Entradas

Episcopal San Andrés rinde homenaje a las hermanas Mirabal

Carolina Jiménez
Santo Domingo

El pasado viernes, 1ro de marzo, Plan LEA visitó el Colegio Episcopal San Andrés, donde se presenció el talento, la alegría y la dominicanidad de infantes de 1 a 5 años. Sobre todo la pasión y la motivación con la que los docentes y directora del centro guiaban a sus estudiantes en la actividad, realizada en honor a las hermanas Mirabal.

Desde la entrada hasta la salida del centro educativo, se respiró el amor y el respeto patriótico. Y es que en cada rincón podíamos encontrar murales con dibujos, manualidades y creaciones representativas a la Patria.

Miguelina Jorge, directora académica, nos contó que esta actividad se organizó con la intención de hacer un homenaje a las hermanas Mirabal; mujeres heroínas y patrióticas. Además para hacer honor en este mes de marzo a las mujeres dominicanas e incentivarlas a luchar por sus ideales como nación, como mujer y como familia. “En nosotras también hay esperanzas para el país”, expresó Jorge.

Al preguntarle sobre las actividades que realiza el colegio para cada efeméride, la directora dijo que: “El Episcopal San Andrés cumple con todas las actividades del calendario programado por el Ministerio de Educación, aquí se resaltan los valores cívicos, patriotas, humanos y espirituales. Es un centro que forma por competencias y desarrolla las habilidades y talentos de cada estudiante. Somos una realidad en el Sistema Educativo Nacional, como lo está en la propuesta curricular del Ministerio”.

Un aspecto importante del que fuimos testigos, es que el apoyo de la familia se hace presente en las actividades del Episcopal y que la integración es significativa.

Gemelos: ¿juntos o separados en el colegio?

Ana y Clara así como Álvaro y Jorge son hermanos gemelos, compañeros de mi hijo en el colegio, pero, aún cursando el mismo curso, estudian en clases diferentes.

¿Alguna vez os habéis preguntado por qué los separan? Lo que parece raro, tiene su explicación. Lo que se busca con ello es que cada uno pueda desarrollarse individualmente como persona y como alumno.

Los hermanos gemelos en el colegio

Pienso que el gran reto de los padres en la educación de hijos gemelos es conseguir precisamente eso, que cada uno de sus hijos sea un individuo pleno y completo en sus capacidades o cualidades, sin comparativas o complementariedad alguna.

Actualmente, en los colegios se separa a los gemelos en distintas clases para que cada uno por separado tenga su propio grupo de amigos, y puedan desarrollar su personalidad y sus habilidades sociales sin comparativas, porque en ocasiones puede suceder que uno de ellos actúe como líder y el otro como seguidor, o muestren rivalidad en el ámbito escolar, al igual que puede suceder entre hermanos de distintas edades.

Lo mismo ocurre en los hogares de niños gemelos. Los que tenéis gemelos seguro que habéis desarrollado ciertas estrategias para conseguir que cada uno de vuestros hijos tenga una relación única y diferente con vosotros, con los amigos, compañeros del cole, y con otros hermanos.

Según he hablado con mi amiga Tatiana (dos de sus hijos son gemelos), el secreto está en tratarles como al resto de sus hijos que comparten familia, habitación, gustos, pero que son diferentes en edad, físico y personalidad, para ello es importante evitar que vistan siempre de la misma manera, tengan los mismos juguetes o un idéntico trato, que aprendan a compartir y a desarrollar su propia personalidad.

Nuestra actuación debería responder a la educación de dos hermanos cualesquiera que comparten el mismo día para celebrar su cumpleaños.

Fuente: guiainfantil.com

Los miedos de los niños en el colegio que más se repiten

El miedo es una emoción básica que se da en todas las edades y etapas de desarrollo. Es adaptativo y va evolucionando con la edad, la madurez y las experiencias personales. Entre los terrores infantiles más comunes encontramos el miedo a la oscuridad, a los monstruos, a los ruidos, a los animales…

Pero, ¿qué ocurre con los miedos de los niños en el colegio? Se trata de una experiencia con la que van a tener que enfrentarse casi a diario. El papel de los adultos es importante a la hora de que los niños superen y manejen sus miedos.

