Salud mental: Ejercicios para fortalecerla

Joan Noboa

Más allá del estrés que te quita y las hormonas de la felicidad que te da es un factor protector con una enseñanza implícita.

El ejercicio es una actividad que no solo tiene benefi­cios para tu salud física. También favo­rece tu salud mental. Más allá del estrés que te quita y las hormonas de la felici­dad que te da, el ejercicio es un factor protector con una enseñanza implícita.

Me explico… Imagina que, luego de muchos me­ses pensándolo, por fin te animas a ejercitarte. Ya tienes tu ropa, el lugar e incluso lograste convencer a un amigo/a para que va­ya contigo. Los primeros días logras terminar a du­ras penas… y tus múscu­los lo saben, pues empie­zan a dolerte.

Con el tiempo, poco a poco, empiezas a tener más resistencia y trazas nuevas metas en tu rutina. Los músculos van toman­do forma y notas los cam­bios. Otras personas tam­

bién se dan cuenta y te sientes orgulloso por me­jorar tu físico después de tanto esfuerzo. Sabes que no ha sido fácil y que ha tomado tiempo, constan­cia, motivación y discipli­na.

Por eso mi invitación es que tomes en cuenta el proceso que conlleva ha­cer ejercicios, y el esfuerzo que hace todo aquel que se ejercita. Incluso si se trata de salud mental… ¿De qué hablo? Bueno, al iniciar tu proceso psicoterapéutico, puede que al principio te sientas un tanto incómo­do con los cambios. Sin embargo, eso irá toman­do forma con el tiempo y la práctica hasta que poco a poco empieces a ver los resultados.

Tomar la decisión
Está en manos de cada quien fortalecer y cuidar su salud mental haciendo el ejercicio más importan­te que es tomar la decisión de lograrlo, ya sea solo o acompañado de un espe­cialista que sepa qué nece­sitas para tener una mejor calidad de vida va más allá de la salud física.

Un mundo feliz: La distopía hedonista de Huxley

 

Dr. Enrique Sánchez Costa

Desde La República de Platón, han sido muchos los intelectuales seducidos por el sueño utópico. El humanismo del Renacimiento fraguó las utopías de Tomás Moro, Campanella o Bacon. El socialismo humanitario, las de Fourier o Saint-Simon. Pero ¿era posible seguir soñando armonías sociales tras la carnicería de la Primera Guerra Mundial? ¿Acaso el siglo del Holocausto y el Gulag no prueba que los paraísos ideológicos desembocan siempre en infiernos totalitarios? De ahí que el siglo XX sea, en la literatura como en la vida, el siglo de las distopías; el de las utopías invertidas, perversas: el de los sueños rotos.

Un mundo feliz (1932), del británico Aldous Huxley, es la primera gran distopía del siglo XX. Esta “ficción filosófica”, en términos del autor, es una obra de pensamiento hilvanada como ficción: un ensayo disfrazado de novela. En el plano del arte narrativo, el libro resulta desigual: los personajes tardan en adquirir vida propia y aparecen opacados por el ambiente que los rodea. Ahora bien, como obra de ensayo, se encuentra entre las más lúcidas de la literatura contemporánea. Ninguna obra anticipó nuestra realidad social con la clarividencia de esta. Así lo explicó Huxley en 1958: “En 1984 [de Orwell] se satisface el ansia de poder infligiendo daño; en Un mundo feliz, infligiendo un placer apenas menos humillante. […] En el futuro inmediato, los métodos punitivos de 1984 cederán el sitio a los estímulos y manipulaciones de Un mundo feliz”.

En la distopía de Huxley el Estado diseña a la población genéticamente, dividiéndola en castas según su tamaño, belleza e inteligencia, y condicionándola –al modo de Pávlov– para “que la gente ame su inevitable destino social”. Se martillean lemas simples a la población, de día y de noche (“hipnopedia”). Se desprecia el pasado, se prohíben la literatura y las flores, consideradas inútiles. Se oculta la muerte, a la que se despoja de toda trascendencia. Y se subyuga a la población a través del placer: perfumes, máquinas de masajes, polvos de talco, música sintética, medios audiovisuales estimulantes (el “sensorama”) y juegos sexuales. Se abole la familia (por generar emociones profundas, dependencia y sufrimiento) y se entroniza la promiscuidad (“todo el mundo pertenece a todo el mundo”): el sexo sin amor, belleza ni compromiso. Y, para ahuyentar el vacío interior, se administra a la población, continuamente, el “soma”: una droga “eufórica, narcótica, agradablemente alucinante”, que ofrece “unas vacaciones de la realidad”.

