigan recelosas a salir y mezclarse con gente. Otras, sin embargo, ya se habrán juntado para comer o cenar. Sea como sea, conviene hacer caso a las autoridades sanitarias para no llevarnos un disgusto en las próximas semanas o ver cómo todo el esfuerzo colectivo se va al garete.

Hay una serie de consejos que ha recopilado la revista ‘Best Life’ para realizar antes o después de las visitas. Seguro que, de hacerles caso, te quedas más tranquilo y podrás afrontar con mayor serenidad este avance hacia esa “nueva normalidad” de la que ya todo el mundo está hablando.

Lava la ropa

Al igual que debemos pasar por el grifo para enjaguarnos las manos con jabón y desinfectarlas, también debemos hacer lo mismo con nuestra ropa. Nancy Swanger, fundadora del Granger Cobb Institute for Senior Living, asegura que la gente debería “hacer práctica de una gran higiene personal a la par que lavar las prendas que usemos en las visitas”. Además, tampoco es buena idea usar la misma camisa que llevaste puesta al ir al supermercado o de paseo. Aunque la mayoría de expertos no creen que el coronavirus pueda sobrevivir mucho tiempo en la ropa, es mejor estar prevenido que lamentar un disgusto después.

Tómate la temperatura

Ya sea para salir a dar un paseo de forma individual o bien para visitar a algún familiar, es imprescindible que te asegures de que no sufres ninguno de los síntomas asociados al coronavirus. Y el que más se identifica con esta nueva enfermedad de todos ellos es la fiebre, por lo que deberías ponerte el termómetro antes y después de salir de casa en caso de encontrarte mal o notarte un poco caliente. Aunque tampoco es bueno caer en la obsesión, es muy importante de que al más mínimo síntoma que percibas acudas al médico o no salgas de casa para evitar un nuevo repunte de la enfermedad.

Consulta a quienes vas a visitar

Solicita información sobre el estado de salud de aquellos a cuya casa vayas a desplazarte. Es tan importante tu salud personal como la de los que te relacionas para que estemos todos protegidos. Pregunta si alguno de los anfitriones a los que vas a visitar o de los invitados a los que vas a recibir tienen alguno de los síntomas, y cerciórate de que te sean sinceros.

Lleva desinfectante contigo

Será lo mejor para evitar tocar superficies contaminadas del exterior o si no puedes garantizar un lavado de manos apropiado y regular. “Sabemos que el virus puede permanecer en superficies durante un periodo de tiempo determinado”, asegura Tracey Evans, escritor e investigador médico. “Con esto en mente, la gente debería lavarse las manos todo lo posible”. Otra recomendación es la de evitar tocarte la cara cuando salgas de casa.

Evita el transporte público

Ya que evidentemente estarás minimizando las posibilidades de ser contagiado. Si optas por un vehículo que solo usas tú, estas se reducen al mínimo. Además, el transporte puede ser usado por otras personas que no sabes si están contagiadas y con las que tendrás que compartir espacio obligatoriamente. “Evita también taxis y coches de alquiler que han podido usar otros”, aconseja Simone Collins.

Fuente: elconfidencial.com

Diez consejos infalibles para mantener la motivación si corres

Cuando se empieza a correr puede ser difícil mantener el ritmo. Estos consejos pueden ayudar a mantener el buen camino y no rendirse

Constancia, motivación y disciplina son los elementos necesarios para mantener una rutina diaria de deporte, pero en el caso del running es difícil mantener la perseverancia alta. Muchos estudios científicos han confirmado que el hábito de correr puede mejorar el estado de ánimo además de los beneficios físicos que se consiguen como retrasar la degeneración cognitiva o el envejecimiento.

«Salir a correr para reflexionar es la mejor forma de dejar salir las cosas y el estrés. Uno se relaja mejor mientras desconecta de un día ajetreado. La creatividad se intensifica por el oxígeno adicional en el cuerpo. Además, es excelente para tener ideas nuevas o encontrar soluciones a los problemas», explica el experto de Freeletics, Thomas Falda-Buscaiot. Por eso, desde esta enseña aconsejan que cada persona descubra su mejor momento del día para hacer deporte. Insisten que lo realmente importante es tener fuerza de voluntad y ser constantes para mantenerse activos y estar saludables.

Sigue estos estos consejos de motivación para disfrutar del deporte y, sobre todo, de correr.

1. Escribe tus objetivos

No importa si los objetivos son grandes o pequeños. Lo importante es que sean realistas, específicos y que se puedan conseguir. Lo primero, es plasmar en un papel los objetivos. Cuando se escriben es más sencillo recordarlos. Colócalos en algún lugar donde se puedan ver como en la puerta de la nevera para visualizarlos fácilmente a diario.

Planea cada día, cada semana y cada entrenamiento. Si la constancia no es tu fuerte, agenda reuniones de entrenamiento en el calendario. También puedes planificar entrenamientos con tus amigos. De esta forma, es menos probable que olvides el entrenamiento o dejes plantado a tu compañero. «Si decides establecer alarmas o recordatorios en el teléfono, intenta escribir mensajes de motivación que animará tu yo futuro a levantarse y salir a correr con un plus de ánimo», explican desde Freeletics.

