Un día como hoy se fundó la Orquesta Sinfónica Nacional

 

Es la institución oficial de música instrumental de la República Dominicana, cuyo objetivo principal es dar a conocer las obras de los grandes maestros universales y de la República Dominicana, y contribuir a enriquecer el acervo musical dominicano, al ser una cantera de maestros, intérpretes y compositores.

Fundada el 5 de agosto de 1941, proviene de la Orquesta Sinfónica de Santo Domingo, grupo musical particular, que por gestiones del músico español Enrique Casal Chapí se convierte en una institución estatal, la cual fue reforzada con músicos de la Orquesta de la Sociedad de Conciertos, de la Banda de Música del Ejército y de la Banda Municipal, bajo la dirección del maestro Casal Chapí.

Actualmente la OSN está dirigida por el maestro José Antonio Molina, y cuenta con excelentes músicos dominicanos y extranjeros que la han colocado en su más alto nivel artístico.

Tiene temporadas regulares de conciertos en otoño y primavera. Es protagonista del Festival Musical de Santo Domingo y ofrece conciertos complementarios a su programación regular en diversos escenarios de Santo Domingo y otras ciudades dominicanas.

En el 1986 se creó la Fundación Sinfonía, institución privada sin fines de lucro, con el propósito de apoyar y promover la Orquesta Sinfónica Nacional. Sinfonía organiza el Festival Musical de Santo Domingo, así como conciertos extraordinarios de la orquesta y ha creado un fondo patrimonial con aportes del sector privado.

Fuente: bellasartesrd.gob.do

Hoy se cumplen 75 años del terremoto más grande de la historia de la Hispaniola

 

 

El del 4 de agosto de 1946 ocurre el terremoto más grande de la historia sísmica instrumental de la Hispaniola, su magnitud fue calculada en 8.1 y alcanzó intensidades de X y XI en la escala Mercalli Modificada.

Lo más importante de este terremoto fue el tsunami que se generó a raíz de la sacudida sísmica. El poblado de Matanza de la hoy Provincia María Trinidad Sánchez, Nagua, fue arrasado totalmente por las olas gigantescas que alcanzaron más 9 pies de altura; penetrando hasta 2 kilómetros hacia tierra, quedando de unas 300 casas construidas de maderas solo 8, las demás fueron despedazadas. Los pueblos de Cabrera, Nagua y Sánchez quedaron sin comunicación al derrumbarse varios puentes.

La cantidad de escombros era enorme, hombres y mujeres como también animales formaron parte de estos, al quedar sepultados. La totalidad de los cadáveres no fue posible rescatar (aunque se estima mas de 1,000 personas) por la Marina de Guerra, que hizo todo lo que estaba a su alcance. Los temblores no dejaban de suceder y el luto de toda la nación crecía, se encontraban cada día más muertos. En la región Noreste en varios lugares la tierra se abrió, dejando la huella de aquel terremoto sumamente destructivo, que es considerado el más fuerte del último siglo y aun así es estimado menor que el sismo del 1842.

 

En Moca el Palacio Municipal se desplomó, el mercado público, la calle Nuestra Señora del Rosario quedó obstruida por los escombros; la casa Consistorial, el Club Rotario, la Glorieta del parque Cáceres, las Torres de las Iglesias de Moca se fueron abajo. En Santo Domingo en la casa número 24 de la calle Isabel La Católica se produjeron graves grietas, también el muelle de Santo Domingo se agrietó.

En San Francisco de Macorís el Templo Católico la iglesia Nuestra Señora de la Mercedes, el local del Partido Dominicano y comercios sufrieron graves daños al ser azotados por la furia del terremoto. En Santiago un almacén se desplomó; el canal Presidente Trujillo fue severamente dañado. Los arrecifes y acantilados en Arroyo Salado se desplomaron en grandes masas; lo cual se pudo observar en Cabrera. Todos los poblados del país sufrieron por este terremoto, pero la región gravemente afectada y más destruida fue el noreste.

Un fenómeno que acompañó al terremoto, según William C. Chisholm, capitán del barco cubano “Camco I” que pasaba por el lugar, fue algo que parecía una capa de aceite brillante en el mar.

Es importante señalar que la asistencia, para los damnificados del terremoto, fue muy rápida y efectiva.

 

 

 

Fuente: sismologico.uasd.edu.do

Cerebro y emociones: su reacción durante la pandemia

Hoy en día en la quinta edición del Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DSM-5), “la Biblia” de la psiquiatría moderna, se clasifican los trastornos según síntomas específicos: trastorno depresivo mayor (a menudo denominado simplemente depresión) Trastorno depresivo persistente (distimias), otros trastornos depresivos específicos o no específicos. Por igual las ansiedades y las fobias, tienen su clasificación determinada en ese manual.

Así comienza hablando sobre el cerebro y las emociones, el neurólogo José Silié Ruiz, quien sostiene: “Con la venia de mis amables lectores, me atrevo a hacer la aseveración en este ‘conversatorio’, que a través de los años la conducta humana ha variado poco y que a medida que la ciencia avanza se cambian nombres  y terapéuticas, pero en esencia somos iguales en los padecimientos médicos a través de la historia, salvo algunos ejemplos y enfermedades que cambian cada cierto tiempo”.

¿Qué es exactamente una depresión? Se caracteriza ante todo por una angustia, o sea un estado de tensión emocional elevado, acompañado de una sensación abrumadora de aprensión que carece de causa aparente. El especialista dice que, con esta pandemia todos los seres humanos han tenido ansiedades pasajeras cuyas causas se olvidan. “Pero la repetición de una circunstancia que una vez causó temor y angustia, puede evocar reconcomios y reaparecer en las profundidades de nuestro subconsciente, para producirnos pánicos y tristezas desconcertantes”.

