Entradas

¡Cine en las aulas!

Cine, series, cortos, documentales… Los recursos audiovisuales tienen un gran potencial pedagógico cuando se integran dentro de la programación didáctica. Si además se da el salto a crearlos en clase, los beneficios se multiplican.

cine en las aulas

La película ‘Marte’, de Ridley Scott, se emplea en las clases de Física del Colegio Padre Enrique de Ossó de Zaragoza para que los estudiantes comprendan mejor las dimensiones del Espacio. Pero cuando van a trabajar la importancia de la empatía, la resiliencia y el aprovechamiento de las oportunidades, proyectan ‘Slumdog Millionaire’. En el CPR Badajoz, por otro lado, el alumnado de Infantil y Primaria visualiza ‘El Príncipe de Egipto’ para tomar contacto con la historia y época de la cinta, y luego realiza actividades relacionadas con los personajes y escenarios. Un ejemplo más: en el colegio Urkide de Vitoria emplean ‘En Busca de la Felicidad’ para hablar de autoestima.

Podríamos continuar la enumeración con las experiencias de otros muchos centros educativos, pero bastan estas propuestas para constatar que los recursos audiovisuales tienen un potencial educativo que va mucho más allá del puro entretenimiento.

Sí; es cierto que el cine, los documentales o los cortos tienen un importante componente de diversión que motiva, atrae, capta la atención y despierta la curiosidad de los más jóvenes. Pero es precisamente este hecho el que hace que pueda emplearse con éxito para abordar contenido curricular en cualquier materia y acercar al alumnado a todo tipo de problemáticas sociales: cambio climático y sostenibilidad, desigualdad de género, discriminación, violencia… “Incluso es posible visualizar anuncios de televisión: muchos de ellos son imprescindibles para ser analizados y tocar aspectos tan importantes como los estereotipos de belleza, los roles de género o la manipulación de la publicidad”, comenta Ingrid Mosquera, profesora adjunta de la Facultad de Educación de la Universidad Internacional de la Rioja (UNIR).

cine en las aulas

Criterios pedagógicos

La clave para hacerlo con garantías está, como ocurre con cualquier otro recurso, en que estos contenidos audiovisuales se empleen siempre con un objetivo pedagógico e integrados dentro de la programación didáctica, y no como una herramienta para distraer a los estudiantes. “Solo hace falta un poco de investigación sobre los recursos y plataformas existentes y planificación para encontrar las actividades adecuadas a los objetivos perseguidos”, afirma Sandra Mª Zurdo Robles, maestra de Audición y Lenguaje, coordinadora de convivencia del colegio Severiano Montero Sánchez de Peñaranda de Bracamonte en Salamanca y coordinadora del Proyecto ‘Cuento Sentimiento’ de Aulafilm, que promueve el uso del cine en las aulas.

Lo más interesante es que, cuando se siguen estos sencillos pasos, pueden emplearse independientemente del nivel educativo, adaptando siempre los títulos proyectados y el tipo de actividades, así como la duración de las proyecciones: no se puede olvidar que, cuanto más jóvenes sean los estudiantes, menos tiempo son capaces de mantener la atención. Para Emilio Delgado Villanueva, profesor de Ciencias en el Colegios Sagrados Corazones de Madrid, “contenidos con canciones o dibujos animados pueden ser muy útiles tanto en la transmisión de valores como de contenidos para los más pequeños, en los niveles de Infantil y Primaria. Para el alumnado de Secundaria y Bachillerato son ideales los documentales o fragmentos de estos o de películas”.

De hecho, muchos docentes defienden precisamente eso: el uso de escenas o extractos de los títulos seleccionados cuando son muy largos para, a partir de ellos, fomentar el debate. “A veces es interesante seleccionar aquellas partes que se puedan relacionar con el currículo, intentando no perder el contexto. En el caso del cine en las aulas hay áreas que dan más pie que otras. Por ejemplo, suelen ser interesantes para trabajar valores”, razona Pablo Bustos Morán, profesor de Biología y Geología en el IES Manuel de Falla en Coslada, Madrid.

Fuente: educaciontrespuntocero.com

Qué efectos tiene ver películas y por qué debería interesarte

Comedia, aventura, terror, romance… el cine encierra tal belleza que contadas personas en este mundo logran no rendirse ante las infinitas historias que desde hace casi 120 años nos regala.

Y dentro de este gran amor que muchos sienten por él los hispanos (especialmente las mujeres mayores de 25 años) se encuentran a la cabeza en Estados Unidos. Al menos esto fue lo que aseguró un estudio dado a conocer recientemente por la publicación The Wrap.

Según el informe, dicho grupo demográfico es el que asiste con mayor frecuencia al cine en el país del norte, especialmente si hay en cartel películas de superhéroes. Sucede que ser ciudadano estadounidenses con raíces hispanas haría que se empatice con la doble identidad de los personajes centrales.

En 2013, el 25 por ciento de las entradas de cine en Estados Unidos fueron vendidas a hispanos.

“Esa identidad bi-cultural es la base para la resonancia de los superhéroes”, dijo Kate Perkins, de la consultora TruthCo. Esto sugiere que los hispanos compartirían la puesta en primer y segundo plano “de dos identidades que son igualmente importantes”.

Si te encuentras dentro del porcentaje de hispanos que acuden al cine asiduamente o que pasan sus noches libres reviviendo clásicos en la televisón o PC, es preciso que tengas en cuenta los efectos que este hábito puede tener en ti. ¿Quieres descubrirlos? A continuación te detallamos algunos de ellos:

©Leo Hidalgo/Creative Commons

Sobre tu salud:

Cuando estás frente a una escena intensa, por ejemplo de una película de acción o terror, es posible que experimentes el aumento de tu frecuencia cardíaca y presión arterial. Por el contrario, las comedias te ayudarían a bajar la presión arterial. Esto responde al hecho de que reír por largos períodos de tiempo hace que se dilaten los vasos sanguíneos, aumentando el flujo sanguíneo. Incluso, 15 minutos de risa equivalen a 15 minutos de ejercicio para el sistema cardiovascular.

Pero eso no es todo. La risa puede fortalecer el sistema inmunológico y disminuir las hormonas del estrés. Así que no es una mala idea ver aunque sea una por semana, ¿no crees?

Sobre tu estado de ánimo y emociones

Luego de ver una película triste en la que los personajes enfrentan difíciles situaciones, no sería raro experimentar agradables sentimientos pensando en los seres queridos o sentirse feliz con la vida que se tiene.

Por su parte, las comedias ofrecen a muchos espectadores distancia con respecto a sus propios problemas, incrementando su sentido de bienestar.

Sobre tu capacidad resolutiva

Si estás preocupado por algo y no puedes llegar a una resolución, es el momento de ver una comedia: “La risa (…) puede aliviar la ansiedad, así como reducir la agresión y el miedo”, afirmó Birgit Wolz, psicóloga especializada en la terapia con películas. “A menudo, los pacientes son capaces de acercarse a la solución con (…) una perspectiva fresca y creativa después de ver una película humorística.”

Esto se ve reforzado por un estudio emprendido por la Universidad de Lancaster que encontró que luego de ver películas en las que la magia estuvo presente, un grupo de niños pudo desempeñarse de forma más creativa ante la resolución de una serie de preguntas que les fue presentada, en comparación con otro grupo al que no se lo expuso a dicho tipo de film.

¿Eres amante de las películas? ¿Qué opinas sobre sus efectos?

 Fuente: Discovery en Español

VI versión Muestra de Cine Medioambiental

Santo Domingo

Bajo el lema “Yo soy sostenible”, la sexta edición de la Muestra de Cine Medioambiental Dominicana presentó este miércoles 14 de septiembre la proyección del Programa de cortos infantiles EcoFilm Festival- PETer Plástico/Travesía/Bienvenido a la Tierra/El Agua de la Tierra/Donde vive Jobito, en las instalaciones de Funglode.

Estudiantes de los primeros grados de varios centros educativos disfrutaron de la proyección de estos cinco cortos infantiles, así como también de la intervención del biólogo marino Osvaldo Vásquez, asesor de la Muestra, quien intervenía explicando a los niños el significado del mensaje de cada corto. Los temas trabajados a través de entretenidas y coloridas ilustraciones fueron: aprovechamiento de la energía solar, beneficios del reciclaje, daños producidos por el plástico, beneficios de sembrar árboles y el uso racionable del agua.

Todo el tiempo del mundo

La idea de vivir en el bosque o salir a la naturaleza no es tan infrecuente en el norte de Canadá, pero los amigos y la familia del sur de Canadá no lo entendían. Por lo tanto, decidí documentar el viaje con la cámara para poder compartir la experiencia con los demás.

Santo Domingo

Todo el tiempo del mundo es un documental independiente rodado durante 9 meses, sin personal externo, que muestra las perspectivas de los niños de una familia formada por 5 miembros que decide abandonar nuestro ritmo de vida acelerado para reconectarse con ellos mismos y vincularse entre ellos y con el entorno natural.

La familia, que vive en Dawson City (con una población de unos 1,500 habitantes) en el norte de Canadá, decide pasar nueve meses en el bosque, en una pequeña cabaña sin electricidad, sin agua corriente y, sobre todo, sin relojes para que sea el mundo de alrededor lo que les marque el ritmo.

La película se ha proyectado en festivales de cine de Canadá, EE. UU. y Europa, donde ha ganado varios premios. Su directora, Suzanne Crocker, que cambió la carrera de médico por la de cineasta recientemente, presentará el documental y hablará de su experiencia de vida en la naturaleza durante la Muestra de Cine Medioambiental Dominicana (www.dreff.org), que tendrá lugar del 13 al 18 de septiembre en 11 ciudades de la República Dominicana. Aprovechamos la ocasión para conversar con ella sobre su proyecto.

¿Qué la impulsó a dejar la medicina para dedicarse a la realización de películas?

En un primer momento dejé la profesión médica para pasar más tiempo con mis hijos. Más o menos al mismo tiempo empecé a hacer cortometrajes. Mi hijo creó su primer corto de animación cuando tenía 5 años y eso me inspiró a explorar la cinematografía. De hecho, todos mis hijos han hecho cortometrajes. Me di cuenta rápidamente de que me gustaba mucho el cine como vehículo para contar historias o transmitir emociones, y me apasionó la idea de dedicarme a la  cinematografía.

¿Qué le interesó de este proyecto en particular?

No nos fuimos a vivir al bosque sólo por hacer un documental, sino para reconectarnos como familia. Estábamos empezando a alejarnos, debido en gran medida a que nosotros, como padres, teníamos la vida demasiado llena de distracciones como para dedicar el suficiente tiempo y la atención necesaria a la familia en su conjunto. La decisión de documentar el viaje con la cámara se me ocurrió sólo 6 semanas antes de irnos.

¿Qué es lo que más valora de lo aprendido con esta experiencia como persona y como familia?

La importancia del tiempo compartido cara a cara y sin distracciones; por ejemplo, la importancia de escuchar de verdad y no limitarse a estar presente físicamente pero con la mente en otros asuntos.

¿Qué es lo primero que advierten las personas que viven en entornos urbanos?

La importancia de pasar un tiempo desconectados de la tecnología digital.

¿Siente que la experiencia les ha llevado a tener ahora un estilo de vida más sostenible?

Sí. Después de tener que transportar y cargar durante 9 meses hasta la última gota de agua, toda la madera que usábamos para cocinar y para calentarnos y toda la comida, ahora registro más todos los recursos que utilizamos.

(+)
SOBRE SUZANNE CROCKER

BIOGRAFÍA

Cineasta canadiense de Yukon, en el norte de Canadá, cambió la carrera de médico rural por la de cineasta en 2009. Crocker ha participado en diversas actividades ambientales, sobre todo centradas en la minimización de residuos o zero waste, así como en la investigación en las repercusiones en la salud y el impacto social de la tecnología digital. Suzanne realizó 10 cortometrajes en su primer año como cineasta.

SUS HIJOS

Al irse a vivir al bosque dieron rienda suelta a la creatividad y la imaginación. Se hicieron más independientes, con más recursos. En los 9 meses no hubo un solo momento en el que dijeran que estaban aburridos. La rivalidad entre hermanos era mínima. Y nunca se cansaron de la compañía de sus padres.

Eventos

✖ No hay resultados

Lo sentimos, no hay entradas que coincidan con tu búsqueda.