3. Ve a dar un paseo

Si aún no tienes claro si quieres iniciarte en el running, empieza con algo sencillo: da un paseo. Ponte la ropa de correr y camina solo 15 minutos. En cuanto estés fuera, hay más posibilidades de que termines corriendo o caminando a ritmo más rápido.

4. Ponte la ropa de running

Ponerte la ropa de deporte te anima a salir. Si quieres ir a correr por la mañana, deja la ropa al lado de la cama y coloca las zapatillas de correr en frente de la puerta de la habitación. De esta forma, será la primera cosa que veas cuando te levantes y romperás ese pensamiento de renuncia. Si ves todo el equipo preparado, las posibilidades de que salgas a correr son mucho más altas que si tienes que prepararlo en ese instante. Si prefieres la tarde para correr, cámbiate en el momento que llegues a casa y deja las tareas para después.

5. Escucha música que te motive

La música es la fiel compañera del deportista. Hoy en día no se concibe ir al gimnasio o salir a correr sin escuchar música. Puedes empezar con una playlist corta para hacer workouts específicos. Poco a poco ve creando una lista más larga. Debe ser tu motivación para salir y siempre escuchar las canciones que más te animan.

6. Menos es más

Si te propones correr largas distancias al final acabarás agotado y sin ganas de seguir corriendo. Lo ideal es realizar carreras cortas y rápidas. Rutinas como las propuestas por Freeletics Running son perfectas para esto: corres durante un corto periodo de tiempo, pero quemas tantas, o normalmente más, calorías que en carreras de larga distancia. Al ver tu progreso y cómo vas aumentando, será la motivación ideal para que des el máximo en todo momento.

7. Recompénsate

Es más fácil motivarse cuando hay una recompensa u objetivo final. Por lo tanto, haz un listado de posibles premios como un día de relajación en casa, alguna película del cine que te llame la atención, un dulce sano o alguna escapada especial.

8. Recuerda dónde empezaste

Prepara un diario de progresos. Es importante documentar desde el primer día tus logros y avances. Toma nota de lo que no te hace feliz, lo que quieres cambiar, tu peso, tus medidas, tus sensaciones. Y, siempre que pienses que tu entrenamiento se está haciendo muy duro, o te preguntes por qué te estás esforzando tanto, lee lo que escribiste al principio y hacia dónde quieres llegar.

9. Disfruta de tus carreras

No permitas que tus carreras se hagan aburridas. En cuanto veas que tu entrenamiento es más una tarea que una diversión, estás probablemente a punto de abandonar. Intenta llevar a cabo nuestros consejos para que disfrutes más del running. Lo importante es mantener el entrenamiento fresco y la mente motivada.

10. Comprométete contigo mismo

Si piensas que realmente no te apetece salir a correr, comprométete contigo mismo y piensa que solo serán diez minutos, una carrera tranquila sin sobreesfuerzos. En la mayoría de los casos, acabarás corriendo más distancia en cuanto estés fuera. Y si realmente hoy no es el día, puedes volver a casa después de 10 minutos e intentarlo otro día. De cualquier modo, será mejor que no hacer nada.

Fuente: www.abc.es

¿Cómo mejorar la comprensión lectora? Cinco estrategias para lograrlo

La comprensión lectora es un tema central en las escuelas, no sólo a nivel local, sino mundial. Sabemos que la lectura es un eje transversal en todas las materias, y por lo tanto se le debe priorizar dentro de los programas educativos. En relación a esto, para los docentes es difícil en ocasiones poder motivar a los alumnos a leer, no es sencillo competir con los celulares o tablets, aunque también puede ser que otro obstáculo sea la falta de materiales.

¿Cómo puedo hacer de la lectura una actividad divertida? Aquí te mostramos un listado de actividades que pueden ayudar a que el momento de la lectura con tus alumnos sea más ameno y dinámico:

Enfocándonos en el tema de la comprensión lectora, que es un poco más complejo, es necesario señalar que se requiere de un proceso sistemático, ya que si lo tratamos de manera aislada, corremos el riesgo de lograr resultados que tal vez no sean los deseados. A continuación te compartimos una serie de cinco estrategias para mejorar la comprensión lectora en los alumnos, cada una de ellas está diseñada para aplicarse durante dos o tres semanas, claro está que esto depende también de las características del grupo y las problemáticas particulares, por lo que son flexibles. Aunque queremos reiterar que al implementarlas se debe ser constante, te sugerimos que las incluyas como actividades permanentes en tu planeación.

Estrategias para mejorar la comprensión lectora:

1. RELACIONAR  EL TEXTO CON EL CONOCIMIENTO PREVIO

Objetivos:

1. Relacionar el texto con uno mismo. Los estudiantes relacionan la información con sus propias vidas.

2. Relacionar una parte del texto con otra leída previamente.

3. Relacionar el texto con la información que se tiene sobre el mundo.

Actividades:

-Seleccionar un texto que contenga información que pueda relacionarse fácilmente con la propia vida. Leer el texto a los alumnos parando en los momentos críticos para comentar dicha relación. “Esto me recuerda….”.

– Los estudiantes leen en grupos pequeños para relacionar el texto con las experiencias discutidas en la clase anterior y escriben las relaciones establecidas.

-Los estudiantes discuten y comentan a los demás esas relaciones establecidas y cómo el establecimiento de esas relaciones les ayuda a entender el texto.

-Realizar las actividades anteriores con distintos textos.

2. HACERSE PREGUNTAS

Objetivos:

1. Comprobar la comprensión.

2. Ayudar a los alumnos a comprender literalmente el texto.

3. Retar a los alumnos a utilizar las estrategias del pensamiento crítico para sintetizar, analizar y evaluar el mensaje del autor.

Actividades:

– El profesor explica a los alumnos que les va a enseñar una estrategia para comprender mejor la lectura que se llama “Hacerse preguntas” y que es una estrategia importante porque ayuda a pensar mejor sobre los libros que leen. Y cuando uno piensa mejor, comprende también mejor.

– Invitar a los alumnos a leer un texto y antes de leerlo presentar a los alumnos un modelo realizándose dos preguntas (por ejemplo, quienes eran los personajes que aparecen en el título), pregunta a los alumnos que si alguien se había preguntado también quienes eran esos personajes, escribe las preguntas en un post-it y los pega en el lugar del texto que le condujo a realizarse esas preguntas.

– El profesor explica a los estudiantes que a medida que lean el texto deben escribir cualquier pregunta que tengan en los papeles adherentes y pegarlos también sobre el texto. Y reparte tres papeles a cada niño (podrán pedir más si las necesitan).

– El profesor comienza a leer el texto en voz alta. Hace una pausa al final de la página (o del párrafo) y pregunta si alguien tiene una pregunta. En caso afirmativo, el alumno la comparte con los demás. Si otros alumnos se estaban  preguntando lo mismo, les anima a escribir la pregunta en el post-it y a pegarla en el libro.

-El profesor continúa de esta forma deteniéndose para cuestionar a los estudiantes acerca de  las preguntas que han escrito. En este momento no se discuten las posibles respuestas, es tiempo de animar a los estudiantes a preguntarse qué están leyendo. Comprueba que todos los estudiantes entienden la actividad y escriben sus preguntas (admite que algunos estudiantes copien las preguntas que otros hacen pues eventualmente, generarán las suyas propias).

-Cuando se termina la lectura, el profesor abre un debate en el que pide a los alumnos expresar lo que piensan sobre la estrategia, es decir, afirmar por qué consideran que hacerse preguntas ayuda a comprender los textos. (Los estudiantes habrán comprobado que encontraron en el texto las respuestas a las preguntas que formularon).

En días posteriores, la enseñanza puede tener lugar en pequeños grupos en los que los estudiantes generan preguntas antes durante  y después de la lectura del texto. El profesor variará progresivamente el tipo de texto utilizado.

3. REALIZAR INFERENCIAS

Objetivos:

1. Extraer conclusiones del texto.

2. Realizar predicciones razonables a medida que leen, prueban y revisan esas predicciones cuando continúan leyendo.

3. Crear interpretaciones dinámicas del texto que se van adaptando a medida que continúan leyendo y después de leer.

Actividades:

– Realizar inferencias a partir de material manipulable. Ejemplo: Muestra la semilla de una manzana. Haz una inferencia. ¿Para qué se utiliza? Tras varias respuestas enseña una manzana.

– Realizar inferencias a partir de frases. Pedir que digan lo que imaginan que sucede o sucedió:

Susana sopló las velas y cogió sus regalos.

El barco se hundió en la mitad del lago.

Juan fue corriendo por la calle sin mirar.

María era la estrella del baloncesto pero se rompió un dedo.

Compramos las entradas y unas palomitas.

Ayer por la noche olvidé poner la alarma.

-Modelar la realización de una inferencia utilizando un texto corto o un libro famoso que permita formar con facilidad una imagen.  Piensa en voz alta las inferencias que haces mientras lees algo a los estudiantes. Usa una combinación de la información explícita y el conocimiento previo para inferir.

-Explicar a los alumnos que quieres que extraigan ideas de un libro y que añadan otras nuevas porque hacer esto ayuda a recordar y a comprender las ideas del texto. (Se pueden escribir las inferencias realizadas en papeles adherentes y pegarlas en la parte del texto correspondiente).

– Continuar realizando predicciones, propiciar el diálogo para promover la revisión de la pertinencia de las mismas.

-Escribir notas y pegarlas en la parte del texto en la que se realiza una inferencia.

4. DETERMINAR LAS IDEAS IMPORTANTES EN UN  TEXTO

Objetivo:

1 .Identificar las ideas principales de un texto

Actividades:

– Comenzar a leer y presentar un modelo del proceso que utilizas para determinar la importancia de una idea pensando en voz alta. El modelado debe realizarse utilizando textos cortos. Centrarse no sólo en las conclusiones sobre lo que es importante sino en cómo y por qué se ha llegado a esas conclusiones.

– Invitar a los estudiantes a leer un texto y a comunicar a sus compañeros lo que creen que es importante (en grupos pequeños). Los estudiantes deben proporcionar alguna evidencia o razonamiento para justificar sus juicios. Gradualmente diversificar el tipo de texto y permitir a los estudiantes interactuar más.

– Los estudiantes pueden reunirse en pequeños grupos o parejas para comparar ideas sobre qué es lo más importante de un texto y sobre cómo llegan a esa conclusión. Se pueden crear grupos para los alumnos que necesiten más modelado o instrucción explícita.

-Promover una discusión en el grupo en la que den puntos de vista sobre cómo llegaron a sus conclusiones y acerca de la relevancia que tiene el determinar cuáles son las ideas importantes en un texto para poder comprenderlo.

-Realizar las actividades anteriores con diversos textos

5. VISUALIZAR

Actividades sugeridas:

Visualizar con libros de imágenes (sin texto)

Puede parecer que los libros sin texto quitan a los niños la oportunidad de visualizar. Las imágenes que contienen dan al lector algunas pistas, pero hay muchas otras imágenes ausentes. El lector utiliza las ilustraciones del texto y crea las suyas propias para construir el significado de la historia. Hasta los niños muy pequeños pueden dibujar esas imágenes que han creado en sus mentes.

Visualizar a partir de la lectura en voz alta.

Una forma de animar a los niños a visualizar es mantenerlos frente a ti mientras les lees un texto. Se tiende a leer a los niños los libros situándolos frente a éstos de manera que puedan ver los dibujos. De esta manera se les impide visualizar antes de ver los dibujos. Enseña a los niños el siguiente formato: cuando el libro se encuentra frente a ti, te toca a ti hablar, es tu turno,  cuando el libro se encuentra frente a ellos,  el turno es suyo.

Visualizar a partir del fragmento vivo de un texto

Cuando los niños escuchan un texto bien escrito, pueden mezclar las palabras del autor con sus propias ideas para crear una imagen visual. Añaden su experiencia personal a la escena leída hasta crear un cuadro del suceso. Los niños pueden describir después esas imágenes visuales o realizar un dibujo para ilustrarlas.

Visualizar un texto descriptivo. Hacer comparaciones.

Los textos descriptivos a veces comparan el objeto nuevo que están estudiando con otro más familiar. Por ejemplo, un autor puede comparar el tamaño de una ballena con el del autobús del colegio. Esto ayuda a los alumnos a visualizar el tamaño del objeto de forma más ajustada. Estas comparaciones pueden escribirse o dibujarse.

Crear imágenes mentales que van más allá de la visualización.

Cuando hablamos de visualizar, nos referimos generalmente a los dibujos que vemos. Sin embargo, la visualización puede realizarse con todos los sentidos. Cuando un autor habla del otoño el lector puede visualizar un fuego resplandeciente y malvaviscos asándose. Junto a esta imagen visual, puede que el lector huela los troncos quemados y saboree la dulzura pegajosa de los malvaviscos. Utilizar todos los sentidos ayuda al lector a crear una imagen más completa del texto.

Recuerda que las estrategias deben ser implementadas de manera constante y sistemática. ¡Esperamos que te sean de utilidad!

Fuente: docentesaldia.com

Pasos para un buen cierre del año escolar

A poco de terminar el presente año escolar hay ciertos recursos que nos permiten cerrar este periodo con un balance constructivo y a la vez colocar semillas para que el niño empiece con buen pie el ciclo de aprendizaje siguiente en el cole.

Un recurso de gran valor es la cita con el maestro, especialmente si hasta ahora no has tenido ocasión de dialogar con detenimiento con el profesor de tu niño. El fin de curso es una estupenda oportunidad para que revises con él cuáles han sido los logros principales de tu hijo y qué aspectos de su aprendizaje posiblemente requieren refuerzo. El maestro es la fuente de información más amplia sobre el desempeño de tu hijo en la escuela y sus sugerencias pueden ser de mucha utilidad para el próximo año escolar.

Según cómo le haya ido al peque en la escuela, toma el tiempo para reflexionar sobre cuáles son las actividades más adecuadas para él durante las vacaciones. El niño, por supuesto, merece y necesita descansar y recargar energías; pero si hay aspectos de su aprendizaje que necesitan refuerzo quizás durante las vacaciones puedes incorporar momentos para el estudio o para la revisión de conceptos con los que tuvo dificultad. El maestro, otra vez, es quien puede darte orientación clara al respecto.

Busca información y dialoga con padres del grado escolar siguiente: trata de informarte sobre la nueva rutina que tendrá el niño en la escuela; nuevas materias; actividades extracurriculares en las que el niño puede participar (competencias, clubes de lectura) y servicios diversos que ofrece el colegio. Cada año escolar es distinto, de modo que los padres podemos ayudar a los hijos de forma más eficiente si es que estamos informados  sobre lo que el nuevo periodo de aprendizaje ofrece y plantea.

Si ya puedes ordenar el paquete de útiles escolares para el grado siguiente -yo acabo de hacerlo hace un par de semanas- considera utilizar este recurso. No dejes factores “logísticos” como éste para el final o cuando se acerca el inicio del colegio y los útiles se agotaron. El escenario ideal es que el niño empiece la escuela con todos los materiales que necesita.

Revisa con tu hijo cualquier aspecto pendiente: retornar libros a la biblioteca de modo que evites multas o tener que pagar el texto, las cuentas de la cafetería  y verifica que el personal del colegio cuenta con tus datos de contacto al día para comunicarse contigo cuando sea necesario.

Finalmente, si vas a registrar al niño en programas de verano, recuerda que debido a la importancia que estos programas tienen para todo padre y madre que trabaja, las vacantes suelen llenarse rápidamente. Recopila fechas de registro y plazos de pago, con plena anticipación. Ningún padre quiere verse en la situación de tener que trabajar y a la misma vez no saber qué hacer respecto del cuidado del niño cuando concluye el día en la escuela. Prevenir, como dice el dicho, es mucho mejor que lamentar.

Fuente: http://serpadres.com

Consejos para el cuidado de la salud del docente

Sabía que el 18% de los docentes reportaron haber padecido dolores en la zona lumbar. Los docentes de nivel inicial son los que más reportan haber adoptado posturas físicas incómodas durante su labor pedagógica.

Estimados maestros y maestras, diversos estudios en todo el mundo han señalado que los dolores en la parte baja de la espalda, o zona lumbar, constituyen una de las afecciones al sistema osteomuscular de mayor frecuencia entre docentes. Diversas actividades pedagógica pueden originar estos dolores en la zona lumbar (lumbalgia).

A continuación algunos consejos y recomendaciones para que puedas prevenir este tipo de afecciones a tu salud y desempeñes de manera óptima.

¿Qué es la zona lumbar y cuáles son sus afecciones?

La zona lumbar de la columna vertebral está conformada por cinco vertebras ubicadas en la parte baja de la espalda. Usualmente, cuando se presentan dolores en esta parte de la espalda nos referimos a la lumbalgia, que en ocasiones puede extenderse hacia las piernas, provocando la sensación de debilidad o entumecimiento en estas e incluso dificultad para caminar.

¿Qué puede causar dolores lumbares?

Los dolores de la zona inferior de la espalda o zona lumbar de la columna son producidos usualmente por las malas posturas que provocan tensión o por los movimientos repetitivos que producen fatiga muscular.  En la actividad docente existen diferentes acciones que pueden provocar estos dolores:

  • Escribir en la pizarra, papelógrafos o similares por debajo de la cintura, esto hace que se flexione constantemente la zona inferior de la espalda.
  • Mantener una misma postura sin moverse, especialmente cuando se está sentado.
  • La flexión repetitiva de la parte inferior de la espalda para atender a los estudiantes o revisar documentos que se encuentren en un mueble bajo, como el escritorio de los estudiantes.
  • Cargar objetos o elementos pesados que exceden la fuerza corporal del docente.
  • La falta del ejercicio físico y el sobrepeso incrementan la probabilidad de generar estas afecciones.

¿Mediante qué síntomas podemos detectar estas afecciones?

  • Dolores en la zona lumbar de la espalda.
  • Sensación de debilidad o entumecimiento de las piernas.
  • Dificultad para caminar.

Consejos

A continuación te brindamos algunas recomendaciones para atenuar estas afecciones:

  • En la pizarra, papelógrafo o similares, intenta escribir a la altura de tu cabeza.
  • Para agacharte, evita flexionar la parte inferior de la espalda. Hazlo flexionando las piernas.
  • Realiza desplazamientos cortos durante las clases para aligerar la tensión en los músculos.
  • Al dormir, descansa boca arriba o de costado y procura dormir entre 7 o 9 horas diarias.
  • Alterna frecuentemente la postura sentada con estar de pie.
  • Procura no cargar elementos pesados que excedan la fuerza corporal y puedan provocar alguna lesión.
  • Cuando mantengas la posición erguida, cambia el apoyo de los pies, alternando el peso del cuerpo sobre el lado derecho y luego sobre el izquierdo.
  • Realiza actividad física regularmente (practica un deporte, camina, corre, etc.), al menos durante minutos 3 veces a la semana para ayudar a reducir la tensión y el dolor muscular.

 

Fuente: webdelmaestro.cmf.com

La entrevista: tema asignado para el nivel secundario

Carolina Jiménez 
Elizahenna Del Jesús
Santo Domingo

En el nivel secundario se persigue garantizar la base cognitiva para que los adolescentes puedan alcanzar las metas de aprendizaje previstas en el currículo dominicano, dando continuidad a los procesos que se han ido desarrollando en los niveles inicial y primario. Estos procesos van consolidando una plataforma para el desarrollo de competencias, para la vida y para propiciar el tránsito exitoso hacia otros niveles educativos superiores.

El tema de “La entrevista”, es el primer contenido establecido para los grados correspondientes al nivel secundario. En esta etapa, el alumno conocerá qué es la entrevista, su estructura, función y tipos.

¿Qué es la entrevista?

Es el intercambio de opiniones o ideas entre dos o más personas, donde se designa un entrevistador que es el encargado de plantear el tema a tratar haciendo preguntas al entrevistado.

Los dos tipos principales de entrevistas son:

Entrevista estructurada: Se caracteriza por mantener un diálogo limitado en el cual el entrevistador hace preguntas que previamente fueron pensadas. En este tipo de entrevista el entrevistado debe contestar únicamente lo que se le pregunte.

Entrevista no estructurada:  Se caracteriza por ser abierta y flexible, donde no se esperan respuestas ordenadas y con cierta profundidad.

Además de estas dos, existen varios tipos de entrevistas:

De opinión: Se basa en la búsqueda de ideales, opiniones y comentarios personales del entrevistado.

Noticiosa: Se utiliza para formular o completar una noticia o un reportaje. En su mayoría se entrevista a un especialista del tema que se vaya a trabajar.

Laboral: Este tipo de entrevista se realiza con el fin de valorar a un candidato para saber si es apto para cumplir con las funciones de un puesto de trabajo.

Encuestas: Se realiza para obtener información de alguna problemática o para una propuesta que se quiera llevar a cabo en un sector.

A continuación presentamos un plan de clases a los maestros de nivel secundario para que desarrollen el tema de la entrevista con sus estudiantes. La práctica ayudará a tener un mejor razonamiento.

