Entradas

Cómo identificar los problemas de aprendizaje en los niños

Los problemas de aprendizaje afectan a 1 de cada 10 niños en edad escolar. Estos problemas pueden ser detectados en los niños a partir de los 5 años de edad y constituyen una gran preocupación para muchos padres, ya que afectan al rendimiento escolar y a las relaciones interpersonales de sus hijos. Un niño con problemas de aprendizaje suele tener un nivel normal de inteligencia, de agudeza visual y auditiva.

Es un niño que se esfuerza en seguir las instrucciones, en concentrarse y portarse bien en su casa y en la escuela. Su dificultad está en captar, procesar y dominar las tareas e informaciones, y luego en desarrollarlas posteriormente. El niño con ese problema simplemente no puede hacer lo mismo que los demás, aunque su nivel de inteligencia sea el mismo.

8 pistas para detectar problemas de aprendizaje en los niños

El niño con problemas de aprendizaje específicos presenta patrones poco usuales, a la hora de percibir las cosas en el ambiente externo. Sus patrones neurológicos son distintos a los de otros niños de su misma edad. Sin embargo, tienen en común algún tipo de fracaso en la escuela o en su comunidad.

Cuando un niño tiene problemas para procesar la información que recibe, le delata su comportamiento. Los padres deben estar atentos y observar las señales más frecuentes que indican la presencia de un problema de aprendizaje:

– Dificultad para entender y seguir tareas e instrucciones.

– Problemas para recordar lo que alguien le acaba de decir.

– Dificultad para dominar las destrezas básicas de lectura, deletreo, escritura y/o matemática, por lo que fracasa en el trabajo escolar.

– Dificultad para distinguir entre la derecha y la izquierda, para identificar las palabras, etc. Puede presentar tendencia a escribir las letras, las palabras o los números al revés.

– Falta de coordinación al caminar, hacer deporte o llevar a cabo actividades sencillas como sujetar un lápiz o atarse el cordón del zapato.

– Facilidad para perder o extraviar su material escolar, libros y otros artículos.

– Dificultad para entender el concepto de tiempo, confundiéndo el ‘ayer’, con el ‘hoy’ y/o ‘mañana’.

– Tendencia a la irritación o a manifestar excitación con facilidad.

Características de los problemas de aprendizaje

Los niños que tienen problemas del aprendizaje con frecuencia presentan, según la lista obtenida de When Learning is a Problem/LDA(Learning Disabilities Association of America), características y/o deficiencias en:

Lectura (visión) El niño se acerca mucho al libro; dice palabras en voz alta; señala, sustituye, omite e invierte las palabras; ve doble, salta y lee la misma línea dos veces; no lee con fluidez; tiene poca comprensión en la lectura oral; omite consonantes finales en lectura oral; pestañea en exceso; se pone bizco al leer; tiende a frotarse los ojos y quejarse de que le pican; presenta problemas de limitación visual, deletreo pobre, entre otras.

Escritura Invierte y varía el alto de las letras; no deja espacio entre palabras y no escribe encima de las líneas; coge el lápiz con torpeza y no tiene definido si es diestro o zurdo; mueve y coloca el papel de manera incorrecta; trata de escribir con el dedo; tiene un pensamiento poco organizado y una postura pobre.

Auditivo y verbal El niño presenta apatía, resfriado, alergia y/o asma con frecuencia; pronuncia mal las palabras; respira por la boca; se queja de problemas del oído; se siente mareado; se queda en blanco cuando se le habla; habla alto; depende de otros visualmente y observa al maestro de cerca; no puede seguir más de una instrucción a la vez; pone la tele y la radio con volumen muy alto.

Matemáticas El alumno invierte los números; tiene dificultad para saber la hora; pobre comprensión y memoria de los números; no responde a datos matemáticos.

Fuente: guiainfantil.com

Dinámica de cooperación: Cuando las barbas de tu vecino veas pelar…

 Santiago Moll

pon las tuyas  a remojar.

Como filólogo y profesor de Lengua Castellana y Literatura siempre me ha fascinado la sabiduría que encierran los refranes. De esta pasión nace precisamente esta dinámica de tutoría que tiene como finalidad no solo que los alumnos valoren la riqueza de la cultura popular, sino que descubran el valor de cooperar y trabajar en equipo para un bien común.

Dinámica de cooperación: Cuando las barcas de tu vecino veas pelar…

Título de la dinámica de grupoCuando las barcas de tu vecino veas pelar…
Antes de la dinámica de grupo
Material: Tarjetas o tiras de papel con la mitad escrita de un refrán.
Distribución: Caminando libremente por el aula.
Duración: 30’

Objetivo: Valorar la utilidad de la sabiduría popular y aprender a cooperar para lograr un objetivo común.

Durante la dinámica de grupo

El tutor prepara tantos refranes como parejas hay en el grupo clase. A continuación, el tutor informa a los alumnos de que cada tarjeta o tira de papel contiene la mitad de un refrán. Dicho esto, reparte una tarjeta al azar a cada alumno.

Seguidamente, los alumnos deben hablar entre ellos para ver si la mitad de su refrán coincide con la mitad del compañero a quien han parado.

Cuando la encuentra, se dirigen al tutor que comprobará que las dos partes del refrán son correctas. Cuando los dos alumnos obtengan la respuesta afirmativa del tutor, se sentarán juntos y esperarán a que el resto de compañeros termine.

Cuando todos los compañeros estén sentados por parejas, cada pareja leerá en voz alta su refrán y tratará de explicarlo con la ayuda del tutor, si fuera necesario.

Consejos acerca de la dinámica e grupo.

En función de la edad y del grupo se puede optar por decir primero en voz alta los refranes. También es aconsejable que los refranes se adapten a la edad de los alumnos.

Esta actividad también se presta para un trabajo previo en el área de lengua con los alumnos. Otra opción es que los alumnos investiguen por su cuenta y por parejas el significado y lo expliquen al resto de compañeros en la siguiente sesión.

Después de la dinámica de grupo

Al finalizar una dinámica de grupo, siempre me gusta comentarla con mis alumnos. Para ello suelo colocarlos formando un círculo de sillas en el centro del aula y formular preguntas abiertas que inviten al diálogo y a la reflexión.

Aquí tienes algunos ejemplos de preguntas abiertas para esta actividad.

  • ¿Cuántos refranes de la actividad conocías? ¿Sabes alguno que no haya aparecido en la actividad?
  • ¿Para qué crees que son tan importantes los refranes para la sociedad?
  • ¿Cómo te has sentido mientras buscabas la otra mitad del refrán?
  • ¿Cuál crees que era la finalidad de esta actividad?

Espero que esta dinámica te haya gustado y te animo a que la lleves a cabo con tus alumnos y nos cuentes tu experiencia en los comentarios de esta entrada. Gracias por adelantado. También te agradeceré que nos cuentes las posibles variaciones que puedes llevar a cabo con esta dinámica.

Fuente: justificaturespuesta.com

¿Por qué no tienen ganas de aprender?

Para que alguien aprenda algo tiene que querer aprender. Este es el primer requisito imprescindible para el aprendizaje. No se puede forzar el aprendizaje, como mucho conseguiremos que memoricen pero en ningún caso que aprendan. Pero ¿cómo conseguimos que tengan ganas de aprender? ¿Cómo podemos lograr que quieran aprender?

Las ganas de aprender

El aprendizaje es algo natural del ser humano. Las personas desde que nacen, están constantemente aprendiendo gran cantidad de cosas. Cuando algo nos interesa queremos saber más, queremos conocerlo, queremos hacerlo y nos dedicamos a explorarlo, a hacerlo a conocerlo. Eso es el aprendizaje.

Para que ocurra el aprendizaje tenemos que querer aprender, no se puede aprender si uno no quiere aprender. Las ganas de aprender constituyen el primer y necesario paso para que se produzca el aprendizaje. Sin ganas de aprender no hay aprendizaje.

Las ganas de aprender constituyen el componente actitudinal del proceso de aprendizaje:

  • El interés por aprender.
  • La voluntad de aprender.
  • La motivación por aprender.

Las ganas de aprender constituyen la actitud adecuada para que se produzca el aprendizaje.

¿Por qué no tienen ganas de aprender?

Las ganas de aprender o actitud positiva hacía el proceso de aprendizaje, parten del papel que el que aprende tiene en su proceso de aprendizaje. Cuando no son los protagonistas activos del proceso de aprendizaje los estudiantes difícilmente se implicaran con el mismo y no se esforzarán, ocurre lo siguiente:

  • No les interesa lo que aprenden.
  • Le aburre, no se sienten implicados.
  • No disfrutan aprendiendo.
  • No hay ganas de aprender y no hay aprendizaje.
¿Qué consecuencias conlleva la falta de ganas de aprender?

La falta de ganas de aprender conlleva diversas consecuencias negativas, veamos:

  • No se producen aprendizajes y por lo tanto se obtiene un bajo rendimiento académico.
  • Puede aparecer la baja autoestima académica y la desmotivación.
  • No creen que su esfuerzo les lleve a conseguir sus metas. Ya que se perciben incapaces de lograrlo.
  • Como consecuencia se implican todavía menos con el proceso de aprendizaje y tienen menos ganas de aprender.
 ¿Cómo podemos despertar sus ganas de aprender?

Es labor de familias, educadores y de toda la comunidad educativa despertar las ganas de aprender. Veamos algunas sencillas ideas que nos pueden ayudar a despertar las ganas de aprender.

  • Implícales de manera activa en su proceso de aprendizaje. En lugar de limitar su papel a ser meros receptores pasivos, procura que exploren, que busquen, que indaguen y que se mantengan activos para aprender.
  • Despierta su interés, y trata de buscar actividades que se ajusten a su manera de pensar y de aprender, para ello crea diferentes experiencias que puedan ajustarse a su manera de aprender.
  • Busca temas y motivos que concuerden con sus intereses, preocupaciones, interrogantes.
  • Trata de despertar su curiosidad para ello puedes utilizar las preguntas.
  • Enséñales que su esfuerzo es básico para lograr las metas, que si se implican y se involucran obtendrán los resultados.
  • Hazles responsables de su propio proceso de aprendizaje, se trata de procurar que sean ellos mismos los que se organicen, los que lleven su seguimiento, lo que dirijan su propio proceso.
La autora es psicóloga y pedagoga

Fuente: educayaprende.com

¿Cómo explicar a un alumno que lo que hace en la escuela es importante?

“Todos lo sabemos: una hora de clase puede cambiar una vida, dar al destino otra dimensión, consagrar para siempre lo que sólo estaba débilmente esbozado.” Massimo Recalcati

Nadie sabe con certeza cómo será la educación del futuro, pero reflexionar sobre ello nos ayuda a mejorar la educación del presente. Esta es la que, en realidad, debe importarnos.

El presente de la educación está en plena convulsión, entre otros motivos, por la irrupción de tecnologías que ofrecen un abanico de posibilidades impensables hasta hace muy poco. El mundo digital está cambiando la educación del mismo modo que, en el siglo XIX, la aparición de la fotografía cambió el mundo de la pintura.

El paso del tiempo ha demostrado que la fotografía no acabó con la pintura sino que le abrió un nuevo campo de posibilidades, transformándola hasta convertirla en algo muy distinto de lo que había sido hasta ese momento. Y es que los avances tecnológicos transforman lo más profundo de las comunidades humanas: sus valores.

En este momento de profundos cambios, los que nos dedicamos a la apasionante y compleja tarea de educar sabemos que “una hora de clase” puede cambiar una vida. Pero, ¿lo saben nuestros alumnos? ¿Qué percepción tienen sobre lo que deben aprender en la escuela?

Creo que todos estamos de acuerdo en aceptar que los alumnos que piensan que lo que aprenden en la escuela les es útil para su vida, están más motivados y desempeñan mejor su labor académica. El problema surge cuando esa percepción de utilidad se identifica con aprobar, más allá de la calidad del aprendizaje. Esta situación queda perfectamente reflejada en el conocido refrán: Pan para hoy, y hambre para mañana.

Los educadores tenemos la obligación (más allá de que también es labor de la familia) de transmitir a los estudiantes el deseo de aprender, de generar en ellos curiosidad por el conocimiento. Esto se consigue desafiándolos, retándolos, no poniéndoles las cosas demasiado fáciles, permitiendo que experimenten sin que penalicemos el error. También se consigue facilitando que trabajen colaborativamente, educando sus emociones, potenciando sus capacidades comunicativas…

Lo que los alumnos aprenden en la escuela deben ser cosas realmente significativas para ellos e imprescindibles para cualquier persona. El problema es que los actuales currículos educativos ya no cumplen con esa función pero siguen siendo el referente de los aprendizajes escolares.

Para que los alumnos valores la utilidad de la educación que reciben en la escuela, hay que mostrarles el sentido y el valor personal de lo que aprenden: eso es personalizar el aprendizaje.

Fuente: salvarojeducacion.com

Profe: aprendo contigo, aprendo de ti… Y aprendo conmigo mismo

En su discurso de aceptación del título de doctor honoris causa por la Universidad Pompeu Fabra, Miquel Barceló, el genial pintor mallorquín, explicó una anécdota que me parece muy significativa para entender cómo se produce el aprendizaje en el ámbito escolar.

Barceló cuenta que asistió durante tan solo unas semanas a la Escuela de Bellas Artes de Barcelona y que, al cabo de unos años, se reencontró con el que había sido director de esta escuela cuando él era alumno. El director le manifestó con entusiasmo que había sido el mejor alumno que había pasado por el centro. Barceló, con cierta sorpresa, le dijo: “Caramba, debe saber que yo asistí a la escuela tan solo un mes”; a lo que el director le respondió: “Es igual, aprovechó usted muy bien el tiempo”.

No siempre es posible aprender uno mismo. A veces necesito aprender contigo y de ti.

Esta anécdota nos muestra que, en la escuela, la transmisión de conocimiento directo o reproductivo por parte del docente al alumno no es la única, ni tan siquiera la función principal, y que la transmisión indirecta o inductiva del conocimiento debe tener más importancia.

Lo cierto es que ni el docente debe “enseñarlo” todo, como si el alumno fuera un recipiente vacío al que hay que llenar; ni este debe “descubrirlo” siempre todo, porque de esta forma sería difícil progresar al repetir eternamente procesos innecesarios. Decidir qué y cómo enseñar es, posiblemente, la tarea más importante del docente.

Buscar el equilibrio entre los diferentes estilos de enseñanza y de aprendizaje es una tarea imprescindible en nuestras escuelas. Para ello, la mayoría de las veces solo es necesario aplicar el sentido común. Hay distintas y variadas formas de enseñar y de aprender, lo que hace necesario conocer nuestro perfil docente y el perfil de inteligencias múltiples de nuestros alumnos y alumnas para así plantear estrategias que faciliten nuestra labor y para compensar aquellos aspectos en los que tenemos mayores deficiencias.

No debemos olvidar nunca que un maestro, que un profesor, no solo “informa”, sino que además “forma”. Esto condiciona necesariamente la relación que se establece entre docente y alumno. La figura del docente es necesaria para educar a los alumnos, aunque estos tengan un alto grado de autonomía. Por este motivo, el e-learning, por ejemplo, es un complemento muy valioso para la labor docente, pero nunca puede sustituirla del todo.

También es importante tener siempre presente que tanto enseñar como aprender requieren de un esfuerzo. Ni se aprende ni se enseña por “ciencia infusa”, sin trabajo. Si alguien no lo ve así, tiene un grave problema para cumplir con su cometido. La cuestión es saber vestir ese esfuerzo para que sea gozoso y no estresante con los elementos adecuados: motivación, interés, curiosidad, asombro, creatividad, disrupción, colaboración, inclusión…

Quien piense que enseñar y aprender tiene que ser siempre sacrificado y doloroso, le hace un flaco favor a la Educación; pero lo mismo sucede con quien piense que se aprende sin esfuerzo.

Fuente: salvarojeducacion.com

Participa en el concurso Semana de la Geografía 2017

Los centros educativos públicos y privados celebran desde este lunes la XXIV edición de la Semana de la Geografía 2017, bajo el tema: ¡Aprende! Nuestras Áreas Protegidas son Fuente de Vida Sostenible

Cientos de escuelas y colegios adquirieron  los juegos de cinco fascículos con los subtemas  tratados este año. Cada alumno posee un fascículo por día para desarrollar el subtema correspondiente.

El tema de este lunes fueron  las áreas protegidas como espacios  de conservación, educación y esparcimiento. Con el fascículo correspondiente a este martes, los alumnos conocen los servicios ambientales que proporcionan los ecosistemas protegidos de República Dominicana.

El tercer día de Semana de la Geografía los estudiantes debatirán  sobre el  cambio climático: adaptación, resiliencia y medidas de prevención. También  discuten sus causas, efectos y posibles soluciones.

El cuarto cuadernillo versa sobre las  áreas protegidas de República Dominicana: fuentes de vida sostenible;  y el último día, es para conocer la biodiversidad marina y los recursos vivos con que cuenta el país.

Participa en el concurso Semana de la Geografía 2017

Plan LEA, programa educativo de Editora LISTÍN DIARIO, convoca a los estudiantes a participar en el concurso de Semana de la Geografía: ¡Aprende! Nuestras Áreas Protegidas son Fuente de Vida Sostenible

Es muy fácil participar, solo tienes que, junto a cuatro compañeros de escuela y un profesor guía, elaborar un ensayo sobre uno de los temas de los fascículos de la XXIV Semana de la Geografía y enviarlo a las oficinas de Plan Lea en LISTIN DIARIO.

Conoce las bases del concurso concurso Semana de la Geografía 2017

Podrán participar los estudiantes del Segundo ciclo del nivel primario (4to   5to  y 6to), del Primer ciclo del nivel secundario (7mo, 8vo y  1ro)  y del Segundo ciclo del nivel secundario (2do, 3ro y 4to) de escuelas y colegios que celebran la Semana de la Geografía.

  1. El concurso se hará de manera presencial durante la celebración de la VI Feria de Semana de la Geografía, los días 25 y 26 de abril de 2017  en Plaza Sambil.
  2. Los participantes conformarán equipos constituidos por 4 estudiantes y un profesor guía. Participar es muy fácil:
  3. Tomando como referencia el contenido de uno de los temas de los cinco fascículos, escribirán un ensayo sobre propuestas de conductas sustentables.  Deben ser medidas que  promuevan el cuidado y la preservación del medioambiente y que aporten soluciones sustentables para su comunidad.
  4. El ensayo será redactado en Word, en la tipografía Times New Roman, tamaño de fuente 12. Deberá contar con un mínimo de 1,200 palabras y un máximo de 2,000.
  5. Basado en la creatividad, originalidad y la coherencia con los temas, un jurado seleccionará 2 proyectos por cada nivel de equipos participantes, los que tendrán luego que descargar de www.planlea.listindiario.com  un cuestionario de preguntas, cuyas respuestas están en los temas de los 5 fascículos de Semana de la Geografía 2017.   Se les asignará el día en el que deberán presentarse para hacer el careo con el equipo de su categoría.  Gana el equipo que acumule el mayor puntaje.
  6. La fecha límite para la entrega de los trabajos es el viernes 31 de marzo de 2017.
  7. Se hará una preselección de 2 equipos por nivel escolar para competir respondiendo preguntas ante un jurado. Cada pregunta tendrá una puntuación.  Gana el equipo que mayor cantidad de puntos acumule.
  8. Las preguntas tienen sus respuestas en cada uno de los fascículos de los temas de Semana de la Geografía.
  9. El jurado actuará con absoluta independencia y su decisión será definitiva, inapelable e irrevocable.
  10. Enviar trabajos al: Concurso ¡Aprende! Nuestras Áreas Protegidas son Fuente de Vida Sostenible.  Editora LISTÍN DIARIO. Plan LEA. C/ Paseo de los Periodistas # 52, Miraflores, Santo Domingo. Tel. 809-686-6688 Exts. 2510 / 2289 / 2417.
  11. Los participantes residentes en el interior del país podrán depositarlos en las oficinas de  LISTÍN DIARIO de su localidad.
  12. Los trabajos que resulten premiados pasarán a ser propiedad irrestricta y total de Editora LISTÍN DIARIO y no podrán ser utilizados sin el consentimiento de la referida institución.
  13. Se otorgarán seis  (6) premios en bonos para ser consumidos en compras en tiendas o supermercados de Centro Cuesta Nacional (CCN):
-Primer lugar categoría 2do. Ciclo de Primaria (5 integrantes:  4 estudiantes + profesor guía)

RD$8,000.00 pesos en bonos de CCN por participante. Total  RD$40,000.00.

-Primer lugar categoría 1er. Ciclo de Secundaria  (5 integrantes:  4 estudiantes + profesor guía)

RD$8,000.00 pesos en bonos de CCN por participante. Total  RD$40,000.00.

Primer lugar categoría 2do. Ciclo de Secundaria (5 integrantes:  4 estudiantes + profesor guía)

RD$8,000.00 pesos en bonos de CCN por participante. Total  RD$40,000.00.