Otro elemento común que cita Silié Ruiz en todas las depresiones y distimias, es el debilitamiento de los mecanismos de defensa inmunológico. En las primeras etapas de la vida la mayoría de los seres humanos aprenden a protegerse contra situaciones que causan angustia, generalmente haciendo uso del raciocinio, aunque a veces este sea especioso. “En ocasiones los mecanismos de defensa funcionan más o menos eficazmente toda la vida. Pero a menudo cuando las tensiones emocionales y los temores se acumulan de forma agobiadora, como en estos momentos de pandemia, nuestras defensas físicas y emocionales se paralizan, se desencadena la angustia subyacente, entonces la persona sufre una angustia existencial y cae en la desesperación”, explica el neurólogo.

Por esta triste realidad tan estresante que está viviendo el mundo, colmada de angustias, miedos y desesperanzas, vemos que este derrumbe emocional está ocurriendo con alarmante frecuencia, evidenciado en: trastornos de conducta, violencia intrafamiliar y de género, agresividad, desacatos sociales, suicidios, etcétera.

¿Cómo puede uno saber cuándo va de camino al desastre? El primer signo generalmente es una sensación vaga y prolongada de malestar. Acaso aparezcan al mismo tiempo trastornos físicos molestos: inquietud, fatiga persistente, apatía, llanto espontaneo, “dolor en el alma”, insomnio o lo opuesto. Tal vez se presenten síntomas graves, intensos como dolores de cabeza, palpitaciones cardíacas, mareos, desórdenes gastrointestinales, dolores musculares inespecíficos.

“La tolerancia humana a la tensión emocional tiene un límite y cada ser humano su punto de fractura. Si a esto le agregamos un desgaste físico por la falta de sueño, la inapetencia alimentaria y sexual, los retos económicos y sociales, las demandas del trabajo, conflictos en la familia, etc., esa persona colapsará emocionalmente- Sabemos hoy que las depresiones y las ansiedades tienen, implicados elementos neuroquímicos, neuroendocrinos y alteraciones sistémicas”.

Recomienda no esperar el derrumbe para buscar ayuda temprana de su médico, que este de seguro lo referirá al terapeuta.

Parece lógico que la capacidad para mantener un estado de ánimo positivo o una emoción del mismo tipo, tenga un impacto directo en la habilidad del individuo para experimentar felicidad, todo esto leído, hoy se diagnostica como: distimia, depresión o ansiedad. “Sustento la teoría de que la forma más rápida de alcanzar un mejor estado de armonía mental y felicidad personal, es no olvidando que la autoestima y el amor comienzan por usted, pero siempre con ayuda profesional”, concluye Silié Ruiz.

 

Fuente: Listín Diario

Educación ambiental, clave para el desarrollo sostenible

La juventud de hoy es el futuro de mañana y en la construcción de un mundo mejor su formación es fundamental. Un informe publicado por la UNESCO advierte que es imprescindible lograr que la educación medioambiental sea un componente central del currículo escolar en todo el mundo de aquí a 2025. La publicación afirma que más de la mitad de los planes de estudio de casi 50 países no menciona el cambio climático, lo cual significa un gran impedimento para alcanzar los objetivos de la Agenda 2030. Asimismo, el organismo internacional promueve un enfoque holístico de los problemas ambientales y considera que es necesario incluir el conocimiento de las comunidades indígenas dentro de estos programas educativos.

La UNESCO, el organismo especializado de las Naciones Unidas para la educación, considera que la formación es la máxima prioridad porque se trata de un derecho humano básico y el fundamento de la paz y el desarrollo sostenible. En este sentido, la entidad internacional advierte acerca de la necesidad de que la educación medioambiental tome la relevancia que merece a nivel mundial. Así lo afirma en el último informe publicado a comienzos del 2021 titulado: “Aprender por nuestro planeta. Una revisión global de cómo se integran los temas medioambientales en la educación”.

Es claro que no estamos haciendo las cosas bien: el 2020 fue el año más caluroso jamás registrado; un millón de especies están en peligro de extinción; el cambio climático es un hecho casi irreversible y hay evidencia científica de que estamos utilizando más recursos de los que el planeta puede generar cada año. ¿Algo más? La lista podría continuar y si seguimos viviendo como hasta ahora, necesitaremos tres Tierras en 2050. Sabemos que el modo en que vivimos actualmente no es sostenible. Es necesario un cambio urgente, pero un cambio duradero es imposible sin educación.

La investigación muestra que las y los estudiantes necesitan más apoyo para aprender y actuar en favor de nuestro planeta. La publicación presenta el grado de integración de las cuestiones medioambientales en las políticas y planes de estudio de la educación primaria y secundaria en 46 Estados Miembros de la UNESCO. Los resultados son poco alentadores ya que más de la mitad de las políticas educativas y los planes de estudio estudiados no mencionan el cambio climático.  Además, sólo el 19% hace referencia a la biodiversidad.

Aunque el 92% de los documentos políticos y curriculares analizados incluían al menos una referencia a temas medioambientales, la profundidad de la inclusión era muy baja. Otro dato relevante que emergió de la investigación fue que en los planes de estudio se prestaba mucha más atención al “medio ambiente” que al “cambio climático” o a la “biodiversidad”, ya que el 83% de los documentos analizados mencionaban el “medio ambiente” al menos una vez y el 69% la “sostenibilidad”, mientras que el “cambio climático” y la “biodiversidad” sólo se mencionaban en el 47% y el 19% de los documentos, respectivamente.

Asimismo, el documento explica que el papel de las leyes medioambientales y de los programas y eventos intergubernamentales en el avance de los cambios políticos a nivel nacional es evidente a través de los cambios en los marcos utilizados en la política educativa. Otra de las grandes falencias encontradas es que se sigue haciendo hincapié en el aprendizaje sobre el clima y otras cuestiones medioambientales, en lugar de desarrollar también las competencias socioemocionales y de acción fundamentales para la acción medioambiental y climática. Por otro lado, se identificaron numerosos obstáculos logísticos, sociales y políticos para la inclusión de contenidos medioambientales en la educación, lo que sugiere la importancia del aprendizaje permanente y la necesidad de que la paz y la sostenibilidad medioambiental avancen juntas.

Pero no todas son malas noticias, los países han progresado en el tiempo, pero está claro que hay que hacer más para preparar a los alumnos con los conocimientos, las competencias, los valores y las actitudes necesarios para actuar en favor de nuestro planeta. Para contribuir a revertir esta situación el estudio realiza una serie de recomendaciones:

  • Debería hacerse más hincapié en los temas medioambientales en la educación, con una necesidad particular de ampliar la integración del cambio climático y la biodiversidad.
  • El aprendizaje medioambiental debería integrarse en todo el plan de estudios, con una pedagogía holística que vaya más allá de un enfoque exclusivo de conocimiento cognitivo y que tenga como objetivo involucrar a los estudiantes social y emocionalmente y en el aprendizaje y la participación orientados a la acción.
  • Los planes sectoriales de educación deben incluir temas relacionados con el medio ambiente para mostrar una priorización de alto nivel, incidir en la orientación de los contenidos de aprendizaje y promover enfoques sectoriales integrales de la sostenibilidad.
  • Todos los profesores y directores de escuela deben estar capacitados en Educación para el Desarrollo Sostenible, educación ambiental, el cambio climático y la biodiversidad. Deberían estar preparados para poner en práctica sus conocimientos en este ámbito utilizando enfoques de aprendizaje transformador

En este desafío todos los sectores pueden y deben aportar su granito de arena. La UNESCO concluye que los gobiernos, los responsables de las políticas educativas, los académicos y las partes interesadas en la educación y el medio ambiente deben seguir comprometiéndose con la Educación para el Desarrollo Sostenible antes de que sea demasiado tarde. Las y los alumnos de todo el mundo serán los agentes de cambio del futuro y para actúan en favor de nuestro planeta necesitan formación de calidad.

 

Fuente: redem.org

¿Cuál es el origen de los Juegos Olímpicos?

 

Desde el 23 de julio, comenzó la cita más esperada por el mundo del deporte. La ciudad de Tokio se ha convertido en el epicentro del mundo gracias a la celebración de los Juegos Olímpicos más esperados de la historia. Si quisiéramos definir qué es una Olimpiada podríamos decir que es el mayor acontecimiento multidisciplinar e internacional que se celebra cada cuatro años. Pero como todo tiene un origen, los Juegos no podían ser menos. En este artículo, repasaremos la historia de este extraordinario evento además de conocer sus inicios y los deportes que se disputaban en los primeros años que se celebró el torneo en la Antigua Grecia.

Origen de los Juegos olímpicos en la Era Antigua

Se tiene constancia de que el inicio de los Juegos data de 776 a.C. en la Antigua Grecia, más concretamente en la ciudad de Olimpia. En su origen, se trataba de una serie de competiciones de carácter atlético disputadas por los diferentes ciudadanos de los múltiples estados que componían Grecia. Según Pausanias, famoso historiador griego, los juegos fueron creados por Heracles Ideo, un antiguo sanador mitológico que retó a sus hermanos a una carrera en la que el ganador recibía una corona de olivo silvestre. Otras teorías atribuyen a Zeus la creación del torneo tras haber vencido a Cronos.

La importancia del evento era tal que Hipias de Elide, a finales del siglo V a.C., había recopilado datos de los ganadores de años anteriores en los Juegos. En estos documentos aparece el primer vencedor de una cita olímpica, Corebo de Elide, atleta que se impuso en la única prueba disputada. En el origen de palabra, podemos decir que una Olimpiada es el periodo que transcurre entre los Juegos cada cuatro años y su nombre se debe al lugar donde se celebraba este acontecimiento, la villa griega de Olimpia, monte donde se localizaba el santuario a Zeus más importante de toda Grecia.

El carácter social de los Juegos

Los Juegos Olímpicos debían ser gobernados y dirigidos por los magistrados, representantes del estado. Durante la celebración, toda actividad estaba obligada a pararse para poder disfrutar del evento en plenitud. El fin de esta fiesta del deporte era estrechar lazos entre los diferentes estados griegos ya que al acontecimiento acudían habitantes de lugares recónditos de Grecia. Durante las pruebas, no sólo existían disciplinas atléticas, sino que además se hacían ofrendas y sacrificios a los dioses creando un sentimiento de pertenencia a la cultura e idiosincrasia griegas.

Por otro lado, los Juegos sirvieron para que las clases sociales más desfavorecidas pudieran competir con la nobleza griega. Este hecho dotó a la sociedad de una parte más democrática que todavía no se encontraba vigente entre la población helena.

La ékécheiria

Este término prohibía cualquier tipo de actividad bélica durante el transcurso del evento. La tregua comenzaba unos días antes del inicio de la Olimpiada y finalizaba días posteriores a la clausura del mismo. De esta forma, los participantes y la sociedad en general se aseguraban de que el trayecto hacía el monte Olimpo fuera seguro.
Las normas eran claras, todas las ciudades y estados que no aceptaran esta tregua quedaban automáticamente excluidos de las pruebas e incluso las poblaciones que rompieran el acuerdo eran castigadas con duras multas y la expulsión de sus representantes.

El desarrollo de los Juegos

Los Juegos Olímpicos estaban restringidos para los ciudadanos griegos que tuvieran única y exclusivamente la ciudadanía. El proceso para poder competir empezaba el año anterior, donde los atletas que querían participar se entrenaban en sus propias ciudades o polis. Un mes antes del inicio del evento, los participantes se trasladaban a la ciudad de Elis, situada a 50 km de Olimpia. A su llegada, los atletas y familiares debían realizar un juramento ante el altar de Zeus comprometiéndose a jugar limpio durante la competición, además de cumplir con las normas de entrenamiento estipuladas.

La Ceremonia Inaugural era un día dedicado a las relaciones sociales y políticas, además de banquetes y celebraciones que daban el pistoletazo de salida al evento. Al día siguiente comenzaban las competiciones. Los primeros en competir eran los niños en pruebas de carreras, pugilato (boxeo) y lucha. En el segundo día de competición los mayores hacían su entrada en carreras de velocidad y resistencia, denominadas Diaulo y Dólico. Posteriormente aparecía en escena la lucha mediante el pugilato, disciplina que obligaba a los participantes a pelearse sin poder abrazarse. Pancracio era la otra categoría de lucha que se caracterizaba por disputarse sin reglas, excepto morder o sacar los ojos al contrario.

El pentatlón (salto de longitud, carrera, disco, jabalina y lucha) era otra de las disciplinas más conocidas en Grecia además de las carreras de carros con caballos, categoría que terminaba con una mujer como premio para el vencedor. En el sexto día se celebraba la Ceremonia de Clausura donde se hacía la entrega de premios y se homenajeaba a los ganadores con un impresionante banquete.

Origen Juegos Olímpicos en la Era Moderna

Las Olimpiadas de la antigüedad dejaron de celebrarse en el 393 d.C. cuando empezaron a extenderse eventos similares en zonas próximas a Grecia. Sin embargo, 1.500 años más tarde, el Barón Pierre de Courbetin, aprovechando el congreso de la unión de sociedades de Francia, planteó la idea de renovar los Juegos Olímpicos a escala mundial. Su idea era alcanzar la hermandad y espiritualidad a través del deporte creando una competición capaz de reunir a atletas de todos los países del mundo.

Fuente: Rtve.es

Santo Domingo: “Primera Ciudad del Nuevo Mundo”

La República Dominicana es conocida en el mundo principalmente como un lugar turístico. Cada año, alrededor de 5 millones de turistas descansan en sus playas de ensueño y gozan de su clima tropical.

Algo que no todos saben es que Santo Domingo, la capital de República Dominicana, es considerada la “Primera Ciudad del Nuevo Mundo”, aunque no fue el primer asentamiento fundado por los colonos españoles.

En su primer viaje Cristóbal Colón tocó tierra americana el 12 de Octubre 1492, llegando a una pequeña isla, que bautizó San Salvador, en el actual archipiélago de Bahamas.

Luego rodeó las costas de Cuba, y el día de navidad del 1492 una tempestad hizo encallar una de las tres carabelas, la Santa María, en la costa norte de la isla de Española, en la actual Haití. Aquí, con los restos de la Santa María, fundó el Fuerte Navidad, primer asentamiento europeo en el nuevo mundo, dejando 39 colonos a las órdenes de Diego de Arana.

Colón volvió a España y después de unos meses organizó una segunda y más amplia expedición hacia América que contaba con 17 buques y 1.500 hombres. Llegando al Fuerte Navidad en noviembre 1493, lo encontró destruido y sus pobladores muertos.

Santo Domingo: “Primera Ciudad del Nuevo Mundo”

Para evitar las represalias de los pobladores originarios de la isla, los indios taínos, Colón decidió fundar una nueva colonia en una ensenada más al este, en la costa norte de la actual República Dominicana. La nueva colonia fue llamada La Isabela, en honor a la reina Isabel I de Castilla, y tuvo también una vida efímera al quedar despoblada pocos años después. La Isabela es considerada la primera ciudad fundada por los españoles en el nuevo mundo ya que, a diferencia del Fuerte Navidad, tenía características de ciudad, con edificios en piedra, un iglesia y un hospital, así como lo relató Bartolomé de las Casas.

En 1496 Colón vuelve nuevamente a España, dejando su hermano menor Bartolomé Colón como gobernador de la isla. Bartolomé empezó a explorar la parte sur de la isla, en particular la desembocadura del río Ozama donde el 5 de agosto 1496 fundó La Nueva Isabela, que más tarde tomará el nombre de Santo Domingo. La Nueva Isabela fue fundada en la orilla oriental del río Ozama y al ser destruida por un huracán en 1502, fue re fundada en la orilla opuesta por el Gobernador Nicolás de Ovando.

Bajo el gobierno de Nicolás de Ovando y sucesivamente de Diego Colón, hijo de Cristóbal, Santo Domingo empezó a desarrollarse y fueron construidos algunos de los esplendidos edificios que todavía son parte de la ciudad.

Los edificios coloniales más importantes de la ciudad incluyen entre otros: la Catedral de Santa María La Menor, llamada Catedral Primada de América; el Alcázar de Colón, primer castillo de América y residencia del Virrey de las Indias, don Diego Colón; el Monasterio de San Francisco, las ruinas del primer monasterio en América; el Museo de las Casas Reales, el antiguo Palacio del Gobernador General; la Fortaleza Ozama, la más antigua fortaleza en América; el Panteón de la Patria, un antiguo edificio jesuita que acoge los restos de varios insignes representantes de la Orden de los Dominicos; y la Iglesia del Convento Dominico, el primer convento en América.

En 1990 la zona colonial de Santo Domingo ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación y la Cultura (UNESCO) y en la actualidad se encuentra en un amplio proceso de remodelación para preservar el importante patrimonio histórico que representa.

Fuente: www.historiadelnuevomundo.com

Cuánto, cómo y cuándo debe empezar a jugar videojuegos tu hijo

La palabra e-sport cada vez aparece más en los medios de comunicación. Se trata de competiciones de videojuegos en las que participa un solo jugador o multijugador. Es decir, el jugador contra la máquina o contra otros jugadores, ya sea en una misma localización o a través de internet, con un jugador en Singapur y otro en Albacete, por ejemplo. Existen, de hecho, canales de televisión que retransmiten partidas de e-sport con narradores y comentaristas, como si se tratara de un partido de fútbol.

Sin embargo, para los apocalípticos, los videojuegos son poco menos que un colorido y luminoso demonio que anuncia el fin de la edad de oro. Tanto que hay voces que alertan sobre los peligros inherentes a los videojuegos, desde una posible adicción a un aumento de la violencia. Sin embargo, prohibir o evitar que los niños jueguen con dispositivos electrónicos no tiene sentido alguno, como tampoco lo tiene evitar que, a una determinada edad, nuestros hijos tengan un teléfono móvil. Al contrario, si el niño no participa de ese entretenimiento, será considerado raro por los demás y en algunos casos será rechazado. Nuestros esfuerzos, como padres y educadores, deben dirigirse a aconsejar e influir a qué, cuánto, cuándo y cómo juegan. Dicho de otro modo, debemos ser realistas.

Antes de nada, conviene recordar que los videojuegos son un tipo más de juegos y que nunca deben ser el único modo de juego del niño, ni siquiera al que dediquen más tiempo. Lo mismo diríamos de un niño que se encerrara en casa para leer de cabo a rabo la Enciclopedia Britanica. Como ya hemos dicho en otro artículo, sobre el juego y el cerebro:

Desde el punto de vista del entorno donde hemos evolucionado como especie, el mejor juego es el que se produce en el exterior, moviéndose y en grupos de niños de diferentes edades. El juego es el mejor medio para aprender destreza y habilidades cognitivas de todo tipo incluidas las sociales.

El videojuego no es un juego de azar, donde la suerte es el componente fundamental. Aunque a veces la suerte influye -como en cualquier aspecto de la vida-, lo que más cuenta es la habilidad del jugador para desarrollar una estrategia con la que superar los retos que se le presentan. Estas habilidades pueden ser muy complejas, hasta el punto de que muchas grandes compañías, como IBM, han llegado a buscar a sus líderes entre los mejores jugadores de ciertos tipos de videojuegos

En este sentido, en otro artículo ya hablamos sobre los mitos acerca del uso de videojuegos desde la perspectiva neurocientífica, en concreto sobre si fomentan el aislamiento social, la violencia, depresión y/o ansiedad o si aumentan o disminuyen las capacidades cognitivas. Por lo tanto, nos centraremos en otros aspectos, como el horario, el tiempo y los tipos de juegos que existen.

Cuándo deben jugar

En general, podemos establecer dos reglas básicas:

  1. Cuando se va el sol, el cerebro, que sigue un ritmo circadiano, pone en marcha un mecanismo para la producción de melatonina, una hormona que favorece el sueño. La luz azul de los dispositivos electrónicos puede alterar este proceso. Por lo tanto, desde ese momento, el acceso, ya sea para jugar o para ver cualquier tipo de contenido, debe hacerse con filtros de luz azul o activando el modo noche para que la pantalla se vea con tonos anaranjados y luz más débil.
  2. Después de cenar y en el periodo previo a irse a dormir, no se debe jugar, pues se estimula el cerebro y por lo tanto el cuerpo, lo cual va en contra del proceso fisiológico del sueño. De hecho, esa estimulación puede aumentar la producción de la hormona cortisol, que nos prepara para la acción.

Cuánto deben jugar

Como ya se ha dicho, siempre debemos dar preferencia al juego al aire libre. Si los niños realizan este tipo de juegos con normalidad, no debería preocuparnos que jueguen con videojuegos en otros momentos.

De 3 a 12 años, lo recomendable es dejar jugar a los niños entre una y dos horas máximo al día, sobre todo durante los fines de semana. Al menos eso es lo que recomienda la Asociación Pediátrica Americana. Ahora bien, a partir de esa edad el límite dos horas será ciertamente complicado de mantener. Por todo ello, es necesario poner normas en cuanto a que días y horas se puede jugar. Y no romperlas.

Por eso, algo muy importante es cómo conseguimos que los niños dejen de jugar. Lo mejor es establecer un tiempo con anterioridad y asegurarnos de que nuestros hijos lo han entendido. De esta forma, hay que avisar con unos minutos de antelación para que guarden la partida o la acaben de la mejor manera posible. Eso sí, una vez llegado el momento de cortar, hay que ser tajantes. Insistimos: no vale titubear.

A qué deben jugar

A la hora de comprar un videojuego, hay que tener en cuenta su clasificación según el contenido. Al igual que las películas, los videojuegos tienen marcada cuál es la edad mínima para poder jugarlo.

Antes de los 3 años los niños no muestran interés por los videojuegos, ya que no disponen de las habilidades cognitivas suficientes. Su interacción con ordenadores, tablets y móviles son para ver contenido de video, como dibujos animados, películas infantiles o incluso algo tan insólito como contemplar a una niña abrir cincuenta huevos sorpresa seguidos.

Sin embargo, existen multitud de juegos adecuados para niños a partir de 3 años. En ellos se premia su imaginación y habilidad, a la vez que pueden mejorar ciertas habilidades cognitivas en su desarrollo. Por ejemplo, en 2012, un estudio con niños entre 3 y 7 años que habían usado la aplicación Martha Speaks Dog Party durante 15 días seguidos, constató un aumento del vocabulario en un 31 por ciento de los participantes.

Nuestra recomendación son juegos donde el objetivo sea construir cosas sencillas, identificar animales o desarrollar habilidades de lecto-escritura, ya que a esa edad empiezan con ese aprendizaje en la escuela. Suelen ser, además, juegos que no necesitan continuidad, ya que los niños a esas edades suelen cansarse y aburrirse rápido por su capacidad limitada de mantener la atención o elaborar razonamientos complejos sobre estrategias del juego. Y algo muy importante: es recomendable que los padres jueguen con los niños.

Dado que a partir de los 7 años los niños son más autónomos y con más habilidades cognitivas, los juegos tienen una mayor más dificultad, lo cual exige el desarrollo de estrategias de mayor nivel. Por lo tanto, los niños ya pueden “engancharse” con más facilidad, así que debemos estar atentos a los límites de tiempo.

Existen juegos recomendables de construcción, como Minecraft en su versión educativa o Lego Worlds. Son juegos muy libres, donde se puede hacer cualquier tipo de construcción, lo que fomenta la imaginación.

También son recomendables juegos de tipo plataforma, como Crash Bandicoot o Ratchet & Clank, donde un personaje tipo comic supera retos en un mundo imaginario. En estos juegos cuentan la habilidad y la rapidez más que en los juegos puros de estrategia. Asimismo, los niños ya empiezan a utilizar simuladores deportivos tipo FIFA o Fórmula 1, que en su nivel fácil son bastante entretenidos y pueden jugarse en familia.

A partir de los 12 años

A partir de los 12 años el niño ya es capaz de sostener la atención y concentrarse mucho tiempo, así que puede adentrarse en juegos de alto nivel, tanto de habilidad como estrategia. De hecho, resulta bastante sorprendente el nivel de destreza que pueden desarrollar en su interacción con la máquina. Y también bastante desalentador para nosotros cuando jugamos con ellos.

Al igual que el cine o la televisión, no son perjudiciales por sí mismos, sino del uso que hacemos de ellos, de la misma forma que un cuchillo sirve para cortar la carne o para atracar gasolineras

Para estas edades destacan juegos como Civilization y Sim City, donde se pueden construir ciudades y manejar recursos, esto es, elaborar estrategias más o menos complicadas para prosperar en un mundo virtual. Estos juegos pueden llegar a tener niveles de dificultad extraordinarios, donde el jugador debe prestar atención para mantener más de cien variables.

Hay, asimismo, aventuras gráficas que son divertidas y entrañan dificultad, como la serie de Zelda, donde, aparte de recorrer mundos más o menos imaginarios, hay que resolver enigmas y encontrar objetos valiosos, con luchas adaptadas al mundo infantil. También existen juegos de lucha con violencia limitada y en tono humorístico, como Overwatch.

Pero sin duda es la edad de los simuladores deportivos, donde el rey indiscutible es la serie Fifa, tanto en versión jugador contra la máquina como jugadores contra otros jugadores. Estos juegos tienen el aliciente que pueden jugarse en familia o con otros niños. Es más, así son mucho más divertidos.

Con más de 14 años

A partir de 14 o 15 años aparece inevitablemente la preferencia hacia juegos tipo MMO en línea (Juegos multijugador en línea cooperativos), donde se juntan jugadores de todo el mundo con avatares virtuales en misiones que pueden llegar a tener una complejidad muy elevada. El rey indiscutible es World of Warcraft (abreviadamente WOW) con más de 10 millones de suscriptores en el mundo. Se puede, individual o colectivamente, hacer equipos, construir ciudades o luchar contra los equipos rivales…

El problema principal a partir de los 14 años es que los videojuegos pueden restar tiempo a otras actividades, como el estudio, el deporte o la interacción familiar. En los adolescentes es mucho más difícil imponer una disciplina, así que lo recomendable es, por ejemplo, ofrecer alternativas de diversión al aire libre, tanto con amigos como dentro de la familia. Es decir, el niño es quien debe encontrar en las actividades alternativas un placer mayor que el de estar frente a una pantalla. Esa labor es familiar, escolar y, en general, del entorno que rodea al niño. Y no es fácil. Exige tiempo y esfuerzo.

El sentido común, pues, deberá prevalecer en nuestra relación con niños y videojuegos. No hay otra fórmula

Asimismo, como hemos explicado otras veces, juegos más o menos violentos -a menudo los que más gustan a partir de los 14 años- no hacen niños más violentos o producen comportamientos antisociales. Al contrario, lo más frecuente es que un entorno familiar y social inadecuado o desestructurado pueda provocar que el niño se refugie en el videojuego para evadirse sea más un efecto que una causa.

La mayoría de videojuegos son online y pueden conectarse a través de internet con otros jugadores. Se puede interactuar con ellos de múltiples maneras. Muchas son beneficiosas, pues sirven para jugar en cooperación y así aprender o desarrollar estrategias. Otras, en cambio, son perjudiciales, como retroalimentarse con otros jugadores para jugar más tiempo, aprender un lenguaje inapropiado o incluso crear una relación que va más allá del juego con alguien que no se sabe quién es. Por lo tanto, debemos vigilar con quién juega nuestro hijo y cómo lo hace.

Seamos claros: los videojuegos en dispositivos móviles, consolas y ordenadores son una realidad que manejan miles de millones de euros en un mundo cada vez más tecnológico. Y a los niños les encantan. Al igual que el cine o la televisión, no son perjudiciales por sí mismos, sino del uso que hacemos de ellos, de la misma forma que un cuchillo sirve para cortar la carne o para atracar gasolineras. El sentido común, pues, deberá prevalecer en nuestra relación con niños y videojuegos. No hay otra fórmula.

 

 

Fuente: elpais.com

¿Quién fue Mariano Lebrón Saviñón?

 

Mariano Lebrón Saviñón (Santo Domingo, 3 de agosto de 1922 – Santo Domingo, 18 de octubre de 2014) fue un escritor y médico dominicano, creador del movimiento literario poesía sorprendida. Durante años la principal figura de la Academia Dominicana de la Lengua.

Nació en Santo Domingo, República Dominicana el 3 de agosto de 1922. Hijo del español nativo de Sevilla José Lebrón Morales y la dominicana Cándida Rosa Saviñón. Cursó la educación primaria y secundaria en Santo Domingo. Se recibió de médico en la Universidad de Santo Domingo en 1946 y en 1949 se especializó en pediatría en Buenos Aires, Argentina.

Dirigió el hospital de Prevención Social de Santo Domingo y trabajó en la Secretaría de Estado de Salud Pública, en el hospital Ramfis, en el hospital Padre Billini y en varios dispensarios médicos del país. Paralelamente al ejercicio de la medicina fue director de Publicaciones y profesor de medicina de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña, donde recibió el galardón de Profesor Distinguido. También fue profesor de la Universidad Autónoma de Santo Domingo.

Fue miembro fundador de la agrupación la Poesía Sorprendida, de la Academia Dominicana de Medicina, del Museo Casa Duarte|Instituto Duartiano y de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña. Además de su producción poética y ensayística, es autor de la obra Historia de la Cultura Dominicana, una de las más ambiciosas en su género en República Dominicana. También es autor de las letras del himno de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña. A él se debe que esa universidad llevara el nombre del erudito dominicano Pedro Henríquez Ureña.

Entre los numerosos reconocimiento que ha recibido están: Orden de Duarte, Sánchez y Mella en el grado de Comendador, el Caonabo de Oro en 1988, el premio Vasconcelos, otorgado por el Frente de Afirmación Hispanista de México (1992), y el Premio Nacional de Literatura (1999), máximo galardón de las letras otorgado en la República Dominicana, y fue el único dominicano en alcanzar ser el orador del premio Príncipe de Asturias, escogido por el príncipe Felipe de Borbón y Grecia. Desde 1984 hasta el 2006 presidió la Academia Dominicana de la Lengua.

En agosto de 2014 fue ingresado en un hospital, su pronóstico delicado.

Su apellido Lebrón es de origen español.​Este apellido está distribuido por América Latina y por toda España concentrándose en Sevilla.​No confundirse con el apellido Lebron originalmente Lebraun concentrado en el municipio Las Matas de Farfán, en la provincia de San Juan, de presunta procedencia haitiana/francesa.

 

 

Fuente: ​

Listín Diario: 132 años de historia

Un ejemplo de dignidad que ha dado lecciones de grandeza en la historia democrática dominicana.

Con la salida del primer ejemplar de LISTIN DIARIO el 1ero. de agosto, de 1889, la República Dominicana inauguraba una página ejemplar en la historia de la libertad de expresión del continente americano.

Con sus 132 años de fundado, LISTIN DIARIO es una institución que ha dado lecciones ejemplares a la historia de la democracia contemporánea. Ha soportado estoicamente los desplantes del poder; la intolerancia y los atropellos. Y a pesar de todo ha llegado hasta nuestro presente fortalecido, exhibiendo su dignidad ciudadana como mayor prueba de su contribución al desarrollo de la República Dominicana.

A su fundador Don Arturo J. Pellerano Alfau le cabe toda la gloria del proyecto. Su visión de futuro y su gran sentido de la responsabilidad lo convirtieron en un trabajador infatigable y un verdadero apóstol del periodismo nacional

El proyecto fue concebido primeramente como una institución para dar a conocer a la sociedad dominicana de su tiempo, en forma de tabloide, la información de las naves que todos los días arribaban y partían del puerto de Santo Domingo. Poco después fue acogiendo nuevas iniciativas hasta que se convirtió en un instrumento de servicio social vital, por donde entraban, en forma de noticias y reflexiones, los acontecimientos más sobresalientes de la historia del país.

El Primer periódico
El 1 de agosto salió a las calles de la ciudad Santo Domingo el Listín Diario Marítimo, una minúscula hoja impresa con tamaño de 4 por 5 pulgadas, en la que informaba el movimiento marítimo de ese día y del siguiente, en el puerto local. Los comerciantes de la ciudad podían leer, a media mañana, esta modesta octavilla de papel. Esa simple hoja, publicada por la Agencia Mercantil Pellerano – Atiles, era el nacimiento del periódico que, con el tiempo, llegaría a ser no solo el primero en importancia, sino también el decano de la prensa en la República Dominicana.

Primeras etapas de LISTIN DIARIO
Si bien el LISTIN DIARIO se inició como una única hoja de 5 x 6 pulgadas en la que se anunciaba, por un solo lado, la entrada y salida de los barcos de cabotaje, cinco días después aumentaba ya otras tantas al cabo de dos semanas. La tirada era de 50 ejemplares.
El éxito de la octavilla fue tal que, en su edición número 28, cuando apenas había cumplido el primer mes de vida, el LISTIN DIARIO insertó dentro de su contenido habitual un breve resumen de noticias procedentes de Europa suministradas por el cable francés a las 24 horas de transcurridas. También se dieron a conocer algunos sueltos bajo el rubro de ¨Noticias Generales¨. La tirada ascendió a los 150 ejemplares.

Reaparece el Listín Diario en 1963
En la calle 19 de Marzo no.58 se encontraban las oficinas del Listín Diario al momento de su reaparición el 01 de agosto de 1963. En su portada, debajo de la foto de don Arturo Pellerano Alfau, una declaración de principios inspirada en los ideales patrióticos, cívicos y morales de nuestro fundador y un saludo de la Asociated Press por nuestra reapertura resaltaban en la parte inferior de la página.

Veinticuatro páginas de 8 columnas volvían desafiantes después de más de dos décadas de silencio durante la dictadura, fruto de los planes de Carlos Alberto Ricart y su familia en San José de Costa Rica en el año 1960. Tan pronto como se dieran las condiciones políticas y presintiendo la caída del régimen trujillista, Moisés A. Pellerano, Rogelio Pellerano (Tuturo), Máximo Gómez Peckham (Júnior), esposo de doña Gisela Pellerano; Juanita Pellerano y Nelly Pellerano de Ricart se hicieron presentes en la convocada reunión.

