Entradas

Emociones en los hijos 

Begoña Ibarriola

Existen centenares de emociones y muchas mezclas y variaciones, pero ya desde el nacimiento, y aún antes de nacer, el ser humano experimenta sentimientos intensos, como rabia, disgusto, afecto y responde a la cara y al tono de voz del adulto. El bebé es muy sensible al estado emocional de quien lo cuida, por eso todas las interacciones modelan al niño, -no hay ninguna interacción que sea neutra emocionalmente-, y este muy pronto percibe cómo siente el mundo que le rodea.

Los niños, al igual que los adultos, van a experimentar diversos sentimientos como consecuencia de los acontecimientos que se suceden diariamente en su vida.

Sin embargo, a diferencia de éstos, la búsqueda de referentes y soportes seguros sobre los que apoyarse, coloca al niño, en sus diferentes etapas evolutivas, en una situación de mayor vulnerabilidad y desprotección frente a los sucesos adversos o cambiantes de su entorno.

Lo que sucede es que normalmente los niños no hablan de las emociones si en su casa no se habla de ellas. A veces lo o que falta es el lenguaje, hablar de lo que cada uno siente ante las cosas que le pasan en la familia.

Desde bebés, el modo en que la madre reacciona cuando el niño sonríe o llora constituye todo un ejemplo de acompañamiento emocional, de respuesta a las emociones del otro en ambos sentidos.

Este vínculo que se forja ya desde tan pequeños proporciona también el vehículo más sencillo a través del cual los padres podéis enseñar a vuestros hijos cómo relacionarse, comprender y conectar con las emociones de otra persona y encauzar los propios sentimientos, lecciones fundamentales que marcarán su futuro.

La sensación de seguridad, la confianza en el adulto, que es una de las necesidades emocionales según Erikson, el verse comprendido en estos primeros momentos de nuestra vida, es ya un primer paso para más adelante encarar sucesivos encuentros con compañeros, amigos y parejas.

Desde los 2 a los 5 años maduran las emociones sociales, sentimientos como inseguridad, celos, envidia, orgullo, confianza, pues requieren la capacidad de compararse con los demás. Más adelante y acercándose a la adolescencia, aparecen otras como la soledad, el amor, la angustia, la esperanza, la ilusión, hasta completar una gama inmensa de sentimientos y emociones.

A medida que pasan los años, el modo en que el niño afronta una situación de crisis, por ejemplo una pelea en el colegio o un problema en la clase, va a ser reflejo en buena medida del modo en que la familia afronta las crisis.

Si ese entorno es sano emocionalmente, el niño se sentirá protegido aún en medio de los acontecimientos más desfavorables, aumentando y haciendo valer su capacidad de afrontar y sobreponerse a acontecimientos. 4

Un ataque de enfado y rabia de un niño, por ejemplo, puede ser una oportunidad única. Lo ideal sería que el padre o la madre no se enfaden igual que el niño, aumentando la gravedad de la situación, pero que al mismo tiempo no muestre una actitud pasiva, abandonando al niño a su suerte por no querer dar mayor importancia a los hechos.

Si en lugar de quedarse en estos extremos, los padres lográis contener su propio enfado, no dejándose arrastrar por él y conseguís contactar con vuestro hijo ayudándole a contener y encauzar su propia rabia, habréis dado un gran paso.

Esto no quiere decir que viváis en un permanente estado de tranquilidad sino que el entorno sea lo suficientemente flexible como para poder recuperarse de una situación difícil con cierta rapidez y con las menores consecuencias posibles.

DOS FORMAS DE ORIENTAR EL MUNDO EMOCIONAL DE LOS HIJOS

Antes de nada, los niños deben entender que la emotividad no es algo sorprendente e incontrolable, sino un medio de expresión de su personalidad, y como todo medio de expresión, puede ser educado. Por este motivo, enseñarles a identificar, reconocer, y controlar sus emociones debería ser un objetivo prioritario en la educación de los hijos y los padres deberían servir de modelos.

Pero la disposición de los padres hacia los sentimientos, el control y la expresión de las emociones es muy diversa y se puede clasificar en dos orientaciones fundamentales: acompañamiento de las emociones o eliminación de las emociones.

En el primer caso, los padres consideran las emociones como algo válido e importante, y enseñan a sus hijos las características de cada una, las posibles causas y sus diferentes formas de expresión mientras les ayudan a regularlas y sobre todo a manejar aquellas que resultan más difíciles como el enfado, la tristeza o el miedo.

Sin embargo los otros padres intentan eliminarlas al considerar que su expresión es poco importante o incluso puede resultar peligrosa o inconveniente, por eso censuran la expresión de algunas de ellas o intentan cambiarlas.

Las dos orientaciones tienen sus consecuencias: si vuestros hijos comprenden que las emociones son algo fundamental del ser humano y las valoran, las comprenden y regulan, recurrirían a ellas para ofreceros información sobre su mundo interior a la vez que transmitirán a sus hijos este aprendizaje.

Si por el contrario, consideran su expresión algo inadecuada o vergonzosa, reprimirán su expresión con las consecuencias que esto supone no solo para su bienestar psicológico sino incluso físico. Crearan una coraza emocional que bloqueará sus emociones intensas pero que a la vez les puede distanciar de las emociones de los demás y pueden tener dificultades para sentir empatía.

Pero el bloqueo emocional conlleva un efecto de acumulación que va creciendo dentro de nosotros. Cada emoción que nos negamos a sentir, cada emoción que frenamos, va dejando un poso negativo sobre nosotros, aunque no seamos conscientes del mismo.

Muchas personas son capaces de estar meses acumulando emociones negativas sin expresarlas de ningún modo. Las emociones, tarde o temprano, necesitan una forma de expresión; solo necesitamos llegar a nuestro límite para comprobarlo. La explosión de una de las emociones negativas suele ser la consecuencia más habitual del proceso de bloqueo emocional: explosión de ira, explosión de tristeza (a través del llanto), etc.

Cada familia posee también su propia atmósfera emocional que afecta a todos los miembros, dado su componente de interdependencia y el contagio que se observa en el funcionamiento cotidiano. Las emociones de los padres afectan a los hijos y a su vez las emociones de los hijos afectan al comportamiento de los padres creándose una tela de araña emocional en las que muchas personas se ven atrapadas.

En algunas familias se pueden encontrar altos niveles de expresión emocional negativa que incluyen la crítica, la hostilidad y la intromisión. Otros tipos de clima emocional son: el de frialdad y desvinculación emocional o el que se genera cuando un miembro de la familia ejerce un alto grado de control sobre el resto, a los que controla mediante el miedo.

Pero también existen familias cuyo atmósfera emocional es muy positiva, caracterizada por altos niveles de confianza mutua, de afecto y de calidez, los cuales promueven la empatía en los niños, una de las competencias emocionales más importantes para su desarrollo social.

El funcionamiento adaptativo de la familia debe caracterizarse por el intercambio abierto de información sobre los sentimientos y las emociones. La expresión emocional facilita entonces, el conocimiento de la topografía de la vida interior de los hijos y de la pareja, permitiendo que cada miembro se pueda desarrollar como individuo, que se le permita ser uno mismo, que desarrolle su individualidad, pero manteniendo a la vez un sano equilibrio entre su mundo emocional intrapersonal y el interpersonal.

El reto consiste en que los padres comuniquen con la mayor claridad posible su manera de pensar y sentir para abrir un canal de enlace, -de corazón a corazón- que pueda estarse actualizando toda la vida y permita un crecimiento conjunto. Y para ello nada mejor que hablar y escuchar a los hijos.

Emociones y bienestar familiar

Begoña Ibarrola 

Toda familia pretende educar a los hijos para que sean felices, eso nadie lo duda, pero el modo de conseguirlo varía considerablemente de unas familias a otras.

Uno de los factores que facilita conseguir ese objetivo está precisamente en cómo se maneja el mundo emocional de todos los miembros de la familia, tanto de la pareja como el de los hijos.

Existen tantos estudios sobre la felicidad que sería imposible nombrarlos, no lo voy a hace, pero si quiero destacar que los principales obstáculos para conseguir ese estado son tres:

El miedo, sobre todo al fracaso o al rechazo de los demás, no asumir la responsabilidad (responder con habilidad) y las emociones llamadas negativas de las cuales hablaremos más tarde. Por lo tanto una parte importante de nuestra felicidad y la de nuestros hijos tiene que ver con el manejo de las emociones y sentimientos.

Como padres y madres es necesario comprender que la base de la educación emocional se forma dentro de la familia y no únicamente desde la escuela. Por eso podemos aprender y enseñar a nuestros hijos desde bien pequeños, a reconocer lo que sentimos, saber expresarlo de forma adecuada, saber lo que sienten los demás, asumir las responsabilidades de cada momento, saber tomar decisiones, son algunas de las habilidades que se pueden aprender en familia y que son necesarias para nuestro bienestar aceptar y para integrase de forma positiva en la sociedad.

Pero es importante reconocer que los padres, dedicáis una gran parte de vuestro tiempo a enseñarles reglas de expresión emocional que están de acuerdo con las normas de vuestra familia de origen y vuestra cultura. Por eso es importante reflexionar sobre las reglas que nosotros recibimos cuando éramos niños.

Si pensamos en nuestra infancia, seguramente nos vienen a la cabeza recuerdos de situaciones muy diversas. Por una parte, encuentros entrañables compartidos con seres queridos y con los cuales los vínculos afectivos y personales proporcionaban una confianza y sentimientos especiales. Por otra, momentos de dificultad en los que la convivencia y el entendimiento de unos con otros así como el manejo de las emociones que tenían lugar ante una discusión, un conflicto o un cambio, se coinvertían en un reto para la familia, que a veces no se resolvía de la forma adecuada.

Al hacernos mayores, empezamos a percibir la complejidad que se esconde detrás de la comunicación emocional entre personas. Y al convertiros en padres, tomáis además conciencia de la dificultad educar y enseñar a nuestros hijos como navegar en el mar de las emociones.

Estoy de acuerdo con Maturana cuando dice que el modo de vivir de un adulto, está más determinado por el espacio psíquico emocional que aprendimos a vivir desde niños. Y también me gusta su definición de educar, – guiar a los niños en el camino de llegar a ser seres humano que se respetan a sí mismos y a los otros mediante la generación continua de espacios de convivencia que originen colaboración, alegría y libertad responsable-.

EMOCIONES Y TIPOS DE RESPUESTA

La dimensión emocional forma parte del día a día de todos, tanto es así que con frecuencia tratamos de expresar y compartir nuestros estados internos o sensaciones, sin saber muy bien cómo hacerlo.

Con demasiada frecuencia también, resultamos torpes o pobres a la hora de expresar adecuadamente los sentimientos, limitándonos a decir estoy bien, mal, regular, o expresiones como esto me ha afectado poco, significa mucho para mí, no me deja indiferente…

En otros casos, somatizamos la expresión de sentimientos con explicaciones del tipo tengo un nudo en la garganta, se me encoje el corazón, estoy paralizado….

Todas estas expresiones, lejos de aproximarnos a la identificación del mundo de nuestras emociones, las difuminan en vocablos poco precisos, que impiden tomar conciencia y expresarnos como en verdad querríamos hacer.

De hecho, cuando una persona expresa estar mal, puede encerrar tras de sí sentimientos tan variados como la tristeza, la rabia, la preocupación, el enojo, la envidia, los celos, la apatía, la desolación, la desesperanza….y al mismo tiempo una persona que dice sentirse bien puede tener sentimientos de satisfacción, orgullo, alegría, alivio, regocijo, esperanza, seguridad…

Las emociones son fenómenos multidimensionales caracterizados por cuatro elementos: cognitivo (Cómo se llama y que significa lo que siento), fisiológico (qué cambios experimenta mi cuerpo), conductual (hacia donde dirige cada emoción mi conducta) y expresivo (a través de que señales corporales se expresa).

Pero no todo el mundo expresa sus emociones, y si las expresa, lo hace de una forma diferente. A lo largo del proceso de aprendizaje y del establecimiento de relaciones sociales, las emociones se van modulando, y muchos aspectos van cambiando. Las personas vamos configurando unos esquemas emocionales basados en parte en la experiencia y en parte en el temperamento a medida que crecen y aprenden de lo que les sucede en la vida. Estos esquemas constituyen la esencia de las diferencias individuales, y en estos esquemas se basan los estilos de respuesta emocional que caracteriza a cada persona.

Todo el tiempo del mundo

La idea de vivir en el bosque o salir a la naturaleza no es tan infrecuente en el norte de Canadá, pero los amigos y la familia del sur de Canadá no lo entendían. Por lo tanto, decidí documentar el viaje con la cámara para poder compartir la experiencia con los demás.

Santo Domingo

Todo el tiempo del mundo es un documental independiente rodado durante 9 meses, sin personal externo, que muestra las perspectivas de los niños de una familia formada por 5 miembros que decide abandonar nuestro ritmo de vida acelerado para reconectarse con ellos mismos y vincularse entre ellos y con el entorno natural.

La familia, que vive en Dawson City (con una población de unos 1,500 habitantes) en el norte de Canadá, decide pasar nueve meses en el bosque, en una pequeña cabaña sin electricidad, sin agua corriente y, sobre todo, sin relojes para que sea el mundo de alrededor lo que les marque el ritmo.

La película se ha proyectado en festivales de cine de Canadá, EE. UU. y Europa, donde ha ganado varios premios. Su directora, Suzanne Crocker, que cambió la carrera de médico por la de cineasta recientemente, presentará el documental y hablará de su experiencia de vida en la naturaleza durante la Muestra de Cine Medioambiental Dominicana (www.dreff.org), que tendrá lugar del 13 al 18 de septiembre en 11 ciudades de la República Dominicana. Aprovechamos la ocasión para conversar con ella sobre su proyecto.

¿Qué la impulsó a dejar la medicina para dedicarse a la realización de películas?

En un primer momento dejé la profesión médica para pasar más tiempo con mis hijos. Más o menos al mismo tiempo empecé a hacer cortometrajes. Mi hijo creó su primer corto de animación cuando tenía 5 años y eso me inspiró a explorar la cinematografía. De hecho, todos mis hijos han hecho cortometrajes. Me di cuenta rápidamente de que me gustaba mucho el cine como vehículo para contar historias o transmitir emociones, y me apasionó la idea de dedicarme a la  cinematografía.

¿Qué le interesó de este proyecto en particular?

No nos fuimos a vivir al bosque sólo por hacer un documental, sino para reconectarnos como familia. Estábamos empezando a alejarnos, debido en gran medida a que nosotros, como padres, teníamos la vida demasiado llena de distracciones como para dedicar el suficiente tiempo y la atención necesaria a la familia en su conjunto. La decisión de documentar el viaje con la cámara se me ocurrió sólo 6 semanas antes de irnos.

¿Qué es lo que más valora de lo aprendido con esta experiencia como persona y como familia?

La importancia del tiempo compartido cara a cara y sin distracciones; por ejemplo, la importancia de escuchar de verdad y no limitarse a estar presente físicamente pero con la mente en otros asuntos.

¿Qué es lo primero que advierten las personas que viven en entornos urbanos?

La importancia de pasar un tiempo desconectados de la tecnología digital.

¿Siente que la experiencia les ha llevado a tener ahora un estilo de vida más sostenible?

Sí. Después de tener que transportar y cargar durante 9 meses hasta la última gota de agua, toda la madera que usábamos para cocinar y para calentarnos y toda la comida, ahora registro más todos los recursos que utilizamos.

(+)
SOBRE SUZANNE CROCKER

BIOGRAFÍA

Cineasta canadiense de Yukon, en el norte de Canadá, cambió la carrera de médico rural por la de cineasta en 2009. Crocker ha participado en diversas actividades ambientales, sobre todo centradas en la minimización de residuos o zero waste, así como en la investigación en las repercusiones en la salud y el impacto social de la tecnología digital. Suzanne realizó 10 cortometrajes en su primer año como cineasta.

SUS HIJOS

Al irse a vivir al bosque dieron rienda suelta a la creatividad y la imaginación. Se hicieron más independientes, con más recursos. En los 9 meses no hubo un solo momento en el que dijeran que estaban aburridos. La rivalidad entre hermanos era mínima. Y nunca se cansaron de la compañía de sus padres.

La generación nativos digitales

Nativo digital es aquel que nació cuando ya existía la tecnología digital. Este término fue acuñado o utilizado por primera vez por Marc Prensky, autor de varios libros sobre el tema, en el año 2001, él hizo la distinción (conocida hoy en todo el mundo) entre los nativos y los inmigrantes digitales.

Como la tecnología digital comenzó a desarrollarse  con fuerza en 1978, se considera que los que nacieron después de 1980 y tuvieron esta a su alcance en sus hogares y los distintos ambientes donde se desenvolvían, pueden considerarse nativos digitales.

La tecnología digital, que se mueve de manera vertiginosa, ha traído una “nueva cultura” en el que las computadoras, en todas sus formas (teléfonos inteligentes, tabletas, laptops, etc) son una extensión de nuestras mentes, y los avances que gracias a ella se logran en todas las áreas (educación, medicina, alimentación) mejoran nuestras vidas.

Marc Prensky plantea que no podemos ensenar a los niños y jóvenes de hoy con la vieja tradición pedagógica “maestro-aprendiz” ya que después de haber completado su formación académica en las escuelas, el lugar de trabajo  debe darles una segunda educación que les muestra cómo lograr y añadir valor al mundo, cuando debiera ser lo contrario, que los niños añadan valor al mundo mientras son educados, esto de la mano con la tecnología digital.

El siguiente contenido es tomado del texto Nativos Digitales de Marc Prensky, disponible en http://recursos.aprenderapensar.net/files/2009/04/nativos-digitales-parte1.pdf

Nuestros estudiantes de hoy son todos “hablantes nativos” del lenguaje digital de los ordenadores, los videojuegos e internet. Entonces, ¿qué nos deja esto a los demás? Aquellos de nosotros que no nacimos en el mundo digital, pero que, en algún momento más avanzado de nuestras vidas quedamos fascinados y adoptamos muchos o la mayoría de los aspectos de la nueva tecnología somos, y siempre lo seremos en comparación con ellos, Inmigrantes Digitales.

La importancia de la distinción es la siguiente: cuando los Inmigrantes Digitales aprenden -como todos los inmigrantes, algunos mejores que otros- a adaptarse a su entorno, siempre conservan, hasta cierto punto, su “acento”, es decir, su pie en el pasado.

El “acento de inmigrante digital” puede verse en cosas tales como acudir a Internet para obtener información como segundo recurso, y no en primer lugar, o en la lectura del manual de un programa en lugar de asumir que el propio programa nos enseñará a utilizarlo.

Hoy en día los padres con más edad tuvieron una “socialización” distinta a la de sus hijos, y ahora están en el proceso de aprender un nuevo idioma. Y un idioma aprendido más tarde en la vida, los científicos nos lo dicen, va en una parte diferente del cerebro.

Los Nativos Digitales están acostumbrados a recibir información muy rápidamente. Les gusta procesar en paralelo y la multi-tarea. Prefieren sus gráficos antes que su texto y no lo contrario. Prefieren el acceso aleatorio (como el hipertexto). Funcionan mejor conectados. Se crecen con la gratificación instantánea y las recompensas frecuentes. Prefieren los juegos al trabajo “serio”.

Sin embargo, los Inmigrantes Digitales suelen tener muy poco aprecio por estas nuevas habilidades que los Nativos han adquirido y perfeccionado a través de años de interacción y práctica. Estas habilidades son casi totalmente extrañas a los Inmigrantes, que a su vez aprendieron -y así eligen enseñar- lentamente, paso a paso, una cosa cada vez, de forma individual, y sobre todo, en serio.

