¿Cómo manejar el estrés de las clases virtuales?

Nathalia Romero

Santo Domingo

El COVID-19 ha transformado nuestras vidas. Desde la forma en que nos desenvolvemos en el día a día, cómo socializamos, la forma en la que trabajamos, hasta cómo aprendemos. Para adaptarse a la nueva normalidad, el sistema educativo ha tenido que cambiar. Las clases virtuales ya son una realidad que todos los estudiantes deben enfrentar. Y con esa nueva realidad, vienen los desafíos.

¿Cómo pueden los estudiantes adaptarse y manejar la incertidumbre y el estrés que vienen con ellas? Plan LEA conversó con Perla Navarro, psicóloga especialista en crisis y trauma para dar las herramientas, tanto a padres como docentes para acompañar a los estudiantes en este complejo proceso.

¿Cómo pueden adaptarse los estudiantes de un modelo educativo presencial a una modalidad virtual?

Es un cambio que requiere tiempo, y que solo puede lograrse cuando todos los actores involucrados aportan su grano de arena para poder generar una experiencia educativa distinta. No se trata de hacer lo mismo que se ha hecho siempre, pero en modalidad digital, sino que se trata de reinventar la forma en que se enseña para generar una conexión con el proceso de aprendizaje. Que los estudiantes se sientan involucrados/as y que están haciendo algo útil, interesante y que los reta.

Hay muchos niños y jóvenes con déficit de atención, ¿cuáles herramientas pueden usar para no frustrarse o aburrirse de las clases?

En el caso de los niños, niñas y adolescentes, un trabajo en equipo entre la escuela, los padres y los terapeutas/psicólogos que acompañan al NNA, ayudará a que obtenga el apoyo adecuado. Es importante que padres y maestros comprendan cómo se manifiesta esta condición y cuáles adaptaciones son requeridas de acuerdo con las necesidades particulares del NNA. Algunas pudieran ser: brindar refuerzo o retroalimentación frecuente, darles instrucciones concretas y claras, no asignar tareas repetitivas, permitirles descansos entre las asignaciones para moverse, y otros.

Los jóvenes universitarios con esta condición pueden buscar orientación individual con las unidades de servicios estudiantiles de las universidades o con un profesional del área, que le acompañe en la construcción de una rutina, con estrategias de organización del tiempo y adaptación a esta nueva modalidad.

Pero hay que aclarar que se hace necesario que los docentes comprendan que no solo para las personas con alguna condición resulta repetitivo y hasta agotador estar frente a una pantalla solamente escuchando, aunque suponga un reto mayor para quienes tienen una condición. Es por esto que reiteramos la importancia de ejercitar la creatividad y re-definir las estrategias de enseñanza para aprovechar al máximo las herramientas tecnológicas que se están usando, y también que los/as maestros/as estén informados/as sobre las necesidades educativas diferenciadas de sus estudiantes, de modo que puedan crear una experiencia educativa inclusiva.

¿Cómo los estudiantes pueden organizarse cuando tienen responsabilidades dentro del hogar y en el caso de los universitarios también laborales?

Es importante que, en el caso de los niños, niñas y adolescentes en edad escolar, los padres pueden asignar responsabilidades dentro del hogar que estos puedan realizar luego de concluir con sus deberes escolares. Siempre tomar en cuenta que deben asignar tareas propias para su etapa del desarrollo y hacerlo de manera equitativa entre los hermanos. Importante que todos los miembros de la familia participen en las tareas del hogar; no favorecer a alguno mientras otros se ocupan.

En el caso de los universitarios, es importante que tomen un momento para organizar su día a día, analizar cuál es el tiempo que tienen disponible para tareas, entretenimiento y trabajo. Analizar bien cuál es la carga académica que pueden asumir en este momento, que sea compatible con el horario y las responsabilidades de trabajo. Esto, unido a poner límites claros, permite que puedan dedicarse a cada uno de estos dos ámbitos sin que uno interfiera en el otro.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *