Entradas

10 trucos para enamorar a tus alumnos

Adriana 

En la actualidad hay un término en inglés que se ha popularizado enormemente en distintos campos y disciplinas, también en la educación. Se trata de la palabra “engagement”.

Un término, por otra parte, de no muy fácil definición pero que viene a definir un tipo de relación personal basado en la fidelización, en el compromiso y en la motivación. En mi caso prefiero un término que creo que nos es mucho más cercano a todos. Este término no es otro que enamorar.

¿Qué trucos podemos utilizar para enamorar a nuestros alumnos?

Vaya por delante que la intención de este artículo no es hacer que nuestros alumnos acaben rendidos a nuestros encantos. Nada más lejos de eso. A lo que me refiero con la palabra enamorar, es conseguir conectar con los alumnos, que se alegren de vernos, que esperen con ilusión la clase que les vamos a impartir, que sean capaces de ver en nosotros a un modelo, a alguien cercano. Esto para mí es lo que entiendo por enamorar a los alumnos y estos son algunos de los trucos que creo te pueden funcionar:

  1. Entra sonriendo. No digo nada nuevo al afirmar la importancia del lenguaje no verbal a la hora de comunicarse. Personalmente, la entrada en el aula es un momento al que le concedo muchísima importancia, porque en cierta manera puedes adivinar cómo se desarrollará la sesión lectiva. En mi caso siempre intento entrar con una sonrisa. Y entro con una sonrisa porque sé que es contagiosa, porque siempre habrá algún alumno que te devolverá en algún momento esta sonrisa. Con este alumno habrás conseguido conectar muy probablemente hasta el final de la clase. No entiendo el empeño de muchos docentes en entrar con el semblante serio o proyectando cierto enfado. No tengo muy claro que el semblante serio implique mayor control del aula y mayor disciplina. En mi caso, al menos, prefiero enseñar desde la sonrisa. Tiempo habrá si acaso de ponerse serios durante la sesión lectiva.
  1. Cuenta una anécdota. No hay mejor forma de conectar con un alumno que contando una anécdota. Una anécdota que puede ser nuestra o de otra persona. Las anécdotas, como las historias, tienen un enorme poder de seducción para los alumnos. Debemos ser capaces de poder usar estas anécdotas de una forma inteligente, ir dosificándolas a lo largo de una clase. Son una excelente forma de captar la atención, de disminuir conductas disruptivas, de encandilar a tus alumnos. Se puede y se debe enseñar contando historias, contando anécdotas. Y tan importante es contarlas como que nuestros alumnos también puedan hacerlo.
  1. Finaliza la clase con un vídeo. Este truco no falla nunca. Ya me he referido en otros artículos a la importancia de diversificar los distintos materiales de que disponemos. Aquellos que contamos en clases con equipos de audio y pantallas digitales o proyectores, conexión a internet, debemos aprovecharnos al máximo de estos recursos. Poniendo un vídeo al final de la sesión es una excelente forma de decirles a tus alumnos que han hecho un buen trabajo durante la sesión, que estás satisfecho y agradecido por ello, y que quieres recompensar este esfuerzo con un tipo de material que permite la distensión y la relajación. Es un momento para disfrutar con ellos. Yo os recomiendo que sean vídeos que no superen los cinco minutos y que, en la medida de lo posible, guarden relación con el currículo de la Unidad Didáctica que estés impartiendo. También hay que tener muy en cuenta un canal como el de Youtube, muy popular entre los alumnos.
  1. Aprende de tus alumnos. No hay mejor manera de enamorar que hacerles ver a tus alumnos que ese día ellos te han enseñado algo. Se trata de un truco muy sencillo, ya que puedes aprovechar las asignaturas que hayan tenido ese mismo día. La propia pizarra tradicional te dará un montón de pistas. Hazte el curioso, y deja que ellos te enseñen algo que saben, algo que para ellos tiene cierto valor y escúchales con atención, de forma activa, asintiendo con la cabeza. Hazles sentir importantes, hazles sentir que ellos también tienen algo que decirte.
  1. Da o presta algo que sea tuyo. En el maletín de un docente hay algunas cosas que nunca pueden faltar. Los pañuelos de papel son una de esas cosas. A los alumnos les encanta que les demos o prestemos algo. La acción de coger el maletín y sacar algo de dentro y dárselo al alumno es visto por muchos de ellos como algo muy a valorar. He hablado de pañuelos de papel, pero también puede ser material escolar. En este caso hazles ver que se lo prestas indicándoles que para ti es algo importante, que deben responsabilizarse de este material prestado. En ese momento estarás creando un vínculo entre tú y el alumno, y podrás aprovechar para hablar con él cuando te lo devuelva.