Los Inmigrantes Digitales no creen que sus estudiantes puedan aprender con éxito mientras ven la televisión o escuchan música, ya que ellos (los Inmigrantes) no pueden. Por supuesto que no: no practicaron esta habilidad constantemente a lo largo de todos sus años de formación. Los Inmigrantes Digitales piensan que aprender no puede (o no debería) ser divertido. ¿Por qué deberían pensarlo? Ellos no pasaron sus años de formación aprendiendo con Plaza Sésamo.

Tenemos que inventar métodos “Nativos Digitales” para todas las materias, en todos los niveles, utilizando a nuestros estudiantes como guías. El proceso ya ha comenzado: conozco profesores universitarios que inventan juegos para enseñar temas que van desde las matemáticas o la ingeniería a la Inquisición española. Tenemos que encontrar la manera de dar a conocer y difundir sus éxitos.

Marc Prensky afirma que los alumnos están cambiando gracias a sus experiencias con la tecnología fuera de la escuela, y ya no están satisfechos con una educación que no se dirige de forma inmediata al mundo real en el que viven, por ello el método pedagógico de “contar y hacer exámenes” que se usa mayormente en las escuelas es cada vez menos efectivo para esta nueva generación; por tanto  la tecnología digital,  utilizada correctamente, puede ayudar a volver atractivo y útil para el  futuro el aprendizaje para nuestros niños y jóvenes.

Liderazgo Responsable, quien este 26 de agosto trae por primera vez al país a Marc Prensky para una conferencia magistral,  es el único proyecto del país que estudia y a la vez promueve este concepto para que sea comprendido y tomado en cuenta en la planificación de políticas públicas de educación.

Desde hace tres años Liderazgo Responsable ha recorrido el país impartiendo conferencias que explican el desarrollo de la humanidad desde los albores de la misma hasta la Sociedad Web, época en la que vivimos en la actualidad.

En este tiempo han desarrollado proyectos para promover el gobierno electrónico, la alimentación inteligente, combatir la corrupción y la violencia de género, entre otros.

Evaluación formativa. Utilidad de la rúbrica

 “La evaluación no es ni puede ser apéndice de la enseñanza. Es parte de la enseñanza y del aprendizaje.

 Por eso la evaluación debe privilegiar los aprendizajes logrados por el estudiante y los procesos de “aprender a aprender”.

Acevedo, P.

Sara Güílamo Jiménez

La evaluación formativa es el proceso de obtener, sintetizar e interpretar información para facilitar la toma de decisiones que lleven a mejorar el aprendizaje de los estudiantes; permite   retroalimentar al alumno durante el proceso de enseñanza aprendizaje. Nos indica el nivel de logro y las dificultades que presentan los niños y las niñas para desarrollar las competencias que se encuentran agrupadas en los campos formativos, procedimientos y actitudes, los cuales son los componentes básicos de los propósitos generales del programa.

En el nivel iniciar o preescolar ya se está familiarizados con este sistema. Los padres hablan del librito que le entregaron sobre los logros de sus hijos, lo que está en proceso y lo por lograr. En este nivel el alumno aún no sabe leer, por lo que debemos atender de manera individual a esos logros que exhibe en su ejecución diaria. No es posible evaluarlo solo de los contenidos que recuerda y escribe en un examen. Es necesario llevar un registro diario para cada estudiante, el cual ocupa la atención del docente que debe   anotar permanentemente sus observaciones durante todo el año escolar. Es un diario donde se evidencian las competencias trabajadas, dificultades, necesidades, posibilidades, etc. Se seleccionan y se incluyen trabajos y producciones realizados por los niños que la maestra considera pertinentes y que reflejen un nivel mayor de dominio de la competencia.

La evaluación formativa requiere que el docente lleve un diario de su clase en el cual recaba la información referente a la jornada diaria; esto le permite revisar esos registros y reflexionar sobre su práctica haciendo los ajustes  pertinentes para mejorar cada vez más los aprendizajes de los estudiantes.

Desde el enfoque por competencias se está proponiendo este tipo de evaluación, ya que es la única manera de medir los indicadores de logros aquí planteados; con el interés de incluir la evaluación de los indicadores de logros que dejan de evaluarse cuando se hace un examen de recuerdo de contenidos. Específicamente me quiero referir a  las rubricas, que son nuevas en el sistema y le producen choque a la mayoría de los docentes de los niveles primarios, secundarios y terciario.  Veamos en que consiste.

Rúbrica significa minuta o borrador. Es una matriz de valoración con los parámetros de evaluación detallados. Esta nos permite aunar criterios de evaluación, niveles de logro y descriptores. Podemos ir ajustando en la práctica hasta encontrar lo que más se acerca a lo que deseamos. Lo importante es que esta es acordada y socializada con los alumnos antes de aplicarla. Se considera una herramienta de evaluación formativa. Se puede preparar de forma general o analítica. La general es útil para juzgar tareas creativas y que requieren un juicio global, holístico, cualitativo, como es el caso de ensayos y proyectos. La segunda forma de preparar la matriz (analítica) implica desglosar los aprendizajes en tareas específicas que puedan evaluarse con criterios cuantitativos; le asigna un puntaje a cada uno por separado, para luego sumar y asignar el puntaje total. En ella se establece una gradación (niveles) de la calidad de los diferentes criterios con los que se puede desarrollar un objetivo, una competencia, un contenido o cualquier otro tipo de tarea que se lleve a cabo en el proceso de aprendizaje.

 Capote (2006) dice que para preparar una rúbrica se deben seguir los siguientes pasos:

  1. Seleccionar los objetivos que fundamentan la tarea o trabajo a realizar.
  2. Identificar los criterios que fundamentan los comportamientos o ejecuciones esperadas por los estudiantes y organizarlos por niveles de efectividad.
  3. Asignar un valor numérico de acuerdo al nivel de ejecución; cada nivel debe tener descrito los comportamientos o ejecuciones esperadas por los estudiantes.
  4. El estudiante debe conocer con antelación los criterios con los cuales será evaluado.
  5. Hacer la escala de calificación de los diferentes aspectos a evaluar. La escala se coloca en la fila horizontal superior, con una gradación que vaya de mejor a peor.
  6. Los aspectos a evaluar se colocan en la primera columna vertical, detallando las características de cada nivel de desempeño.
  7. En las celdas centrales se describen de la forma más clara u concisa posible los criterios que se van a utilizar para evaluar esos aspectos.

Pero ¿Por qué no son tan frecuentes en el sistema educativo? ¿Por qué siguen predominando los exámenes “objetivos” o de preguntas cerradas?

En primer lugar, como ya hemos visto, la utilización de rúbricas implica un proceso riguroso que inicia con la programación de la clase con todos los elementos bien pensados y detallados, utilizando los recursos a disposición del docente. Es un proceso laborioso, que toma mucho tiempo, pero que facilita el poder seguir los pasos sugeridos para la elaboración de la rúbrica, centrándose en los indicadores de logros.

Segundo, es un requisito, como ya hemos dicho, el llevar un registro individual de los aprendizajes de los alumnos, además del diario del docente, a los cuales nos hemos referido anteriormente.

Por último, la sistematización o tabulación masiva de estos datos de nuevo requiere mucho tiempo. Es esta última etapa la que ha llevado a protestas de muchos docentes que se han resistido al cambio; lo cual, desde mi punto de vista está relacionado con la deficiencia de lo planeado en el primero y segundo acápite.

Sin embargo, no debemos temer ni renunciar a su uso, sino buscar una manera de facilitar la sistematización de esos datos, quizás automatizando parte de los registros y diarios que tiene que preparar el docente. Ya la mayoría de nuestros docentes están capacitados en el manejo tecnológico que les permita dar seguimiento a un programa que se elabore para los fines; sí es necesario crearles las condiciones para que puedan hacer este proceso desde sus centros educativos y en su jornada  laboral.

Sara Güílamo Jiménez

Doctora en Educación

Directora del Consorcio de Educación Cívica PUCMM

[email protected]

Cómo iniciar el año escolar con el pie derecho

Dr. Joan Simeo Munson

El comienzo de un nuevo año escolar puede ser un arma de doble filo para los padres: usted puede sentirse aliviado de que su hijo está de vuelta en una rutina y que usted ya no está organizando todo el tiempo de inactividad, así como el temor de que si usted tiene un niño con conflictos en el colegio. Si su niño ha tenido un difícil comienzo de año escolar, usted no está solo! Las siguientes sugerencias pueden ayudarle a iniciar el año escolar con el pie derecho – incluso si ya ha tropezado.

“Experimentar algunos baches en el camino es una parte normal de empezar algo nuevo, así que asegúrese de darse un descanso si usted y su hijo sufren un poco en el comienzo del año.”

Mi niño es agresivo

“Mi hija de 5 años comienza la guardería este año y estamos aterrorizados de la manera en que pueda actuar. Ella fue expulsada de dos centros de educación preescolar, debido a golpear, morder, y básicamente no interactuar bien con los otros niños. Ella era agresiva a lo largo de sus primeros años de vida, incluso hacia los profesores! He hablado con ella sobre su comportamiento, pero no hemos visto grandes resultados ya que no parece que se preocupa. ¿Qué debería hacer?”

En primer lugar, me gustaría que piense que su hija entrará al preescolar como un nuevo comienzo para los dos. Para su hija, significará una nueva escuela, nuevos amigos y profesores y un nuevo entorno. Para usted, esto significará que comienza un nuevo capítulo en su vida de la paternidad, lleno de cómo recuperar el control de su casa, dejando que su hija sepa que usted está a cargo y la creación de un entorno en el que su hija se siente segura y lista para hacer frente a la guardería.

Muchos niños pequeños son agresivos, principalmente porque no saben de qué otra manera actuar en una situación que les causa estrés o ansiedad. Algunos niños son naturalmente calmados y pueden autorregular su estado de ánimo y acciones, otros realmente luchan con esto. Debido a que su hijo actúa más, es imprescindible que usted asuma el papel de adulto y que él sepa que usted habla en serio.

Esto se puede hacer de una manera amorosa en la que usted reclama su rol y ella aprende a calmarse. Comience por hablar con su hija cuando está en calma. Le puede decir a ella, “Estoy muy emocionada por tu inicio en la guardería! Tendrás un montón de diversión en tu nueva escuela. Pero antes de empezar vamos a hacer algunas cosas nuevas para asegurarnos de que tengas un gran año”.

A continuación, crea una “tabla de reglas” para la escuela y cuélgala donde pueda verla. Pide su opinión acerca de cuáles son las reglas y añádelas a la lista. Algunos ejemplos pueden ser: “No se pega”, “No morder”, “Ser bueno con los Maestros”, “se amable” Explíquele a ella que es una niña grande, empezando una gran escuela y que tendrá que seguir estas reglas. Al lado de la tabla de reglas, cree una “gráfica de buen comportamiento” y diseñe pegatinas de colores o plumas donde se pueda colocar una marca cada vez que ella sea notada haciendo algo bueno en la escuela o el hogar. Esto la animará a ella para reaccionar de manera diferente y motivarla para exhibir buena conducta, porque todos los niños, incluso los de carácter fuerte, aman el refuerzo positivo. Explique a su hija que cuando comience la escuela tendrá la oportunidad de colocar un adhesivo en su carta si ella demuestra que ella puede seguir las reglas. Después de recoger tantas pegatinas su hija gana un premio, que puede incluir permanecer hasta 20 minutos más tarde esa noche, tiempo extra de historias con ustedes, la oportunidad de ver un DVD o cualquier cosa que usted piensa que le gustaría.

Si el año escolar comienza y sus comportamientos persisten, hable con el maestro de inmediato con el fin de mostrar que está motivado para ayudar a su hija a cambiar. Los maestros son más propensos a trabajar con su hija y ayudarla si saben que usted está a bordo y tomará medidas para ayudar a superar este obstáculo. Elogie a su hija cuando ella se comporta muy bien y señale su buen comportamiento siempre que pueda.

Fuente: Empowering Parents

10 formas de reducir tu huella de carbono

1. Utiliza menos la secadora de ropa

Los tendederos y los rack de secado son una opción amigable con el planeta. Las secadoras de ropa producen una gran cantidad de CO2, al no utilizarlas bajas tu consumo de electricidad (y la cuenta), dejas de producir dióxido de carbono y, además, tienes como aliado al mejor quitamanchas que existe: el sol.

2. Desconecta el cargador de tu celular

Aunque no estés usando el cargador, si lo dejas conectado sigue consumiendo energía y contribuyendo al cambio climático, por eso los llaman “vampiros de energía”. Lo mismo pasa con el resto de tus aparatos si los dejas conectados: pantalla de TV, computadora, Blu-ray, DVD, etc. La mejor opción es comprar barras multicontacto, con estas podrás desconectar todas tus máquinas en un solo movimiento.

3. Mantén limpio tu refrigerador

El exceso de bolsas de plástico y empaques, así como mantener el congelador con hielo, hacen que tu aparato necesite más potencia para enfriar, y con ello se gasta más electricidad.

4. Saca la bicicleta

Muchos trayectos no justifican el uso del automóvil, ¿por qué no mejorar de paso tu salud recurriendo más a la bicicleta? (Considera también el transporte público).

