El Reloj de Montecristi, monumento distintivo de América

La torre del reloj en la plaza de Montecristi, en forma de una mini versión de la Torre Eiffel, fue diseñada por el ingeniero francés Alexandre Gustave Eiffel, de la famosa Torre Eiffel, y construida por el famoso relojero francés Jean-Paul Garnier. Fue enviado a Montecristi durante los días de gloria del pueblo a finales del siglo XIX, y sigue funcionando con su mecanismo original.

El reloj público de Montecristi es uno de los más viejos de la República, se debió a la iniciativa del Señor Benigno Daniel Conde Vásquez, quien vino procedente de Venezuela, donde era oriundo y desembarcó en el puerto de Montecristi, acompañado de su esposa Doña Salvadora Miret de Conde y su pequeño hijo Eugenio Conde.
Conde trabajó por varios años en distintas casas comerciales de esta ciudad y el 12 de septiembre de 1893, pidió a la comunidad montecristeña un voto para llevar a cabo el establecimiento de un Reloj Publico, después de haber lanzado su idea al Ayuntamiento y logrado su aprobación.
El 12 de septiembre de 1894, solicitó al Ayuntamiento una nueva subscripción para comprar una torre de hierro donde montar el Reloj Publico. Esta fue acogida, suscribiéndose el Ayuntamiento con dos mil pesos mejicanos.
El día 11 de marzo de 1895 llego el vapor “Lavonia” conduciendo el Reloj Público y su torre Kiosko.
El señor Conde acompañado de varios amigos y con música, trajeron en un carro ferroviario los materiales de la torre y después de pasearlos por la Calle del Comercio, hoy Presidente Vásquez, los destaparon en la plaza de armas.
En la casa Conde se dijeron discursos en expresión de regocijo por la pronta realización de una obra tan útil.
Por la noche, un grupo formado por los señores José Martí, Máximo Gómez, Collazo y otros más, sorprendieron Conde con una serenata; luego entraron a la casa donde hubo frases elogiosas de parte del general Collazo para el señor Conde.
Después tomo la palabra el Sr. José Martí y en un espléndido discurso, manifestó que ese reloj marcaría muy pronto la redención de Cuba.
Igualmente hablo de grandes obras de progreso. En el mismo mes de septiembre, previa autorización del Ayuntamiento, Benigno Conde estableció una sociedad de ornato llamada “Ornato Publico” y junto con ella la Lotería “El Parque” para con los beneficios de esta pagar la deuda del reloj.
Siendo el Sr. Conde regidor del Ayuntamiento fue autorizado el día 20 de enero de 1897 a montar cuatro fuentes públicas en la Plaza de Armas, lo cual se llevo a cabo por medio de una suscripción pública. La inauguración de dichas fuentes tuvo lugar el día 27 de febrero de 1897.
Datos tomados del folleto cortesía del Comedor Adela, Montecristi, República Dominicana

Fuente: montecristialdia.net

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.