  1. Di o haz algo inusual. No te estoy pidiendo que hagas el payaso en clase. Para nada. De lo que se trata es de llevar a cabo algunas actuaciones que se salen de lo normal en una clase lectiva. Puede ser un gesto, un movimiento, cantar una canción, recitar un poema, cambiar el tono de voz, andar de puntillas hacia un alumno que está medio dormido…. Estas extravagancias tienen un poder tremendamente efectivo, porque descolocan al alumno y al mismo tiempo consigues arrancarle una sonrisa de complicidad. Haz de la sorpresa una de tus mejores armas para enamorar a tus alumnos.
  1. Intercambia los papeles. Muchos de ustedes saben el poder de atracción que tiene la silla del profesor en el aula. Cuántas veces habremos entrado en el aula y nos habremos encontrado con que hay un alumno sentado en la silla del profesor. Pues bien, a lo largo de la sesión lectiva puede ser un excelente recurso para enamorar a tus alumnos el intercambiarse los papeles. En mi caso me gusta hacerlo cuando estamos repasando algunos conceptos de una Unidad Didáctica. Lo que hago es sentarme en la silla de alumno y el alumno en la mía. Lo cierto es que se produce una situación que a los alumnos siempre les choca y os aseguro que, bien gestionada, hace que se produzca un momento de distensión en el aula.
  1. Convierte a un alumno en protagonista. No hay nada que nos guste más que sentirnos especiales. Pensad si no en vuestros aniversarios. Creo que no existe mejor manera de conectar con las personas que haciéndoles ver lo importantes que son para ti. Pues bien, os recomiendo que proyectéis esta idea en vuestros alumnos, que hagáis sentirlos especiales, que potenciéis sus cualidades y sus virtudes. Si así lo hacéis, lograréis establecer un vínculo que os beneficiará enormemente, porque la respuesta que tendrá ese alumno será de gratitud. Y la gratitud es una muy buena compañera para enseñar y para aprender.
  1. Crea expectativas. Tenemos que ser capaces de vender nuestro producto. Y hacerlo de la mejor manera posible. En el mundo del marketing el mejor producto es aquel que mejor se vende, independientemente de si es mejor o peor. Así que nosotros debemos vender aquello que enseñamos mediante la creación de expectativas. La creación de expectativas son muy útiles al inicio de una sesión lectiva. Una vez entréis en el aula, lo primero que debéis hacer es dar a conocer vuestro producto, lo que enseñaréis. Y hacerles ver que será algo único, especial, diferente, maravilloso, increíble. Estas expectativas serán recogidas por vuestros alumnos y os aseguro que la predisposición para su aprendizaje será mucho mayor.
  2. Bromea. En otros artículo he afirmado que se puede y se debe aprender jugando. Pues bien, en este artículo también quiero pensar que se puede y se debe aprender bromeando. Porque cuando bromeamos estamos enseñando a nuestros alumnos que nos podemos reír con la gente y no de la gente. Una broma dicha a tiempo es un arma tremendamente poderosa para establecer un vínculo emocional con tus alumnos. Favorece el lenguaje figurado, rebaja la tensión, crea distensión, sirve para establecer transiciones entre las diversas actuaciones en el aula.

Como pueden ver, estos trucos o consejos tienen una muy fácil realización dentro de un aula y son aplicables a todas las edades. En muchas ocasiones no somos conscientes de que las grandes clases se nutren de estas pequeñas actuaciones. Debemos reflexionar sobre cuál es nuestro papel en el aula y qué hacemos para captar la atención, para enseñar a nuestros alumnos, para seducirles con nuestras palabras y nuestros gestos, para, en definitiva, enamorarles. Esforcémonos entonces en ganarnos a nuestros alumnos, para que este enamoramiento les propicie una mejor predisposición en sus procesos de enseñanza-aprendizaje

Fuente: auladeideas.com

9 estrategias para motivar a los estudiantes en Matemáticas

Formular estrategias para motivar a los estudiantes, mantenerlos receptivos y entusiasmados es uno de los aspectos más importantes en la enseñanza de las matemáticas y un aspecto crítico de los estándares estatales comunes. Los profesores eficaces deberían centrar la atención en los estudiantes menos interesados así como en los más motivados.

En este post presentaremos 9 técnicas basadas en la motivación intrínseca y extrínseca que puede ser utilizado para motivar a los alumnos de secundaria en la asignatura de matemáticas.

Estrategias para incrementar la motivación en los estudiantes de matemáticas:
  1. Llamar la atención sobre un vacío en el conocimiento de los estudiantes. Esta técnica de motivación consiste en hacer conocer a los estudiantes un vacío en su conocimiento y saca provecho de su deseo de aprender más. Por ejemplo, puede presentar algunos ejercicios sencillos que implican situaciones familiares, seguidos de ejercicios que implican situaciones desconocidas sobre el mismo tema. La forma más dramática que hace esto, más efectiva es la motivación.
  2. Mostrar un logro secuencial. En estrecha relación con la técnica anterior es el de hacer que los estudiantes aprecien una secuencia lógica de los conceptos. Esto difiere del método anterior en el que depende de deseo de los estudiantes a aumentar, pero no completa, de su conocimiento. Un ejemplo de un proceso secuencial es cómo cuadriláteros especiales llevan de uno a otro, desde el punto de vista de sus propiedades.
  3. El descubrimiento de un patrón. Esta técnica consiste en la creación de una situación artificial que lleva a los estudiantes a “descubrir” un patrón a menudo puede ser muy motivador, ya que tomar placer en la búsqueda y luego “poseer” una idea. Un ejemplo podría ser la adición de los números del 1 al 100. En lugar de añadir de forma secuencial, los estudiantes se suman la primera y la última (1 + 100 = 101), y luego el segundo y penúltimo (2 + 99 = 101), y así. A continuación, todo lo que uno tiene que hacer para conseguir la suma requerida es multiplicar 50 x 101 = 5.050. El ejercicio dará a los estudiantes una experiencia iluminadora.
  4. Presentar un desafío. Cuando los estudiantes son desafiados intelectualmente, reaccionan con entusiasmo. Pero se debe tener gran cuidado en la selección del desafío. El problema estar al alcance de las capacidades de los estudiantes.
  5. Atraer a la clase con una “Gee-Whiz” resultado matemático. Esta técnica consiste en provocar una gran motivación con una discusión de clase de la famosa “Cumpleaños Problema”, que da la inesperadamente alta probabilidad de cumpleaños partidos en grupos relativamente pequeños.
  6. Indicar la utilidad de un tema. Introducir una aplicación práctica de verdadero interés a la clase en el comienzo de la lección. Por ejemplo, en el curso de geometría de la escuela secundaria, un estudiante se le puede pedir para encontrar el diámetro de una placa donde está toda la información que él o ella tiene una sección menor que un semicírculo. Las aplicaciones elegidas deben ser breves y sin complicaciones para motivar la lección en lugar de restarle valor.
  7. Uso matemáticas recreativas. La motivación recreativa consta de rompecabezas, juegos, paradojas, etc. Además de ser seleccionado para su aumento de motivación específica, estos dispositivos deben ser breves y sencillos. Una ejecución efectiva de esta técnica permitirá a los estudiantes para completar la “reconstrucción” sin mucho esfuerzo.
  8. Contar una historia pertinente. Una historia de un acontecimiento histórico (por ejemplo, matemáticas involucradas en la construcción del puente de Brooklyn) o una situación artificial puede motivar a los estudiantes. Los profesores no deben precipitarse mientras cuenta la historia. Una presentación apresurada minimiza la motivación potencial de la estrategia.
  9. Pedir a los alumnos que participan activamente en la justificación de curiosidades matemáticas. Una de las técnicas más eficaces para motivar a los estudiantes les pide justificar una de las muchas curiosidades matemáticas existentes. Los estudiantes deben estar familiarizados y cómodos con la curiosidad matemática antes de “desafío” en la defensa de la misma.