Tema: Concepto y estructura de La entrevista

INICIO
  • Exploración de los saberes previos de los estudiantes sobre el tema por medio de preguntas y lluvias de ideas.
  • ¿Qué saben de la entrevista?
  • ¿Tiene importancia para la vida?
  • ¿En un futuro en que nos ayudaría?
DESARROLLO
  • Discusión del marco teórico del tema tratado, elaboración de esquema con los conceptos claves del mismo.
CIERRE
  • Los estudiantes filmarán un video realizando una entrevista a un compañero de clases puntualizando sobre los roles del investigador. Este video será presentado en el salón de clases. Los espectadores deberán realizar comentarios al tema, evaluando lo aprendido en clases.
  • Al final de las discusiones la maestra agregará sus conclusiones y evaluará con una rúbrica previamente elaborada e interactuada en clases.
  • La maestra, asigna a los alumnos la realización de una entrevista a una figura pública. Para la misma deberán elegir un tema, concertar la entrevista y valerse del uso de la tecnología (Skype, teléfonos celulares, otros). Las entrevistas más originales serán proyectadas en un acto público ante todos los miembros de la comunidad educativa.
CONSEJOS PARA UNA BUENA ENTREVISTA:

1. Prepárate con anticipación.

2. Llega temprano al lugar de la entrevista.

3. Vístete con formalidad para causar una buena impresión.

4. Muestra siempre entusiasmo y empatía.

5. Responde con sinceridad cada pregunta que se te realice.

6. Cuida en todo momento tu lenguaje corporal.

7. Realiza todas las preguntas que consideres necesarias saber.

8. Utiliza un nivel de habla correcto.

9. Al finalizar la entrevista agradece la oportunidad.

El consumismo en Navidad perjudica a los niños

Todos los años por estas fechas parece que todos nos volvemos ricos. Como si el último mes del año fuera a ser el último de nuestras vidas, sacamos a relucir nuestra tarjeta de crédito y dejamos las cuentas bancarias como si hubiera pasado un huracán por ellas.

¡Las navidades son así!, nos ponemos como excusa para hacer un consumismo extremo, pero lo cierto es que este consumo no hace más que rellenar huecos vacíos de nuestro interior.

Bajo esta pésima perspectiva, y sabiendo que los niños nos imitan ¿por qué debemos inculcar este valor desierto y superficial en las pequeñas mentes de los niños? Está claro que el consumismo de Navidad perjudica a los niños.

Por qué el consumismo de Navidad perjudica a los niños

La publicidad y las luces navideñas se encargan de persuadirnos de que no podremos ser felices si nuestros hijos no tienen el regalo que esperan, si no comemos lo más caro del supermercado o no llenamos la mesa con decenas de platos de todo tipo, bajo el estereotipo de que “el que más tiene es más feliz”. Sin embargo, todos sabemos en nuestro interior que esto no es cierto, pero no hacemos nada para remediarlo.

El consumismo nos sumerge en un bucle del que parece no haber escapatoria posible: si el año pasado compré por Navidad a mi hijo cinco regalos, este año no puede haber menos porque si no el niño se quedará triste y, así terminamos comprando los cinco juguetes del año pasado, y añadiendo uno más para que esta Navidad sea aún mejor que la anterior.

Sin embargo, nuestro hijo el día de Navidad rompe el papel del regalo y no ha terminado de sacarlo de la caja, cuando empieza a desenvolver el siguiente regalo. No se fija en el regalo, sino en cuántos regalos le han traído. En ese momento comienza su infelicidad. A partir de ahora será fruto del consumismo, y no será feliz con lo que tenga por mucho que se le regale.

El consumismo nos hace comprar cosas que no necesitamos, tirar las que aún sirven y resta el verdadero valor de las cosas. Los niños se ven bombardeados por tantos juguetes que no saben por dónde empezar a jugar, e incluso puede que no jueguen con ninguno porque tengan sensación de saturación.

Les estamos volviendo niños exigentes, mimados y sin ilusiones. El consumismo no es bueno para nosotros mismos, ni para nuestros hijos, y mucho menos para los recursos de un planeta limitado como el nuestro.

Pero, no vamos a dar todo por perdido, ¡todo tiene solución! Lo primero es concienciarnos de este hecho, por mucho que en un primer impulso queramos regalarles a nuestros hijos la luna, siempre es mejor mostrarles que la luna es mucho más bonita si la disfrutamos todos desde la Tierra.

Aquí te dejo unos consejos para no consumir demasiado en Navidad, a pesar de lo que nos digan los anuncios.

1- Aprovecha para pedir o regalar cosas que necesites de verdad. Las zapatillas de casa que se comió el perro hace una semana, el estuche del colegio que se le perdió en la carrera hacia el autobús, la camiseta que necesita para jugar al baloncesto en el equipo del barrio… Regalos sencillos, prácticos y que realmente hagan falta e ilusión.

2- Cuando vayas a hacer las compras navideñas ve con la lista de regalos, y no te salgas de ella. Las compras pequeñas y alocadas son las que más dinero te hacen malgastar, y las que menos hacen falta.

3- No compres comida en exceso, al final la tendrás que tirar a la basura. Usa las sobras de las grandes comilonas familiares para el resto de los días.