-Segundo lugar categoría 2do. Ciclo de Primaria (5 integrantes:  4 estudiantes + profesor guía)

RD$2,000.00 pesos en bonos de CCN por participante. Total  RD$10,000.00.

-Segundo lugar categoría 1er. Ciclo de Secundaria  (5 integrantes:  4 estudiantes + profesor guía)

RD$2,000.00 pesos en bonos de CCN por participante. Total  RD$10,000.00.

-Tercer lugar categoría 2do. Ciclo de Secundaria (5 integrantes:  4 estudiantes + profesor guía)

RD$2,000.00 pesos en bonos de CCN por participante. Total  RD$10,000.00.

14. Los detalles de los premios serán publicados en el periódico LISTÍN DIARIO/PLAN LEA, en www.facebook.com/planlea, www.twitter.com/planlea.

15. Editora LISTÍN DIARIO se reserva el derecho de cambiar la fecha de admisión del concurso, así como de declarar desierto cualquiera de los premios, si lo estimare conveniente.

 

 

 

Un buen maestro sueña

Manu Velasco Rodríguez

En ocasiones, cuando observo a mis alumnos trabajar en el aula sonrío satisfecho, orgulloso, alegre… Imagino lo que serán de mayores. Pero hoy he mirado mi aula con sus pupitres y su pizarra y me he preguntado qué será de ella, de la educación en un futuro. Y he soñado, he soñado despierto. Y, como en todo sueño, la fantasía ha cobrado protagonismo y me ha hecho sonreír ante mi utopía.

Como Martin Luther King, tengo un sueño. He soñado con unas clases sin paredes opacas, sin pupitres fijos, sin disposición ordenada. He soñado con unos materiales vistosos, atractivos, digitales y analógicos y ¿por qué no?, naturales también. He soñado con clases fuera del aula: en la vida, en la naturaleza, en el tren, en el museo. He soñado con profesores motivados, formados, en constante investigación para la mejora de sus clases. He soñado con una ley educativa producto de un pacto, en cuya elaboración hayan sido fundamentales las voces de docentes, familias y alumnos. He soñado con un respeto hacia nuestra profesión y con una consideración social de la misma.

Y he abierto los ojos a mi clase. Sin paredes de cristal, pero abierta; sin mobiliario de diseño, pero flexible; sin excesivos materiales, pero bien usados. Y he visto compañeros motivados y formados que buscan la mejora de su práctica y que motivan a su alumnado. Y he encontrado a familias que valoran nuestra profesión y nuestra labor.

Así que me he dicho: “no vamos por mal camino, todo se andará”. Aunque no hay que olvidarse de que el futuro está empezando ya y todo depende de nosotros. Así que confío en que mi sueño poco a poco se haga realidad en cada aula de nuestro país, en cada uno de nosotros.

Los sueños comienzan a hacerse realidad soñando. Pero con soñar no basta, debemos pasar a la acción y preguntarnos qué podemos hacer para que la educación consiga lo que todos esperamos de ella: crear un mundo mejor.

Podríamos hacer muchas cosas, pero si nos centráramos en las siguientes, nuestro sueño podría dejar de ser una utopía:

  • – Caminar juntos. Los pasos que damos como comunidad educativa son pasos de gigante en comparación con los pasos que podemos dar de manera individual.
  • – Valorar siempre a la persona por encima de los contenidos curriculares, exámenes, programaciones y calificaciones. Procurando siempre su desarrollo intelectual, emocional, social, físico y moral.
  • – Analizar el pasado, presente y futuro de la sociedad para ayudar al alumnado a proyectarse de manera adecuada en ella.
  • – Comprender que igual o más importante que la memorización es aprender a filtrar, analizar, criticar, asimilar y utilizar la información.
  • – Tener en cuenta que el aprendizaje puede darse tanto dentro de la escuela como fuera y que debemos potenciarlo.
  • – No olvidarnos de los elementos básicos de toda renovación metodológica: el interés del alumnado, los contenidos significativos y el fomento de la práctica y la experiencia.
  • – Eliminar la rigidez en la organización de materias y contenidos, así como acabar con el protagonismo de la evaluación para devolvérselo al aprendizaje.
  • – Reflexionar sobre el sentido y la cantidad de tareas y deberes.
  • – Modificar aquellos aspectos que sustentan todo centro educativo: el espacio y el tiempo. Resulta que mientras nuestro entorno ha cambiado sin cesar, estos dos elementos se mantienen inmóviles desde hace décadas.
  • – Establecer acciones para que las brechas digitales se reduzcan y para que los alumnos no se conviertan en meros espectadores y consumidores pasivos de información y productos.
  • ¡Soñemos y actuemos! Porque en la educación se encuentra la solución a los problemas sociales, éticos, políticos y ambientales que padece el mundo.

Fuente: el blog de Manu Velasco

¡Atrapado en la ciencia! un libro escrito por niños

 ¡Atrapado en la ciencia! es un libro lleno de experimentos, escrito por niños de 6º de Primaria del Colegio Público de San José de Gerindote, de Toledo, y por su profesor José Antonio Pérez Cano. Éste nos cuenta las divertidas explicaciones e ilustraciones que incluye, cuyo objetivo es mostrar el lado más divertido de las Ciencias. Además, se trata de un proyecto solidario que, en colaboración con la Fundación Carpio Pérez y gracias a la donación de 1.200 euros, ha conseguido levantar un colegio en Tanzania.

¿Se pueden explicar las leyes de la termodinámica haciendo un cocido en clase? ¿Y si digerimos las reacciones químicas de Maillard haciendo un desayuno de salchichas y bacon antes de la clase de Lengua? Éstas son algunas de las cuestiones que se desvelan en este proyecto escolar, desarrollado durante dos cursos.

‘¡Atrapado en la ciencia!’, editado por ENDE, tiene un objetivo claro: acercar la Ciencia a niños de 11 y 12 años de forma entretenida, práctica y participativa. Para ello pusimos en marcha un laboratorio e impulsamos un proyecto donde los niños colaboraban de forma directa creando y diseñando sus maletines científicos. Además, hicimos un carnet científico, donde cada exposición y demostración de experimentos sumaba puntos. Estas demostraciones se realizaban todos los jueves.

Limpieza de agua sucia

Este proyecto se trabaja en varias direcciones. Una a nivel manipulativo y experimental, donde los chicos preparaban experimentos de todo tipo, que previamente buscan en la red, anotan y registran las conclusiones. Mientras tanto el resto de la clase se beneficia ya que asisten en directo a estas demostraciones —50 de ellas están recogidas en el libro.

La otra dirección es la participación en proyectos. Uno de ellos fue la elaboración de puentes y estructuras sencillas, otro fue la limpieza de agua sucia, con la elaboración de filtros diferentes para purificarla, a través de la utilización de carbón, arenas y gravas entre otros materiales. Un gran aliciente fue que después tenían que bebérsela.

Una de las novedades que completan ‘¡Atrapado en la ciencia!’ son algunas de los temas para explicar algunas leyes de la física en clase. Y por último, por si fuera poco, en el capítulo ‘¿Y si hacemos un cocido?’ se muestra cómo descubrimos las leyes de la termodinámica, a través de la elaboración de un riquísimo cocido, en una olla rápida de 8 litros, y que terminaron comiéndose todos los alumnos.

Fuente: Educación 3.0

¿Qué es un profesor sombra?

Alex Sáez

Los maestros lidian con muchos estudiantes a través de sus carreras, por lo que encontrarse con un niño con necesidades especiales es prácticamente inevitable. Sin embargo, un profesor puede no entender la discapacidad del estudiante. Cuando esto sucede, un maestro sombra es extremadamente útil. Si eres un profesor o padre con un niño que tiene una discapacidad de aprendizaje, un maestro sombra es algo sobre lo que definitivamente debes saber.

Definición

Un maestro sombra es un asistente educativo que trabaja directamente con un único niño con necesidades especiales durante sus años de preescolar y primaria. Estos asistentes entienden una variedad de discapacidades de aprendizaje y cómo manejarlas en consecuencia. Proporcionar una maestra sombra permite al niño asistir a clase mientras está recibiendo la atención extra que necesita. Los profesores sombra están extensivamente capacitados para ayudar al estudiante a interactuar con los demás y ayudarle con tareas escolares.

Beneficios

Los servicios de un maestro sombra son muy beneficiosos y pueden aumentar la calidad del niño en el aprendizaje global y la experiencia del aula. Estos expertos ayudan al niño a concentrarse, comunicarse, participar en clase, socializar, mostrar cortesía a los demás y controlar su comportamiento. Aunque los maestros regulares son instrumentales, no poseen la formación específica que tiene un profesor sombra. Los profesores sombra transmiten las lecciones de la clase a los niños con necesidades especiales con el fin de maximizar su comprensión.

Entrenamiento

Con el fin de convertirse en un maestro sombra, se requieren ciertos cursos. Estos cursos proporcionan información específica acerca de muchos tipos de discapacidades y cómo lidiar con ellas. Estas pueden incluir lecciones sobre el trastorno por déficit de atención, autismo y dislexia. Además, el entrenamiento específicamente instruye a los profesores sombra sobre temas diferentes a enseñar, dependiendo de la discapacidad.

Elegir un maestro sombra

Como padre, es importante que elijas un maestro calificado y con experiencia como “sombra”. Estos asistentes pueden tener diferentes credenciales, pero hay algunas específicas a buscar. Según la web Shadow Teacher, los maestros deben tener ya sea un grado de asociado en artes o en ciencias de educación infantil en el desarrollo del niño, un grado en áreas como educación especial o una certificación de educación de la infancia temprana. Además, encuentra a alguien que tenga por lo menos un año de experiencia en el aula.

Traducido por Paulina Illanes Amenábar\Fuente: ehowenespanol.com

Alumnos con dislexia: estrategias para educadores

Prof. María Trinidad Iglesias Musach

La dislexia es una deficiencia de la lectura, la escritura y el aprendizaje. Su causa es una alteración de las zonas cerebrales del lenguaje. Afecta a un 5% de los niños de 7 a 9 años, sobre todo varones. Se le atribuye una base genética y no está relacionada con la inteligencia. Sus manifestaciones son muy variadas, dependiendo de la edad del niño y de la intensidad del trastorno. Se pueden observar déficits en las funciones relacionadas con la memoria, el vocabulario, las áreas motrices y el habla. En la etapa preescolar ya se pueden detectar alteraciones significativas en el lenguaje, la motricidad, la percepción y la falta de madurez en general, por lo que, sabiendo que no se cura sólo con el paso del tiempo, se requiere de un diagnóstico temprano para poder ayudar el niño oportunamente. Por ello, los educadores no deben dudar en consultar ante las primeras sospechas de dislexia.