Los docentes de matemáticas deben entender los motivos básicos que ya están presentes en sus alumnos. El maestro entonces puede jugar con estas motivaciones para maximizar la participación y aumentar la eficacia del proceso de enseñanza. La explotación de las motivaciones y las afinidades de los estudiantes puede conducir a la aparición de problemas matemáticos artificiales y situaciones. Pero si tales métodos generan interés genuino en un tema, las técnicas son eminentemente justas y deseables.

Fuente: comunidaddocente.org

¿Qué características esperan los alumnos de nosotros?

¿Sabes qué características  esperan los alumnos de nosotros? ¿qué expectativas y prejuicios tiene nuestro alumnado acerca de nosotros? En este artículo te daremos a conocer los cuatro rasgos que los estudiantes desean encontrar en su profesorado.

  1. “Es divertido y hace que aprender también sea divertido”. Al profundizar en el tema, los alumnos detallaron esta percepción, señalando que deseaban profesores y profesoras que disfrutaran enseñando y lo demostraran en sus interacciones con el alumnado en su día a día (es que esas cosas se notan).
  2. “Se preocupa realmente por mí”. Básicamente, hacen distinción entre el cuidado genuino y otras actitudes más hipócritas: muchos de ellos afirmaron haberse llegado a sentir insultados ante actitudes extremadamente paternalistas.
  3. “Nos da un trato igualitario” Casi todos los alumnos encuestados afirman que les agrada el trato con igualdad entre los compañeros, y valoran que el o la docente trate a cada cual según ese principio.
  4. “Trabajamos en grupo y por proyectos” para, volviendo al punto 1, hacer el aprendizaje divertido. Todo estudiante desea poder elegir y desea actividades prácticas, resolución de problemas y elaboración de proyectos.

Fuente: comunidaddocente.org

La maravillosa carta abierta de un profesor a sus alumnos suspendidos

“La vida os va a poner en vuestro sitio a bofetadas, y eso es lo que realmente os quiero ahorrar”, explica Pablo Poó Gallardo.

Pablo Poó Gallardo. Así se llama el profesor sevillano que ha dado una lección de vida a sus alumnos suspendidos vía Youtube. En menos de cinco minutos de grabación, Poó explica a sus estudiantes más rezagados el porqué es tan importante estudiar.

“No sabéis nada de la vida. La vida es una difícil. La vida no te espera, no te comprende, no te hace recuperaciones. Vosotros ahora vivís muy bien. Vuestra única obligación es estudiar, y no la cumplís mucho”, explica el profesor.

Poó pone el acento en el hecho de que la vida que viven ahora mismo sus alumnos, en nada se parece a lo que se van a encontrar en un futuro. “Llegáis a casa y os pagan vuestra comida, vuestros padres os pagan la ropa y vuestros móviles, a los que rompéis la pantalla cada dos por tres. Os pagan hasta vuestros botellones. Pero es que la vida no es esta burbuja en la que vosotros vivís durante los cuatro años de la ESO”.

Y pone el acento en que no es una cuestión de capacidades. “No es que no podáis, es que no queréis. Tenéis capacidad de sobras, lo sabéis, os lo digo todos los días. Vuestro problema no es de capacidad, sino de esfuerzo. Sois unos vagos, lo decimos en clase y hasta os reís, porque lo reconocéis. Pero cuando salgáis de aquí, la vida os va a poner en vuestro sitio a bofetadas. Y eso es lo que realmente os quiero ahorrar”.

Con su discurso, este profesor sevillano intenta abrirles lo ojos a sus alumnos. “Imagina cuando salgas de aquí. ¿Tú crees que si no tienes la nota media suficiente vas a entrar en el ciclo ese que quieres entrar? No vas a entrar, no le vas a dar pena absolutamente a nadie. Entonces qué, otra vez a casa a lamentarte, a comerte con patatas el título de la ESO”.

Su obsesión es que estén preparados para los que se les avecina. ’’Pero maestro, yo para qué quiero saber el romanticismo, a mí eso me da igual’. No tenéis referentes culturales, no entendéis los textos que leemos (…). Cuando vayas a firmar un contrato, a lo mejor estás poniendo tu firma sobre un sueldo, o sobre una jornada laboral que es eterna, y ni te has dado cuenta, y se aprovecharán de vosotros”, advierte.

 Como tú no tienes idea de nada, no sabrás que otros han conseguido ya lo que tú pensabas que era imposible.

Pablo Poó Gallardo

Profesor

Y prosigue: “No tenéis herramientas, no tenéis sentido crítico… ¿Tú no sabes que hace 200 años unos románticos intentaron romper con todo y mandar el sistema a tomar por saco? ¿Qué pasa? ¿Te vas a creer que hay cosas imposibles? ¿Que nunca se podrá ir en contra de lo establecido? Como tú no tienes idea de nada, no sabrás que otros han conseguido ya lo que tú pensabas que era imposible. Parece mentira, pero en las mentes abiertas es más difícil entrar. Una mente cerrada se conquista con mucha facilidad, sólo tiene una puerta”.

“El conocimiento os hará libres. La libertad es fundamental en el día de hoy. Para que no escuchéis la tele y os creáis todos lo que os dicen desde un atril, desde un mitin, para que después vayas al bar y repitas lo que ellos quieren que repitas. Y bueno, con el paro y las chapucillas que vayas haciendo irás tirando. Pero es que hay una vida maravillosa mucho más allá de lo que vosotros os pensáis. Y sólo se va a ganar con esfuerzo. Y lo tenéis que empezar a demostrar desde ahora”, esgrime Poó.

 Una mente cerrada se conquista con mucha facilidad, sólo tiene una puerta .

Pablo Poó Gallardo

Profesor

Por todo ello, este maestro pide a sus alumnos que a partir de enero se dejen de “tonterías”. “Vamos a poner ganas porque algunos, los que quieren que seáis felices desde los doce hasta los 16 años les importáis sólo hasta que termináis la ESO. Y yo he firmado con vosotros un contrato de por vida”, concluye.

 Yo he firmado con vosotros un contrato de por vida.

Pablo Poó Gallardo

Profesor

Fuente: La Vanguardia

Una forma diferente de acercar la ciencia

Hainan Reynoso Uribe

Los expertos y analistas coinciden en señalar que la educación dominicana necesita nuevos modelos y perspectivas vanguardistas para reformar el proceso obsoleto de enseñanza-aprendizaje que la coloca en los niveles más bajos de los estándares mundiales. Una manera dinámica, divertida y emotiva de acercar los alumnos a la ciencia es la propuesta de Marti Montferrer, estudiante de Geología en la Universidad de Barcelona, quien se dedica de manera profesional a su canal educativo de YouTube, llamado C de Ciencia.

El canal está orientado, además de explicar los conceptos teóricos, a despertar la curiosidad por el estudio de la ciencia.

La novedosa propuesta de Marti Montferrer replantea el proceso enseñanza aprendizaje desde un interesante y moderno enfoque pedagógico que combina la docencia moderna con la tradicional.

Motivar a los alumnos con preguntas interesantes como, por ejemplo, si podría llover diamantes o por qué los mangos caen del árbol en lugar de irse hacia arriba, despertaría su curiosidad de investigar al respecto. En consecuencia, estarían estudiando motivados, sin sentirse forzados a hacerlo o sin saber por qué razón lo hacen.

Mediante la educación moderna, los estudiantes pueden acceder a recursos tecnológicos como el internet, para ver videos sobre interesantes procesos científicos y luego ir al aula, a la educación tradicional, a aprender o reforzar los conceptos básicos de matemática, física y ciencia en general, que los explican. “El objetivo es que sientan deseos de utilizar las matemáticas y la ciencia para satisfacer su curiosidad” establece Marti Montferrer.

Sin emoción no hay atención. La atención es el punto de partida para lograr adquirir conocimiento, y de donde se colige que “sin emoción no hay aprendizaje”. Es entonces función de los maestros lograr cautivar la atención de los estudiantes.

Despertar la curiosidad
En ese sentido Marti Montferrer propone tres técnicas para despertar la curiosidad en el aula:
  1. Libros más atractivos. Marti establece que la curiosidad y la teoría son complementarias, a la vez que propugna por libros más atractivos, con más imágenes, recursos y experimentos que teoría. Es partícipe de títulos cargados de experimentos para que los niños realicen en casa y luego discutan en clase la teoría que los da lugar.
  2. Ejercicios interesantes. Plantear problemas atractivos, que interesen a los estudiantes y los motive a investigar y experimentar. Proponer ejercicios que los ayuden a satisfacer sus dudas. Dejar un espacio para la exposición de los resultados y su comparación con la realidad.
  3. Docentes proactivos. Despertar la curiosidad en los alumnos y plantear las clases de una forma más atractiva usando la docencia moderna, “Que el niño entienda que es necesario hacer toda la parte aburrida o difícil de las matemáticas, hacer toda esa ciencia, para llegar a la respuesta que busca”, aseguró Marti Montferrer.

