Entradas

Beneficios del uso de la caligrafía en el aula

Inmersos en el actual presente tecnológico, el teclado se ha convertido en el reemplazo del lápiz y el papel. Sin embargo, el tiempo invertido en el aprendizaje de la escritura a mano durante los primeros años, tiene valor de futuro.

Saber escribir bien ayudará en el desarrollo académico de los más pequeños. A continuación, explicamos la importancia de la caligrafía en edades tempranas. No sólo sirve para aprender a escribir, sino que también es una herramienta para el desarrollo motriz del pequeño.

Proceso circular: de la mano a la mente

La importancia de la caligrafía es incuestionable. Es un complemento imprescindible en la integración de procesos y sistemas para el aprendizaje: el procesamiento del habla y lenguaje, sistema auditivo, sistema de motricidad fina y percepción visual. El hecho de escribir a mano ayuda en el reconocimiento visual y aprendizaje de las letras. Los niños que practican la escritura a mano muestran mayor actividad cerebral que los que utilizan teclado. La experiencia de escribir manualmente permite que los niños reconozcan las propiedades de las letras, lo cual contribuye en el desarrollo de una buena comprensión lectora.

La importancia de la caligrafía. Desarrollo de la motricidad fina

En edades entre los 4 o 5 años, cuando comienzan a demostrar interés en la escritura, es importante que los educadores centren esfuerzos en estos dos aspectos:

1. CÓMO AGARRAR EL LÁPIZ CORRECTAMENTE

Si en vez de sujetar el lápiz con los dedos pulgar, índice y corazón, empuñan el lápiz, es síntoma que deben realizar rutinas diarias para el desarrollo de la motricidad fina. Los adultos solo pensamos en que nuestros niños escriban dentro de las líneas que son guías en el aprendizaje de la escritura. Sin embargo, cada etapa de desarrollo tiene su proceso además de las habilidades personales de cada niño. Este mismo problema puede suceder con los niños que aún no conocen cuál es su mano dominante. Nunca se debe forzar el uso de una u otra mano, ya que esto dificultará su aprendizaje y le provocará una experiencia negativa.

2. CÓMO SE FORMAN LAS LETRAS

Este concepto se refiere al lugar donde se inician los trazos de los números o de las letras. También se refiere al número de trazos requeridos para escribirlos. El proceso de escritura sigue, generalmente, una misma dirección: de arriba hacia abajo. Además, deben escribirse con la menor cantidad de trazos. El aprendizaje de la caligrafía en estas edades tempranas puede ayudar a que en el futuro no aparezcan problemas. Por ejemplo, el tiempo de entrega de actividades o evaluaciones escritas. Con el tiempo, puede causar desmotivación o desinterés hacia la escritura y el aprendizaje.

La motivación es clave para su desarrollo

Muchas veces el aprendizaje conlleva a la frustración. Se pueden negar a hacer las actividades o a demostrar menos esfuerzo, sobre todo si se ven obligados a hacerlo. Para el desarrollo de una buena escritura es imprescindible, como comentábamos anteriormente, tener un buen agarre del lápiz y manejo de la velocidad de trazo. Por lo tanto, se recomienda en los primeros pasos de la enseñanza de la escritura tener paciencia. Además, es importante celebrar sus logros y sus progresos.

Fuente: https://www.uni-ball.es/

‘Pop it’, el juguete de moda que calma y educa a tu hijo

Estos juguetes coloridos y blanditos están hechos de silicona y es muy sencillo encontrarse con uno: bastará con mirar las manos de cualquier niño que pase por la calle. Aparte de desestresar, ¿sabes que puedes utilizarlos como material educativo?

Nos recuerdan a los muelles de colores tan típicos en los noventa y los 2000, o a los famosos fidget spinners que se pusieron tan de moda hace tan solo tres años. La nueva moda de niños y adolescentes se llama ‘pop it’ y no son más que unos cuadrados (también los hay circulares, con formas de animales, de objetos, de corazón,…) blanditos y coloridos de silicona que se asemejan a una cubitera. Tiene dos caras y relieves pequeños como si fuera una huevera. Apretándose, el relieve se aplana y se hunde hacia el otro lado. La sensación, tal y como explican todos los niños, es tan placentera como explotar un plástico de burbujas y, sí, esa sensación también la pueden experimentar todos los adultos, porque es igual de efectivo.

Aunque se pueden encontrar en cualquier bazar o página web por menos de 10 euros, lo cierto es que por la red también circulan multitud de tutoriales para fabricar uno con materiales que todos tenemos en casa. Como podrás comprobar, es bastante sencillo hacerse con uno.

Se hicieron famosos a través de la red social TikTok, donde varios usuarios los aprovechaban para deleitar a sus seguidores con el famoso ‘AMSR’ (o sonido relajante).

Nacieron con el propósito de ayudar a los niños con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) a liberar energía y relajar los niveles de estrés y ansiedad, aunque en la actualidad, como decimos, no existe niño que no tenga uno.

Aparte de ser maravillosamente entretenidos e inofensivos, por internet circulan un montón de vídeos en los que se aprovechan como material educativo. De hecho, son muchos los profesores que no han dudado en incluirlos en su aula, como parte del Aprendizaje Basado en Juegos. Así que, al a ventaja relajante, también hay que sumar la educativa.

Fuente: https://www.serpadres.es/

Un estudio de la Universidad Jonhs Hopkins relaciona la escritura a mano con una mejora de habilidades de lectura e idiomas

La escritura a mano cada vez es menos utilizada ante el auge de los dispositivos móviles como tabletas u ordenadores portátiles. Sin embargo, tiene sus ventajas y no solo en relación a escribir mejor, sino también a la lectura.

La escritura a mano ayuda a las personas a aprender determinadas habilidades más rápidamente.

Una investigación llevada a cabo en la Universidad Johns Hopkins ha permitido comprobar que la escritura a mano ayuda a las personas a aprender determinadas habilidades más rápidamente y mucho mejor que si se aprenden por mecanografía o visionado de vídeos.

La investigación, que se ha publicado recientemente en ‘Psychological Science’, se ha basado en un experimento en el que se les enseñó el alfabeto árabe a 42 personas, que fueron divididas en tres grupos de estudiantes: escritores, mecanografiadores y observadores de vídeos.

Las personas de los tres grupos aprendieron las letras al mismo tiempo, utilizando vídeos de cómo se escribían junto con los nombres y sonidos que escuchaban. Tras este paso, cada uno de los tres grupos aprendió de manera diferente los contenidos que acababan de ver y escuchar.

De este modo, el grupo de los observadores de vídeo vio una letra en la pantalla, teniendo que indicar si era la misma que acababan de ver. Por su parte, los del grupo de mecanografía tenían que encontrarla en el teclado, mientras que los escritores debían escribirla usando lápiz y papel.

Tras seis sesiones, todos reconocieron las letras, cometiendo pocos errores. Sin embargo, sí se observó que el grupo de escritores alcanzó un nivel de competencia más rápido que los otros grupos. Incluso algunas de estas personas desarrollaron esta habilidad en tan solo dos sesiones.

Escribir a mano para mejorar la lectura y la ortografía

El siguiente paso en la investigación fue determinar si alguna de las 42 personas podía utilizar las letras como un profesional para escribir con ellas, emplearlas para deletrear nuevas palabras o usarlas para leer palabras desconocidas. El resultado fue nuevamente esclarecedor: el grupo de escritores fue mejor en todos estos aspectos.

Y no solo eso porque el grupo de escritura finalizó la investigación con más de las habilidades necesarias para la lectura y ortografía de nivel adulto experto. Los investigadores consideran que este hecho se debe a que la escritura refuerza las lecciones visuales y auditivas.

De este modo, el mero hecho de escribir a mano proporciona una experiencia perceptivo-motora que unifica lo que se aprende sobre las letras como sus formas, sonidos o planes motores. Esto a su vez favorece un conocimiento más rico y un aprendizaje más completo y duradero al tener en la mente una representación más sólida, que permite avanzar hacia otros tipos de tareas que no conllevan escribir a mano.

Más beneficios de la escritura a mano: el aprendizaje de idiomas

Estos resultados son beneficiosos para el aprendizaje como, por ejemplo, de los idiomas, aunque pueden ser muchos más. Ahora, los investigadores quieren ver si estos resultados también se producen en los niños. De ser así, sería importante para las aulas en las que lápices y cuadernos han pasado a un segundo plano.

Este trabajo de investigación ha contado con el respaldo del Instituto de Ciencia del Aprendizaje de la Universidad de Johns Hopkins y la Beca de Disertación de la Fundación Dingwall en Fundamentos Cognitivos, Clínicos y Neurales del Lenguaje.

