Entradas

¿Cómo identificar a alumnos con altas capacidades en el aula?

Carmen Sanz Chacón es la presidenta de la Fundación El Mundo del Superdotado, y en el siguiente artículo nos proporciona las pistas necesarias que ayudarán a identificar aquellos niños con altas capacidades en la escuela.

La estadística nos dice que tenemos al menos un 2% de niños superdotados, estudiantes con altas capacidades intelectuales que, según la ley de educación, tienen necesidades educativas especiales. En este sentido, el centro es responsable de la identificación de este tipo de alumnos y, por lo tanto, también de los que presentan altas capacidades.

La falta de identificación puede producir graves problemas de adaptación, tanto en el ámbito emocional como en el educativo, problemas que se pueden prevenir y evitar si se realiza una identificación temprana y se ponen en marcha las medidas educativas necesarias en estos casos: aceleración de curso, enriquecimiento curricular y agrupamiento en actividades especiales para estos niños en las aulas abiertas de altas capacidades que deberían existir en todos los centros escolares.

Los decálogos de la superdotación

Los niños superdotados a menudo muestran las siguientes capacidades y actitudes:

-Aprenden a leer muy pronto y tienen gran facilidad con los números.

-Les gusta estar con niños mayores.

-Están en su mundo, abstraídos en sus cosas y son bastante despistados.

-Son muy sensibles.

-Piensan rápido, aprenden rápido y tienen muy buena memoria.

-Son muy exigentes con ellos mismos y con los demás.

-Son hiperactivos mentales y tienen muchos intereses a la vez.

-Son niños con baja autoestima, retraídos y/o con problemas de conducta, y con poca resistencia a la frustración.

-Tienden a cuestionar las normas y la autoridad.

-Son imaginativos, preguntan mucho y tienen un sentido del humor especial.

Por el contrario, los niños superdotados generalmente no son:

-Niños con alto rendimiento, es frecuente el fracaso escolar.

-Niños motivados, si no reciben educación especial suelen estar aburridos y desmotivados.

-Niños con Trastorno por Déficit de Atención y no necesitan medicación. Sólo se aburren.

-Niños hiperactivos, y no necesitan medicación. Necesitan hacer cosas que les interesen.

-Niños con Trastorno Negativista Desafiante. Se rebelan porque nadie les comprende.

-Niños con Trastorno de Evitación. Evitan a los demás porque les rechazan.

-Niños enfermos. La superdotación no es una enfermedad, es un regalo.

-Niños problemáticos, si dan problemas es porque necesitan ayuda.

-Niños que no necesitan nada, tienen necesidades educativa especiales según la ley.

-Niños imposibles, necesitan cariño, atención y apoyo para ser felices, como todos.

Apuesta por la formación docente

La formación del profesorado es fundamental para identificar a estos alumnos.

Fuente: Educación 3.0

 

Juego educativo para fomentar la reflexión sobre el propio yo

 

Objetivos
  • Favorecer la reflexión sobre uno mismo.
  • Tomar conciencia de las propias capacidades y debilidades.
  • Fomentar el desarrollo del autoconcepto.
Participantes

Niños y niñas de 10 años en adelante.

Materiales
  • Ficha
  • Material para pintar, colorear, escribir, recortar pegar, etc.
En que consiste el juego

El juego es una dinámica educativa que consiste en una reflexión sobre el propio yo. Conocerse y aceptarse a uno mismo es muy importante para el bienestar y la autoestima, además nos permite superarnos, ya que podemos ser conscientes de nuestros puntos fuertes y de nuestras debilidades. A través de una dinámica educativa conseguiremos que nuestros niños y niñas reflexionen sobre sus características y capacidades, al igual que un árbol, cada persona está formada por varias partes o facetas que configuran lo que es.

Instruciones
Preparación: Preparamos el material y un espacio adecuado.

Explicación: Les explicaremos a los niños y niñas lo siguiente: “Seguro que si os pregunto ¿cómo sois? Todos  y cada uno de vosotros tiene una respuesta a esa pregunta ¿pero realmente os habéis parado a pensar cómo sois? Es muy importante conocerse a uno mismo y para ello vamos a hacer un juego llamado el Árbol del yo. Todos sabemos lo que es un árbol, pero hay muchos tipos de árboles, unos son más altos que otros, la forma de las hojas y del tronco son diferentes, algunos tienen flores o frutos, etc. Lo mismo ocurre con las personas, todos somos personas, pero cada uno de nosotros es diferente a los demás, cada persona tiene unas características que le definen y le diferencian de los demás. Los árboles tienen varias partes diferenciadas:

  • Las raíces: no se ven, pero que son necesarias para que el árbol crezca. Son la base de la que el árbol va creciendo.
  • El tronco: base que sujeta todo el árbol. Dentro del tronco existen una serie de vasos que permiten transportar los nutrientes de la raíz a las hojas.
  • Las hojas: son la parte que se encarga de la respiración.
  • Los frutos y flores.

Vamos a imaginar que cada uno de nosotros somos un árbol y cómo árbol, tenemos: raíces, tronco, hojas, frutos y/o flores. Vamos a rellenar la ficha para hacer una reflexión sobre cual es cada una de esas partes en cada uno de nosotros.”

Les entregamos la ficha y les pedimos que la completen con la información que consideren que les define. Recordamos que no hay una respuesta buena o mala, y que cada uno tendrá su propia respuesta. A continuación, les pedimos que dibujen el árbol en una cartulina, podemos darles varios modelos de árboles o dejar que ellos lo diseñen. Tendrán que completar las hojas, el tronco, raíces, etc. Pueden usar cualquier material, color, forma, etc… pueden escribir, pegar cosas, etc.

Una vez terminados los árboles veremos que cada uno de ellos es único y diferente, que cada uno de ellos es especial.

Fuente: educayaprende.com/Celia Rodríguez Ruiz, Psicóloga y Pedagoga