4- No compres más adornos navideños, o compra uno como algo especial. Aprovecha para pasar un rato en familia y hacer con los niños tus propios adornos navideños caseros. Tienen mucho más valor que cualquiera que hayas comprado.

5- Regala experiencias a tus hijos en vez de tantos regalos materiales. Papá Noel puede traerle una día en el circo, una tarde jugando con la familia, o ir a patinar sobre hielo con tus padres… Las experiencias vividas se quedan mejor en la memoria que los regalos materiales.

6- Si sois muchos en la familia, en vez de comprar regalos para todos, haced el amigo invisible; es decir, cada persona regala solo a uno de la familia, y así todos tienen un regalo.

Y, sobre todo, recordad: “No es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita”, y las mejores cosas de la vida siempre son gratis

Fuente: guiainfantil.com

La familia es lo primero: 7 formas de mediar en conflictos familiares

Como decían en la película El Padrino, “lo importante es la familia”; aunque seguro que también te sonará ese dicho de “hasta en las mejores familias…”. Es natural. Somos humanos y, tarde o temprano, surgen conflictos en todos los grupos, incluyendo la familia. Sin embargo, las tensiones emocionales que surgen en estas rencillas son especialmente delicadas y pueden llevar al alejamiento de diferentes miembros e, incluso, a la ruptura de relaciones de forma permanente.

Para resolver diferentes conflictos que surjan en la familia, sean cuales sean los implicados, hace falta mucha paciencia y un buen control de las emociones —tanto propias como ajenas—. Los consejos que vamos a darte aquí y ahora no son tanto como para que resuelvas cualquier conflicto, sino más bien para que medies y dejes que dentro de la medida de lo posible sean los implicados los que limen asperezas.

7 consejos para mediar en conflictos familiares

1. Elige un lugar neutral

Organiza una reunión familiar en una estancia de la casa que tenga el mismo valor para todos o, incluso, fuera de casa si es necesario. En cuestión de conflictos de parejas, es útil quedar en una cafetería o en el parque, es decirun lugar neutro donde hablar de los problemas sin la presión de estar en el terreno del otro. Igualmente, esta sensación debe ser común para el resto de familiares en el caso de que haya más de un implicado.

2. No te impliques

Tu papel como mediador es mantener la neutralidad y moderar la discusión según se produzca. La mejor forma de hacerlo es no inmiscuirse en el debate. Intenta no posicionarte y acercar las posiciones.

3. Deja que cada uno hable

Por supuesto, al igual que en un debate de cualquier tipo, en estas discusiones debemos conocer todos los puntos de vista. Aunque lo realmente interesante es que los implicados sepan las posturas de todos. Para resolver cualquier conflicto, debemos de tener todas las cartas sobre la mesa.

En estas ocasiones, sí es importante que el mediador no deje que nadie acapare la conversación y deje que todos se expresen sin interrupciones. Para ello, deberás tomar un papel más activo e ir intercalando turnos, si hace falta, para que todos los implicados se expresen.

4. Valora por igual todas las opiniones

Es importante que cada miembro implicado en el conflicto familiar sienta que su participación vale igual que la de los demás. Cada uno tendrá su opinión y se verá afectado por la situación o problema. Es importante crear un ambiente en el que hasta los miembros más jóvenes se sientan capaces de hablar, sabiendo que se les tendrá en cuenta tanto como a los mayores.

5. Controla las emociones

Como mencionábamos al principio, el trabajo de mediación requiere control sobre las emociones ajenas y propias. Es importante no dejar que nadie caiga en un ataque de ira o que haya faltas de respeto. Estas cosas pasan porque hablamos de un conflicto entre miembros de la familia, sin duda, pero cuando termine la discusión la familia seguirá siendo familia. Mantener el respeto mutuo es crucial para que cualquier conflicto llegue a buen puerto siempre.

6. Resuelve los conflictos positivamente

Suena muy fácil de decir, pero la práctica siempre va a ser infinitamente más difícil. Lo ideal es redirigir la interacción, o la exposición del problema, a unas soluciones que impliquen una relación ganar-ganar o perder-perder para todos. Así, todos tendrán claro que la mejor solución es trabajar juntos para resolver los conflictos. Es la forma más positiva de terminar una discusión. Sin embargo, este consejo puede ser peliagudo, puesto que no siempre se tiene tan claro quiénes son los que ganan o pierden en igual medida.

7. Despídete con buenos términos

No todos los problemas se podrán solucionar sobre la marcha y habrá discusiones que se alarguen en el tiempo. Sin embargo, el papel del mediador no es el de resolver el conflicto, sino el de crear la situación idónea para que este se resuelvacon la ayuda de sus principales involucrados.

Como mediador podrás terminar una reunión haciendo que sus integrantes sientan que se les ha tomado en serio y se les ha escuchado lo que tenían que decir. Quizás no se haya resuelto el problema de un día para otro, pero se ha conseguido establecer una dinámica que permita resolverlo cuando de otro modo hubiese sido imposible… o incluso con peor final.

A fin de cuentas, la familia es la familia. Seremos familia cuando empiece el conflicto y seguiremos siéndolo cuando terminemos. Mantener rencores y resentimientos solo provocará que en la siguiente discusión todo vaya peor. Lo mejor en toda situación es que se hablen las cosas. Y, si es posible, que cada problema se solucione tal y como vaya surgiendo. Si no, las tensiones se acumulan con el tiempo hasta el punto de que estallen y, para entonces, posiblemente, no haya una vuelta atrás favorable para nadie.