S. Eliot escribió: “El ser humano no puede soportar mucha realidad”. Es demasiado dura, demasiado desafiante. De ahí que busque el escapismo de la diversión, que le libera de pensar en el sufrimiento, la soledad o la muerte. En la Roma antigua el pueblo amaba el pan y circo. En la distopía hedonista de Huxley, el placer sexual, el sensorama y el soma. Hoy muchos son esclavos de Netflix, la pornografía o las descargas de dopamina que producen los mensajes continuos en el celular. ¿Qué es preferible: la felicidad epidérmica de una vida irreal o el riesgo dramático de la libertad?

Fracaso escolar: tipos, causas y prevención

Las cifras de fracaso escolar son un dato cada vez más alarmante. Por ello, es importante entender el fracaso escolar, por qué aparece y qué podemos hacer para prevenirlo.

¿Qué es el fracaso escolar y por qué se produce? Se trata de una problemática donde están en juego muchos factores: propios del sistema educativo, del alumno, del contexto… En este artículo abordaremos sus posibles causas, qué tipos de fracaso escolar existen y cómo prevenirlo.

El fracaso escolar se utiliza para definir al colectivo de personas que no ha logrado completar exitosamente las diferentes etapas de la enseñanza obligatoria. Detrás de este fenómeno se encuentra el abandono escolar prematuro, problemáticas sociofamiliares y dificultades importantes de aprendizaje en el alumno.

Niño aburrido en clase

El concepto: ¿problemático?

Sin embargo, según autores como Marchesi (2003), el concepto de “fracaso escolar” no es aceptado por toda la comunidad educativa y esto se debe a su fuerte carga negativa. A raíz de ello, hay autores que han propuesto las siguientes denominaciones alternativas: “alumnos con bajo rendimiento académico o “estudiantes que abandonan el sistema educativo sin la preparación suficiente“.

De todas formas, como veremos, la primera denominación alternativa tampoco sería 100 % acertada, ya que a veces los alumnos abandonan la enseñanza obligatoria por problemas más allá de su rendimiento académico. En el apartado de causas hablaremos sobre ello.

Tipos

No todos los fracasos escolares son iguales. De hecho, encontramos cuatro tipos de fracaso escolar, según sus características (cuándo aparece, posibles causas…):

Primario

Es el fracaso escolar que aparece en los primeros cursos de escolarización, debido a una importante falta de atención por parte del alumno, a su bajo rendimiento, estancamiento respecto a otros compañeros…

Secundario

El segundo tipo se manifiesta, generalmente, en las últimas etapas de Primaria (y especialmente en el paso a Secundaria, entre los 12 y 13 años). Suele aparecer en alumnos que hasta el momento habían obtenido buenos resultados académicos. Sus causas suelen ser: paso del colegio al instituto, dificultades en la adolescencia…

Circunstancial

El fracaso escolar circunstancial es de tipo transitorio. Es aislado, ya que aparece en un momento concreto y debido a causas excepcionales, como por ejemplo: fallecimiento de uno de los progenitores, cambio de centro, bullying… Se puede llegar a revertir si se identifican y tratan correctamente sus causas.

Habitual

Finalmente, el fracaso escolar de tipo habitual aparece cuando los malos resultados académicos son frecuentes en todas las etapas educativas del alumno. Generalmente, entre sus causas se encuentran: problemas de aprendizaje, retrasos en el desarrollo, ciertas enfermedades neurológicas, familias desestructuradas…

Causas del fracaso escolar

Las causas del fracaso escolar son muy dispares; además, no hablamos de una única causa como factor desencadenante del mismo, sino de un conjunto de factores que se relacionan entre sí. Entre las causas más frecuentes tras esta problemática encontramos tres tipos de causas: las que hacen referencia al alumno, al entorno o contexto y al sistema educativo.

Causas relacionadas con el alumno

Si nos situamos en el alumno, podemos encontrar algunas de las siguientes causas (que no implica que siempre aparezcan):

  • Bajo nivel de esfuerzo.
  • Bajo nivel de interés en la escuela.
  • Dificultades de aprendizaje.
  • Altas capacidades (el alumno se aburre en clase).
  • Poca o nula motivación.
  • Percepción negativa que tiene del apoyo recibido de los padres.
  • Poca implicación en su proceso de aprendizaje.
  • Sentimientos de insuficiencia.
  • Indefensión aprendida.
  • Actitudes y creencias negativas en relación a la enseñanza.
  • Problemas de autoestima.
  • Alteraciones en el autoconcepto.

Causas según el entorno

Las causas también tienen que ver con el entorno (factores sociales y familiares). Algunas de ellas tienen relación con:

  • Profesión de los padres.
  • Nivel socioeconómico familiar.
  • Cultura.
  • Relación del alumno con su entorno.
  • Estructura familiar.
  • Dinámicas familiares.

Causas propias del sistema educativo

Finalmente, encontramos un grupo de causas (o factores) relacionadas con el propio sistema educativo. Éstas tienen que ver con el funcionamiento del mismo, y también con el rol del/a profesor/a:

  • Práctica docente.
  • Administración educativa.
  • Actitud y creencias del equipo educativo.
  • Gestión del centro educativo.
  • Método de enseñanza.
  • Preparación y nivel del profesorado.
  • Capacidad del profesor para motivar al alumnado.

Así, el fracaso escolar surge como un proceso que nace de la interrelación de muchas de estas causas, la mayoría de las veces pertenecientes a los tres ámbitos mencionados. Es decir, un niño, únicamente por no tener motivación es difícil que deje los estudios; normalmente se añaden otras variables a la ecuación (por ejemplo: baja autoestima, poca implicación de los padres en su educación, dificultades económicas…).

¿Cómo prevenir el fracaso escolar?

El fracaso escolar se puede -y se debe- prevenir. ¿Cómo? A través de abordajes multidisciplinares, ya que se trata de un problema en el que se compromete el bienestar del alumno a nivel cognitivo, físico, social y psicológico, además de la problemática que se genera a nivel educativo y social. Algunas de las propuestas que encontramos son las siguientes:

Detección de las dificultades

Es fundamental detectar a tiempo las posibles dificultades en el alumno. Así, será importante observar y analizar al alumno desde edades tempranas. Se evaluará: su nivel de motivación, interés, atención, habilidades educativas, nivel de desarrollo, inteligencia, relaciones con los compañeros…

Tratamiento individualizado y atención a la diversidad

Será importante que el sistema educativo se adapta a cada uno de sus alumnos (y no al revés). El hecho de aplicar los mismos métodos educativos a alumnos tan diferentes (entre los que se encuentran alumnos con altas capacidades), puede generar mucha desmotivación entre los alumnos, lo que acaba originando el fracaso escolar.

En este sentido, deberá tenerse en cuenta las fortalezas y debilidades de cada niño, sus necesidades educativas, etc. Para ello se requerirá de la formación adecuada a los docentes para que puedan adaptar sus currículos y metodologías, e implicar a toda la comunidad educativa.

“A los niños se les debe enseñar a pensar, no qué pensar”.

-Margaret Mead-

Alumna apoyando su cabeza en la pizarra

Cambio de los métodos educativos

Los métodos educativos deben ser flexibles (e idealmente, personalizados, aunque no sea una tarea fácil). Debemos apostar por la innovación (por ejemplo introduciendo las TICs, potenciando la inteligencia emocional, el contacto con la naturaleza…) y enseñar al alumno métodos de estudio que le motivan y le sirvan.

El fracaso escolar es un problema multicausal, y como tal, deben analizarse sus posibles causas en cada caso. Así, combatirlo será un objetivo, pero aún más importante: prevenirlo, evitar que aparezca. En este sentido, la motivación del alumno será esencial y por ello encontrar la manera de motivarlo durante su aprendizaje puede ayudar a que siga estudiando, sin dejar de analizar su contexto concreto, sus características personales y sus posibles dificultades.

 

Fuente: lamenteesmaravillosa.com

Un día como hoy Salomé Ureña fundó el Instituto de Señoritas

El 12 de abril de 1887, la profesora Salomé Ureña vio Coronado su sueño de celebrar la ceremonia de graduación de las seis primeras maestras normales formadas en la entidad educativa: Leonor M. Feltz, Mercedes Laura Aguiar, Luisa Ozema Pellerano, Ana Josefa Puello, Altagracia Henríquez Perdomo y Catalina Pou.

 

El 3 de noviembre del año 1881, influida por el pensamiento del educador Eugenio María de Hostos, la educadora Salomé Ureña de Henríquez fundó en la ciudad de Santo Domingo, el Instituto de Señoritas.

La entidad fue la primera que se creó en la República Dominicana, para formar maestras normales.

El 12 de abril de 1887, la profesora Salomé Ureña vio Coronado su sueño de celebrar la ceremonia de graduación de las seis primeras maestras normales formadas en la entidad educativa: Leonor M. Feltz, Mercedes Laura Aguiar, Luisa Ozema Pellerano, Ana Josefa Puello, Altagracia Henríquez Perdomo y Catalina Pou.

En diciembre de 1888 celebró la Segunda investidura de maestras. En la ocasión, se invistieron Eva Pellerano, Mercedes Echenique Peláez, Encarnación Suazo, Altagracia Peguero Acevedo, Carmen Julia Henríquez Perdomo y Altagracia Henríquez Bello.

Por problemas de salud Salomé Ureña cerró el Instituto de Señoritas en el año 1893. “En abril de 1894, poco después del nacimiento de su hija Camila, la educadora enfermó de neumonía y su vida se vio en peligro.

En junio de 1896, para cambiar de clima, se estableció en Puerto Plata por un tiempo. Al poco tiempo regresó a Santo Domingo y volvió a Puerto Plata, el 2 de enero de 1897. El día 8 cayó en cama y no pudo recuperarse de una tuberculosis.

Salomé Ureña murió en su hogar de la ciudad de Santo Domingo, el 6 de marzo de 1897. Sus restos fueron sepultados en la Iglesia Las Mercedes.

A juicio de Joaquín Balaguer: Salomé Ureña fue quien primeramente tuvo en Santo Domingo el sentimiento de la gran poesía, de la única verdaderamente grande, porque lejos de recluirse en la intimidad de quien la escribe, para recoger sólo el eco de sus propias angustias, se levanta para dominar el espectáculo entero de la vida y tiende a hacerse intérprete de zonas más amplias y a la vez más fecundas de la sensibilidad humana.

Salomé Ureña había nacido en la ciudad de Santo Domingo, el día 21 de octubre de 1850. Fueron sus padres el poeta y abogado Nicolás Ureña de Mendoza y la señora Gregoria Díaz de León.

Salomé Ureña se destacó como educadora y poetisa. De su matrimonio con el médico Francisco Henríquez y Carvajal, nació una generación de intelectuales, encabezados por el humanista Pedro Henríquez Ureña.

Su formación literaria se inició en su hogar bajo la orientación de su padre y su madre. “Empezó desde muy joven a leer metódicamente los clásicos castellanos”.

Con el trato asiduo de Fray Luis de León y otros poetas del siglo de oro, alternó el de los versificadores más castizos del siglo pasado, especialmente de Moratín y Juan Nicasio Gallego.

Las primeras poesías de Salomé Ureña fueron publicadas en periódicos y revistas de la República Dominicana y luego en medios extranjeros.

En el año 1880, Salomé Ureña contrajo matrimonio con el médico Francisco Henríquez y Carvajal

 

10 consejos para que la tecnología no afecte la capacidad creativa de los niños

Aunque no está enmarcada dentro del listado de enfermedades psiquiátricas, la adicción a las pantallas es cada vez mayor, tanto en adultos como en niños. Pero son estos últimos sobre los que debemos prestar una especial atención ya que, aunque el elemento “facilitador” de la tecnología es indiscutible, su uso descontrolado puede mermar seriamente sus capacidades creativas, sociales y cognitivas, repercutiendo todo ello en su futuro más próximo.

Para evitar esto, la experta en lenguaje y desarrollo infantil Tamara Chubarovsky apuesta por una correcta selección de imágenes y por aprovechar los enormes beneficios que aporta un instrumento tan divulgativo e infantil como son los cuentos, narrados en directo por los adultos de referencia: maestros y familiares.

El aumento vertiginoso del tiempo que los niños pasan expuestos a la tecnología diariamente es un hecho que, más allá de ser constatado por numerosos estudios y especialistas, se puede percibir en la mayoría de los hogares de nuestro país. Además, la actual pandemia y sus respectivos periodos de confinamiento han hecho que esta tendencia se agudice aún más. Y es que no es de extrañar que, hoy por hoy, convivan el mismo número de personas que pantallas encendidas, ya sean estas de teléfono móvil, tablet, televisión, PC o videoconsola.

Más allá de los consabidos problemas de sedentarismo, aislamiento social o falta de concentración, la adicción a las pantallas o lo que la experta en lenguaje y desarrollo infantil Tamara Chubarovsky denomina coloquialmente como «Síndrome del niño empantallado» afecta seriamente a su capacidad creativa y expresiva. Dicho de otro modo, la ausencia de imaginación dificulta tanto su capacidad para generar imágenes mentales como sus capacidades comunicativas y de desarrollo del lenguaje. Todo ello desemboca irremediablemente en un mayor aburrimiento, apatía y necesidad de consumo exterior.

La OMS ya lo advirtió en 2019

«Para crecer sanos, los niños menores de cinco años deben pasar menos tiempo sentados mirando pantallas o sujetos en carritos y asientos, dormir mejor y tener más tiempo para jugar activamente». Así de tajante se expresó la Organización Mundial de la Salud (OMS) a finales del mes de abril del 2019, cuando publicó una serie de directrices sobre actividad física, sedentarismo, y sueño en niños menores de 5 años.

En concreto, la doctora Juana Willumsen, coordinadora de la OMS para la obesidad infantil y la actividad física, afirmó que «lo que realmente debemos promover es que los niños vuelvan a jugar. Se trata de potenciar el tiempo de juego activo en detrimento del tiempo dedicado a actividades sedentarias frente a las pantallas».

De igual forma, la doctora Willumsen apuesta por dos conceptos clave para el correcto desarrollo del niño: la interacción del niño con el cuidador y el desempeño de actividades que no supongan la exposición a pantallas como leer, contar cuentos, cantar, hacer puzles, etc.

Cómo ayudarles a recuperar su capacidad creativa

Entre todas estas propuestas ofrecidas por la OMS, los cuentos, canciones y rimas con movimiento, son herramientas en las que Tamara Chubarovsky incide especialmente para que el niño desarrolle tanto su capacidad creativa, como de comunicación, orientación espacial y temporal (y secuenciación de la historia).

Experta en lenguaje y desarrollo infantil, Chubarovsky lleva 21 años impartiendo cursos y conferencias, por lo que sus Rimas con movimiento están presentes en escuelas y familias de habla hispana de todo el mundo. Hace un año creó su escuela online y más de 3.500 alumnos de 38 países han hecho alguno de los cursos que ofrece.

Para ella, es urgente revertir esta situación si no queremos adultos completamente vacíos. «Observamos que a menor creación y vida interior, más aburrimiento, apatía y necesidad de consumo exterior» afirma.

La primera medida para promover imágenes interiores que aporta Tamara es reducir al máximo las imágenes exteriores. «Si, por ejemplo, ya han visto en la televisión la película de La Bella Durmiente, cuando les contemos el cuento evocarán esas imágenes y no crearán sus propias imágenes mentales. Esto ocurre en general con personajes arquetípicos como el gigante, el enanito, la princesa, el lobo, etc. Si ya hay una imagen exterior establecida, será mucho más difícil, sino imposible, crear la propia» concluye.

Además de abolir la creatividad y fantasía propia, tenemos el inconveniente de que, por la noche, un gigante u ogro de una película, puede emerger en sus sueños produciendo miedo. Son imágenes difíciles de digerir. Una imagen propia será creada a la medida de cada uno.

Sin embargo, Chubarovsky tampoco apuesta por una supresión total de imágenes. «Tampoco quiero decir que haya que excluir de la vida del niño las imágenes; el niño tiene necesidad y hambre de imágenes. La cuestión es saber qué tipo de imágenes le puedo acercar, sabiendo que, si lo que quiero es estimular su propia imaginación y capacidad mental, deberé escoger siempre imágenes sencillas e “incompletas”. Y como el niño antes de los 6 o 7 años no está plenamente capacitado para la producción propia y abstracta de imágenes, le acompañaremos en este proceso» afirma.

10 consejos para recuperar su capacidad creativa

La especialista lo tiene claro: «a mayor simplicidad externa, mayor actividad interna». Pues bien, en el caso tanto de niños pequeños como de cualquier otro con mayor dificultad en este campo, la transición hacia esta actividad interior plena se puede llevar a cabo de manera exitosa siguiendo los siguientes 10 consejos. Todos ellos permitirán que los más pequeños de la casa trabajen y potencien su capacidad creativa.

1. Reducir imágenes externas sofisticadas (TV, PC, etc).

2. Ofrecer cuentos con imágenes sencillas.

3. Una pequeña historia contada con ayuda de los dedos (Rimas con Movimiento de Tamara Chubarovsky), es un magnífico microcuento con soporte visual, que además se puede apoyar tocando al niño.

4. Elegir cuentos simples, con poca trama y repetitivos. Un ejemplo son los Cuentos para ver, oír y sentir.

5. Narrarlos de manera sencilla, sin dramatizar ni exagerar las voces, pero tampoco de manera monótona y haciendo las suficientes pausas para que los niños tengan tiempo de ir creando mentalmente sus propias imágenes interiores.

6. Apoyar la narración con pequeños gestos de manos.

7. Apoyar la narración con títeres de mesa. Son un gran recurso para desarrollar la capacidad de orientación espacial, temporal y secuenciación de la historia, fundamentales para organizar posteriormente mentalmente las ideas e imágenes.

8. Transformar la narración en un cuento vivido, haciendo que los niños se muevan y actúen, para poder así sentir los personajes y crear imágenes con vínculo emocional.

9. Contar un solo cuento y, a ser posible, repetirlo durante varios días.

10. Complementar los cuentos con juegos y actividades que impliquen el contacto físico y el movimiento del niño y , en definitiva, su interacción afectiva y social con el entorno.

 

 

Fuente: abc.es

 

8 consejos para lograr ahorrar desde temprana edad

 

 ¿Qué es el ahorro?

El ahorro es la acción de guardar un bien en previsión de lo que pudiera suceder en un futuro, la Real Academia nos dice que es “reservar parte del gasto ordinario”. Es una sana actividad que debemos practicar, ahorrar quiere decir ser precavido, cuidadoso con el provenir, poniendo en practica el conocido adagio popular que dice “hay que guardar pan para mayo”.

No sólo las personas deben practicar el ahorro sino también los estados, actualmente los países crean fondos de previsión y acumulan sumas cuantiosas, antiguamente las civilizaciones adoptaron el hábito del ahorro como una forma de asegurarse su porvenir; ya nos lo relataba la Biblia en el pasaje de los sueños interpretados por José, él vaticina al faraón un periodo de 7 años de abundancia y oros 7 años de sequía y hambruna para Egipto, por esta razón el faraón decreta guardar el producto de todas las cosechas para afrontar los malos tiempos.
En esta parte del continente los Incas hicieron lo propio y acostumbraban reservar parte de lo obtenido de su actividad productiva en cavernas frías a modo de congelador de modo que cuando no hubiera producción de alimentos ya se contaba con una reserva.

Finalmente, nadie sabe cuando se puede presentar un gasto imprevisto, si no se tiene los recursos en el momento se pude pasar muy malos ratos. Un mal que aqueja a las sociedades es el afán de hacerse de grandes cantidades de dinero sin mucho esfuerzo, de antiguo ha habido personas que prestan dinero y cobran exorbitantes intereses, a esto se le considera un delito en las sociedades modernas.

 ¿Desde cuándo se practica el ahorro?

El ahorro se practicaba desde la antigüedad, civilizaciones como Egipto, China, Inca, etc. acostumbraban guardar el fruto de sus cosechas, posteriormente en el medioevo se organizó mejor el sistema de ahorro, tanto así que en 1462 se formó la primera Organización del Ahorro para proteger a sus integrantes de la usura, fue creada por monjes franciscanos y se le llamó “Monte de Piedad”. Es por esta misma época que se organizaron los “Bancos” y se crearon los primeros cheques de viajero; los llamados “Bancos” no eran otra cosa que negociantes que brindaban a los viajero la facilidad de recibirles dinero en una ciudad y extenderles un cheque a fin de que la persona pueda cobrarlo en otra ciudad con otro negociante asociado al primero.

La modalidad de estos negociantes era de ubicarse en las plazas o los mercados y poner unos bancos en los cuales atendían al público, desde luego habían quienes brindaban un servicio confiable para el usuario, pero también había quienes, llegado el momento, no podían pagar al usuario el importe de su cheque, generalmente estos pleitos terminaban en peleas y era común que el usuario le rompiese el banco al negociante, de este hecho se deriva la expresión “Banca Rota” para calificar la quiebra de una institución.

¿Qué instituciones brindan servicio a los ahorristas?

En el mundo moderno las instituciones que han tenido más éxito para hacerse de un público son los Bancos; el término “Banco” viene de los antiguos negociantes medievales que brindaban servicios a los viajeros y se establecían en los mercados y plazas poniendo unos bancos en los que atendían al público.

Estos bancos ofrecen al ciudadano común una gran cantidad de beneficios por entregarles su dinero, el cual ellos invertirán en empresas y obtendrán grandes ganancias. El sistema bancario se ha vuelto tan importante en nuestros días que todo el movimiento económico de nuestra sociedad se rige mediante Bancos.

Existen también otras entidades que se dedican a administrar los fondos de los ahorristas tales como las Mutuales, las Cooperativas, Financieras, Cajas de Ahorro, etc.

8 tips para lograrlo

Por lo regular pensamos que es complicado e imposible ahorrar en tu vida como estudiante. Los siguiente consejos te ayudarán a lograrlo:

Ponte una meta porcentual mensual según tu posibilidades. Ponlo en una alcancía y procura no utilizarlo hasta que realmente sea necesario, así sabes qué finalidad buscas con el dinero que no te gastas y eso es una gran motivación.

  1. Abre una cuenta de ahorros, sobre todo si tienes un ingreso  fijo, sea que trabajes o una asignación fija de tus padres..
  2. Antes de comprar pregúntate si es necesario lo que vas a adquirir, sólo así gastarás en lo que verdaderamente necesita.
  3. Camina lo más que puedas y guarda lo que ibas a utilizar de pasaje, además de ser bueno para tu salud..
  4. Lleva tu comida a la escuela o al trabajo  para evitar gastar en comida fuera de casa.
  5. Haz algo que te dé dinero, como el vender algo que no te quite tiempo de tu escuela o prestar algún servicio en tus ratos libres.
  6. Evita deberle a las personas, pues así cuando tengas dinero no te quedes sin un peso.
  7. Administra tus salidas de fiesta, esto es si sales tres veces por semana, procura que sea una y ahorra lo de las otras dos.
  8. Compra de contado, pues así sólo harás un gasto fuerte y no muchos pequeños interminables.

Haz del ahorro un hábito, seguro será de gran utilidad para alcanzar tus metas tanto a corto, mediano y largo plazo. Recuerda que todo tiene un cuota de sacrificio.

 

Conoce los canales donde se transmitirán las clases

Este 2 noviembre se inicia formalmente el año escolar 2020-2021.  Y de una manera muy distinta a la que estamos acostumbrados. Debido a la crisis sanitaria del Covid-19, los estudiantes recibirán el pan de la enseñanza de forma remota. Las clases se transmitirán por radio y televisión.

Aquí te compartimos el listado de los canales donde se transmitirán las clases a distancia:

NIVEL PRIMARIO

 

 

 

 

SECUNDARIO

 

 

 

 

EDUCACIÓN ESPECIAL