Fuente: aprendemás.com

Por qué escuchar música clásica es bueno para los niños

La música clásica tiene múltiples beneficios para los niños, incluso para los bebés. Si sabemos elegir bien las sonatas o temas clásicos, podemos conseguir que desde muy pequeños descansen mejor, se relajen y aprendan a amar la música, algo que de hecho, les va a acompañar durante toda la vida.

El ser humano tiene la capacidad de escuchar la música a partir de la vigésima semana de gestación. De este modo, muchas son las mujeres que ponen música a sus bebés mientras están embarazadas. Desde ese mismo momento, la música afecta positivamente el sistema circulatorio, estimula las células y favorece el desarrollo del cerebro.

En el caso de la madre, la música hace que tenga un estado de ánimo positivo que el bebé puede percibir. Cuando la madre se relaja escuchando música y se concentra en su respiración, el latido del corazón se mide y es un estímulo para el bebé.

¿Por qué música clásica para niños?

Algunos estudios han asegurado que la música clásica es beneficiosa para los niños y niñas de muchas maneras desde los primeros años de vida. La mayoría de estos beneficios están relacionados con áreas del cerebro que son estimuladas debido al tipo de ritmo y composición musical.

Algunos de estos beneficios son:

  • Estimula las emociones positivas.
  • Aumenta la concentración y la atención.
  • Estimula la creatividad.
  • Mejora las habilidades matemáticas.
  • Sirve como un medio de expresión.
  • Desarrolla la expresión corporal.
  • Favorece la interacción social.
  • Estimula la elaboración de recuerdos, lo que aumenta las capacidades intelectuales .
  • Reduce el estrés y los niveles de ansiedad.
  • Disminuye el dolor si alguno.
  • Si el niño además de escuchar música clásica toca algún instrumento musical, desarrolla disciplina y responsabilidad.

¿Qué tipo de música clásica elegir para bebés y niños?

En cuanto al tipo de música clásica que elegir para los niños dependerá mucho de lo que desees estimular. En este sentido debes saber además que dependiendo de los instrumentos que escuchen, los niños desarrollarán determinadas partes de su inteligencia o emotividad.

  • Instrumentos de cuerda: mejoran la concentración al estudiar.
  • Percusión: desarrolla habilidades motoras gruesas, ya que estimula todo el cuerpo del niño.
  • Todo tipo de música clásica: debido a que tiene una estructura compleja, escuchar música clásica presenta a los niños las emociones y la estructura del lenguaje .

 

Música clásica relajante para bebés

Algunos temas de música clásica ideal para los bebés

  • Canción de cuna de Brahms
  • Nocturno Opera 9, No. 2 de Chopin.
  • Concierto para clarinete y concierto para piano n. ° 21, concierto para piano n. ° 23 y concierto de violín n. ° 3 de Mozart.
  • Para Elisa ( Für Elise ), Claro de luna, Piano Sonata # 14 y Sonata # 8 en do menor de
  • El Adagio de Albinoni.

Estas son piezas orquestales cuya composición, armonía y belleza resultan ser muy relajantes, por lo que ayudarán a regular el ritmo de los latidos del corazón de su bebé, calmando al bebé y ayudándolo a dormir suavemente.

Música clásica para estudiar

Para los mayores, la lista anterior puede servir tanto como música para escuchar como para estudiar. Otra opción es el primer movimiento de Sonata para piano principal k .448 de Mozart. También la Sonata para piano No. 11 y Sonata No. 15, K 545 del mismo autor.

Música clásica para jugar

El primer movimiento de La Primavera de Vivaldi o las Cuatro estaciones del mismo compositor son muy buenas opciones para jugar, ya que son piezas que despiertan vigor, entusiasmo y alegría. Otra opción animada y dinámica es la danza húngara de Brahms # 1 .

Además, esta lista puedes incluir El Concierto de Bach BWV 1044, o la Sonata No. 12 en fa mayor de Mozart.

Música clásica para los más sensibles

La Bella Durmiente de Tchaikovsky es un clásico puro y su belleza es cautivadora, especialmente para los niños más sensibles, soñadores y delicados. Otra opción es el Clair de Lune de Debussy.

Otras opciones

La lista de piezas clásicas puede ser tan variada y extensa como los gustos musicales de los padres y otras personas importantes que influyen en la vida de los niños. Son responsables de proporcionar estos primeros contactos con la música clásica y obtener una buena introducción a la música en general. Poco a poco, los niños desarrollan sus propios gustos y preferencias y eligen sus canciones favoritas.

Si los padres no son expertos, en Internet hay listas completas que pueden ser de gran utilidad. Solo tiene que escribir en el motor de búsqueda la información necesaria, como «música clásica para niños» o «música clásica para bebés».

Fuente: https://musicaclasicaba.com.ar/

El cerebro usa las matemáticas para interpretar el mundo

Aplica el cálculo de probabilidades para determinar las causas de lo que ocurre a nuestro alrededor

El teorema de Bayes guía nuestro comportamiento en el día a día

“Las mates no son mi fuerte” es una frase socialmente aceptada que incluso despierta simpatía. Y para muchos escolares esta asignatura es una fuente de estrés en el colegio. Es más, para para algunas personas la guerra con los números ha sobrepasado los tiempos escolares y se ha convertido en una auténtica fobia a la que los psicólogos han puesto nombre: “aritmofobia”. En estos casos extremos, los números provocan palpitaciones e incluso sudoración.

Pese a la mala fama de las matemáticas, curiosamente, nuestro cerebro es un experto a la hora de utilizarlas, aunque la mayoría ni nos enteremos. De hecho, lo hace constantemente. No se trata de comprobar únicamente si nos han dado bien el cambio cuando compramos algo. Su habilidad va mucho más allá. Por torpes que creamos ser, nuestro cerebro es especialmente bueno en el cálculo de probabilidades, según ha descubierto una investigación realizada en la Universidad de Princeton y publicada en ” Journal of Neuroscience”. Esos cálculos guían nuestro comportamiento en el día a día, y los utilizamos, sin saberlo, a la hora de cruzar una calle como a la hora de tomar decisiones. Podría decirse que más que una asignatura son una cuestión de vida o muerte. Al menos para nuestros antepasados

Según comprobaron los investigadores, nuestro cerebro puede rastrear con precisión la probabilidad de varias explicaciones diferentes de lo que vemos a nuestro alrededor. Y esta habilidad se localiza en una zona del cerebro situada detrás de los ojos, denominada corteza orbitofrontal. Aunque esta zona ha sido objeto de muchas investigaciones, sus funciones concretas no están del todo claras. Al parecer, esta zona del cerebro se ocupa del procesamiento y regulación de los estados afectivos y de la conducta y es especialmente sensible a la recompensa y el castigo. Está involucrada, como ya se sabía antes de esta investigación, en la detección de cambios en el ambiente. tanto positivos como negativos, que puedan suponer un beneficio o un riesgo, lo que permite ajustar el comportamiento de forma rápida. Y parece ser crítica en la toma de decisiones en situaciones inciertas.

Y es que, como explican los investigadores, “nuestro mundo está gobernado por causas ocultas (o latentes) que no podemos observar, pero que generan lo que vemos a nuestro alrededor”. Una gama de los procesos cognitivos de alto nivel que nuestro cerebro lleva a cabo requiere basarse en una distribución de probabilidad sobre las posibles causas que podrían estar generando lo que ocurre en el mundo que percibimos. Y utilizando resonancia magnética funcional, los investigadores han demostrado que esas inferencias probabilísticas, o distribución de creencias sobre las causas latentes, tiene lugar en la corteza orbitofrontal.

El cálculo de probabilidad sobre causas latentes requiere el uso, por parte del cerebro, del teorema de BayesDa igual que no recordemos que este teorema nos permite averiguar, una vez que ha ocurrido un suceso, la probabilidad de que haya sido causado por otro. Nuestro cerebro lo utiliza constantemente. Y lo hacía incluso antes de que el matemático y ministro presbiteriano Thomas Bayes enunciara en 1763 este famoso teorema que lleva su nombre.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores de Princeton encargaron a los participantes que dedujeran las probabilidades de cuatro posibles causas latentes para explicar un suceso, sobre la base de sus observaciones. Stephanie Chan, que encabeza el trabajo, planteó la hipótesis de que “el cerebro realiza un seguimiento de estas posibilidades en una forma que es más simple que una descripción completa de la situación, pero más complejo que una sola explicación”. Y propone que nuestro cerebro calcula una distribución de probabilidades para cada una de muchas posibilidades distintas que podrían explicar lo que vemos.

De forma intuitiva

Para averiguar dónde y cómo el cerebro llevaba a cabo el cálculo de estas probabilidades, el equipo tuvo que convencer a los participantes en el estudio para hicieran sus deducciones sin pensar en números. Kenneth Norman, otro de los investigadores, estaba convencido de que si los participantes se enredaban en cálculos, fallarían. Pero señala que nuestro cerebro es mucho más eficaz en “los cálculos implícitos que en los cálculos explícitos”.

Para estudiar estos cálculos implícitos, el equipo siguió la actividad cerebral de los participantes a medida que exploraban un “safari park” dividido en cuatro zonas virtuales: azul, verde, rosa y amarilla. Cada zona contenía diferentes animales: elefantes, jirafas, hipopótamos, leones y cebras. La tarea consistía en obligar al cerebro a utilizar las observaciones anteriores para decidir en cuál de las cuatro zonas coloreadas sería más fácil encontrar una combinación de esos animales. Por ejemplo, a un participante le mostraban dos leones y una cebra, y le preguntaban si era más probable encontrar esa combinación en la zona verde o en la azul. Al obligar a los participantes a elegir entre dos zonas que no eran los más propicias para encontrar a cada uno de los animales, los investigadores pudieron medir cómo rastrea el cerebro las probabilidades relativas de las cuatro zonas.

Debido a que cada animal aparecía de vez en cuando en todas las zonas, los participantes no podían señalar inequívocamente una sola zona, ni eliminar otra. Un grupo de dos cebras y un león podrían sugerir la zona verde, donde ambos animales son los más comunes, pero esos tres animales podían aparecer en cualquier zona y la adición de un hipopótamo al grupo podían hacer que la zona verde fuera la localización más probable.

Si a estas alturas se ha perdido…. No desespere. La buena noticia es que el cerebro de forma intuitiva puede dar con la solución. Al menos, eso es lo que ocurrió en la prueba a la que fueron sometidos los participantes, que fueron capaces de elegir correctamente de forma consistente la zona en la que con más probabilidad podría encontrarse un grupo concreto de animales. Es más, aseguran los investigadores que “la precisión de los participantes no disminuyó a la hora de elegir entre dos zonas que no eran los más probables, lo que indica que podían realizar un seguimiento de la probabilidad relativa de las cuatro zonas”.

Para localizar dónde el cerebro lleva a cabo “esta hazaña”, los investigadores hicieron que los participantes realizan la tarea mientras se sometían a una resonancia magnética funcional, que revela las regiones del cerebro más activas en un momento dado. Y encontraron que era precisamente la corteza orbitofrontal la que aparecían más activa, una región del cerebro implicada en la realización de planes complejos, advertir si un entorno o situación ha cambiado desde la última vez, y la elaboración del pensamiento de orden superior. Los hallazgos apoyan las hipótesis anteriores de que esta región del cerebro está implicada en flexibilidad intelectual.

“Tener un cerebro capaz de entender que el mundo funciona de forma diferente en diferentes situaciones, debió suponer una ventaja adaptativa para nuestros antepasados. Y eso es lo que la corteza orbitofrontal parece hacer”, señalan. Por lo visto, nuestro cerebro lee a la perfección el lenguaje matemático en el que, en palabras de Galileo, está escrita la naturaleza.

Fuente: www.abc.es

La importancia de la letra cursiva en los niños

Los científicos están descubriendo que el aprendizaje de la letra cursiva es una herramienta crucial para el desarrollo cognitivo, particularmente para entrenar el cerebro desde el punto de vista de la “especialización por áreas del cerebro”, es decir, del rendimiento óptimo. Mediante el aprendizaje de la escritura en cursiva, el cerebro desarrolla una especialización por áreas que integra la sensación, el control del movimiento y el razonamiento. A diferencia de la escritura en el teclado y la práctica visual, según estudios de tomografías del cerebro, diversas áreas del cerebro se co-activan durante el aprendizaje de la escritura en cursiva.

Existe un beneficio externo para la habilidad de razonamiento que se emplea en la lectura y escritura. Para escribir con una letra cursiva legible se necesita un cierto nivel de control de motricidad fina sobre los dedos. Los alumnos deben prestar atención y pensar qué están haciendo y cómo lo están haciendo. Tienen que practicar. Estudios con tomografías cerebrales revelan que la cursiva activa áreas del cerebro que no están involucradas cuando se escribe en el teclado.

En general, muchos de los beneficios de escribir a mano derivan simplemente de la mecánica de trazar letras. Durante un estudio realizado en la Universidad de Indiana y que se publicará este año[3], investigadores analizaron, mediante imágenes de resonancia magnética, a niños pre-alfabetizados de 5 años de edad antes y después de que fueran instruidos en el aprendizaje de la cursiva. En aquellos niños que habían practicado a mano la escritura, la actividad neuronal fue mucho más destacada y similar a la de los adultos que en aquellos niños que simplemente observaron las letras. El “circuito de lectura” en el cerebro, el circuito de áreas asociadas que se activan durante la lectura, se activó al trazar la escritura manuscrita, no así al escribir sobre el teclado. De la misma manera, esta investigación demostró que escribir letras en un contexto significativo, contrapuesto al de sólo dibujarlas, activa de forma más sólida diversas áreas en los dos hemisferios.

Al aprender la escritura manuscrita, incluso si se trata de la escritura en mayúsculas, el cerebro de un niño deberá:

  • Distinguir cada trazo respecto a otros.

  • Aprender y memorizar el tamaño adecuado, oblicuidad de la forma global y la característica detallada de los rasgos de cada letra.

  • Desarrollar habilidades de categorización.

La escritura en letra cursiva trae consigo aún más beneficios que la escritura en mayúsculas, ya que los movimientos son más difíciles, las letras menos estereotipadas y la necesidad del reconocimiento visual crea una mayor variedad de formas de representar las letras. Además, la letra cursiva es más rápida y más atractiva para los estudiantes ya que les da un mayor sentido de estilo personal y pertenencia.

La letra cursiva:

– Favorece que se perciba visualmente cada palabra como un todo.  Esta percepción de las palabras como unidades separadas dentro de oraciones o párrafos evita la tendencia a efectuar una escritura “en carro”, es decir a escribir sin los espacios correspondientes entre palabra y palabra.

– Favorece la velocidad de la escritura. Las evidencias experimentales revelan que la escritura cursiva o ligada es más rápida que la escritura imprenta o “script”, por el hecho que el ligado favorece la fluidez y el dinamismo de los trazos.

– Se retiene mejor en la memoria, dado que constituye una respuesta motora continua, mientras que la escritura imprenta o “script” constituye una respuesta motora discontinuo.

– Otorga a la escritura una calidad personalizado que refleja las diferencias individuales en forma matizada y fina.  La escritura manuscrita cursiva, caracteriza a una persona tal como el tono y timbre de su voz o su modo de caminar.  Cada uno es capaz de reconocer su letra y la de sus conocidos.  La letra imprenta o la escritura a máquina no satisfacen esta necesidad de expresión personalizada.

La escritura ligada o cursiva que es la que utiliza la mayoría de las personas.  Permite una mayor velocidad escribana en los cursos superiores, pero ordinariamente es menos legible. Presenta las siguientes ventajas:

– Mayor rapidez pues no se levanta el lapicero con tanta frecuencia como en los otros códigos de escritura.

– Mayor unidad de significación:  al escribirse las letras unidas, la captación del sentido es más sencilla que si fuera escritura no ligada.

– Permite un sistema de escritura más individualizado:  los niños adquieren más rápido un sistema de escritura más personalizado.

Fuente: greenschool.com.mx

Por qué deberíamos llevar a la biblioteca a los niños más a menudo

El hábito de lectura es fundamental en el desarrollo y la educación de los niños, además de ser muy enriquecedor a nivel cultural. Estimula la creatividad, la imaginación, la capacidad de concentración y atención, aporta conocimiento, enriquece el vocabulario, alimenta su curiosidad y con ello, la flexibilidad de pensamiento.

Son múltiples los beneficios que pueden proporcionar los libros y los cuentos si están presentes en el día a día de los pequeños. Por eso, deberíamos llevar a la biblioteca a los niños más a menudo. Estos centros culturales son un espacio muy estimulante en el que los más pequeños podrán mejorar sus capacidades.

Razones para llevar a la biblioteca a los niños

Cuando hablamos de planes con niños, se nos presentan múltiples propuestas de ocio. Entre todas ellas, una de las mejores opciones es la de visitar la biblioteca. Allí, los niños lo pasarán bien mientras aprenden y, además, en la mayoría de las ocasiones es gratis.

Podrán elegir los libros y los cuentos que quieran. Además, muchas de las bibliotecas cuentan con otras alternativas como ordenadores, vídeos o música.

La visita a la biblioteca implica diversos aprendizajes beneficiosos en el desarrollo y educación de los niños además de fomentar el hábito de la lectura. Entre ellos:

1. Respetar normas sociales de convivencia
Es importante que desde temprana edad entiendan que cuando existen unas normas será necesario respetarlas. De este modo alcanzarán el objetivo del siguiente punto. Acatar las normas facilita el aprendizaje de valores.

2. Aprenden valores
Lo hacen cuando entienden que no deben molestar a las demás personas que están en el centro utilizando sus instalaciones. O cuidando los ejemplares y materiales que deciden usar y toman prestado. Además de ser más responsables a la hora de cuidar el material prestado.

3. Menos “materialistas”
Los pequeños disfrutan de un material que no es de ellos, sino de todos. Aprenden a disfrutarlo cuando tienen los libros en sus manos, pero saben que cuando acaben no se los quedarán, sino que otros podrán entretenerse con ellos.

4. Estrechar lazos familiares
Es una actividad que comparten padres e hijos y esto hace que se pase tiempo juntos mientras se estrechan lazos de unión familiar.

¿Cuándo empezar a ir a una biblioteca?

Cuando un niño se aficiona a la lectura desde pequeño desarrolla con mayor facilidad ciertas habilidades cognitivas que le ayudarán a desenvolverse por el mundo. Si el pequeño se “aficiona” más tarde experimentará mayores dificultades. Es por ello que se puede hablar del “efecto Mateo” (el rico se hace más rico, y el pobre se hace más pobre) desde la perspectiva educativa, donde el aprendizaje prematuro acompañado de éxito da lugar a posteriores logros, mientras que el fracaso temprano en la lectura puede dar lugar a problemas en el aprendizaje de habilidades lectoras.

Por tanto, será fundamental que se fomente el interés por la lectura y se cree un hábito enriquecedor y saludable desde temprana edad.

Fuente: guiainfantil.com

Los beneficios de abrazar a los hijos

Cuando te sientes triste, ¿cómo te sienta un abrazo sincero de alguien a quien quieres? Sanador, ¿verdad? Pues a un hijo multiplica ese efecto sanador por mil veces más, porque ese es el efecto que siente.

Si eres un adulto que en su infancia fue educado en un ambiente frío y rígido, quizá y sin quererlo o sin darte cuenta puedas repetir este rol con tus hijos porque es lo que has aprendido. Pero si te das cuenta y quieres cambiar para ser más cálido, podrás hacerlo.

Los adultos tenemos la capacidad de crecer como persona y mejorar aquellos aspectos que no nos parecen adecuados de nuestra personalidad, siempre con paciencia y tesón. Los abrazos tienen muchos beneficios saludables para los niños y es adecuado que lo sepas para empezar a abrazar aún más a tus pequeños de casa.

Beneficios de abrazar a los hijos

Seguridad

Tu hijo sentirá seguridad gracias a estar rodeado por los brazos de sus progenitores. Además de la gran seguridad que transmitirás a tu hijo, también se sentirá acompañado por las personas que más quiere, por sus padres.

Un abrazo es un gesto muy sencillo, pero está cargado con una gran energía emocional que hace que las personas que lo dan y que lo reciban se renueven energéticamente. La comunicación no verbal es mucho más poderosa que la comunicación verbal en una relación de afecto.

Emocionalmente perfecto

La salud emocional debe cuidarse para que la salud general de la persona se vea fortalecida, porque ambas están unidas. Los abrazos son la mejor expresión de amor para padres e hijos ya que de esta manera se puede comunicar su cercanía, su vínculo, su confianza y libertad.

Además, la autoestima de tu hijo se verá incrementada ya que ésta se forja con el día a día. Para que tu hijo tenga un buen amor por sí mismo, en su infancia deberá empezar por el amor recibido por sus progenitores y el entorno más cercano. ¿Por qué? Porque tu hijo empezará a formar su imagen personal dependiendo de la información de él que recibirá de su entorno próximo.

Felicidad en familia

La felicidad en familia se debe cultivar cada día, la alegría de los abrazos deben ser diarios, constantes y sobre todo, sincero. El amor de un abrazo no debe ser negado, jamás.

Seguro que después de leer estas líneas te están entrando ganas de abrazar a tus hijos un poco más cada día… ¡pues de eso se trata! De que esas ganas de dar y recibir abrazos las tengas cada día y lo demuestres practicando los abrazos de amor en casa.

Fuente. vix.com

6 motivos para dejar que tus hijos disfruten el futbol

La importancia del ejercicio en los niños es clave para el desarrollo de las habilidades físicas, lo importante es saber elegir un deporte que además de que les guste, explote la agilidad, el equilibrio, la coordinación y la velocidad. Estas capacidades, mejor conocidas como el ABC de movimiento las reúne el futbol, por lo que te dejamos 6 razones para que tus hijos lo practiquen.

