Debemos prestar atención y cuidado a los jóvenes de hoy

Cada vez más los jóvenes están sucumbiendo a la depresión y a una falta de cuidado y preocupación por ellos y otros, lo que se ha manifestado a su vez en conductas temerarias como el uso de droga, promiscuidad sexual, y actos horrendos de violencia hacia ellos u otros. ¿Qué ha provocado la desesperación que nuestra generación joven está experimentando hoy? Ellos no están satisfechos con los placeres que las generaciones anteriores disfrutaron.

Cuando me senté para leer el periódico, los titulares me golpearon una vez más. Un adolescente caminó hacia una multitud en un centro comercial en un día de fiesta y disparó, matando a ocho personas. ¿Qué podría llevar a una persona joven con un futuro brillante delante para cometer tal acto desesperado? Entretanto, la sobrina de un estimado amigo se aferra a la vida en un hospital después de tragar una botella de píldoras en una tentativa de suicidio. La depresión entre los adolescentes ha alcanzado proporciones epidémicas.

¿Qué está pasando a nuestra juventud? ¿Los adolescentes no son demasiado jóvenes para ser agobiados por sentimientos de desesperación y desesperanza?

Al otro extremo del espectro, nosotros vemos un número creciente de personas que están estancados en la niñez—incluso en las generaciones de los veinte, treinta años y más allá. Ellos podrían comerciar sus autos de juguete Ruedas Calientes por la cosa real y participar en juegos más caros, pero ellos todavía son niños, que se rebelan contra cualquier tipo de responsabilidad en el mundo adulto. Nosotros vemos el impacto en áreas tan diversas como el quiebre de las familias Americanas, el número de registro de declaraciones de quiebra, y los negocios con problema están teniendo repercusión en la contratación de obreros responsables, maduros.

Aunque es duro admitir, personas jóvenes y adultos están enfrentando una crisis social, y nadie parece realmente saber por qué. Los invitados en programas de entrevistas se han vuelto millonarios exponiendo estos problemas y entrevistando “expertos.” Políticos empujan sus propuestas sociales y programa de reformas, y las comunidades pasan más y más leyes en un esfuerzo por controlar la conducta, pero éstas son todas reacciones automáticas al problema. Para afectar el cambio real, nosotros debemos encontrar la fuente del problema.

Identificando la fuente

Para identificar la razón detrás de la conducta de nuestra juventud, primero, tenemos que examinar nuestra misma naturaleza y ver cómo evoluciona. La sabiduría antigua mundana, así como la psicología moderna, sostiene que la fuerza motivante detrás de todas nuestras acciones es nuestra necesidad por placer. En otros términos, cada acción que una persona toma, no importa cuán pequeña sea, se incita por un poco de deseo para ser satisfecho.

Pero hay más: este deseo por el placer evoluciona continuamente dentro de la humanidad, propulsándonos constantemente a buscar nuevos tipos de este. Esta evolución empezó con nuestros deseos más básicos: aquéllos que nosotros debemos lograr para sobrevivir, tales como la necesidad por la comida, sexo y resguardo. En otros términos, años atrás, teniendo comida buena, un compañero(a), y un tejado encima de la cabeza de uno, era la última felicidad.

Un tiempo más tarde en la evolución de la humanidad, nuevos tipos de deseos emergieron—los deseos sociales. Estos deseos surgieron cuando las personas empezaron a actuar recíprocamente o interactuar dentro de la sociedad, lo que incluye el deseo por la riqueza, fama y poder. Nosotros hemos evolucionado a través de estas necesidades por miles de años, actualizando cada posible combinación y aspecto de ellos. Desde esta perspectiva, las estrellas cinematográficas, ídolos deportivos o políticos son todos “manifestaciones” del deseo social que evoluciona dentro de la humanidad.

Pero hoy, un nuevo deseo está apareciendo en la humanidad–que nosotros no podemos lograr a través de la satisfacción física, ni a través de la interacción entre sí. Esta necesidad todavía es muy difícil para nosotros definirla, y no estamos seguros de cómo encontrarla—ella es la necesidad de comprender el propósito de nuestra existencia. Aunque ha habido siempre individuos en cada generación que se preguntaron “Por qué yo estoy aquí?”, ahora es la primera vez en la historia cuándo esta pregunta se levanta en las masas de personas y exige ser contestada.

El precio del descontento

¿Así cómo esto se relaciona a la crisis que nuestra generación más joven está enfrentando? Porque ellos están en el punto más alto de la evolución de los deseos, ellos inherentemente se dan cuenta que el dinero, fama y poder no les traerá verdadera felicidad. Esto no significa que los niños de hoy no tienen deseo por alguna cosa; al contrario, ellos tienen montones: ellos solo no saben cómo satisfacerlos.

Es bastante simple: Si yo realmente quiero un cachorro para mi cumpleaños, yo no voy a estar contento si tú me das un closet completo con ropa nueva. Aun si la ropa luce muy linda en mí, ellos simplemente no satisfarán lo que yo quiero internamente. Porque nuestra juventud, es así con cualquier tipo de placer. Ellos van de un deseo al próximo a velocidad de un rayo, y continúan encontrándose insatisfechos.

Cuando ellos son adolescentes, muchos niños se desilusionan por la cínica habilidad de sus padres de mostrarles cómo estar felices. Ellos no ven por qué deben trabajar duro para lograr las metas que los adultos les pusieron para ellos. Por otro lado, ellos no saben para que esforzarse más.

Para nosotros, puede parecer que los niños de hoy son perezosos, pero su falta de motivación realmente es una expresión de desesperación. En casos extremos, su desesperación es tan dolorosa que la vida en sí misma parece vana y el suicidio parece ser la única respuesta.

Para hacer frente a esto, muchos adolescentes adoptan la actitud “la vida es corta; coma el postre primero”, gastando su tiempo persiguiendo después cualquier placer, con tal de que sea fácil de obtener. El resultado es este “niño perpetuo,” incapaz para mantener una familia o trabajo, ya que requiere un esfuerzo real. Estos niños también son vulnerables a recurrir de drogas, alcohol, y los esquemas de conseguir-ser-rico-rápido, ya que todo éstos prometen intenso placer por virtualmente ningún esfuerzo. Otros adolescentes reaccionan a su sentido de vacío con el enojo, arremetiendo contra los padres y la sociedad, que han sido incapaz de proporcionarles un propósito significativo para sus vidas. Y a veces, este enojo explota en violencia horrible, como los tiroteos del centro comercial.

Respondiendo a sus necesidades

La incapacidad de la generación más joven para entender y satisfacer sus deseos es la misma fuente de sus problemas. Sin la guía de las generaciones anteriores, los adolescentes andan a tientas en la oscuridad así ellos intentan encontrar maneras de satisfacer estos deseos anónimos que viven en la juventud de hoy. La popularidad de películas como Matrix, El Señor de los Anillos, y Harry Potter reflejan el deseo por algo más allá de lo que nosotros podemos encontrar en este mundo. Su interés en las prácticas en Nueva Era (New Age), misticismo y filosofías Orientales también apunta a la necesidad creciente de las personas jóvenes por encontrar el significado en la vida.

Para ayudar a nuestros niños, nosotros debemos permitirles saber que hay una razón para el vacío y confusión que ellos sienten. Nosotros necesitamos mostrarles donde ellos encajan en el curso general de desarrollo de la humanidad—y que se les permita ver que ellos representan la fase final en la evolución de deseos. Y nosotros tenemos que proporcionarles una manera para desarrollar y lograr sus deseos.

Es nuestro deber para darles una comprensión tangible del propósito de su existencia, el que descansa en la opción consciente de una nueva, superior, realidad que nosotros, juntos, podemos construir–la realidad de una sociedad armoniosa, altruista–y, por eso, subir al próximo nivel de la evolución humana. Y una vez que nuestros niños sepan cual es su propósito, ellos se motivarán para perseguirlo. La apatía, enojo, depresión y desesperación encauzarán la misma energía apasionada con que sus padres y abuelos siguieron “el sueño americano” —la búsqueda por dinero, honor y fama.

Nuestros niños podrán ir a lugares y lograr estados de felicidad ilimitada, pero nosotros debemos proporcionarles las herramientas y guía para su viaje. Haciéndolo así, nosotros los salvaremos de mucha miseria, les permitiremos encontrar su verdadera felicidad, y los aceleraremos a todos en el camino hacia el verdadero propósito de la existencia.

Fuente: http://www.mutualresponsibility.org/

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *