¿Quién fue el doctor Luis Eduardo Aybar?

Nace en Santo Domingo, el 21 de Junio de 1881, estudió en el colegio “San Luis Gonzaga” y luego se titula de maestro, profesión que ejerce mientras estudia medicina para sufragar sus gastos y ayudar a su familia. En 1904 recibe del Instituto Profesional (luego Universidad de Santo Domingo) su diploma de Licenciado en Medicina y Cirugía; dos años después viaja a Francia, donde estudia durante 5 años y la Universidad de Paris le otorgó en 1911 el título de Doctor en Medicina.

Durante su formación en Europa, y luego en algunos viajes que hizo durante la Gran Guerra, laboró como cirujano en algunos hospitales del viejo continente. A su regreso al país en 1912 inicia su carrera profesional en San Pedro de Macorís, donde se le reconoce como un gran cirujano y entra a formar parte del Hospital San Antonio, fundado por el Dr. Carl Theodore George, considerado uno de los mejores centros de salud del país en esa época. Posteriormente se traslada a Santo Domingo donde desarrolló el resto de su actividad profesional.

Acreditado como un comprometido gremialista, llegó a ser presidente de la Asociación Médica Dominicana y de la Cruz Roja Dominicana. En sus documentos testimoniales se expresa con claridad su profunda sensibilidad social y preocupación para que el país marchara por mejores senderos que los transitados en la época que le tocó vivir. De conocida vocación patriótica, durante la primera intervención norteamericana al país (1916-1924) presidió la Junta Patriótica de San Pedro de Macorís, comprometido como activista en favor de la salida de las tropas de ocupación.

En el Doctor Luis Eduardo Aybar se conjugaban una excepcional habilidad quirúrgica, basada en sus amplios conocimientos de anatomía y fisiología, con una legendaria capacidad de análisis y fino instinto clínico; lo que permitió se le considerara como el mejor cirujano del país en las primeras décadas del siglo XX. De sus dotes y destrezas se beneficiaron los pacientes que acudían a la “Clínica Mercedes” que apertura en Santo Domingo en enero de 1930; destruida por el ciclón San Zenón en septiembre del mismo año, la rehabilita parcialmente y la convierte en Clínica de Socorro, donde según registros se atendieron más de 600 personas por heridas y traumas mayores.

Se le reconoce autor de varios libros y artículos de revistas científicas de su época. Como docente en la Universidad de Santo Domingo desarrolló merecida fama con sus cátedras de Patología Médica, combinando sus enseñanzas de medicina con interesantes puntualizaciones y señalamientos sobre el compromiso del profesional de la salud con la sociedad y los pacientes.

Falleció en 1934 por complicaciones asociadas a una hemorragia gastro-intestinal después de un cuadro febril inicial. Hoy se le distingue como Maestro de la Cirugía Dominicana en reconocimiento a una trayectoria consagrada al estudio, al ejercicio de la cirugía, a sus pacientes y a la patria cuando esta reclamó de él.

Fuente: colegiodominicanodecirujanos.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.