5. Utiliza bolsas de tela cuando hagas el súper

Seguro esto ya lo sabías, pero uno de los mayores enemigos del medio ambiente el el uso excesivo del plástico, y usar cajas cartón o bolsas de tela al hacer el súper, es una medida necesaria.

6. Regresa al termo

Comprar botellas plásticas con líquido cada que tienes sed es poco amigable con el planeta, mejor compra un termo y lleva en éste tus bebidas. Un beneficio adicional es que podrás controlar mejor la calidad de los líquidos que ingieres pues los llevarás desde tu hogar, y no te arriesgarás con bebidas de dudosa calidad. Con el tiempo verás que el ahorro también será notable.

7. Reduce la ingesta de carnes

Ya se trate de cerdo, res o aves, el proceso para llevarlos a tu mesa gasta una gran cantidad de energía.

8. Mantén tu automóvil en buen estado

Si necesitas seguir utilizando tu coche, mantenlo en buen estado. Los autos con el mantenimiento adecuado, como las llantas infladas correctamente, generan menos emisiones de gases de efecto invernadero, además de que no te dejarán tirado en el camino.

9. Adopta plantas endémicas

Las plantas propias de la localidad donde vives no requieren demasiado uso de agua, y sus beneficios son mayores al absorber el CO2 del aire. Lo mejor sería que plantaras un árbol, pero si no cuentas con el espacio o las condiciones necesarias, puedes explorar algunas ideas alternativas como los jardines verticales.

10. Recuerda las tres erres

Busca tener presente siempre el significado de las tres erres y procura aplicarlas siempre que puedas: Reduce, Reutiliza y Recicla.

Fuente: National Geographic en Español

Cómo hablar con su hijo acerca de mentir

Michael Kramer, Phd.

Cuando su hijo le miente a usted, suscita una potente mezcla de emociones. Es posible que se sienta enojado, herido y ofendido, todo a la vez. La mentira es extremadamente perturbadora para los padres, ya que sacude los cimientos de la confianza que tenemos en nuestro hijo. Por lo que es comprensible y normal si tiene una reacción emocional a la mentira, si la mentira es elaborada y “premeditada” o impulsiva-una mentira que dice su hijo es porque él simplemente no para y piensa.

A menudo, los niños prefieren “cumplir la pena” en lugar de simplemente tener una conversación significativa con sus padres acerca de las razones y los efectos de su mentira. Sin embargo, tener una conversación sobre la mentira es donde ocurre el aprendizaje de su hijo.

Pero no importa cuán enojado, herido u ofendido se siente cuando le descubre una mentira a su hijo, es importante responder a él de una manera consistente tranquilo y medido manera y no de una manera emocionalmente reactiva (por ejemplo, “¿Cómo te atreves a mentirme? Nunca confiaré en ti de nuevo!”). Cuando reaccionamos emocionalmente,  permite que los niños se concentren en nuestro comportamiento irracional y a veces los desvía de asumir la responsabilidad personal por su comportamiento.

Del mismo modo, es importante no reaccionar de forma exagerada al imponer una consecuencia desproporcionada o inadecuado que no se ajusta a las circunstancias (por ejemplo, “Estás castigado por un mes! No hay productos electrónicos. Ningún coche!”). Mientras poner un castigo podría hacer que usted  se sienta mejor en el momento, no va a ayudar a su hijo a aprender de su error. A menudo, los niños prefieren “cumplir la pena” en lugar de simplemente tener una conversación significativa con sus padres acerca de las razones y los efectos de su mentira. Sin embargo, tener una conversación sobre la mentira es donde ocurre el aprendizaje de su hijo y es donde pueden influir mejores opciones para un comportamiento más responsable.

Lo que queremos que los niños aprendan de mentir

Hablar acerca de la razón por la cual mintió su hijo es una oportunidad para que aprenda de sus errores de tres maneras:

  1. Aumenta la conciencia sobre el impacto emocional de la mentira en otros. Las mentiras no ocurren en el vacío. Afectan a muchas otras personas, de los hermanos a los compañeros a los profesores y entrenadores, dependiendo de la naturaleza de la mentira y las consecuencias que se derivan de ella. Debido a que los niños tienen una tendencia a “saltar antes de mirar”, que a menudo no se dan cuenta de cómo sus acciones afectan a los demás… hasta que usted los hace conscientes de ello.
  2. Aumenta la conciencia sobre el impacto que la mentira tiene sobre ellos. Los niños pueden sentir culpa, vergüenza, y una pérdida de la autoestima cuando mienten. Se perderá la libertad y tienen que soportar más supervisión de sus padres. Es útil hablar abiertamente sobre estas realidades con su hijo por lo que se hace más consciente de lo que se ve afectado como persona cuando no le dice la verdad.
  3. Se enseña a los niños la importancia de los valores fundamentales sólido. Un sistema de valores no puede ser variable o una situación específica; tiene que ser consistente para tener algún significado. El sistema de valores de su hijo es la piedra angular de la confianza en su relación.

Al hablar de la mentira con su hijo, está creando una oportunidad para el obtener una mejor comprensión de las consecuencias de sus acciones y, en última instancia, para ser más veraz.

La Conversación: cómo configurarlo para el éxito

No se limite a bucear en esta conversación. Después de tomar algún tiempo para calmarse y tener algo de perspectiva, configúrelo con estas cuatro cosas en mente:

  1. Establezca consecuencias o pérdida de privilegios. Definitivamente es necesario y apropiado tener consecuencias por mentir. La consecuencia más común es una pérdida de privilegios por un período específico de tiempo. Esto es diferente de la consecuencia “puesta a tierra por la eternidad” que he mencionado antes. Suspender un privilegio que está relacionado con el delito. Digamos, por ejemplo, su hijo le dice que habrá un adulto responsable acompañando en el partido de este viernes y descubre más tarde que no era así. Se puede dar una consecuencia llamada “verificación”. En el futuro previsible, su hijo pierde el privilegio de ir a cualquier parte, hasta que haya verificado que habrá un adulto en el sitio (Por cierto, he encontrado esta consecuencia de ser muy eficaz. Los niños realmente no les gusta y, a menudo he encontrado esta consecuencia ser muy efectiva.). O digamos que su hija usa el coche de la familia para ir a un lugar que le ha dicho que no se le permite ir, y miente sobre esto. La consecuencia podría ser su uso del automóvil se limita a conducir a la escuela solamente y que compruebe el odómetro. Cuando se demuestra que ella puede seguir las reglas con el coche durante dos semanas, ella obtiene los privilegios de conducir de nuevo.

La retención de privilegios por un período de tiempo es importante, ya que ayuda al niño a pasar por un período de reflexión. Por lo tanto, el tiempo que normalmente se gasta en el teléfono o con la Play Station se pasó a pensar de contar la verdad y cómo ser reflexivo, no reactivo.

  1. Dígale a su hijo que parte de la consecuencia es que se necesita tener una conversación significativa con usted acerca de la mentira. Algunos niños no quieren hablar de ello en absoluto. Se agitan las emociones que los hacen muy incómodo, y que van a resistir a toda costa. En este caso, explica que la pérdida de privilegios permanece en vigor hasta que tenga una conversación significativa. Otros niños pueden querer tener la charla rápidamente para conseguir la consecuencia de una vez. Siempre he encontrado que es más eficaz mantener la suspensión de los privilegios en vigor por la cantidad de tiempo que especificó y no hacerla corta después de la conversación que se lleve a cabo. Por lo tanto, si le quitó el teléfono celular de su hijo durante una semana, y él decide tener la conversación en el segundo día, todavía pierde el acceso del teléfono celular para el resto de la semana. Los privilegios se reanuden después de que se cumplan ambas condiciones.
  2. Establezca el marco antes de tener la conversación. Hablar de un tema como este puede parecer bastante grande para su hijo, y él puede no saber por dónde empezar o qué esperar. Simplemente le puede decir, “Aquí están algunas cosas que me gustaría que puedas pensar antes de hablar.” Entonces le dio una lista de tres o cuatro preguntas abiertas a considerar, tales como:
    1. ¿Qué estabas tratando de lograr cuando mentiste
    2. (Si la mentira involucra compañeros) ¿Cómo definirías una amistad sana?
    3. (Si la mentira involucra romper con reglas de la familia o la casa) ¿Cómo decidiste que la mentira era una manera de lidiar con tu frustración acerca de nuestras reglas / expectativas? Si no estás satisfecho acerca de una regla, porque la ves demasiado restrictiva o de protección, ¿qué puedes hacer al respecto, además de mentir?
    4. Cuestiona acerca de la confianza con una pregunta como: En el futuro, ¿cuáles son las razones por las que debo confiar en que vas a mantener tu palabra?
    5. ¿Qué vas a hacer de manera diferente la próxima vez que se encuentre en esta situación?

No hay conferencias. Evite la palabra “qué”. Una vez establecidas las consecuencias, ajustando el marco y teniendo la conversación real, evite la tentación emocional para dar conferencias a su hijo sobre el delito. Manténgalo serio y tranquilo, haciendo preguntas abiertas que no se pueden contestar con un simple sí o no. Evite la palabra “qué”. Al preguntarle a su hijo “¿Por qué mentiste acerca de ir a la fiesta” es probable que establezca una lucha por el poder y la que la actitud defensiva se interponga en el camino de aprendizaje.

Una vez que usted ha dado a su hijo el marco y el pensamiento de las cosas, tenga la conversación. Usted puede utilizar el marco que configuró como una guía.

¿Cómo sé si mi hijo ha aprendido algo de esto?

Usted sabe mejor cuando el niño está siendo auténtico o simplemente diciéndole lo que piensa que usted desea escuchar. Generalmente, los niños demuestran que están aprendiendo de los errores al hablar abierta y sinceramente sobre su razón para hacer el paso en falso. También mostrarán generalmente un cierto nivel de auténtica emoción, tristeza, culpa o vergüenza. Para la mayoría de los niños, la mentira no se siente bien. En su conversación, deje espacio para ellos hablar de eso y por qué no se siente bien.

Algunos niños pueden mentir regularmente pero sólo quedar atrapados con poca frecuencia. Es por eso que cuando descubre que su hijo no ha dicho la verdad, es importante tener una conversación estructurada que brilla la luz sobre el impacto de su mentira. No es una conversación que su hijo va a disfrutar de tener, pero la recompensa de lo que hablamos es grande, un niño que tiene más respeto por sí mismo, usted y otros. Un niño que puede confiar.

Fuente: Empowering Parents

Arqueólogos hallan enterramientos indígenas en la provincia Valverde

La doctora Corinne Hofman, investigadora principal de Nexus 1492, reveló en INTEC que los indígenas manipularon y organizaron deliberadamente su entorno para crear un espacio adecuado para los vivos y los muertos.

SANTO DOMINGO. En la provincia Valverde fueron encontrados restos de bebés, sub adultos y adultos indígenas por arqueólogos del proyecto “Nexus 1492: Encuentros del Caribe con un Mundo Globalizado”, en el que participan varias instituciones nacionales e internacionales y que financia la Unión Europea.

La doctora Corinne Hofman, investigadora principal del proyecto y decana de la Facultad de Arqueología de la Universidad de Leiden, Holanda, indicó que, según los últimos hallazgos, los indígenas enterraron a sus muertos en montículos o colocados cerca, encima, o debajo de sus lugares donde cocinaban sus alimentos.  Expuso durante el segundo Seminario de Arqueología, Antropología e Historia, que fue celebrado recientemente en el Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC).

Hofman precisó que entre 2013 y 2016 hallaron diecisiete entierros humanos cuyas osamentas datan de entre los años 1200 y 1490, confirmado por medio de la técnica de radiocarbono, así como dos entierros de perros en depósitos rituales.

Los restos corresponden a niños de pocos meses, sub adultos y adultos, en su mayoría hombres, “Es notable, el bajo número de individuos femeninos presentes en el conjunto”, resaltó la experta.

En el acto, además se inauguró la exposición “El viaje y los sellos” de Thimo Pimentel, se puso en circulación la obra “Indígenas e Indios en el Caribe. Presencia, legado y estudio”, editada por el doctor Jorge Ulloa y el doctor Roberto Valcárcel Rojas, y se realizó la premier del corto documental “Bajo la Tierra del Encuentro: las raíces de América”, que produjo el cineasta Pablo Lozano con la periodista Daryelin Torres y apoyo de la Dirección de Comunicación institucional del INTEC.

Durante su exposición, la arqueóloga señaló que uno de los montículos (excavados entre 2015 y 2016) es de particular interés, porque allí se descubrió un entierro de perro y doce humanos. Además, hallaron otros restos humanos desarticulados o dispersos (fragmentos de cráneo, dientes, huesos largos) que fueron enterrados en las tumbas, pero también aparecen dispersos en el montículo.

La investigación arqueológica ha demostrado que los indígenas ocupantes del asentamiento en la víspera del encuentro con los europeos manipularon y organizaron deliberadamente el entorno para crear un espacio adecuado para los vivos y los muertos.

Utilizaron la topografía para crear un paisaje con áreas niveladas o plataformas y construir sus casas, rodeadas por calzadas y montículos que fueron naturales o construidos por ellos. El área de las casas fue continuamente limpiada, y todas las actividades domésticas se llevaron a cabo en los montículos y zonas exteriores, que forman un todo junto a los espacios de habitación.

Hofman adelantó que este verano iniciaron investigaciones en otros espacios de la provincia de Valverde, “Este nuevo sitio es mucho más grande y nuestro objetivo es investigar la relación con el anteriormente trabajado, que de acuerdo a los datos preliminares que tenemos parecen haber sido contemporáneos”, sostuvo.

El proyecto Nexus 1492, que finalizará en 2019, es desarrollado por científicos de la Universidad de Leiden y de la Universidad Libre de Amsterdam, en Holanda, además de la Universidad de Konstanz de Alemania, y tiene como contraparte nacional a expertos del INTEC, así como del Museo del Hombre Dominicano, el Ministerio de Cultura y el Ministerio de Educación.

Fuente: Dirección de Comunicación Institucional

Por qué las ballenas jorobadas protegen a otros animales de las ballenas asesinas

Jason Bittel

En mayo de 2012, investigadores observaron que un grupo de ballenas asesinas atacaba a una ballena gris y su cría en la Bahía de Monterrey, California. La cría murió en la pelea. Pero lo ocurrido después es difícil de explicar.

Dos ballenas jorobadas se encontraban en la escena cuando las ballenas asesinas u orcas, atacaron a las ballenas grises. No obstante, al morir la cría, llegaron otras 14 ballenas jorobadas, al parecer para evitar que las orcas consumieran el cadáver.

“Una ballena jorobada en particular permaneció junto a la cría muerta, con la cabeza apuntando hacia ella y como a un cuerpo de distancia. Vocalizaba con fuerza y daba coletazos cada vez que una ballena asesina se acercaba a comer”, informa Alisa Schulman-Janiger, investigadora de ballenas en California Killer Whale Project.

Las ballenas jorobadas usaron aletas y colas para ahuyentar a las ballenas asesinas durante seis horas y media. Y pese a que cerca de allí había densos bancos de kril –el alimento predilecto de las ballenas jorobadas-, las gigantes no abandonaron su vigilancia.

No queda claro por qué las ballenas jorobadas estaban dispuestas a sufrir lesiones y a desperdiciar tanta energía para proteger a una especie completamente distinta. Lo que sí se sabe es que no fue un incidente aislado. Según un estudio publicado en julio, en la revista Marine Mammal Science, se han registrado 115 interacciones entre ballenas jorobadas y orcas en los últimos 62 años.

“Esta conducta en las ballenas jorobadas persiste en muchas áreas de todo el mundo”, afirma Schulman-Janiger, coautora del estudio.

“He presenciado varios encuentros, pero nada tan impresionante como [el incidente de mayo de 2012]”, agrega, el cual es la interacción ballena jorobada-orca más prolongada que se conoce hasta la fecha.

¿Qué está ocurriendo?

La explicación biológica más razonable para la conducta justiciera de las ballenas jorobadas es que éstas derivan algún tipo de beneficio al interferir en la cacería de las orcas.

Por ejemplo, se sabe que las ballenas asesinas atacan a las ballenas jorobadas, y que estas son más vulnerables cuando son jóvenes. Pero una vez desarrolladas plenamente, una sola ballena jorobada es capaz de enfrentar a todo un grupo de orcas.

La conducta de rescate pudo haber evolucionado como un medio para que la especie sobreviva a la etapa más frágil de su vida, orillando a las ballenas jorobadas adultas a embestir cuando perciben que una cría está en riesgo.

Y también es muy posible que la cría atacada esté emparentada con los adultos que salen al rescate.

“Como las ballenas jorobadas jóvenes tienden a regresar al territorio de cría y alimentación de sus madres, los adultos de un área determinada tienden a estar más emparentados con las ballenas jorobadas vecinas que con la población general”, dice Robert Pitman, líder del estudio, ecólogo marino de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, y becario de la Sociedad National Geographic.

Pero esta explicación no es perfecta. De todos los incidentes investigados en las últimas cinco décadas,solo en 11 por ciento de los casos las ballenas asesinas atacaron a las ballenas jorobadas. El 89 por ciento de los incidentes restantes consistió de orcas atacando focas, leones marinos, marsopas, y otros mamíferos marinos.

Incluso hubo un incidente en que las ballenas jorobadas trataron de evitar que un par de peces luna se convirtieran en tentempiés de orca.

Una foca de Weddell yace en el pecho de una ballena jorobada, resguardada momentáneamente del ataque de ballenas asesinas. Foto: Robert L. Pitman

Tal vez sea un asunto personal. Schulman-Janiger señala que no todas las ballenas jorobadasinterfieren con las cacerías de ballenas asesinas, y que muchas de las defensoras llevan cicatrices viejas de ataques de orcas, quizás ocurridos cuando eran crías. Por consiguiente, es posible que la historia personal impulse a las ballenas jorobadas a responder a las cacerías de orcas.

El estudio señala también la posibilidad de que las ballenas jorobadas respondan a los reclamos auditivos de las ballenas asesinas en vez de a los animales que están depredando. Esto indicaría que las ballenas jorobadas solo saben cuál especie está bajo ataque después de haber invertido energía para nadar a la batalla.

Semejante conducta podría persistir en la población porque beneficia a las ballenas jorobadas ocasionalmente; y al parecer, es suficiente para justificar el beneficio para otras especies.

Todos para uno y uno para todos

Otros expertos en ballenas perciben algo un poco más complejo: altruismo.

“Aunque esta conducta es muy interesante, no me parece sorprendente que un cetáceo intervenga para ayudar a un miembro de otra especie”, dice Lori Marino, experta en inteligencia de cetáceos y presidenta de Whale Sanctuary Project.

Las ballenas jorobadas tienen capacidades como razonamiento sofisticado, toma de decisiones, resolución de problemas y comunicación, informa Marino, quien también es directora ejecutiva deKimmela Center for Animal Advocacy.

“De modo que, tomados en conjunto, todos estos atributos pertenecen a una especie con un alto grado de inteligencia, capaz de respuestas empáticas”.

Por otro lado, las ballenas jorobadas no son los únicos animales que muestran consideración por otras especies. Los delfines son famosos por haber ayudado a perros, ballenas, y quizás humanos; sin embargo cabe señalar que son espectadores, y no expertos en animales, quienes suelen notificar de estos incidentes, por lo cual es fácil malinterpretar la conducta de los animales.

Más allá de que las ballenas jorobadas realicen una buena acción o simplemente se beneficien de la interferencia, lo que queda claro es que aún tenemos mucho que aprender sobre la mente y las motivaciones de los animales que nos rodean.

Pitman dice que, en buena medida, los animales tienden a actuar por interés propio, aun cuando sus motivaciones no nos resulten evidentes.

“Como biólogos, ese es nuestro punto de partida para buscar explicaciones”, concluye.

Fuente: National Geographic en Español