Estos son los miedos de los niños en el colegio más comunes

Los niños pueden manifestar miedo ante diversas situaciones, aunque estas sean familiares y habituales como, por ejemplo, el colegio. Hay que estar atento a las reacciones y verbalizaciones de los niños a la hora de identificar si hay algo que altera el mundo emocional del niño, ya que cuando no se superan positivamente los terrores, y se intensifican, puedan derivar en ansiedad y fobias.

En el ámbito escolar los niños pueden manifestar miedo por diversas y variadas razones.

1. Miedo al fracaso escolar (a repetir curso, a suspender, a hacer mal tareas, a no saber contestar a las preguntas del profesor…)

2. Miedo social (a que se rían de ellos, a no tener amigos, a ser rechazado…)

3. Al malestar físico

4. A los cambios escolares (de etapa, de centro…)

El miedo escolar es uno de los miedos que más puede condicionar el progreso académico y social de los niños.

Es normal que cuando inician la escolarización, o al inicio del curso escolar sobre todo cuando hay cambios de etapa o de centro, los niños tengan cierto temor. Sin embargo, si este miedo perdura y se intensifica, puede convertirse en una fobia o un miedo excesivo, que llega a limitar la vida escolar de los niños.

La importancia de encontrar la causa de los terrores

Hay miedos evidentes, como el miedo a los animales, a la oscuridad, etc… pero hay otros que no lo son tanto, y por eso hay que estar atentos a las señales de alerta que nos pueden indicar que algo no va bien. Entre estos signos, encontramos las regresiones, es decir, comportamientos y conductas que no corresponden con la etapa de desarrollo en la que se encuentra el niño; problemas de sueño, como pesadillas, despertares y miedos nocturnos; desmotivación y apatía; o impulsividad.

A la hora de afrontar el miedo escolar en los niños es importante intentar identificar la causa. Son varias las posibilidades.

– Niños con dificultades de aprendizaje, por ejemplo, tienen miedo en el aula a responder a  las preguntas del profesor, a hablar en clase, salir a la pizarra, o leer en voz alta.

– La propia inseguridad del niño también es una fuente de miedo en la escuela.

– Puede también que se haya dado algún episodio desagradable en el colegio, que aunque no sea importante para los adultos, es vital para el niño.

– Miedo a la separación de los adultos de referencia, etc.

Por lo tanto hay que investigar y analizar qué puede estar generando este miedo para poder intervenir sobre él. Dependiendo de la causa del miedo, la intervención será diferente.

Cómo ayudar a los niños a superar sus miedos en el colegio

A la hora de trabajar los miedos, es conveniente que los adultos analicemos cuáles son nuestras respuestas hacia esos temores.

En ocasiones los padres tendemos a quitar importancia a esas situaciones, creyendo que así ayudamos a los niños, o por el contrario nos angustiamos y preocupamos en exceso. Los adultos tenemos que dar seguridad a los niños, por lo que debemos actuar con calma y tranquilidad, pero ofreciendo confianza.

No debemos regañar al niño cuando manifieste su miedo. Podemos ayudarle animándole a que nos verbalice cómo se siente, y dándole posibles soluciones a la situación, es decir, un modelo que le ayude a superar esas situaciones que le dan miedo.

Podemos ayudarles también con técnicas de relajación, que le ayuden a rebajar la ansiedad en momentos clave.

En cualquier caso si estos miedos persisten y no se superan con el tiempo, será conveniente acudir a un profesional que ayude al niño, que nos oriente a los padres sobre cómo intervenir y que nos asesore sobre cómo trabajar con la escuela.

Fuente> guiainfantil.com

Escolarización del niño con síndrome de Down

Llegado el momento en que el bebé con síndrome de Down puede ir a la guardería es normal que a los padres os surjan dudas y miedos de si llevarlo o no, o de cómo va a ser su integración en estos centros si su desarrollo es inferior al del resto de los niños. Lo cierto es que no hay una edad ideal para que los bebés con síndrome de Down comiencen a ir a la escuela infantil, ni unos requisitos básicos para elegir una u otra; eso dependerá de las circunstancias de cada familia y de la decisión personal de los padres. Pero es muy positivo que tu hijo se escolarice como el resto de los niños.