¿Por qué se produce?

 Para entender que ocurre en el cerebro de un niño con dislexia, conviene explicar de manera sencilla cómo funciona éste y cómo se lleva a cabo el proceso de la lectura: El cerebro humano está formado por dos hemisferios derecho e izquierdo, que se comunican entre sí. Cada hemisferio está especializado en ciertas funciones. El hemisferio izquierdo se especializa en los procesos de lenguaje, mientras que el derecho se especializa en la información visual y espacial. Además, no trabajan exactamente del mismo modo, sino que el hemisferio izquierdo procesa la información secuencialmente, o sea, unos datos tras otros, mientras que el derecho lo hace simultáneamente, o sea, muchos datos a la vez. Al leer, se combinan los dos tipos de estrategias en el manejo de la información por ambos hemisferios. Pero en los niños disléxicos, la disfunción o fallo en el hemisferio izquierdo afecta la velocidad de procesamiento de la información, lo que incapacita al niño para procesar cambios rápidos de estímulos o sucesiones, tanto en el área visual como auditiva. Conocer cuál es la alteración concreta que causa la dislexia es más difícil. Los enfoques cambiaron en los últimos treinta años y actualmente, los estudios se centran en la relación existente entre el lenguaje hablado y el escrito, intentando comprender la naturaleza y la calidad del análisis fonema grafema, es decir la relación pronunciación – escritura y la automatización durante la lectura. Si bien, hay distintos tipos de dislexia de acuerdo a las alteraciones presentadas, se atribuye al fallo fonológico la base patogenética de las dislexias.

¿Cuáles son los síntomas que deben alertar al educador?

La dislexia es un trastorno específico del aprendizaje, por lo tanto evolutivo y los síntomas cambian a medida que el niño crece. Así ya es posible apreciar en la etapa preescolar pequeños detalles o signos que pueden hacernos sospechar que un niño es disléxico. Entre los 6 a 12 años los síntomas son más evidentes, o al menos, más conocidos. A partir de los 12 años se hacen muy claras las alteraciones del aprendizaje. Para que un niño sea disléxico, no es necesario que presente todos los síntomas que a continuación se detallan, aunque tampoco lo es por observarse sólo alguno de ellos.

Preescolares (niños de 3 a 5 años)
  • Desarrollo lento del vocabulario y retraso en el desarrollo del habla con dificultades para articular o pronunciar palabras.
  • Torpeza al correr, saltar y brincar.
  • Dificultad para seguir instrucciones y aprender rutinas
  • Falta de atención y aumento de la actividad e impulsividad. · Dificultad para abotonar y abrochar o subir un cierre o cremallera.
  • Retraso para memorizar los números, el abecedario, los días de la semana, los colores y las formas.
  • Falta de control y manejo el lápiz y de las tijeras.
  • Aparición de conductas problemáticas en sus habilidades sociales.
  • Escolares (niños de 6 a 11 años)
  • Invierte letras, números y palabras.
  • Confunde el orden de las letras dentro de las palabras.
  • Dificultad para conectar letras y sonidos y en descifrar las palabras aprendidas.
  • Confunde derecha e izquierda y escribe en espejo.
  • No completa una serie de instrucciones verbales.
  • Presenta dificultad en la pronunciación de palabras, invirtiendo, sustituyendo o invirtiendo sílabas.
  • Traspone las letras, cambia el orden e invierte números.
  • Su comprensión lectora es pobre.
  • No toma o agarra bien el lápiz.
  • Su coordinación motora es pobre, se confunde con facilidad y es propenso a accidentes.
  • Es lento para recordar información.
  • Su trastorno en la coordinación motora fina le da mala letra y pobre caligrafía.
  • Tiene problemas acerca del tiempo y no logra saber la hora, día, mes y año.
  • No logra escribir pensamientos, ni organizarlos; su gramática y ortografía son deficitarias.
  • Muestra dificultad en el aprendizaje de conceptos numéricos básicos y no puede aplicarlos en cálculos o en la resolución de problemas.
De 12 años en adelante
  • Tiene problemas de concentración cuando lee o escribe.
  • Falla en la memoria inmediata, no recordando lo leído por su dificultad con la comprensión de la lectura, el lenguaje escrito o las destrezas matemáticas.
  • Interpreta mal la información, por su falta de comprensión de conceptos abstractos y porque lee mal.
  • Muestra dificultades en organizar el espacio, sus materiales de trabajo y sus pensamientos al escribir o al hablar.
  • No logra planificar su tiempo ni tiene estrategias para terminar a tiempo sus tareas.
  • Trabaja con lentitud y no se adapta a ambientes nuevos.
  • No funcionan sus habilidades sociales y no logra hacer amigos ni entender las discusiones.
  • Finalmente evita leer, escribir y las matemáticas, tendiendo a bloquearse emocionalmente.
¿Cómo puede ayudarlo el educador?