Como decía Albert Einstein, no podemos continuar con la locura de seguir haciendo lo mismo una y otra vez esperando obtener resultados diferentes.

La apuesta es por centros educativos donde los estudiantes vayan a aprender y no a ser enseñados. Replantearse la educación desde esta perspectiva pondría al país a la altura de países como Chile y Costa Rica.

Plan LEA conversó con el genio YouTuber de ‘C de Ciencia’ luego de que expusiera su forma fresca de acercar la ciencia ante más de 1200 profesionales de la docencia en La XX edición del Congreso Internacional de Educación Aprendo, organizado por Educa y el Plan LEA.

El cónclave,  celebrado en un hotel de esta capital del 11 al 13 de noviembre pasado, reunió además de los maestros, a técnicos y tomadores de decisiones del sector público y privado.

Asimismo, participaron reconocidos expertos de Latinoamérica, Estados Unidos y Europa.

Cómo explicar a los alumnos que copiar está mal

Laura Ruiz

Aunque muchos alumnos tengan asumido que copiar no es lícito, lo cierto es que muchos siguen usando este método para aprobar los exámenes o hacer trabajos.

Es por ello que resulta necesario para el profesorado inculcarles las consecuencias negativas que el plagio supone, y tratar de evitar que lo hagan.

Por ello, queremos compartir algunos consejos sobre cómo explicar a los alumnos que copiar está mal.

1.- En primer lugar, será necesario explicar a los alumnos los motivos por los que no está bien copiar, ya sea en un examen o al realizar un trabajo de investigación. Entre otros factores, cabe destacar que:

  1. Se engañan a ellos mismos/as, ya que están desaprovechando su oportunidad de aprender y crecer como personas.
  2. Copiar no es un método para superar el examen, es decir, “el fin no justifica los medios” por lo que la finalidad de aprobar no prevalece ante el hecho de copiar.
  3. Aprobar copiando es una decepción para el alumno, pero también lo será para el profesor, los padres y demás personas que han confiado en él.

2.- Asimismo, se puede organizar un debate en clase para encontrar entre todos más motivos por los que no se debe copiar en clase. De esta forma, podrán discutirse las que ellos consideran como ventajas e inconvenientes de plagiar información, sacar “chuletas” (chivos), copiar del compañero, etc.

3.- También será adecuado debatir acerca de las acciones que pueden derivarse del hecho de copiar en clase, como pueden ser castigos y demás consecuencias. No debe asumirse la idea de que “mientras no me cojan copiando, no pasa nada”.

4.- De la misma forma, no solo deberán mostrarse las consecuencias a corto plazo, como puede ser un castigo, sino que también deberá quedar claro a los alumnos que el hecho de copiar también afecta a largo plazo. Y es que todo aquello que se supone que habremos aprendido estudiando y se dará por asumido, en realidad, al copiar no se aprende.

Fuente: UnComo

El dodecaedro mágico: un regalo muy especial para nuestros alumnos

Manu Velasco Rodríguez

Por el suelo de los centros educativos se extienden los sueños de nuestros alumnos. Por este motivo, es necesario pisar con cuidado y delicadeza. A veces, no tenemos cuidado cuando pisamos y damos fuertes pisotones utilizando un vocabulario inadecuado lleno de una carga negativa inconcebible.

Creo en el poder de las palabras. Pueden reprimir o favorecer el correcto desarrollo emocional de las personas y por ello, los maestros tenemos que cuidar nuestra forma de expresarnos y de dirigirnos al alumnado, a los compañeros y a las familias.

Lo que decimos puede convertirse en un violento pisotón capaz de robar los sueños de nuestros alumnos. Para que no sea así, existen otras alternativas, entre ellas, las palabras de maestro, las palabras entre maestros, las palabras para la vida y este dodecaedro mágico.

