Entradas

5 JUEGOS PARA QUE EL NIÑO GANE EN AUTONOMÍA

Del método Montessori

A través de pequeñas tareas como las que te proponemos, el niño de 2 a 3 años va ganando en habilidad, seguridad, confianza y refuerza su autonomía. Son sencillas de organizar desde casa. El niño las vivirá como juegos estimulantes y divertidos.

El objetivo de la pedagogía Montessori es formar a un niño sociable, solidario, autónomo, motivado y feliz. El método otorga mucha importancia a la etapa preescolar y muy concretamente a los 2 a 3 años. Las actividades que siguen están pensadas para que el niño aprenda a cuidar de si mismo. Le harán sentirse competente y seguro de sí mismo, desarrollarán sus sentidos y le prepararán para aprendizajes más complejos como la lecto-escritura.

Estos juegos se inspiran en las tareas que el niño necesita realizar en su vida diaria. Enséñale los gestos en secuencias claras y a su ritmo –o sea lentamente-. Es más importante que se fije en tus manos que en tus explicaciones que serán escuetas pero claras. Nombra las cosas por su nombre y con precisión.

En un entorno Montessori, los muebles y materiales están diseñados para el tamaño del niño preescolar y fabricados en una madera claro y ligera. Están pensados para responder a sus necesidades profundas. Inspírate en ellos para conformar el de casa.

  1. Transportar agua con una esponja

Material: una bandeja, dos tazas de plástico, una esponja, un cubo con asa, una toalla pequeña, agua.

Objetivo: repetir una secuencia de gestos, concentrarse en una tarea, adquirir precisión en el manejo de las manos, ganar confianza en uno mismo.

Como proceder:

–       El niño coloca las 2 tazas con la esponja en una bandeja y la lleva a la mesa. A continuación, coge el cubo con agua y lo sitúa a la derecha de su silla.

–       Llena una de las dos tazas con agua y colócala en la bandeja, a la izquierda de la otra.

–       Siéntate a su lado y dile que extienda la toalla a su derecha.

–       Enseña al pequeño con gestos secuenciados y lentos cómo hundir la esponja en la taza para que se llene de agua. Se levanta con las dos manos y se espera que deje de gotear para transportarla encima de la segunda taza. Entonces, se aprieta suavemente entre las dos manos para que el agua que está en su interior caiga en la taza, sin salpicar.

–       Deja que el niño repita tus mismos movimientos hasta que la taza quede vacía, evitando verter agua fuera de las tazas.

–       Una vez la finalizada la operación, el niño se seca las manos y observa las dos tazas.

–       Se repite el trasvaso de agua pero de derecha a izquierda. Terminada la tarea, invita al niño a vaciar la taza en el cubo, secarlas y colocar la bandeja en su sitio.

–       Repite el juego siempre que el niño lo desee.

  1. Verter con una jarra

Material: una bandeja pequeña, dos jarras idénticas, una de ellas con arroz. Más adelante, se repetirá este juego con sémola y luego con agua.

Objetivo: verter algo de un recipiente a otro requiere coordinación y precisión en los gestos además de la concentración necesaria para llegar hasta el final de la tarea.

Cómo proceder:

–       Coloca las dos jarras en una bandeja. Una de ellas está llena de arroz.

–       Siéntate al lado del niño y vierte el arroz en la otra jarra explicando con palabras cada uno de tus gestos: levanto la jarra, la llevo hasta la boca de la segunda jarra, levanto el codo para que caiga despacio el arroz…

–       Deposita la jarra y usa la mano izquierda para hacer el mismo ejercicio.

–       Ahora , deja que el niño repita tus gestos, primero con una mano y luego con la otra.

–       Si algunos granos de arroz caen en la bandeja, quita las jarras, recupera los granos y colócalos en la jarra correspondiente nuevamente situada en la bandeja.

–        Repetir este juego siempre que al niño le apetezca. Cuando tenga la destreza para verter arroz, se puede pasar a la sémola y luego al agua. El objetivo es que el niño lo haga sin salpicar. Entonces, podrá empezar a llenar su vaso con una botellita en la mesa.

  1. Doblar tejido

Material: una caja con 4 pañuelos de tela de unos 15 cm de lado sin doblar. Tienen que tener líneas bordadas con hilo de color rojo o dibujadas para marcar por dónde se tienen que doblar. Los pañuelos están colocados con el A por encima y el D en el fondo de la caja.

– Pañuelo A: una línea va desde el centro de un lateral hasta el opuesto.

– Pañuelo B: dos líneas en el centro de cada lateral se cruzan en el centro del pañuelo.

– Pañuelo C: una línea va en diagonal desde una punta a la opuesta.

– Pañuelo D: dos líneas en diagonal se cruzan en el centro del pañuelo.

Objetivo: Este juego trabaja la concentración del niño y su habilidad motora. También le prepara para identificar formas y conocimientos básicos de geometría.

Cómo proceder:

–        Comenzar por el pañuelo A que se coge de la caja y extiende delante del niño. Se lleva la punta del pañuelo hasta la punta opuesta y se repite el movimiento con la otra punta. El niño tiene que darse cuenta que el pañuelo está doblado por la línea roja y que forma otra figura, en este caso un rectángulo.

–        Se desdobla y el niño repite nuestro gesto. Una vez que sepa hacer coincidir la raya con la doblez, se pasa al siguiente.

–        Se procede de la misma manera para cada uno de los pañuelos llevando cada esquina en su lugar con gesto lento y preciso. Para el pañuelo D, se gira la tela doblada para que la base del triángulo esté en la parte inferior y se lleva la punta opuesta hasta su lugar.

–        Se guardan los pañuelos en la caja.

–        Repetir el juego siempre que el niño muestre interés por la actividad.

  1. Recortar papel

Material: se necesitan un recipiente, unas tijeras de puntas redondeadas y tiras de papel de los siguientes tamaños:

  • tira A de 1,5 x 15 cm con una línea roja en el centro y a lo ancho.
  • tira B de 2,5 x 15 cm con una línea roja en el centro y a lo ancho.
  • tira C de 4 x 15 cm con una línea roja a lo largo.
  • tira D de 3 x 15 cm con una línea curva a lo largo.
  • una hoja cuadrada con formas geométricas.

Objetivo: el niño aprende a usar tijeras de forma controlada, siguiendo una línea. Es un buen ejercicio para la lecto-escritura.

Cómo proceder:

–        Coger la tira A y enseñar al niño a cortar por la línea roja dejando caer el papel en el recipiente. La tira se corta con un solo tijeretazo. Aun así es un gesto difícil para un niño pequeño. Cuando supere este nivel, se pasa al siguiente. La tira B necesita dos tejeretazos y la tira C algunos más. Si el niño se cansa, se le anima a recoger el material y guardarlo para proseguir en otro momento.

  1. Abrochar botones

Material: un marco de madera con 2 trozos de tela y varios botones con sus ojales. Si no dispones de este material, coge una chaqueta de punto con botones grandes y fáciles de meter en sus ojales.

Objetivo: desarrollar la motricidad fina del niño y enseñarle a vestirse.

Cómo proceder:

–       Enseña al niño a desabrochar los botones, despacio, describiéndole los gestos un botón tras otro. Vuelve a abrocharlos y coloca la prenda delante del niño

–       Invítale a desabrochar cada botón y luego a abrocharlos. Si le notas cansado, indícale que vais a guardar la prenda para otro día.

–       Procura repetir este juego hasta que el niño sepa abrochar sus propios botones.

 

 

Fuente:

 

https://www.guiadelnino.com/educacion/el-nino-de-2-a-3-anos/5-juegos-para-que-el-nino-gane-en-autonomia

Aprender y enseñar matemática para la paz y la transformación sociocultural

Marcelina Piña Del Rosario 

En el marco de la “Trigésima Quinta Reunión Latinoamericana de Matemática Educativa” (RELME 35) que se celebra actualmente en la República Dominica del 4 al 8 de julio 2022 en el campus de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) Recinto Santo Domingo, la doctora Marcelina Piña del Rosario expuso el pasado lunes el tema: Aprender y enseñar matemática para la paz y la transformación sociocultural.

En su conferencia la Dra. Piña resaltó que es un compromiso internacional el cumplimiento de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para la Agenda 2030 donde centenares de países firmaron dicho acuerdo en el 2015; mientras llama la atención sobre el último informe publicado por la UNESCO en este año 2022 donde se hace un relanzamiento de 50 nuevos objetivos hacia el 2050 con el lema: “Reimaginar juntos nuestros futuros:  un nuevo contrato social para la educación”. Refiriéndose a esto último señala, que algo anda muy mal en el mundo de hoy. “Es muy posible que haya que repensar las estrategias, reinventar nuevos procesos y trazar rutas más seguras y firmes que permitan a las naciones detener la auto destrucción de la humanidad que declara este último informe y nos coloca ante un nuevo desafío”.

Al centrarse en el tema, la expositora enfatizó que para hacer posible esta propuesta socioeducativa es necesario un enfoque humanístico, innovador, crítico y transformador de la Educación Matemática en todos los niveles de la educación.  Sostiene que una ciudadanía responsable no se adquiere con recetas, ejercicios, papeles o castigo. Requiere de un diseño que toma en cuenta a los más desfavorecidos y excluidos de la sociedad, a los más pobres, la dignidad humana, el amor a la patria, el cuidado de la vida, el medio ambiente, entre otros.

La Dra. Piña en su alocución hizo un análisis de la situación sociocultural por la que atraviesa el mundo de hoy tomando una extracción de los ODS 1,3,4,5,13 y 16. Destacó los niveles de violencia, pobreza, exclusión social, deterioro del medio ambiente e irrespeto a los Derechos Humanos, entre otros, que se exhiben hoy en los diferentes contextos.  Señala, por ejemplo, aunque hoy hay más mujeres incursionando como docentes de matemática indicando que ha cambiado la visión de masculinización que tenía antes dicha área en el mundo, aún siguen latentes los abusos y la violencia contra la mujer con distintas manifestaciones y estas no dejan ver consolidado el objetivo 5 “…eliminar todas las formas de violencia contra las mujeres” que nos hemos planeado en la agenda 2030.

Plantea además, que una Educación Matemática para la paz (EMPU-CULPAZ) debe propiciar el desarrollo de “problemas tipos” en el aula donde se establezca relación entre los contenidos matemáticos y sus conceptos con situaciones de la vida cotidiana. En este caso particular con las relaciones de convivencia que se establecen en la sociedad, algunas veces reflexivas, simétricas, antisimétricas, transitivas, de orden o de equivalencia. Con funciones, variaciones o permutaciones por mencionar algunos contenidos que son mediaciones para el logro de competencias matemáticas, de convivencia armónica y de la transformación sociocultural.

Así mismo sugiere usar los recursos que el entorno le ofrece, hacer adaptaciones curriculares si el caso lo amerita y sobre todo priorizar el aprendizaje de sus estudiantes considerando su capacidad de razonamiento, comprensión y resolución de problemas. Se debe cuidar de no atrofiar su desarrollo minimizando su talento con actividades poco desafiantes y banales o colocando otros por encima de su capacidad neuro cerebral para comprender ciertas situaciones planteadas en su momento de desarrollo.

La Dra. Piña hace un llamado a los docentes de los diferentes países concentrado en el evento a romper barreras y el miedo a equivocarse. “Todos nos hemos equivocado alguna vez, lo importante es saber levantarse y aprender del error”, dice. Nos vamos construyendo en la práctica hacia un nuevo paradigma. En ese proceso inventamos, innovamos, creamos, investigamos, analizamos los resultados obtenidos, evaluamos, aprendemos de nuestros propios errores y nos vamos fortaleciendo como docentes en la práctica.

Anima a los docentes a seguir profundizando en la reflexión de su propia práctica hasta hacerse maestro investigador en la acción. Una vía para revisar los aciertos y desaciertos que hemos tenido al aplicar por ejemplo la tecnología, ahora más acelerada después de la COVID 19 y la aparición de la Cuarta Revolución Industrial 4.0 insertando la GeoGebra, la Robótica, la Metodología STEM en las clases de matemática como innovación. Expresa que al mirar los datos que arroja el informe PISA 2018 donde ningún país de Latinoamérica ha alcanzado la media global en calidad de los aprendizajes de las matemáticas, que sirva esto de reto y de nuevo desafío para planificar con mayor objetividad el próximo año escolar que se avecina.

La expositora insiste que para lograr avanzar en la cultura de paz y la transformación sociocultural en el mundo es urgente que la macro política de los países se aplique en coherencia con los acuerdos internacionales pactados.  Asumiendo como prioridad el tipo de ciudadano que se quiere formar en cada país, de donde surge el Modelo Educativo, el Currículo Educativo de cada nación y las Competencias Específicas que se espera de los sujetos en determinada área del saber. El proyecto de aula y las situaciones de matemática que se planteen en los salones de clase no podrán estar al margen de esta realidad.  Las acciones aisladas no llevan a buen camino.

Tampoco contribuyen al logro del objetivo previsto para el éxito en las matemáticas la desarticulación entre el saber matemático con el tipo de ciudadano que se quiere formar, la fragmentación y divorcio entre el conocimiento matemático y el conocimiento didáctico del contenido y la desarticulación entre el saber y saber hacer matemática.

Con frases motivadoras concluye la conferencista diciendo: “Aprendamos a leer el mundo con las matemáticas y usemos la matemática para transformar la sociedad. El mundo cambia cuando tú y yo cambiamos.”

10 juegos para mejorar la memoria

Los juegos de memoria no son solo juegos para pasar el rato con tus amigos, sino que están diseñados para aportar beneficios a la salud cerebral, como, por ejemplo, incrementar tu capacidad de concentración, mejorar tu memoria visual e incentivar el pensamiento rápido frente a decisiones del día a día que requieren una capacidad de respuesta inmediata.

En este sentido, si deseas entrenar tu cerebro y poner a prueba tu memoria de una manera entretenida y sin preocupaciones, en un COMO, te presentamos 10 juegos para mejorar la memoria. Estas herramientas de entretenimiento contribuirán a un desarrollo ideal de tus procesos de memorización, atención e inteligencia, y son perfectas para adultos y niños.

 

Memorizar fichas

Aunque parezca evidente, memorizar es uno de los ejercicios para activar la mente más importante que puedes realizar. Este acto consiste en recordar lo visto en fotografías o ilustraciones, ya sean ciudades, personas, paisajes o nombres, con el objetivo de mejorar la memoria a corto plazo. Almacenar información aleatoria te ayudará a prestar atención a los detalles y a estar más atento en la cotidianidad. Por ello, este es uno de los juegos para la memoria para adultos más recomendados.

Si, por otra parte, quieres mantener tu memoria a largo plazo

 

Encuentra las diferencias

Este entretenido juego es uno de los más conocidos entre los ejercicios para activar la mente. Consiste en comparar dos imágenes (sean de paisajes, animales, personas, escenarios…) aparentemente idénticas, pero que ocultan detalles que las diferencian.

Aquí te dejamos un juego para que halles las diferencias entre dos imágenes, ¡cuéntanos en los comentarios cuántas ves! Realizar este tipo de actividades incrementará tu atención a los detalles y, por ser una de las actividades para mejorar la memoria más fáciles de hacer, es perfecta para niños y adultos.

 

Solitario

Es el juego de naipes individual por excelencia, su objetivo consiste en construir los cuatro mazos del naipe de manera organizada y sin errores. Para ello, tienes que prestar atención a las cartas aleatorias que salen y sus posibles combinaciones con cada mano. Esta actividad te ayudará a mejorar la concentración a través de la paciencia y la atención.

Además, la experiencia en este juego permite que mejores con cada nueva partida, por lo cual es uno de los juegos de memoria para mayores de 65 años más jugados en línea.

Inevitablemente, el cerebro va perdiendo sus capacidades con el pasar de los años y nuestra capacidad de retener información se reduce. Por eso, es muy importante saber Cómo ejercitar la memoria para que mantengamos la mente joven y lúcida por el mayor tiempo posible.

 

Sudoku

El sudoku es una de las actividades de memoria más populares, pues nos reta a resolver una cuadrícula numérica a través del pensamiento lógico matemático. El beneficio de este juego es mejorar la concentración y la inteligencia, así como estimular la memoria y la actividad mental.

Gracias a que existen diferentes niveles de dificultad, los sudoku se adaptan perfectamente a la edad y las habilidades de cada persona. Por todo ello, es uno de los juegos de memoria para adultos más buscados en las secciones de pasatiempos de los diarios o en Internet.

 

 

Crucigramas

Otro de los pasatiempos y ejercicios para activar la mente, además de las habilidades comunicativas, lingüísticas, de concentración y memorización, es llenar crucigramas. Con este juego, no solo recordarás nombres propios o aspectos de la cultura popular, sino que también obtendrás muchos beneficios para la salud y prevendrás el desgaste cognitivo y neurológico. Es, sin duda alguna, una de las actividades de memoria que debes convertir en un hábito.

Hay muchos crucigramas disponibles de forma gratuita en Internet.

 

Sopa de letras

La búsqueda de palabras específicas y su señalamiento incrementa la capacidad de enfoque y precisión. Las sopas de letras, como otras de las actividades de memoria, incrementan la capacidad de reacción, la memoria visual y la agilidad ante respuestas cotidianas.

Además, son muy entretenidos y siempre nos traen alegría luego de haber logrado la meta. Las sopas de letras son uno de los tantos juegos de memoria para mayores de 65 años, o para personas adultas quienes padecen problemas degenerativos neurológicos.

 

Trabalenguas

Repetir en voz alta un trabalenguas o crearlo de manera que se puedan ordenar sílabas repetidas en frases y en oraciones hasta alcanzar una musicalidad y coherencia, es una de las actividades de memoria de mayor reto para una persona.

Los trabalenguas tienen un propósito pedagógico y cognitivo, al permitir estimular la memoria y la organización lingüística, por los que son ideales ejercicios para activar la mente. Por esa razón, es un excelente juego para mejorar la memoria en niños.

Listas de palabras

Este juego grupal consiste en la creación de una lista de palabras según categorías, como nombres, apellidos, cosas, objetos, colores, entre otras. Para jugar, se debe seleccionar una letra del abecedario para que cada jugador recuerde una palabra de la categoría que inicie con ella. Por lo general, las listas de palabras deben realizarse con el tiempo contado para mejorar la capacidad de reacción de los jugadores.

Por ejemplo, puedes seleccionar una o varias categorías y elegir la letra “C”. De este modo, tendrás que listar todas las cosas que comiencen por la letra “C”: Carlos, Carroza, Carmesí, Ciruela, Camello, etc. Las palabras pueden listarse en voz alta por turnos o escribirlas en un papel hasta que se acabe el tiempo.

Rompecabezas

Los rompecabezas son excelentes juegos de memoria tanto para niños como para adultos y adultos mayores. Trae muchos beneficios para la actividad cerebral y, gracias a ello, ayuda a prevenir enfermedades neuronales como el Alzheimer u otras patologías degenerativas. Además de ello, este juego permite incrementar la concentración, estimular la creatividad, mejorar la paciencia y las habilidades motoras. Sin duda, es uno de los ejercicios para activar la mente que no puedes dejar de pasar por alto.

 

Ajedrez

Si estás buscando ejercicios para activar la mente, el ajedrez es una apuesta segura. Con este juego de mesa, aprenderás a desarrollar una estrategia de juego mediante la concentración y la memoria. Para ganar, tendrás que analizar los movimientos de tu adversario y encontrar soluciones efectivas a través de las jugadas. Con este proceso, las habilidades mentales se desarrollarán.

Como se hizo mención, cada uno de estos juegos son actividades de memoria que debes tener en cuenta a la hora de encontrar herramientas para desarrollar y mejorar tu mente, con diversión y entretenimiento.

 

 

Fuente:

www.mundodeportivo.com

Aprender es la clave

No es un milagro, es la decisión política de respetar la escuela, proporcionarle todos los recursos necesarios para su transformación y respetar la continuidad de las políticas.

Julio Leonardo Valeirón Ureña
Para que nuestros niños, niñas, jóvenes adolescentes y personas jóvenes-adultas aprendan de manera continua y sistemática, desarrollando habilidades y competencias para la vida, es imprescindible que antes las escuelas, los distritos y regionales, el ministerio de educación y, por supuesto, el mismo país, sobre todo en su clase dirigencial, aprenda. En ese contexto, los postulados y reflexiones de Joseph Stiglitz y Bruce Greenwald, en su extraordinaria obra “La creación de una sociedad del aprendizaje”[1], cobran importancia. La tesis fundamental del libro es que “las mejoras en los niveles de vida tienen más que ver con el aprendizaje que con la eficiencia de asignación de recursos”.

¿Qué tendrá que ocurrir en nuestro país para que esto pueda ser comprendido en su más amplia profundidad y visión? ¿Hasta cuándo continuará la práctica política partidaria, desarrollada con más o menos intensidad en alguno que otro momento histórico, de hacer de la educación la fuente de ingreso de los militantes del partido de turno? No puedo negar que me siento, como muchas otras personas, arar en el desierto. Insisto en aquella famosa frase de nuestro Osvaldo García de la Concha al presidente Horacio Vázquez: “Señor presidente, saque la política de la escuela”. Mientras ése llamado no vuelva realidad, en la educación se seguirán reproduciendo los mismos problemas períodos tras períodos.

En diciembre del año pasado, la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe (OREAL) de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura en Santiago de Chile (UNESCO-Santiago) presentó a la sociedad global los resultados del 4to Estudio Regional Comparativo y Explicativo (ERCE 2019) que organiza y coordina el Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad Educativa (LLECE). Vuelvo sobre el tema motivado por un comentario hecho por las redes por el amigo Pedro Ravela de Uruguay y por el artículo publicado, a propósito del estudio, por otro amigo mexicano entrañable, Felipe Martínez Rizo. Ambos llegaron a dirigir los institutos de evaluación de sus países.

Los estudios del LLECE vienen realizándose desde principio de los noventa, siendo este último la cuarta entrega. Desde el primer estudio la República Dominicana se ha mantenido con los resultados de logros de aprendizaje más bajos, tanto en 3º como en 6º de primaria. Como se recordará, los estudios del Laboratorio evalúan lenguaje y matemática en el tercero de primaria, añadiendo a estas áreas la de ciencias de la naturaleza en sexto de primaria. Estas evaluaciones se ven acompañadas del levantamiento de información del contexto (escuelas, las familias y las comunidades) con el fin de analizar posibles explicaciones a partir de variables o factores asociados.

Los resultados se ofrecen de dos formas a fin de poder tener una mejor idea de lo que pudieran significar, estas son:

  1. Mediante puntajes promedios (medianas) de los países en comparación con una norma estadística o mediana regional. Esto permite analizar la distancia de cada país según dicha norma; por otra parte, y tomando en consideración la dispersión de los puntajes obtenidos por los estudiantes respecto a la mediana, tener una mejor idea del grado de homogeneidad u heterogeneidad de dichos resultados. Es decir, unos puntajes de dispersión muy cercanos al punto medio, habla de una cierta homogeneidad en los logros de aprendizaje de los estudiantes.
  2. Tomando en consideración la proporción de estudiantes que se coloca por arriba o debajo de algún punto de referencia, permite establecer el nivel de competencia (alta, media o baja) de los estudiantes de cada país en las áreas consideradas. Cada uno de estos niveles de competencia se definen previamente a partir de los que se espera puedan lograr hacer los estudiantes.

Mientras los valores promedios proporcionan una idea general comparativa respecto a la mediana entre países, la proporción de estudiantes por nivel de competencia permiten determinar de una manera más precisa las características de estos logros, llegando a un diagnóstico más preciso y, por tanto, a la posibilidad de desarrollar intervenciones pedagógicas más cercanas a la realidad de estos aprendizajes.

Si les interesa un análisis pormenorizado de los estudios del LLECE y, sobre todo de los dos últimos, les recomiendo el trabajo escrito por el amigo Felipe Martínez Rizo y publicado el 9 de febrero de 2022 en Este País: You searched for Felipe Martinez Rizo – Este País (estepais.com)

En esta ocasión, a propósito de los estudios del LLECE como los de PISA e ICCS, quiero volver a poner el énfasis en los aprendizajes, pero no de los estudiantes, sino del sistema, además del país.

Cuando se empezaron a conocer y discutir los resultados del primer estudio, el gobierno peruano solicitó su no inclusión en el informe debido a los bajos logros obtenidos por sus estudiantes en dichas las evaluaciones. Ellos decidieron llevar a cabo un conjunto de acciones para revertir esos resultados.

Al comparar los resultados de las dos últimas mediciones (2013 y 2019) se aprecia que hay dos países con notables avances: Brasil y Perú. Como señala Martínez Rizo en su informe: “Además de posibles factores del entorno, ese avance refleja seguramente la influencia de políticas educativas acertadas.”

Pone de relieve, en el caso de Brasil, el programa la Bolsa Escola, de apoyo a estados y municipios, así como a niños en condiciones de pobreza. Me atrevo agregar, por conocimiento directo y que además se recoge en el documento Diseño de índices de calidad escolar: lecciones de la experiencia internacional[2], de Gregory Elacqua, Matias Martínez y Anne Sofie Welsth Olsen y publicado por el Banco Interamericano de Desarrollo, la aplicación de un índice de calidad (Índice de Desenvolvimiento de Educación Básica-IDEB) que se empezó a aplicar en el año 2005 a nivel de escuela, municipalidad y estado, basado en las tasas de aprobación entre primer y octavo grados, y los resultados de las pruebas Estandarizadas Nacionales (Prova Brasil y Saeb). Con ello se procuraba y así se ha hecho, el monitoreo del rendimiento y el nivel de aprendizaje en las escuelas y las unidades de gestión escolar, como los municipios y los estados. Dos propósitos fundamentales de esta política: 1) medir el nivel de aprendizaje y 2) el grado de avance de los estudiantes en los grados correspondientes al nivel primario, identificando para cada escuela, municipio y estado, las repitencias y abandonos por parte de los estudiantes. En una visita que hiciéramos a Brasil, fuimos testigos del grado de avance de dicha política a lo largo de varios años y su impacto en la mejoría de la calidad en los centros educativos, principalmente, en aquellos de mayor vulnerabilidad.

Para el caso peruano parto de la experiencia narrada por el amigo Pedro Ravela que hace en su página de internet a este propósito. Transcribo textualmente algunas de estas reflexiones.

Perú es un caso singular en la región. En el año 1997 sus resultados fueron muy malos, quedando ubicado en los últimos lugares. El gobierno no permitió su publicación. En 2006, en el segundo estudio, los resultados fueron un poco menos malos, pero siguieron estando por debajo del promedio regional. En el tercer estudio, en 2013, Perú pasó a estar encima del promedio en Lectura y Matemática de 3ro, así como en Matemática de 6to. En Lectura de 6to estuvo en el promedio. En el último estudio, realizado en 2019, quedó ubicado en el primer lugar de la región en Lectura de 3ro, en el segundo lugar en Lectura y Matemática de 6to, y en el tercer lugar en Matemática de 3ro. Fue el país que tuvo el mayor incremento en sus puntajes entre 2013 y 2019.

Esto no significa que la educación en Perú sea óptima ni que no existan serios problemas, al igual que en toda la región. Tampoco implica desconocer que este tipo de evaluaciones se enfocan en una pequeña porción de los aprendizajes deseables. Sin embargo, una mejora sostenida como esta indica que algo ha está pasando. Seguramente se explica por múltiples factores y acciones educativas. Como “amigo externo” de la educación en Perú durante más de 20 años, me gustaría compartir algunas de las cosas de las que he sido testigo.

Estuve por primera vez en Perú en 1998. Mi recuerdo de esos primeros años es de un gran deterioro en todo el sistema educativo. A partir del 2000 se empezaron a conocer los resultados de las evaluaciones y se declaró la “emergencia educativa”. Recuerdo que en los primeros años no se sabía muy bien qué hacer. Yo les decía en broma que en una situación de emergencia el gobierno se moviliza, la gente hace cosas y colabora, se intenta atender a los damnificados… pero que yo no veía nada de eso ocurriendo en la educación peruana. En los primeros años la declaración de emergencia educativa fue meramente simbólica.

Sin embargo, en los años siguientes progresivamente se empezaron a emprender acciones. Menciono algunas que pude conocer de cerca, sin ánimo de decir que ninguna de ellas sea la llave de las mejoras: la creación del Consejo Nacional de Educación y la construcción colectiva del Proyecto Educativo Nacional (PEN) a 15 años; el fortalecimiento y dinamización de las Unidades de Gestión Educativa Local (UGEL); los esfuerzos por mejorar la educación intercultural bilingüe y rural; la generación de materiales en lenguas originarias; las evaluaciones ECE; la reforma de la carrera magisterial; el incremento de la inversión en educación.

Insisto: esta enumeración no es completa. Tampoco ignoro que estas acciones han tenido limitaciones, tanto en su concepción como en su implementación. Pero en conjunto revelan un importante cambio cultural en el país con respecto a la importancia y dinamismo del sector educativo, sobre todo si se compara con la situación reinante al inicio del siglo XXI. Se han hecho cosas, algunas mejores, otras peores, pero es indudable que se ha hecho mucho.

Hay una línea de trabajo que creo especialmente importante y que todavía no mencioné: el acompañamiento pedagógico. Comenzó en el año 2008 con el “Programa Estratégico de Logros de Aprendizaje” (PELA) y se fue ampliando y diversificando: Acompañamiento Pedagógico en Instituciones Educativas Multigrado, Acompañantes de Soporte Pedagógico Intercultural (ASPI) y en Secundarias rurales, Docentes Fortaleza (para el apoyo a alumnos con dificultades), el trabajo de los especialistas de las UGEL y otras varias acciones. Cada año miles de docentes realizan actividades de acompañamiento a sus colegas, todas ellas con un conjunto de elementos en común: la visita al aula, la revisión de la práctica pedagógica, el trabajo en taller y la construcción de nuevas maneras de enseñar.

Creo que este es el elemento distintivo del Perú en la última década: el fuerte movimiento de intercambio y búsqueda pedagógica que permea a todo el sistema educativo. Si bien todos los países de la región han impulsado transformaciones, lo que hace la diferencia en el caso peruano es el foco en el trabajo en las aulas y la mejora sostenida de las prácticas pedagógicas de maestras y maestros.

Por todo esto, mi reconocimiento a las maestras, maestros y colegas docentes de Perú.

Los amigos peruanos han querido cambiar los resultados de sus estudiantes en las evaluaciones y lo están logrando, pero ha sido el trabajo continuo y permanente, el mantenimiento de las políticas, su revisión y mejora continua. No es un milagro, es la decisión política de respetar la escuela, proporcionarle todos los recursos necesarios para su transformación y respetar la continuidad de las políticas.

Como país nos merecemos una mejor educación, una mejor escuela y eso supone asumirla efectivamente como una cuestión de estado y no solo de gobierno.

[1] Stiglitz, J. y Greenwald, B. (2014). La Esfera de los Libros, S.L., 2016. España.

[2] Recuperado el 13 de mayo del 2022 en Diseño de índices de calidad escolar: Lecciones de la experiencia internacional | Publications (iadb.org)

Fuente: acento.com.do

Aprender a equivocarse

Una de las virtudes-defecto más cuestionables: el perfeccionismo. Virtud, porque evidentemente, lo es el tender a hacer todas las cosas perfectas. Y es un defecto porque no suele contar con la realidad: que lo perfecto no existe en este mundo, que los fracasos son parte de toda la vida, que todo el que se mueve se equivoca alguna vez.

He conocido en mi vida muchos perfeccionistas. Son, desde luego, gente estupenda. Creen en el trabajo bien hecho, se entregan apasionadamente a hacer bien las cosas e incluso llegan a hacer magníficamente la mayor parte de las tareas que emprenden.

Pero son también gente un poco neurótica. Viven tensos. Se vuelven cruelmente exigentes con quienes no son como ellos. Y sufren espectacularmente cuando llega la realidad con la rebaja y ven que muchas de sus obras -a pesar de todo su interés- se quedan a mitad de camino.

LO PRIMERO PARA ENSEÑAR A LOS NIÑOS.

Por eso me parece que una de las primeras cosas que deberían enseñarnos de niños es a equivocarnos. El error, el fallo, es parte inevitable de la condición humana. Hagamos lo que hagamos habrá siempre un coeficiente de error en nuestras obras. No se puede ser sublime a todas horas. El genio más genial pone un borrón y hasta el buen Homero dormita de vez en cuando.

Así es como, según decía Maxwel Brand. “todo niño debería crecer con convicción de que no es una tragedia ni una catástrofe cometer un error”. Por eso en las persona siempre me ha interesado más el saber cómo se reponen de los fallos que el número de fallos que cometen.

Ya que el arte más difícil no es el de no caerse nunca, sino el de saber levantarse y seguir el camino emprendido.

Temo por eso la educación perfeccionista. Los niños educados para arcángeles se pegan luego unos topetazos que les dejan hundidos por largo tiempo. Y un no pequeño porcentaje de amargados de este mundo surge del clan de los educados para la perfección.

Los pedagogos dicen que por eso es preferible permitir a un niño que rompa alguna vez un plato y enseñarle luego a recoger los pedazos, porque “es mejor un plato roto que un niño roto”.

Es cierto. No existen hombres que nunca hayan roto un plato. No ha nacido el genio que nunca fracase en algo. Lo que sí existe es gente que sabe sacar fuerzas de sus errores y otra gente que de sus errores sólo casa amargura y pesimismo. Y sería estupendo educar a los jóvenes en la idea de que no hay una vida sin problemas, pero lo que hay en todo hombre es capacidad para superarlos.

No vale, realmente, la pena llorar por un plato roto. Se compra otro y ya está. Lo grave es cuando por un afán de perfección imposible se rompe un corazón. Porque de esto no hay repuesto en los mercados.

Fuente: aciprensa.com

El profesor de matemáticas que triunfa en Youtube

Con 4.018.698 visualizaciones de su video más visto, el profesor Bernardo Acevedo Frías, pensionado de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de Colombia Sede Manizales, ya cuenta con casi 30.000 suscriptores en cerca de 40 países.

Gracias al apoyo de sus tres hijos, este docente pensionado de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Manizales, graba diariamente una gran cantidad de videos en los que explica complejos problemas matemáticos para facilitarles la comprensión y aplicación a los estudiantes que lo siguen en su canal.

Su hija Valentina Acevedo, publicista y diseñadora gráfica, le dio vida hace cuatro años al canal de YouTube “1ª con Berni”, como una forma compartir conocimientos matemáticos con el mundo.

Acompañado de su fiel escucha, Póker, un bull dog francés, el maestro Bernardo Acevedo deja el registro de su saber en internet mediante contenidos enfocados en esta asignatura, convirtiéndose así en el “profesor Youtuber”.

Por medio de listas de reproducción ordenadas por temas, los seguidores del canal pueden avanzar en el conocimiento que ya no solo pertenece a las aulas de clases, sino a todo aquel que reproduzca sus videos en “1ª con Berni”.

Una cámara de video, un par de luces, un tablero y un marcador son los instrumentos con los que el maestro lleva a cabo su aporte a la comunidad.

“Desde que tenga internet, cualquier persona puede ver mis videos las veces que quiera en cualquier lugar del mundo y descargarlos sin que le cueste un peso, este es el servicio social que prestamos”, afirmó.

Para la realización audiovisual, el profesor dispone de las ocho horas laborales para grabar, editar el material y subir los clips, que pueden ser 15 al día, los cuales se cargan en la plataforma de internet para que los estudiantes tengan un orden, sin esperar para aprender o entender el siguiente problema.

Según las estadísticas del canal, registradas por YouTube, su mayor público se encuentra entre los 18 y 24 años, dato que satisface al influencer de la matemática, pues considera que con su pasión está ayudando a miles de universitarios alrededor del mundo a convertirse en mejores profesionales.

Actualmente el canal “1ª con Berni” cuenta con 3.600 videos organizados en listas de reproducción, así: matemática básica, cálculo diferencial,  cálculo integral, cálculo vectorial, álgebra lineal, ecuaciones diferenciales y aplicaciones de la matemática.

Desde Colombia, pasando por Perú, México, Chile, y hasta Emiratos Árabes Unidos, los suscriptores al canal del profesor Bernardo Acevedo también encuentran contenido de la aplicación de la matemática en las ingenierías, la administración de sistemas y otras carreras en las que las ciencias exactas son indispensables.

Cada minuto aumentan las reproducciones de sus productos y los miles de usuarios agradecen el trabajo ordenado y constante que el profesor realiza en el canal.

“¡Muchas gracias profe!, siempre complemento sus videos con los libros de texto, me ayudan muchísimo… Una pregunta, ¿en algún momento hará el curso de variable compleja? ¡Saludos desde Chile!”.

“Desde que descubrí su canal siempre es mi fuente de consulta, gran explicación; es como llevar un curso en la U., prácticamente; muy completo. Espero siga subiendo más videos. Gracias maestro Berni”.

Estos son algunos de los mensajes que recibe a diario en su canal el profe youtuber de la UNAL y que lo estimulan para seguir adelante con este valioso aporte académico en la red.

Fuente: elexpectador.com

Juegos de ortografía para aprender la letra h

Es evidente que la mayoría de las personas no conocemos todas las reglas de ortografía de memoria, pero está claro que si tenemos el hábito de leer, como tanta veces hemos insistido, aprenderemos de manera natural a escribir de un modo correcto.

En poco tiempo seremos capaces de  descubrir las faltas si las hubiera, porque sin esfuerzo nos acostumbraremos a la escritura, por eso es tan importante que nuestros hijos empiecen a leer desde pequeños y no ‘bombardear’ a los niños con aburridas reglas ortográficas. Esto no quiere decir que no practiquen con las reglas,  pero si lo hacen a través de juegos y cuentos, irán aprendiendo y memorizando poco a poco y sin darse cuenta.

Cómo enseñar a los niños las reglas ortográficas de la h

Podemos inventar frases, trucos y juegos diferentes para aprender a escribir correctamente sin faltas de ortografía. Importantísimo también es elegir los cuentos y juegos adaptados a la edad y nivel de los niños para que no se aburran.

Hoy la protagonista de nuestro artículo es la letra hache: Hasta y asta, honda y onda, hola y ola, son algunos ejemplos de palabras homófonas, es decir suenan igual pero tienen diferente significado según se escriban con o sin hache.

El juego del ‘Guardián de la h’ para niños

Este juego, ‘El Guardián de la h’, se puede adaptar a cualquier letra y al nivel de aprendizaje con  que queramos trabajar (El Guardián de la V,B,J,G,X….).

Todos los niños formarán un  círculo y serán los duendes de las palabras, menos uno, que se quedará en el centro y al que llamaremos el Guardián de la H. Cada uno de ellos llevará de tres a cinco tarjetas (según el número de niños que entren en el juego), elaboradas por el profesor con palabras que lleven la letra h. El Guardián se quedará en el centro y llevará una tarjeta donde estará escrita  la letra hache.

Al sonido de una palmada, una voz, o una señal acordada, ¿qué tal una canción?, los duendes empezarán a dar vueltas variando su posición del primero al último, hasta que vuelva a sonar la señal.  El duende que quede de cara al  que lleve la letra hache, será el que sacará la primera tarjeta y la leerá en voz alta.

Por ejemplo, si la primera palabra es ‘huevo’, el duende deberá leer en voz alta la palabra ‘huevo’ y el Guardián de la H deberá escribirla en la pizarra, pegando la H en el lugar que corresponda para que aparezca a la vista de todos. Se hará saber que todas las palabras derivadas de la palabra elegida se escribirán de la misma manera, en nuestro caso, huevería, huevero, huevera etc. Luego se animará a  los niños a encontrar ejemplos del uso de esta silaba y a descubrir al menos dos de ellas; hueco, hueso, huele, huerta, etc.

Una vez acertada, los niños  intercambiaran su sitio, de tal manera que el duende pasará a ser el nuevo Guardián de la H y al revés, volviendo de nuevo a iniciarse el juego con la canción.

Así poco a poco practicando con la hache aprenderán fácilmente la ortografía a través de los juegos de manera natural.

Poema infantil para jugar con la letra h

Y para terminar, un poema infantil con la letra hache. Ya sabes que los poemas infantiles con rima son una forma fantástica de transmitir mensajes a los niños de forma amena y divertida.

LA HACHE

Aunque dicen que soy muda

soy la primera en hablar,

porque sin hache nadie habla,

ni hay historias que contar.

Intercalada en ahora

siempre me vas  encontrar,

en ahí y en zanahoria

en alhaja y azahar.

En las horas de un reloj,

en un ‘hola’ al saludar,

porque si es ola sin hache

sonando igual, es del mar.

Me gusta bailar hip hop

y con la C el charlestón

la bachata, el chachachá,

y no digo ni chitón.

 

Fuente: guiainfantil.com

6 técnicas para ayudar a los niños a estudiar los exámenes sin estrés

Hay niños que necesitan que sus padres estén a su lado mientras hacen los deberes, otros se levantan muchas veces porque no se concentran, los hay que encaran los exámenes con mucho estrés… Hasta que nuestros hijos aprenden a estudiar y cogen el hábito, pueden necesitar un poco de ayuda.

Para que el estudio sea eficaz, no solo es importante qué hacen durante el tiempo que tienen los libros abiertos sobre la mesa (si comprenden lo que leen, si se concentran, si memorizan…), sino también cómo se preparan para estudiar. Existen algunas técnicas para ayudar a los niños a estudiar con eficacia para encarar los exámenes sin estrés.

Cuando tus hijos estudian y encaran los exámenes con estrés

No entiendo esos padres que dicen “hemos aprobado” o “hemos suspendido el examen” cuando sus hijos se presentan a una prueba, como si fueran ellos los que van al colegio a examinarse. No entiendo a esos padres que tienen limitadas sus tardes porque tienen que sentarse con el niño a estudiar, porque sino no estudia.

¿Quién necesita el refuerzo? ¿El niño propiamente dicho o el padre? Detrás de este comportamiento del progenitor puede estar la culpabilidad (al no pasar tiempo suficiente o dedicarle atención a su hijo se sienta a estudiar con él/ella) o la falta de reconocimiento (el padre se dice así mismo ‘así me reconocen que soy buen padre o buena madre’) o simplemente la búsqueda de algo personal (cuando tenía edad de estudiar no estudió y ahora suple ese malestar estudiando con el niño).

Pero la cuestión no es saber por qué los padres lo hacen, sino cómo apoyar al niño en el estudio. Debemos descubrir cómo ayudarles desde el refuerzo de la confianza y la seguridad en él mismo, además de lograr la relajación en el tiempo de estudio para obtener preparación de calidad.

Como padres, podemos aplicar algunas técnicas de aprendizaje para guiar al niño a un estado de éxito antes de realizar el examen. Para ello, contamos con:

1. Técnicas de respiración
Simplemente sentados en una posición cómoda y con música o no de fondo, algo relajada, y en silencio, tenéis que tomar aire por la nariz y exhalar por la boca de manera profunda.

2. Técnicas de meditación (Atención plena – Mindfulness)
Incluso aquí, podemos utilizar la realización de mandalas, para estar lo más relajados posibles antes de comenzar el estudio.

3. Técnicas de visualización
Se trata de crearle al niño un lugar seguro en su imaginación donde el estrés, los nervios o la ansiedad por el examen, no puedan entrar.

4. Juegos antes de estudiar
Divertirse antes de ponerse a estudiar, hará que su estado emocional esté predispuesto al estudio. También funciona muy bien reírse. Podemos contar chistes o mirar algún video gracioso que haga que entremos en estado de confianza y relajación.

5. Música durante el estudio
El niño puede estudiar con música, así se concentrará mejor en lugar de pensar en que lo hará peor.

6. Técnica para reducir el estrés
Es importante preparar un buen entorno y ambiente de estudio. A veces, estar en contacto con un peluche o cojín o algún otro instrumento que pueda ser ‘el descargador de estrés y ansiedad’ hará que el niño encuentre su mejor estado de relajación.

Cualquiera de ellas, hará que nuestros hijos empiecen a estudiar solos y a obtener los resultados que desean.

Otros consejos para ayudar a los niños a estudiar

Nuestro objetivo principal será fortalecer la confianza y la autoestima del niño para que cuando diga que quiere sentarse a estudiar todo esté en orden mental y emocional. De esta forma se conseguirá el correspondiente aprovechamiento.

Por otro lado, no olvides planear descansos de unos 5 minutos cada 20. Esto hará que cuando vuelva al estudio, pueda volver a prestar atención a aquello que se desea.

Y por supuesto, un buen abrazo antes de comenzar a estudiar, garantizará un nivel de dopamina muy eficaz para llegar a la mejor nota posible. Recuerda que los abrazos (según fuente de Internet):

– Nos llenan de alegría.

– Nos hacen ser más pacientes.

– Se consideran como un gran remedio al estrés y la ansiedad.

– Son los culpables del buen humor y la motivación.

– Balancean nuestro sistema nervioso.

Y no olvides que apelar al AMOR en estos momentos, ¡es de gran apoyo! Para nuestros hijos. Abraza, sonríe y muéstrale tu confianza. Demuéstrale que haga lo que haga en ese día del examen, tú seguirás dándole apoyo y amor como hasta ahora (¡haz que le quede bien claro!).

Fuente: guiainfantil.com

Cómo ser bueno para las matemáticas

Aunque parezca extraño hacemos soluciones matemáticas todo el tiempo. Cuando calculamos el tiempo para llegar en hora, al servir la comida o al decidir qué comprar. Ser bueno -o malo- para las matemáticas no depende de la genética, sino del esfuerzo. Los expertos advierten que tener una actitud negativa frente a esta ciencia exacta es más perjudicial de lo que pensamos.

¿La genialidad es innata?

Un estudio de la Universidad John Hopkins, en Estados Unidos en el año 2011 descubrió que a los niños con un sentido numérico desarrollado les iba bien en las pruebas de matemáticas, y llegaron a la conclusión de que la habilidad de manejar números podía ser innata. ¿Puede conectarse esto con el secreto de la genialidad de Einstein? Cuando Albert Einstein murió en 1955, los científicos preservaron su cerebro para futuras investigaciones. A pesar de algunas contradicciones, los expertos aseguraron que el cerebro era diferente a los demás. Según un estudio de la Universidad del Estado de Florida, el cerebro de Einstein tenía una “corteza prefrontal extraordinaria”, lo que pudo haber contribuido a que tuviera grandes capacidades.

Sabemos que Einstein es la excepción del mundo. Pero no te desalientes, todos podemos llegar a ser al menos parecidos a Albert, los expertos afirman que no se nace, sino que se hace un genio. Sin embargo, factores como la vida familiar, la educación o las privaciones influyen en nuestra habilidad para con las matemáticas. La práctica es la base del aprendizaje y los “genes matemáticos” no existen. Los expertos aseguran que para ser bueno en matemática es necesario el esfuerzo.

Uno de los grandes obstáculos para convertirse en un genio matemático es el miedo. Y aunque parezca mentira, existe una condición llamada “ansiedad matemática”:hay escáneres que muestran que el área del cerebro afectada es parecida a la que se activa cuando sentimos dolor físico. El problema de esto es que el cerebro dictamina que no puedes hacerlo, y el miedo no deja insistir. Darse por vencido es el peor fallo que podemos cometer. Cualquier acción diaria requiere de un pensamiento matemático: entender los números y calcular riesgos es nuestra realidad matemática para andar por el mundo. En el fondo, todos somos matemáticos.

Todos somos matemáticos: las acciones diarias tienen una dosis matemática, medir los números y calcular riesgos es nuestra realidad matemática. No nacemos genios, lo hacemos mediante la práctica.

5 TRUCOS PARA SER MEJOR EN MATEMÁTICAS


#1: La confianza es la clave

Todas las herramientas y técnicas ya están inventadas: preocúpate por saber aplicarlas en un ejercicio. El 50% de ser un matemático, es creer que eres un matemático.

#2: Aprender matemáticas es como aprender a tocar un instrumento

No pretendas aprender en un día. La práctica es la base del aprendizaje.

#3: Está bien atascarse

Si todo fuera fácil, no sería divertido. Piensa desde varias perspectivas y tómate tu tiempo, está bien bloquearse, no te des por vencido.

#4: Divide el problema en pedazos pequeños

La combinación de los movimientos individuales te harán más fácil el camino de la solución.

#5: Encuentra el patrón

La matemática no es más que encontrar el patrón de conducta: cuando lo descubres corres con ventaja para resolver el problema.

Fuente: BBC Mundo

Autor: Universia Argentina

¿Cómo aprendemos? Estos son los modelos y estilos de aprendizaje

Existen más de cien clasificaciones de modelos o estilos de aprendizaje. Son muchos los psicólogos y pedagogos que han aportado multitud de teorías que, al fin y al cabo, nos ayudan a entendernos un poco más.

Corrientes más destacadas:

  • Conductismo: parte de Paulov como precursor pero otros muchos autores le dieron forma y más contenido. En esta corriente los tipos de aprendizaje surge cuando hay cambios de conducta observables.
  • Cognitivismo: para este modelo el aprendizaje parte de una codificación interna de la información que recibimos. La procesamos y reorganizamos para aprenderla. J. Piaget y A. Bandura son dos de sus grandes precursores.
  • Constructivismo: defiende que aprendemos de la interpretación que hacemos de la información, a causa de las experiencias que hemos vivido. Aquí podemos encontrar autores conocidos como Vigotsky.

Poco a poco han ido surgiendo durante el siglo XX otros modelos más modernos que han ido matizando y profundizando más los modelos anteriores. Podemos señalar el conectivismo (que parte de la era digital), el objetivismo, el behavionismo, el modelo de Kolb, el de Felder y Silverman étc.

Teoría de las Inteligencias Múltiples

Inteligencias múltiples y su relación con las competencias 7

Seguramente uno de los autores que más han influído a la hora de replantearnos estas cuestiones ha sido Howard Gardner y su Teoría de las Inteligencias Múltiples en 1983. Este autor identificó diversos tipos de inteligencia que abrían una multitud de opciones a la hora de categorizar o etiquetar a las personas. Estas inteligencias son: lingüística, lógico-matemática, musical, espacial, kinestésica, interpresonal y intrapersonal.

En los últimos años, la evolución de la ciencia ha ido en camino de comprender mejor cómo aprendemos y de esta manera también dar respuesta a cómo aprenden nuestros hijas e hijas, alumnos/as… Los tipos de aprendizaje nos aportan estrategias que cada persona utiliza cuando nos enfrentamos a nuevos conocimientos.

Sólo retenemos un 10% de lo que leemos

Estilos_aprendizajeLa escuela se va adaptando a ritmo muy lento a todos estos avances y la educación tradicional sigue predominando en nuestras aulas. Si analizamos nuestra forma de memorización nos encontramos con que sólo retenemos un 10% de lo que leemos. En esta pirámide se plasman las capacidades de retención que solemos tener de media:

Como se puede observar en la imagen, cuanto más activos estemos en el aprendizaje, mayor y mejor va a ser el mismo. En este mismo sentido, si nuestra actitud en cuanto al aprendizaje es pasiva la efectividad decae a niveles bajísimos.

Descubrir en nosotros mismos cómo aprendemos mejor nos ayuda a ser más efectivos y hace que el aprendizaje sea más satisfactorio

A esto también se le suma que cada uno de nosotros y nosotras estamos condicionados por muchos más factores. Estos factores pueden ser motivacionales, ambientales, de nuestra personalidad, actitudinales, relacionados con nuestras habilidades, entre otros. Las clasificaciones vistas desde cada uno de estos elementos pueden ser casi infinitas.

El aporte de la neuroeducación

En los últimos años, la neuroeducación ha querido aportar acerca de este tema. Por ejemplo podemos clasificar las formas de los diferentes tipos de aprendizaje según los hemisferios cerebrales. El lado izquierdo funciona con un aprendizaje más lineal, secuencial y basado en la realidad. Mientras que el hemisferio derecho procesa lo holístico, aleatorio, fantasioso y concreto.

El Doctor en neurociencia Francisco Mora nos reveló recientemente que el “cerebro necesita emocionarse para aprender”. La emoción es el impulso que mueve la curiosidad, la atención y, por tanto, nos permite el aprendizaje. ¿Sabemos darle a la emoción la importancia que se merece en nuestro sistema educativo? Y no solo pensemos en las emociones de nuestros alumnos/as, sino también y primero de la de los adultos, la de profesores/as y maestros/as.

Estilos de aprendizaje

La visión de la Programación Neuro Lingüística (PNL)

No quisiéramos terminar esta revisión sobre el aprendizaje sin pararnos en otra clasificación que viene de la Programación Neuro Lingüística (PNL). En ella se pone en valor la manera de procesar el aprendizaje. Cada persona tenemos una vía preferente de entrada, procesamiento y salida de la información:

  • Persona Visual: las imágenes es su manera principal por la que aprende. Este tipo de aprendizaje suele ser rápido: recuerda la página del libro, los esquemas existentes y mapas.
  • Persona Auditiva: los sonidos son su canal principal de aprendizaje. Puede aprender las lecciones como secuencias memorizadas. Necesita el silencio para estudiar y prefiere escuchar a leer.
  • Persona Kinestésica: procesa sobre todo a través del tacto, el gusto y el olfato. Percibe con gran intensidad sensaciones, emociones… Aprende mediante el tacto, el movimiento y las percepciones sensoriales. Lógicamente se siente mejor en las clases prácticas y mientras lee o estudia puede estar moviéndose o caminando.

Detectar nuestro canal o vía preferente (o el de nuestros alumnos/as) no es muy complicado, por ejemplo existen muchos test online. A veces basta con preguntarnos después de una exposición, o alguna clase, algunas de estas preguntas:

  • ¿Qué es lo que mejor he memorizado o retenido?
  • ¿Cómo lo he retenido?

Otras preguntas que nos pueden orientar a descubrir nuestra vía preferente son:

  • ¿Qué verbos sensitivos utilizo más al hablar? (mirar, oir, sentir, ver, notar, escuchar…)
  • ¿En mis ratos libres me gusta ver la tele o una película, hacer algún deporte o escuchar música?
  • ¿Qué me hace elegir un restaurante y no otro? ¿El ambiente, la presentación de los platos o el sabor y olor de la comida?
  • ¿Qué tipo de exámenes prefiero: orales, escritos o tipo test?
  • ¿Qué cosas me suelen distraer más?

Descubrir en nosotros mismos y mismas cómo aprendemos mejor nos ayuda a ser más efectivos y hace que el aprendizaje sea más satisfactorio. Además como profesores/as y maestros/as nos hace que podamos ayudar más y mejor a nuestros alumnos/as. Ofrecerles el contenido desde diferentes vías, ayuda y potencia que la información sea adquirida y asimilada de manera mucho más efectiva, que el aprendizaje sea mayor.

Fuente: educaciontrespuntocero.com