Entradas

Thimmamma Marrimanu, el bosque indio de 19 mil metros cuadrados formado por un solo árbol

¿Imaginas un bosque entero formado por tan solo un árbol? Parece sacado de una historia fantástica o de ciencia ficción, pero no, es real. Las imágenes de satélite del este de la reserva forestal de Kadiri, en el estado de Andhra Pradesh (India), revelan un enorme bosque de un tamaño mayor que las casas colindantes. Sin embargo, esa enorme masa boscosa que vemos está formada por tan solo un árbol. Sí,  un único árbol conocido como Thimmamma Marrimanu.

A tan solo una hora en coche de Bangalore se encuentra esta pequeña joya india que pasa prácticamente inadvertida para los turistas. El Thimmamma Marrimanu se confunde con un denso bosque de más de 19000 metros cuadrados, aunque se trate de tan solo un ejemplar de baniano o higuera de Bengala (ficus benghalensis); eso sí, uno de los más extensos del mundo.

Hoy en día la copa del Thimmamma Marrimanu cubre 19107 metros cuadrados (y sigue creciendo), por lo que figura en el libro Guinness de los Récords como el especimen arbóreo más grande del mundo. Los lugareños aseguran que bajo la copa del árbol se pueden llegar a reunir hasta 20000 personas.

El Thimmamma Marrimanu es toda una celebridad en la India, ya que este tipo de árbol tiene gran relevancia en el aspecto religioso de las comunidades del país. Con más de quinientos años de edad (o, al menos, eso es lo que aseguran los lugareños), este ejemplar de higuera de Bengala sorprende a todo el que se lo encuentra en su camino. Eso sí, el mérito de su majestuosidad y frondosidad no es todo de la naturaleza: el lugar sobre el que se asienta es de vital importancia, pero el trabajo que realizan asiduamente los operarios de la zona, que guían sus raíces a través de postes, refuerzan las ramas de mayor peso y garantizan que el agua lo alimente, consigue que crezca a un ritmo de 15 centímetros al año.

Más de quinientos años de tradición

Los hindúes de la zona consideran que el Thimmamma Marrimanu es toda una leyenda. Dicen que se originó en 1433 a partir de un mástil de una pira funeraria. Cuentan que una mujer llamada Thimmamma se arrojó al mástil después de que muriese su marido. De ese mástil nacería el árbol del que empezarían a surgir raíces hasta llegar a las cuatro mil de hoy en día.

Como ya hemos mencionado, la higuera de Bengala es una especie de gran relevancia religiosa en la India. Es más, está incluso asociada con las divinidades hindúes Brahma (representada por las raíces del árbol), Visnú (representada por el tronco) y Siva (representada por las hojas). Bajo el ramaje del Thimmamma Marrimanu se encuentra escondido un templo muy especial que lleva generaciones protegido por este árbol.

Las personas de los alrededores atan lazos a las ramas del árbol y colocan figuritas en los huecos de sus raíces como ofrendas a los dioses. Además, han convertido el Thimmamma Marrimanu en un lugar de peregrinación: se dice que las parejas sin hijos que visiten el templo bajo el ramaje de este árbol concebirán en un año. Aunque no hay rosa sin espina y quien se atreva a cortar sus hojas tendrá que enfrentarse con una terrible maldición (cada cual que se imagine en qué podría consistir).

¿Cómo se originó esta obra de arte de la naturaleza?

La mayoría de las especies de árboles crecen desde el suelo, pero a la higuera de Bengala le gusta llevar la contraria. Por eso, crece a la inversa: sus semillas germinan en las grietas de la corteza de otro árbol o de un muro. Sobre este van extendiéndose trenzas de higuera hasta que llegan al suelo. En ese momento se aferran a la tierra con sus raíces-trenzas, se endurece y literalmente se come al árbol o muro sobre el que germinó. Sus ramas se expanden en horizontal sin cesar para repetir la misma operación una y otra vez creando la ilusión óptica de que vemos varios árboles y no solo uno.

Fuente: muhimu.es

 

Qué árboles puedes plantar según la zona y el espacio

Hoy es el Día Nacional del Árbol en la República Dominicana y es preciso concienciar sobre el árbol en una media isla cuyo principal tesoro es la naturaleza. El país depende de los árboles para obtener el agua, suelo protegido y prevenir el efecto invernadero, entre otros muchos beneficios. Por esto es mandatorio cuidar las áreas protegidas.

A los fines de  reforestar, los ecólogos y medioambientalistas recomiendan que sea con especies endémicas o nativas entre las que se cuentan: el guayacán, pino criollo, ébano verde, palma real, caya y la caoba, que es el árbol nacional.

Es importante considerar también los endemismos locales, es decir,  que si el cacheo es  endémico de Oviedo, pues se utilice esta palma para reforestar en Oviedo.

A continuación compartimos un artículo de Laura Vidal, sobre qué árboles puedes plantar según la zona en la que vives y el espacio del que dispones.

Los árboles son piezas fundamentales en el diseño urbano: los humanos nos hemos acostumbrado a construir ciudades y habitar entre el cemento, pero sin la naturaleza no podríamos vivir.

En los espacios urbanos, son indispensables los lugares verdes, porque los árboles son la única manera efectiva de reducir la contaminación del aire propia de la ciudad (o, al menos, la solución más natural y eficiente). Los parques, en lo posible, o los techos verdes y jardines verticales, en su defecto, deberían ser los espacios más cuidados de las ciudades, y los que más nos esforzáramos por tener.

Aunque en mayor parte la cantidad de espacios verdes de una ciudad está en manos de las autoridades, también hay casos en los que depende de una decisión personal, como plantar un árbol en la vereda (cuando está permitido) o tenerlo en el jardín, o incluso en una gran maceta.

Para poder plantar tus propios árboles y cuidar de ellos, necesitas alguna información sobre las especies existentes y las condiciones óptimas para el crecimiento de cada una. A continuación, podrán encontrar datos útiles si estás intentando averiguar qué árboles puedes plantar en el sitio en el que vives.

Cómo elegir qué árbol plantar

Los principales factores a tener en cuenta para decidir qué árbol plantar en un sitio son la amplitud del espacio en el que el árbol podrá crecer, y la disponibilidad de agua disponible.

No es lo mismo plantar en una vereda amplia, mayor a 5 metros y con un buen espacio libre de baldosas, que en una acera angosta de menos de 3 metros, en la que hay que tener mucho cuidado de no elegir una especie que vaya a levantar el suelo con sus raíces.

Tampoco es lo mismo, por supuesto, plantar en una región con lluvias constantes y temperaturas tropicales, que en un área de sequías, o en una latitud en la que nieva en invierno.

La siguiente imagen puede darte un panorama general de qué árboles elegir de acuerdo con estas dos características:

Al mismo tiempo, una vez que sepas cuáles son las posibilidades, hay algunas preguntas clave que deberías hacerte antes de plantar, para tomar una decisión más específica.

Sobre el terreno

  1. ¿Cuál es el tipo de suelo disponible? ¿Es fértil o más bien pobre?
  2. ¿Se cuenta con espacio para el desarrollo de raíces horizontales?
  3. ¿Cuáles son las condiciones climáticas de la zona en general? ¿Y de esa parcela en particular? (Puede haber, por ejemplo, una cuadra más sombría que otras en el mismo barrio, y por eso ser adecuada para especies diferentes)
  4. ¿Cuáles son las posibilidades de riego? (Riego automático/ alguien puede regar cuando las lluvias escaseen/ se depende de las lluvias exclusivamente).

 

Sobre el árbol:

¿Se desean hojas caducas (que se caen en otoño), perennes (siempre verdes), o da igual?

  1. ¿Se quiere un árbol alto, mediano o pequeño?
  2. ¿Cuál podría ser la forma del árbol? ¿Hay cableados, cercas, postes o alguna estructura cercana que haya que respetar?

Una vez que tengas toda esta información, puedes guiarte por las siguientes tablas para saber exactamente qué especies pueden ser adecuadas para tu entorno:

 

Esta tabla es muy útil, aunque fue pensada sobre todo para el hemisferio sur, especialmente para América Latina. Si vives en otra región, lo mejor es buscar información específica sobre los árboles nativos de tu zona, para seguir las mismas especificaciones, pero eligiendo aquellos que sean propios de la zona o los endemismos locales.

Fuentes: Unidiversidad, Treepeople, labioguia.com