Fuente: muhimu.es

8 consejos para ahorrar en la compra de útiles escolares

Ya de por sí la compra de todos, todos los útiles escolares que figuran en la lista que nos envía el jardín o el colegio cada año es un dolor de cabeza, y si gastamos de más, peor aún.

Para ayudarlas a evitarlo, en esta nota compartimos estrategias que muchas mamás usan para ahorrar:

1- “Reciclar” los útiles del ciclo escolar pasado: revisar la casa porque siempre quedan cosas en buen estado en el cajón de los juguetes, en el escritorio, etc.. y pueden reutilizarse: tijeras, reglas, gomas, lapiceras, lápices de colores y demás. También en ocasiones quedan cuadernos con varias hojas sin usar, forrándolos y quitando las hojas usadas sirven otra vez.

2- Organizarse con las mamás del curso o salita para hacer una “compra comunitaria” en un mayorista. Dividirse las tareas para que sea más fácil: algunas pueden encargarse de recaudar el dinero, otras de ir al mayorista a comprar y otras de repartir todo entre las mamás.

3- Comprar con tiempo: no esperar hasta último momento para comprar los útiles porque así es difícil buscar buenos precios. También, previendo posibles aumentos, adelantarse e ir comprando lo que se pueda en octubre o noviembre. Si no es posible comprar con tanta anticipación, esperar los descuentos que ofrecen algunos bancos o tarjetas de crédito cuando se acercan las clases.

4- Ajustarse a un presupuesto: tener un límite permite organizarse mejor con las compras y no gastar de más. Compartir con los chicos este presupuesto y pedirles que ayuden para no excederse les enseñará el valor de las cosas y cómo administrar el dinero.

5- Caminar para encontrar precio: comparar los precios de la librería del barrio con los del supermercado (que a veces tiene descuentos) y con los de una librería más grande y evaluar dónde conviene comprar y qué lugares dejar para las compras más chiquitas durante el año.

6- Priorizar calidad en vez de marca: la marca puede ser garantía de calidad, sin embargo, hay productos de marcas menos conocidas que pueden ser igual de buenos. Tenerlos en cuenta ayuda a ajustarse al presupuesto.

7- Invertir en una buena mochila y en una buena cartuchera: tal vez hoy es un gran gasto, pero una buena mochila puede durar varios años, lo que significa un ahorro a largo plazo. También, elegir una buena cartuchera es clave para evitar reponerla a mitad de año.

8- Para  ahorrar tiempo, comprar por internet puede ser la salvación para las más ocupadas.

Fuente: planetamama.com.ar

Cómo elegir el asiento más seguro en 6 tipos de transporte

Nos pasamos cuatro años de nuestra vida en el coche y todavía nos cuesta saber cómo estar más seguros dentro de él. La comodidad del viaje no es nada en comparación con la importancia que debemos otorgar a la seguridad, ya que nuestra vida podría salvarse o las heridas disminuirse si elegimos bien nuestro asiento.

El asiento más seguro depende siempre del tipo de transporte que vayamos a coger, así que vamos a hacer un repaso por siete vehículos diferentes para que puedas tener todo en cuenta antes de exponerte.

“¡Ya no queremos más personas lesionadas, discapacitadas, ni muertas por los hechos de tránsito!”. —Luís Manuel Can Rosel, fundador del movimiento Unidos por Nuestra Seguridad Vial, conferencista e instructor en Seguridad y Cultura Vial.

En el avión

La mayoría de los expertos coinciden en que la cola es menos peligrosa que los primeros asientos de la parte delantera del avión.

En el barco

Los asientos más seguros dentro de un barco son la cubierta y los camarotes cerca de ella, puesto que la parte superior del barco es la última que se hunde en caso de accidente. En cuanto a los más peligrosos, son los camarotes de abajo ya que, en caso de que hubiera un agujero, serían aquellos que antes se inundan.

En el tren

Los asientos más seguros son los que están en el medio de todo el tren, ya que si hubiera una colisión, tanto el primer como el último vagón, se descarrilan o serían los que más perjudicados salen. Aquellos más peligrosos son los que van en el sentido del movimiento del tren, porque si este frena será más probable caer de ellos.

En el bus

Los asientos seguros son aquellos de la parte derecha del autobús, porque son los que están más alejados de la circulación de los coches. Los más peligrosos son, sin duda, aquellas dos filas que están más cerca del conductor y del parabrisas, porque es por ahí por donde podrían entrar objetos peligrosos en caso de colisión. Asimismo, los que están al lado de las ventanas y de las puertas y la fila trasera si hubiera un choque por detrás.

En el taxi de ruta

Los asientos más seguros son los que están detrás del conductor, ya que si el vehículo frena de repente la probabilidad de sufrir un golpe es menor. Aquellos más peligrosos son los que están al lado de puertas y ventanas. Evita también el asiento de al lado del conductor.

En el coche

Los asientos seguros son el que está justo detrás de donde está el conductor y el asiento de en medio, ya que en caso de accidente (de frente) se deforma menos que otros. El más peligroso es el que está al lado del conductor. En caso de choque, el conductor intentará girar para salvarse de forma instintiva, algo que podría resultar fatal para el que está al lado.

Fuente: Genial