Ante todo, debe recordar que su actitud debe ser positiva y constructiva, ya que para tener éxito en los estudios el alumno disléxico sólo requiere una enseñanza diferente. Si bien sus necesidades particulares deberán ser atendida por un profesional especializado en dislexia, le será muy útil la aplicación de las siguientes estrategias para aprender:

  • Tener bien claro lo que usted espera del niño, aceptando que haga preguntas durante las lecciones y asegurándose si ha entendido las instrucciones.
  • Comprobar que el entorno sea estructurado, previsible y ordenado, ya que los niños con dificultades disléxicos responden mejor cuando se dan ciertas premisas.
  • Aceptar y admitir que su alumno tardará más tiempo en aprender y que se cansará más rápidamente que los demás niños.
  • Asegurarse que las instrucciones y explicaciones que le ha transmitido sean claras, de acuerdo al ritmo del niño y volviendo a repetirlas las veces que sean necesarias.
  • No utilizar jamás amenazas, ni súplicas o castigos para que mejore su rendimiento escolar, pues el niño no responderá y tendrá efectos negativos sobre su autoestima, su rendimiento y su confianza en usted.
  • Es altamente positivo, por el contrario, elogiar las capacidades del niño, sus fortalezas y sobre todo su esfuerzo y su coraje para enfrentar su dislexia, sin olvidar el dolor psíquico que ésta le produce.
 ¿Cuándo un alumno tendrá dislexia?

Todo educador perspicaz sabiendo que se trata de un síndrome muy complejo, deberá estar atento a la aparición de algunas y no todas, de las dificultades que enumero a continuación:

  1. Dificultades para discriminar visual o auditivamente.
  2. Dificultades para discriminar sonidos y o símbolos.
  3. Dificultades en la lectura, la ortografía y la escritura.
  4. Dificultades en la discriminación e identificación de fonemas o sílabas.
  5. Dificultad en la comprensión del texto que ha decodificado.
  6. Dificulta para escribir, aún contando con un buen nivel de lectura.
  7. Déficit de memoria a corto plazo (de trabajo), frente a materiales visuales y auditivos.
  8. Problemas en al secuenciación auditiva y sensorial.
  9. Problemas de organización y autoadministración, es especial lo relacionado con el lenguaje escrito, los párrafos y redacciones.
  10. Problemas con los símbolos y las operaciones matemáticas.
¿Afecta la dislexia las demás áreas del aprendizaje escolar?

 Sin duda que sí, de ahí la necesidad de actuar tempranamente para evitar que la dislexia invada y se extienda a todas las áreas de estudio del niño.

Sugerencias didácticas para el alumno disléxico

Enseñanza basada en métodos multisensoriales, es decir aquellos que utilizan el tacto, el movimiento y el color como canal de aprendizaje, además de la vista y el oído.

  • Adaptar el programa de estudio a las necesidades del niño.
  • Establecer un equipo con el niño y sus padres, para ayudarlo y acompañarlo en su dislexia.
  • No permitir que los compañeros se burlen del niño y explicarles lo que es la dislexia.
  • Animarlo siempre y elogiarlo por sus talentos y aptitudes, evitando ponerlo en situaciones en las que fracasará.
  • Favorecer el aprendizaje utilizando métodos basados en las facultades auditivas, visuales, táctiles y del movimiento, cuando su nivel académico corresponda al inicio escolar.
  • A medida que el niño aprenda palabras, se hace necesario el conocimiento de un código que relacione las combinaciones de las letras con los sonidos de las mismas. De esta forma el alumno logrará establecer una correspondencia entre grafemas y fonemas (pequeñas unidades sonoras en que descomponemos las palabras).
  • Por la vía ortográfica y la identificación de las palabras, recurrirá el niño a las secuencias con significado (morfemas) que tiene almacenadas en su cerebro.
  • Reforzar la memoria a corto plazo y a largo plazo, favoreciendo así el almacenamiento de la información y el acceso a la misma.
  • Utilizar la técnica de “sobre-aprendizaje” o la repetición intensiva para reforzar la nueva información que recibe el niño.
  • No olvidar darle copia de apuntes de lecciones y lista de lecturas obligatorias.
  • Recordar minimizar los deberes sobre todo de lectura y escritura por el sobreesfuerzo que le representa al niño.
  • Evitarle leer delante del grupo y valorarlo por sus esfuerzos, puesto que no es posible la comparación con los demás niños.
  • Favorecer la utilización de ordenadores para escribir los textos y utilizar procesadores, correctores ortográficos y otras tecnologías disponibles.
  • Durante los exámenes brindarle al alumno disléxico tiempo suplementario y períodos de descanso, permitiendo el uso de ordenadores portátiles o pizarras digitales si los hubiere.

En síntesis:

  • Las últimas investigaciones sobre la dislexia señalan que hay procesos cognitivos y psicolingüísticos que se desarrollan en la etapa preescolar y que son decisivos para el aprendizaje de la lectura en el niño.
  • Algunas pruebas detectoras aplicadas en el Jardín de Infantes permiten predecir la dislexia y comenzar una adecuada atención temprana.
  • Existen investigaciones que han demostrado la relación de la Dislexia con alteraciones del cerebro del niño, en áreas imprescindibles para el aprendizaje de la lectura y el lenguaje. Que por lo demás, han demostrado que, la calidad funcional del cerebro puede ser mejorada por el entorno familiar y escolar del niño y por las terapias especializadas que se le apliquen.
  • Los especialistas en Dislexia podrá intervenir terapéuticamente mediante técnicas neurocognitivas y neuroemocionales, desde una comprensión neuropsicogenética, que permitirá la comprensión de la disfunción cognitiva del niño y de sus conductas de defensa y de frustración.

Fuente: http://dim.pangea.org/revistaDIM/dislexia2.pdf