Este dodecaedro es un regalo muy especial que podemos hacer cualquier día a nuestros alumnos. Nos sirve,  como diría Pedro Salinas: “Para sacar de ti, tu mejor tú”. Lo que decimos a nuestros alumnos es lo que creamos. Tenemos que prestar atención a las palabras que usamos, ya que con ellas creamos nuestra realidad y la de nuestros  alumnos. En este caso, las palabras no se las lleva el viento, tienen mucho poder. Es muy importante darse cuenta de lo que decimos y cómo se lo decimos, ya que solemos hablar mucho, pero… ¿nos escuchamos?

Estos son los mensajes del dodecaedro mágico:
  1. Escucha tus sueños.
  2. Descubre cuál es tu talento y compártelo.
  3. Tus defectos te hacen original.
  4. Saber que eres capaz, te hace más capaz.
  5. Date tantas oportunidades como necesites.
  6. Si no conoces a nadie como tú, es porque no lo hay.
  7. Eres capaz de realizar cosas maravillosas.
  8. Convéncete de que puedes y podrás.
  9. Si sabes lo que buscas, lo que buscas te encontrará.
  10. Elige ser feliz.

Fuente: Ayuda para maestros

Sentido de pertenencia: clave para el éxito de los estudiantes

Se relaciona con los lazos afectivos, las emociones de las personas hacia el grupo y el lugar donde se desenvuelven y por consiguiente, con la construcción de la memoria colectiva y de la propia identidad, ya que ésta implica la pertenencia a un grupo social y a un territorio.

Leyda Mercedes Brea Sención

El sentido de pertenencia se ha definido como un sentimiento de arraigo e identificación de un individuo con un grupo o con un lugar determinado. Su existencia genera en la persona un compromiso con el desarrollo tanto personal como del grupo y del lugar al que se siente pertenecer.

Se relaciona con los lazos afectivos, las emociones de las personas hacia el grupo y el lugar donde se desenvuelven, y por consiguiente, con la construcción de la memoria colectiva y de la propia identidad, ya que ésta implica la pertenencia a un grupo social y a un territorio específico. Mediante este sentimiento se crea en la persona la conciencia de la vinculación al grupo y al territorio común del grupo en el que habita e interactúa individual y socialmente.

Maslow (1954) coloca la pertenencia en el segundo escalafón de la pirámide de las necesidades humanas. Establece que cuando las necesidades psicológicas y de seguridad se satisfacen, emerge la necesidad de amor, afecto y pertenencia. Asimismo, diversos autores coinciden en que la necesidad de pertenecer está asociada con procesos cognitivos, patrones emocionales y comportamiento que devienen en salud y bienestar. Sentirse parte afecta la percepción que se tiene de los demás y conduce a emociones positivas como felicidad, alegría y calma. De la misma manera, el no sentirse parte puede desembocar en tristeza, soledad y ansiedad (Osterman, 2000).

Múltiples estudios asocian el sentido de pertenencia con el desarrollo de procesos psicológicos claves para el éxito de los estudiantes, así como con actitudes positivas hacia el grupo social, hacia la escuela y sus profesores. Como necesidad humana básica, es universal y aplicable a todas las personas. Se construye sobre la base de la identificación de la persona con el grupo, con el lugar y con la colectividad formal, cuyos valores y objetivos son conocidos y compartidos. Es fundamental para que se desarrollen procesos de cooperación, para afianzar la inclusión y la cohesión y para favorecer el desarrollo sostenible.

El sentido de pertenencia en el contexto educativo

En el ámbito educativo, el sentido de pertenencia se ha vinculado a los conceptos conexión, compromiso e implicación, los cuales aluden a los sentimientos, el involucramiento y las interacciones del estudiantado con los diferentes actores y ambientes del centro. La conexión es un sentimiento de identificación y apego de las personas con su grupo social o su entorno.

(+) dimensiones sentido de pertenencia

  • Psicológica: Describe los procesos relacionados con las percepciones y las emociones.
  • Social: Hace referencia a la afiliación y a sentirse integrado.
  • Afectiva: Se relaciona con los sentimientos de apego, amistad y apoyo.
  • Física: Se refiere a las características de los escenarios donde se verifican estas experiencias, como la funcionalidad y el confort.
  • Académica: Pone la mirada en los aspectos específicos de la vida de los estudiantes.

Múltiples estudios asocian el sentido de pertenencia con el desarrollo de procesos psicológicos claves para el éxito de los estudiantes.