1. El ABC

Durante la primera infancia, la agilidad, el equilibrio, la coordinación y la velocidad, están relacionados con el sistema nervioso central. Es por esto que el fútbol, con los cambios rápidos de dirección y diversidad ofrecen estímulos perfectos para desarrollar estas capacidades.

2. Correr

La velocidad que implica un juego de fútbol proporciona a los niños el tipo de carrera que necesitan: carreras de corta distancia seguidas de cortos intervalos de tiempo de recuperación.

3. Saltar

Durante el juego, los niños deben esforzarse por superar algunos obstáculos, lo que  implica realizar diversos tipos de saltos en diferentes velocidades, ajustan su paso para evitar jugadores y moverse en otras direcciones.

4. Lanzar y atrapar

Las manos de los jugadores tienen contacto con la pelota cuando el objeto sale de la cancha y cuando los porteros regresan el balón al juego, esto los mantiene en un estado de alerta que los obliga a tener sus sentidos al 100 para cachar la pelota.

5. Objetos al aire

Cuando el balón está en el aire, el jugador es desafiado a calcular la velocidad, la distancia y la trayectoria de la pelota.

6. Toma de decisiones

El estado de alerta que exige este deporte va acompañado de respuestas rápidas y decisiones apropiadas. El niño debe, en cuestión de micro segundos, decidir a qué jugador le pasará el balón para lograr la jugada que les asegure un gol. Para esto, el jugador debe recopilar información de su entorno físico, analizar los datos y luego ejecutar una respuesta física apropiada.


Artículo original: activeforlife.com

Beneficios de la terapia de lectura con perros para los niños según sus necesidades

Leer a los animales tiene innumerables beneficios para los niños. Más aún si estos niños tienen algún tipo de problema o trastorno, como puede ser en el caso de niños con autismo, con hiperactividad o con dislexia.

En cada uno de los casos, la terapia de lectura con animales se encamina hacia un objetivo concreto. El Proyecto Perros y Letras, que funciona en muchísimos colegios de todo el mundo, intenta sobre todo aumentar la autoestima de los niños e incentivarles hacia la lectura, pero además, tiene grandes beneficios más concretos.

Los beneficios de la terapia de lectura con perros para los niños según sus necesidades:

Niños con autismo: La terapia de lectura con perros aporta grandes beneficios a los niños con autismo. Por ejemplo, les ayuda al autocontrol, que es fundamental, y a la apertura a un mundo que no es solo el suyo. Para ello, se trabaja mucho el contacto, tanto el contacto visual como el contacto táctil.

Niños con dislexia: Principalmente con ellos, lo que se consigue es que pierdan el miedo a leer. La dislexia no es en realidad un trastorno. Es una forma diferente de ver la realidad. Pocas cosas pueden mejorar la dislexia, pero sí se puede conseguir que ganen en autoestima, ya que los niños con dislexia tiene mucho miedo a leer en público, por miedo a equivocarse y a que el resto se pueda reír de ellos. Por eso, no suelen estar nada motivados a leer. Con ellos se trabaja la motivación hacia la lectura. Los perros no van a reírse, no juzgan nada, no van a extrañarse si se equivocan. Para ellos es un reto leer, y con esta terapia consiguen darse cuenta de que no pase nada por equivocarse.

Niños con hiperactividad: Lo que se busca con estos niños es que se relajen, que lean de una forma más pausada, más tranquila. Por eso, en el momento en el que el niño lea demasiado rápido, le pondrá la pata encima para indicarle que va muy rápido y no se está enterando de nada. Cuando el niño con hiperactividad lee más despacio, el perro se va durmiendo, y el niño lo ve como una señal de que lo está haciendo bien.

Niños con tartamudez: Lo que se intenta con los niños tartamudoses que pierdan el miedo a la lectura, el miedo a equivocarse y a que le juzguen. Si hay un problema físico, eso no se puede tratar, pero sí se puede conseguir una mejora de la autoestima, al igual que con los niños con dislexia. Si el niño no quiere leer porque la lectura le produce estrés, intranquilidad, así sí se puede ayudar con la terapia con perros. Los niños se relajan y se consigue un menor nivel de ansiedad, con lo que el aprendizaje se consigue con más facilidad.

Fuente: guiainfantil.com