Regreso a la escuela con un nuevo enfoque

Este será un regreso a clases con un modelo híbrido, al cual tendremos que acostumbrarnos. Para ello, se deben seguir protocolos de sanidad que contribuyan a disminuir el riesgo de contagios por SARS-Cov-2.

Las niñas y los niños deben cumplir con las medidas de seguridad sanitaria, como lo es el uso de cubrebocas permanente dentro de las instalaciones escolares, medir la temperatura al ingresar, así como aplicarse gel hidroalcohólico y conservar al menos metro y medio de distancia entre ellos.

Para la psicóloga Cristina Curiel, este nuevo ciclo escolar será difícil al inicio, ya que todos necesitaremos acoplarnos a lo que hacíamos antes, pero con un nuevo enfoque.

“Hay que recordar que cuando inició la pandemia nos tomó tiempo adaptarnos a una nueva forma de convivir; fue un shock que provocó mucha angustia, depresión o insomnio, pero todos nos acostumbramos a este esquema de vida, y ahora tenemos que acoplarnos al regreso”.

Alumnos, maestros y padres de familia harán su mejor esfuerzo para adaptarse al modelo de educación híbrido. 

El SARS Cov-2 es un virus con el que tendremos que aprender a convivir. Para ello, las y los docentes tienen que estar bien para poder apoyar a sus alumnos. “Para desempeñar nuestra función necesitamos evaluar cómo estamos internamente, pedir ayuda, validar nuestras emociones, tener espacios para buscarnos a nosotros mismos y ponerle nombre a lo que necesitamos”.

La experta agrega que los profesores también necesitarán ser flexibles porque los alumnos y las alumnas tratarán de hacer su mejor esfuerzo para adaptarse a una realidad semi presencial.

Reabrir las escuelas implica instaurar medidas de protección personal. Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), las escuelas, bajo la supervisión de las autoridades sanitarias, necesitan implementar medidas de higiene como:

  • El funcionamiento escolar a un nivel de capacidad reducida
  • La inclusión de enfoques que combinen el esquema presencial con el virtual.
  • La implementación de medidas que deben utilizarse con los diferentes protocolos de las autoridades locales y de salud.

Priorizar la salud física y mental

Por su parte, la psicóloga Ana Paola Sáenz, también académica de la Universidad Iberoamericana (UIA), considera que este retorno a las clases presenciales puede provocar ansiedad en algunas personas, niños y adultos, al grado de que no puedan realizar sus actividades cotidianas. Si fuera el caso, aconseja buscar ayuda profesional.

Algunos focos rojos, dice la experta, son tener pensamientos catastróficos y presentar alteraciones de:

  • El sueño
  • El apetito
  • Los estados de ánimo

Por su parte, la doctora Curiel, quien también es integrante de la Sociedad Psicoanalítica de México, recomienda:

  • Pensar en el autocuidado.
  • Evaluar cómo estamos, cómo nos sentimos y qué podemos hacer.
  • Validar nuestras emociones y la de nuestra familia.
  • Pensar en las cosas que nos hacen sentir tranquilos y sobre los esquemas que nos permiten estar bien.

Ahora tenemos muchas cosas en las cuales hay que pensar y que nos quitan energía física y mental, que nos desgastan. Por eso, es importante estar conscientes de que esto es normal y esperado en una situación como la que estamos viviendo.

Fuente: babycreysi.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *