La generación del sentimiento

A la Generación Z se la suele considerar valiente y resiliente, pero a la vez presentan secuelas emocionales. Han crecido en el mundo posterior al 11-S, así que el miedo y la ansiedad han sido una constante en sus vidas; ahora, los eventos de 2020 están ahondando en el estrés emocional. Analizamos cómo los cambios sociales y en la cultura digital están reformateando el rango emocional de esta generación.

Análisis

La Generación Z es un grupo que da mucha importancia a los sentimientos y no tiene miedo a abrir su corazón también en el mundo digital. Al haber crecido en un mundo marcado por el estrés, empezaron a inclinarse por las plataformas sociales desde muy pronto, encontrando consuelo en la libertad y el sentido de comunidad que brindan los espacios digitales.

Madurar para la Gen Z ha sido una experiencia muy diferente a la de sus predecesores, en gran medida debido a la influencia que ha tenido la tecnología para ellos. Esta situación se da también en plena pandemia y en el mayor movimiento por la defensa de los derechos civiles de nuestra era. En junio, un 75% de la Gen Z declaraba que el virus había afectado enormemente a su visión del mundo, mientras que el 68% dijo lo mismo acerca del movimiento Black Lives Matter, que creció 21 puntos desde abril.

Obligada a aislarse y a mantener un distanciamiento físico, esta generación ha tenido que aprender a socializar de formas diferentes y estas actividades han ido derivando al mundo online. Como consecuencia, la Generación Z no solo tiene soltura para aprender y divertirse en el mundo digital, sino que estos espacios se han convertido en un lugar para desacreditar a las autoridades, dialogar sobre enemigos comunes y hallar la manera de hacer el mundo un lugar mejor, más justo y más compasivo.

Un imponente 85% de la Gen Z cree que sus decisiones determinarán su futuro, y no están perdiendo el tiempo. Puede que sean un grupo fluido en cuando a identidad y creencias, pero tienen unos objetivos sólidos cuando hablamos de desmantelar el racismo, acallar a todas las Karen, Boomers y Millennials de turno que estén siendo parte del problema, y crear espacios seguros en los que poder hablar abiertamente de sus sentimientos.

La Gen Z es totalmente diferente a las demás. Las personas que pertenecen a este grupo son orgullosas, nihilistas, sin remordimientos y sienten que no tienen nada que perder, por lo que hacen uso de sus conocimientos sociales sin miedo para acabar con pensamientos y sistemas anticuados a través del humor, la sinceridad y la vulnerabilidad. En este reportaje nos adentramos en la evolución y el entramado de seis emociones clave de la Generación Z.

WGSN

Orgullo

Ser joven es difícil. Actualmente, se enfrentan a una creciente deuda futura, la amenaza del desgaste laboral y el agotamiento emocional, más un panorama cada vez más complejo en las redes sociales. La Gen Z no lo tiene fácil, pero, a pesar de los retos a los que se enfrenta, están orgullosos de ser un sector demográfico con poder digital.

La protesta “March For Our Lives” de 2018, en la que 800 000 personas se reunieron en Washington DC para denunciar la violencia por armas de fuego, se originó a raíz de un hashtag que crearon unos estudiantes de Florida. Fue la primera vez que el poder de la Gen Z se hizo notar a gran escala. Este tipo de acciones han seguido ocurriendo y se han convertido en una fuente de satisfacción para ellos.

El fin de la vergüenza: Pertenecer a la Gen Z se ha convertido en un distintivo de honor. De hecho, una encuesta de JUV Consulting reflejó que el 65% de la Gen Z está orgullosa de formar parte de este grupo demográfico. Puede que vayan a heredar un mundo inestable sin un colchón de seguridad económica o laboral, pero están seguros de que tienen el potencial para romper con esta dinámica; un pensamiento que ha subido seis puntos hasta alcanzar un 62% entre mayo y junio.

Aceptación extrema: A la Gen Z se le recrimina a menudo el apego que tienen por las redes sociales, pero esto se ha convertido en una ventaja bajo su punto de vista; es en las redes donde la Gen Z ha cultivado un espíritu acogedor de “te queremos tal y como eres” del que se enorgullecen. La igualdad y la aceptación son los pilares que consolidan a la Gen Z, la más diversa a nivel racial y étnico en Estados Unidos, donde hay un 48% de representantes de diversas comunidades. Esta generación está orgullosa de su herencia y su cultura, y está deseosa de compartirla. Un ejemplo es la evolución del reto #hotseat en TikTok que la modelo Milan Mathew reinterpretó con una visión diferente. En lugar de pasar de un conjunto a otro, fue transformando su look de ropa informal contemporánea a trajes tradicionales indios para hacer un homenaje a sus raíces. El vídeo se hizo viral y recibió 2,3 millones de ‘Me gusta’, además de animar a más personas a hacer alarde de sus orígenes, creando una tendencia de difusión en un macrorreto.

@imcurtiswaters

Miedo

El miedo es un denominador común en todas las edades, pero la Gen Z es particularmente susceptible. Al haber heredado un mundo donde el terrorismo y los tiroteos en colegios protagonizan los titulares, su realidad está marcada por la ansiedad. Para algunos, el miedo se ha convertido en rabia y los ha llevado a protestar contra la opresión sin importar las consecuencias.

Arrojados: Aunque a algunos miembros de la Gen Z les dé miedo decir lo que piensan (especialmente en internet, lo que se conoce como el efecto FOPO), no hacerlo resulta mucho más aterrador, pues saben que, si no luchan por lo que quieren, los sistemas de opresión seguirán existiendo. Llevan el peso del mundo en sus hombros, arriesgándolo todo en nombre del bien. Al luchar sin miedo por la igualdad y el medio ambiente, entre otras causas, están sacrificando su seguridad y tiempo para ser jóvenes despreocupados, en favor de un mundo mejor. Esta generación no tiene miedo de plantar cara y cuestionar a la clase dirigente, ya que la autoridad no los intimida. Un ejemplo son los jóvenes que usaron TikTok para que el partido de Trump se creyera que un millón de personas iba a asistir al acto electoral de Tulsa; cuentas como esta ofrecen instrucciones y trucos para dificultar la vida del presidente.

Temerosos: Aunque a la Gen Z no le asusta desafiar a políticos o manifestarse en las calles, es famosa por ser incapaz de imponerse en situaciones cotidianas, como decirle a un camarero que se ha equivocado o hablar con gente en la vida real. Al estar familiarizados con los traumas emocionales, temen convertirse en el motivo de uno, en particular el de alguien de su edad que pueda tener problemas de salud mental. Los miembros de la Gen Z son fuertes cuando se les amenaza, pero no quieren que se les considere groseros o problemáticos, no quieren ser “una Karen” y, por este motivo, suelen ser muy respetuosos y diplomáticos hasta que se les hace enfadar.

Presencia de emociones opuestas: La Gen Z es muy consciente de ellos mismos y exponen las dos caras del miedo online. Algunos creadores simplemente documentan sus problemas emocionales, mientras que otros utilizan el humor para satirizar los diferentes puntos de vista que sirven de fuente de información para los que no pertenecen a la generación y mostrar los dos polos del miedo de la Gen Z.

Fuente: www.wgsn.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.