Herramientas para tratar la depresión en el entorno escolar

Redacción Plan LEA

Hoy es el día de la Lucha contra la Depresión y ahora más que nunca los niños y los adolescentes se encuentran más susceptibles en estos tiempos tan difíciles. Es por esta razón que tanto padres como maestros deben tener herramientas para tratar este mal.

Los principales factores de riesgo para depresión en este entorno son:

•    Precaria situación socioeconómica.
•    Deficiencia en habilidades de afrontamiento ante eventos vitales estresantes (Ej. Pérdidas significativas, cambios en la red de apoyo, sobrecarga laboral en docentes).
•    Acoso escolar entre pares o bullying.
•    Exposición a violencias, como por ejemplo maltrato infantil, violencia intrafamiliar y/o abuso sexual.
•    Consumo de sustancias psicoactivas.
•    Relaciones familiares conflictivas y débil vínculo familiar.
•    Dificultades en el aprendizaje y bajo rendimiento escolar.
•    Discriminación, por orientación sexual, pertenencia étnica o religiosa.
•    Estilos de vida no saludables: alimentación no saludable, inactividad física, fumar, abuso de alcohol, sueño insuficiente, entre otros.

Promoción y protección de la salud mental en el entorno escolar

La promoción de la salud mental en el entorno escolar incluye diferentes acciones que permitan a la comunidad educativa adoptar y mantener estilos de vida saludables. Estas acciones crean condiciones y ambientes que aumenten las posibilidades de experimentar una mejor salud mental. Algunas intervenciones que se destacan en este entorno son las siguientes:

•    Desarrollar habilidades sociales, de autorregulación y de afrontamiento, tanto en estudiantes como en docentes.

•    Involucrar a los consejos y asociaciones de padres de familia para que promuevan la inclusión de contenidos de salud mental.

•    Fomentar estilos de vida saludables está asociado con una mejor salud mental ya que aumenta la satisfacción por la vida y disminuye el estrés psicológico. Es así que contribuir a que la comunidad educativa tenga mayor frecuencia de actividad física, un consumo moderado de alcohol, no fume, y mantenga un peso corporal saludable contribuye a su salud mental.

•    Fomentar el desarrollo de competencias relacionadas con el trabajo el equipo, el pensamiento crítico y la argumentación para exponer sus dudas y conocimientos, promoviendo una educación participativa donde se privilegie la pregunta, se aprenda a aprehender.

•    Conformar equipos para la práctica de diferentes deportes y actividades al aire libre, como caminatas y excursiones.

•    Promover grupos de música y danzas, clubes de pintura, de cuentos y otras formas de literatura, teatro y cualquier otra forma de estimular los liderazgos y el trabajo en equipo a través del deporte, las artes y la cultura.

•    Estimular habilidades para indagar, innovar, pensar de manera crítica y argumentar a través de clubes de debates y de ciencias.

•    Generar espacios donde los estudiantes y docentes puedan hablar de sus sentimientos con alguien de su confianza.

•    Solicitar ayuda profesional.

•    Indagar sobre pensamientos sobre quitarse la vida; de ser afirmativos se debe pedir ayuda inmediatamente.

•    En caso de encontrar niños/niñas o adolescentes con depresión y/o riesgo de suicidio referenciarlos a los servicios de salud de manera prioritaria.

Cuando en el territorio se cuente con la oferta de servicios de salud amigables para adolescentes y jóvenes (SSAAJ) gestionar la respectiva canalización a los mismos para el abordaje integral de la salud.

 

 

Fuente:

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *