Entradas

Biodiversidad y bienestar humano

Carolina Jiménez

El pasado viernes 25 de enero, los docentes de las regionales  10 y 15 (Santo Domingo), 16 (Cotuí), 17 (Monte Plata) y 18 (Neyba), participaron de la conferencia magistral de Semana de la Geografía 2019, titulada: “Biodiversidad y bienestar humano”, dictada por José Manuel Mateo, Coordinador Comisión de Ciencias Naturales y Medio Ambiente.

Alrededor de 150 docentes se dieron cita en las instalaciones de la Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode), quienes recibieron conocimientos sobre la biodiversidad, su contribución al bienestar humano, su aprovechamiento sostenible y las amenazas que le afectan.

Las palabras de bienvenidas estuvieron a cargo de Yamile Eusebio, representante de Funglode. La presentación del proyecto educativo estuvo expuesta por Rosario Vásquez, Encargada de Plan LEA.

José Manuel Mateo

Dentro del marco de la conferencia, Mateo explicó a los participantes el concepto de la palabra biodiversidad: “Originalmente, el concepto sólo hacía referencia a la variabilidad genética referida a plantas y animales, pero más adelante la  Convención de Diversidad Biológica, incluyó otros aspectos, ampliando su alcance. Por ello, actualmente está referida al conjunto y diversidad de plantas y animales existentes en un país, región o localidad, e incluye el paisaje, el  ecosistema, los procesos ecológicos y los valores culturales”.

La ley 333-15 sobre biodiversidad de Republica Dominicana, define el concepto de la   siguiente manera: «Biodiversidad o diversidad biológica: Variabilidad de genes, especies y ecosistemas de cualquier fuente, incluidos todos los ecosistemas, así como los complejos ecológicos de los que forman parte».

Datos y conceptos expuestos

Ecosistema: Es el espacio o territorio en que se desenvuelven los seres vivos: especies de plantas y animales, elementos bióticos en plena asociación e interacción con el medio físico (elementos abióticos) de su entorno.

República Dominicana, se encuentra en la Cuenca del Caribe: La isla tiene 76,192 km² habitado por dos países: Haití 27,750 km², República Dominicana 48,442 km².

Descripción ambiental: República Dominicana en la región del Caribe, está definida como sitio sobresaliente de biodiversidad.

En esos 48,442 km del territorio dominicano, hay  una gama amplia de ecosistemas:
  • Cordilleras y sierras, incluyendo Pico Duarte con más de 3,000 msnm
  • Lagos y lagunas, incluyendo el lago más grande de las Antillas (Lago Enriquillo)
  • Valles
  • Planicies
  • Bosque seco, húmedo, nublado, bosque de coníferas, bosques mixtos, bosque de manglares, dragales y de humedal
  • Grandes extensiones de dunas
  • Sistemas cavernarios
  • Grandes depresiones

Esta estructura orográfica y geológica, pareciera comportarse como si fuera un territorio continental, y esto a su vez hace posible una rica biodiversidad.

  • 1,527.28 kms de costa
  • 141 km2 de islas adyacentes; donde hay muestras representativas de ecosistemas, tales como manglares, dunas, praderas de hierbas marinas, costas rocosas, playas, ensenadas, lagunas costeras
  • Asociados a este ecosistema, una rica fauna marina, entre las que se destacan: manatíes, tortugas marinas, tiburones, delfines y las ballenas jorobadas
  • Hay registradas unas 900 especies de peces, marinas y de agua dulce
  • Cientos de hombres y mujeres viven de la pesca en ese espacio territorial costero marino
  • Se conocen alrededor de 5,600 especies de plantas vasculares, incluidas 1283 géneros y 181 familias, de las que 2000 especies (34%) y 31 género (2.42%) son endémicas
  • Se conocen también 44 especies de anfibios, de las que 41 (93%) son endémicas
  • 114 especies de reptiles terrestres y de agua dulce, 105 endémicas (95.4%)
  • Hay reportadas 306 especies de aves, de las cuales 31 son endémicas
  • 23 especies de mamíferos, entre las que se destacan dos especies endémicas relictas, el Solenodonte (Solenodon paradoxus) y la Jutía (Plagiodontia aedium)
Cómo nos beneficia la diversidad biológica/biodiversidad
  • La salud
  • El turismo
  • La agricultura
  • Producción de agua
  • Investigación científica
  • Aire puro
  • Desarrollo industrial
  • Desarrollo agrícola/agropecuario
  • Producción de energía eléctrica
  • La pesca
  • Belleza escénica y atractivos naturales

Celebrando el Festival de Aves Endémicas del Caribe en La Española

Andrea Thomen

El Festival de Aves Endémicas del Caribe (CEBF, por sus siglas en inglés) comienza el Día de la Tierra, el 22 de abril. Esta celebración regional destaca la importancia de las aves endémicas -aquellas que viven solo en una localidad del Caribe. Una gran variedad de eventos se llevarán a cabo en toda la región hasta el 22 de mayo,  Día Internacional de la Diversidad Biológica. Esta celebración anual es organizada por la organización ambiental sombrilla BirdsCaribbean y los eventos son organizados por grupos locales en cada isla.