El primer editorial de 1963, representaba una misión para cualquier persona sobre la cual descansara esa responsabilidad.

El compendio “Cien años del Listín” habla de que esta tarea se le encargó a Manuel Amiama, (Don Cundo), debido a su vasta experiencia como escritor y periodista, y por ser un conocedor profundo de la historia del periodismo dominicano, a fin de dar testimonio de lo que había constituido el Listín para el país en 53 años de trayectoria.

“Aquí está el Listín”, fue el título que Don Cundo le asignó a uno de los editoriales más importantes de la historia dominicana, en el cual se reitera la imparcialidad que nos representa desde nuestros inicios.

Cómo disfrutar las vacaciones escolares con niños

Cuando llegan las vacaciones de los niños, se nos plantea un desafío: establecer una nueva agenda en la que todos podamos disfrutar.

¿Has escuchado alguna vez a una madre o padre durante las vacaciones escolares decir a los niños algo así como: “¡qué ganas tengo de que empiece otra vez el colegio!”. Por desgracia, es algo más común de lo que podíamos pensar en un principio.

Recordemos que las vacaciones deberían ser épocas de disfrute en familia. Por eso, es necesario que un tiempo que tiene que ayudar a la relajación, el descanso y la vida junto a los nuestros no se convierta en una especie de campo de batalla entre padres e hijos.

Aprende a disfrutar de las vacaciones escolares junto a tus hijos

Es posible disfrutar de unas vacaciones escolares en familia sin que el conflicto se convierta en la tónica constante. A pesar de que estos periodos de tiempo rompen con la rutina habitual y cambian los hábitos, sabemos que al gestionarlos de manera correcta, se puede conseguir un periodo agradable y pacífico.

Y es que tanto padres como niños acaban el curso escolar o laboral con un nivel de agotamiento notable. Por eso hay ganas de que llegue el merecido descanso. Sin embargo, también este descanso nos puede agotar si terminamos permitiendo que el desorden se imponga.

Además, muchos padres se quejan, cuando tienen vacaciones, de que lo único que hacen es cambiar su trabajo por el doméstico. Todos los días han de preparar comidas, limpiar el hogar, cuidar de los niños, etc. Sienten que así ni descansan ni disfrutan.

“La hormiga es sabia, pero no lo suficiente como para tomarse unas vacaciones”.

-Clarence Day-

Madres e hijos divirtiéndose

Recomendaciones para las vacaciones escolares con niños

Entonces, ¿cómo disfrutar las vacaciones escolares con niños? La psicóloga Paloma Méndez de Miguel es experta en este tipo de asuntos. Por eso ofrece algunas recomendaciones para disfrutar de estos periodos vacacionales en que los padres coinciden con los niños, evitando en el proceso altercados, nervios innecesarios y desestabilización sin tener que enviar a los pequeños a campamentos o hacer que los abuelos se encarguen de ellos durante demasiado tiempo.

Mantener la rutina de sueño

Es complicado conseguir que los niños se vayan a la cama a su hora habitual durante las vacaciones. Sin embargo, sin mantener una rutina estricta, puede ser interesante retrasar un poco la hora de ir a la cama y también la de levantarse, de forma que ambos horarios coincidan con los de los padres para que, al despertar, no molesten a los adultos.

Mantener horarios y hábitos de comida

Es decir, es necesario que el ritmo de comidas no varíe. Si los horarios en meriendas y comidas, en desayunos y cenas varía, el orden tampoco se mantendrá.

También es importante evitar que los niños se alimenten peor. Si se pasan las vacaciones tomando helados, golosinas y bebidas azucaradas, también esto afectará a su estabilidad correcta.

Planificar descansos y ratos libres

En la vacaciones, cabe el tiempo compartido, pero también el tiempo en solead. Podemos dedicar un rato a jugar con ellos, pero también establecer otros periodos de tiempo en los que ellos tendrán que realizar actividades en las que no dependan de nosotros. 

Estas actividades autónomas no tienen que ver, necesariamente, con el uso de la tecnología. En este sentido, es importante que les animemos a plantear actividades en las que no sean sujetos pasivos y en las que sean al mismo tiempo muy autónomos.

Gestionar de manera inteligente las alternativas de ocio

Recuerda que los niños tienen todo el día libre durante las vacaciones, sin apenas obligaciones. ¿Significa esto que debemos buscar obligaciones para que entretengan sus días de verano? No necesariamente.

Eso sí, es clave ofrecer a los niños tantas opciones como podamos para que disfruten su día a día con posibilidades de ocio que no conocen. Por ejemplo, excursiones, paseos, deporte, etc. Que no todo se centre en no hacer nada y pasar el día delante de la tele o el teléfono móvil.

Reparto de responsabilidades

Para que las vacaciones sean para todos, será importante que los niños asuman una parte de responsabilidad adaptada a su edad. Igual que a lo largo del año las tienen, como ir al colegio, hacer sus deberes, cuidar sus cosas, etc., durante el tiempo de descanso también es clave que colaboren.

En este caso, se puede realizar un pequeño plan en el que se concrete qué tendría que hacer cada uno. Ordenar su cuarto, limpiar, ayudar en las tareas del hogar… Todo dependerá de las posibilidades y necesidades de la familia.

Niña recogiendo juguetes

Respeto por los límites

Por último, pero no menos importante, la especialista recomienda que se respeten los límites. Es decir, tanto padres como niños tendrán que acatar las normas que entre todos se han impuesto.

A pesar de que podamos ser algo más condescendientes en estas fechas, es muy necesario que marquemos límites claros que padres e hijos respeten en todo momento para evitar problemas innecesarios. Deseamos que estas claves ayuden a todas las familias a disfrutar las vacaciones escolares con niños de una forma provechosa, equilibrada y divertida. Está en manos de todos poder gozar de un merecido descanso bien ganado por todos.