Así lo indica el psicólogo Isidoro Candel, experto en atención temprana de la Federación Española de Síndrome de Down (Down España): “antes de los 3 años, los niños con este síndrome se escolarizan en escuelas infantiles (guarderías) con los demás compañeros, experiencia que está resultando muy satisfactoria para ellos y para los propios padres”. Lo que también refrenda la psicóloga y experta en educación de Down España, Ana Belén Rodríguez: “que los niños acudan a la guardería con la misma edad que el resto de los niños favorece la socialización, potencia la tolerancia y la convivencia, y facilita la imitación de conductas”. Además, es un buen paso que allana el camino y favorece la posterior escolarización en un centro educativo.

En qué tipo de centro educativo puedes escolarizar a un niño con síndrome de Down

Pero la disyuntiva está en si luego deben asistir a un centro más específico o no. Según datos de Down España, el 90% de las personas con trisomía 21 accede a la escuela ordinaria, existiendo una gran integración, sobre todo, en el primer ciclo. “En nuestro país, la modalidad de escolarización para los alumnos con necesidades educativas especiales es, en un principio, el centro ordinario, es decir, un colegio normal y corriente, con los apoyos que ellos precisen: pedagogía terapéutica, lenguaje, fisioterapia, auxiliar técnico educativo… Prácticamente todos los niños con síndrome de Down se escolarizan a los 3-4 años en estos centros, pero cada caso es diferente, y la modalidad de escolarización siempre deberá estar en función de las características de cada alumno”, señala Isidoro Candel.

Ana Belén Rodríguez también opina que debería ser así: “la escolarización del alumnado con necesidades educativas especiales y su atención educativa ha de fundamentarse siempre en los principios de normalización e inclusión escolar. Los alumnos con síndrome de Down tienen derecho a estar escolarizados en centros ordinarios, con las ayudas específicas que requieran”. Esta experta explica cómo funciona el proceso actualmente y las opciones que tienen los padres: “cuando vuestro hijo inicie el segundo ciclo de Educación Infantil (3 – 6 años), una vez marcada la casilla de necesidades educativas especiales en la solicitud de escolarización y efectuada la presentación de la misma en el centro elegido, será el Equipo de Orientación Educativa (EOE) quien se ponga en contacto con vosotros para realizar la evaluación correspondiente y emitir una orientación del tipo o modalidad de escolarización más adecuada para vuestro hijo con síndrome de Down.

El sistema educativo español recoge, según la legislación vigente, distintas modalidades que van desde el extremo de mayor integración hasta el de mayor exclusión: centro ordinario, centro ordinario con apoyos, centro ordinario con escolarización preferente para una determinada discapacidad, aula específica en centro ordinario, escolarización combinada entre un centro ordinario y un centro específico, y centro específico o de educación especial”.

Aunque la mayoría de los niños con síndrome de Down son fáciles de manejar, muchos preescolares son más complicados, en parte porque no son capaces aún de comunicarse de un modo eficiente. Los estudios demuestran que los niños con trisomía 21 que tienen conductas más difíciles a los tres años progresan más lentamente en su etapa escolar. Esto se debería en gran medida a que no son capaces de permanecer quietos, escuchar, y beneficiarse de las oportunidades de aprendizaje. Además, estos pequeños se caracterizan por tener un nivel de perseverancia bajo y por tender a desligarse de las tareas.

Así, “dependiendo de su evolución y de otras variables que suelen escapar a nuestro control, se irán proponiendo progresivamente otras alternativas de escolarización, en el caso de que no funcione la indicada inicialmente”, señala Isidoro Candel.

Fuente: webconsultas.com

La creatividad del preescolar

Carolina Jiménez
[email protected]
Santo Domingo

La educación preescolar constituye un ciclo de formación de suma importancia para el desarrollo de los niños entre 0 y 6 años de edad. Es una etapa en la que se incrementan habilidades físicas y psicológicas, así como el fomento de creatividad y enseñanzas de autenticidad.

Michelle Díaz, maestra de preescolar, afirma que: “Durante la etapa preescolar es donde se trabajan los elementos más importantes del desarrollo socioemocional y cognitivo de los niños. Las exploraciones sensoriales y las competencias educativas son las que más aportan al proceso estudiantil, convirtiéndose en un ciclo de formación de suma importancia”.

La educación inicial contribuye al desarrollo cognitivo del ser humano, que inicia con una capacidad innata de adaptación al ambiente; consta de una serie de etapas que representan los patrones universales del desarrollo. En cada una de estas la mente del niño desarrolla una nueva forma de operar.

El desarrollo cognitivo está relacionado con el conocimiento: es el proceso por el cual vamos aprendiendo a utilizar la memoria, el lenguaje, la percepción, la resolución de problemas y la planificación.

La maestra explica que existen numerosos estudios que demuestran que el cerebro de los niños en edad preescolar tiene la capacidad de realizar diferentes conexiones cerebrales de manera acumulativa y por etapas. “El maestro de educación inicial tiene una labor muy importante, ya que debe estimular y promover dichas conexiones en su máximo nivel”, agrega.

Sostiene Díaz que, los maestros deben identificar las necesidades de cada uno de sus estudiantes y trabajarlas de manera personalizada para un mejor aprendizaje. “En ocasiones, hay actividades que requieren la participación de grupos grandes, pero también se debe contar con otras de grupos pequeños, donde se pueda trabajar cada necesidad de manera individual”.

Para fomentar el aprendizaje de habilidades y conocimientos que resultan esenciales en esta primera etapa escolar, es importante que en el aula se realicen actividades dinámicas y variadas.

Michelle Díaz, maestra de preescolar.

“El mayor objetivo de un preescolar es guiar a los niños en la construcción socioemocional de sus vidas de manera sana y real. Sin embargo, el curriculum preescolar es completo de acuerdo a las competencias que requiere el Ministerio de Educación. Estas se trabajan a través de investigaciones y exploraciones tanto sensoriales como cognitivas y varían según el nivel y las necesidades de cada estudiante. Se busca estar actualizados con las habilidades del siglo XXI (comunicación, pensamiento crítico, colaboración y creatividad)”, argumenta la maestra.

En cuanto a las actividades para los niños, plantea que insertar objetos en pequeños orificios o trazar líneas puede desarrollar la motora fina. Dentro de las actividades más frecuentes están las habilidades de preescritura, sin importar el nivel con el que se esté trabajando.

Para el profesorado es un reto mantener la atención de los niños, condición previa imprescindible para empezar cualquier actividad escolar.

“Un maestro preescolar debe siempre tener energía para mantener motivados a sus estudiantes durante el proceso de aprendizaje. Siempre realizo con mis estudiantes actividades que respondan a sus intereses y curiosidades, creando una investigación sobre ello, lo cual les permitirá un mayor aprendizaje”, puntualiza Díaz.

Para lograr que el aprendizaje sea continuo, los padres en sus hogares deben asumir la responsabilidad de poner en práctica las enseñanzas que los maestros les imparten a sus hijos. Díaz asegura que: “Siempre es bueno que los maestros tengan una relación abierta con los padres, donde puedan mantenerlos informados sobre los temas y necesidades específicas de sus hijos. Estos por su parte, leerles algún libro relacionado a los temas que se están trabajando en el colegio y sacar un momento del día para realizar actividades. Esta conexión con el hogar, permitirá que los niños puedan tener un aprendizaje significativo y enriquecedor”.

Amigos del colegio: buenas y malas influencias

No todos los niños tienen dotes de liderazgo, aunque a algunos les gusta más manejar el cotarro, otros prefieren no tomar la iniciativa y sumarse y compartir las propuestas ajenas. Muchas veces, los niños son sometidos a presiones por parte de loscompañeros, que intentan influir, más o menos descaradamente, en su forma de actuar. Esto es algo con lo que nuestros hijos tienen que lidiar ya desde pequeños.

Algo enojado, mi hijo de nueve años me contó que un amigo suyo le acusó de ser un ‘friki’, ya que decidió junto a otros compañeros de curso hacer un club de ciencias. Supongo, que este amigo viendo en riesgo su relación con mi hijo y la afición que ambos comparten por el fútbol, procuró darle este malintencionado juicio de valor para que no se apartara de él y de sus gustos comunes. Y es que también entre los amigos del colegio se ejercen buenas y malas influencias.

Cuándo los amigos del colegio ejercen buenas y malas influencias

Naturalmente, yo le expliqué el porqué su amigo le hizo aquel comentario y, por supuesto, le animé a diversificar su campo de juego, a no ser sumiso o dependiente de un único amigo, sino que le invitara también a participar de su nuevo proyecto.

Los compañeros de clase y amigos tienen también una influencia positiva en el niño. Yo recuerdo tener una amiga a la que le encantaba dibujar y lo hacía realmente bien, ella me enseñó a hacer caras divertidas y aprendí muchísimo imitándola.

De la misma manera, creo posible que cuando en una clase hay bastantes niños que sonbuenos estudiantes y destacan por ello, el resto de los niños, que quizás en otro ambiente, no trabajarían, se esfuerzan por estar a la altura de los más admirados. Unos niños pueden servir de estímulo positivo para otros.

La motivación es mayor y más efectiva, cuando viene del ejemplo de un igual. Por desgracia, la influencia de los iguales también puede ser negativa, cuando el líder o líderes del grupo no dan buen ejemplo o no se comportan bien. En estos casos, debemos preparar a nuestros hijos para que no cedan a la solicitud de acciones contrarias a su sentido común y a sus convicciones.

Cómo ayudar a los niños a alejarse de las malas influencias

Es fácil que los niños cedan ante la presión de otros por la curiosidad que se despierta en ellos o, simplemente, por necesidad de sentirse aceptados como parte del grupo, para caer bien, para que no se burlen de ellos, para no meterse en problemas si van contracorriente. Podemos ayudarles, dándoles algunos consejos para que puedan alejarse de las malas influencias:

– Potenciar su autoestima y buen criterio.

– Conocer a los amigos de nuestros hijos.

Enseñarles a elegir los amigos, según aficiones y comportamiento.

– Invitarles a que hablen con nosotros o cualquier persona responsable ante cualquier presión o abuso.

Aliarse con algún otro compañero o amigos para decir con poder decir más fácilmente “no”.

No limitar la amistad a un solo grupo o persona. Enseñar a los niños a que se lleven bien con todos los compañeros.

– Avisarle de los riesgos de ceder a las malas influencias y hacerse respetar.

Fuente: Patro Gabaldón. Guiainfantil.com

Colegio Brisa Oriental recibe certificación de Calidad del Modelo Pentacidad

El Centro Educativo Brisa Oriental recibió la certificación de Calidad del Modelo Pentacidad, NRMP 001, pasando a ser el quinto centro educativo del país en obtenerlo.

Durante un año escolar completo la institución implementó este sistema que realiza un cambio en el concepto de educar planteando como base formar a las personas en cinco ámbitos: identidad, social, mente, cuerpo y emoción.

Tras su implementación y auditorías externas de la certificadora internacional SGS, el colegio recibió de manos de Begoña Salas, Directora Ejecutiva de Pentacidad, la certificación oficial.

¨Pudimos trabajar los valores de cada estudiante a través de sus competencias en los cinco ámbitos de la persona, desde donde van a desarrollar su verdadero proyecto de vida¨, expresó Salas.

El principal objetivo de este método es hacer posible que cada niño y joven encuentre en sí mismo sus potencialidades. No se concentra únicamente en la transmisión de conocimientos, sino  más bien  en la formación y educación de la inteligencia emocional de las personas; lo cual repercute de manera positiva en la manera asertiva de sus relaciones humanas y comunitarias.

Este nuevo sistema de trabajo del centro Brisa Oriental es parte de la actualización y desarrollo de nuevas estrategias acordes a las demandas actuales de la sociedad.

El Centro Educativo Brisa Oriental cuenta con 18 años de trayectoria en los que ha graduado cientos de bachilleres, contando entre estos estudiantes que han resultado ganadores de olimpiadas de matemáticas, ortografía y física, realizadas por el Distrito.

La implementación del Sistema de Calidad Educativo estuvo a cargo del equipo del centro conformado por Margarita Sosa, Yahayra Ventura, Leonor Pimentel, Raysa Javier, Yamilka Alcántara y Laika Díaz.

La vuelta al colegio sin dramas ni perezas

Ya queda muy poco para que los niños vuelvan al colegio y muchos padres se llevan las manos a la cabeza preocupados por cómo va a reaccionar su pequeño cuando tenga que ir o volver al cole, a despertarse más temprano, volver a las obligaciones o a tener que dejar de estar todo el día jugando.

Ha llegado el momento de volver a la rutina, a un cotidiano más organizado y lleno de horarios, y eso, aunque parece sencillo, no es tan fácil de asimilarlo, principalmente para los niños. Por esta razón, semanas antes de que tu hijo vaya o vuelva al colegio, es necesario que tome algunas providencias para que la transición de las vacaciones al colegio no lo atrape de golpe.

Buenos hábitos para la vuelta al cole

1- Los niños deben empezar a irse a la cama y a despertarse más temprano. Los padres deben establecer nuevos horarios para el sueño, para los momentos de alimentación. Eso evitará que el niño se duerma o esté irritado, cansado e incluso malhumorado en el primer día del colegio.

2- Es importante que los niños hagan un repaso de las actividades académicas o revisen las tareas que la profesora les dejó. Eso evitará que él no se sienta tan inseguro y miedoso en los primeros días del cole.

3- Es recomendable que los niños ya tengan organizados y forrados los nuevos libros, el material escolar, el uniforme (si es el caso), la mochila, estuche, calzados, etc., antes del inicio de las clases. Eso evitará que se sientan ansiosos y preocupados.

4- Promover una reunión con los amiguitos del niño. Eso le ayudará a ‘romper el hielo’. Se sentirá más seguro y arropado.

5- Es también importante que los padres tengan una actitud positiva, paciente y firme en cuanto a la vuelta al colegio de sus hijos. Deben resaltar siempre lo positivo del colegio. Eso evitará que el niño esté nervioso y miedoso.

6- Es aconsejable que los padres construyan un canal de comunicación muy abierto con los hijos. Al recogerlos en el cole, busquen saber cómo ha sido su día en el aula y en el patio. El niño se sentirá más positivo y apoyado.

7- Es el momento de establecer nuevos horarios: hora de irse a la cama, de despertarse, de ver la televisión, de jugar, de comer, etc., para que poco a poco el niño se vaya organizando.

8- Es conveniente que los niños crucen el puente de las vacaciones a la vida académica de una forma serena, sin excesos ni agobios. Las actividades extraescolares pueden esperar algunas semanitas.

Por lo demás, se debe evitar dar muchas vueltas al tema. Los padres debemos entender que es una etapa de transición como muchas otras. Los padres solo deben preocuparse si el niño, pasada una semana, sigue no queriendo irse al colegio y encima empieza a sentir dolor de tripa, de cabeza… Eso podrá ser síntomas del síndrome post vacacional, de alguna enfermedad, o dolencias por otro motivo. En este caso, se debe hablar con el niño e intentar ayudarlo.

Fuente: guiainfantil.com

Todo lo que debes valorar a la hora de elegir el colegio de tus hijos

Para muchas familias elegir un centro educativo para los hijos supone no solo una prioridad, sino también una enorme responsabilidad que trae de cabeza a muchos padres, sobre todo cuando el niño va a ser escolarizado por primera vez. No existe una fórmula mágica, ni única, que dé respuesta a las preguntas que se plantean los padres para acertar en la elección, pues al final es una decisión personal de cada familia.

Se aconseja que las familias hagan una profunda reflexión antes de hacer matrícula en un centro: deben tener clara cuál es su meta. No se trata de que sea cirujano o abogado, sino de tener una visión integral de la persona en la que queremos que se convierta, de los valores y capacidades que queremos que posea. Para unos padres será más importante que al final del proceso educativo su hijo tenga un conocimiento de varios idiomas, para otros que posea unos valores religiosos, o que su hijo esté integrado en la sociedad real. Lo importante es que la familia tenga claro el proyecto educativo que quiere para su hijo, y que se cree una sociedad entre la familia y el colegio. Lo ideal es que el centro sea una prolongación de lo que se vive en casa.

Público, privado, concertado

La mayoría de los padres comienzan por establecer si quieren un centro educativo público, concertado o privado. Quizá la crisis sea una buena oportunidad para que quien nunca pensó en la oferta pública comprueben la buena calidad de esta enseñanza. Si tienen cerca un colegio público (gestionado por la Administración y gratuito), se recomienda a los padres acercarse a ver sus dotaciones, conocer al profesorado.

Las otras dos grandes opciones pasarían por elegir una formación concertada (centros privados que disfrutan de subvenciones públicas, por lo que el coste de las matrículas es inferior al de los privados), o privada, donde el modelo de educación está financiado por los padres de los alumnos y están autorizados para implantar un ideario de enseñanza propio, siempre que se ajusten a las exigencias que marca la ley. También tienen libertad para establecer sus normas de admisión.

Pero, ¿cómo inclinarse por una opción u otra? Expertos en la materia recomiendan que los padres busquen referencias directas del centro que les interese. También que pregunten a otros padres de alumnos las cuestiones que más le inquieten y, si es posible, que concierten una entrevista con los responsables o profesores del centro para profundizar en aquellos asuntos de los que necesiten más información. No obstante, algunos colegios celebran «jornadas de puertas abiertas» para que los padres vean el centro en pleno funcionamiento y resuelvan sus dudas «in situ».

Es recomendable  preguntar por el proyecto pedagógico, por cómo es la comunicación del centro con las familias, si hay facilidad de acceso al equipo directivo, si el colegio realiza actividades extraescolares y complementarias y participa en programas de innovación, porque estos son indicadores de un profesorado motivado.

 La ubicación del centro educativo es uno de los principales aspectos a evaluar.

No es irreversible

En cualquier caso, la decisión hay que vivirla con calma porque, como asegura el filósofo y pedagogo Gregorio Luri, autor del libro «Mejor educados» (Ariel, 2014), «si algo hay que tener claro a la hora de echar una inscripción en un centro es saber que el clima intelectual y los hábitos de trabajo que reinan en la familia son mejores predictores del éxito o del fracaso escolar que la escuela misma». Además conviene pensar que no es una decisión irreversible. Si no has acertado, siempre puedes volver a buscar algo mejor para tu hijo.

Fuente: abc.es

Realizarán premiación del X Consurso de Lectoescritura

La Editorial Santuario se apresta a celebrar este jueves 25 de mayo, a las 10:00 de la mañana, en la Sala de la Cultura del Teatro Nacional, la premiación del X Concurso de Lectoescritura.

El concurso que tiene por objetivo fomentar un país de lectores y una patria letrada, está dedicado este año  al autor dominicano contemporáneo Avelino Stanley.

En esta edición participan  estudiantes representantes de los niveles primario, secundario y universitario de escuelas, colegios y universidades de todo el país.

En cada categoría se elegirán ganadores en primer, segundo y tercer lugar, por lo que resultarán premiados 39 estudiantes.

Para participar, todos los alumnos redactaron un informe o comentario valorativo de uno de los libros de Avelino Stanley. Los alumnos de segundo de primaria participan con un dibujo de  las escenas del libro “Caminando con los padres de la patria”, mientras que los de primero, presentarán una página coloreada del libro “De la mano con Duarte”.

Avelino Stanley

El autor,  nacido en La Romana de padre inglés proveniente de Saint Kitts, es prolífico en novelas y cuentos. Sus obras expresan su preocupación por la brecha de inequidad  que vive la sociedad actual.

Entre sus novelas se cuentan: “Equis”, 1986; “Catedral de la libido”, 1994; “Tiempo muerto”, 1998; “Por qué no he de llorar”, 2003; “Al fin del mundo me iré”, 2006; “La ciguapa encantada por la luna”, 2008;  “Chichiguas que me llevan a las nubes”, 2010 y “Dulce esperanza de la patria”.

De sus cuentos citaremos “Los disparos”, 1988; “La máscara del tiempo”, 1996; “Los tres reyes magos”, 2000; “Danza de las llamaradas”, 2001; “El clamor de la chimenea”, 2006, (antología); “La piel acosada”, 2007; y, ”Ruptura del límite”, cuentos dominicanos, 2010, entre otros.

Stanley ha sido reconocido con el premio “Sin Fronteras”, en Madrid, España, el cual le fue otorgado por la Asociación Mundial de Educación Especial, por su novela “Equis”, en 2001 y recibió el premio Ciudad de Viareggio, en Italia, por el cuento “Piel acosada”. Parte de su obra literaria ha sido traducida a varias lenguas.

El destacado escritor contemporáneo es economista de profesión y realizó estudios de maestría en Lingüística, y postgrado en Historia afro-iberoamericana. Fue viceministro de Cultura desde agosto de 2004 hasta que renunció al cargo en 2009.