La hermosa cotorra de La Española, Amazona ventralis.

Más de 15 países del Caribe han iniciado las actividades de celebración del CEBF. La iniciativa está apoyada por una variedad de organizaciones, incluyendo escuelas, iglesias, organizaciones privadas y sin fines de lucro, y departamentos gubernamentales. Estos grupos promoverán las aves endémicas a través de caminatas interpretativas, talleres escolares, jornadas de siembra de plantas nativas, y hasta exposiciones de arte.

En la República Dominicana, al menos cinco grupos locales celebran el CEBF de manera regular. Entre estos, el Grupo Jaragua, una organización sin fines de lucro afiliada a BirdLife International y dedicada a contribuir a la conservación de la biodiversidad de La Española, realizará actividades de concienciación en torno a la conservación de una de las especies endémicas más vulnerable a la extinción, la cotorra de La Española (Amazona ventralis).

Amores que matan

La campaña “Amores que matan” tiene el objetivo de reducir el comercio ilegal de la cotorra a nivel nacional, y se enmarca dentro del proyecto “Participación pública en la aplicación de las leyes de vida silvestre en Centroamérica y la República Dominicana“ liderado por la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre (WCS, por sus siglas en inglés). Esta campaña por la protección de aves psitácidas (pericos, loros y guacamayas) trabaja en sinergia con organizaciones dentro de otros dos países parte del DR-CAFTA (Guatemala y Nicaragua).

Desde la década de los años 90 se ha reconocido que los loros se encuentran entre las especies más amenazadas del planeta. Esto se debe, en gran parte, a la tendencia de estas aves a depender de grandes áreas de bosque. La degradación y destrucción de los bosques ha resultado en la reducción de las poblaciones de aves frugívoras grandes como los loros. A la vez, los loros son altamente vulnerables ante el cambio climático.

Pichones de cotorra de La Española confiscados a un pichonero.
Fotógrafo: Esteban Garrido

 

 

Históricamente, muchas especies de aves psitácidas han sido usadas como mascotas debido a su belleza e inteligencia. En el caso de nuestra cotorra, esta ave es buscada como mascota por su hermoso plumaje verde adornado de azul, blanco y rojo, y por su habilidad de vocalizar e imitar muchos sonidos, incluyendo el habla humana.

¡No al pichoneo!

Aunque la tradición de tener una cotorra como mascota data del tiempo de los taínos en La Española, esta se considera un “amor que mata.” Los pichones de cotorra son robados de sus nidos cada año, para ser comercializados. Muchos de sus lugares de anidamiento se encuentran en áreas protegidas como los parques nacionales Sierra de Bahoruco, Jaragua y Valle Nuevo. Las cotorras en cautiverio están condenadas a nunca reproducirse, lo que evita que las poblaciones en estado salvaje puedan  mantenerse. El “pichoneo”, resulta en la muerte de muchos pichones, ya que estos son sacados a destiempo del nido.

 

 

La campaña “Amores que matan” busca reducir las amenazas que afectan a nuestra cotorra para evitar su extinción. Para apoyar esta causa, el Grupo Jaragua recomienda las siguientes acciones de parte de los ciudadanos:

Nido de cotorra saqueado y destruido por pichoneros en el Parque Nacional Jaragua. Fotógrafa: Yolanda León.

  1. Rechazar el comercio y tráfico de cotorras en nuestra isla.
  2. No liberar cotorras en cautiverio debido a que estas tienen pocas probabilidades de sobrevivir.
  3. Socializar la importancia de nuestra cotorra como una especie reforestadora con nuestros familiares y amigos.
  4. Apoyar los esfuerzos de restauración con especies de árboles nativos y endémicos.
  5. Apoyar el cuidado de las áreas protegidas.

Qué árboles puedes plantar según la zona y el espacio

Hoy es el Día Nacional del Árbol en la República Dominicana y es preciso concienciar sobre el árbol en una media isla cuyo principal tesoro es la naturaleza. El país depende de los árboles para obtener el agua, suelo protegido y prevenir el efecto invernadero, entre otros muchos beneficios. Por esto es mandatorio cuidar las áreas protegidas.

A los fines de  reforestar, los ecólogos y medioambientalistas recomiendan que sea con especies endémicas o nativas entre las que se cuentan: el guayacán, pino criollo, ébano verde, palma real, caya y la caoba, que es el árbol nacional.

Es importante considerar también los endemismos locales, es decir,  que si el cacheo es  endémico de Oviedo, pues se utilice esta palma para reforestar en Oviedo.

A continuación compartimos un artículo de Laura Vidal, sobre qué árboles puedes plantar según la zona en la que vives y el espacio del que dispones.

Los árboles son piezas fundamentales en el diseño urbano: los humanos nos hemos acostumbrado a construir ciudades y habitar entre el cemento, pero sin la naturaleza no podríamos vivir.

En los espacios urbanos, son indispensables los lugares verdes, porque los árboles son la única manera efectiva de reducir la contaminación del aire propia de la ciudad (o, al menos, la solución más natural y eficiente). Los parques, en lo posible, o los techos verdes y jardines verticales, en su defecto, deberían ser los espacios más cuidados de las ciudades, y los que más nos esforzáramos por tener.

Aunque en mayor parte la cantidad de espacios verdes de una ciudad está en manos de las autoridades, también hay casos en los que depende de una decisión personal, como plantar un árbol en la vereda (cuando está permitido) o tenerlo en el jardín, o incluso en una gran maceta.

Para poder plantar tus propios árboles y cuidar de ellos, necesitas alguna información sobre las especies existentes y las condiciones óptimas para el crecimiento de cada una. A continuación, podrán encontrar datos útiles si estás intentando averiguar qué árboles puedes plantar en el sitio en el que vives.

Cómo elegir qué árbol plantar

Los principales factores a tener en cuenta para decidir qué árbol plantar en un sitio son la amplitud del espacio en el que el árbol podrá crecer, y la disponibilidad de agua disponible.

No es lo mismo plantar en una vereda amplia, mayor a 5 metros y con un buen espacio libre de baldosas, que en una acera angosta de menos de 3 metros, en la que hay que tener mucho cuidado de no elegir una especie que vaya a levantar el suelo con sus raíces.

Tampoco es lo mismo, por supuesto, plantar en una región con lluvias constantes y temperaturas tropicales, que en un área de sequías, o en una latitud en la que nieva en invierno.

La siguiente imagen puede darte un panorama general de qué árboles elegir de acuerdo con estas dos características:

Al mismo tiempo, una vez que sepas cuáles son las posibilidades, hay algunas preguntas clave que deberías hacerte antes de plantar, para tomar una decisión más específica.

Sobre el terreno

  1. ¿Cuál es el tipo de suelo disponible? ¿Es fértil o más bien pobre?
  2. ¿Se cuenta con espacio para el desarrollo de raíces horizontales?
  3. ¿Cuáles son las condiciones climáticas de la zona en general? ¿Y de esa parcela en particular? (Puede haber, por ejemplo, una cuadra más sombría que otras en el mismo barrio, y por eso ser adecuada para especies diferentes)
  4. ¿Cuáles son las posibilidades de riego? (Riego automático/ alguien puede regar cuando las lluvias escaseen/ se depende de las lluvias exclusivamente).

 

Sobre el árbol:

¿Se desean hojas caducas (que se caen en otoño), perennes (siempre verdes), o da igual?

  1. ¿Se quiere un árbol alto, mediano o pequeño?
  2. ¿Cuál podría ser la forma del árbol? ¿Hay cableados, cercas, postes o alguna estructura cercana que haya que respetar?

Una vez que tengas toda esta información, puedes guiarte por las siguientes tablas para saber exactamente qué especies pueden ser adecuadas para tu entorno:

 

Esta tabla es muy útil, aunque fue pensada sobre todo para el hemisferio sur, especialmente para América Latina. Si vives en otra región, lo mejor es buscar información específica sobre los árboles nativos de tu zona, para seguir las mismas especificaciones, pero eligiendo aquellos que sean propios de la zona o los endemismos locales.

Fuentes: Unidiversidad, Treepeople, labioguia.com

América Latina: una región rica en biodiversidad

Jorge A. Brea

América Latina, incluyendo al Caribe, es una de las regiones más ricas del mundo en biodiversidad. De acuerdo a un informe publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA, 2010), la región tiene casi la mitad de todos los bosques tropicales del mundo, más del 30 por ciento de toda el agua dulce disponible, un tercio de los mamíferos, 35 % de las especies de reptiles, el 41 % de las aves y el 50 % de los anfibios.

Los arrecifes coralinos mesoamericanos son los más extensos del hemisferio occidental. El 50 % de la flora del Caribe no existe en ninguna otra región del mundo.

Esta biodiversidad representa una enorme fuente de recursos que es imprescindible conservar con el fin de promover las economías nacionales y regionales, mejorar la calidad de vida de la población y garantizar un desarrollo económico y social sostenible.

El modelo de desarrollo adoptado por muchos países latinoamericanos no conduce a la sostenibilidad ambiental. La explotación descontrolada  de recursos naturales genera ganancias a los sectores privados o públicos involucrados en dicha explotación. Estas ganancias son a veces a corto plazo. Pero el costo provocado por el deterioro del medio ambiente es a largo plazo y cae sobre la mayor parte de la población. Ese costo a largo plazo muchas veces se ignora cuando se toman decisiones acerca del uso de los recursos naturales.

Malas prácticas

El informe de PNUMA (2010) enumera varios tipos de impactos negativos generados por el uso destructivo del medio ambiente. Entre los años 1981 y 2005 se perdieron aproximadamente 142 millones de hectáreas de bosques en América Latina.

  • La expansión de la agricultura comercial y de la ganadería es la principal causa de la pérdida de bosques.
  • La deforestación genera erosión del suelo y empeora la calidad del agua.
Buenas nuevas

Los bosques y el agua están vinculados, ya que la vegetación filtra el agua e incrementa el nivel de humedad en la atmósfera. La buena novedad es que de acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la tasa de deforestación en América Latina ha disminuido.

Mientras que entre 1990 y 2000 se perdían 4,45 millones de hectáreas de bosques al año, entre 2010 y 2015 esa cifra se redujo a 2,18 millones. La disminución se ha observado principalmente en Brasil, Mesoamérica y el Cono Sur. Un aumento en las áreas de bosques se logró en Chile, Uruguay, Costa Rica y en varios países del Caribe incluyendo a Cuba, República Dominicana y Puerto Rico (FAO, 2016).

Sin embargo, la tasa de deforestación en América Latina todavía es mayor que la tasa global.

La deforestación aumenta la erosión del suelo que, a su vez, reduce su fertilidad y la productividad agrícola. El informe de PNUMA (2010) indica que en Ecuador un 37,6% de la tierra agrícola tiene un alto riesgo de degradación. La pérdida de fertilidad del suelo se recompensa con el uso de fertilizantes químicos  que contaminan el medio ambiente y perjudican la salud de la población. Este proceso regresivo es acelerado por la rápida expansión de la agricultura comercial y la ganadería.

Impacto sobre el clima
  • La destrucción de los bosques tiene un gran impacto sobre el clima. La cubierta forestal bloquea los rayos solares durante el día, regula la evaporación manteniendo así la humedad del suelo.
  • Sin la capa vegetal, la temperatura y la evaporación aumentan, el suelo se seca y el clima se vuelve más árido.
  • La vegetación filtra el agua y devuelve el vapor de agua a la atmósfera manteniendo de esta manera el ciclo hidrológico.
  • Los bosques también regulan el ciclo de carbono mediante la absorción y almacenamiento de una gran cantidad de dióxido de carbono, uno de los principales gases de efecto invernadero, reduciendo así el calentamiento global.
  • La cubierta vegetal mitiga el impacto de desastres naturales, protege las costas y reduce la frecuencia e intensidad de las inundaciones y deslizamientos de tierra (PNUMA, 2010).
  • La pérdida de biodiversidad conjuntamente con el cambio climático empeora el nivel nutricional y la salud de la población, particularmente la de menos recursos.
  • La deforestación contribuye a la propagación de ciertas enfermedades como la malaria y el dengue.
  • La biodiversidad provee una mayor cantidad y variedad de alimentos y detiene la difusión de enfermedades.
  • La pérdida de biodiversidad, el cambio climático y el aumento de la frecuencia e intensidad de los desastres naturales también producen grandes desplazamientos humanos con graves consecuencias para las personas que deben desplazarse y para sus familias.
Promoviendo vida

En el estado de Amazonas, Brasil, una iniciativa llamada Zona Franca Verde se estableció en 2003 con el fin de reducir la deforestación y promover un desarrollo sostenible a largo plazo. El Estado invierte en ciencia, tecnología e innovaciones. Una de las innovaciones de la Zona Franca Verde fue la creación del Programa Bolsa Floresta en el año 2007.

El Programa, implementado y manejado por la ONG privada Fundación Amazonas Sostenible, es una iniciativa pública-privada subvencionada por el Estado de Amazonas y empresas privadas. El autor pertenece al Departamento de Geografía de la Central Michigan University, Mount Pleasant, Michigan.

Items de portfolio