‘Mi cabello no afecta mi aprendizaje’, dicen los niños; sí afecta: los papás

‘Si, si afecta, no aprenden reglas, no aprenden límites, no aprenden respeto, no aprenden tolerancia, no aprenden disciplina, no aprenden autocontrol, no aprenden a diferenciar situaciones, lugares y personas, ¡no pueden estar por la vida haciendo lo que quieren!’

Una franca polémica se está generando en la sociedad, debido a la permisividad escolar, pues los estudiantes, de acuerdo con lo recomendado por el Consejo Nacional de Prevención de la Discriminación, Conapred, pueden asistir con el cabello largo o inclusive pintado, y nadie les puede impedir su derecho a la educación.

El pasado 19 de agosto, el Conapred informó que del 3 de enero al 5 de agosto, recibió 487 casos relacionados con peticiones de las y los jóvenes de secundaria, preparatoria y universidades a quienes se les negaba el ingreso a los planteles por acudir con el cabello largo. Unas las analiza y otras las resuelve.

“Deben ser respetados los derechos a la educación y al libre desarrollo de la personalidad de niñas, niños y adolescentes en las instituciones escolares”, argumentó el Conapred. Así, las escuelas no pueden prohibir el pelo largo o pintado.

Tremenda postura que ha levantado ámpula en diversos sectores de la sociedad.

El artículo tercero Constitucional garantiza el derecho a la educación para cualquier persona; Conapred llama a evitar cualquier discriminación y a garantizar derecho al libre desarrollo de la personalidad

“Las niñas, niños y adolescentes tienen derecho a que se proteja su dignidad y se garantice su desarrollo integral”, precisó el Conapred.

De esta manera, los reglamentos escolares provocan polémica al impedir a estudiantes el acceso a las escuelas por tener el cabello largo o pintado, o tatuados o con piercing. Adolescentes y jóvenes consideran que es violatorio de su derecho a la educación.

Inclusive, algunos maestros se adhieren a la modernidad educativa y colocan, como es el caso de esta nota, letreros alusivos al derecho ganado.

“Mi cabello no afecta mi aprendizaje”, dice la cartulina colocada en la puerta de un salón de clases.

Sin embargo, la realidad es otra. Hay inquietud en los padres de familia, quienes se expresan en el siguiente sentido:

“Si, si afecta, no aprenden reglas, no aprenden límites, no aprenden respeto, no aprenden tolerancia, no aprenden disciplina, no aprenden autocontrol, no aprenden a diferenciar situaciones, lugares y personas, ¡no pueden estar por la vida haciendo lo que quieren!

“Lo que si aprenden es a ser caprichosos, chiflados y a no respetar. Y por ende … ser frustrados y con afectaciones psicológicas cuando se topan con lugares , establecimientos o personas que no se dejan y/o toleran sus actitudes.

“Si en el colegio de tu hijo no lo dejan y está necio y tú cómo padre de familia también… cámbialo de colegio o busca tener homeschooling ya que en su casa si puede hacer lo que quiera.

“Qué molesto tener que andar educando a niños y padres de familia a estas alturas.

“Deja que el colegio/escuela haga su trabajo… educar”.

 

Una vez más dos bandos dividen la línea educativa y al parecer son posturas irreconciliables. En entidades como Coahuila,, por ejemplo, las autoridades encargadas de garantisar los derechos humanos de la población, han conseguido que se sancione hasta con un año de prisión, a losm profesores que no dejen ingresar a un alumno por su aperiencia física.

“No hay que impedir el ingreso de estudiantes a las aulas porque porten cabello pintado con tintes llamativos o cuenten con el cabello largo; es mejor que en escuelas, más que la apariencia, se cuide la higiene”, refirió la Federación Nacional de Asociaciones de Padres de Familia A. C., al destacar que, para muchos padres conservadores, el impedir que sus hijos lleguen así a clases, es un tema que se enseña y se educa en casa.

Aurora González Tejeda, presidenta nacional de la FENAPAF, destacó que los presentes son nuevos tiempos y sin duda se debe trabajar en un esquema de inclusión y aceptación a las preferencias de vestuario y apariencia de todos los escolares.

Pese a la postura paternal, las reglas cambiaron y así permanecerán de ahora en adelante. Las escuelas no pueden prohibir el acceso a los niños, niñas y adolescentes que hayan decidido tener el cabello largo o teñido, o que no porten el uniforme, aunque las reglas de la institución lo prohiban. La Ley General de Educación establece que la educación en México debe ser inclusiva y respetar el derecho al libre desarrollo de la personalidad.

Fuente: https://www.excelsior.com.mx/

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.