Adolescentes conflictivos: ¿cómo actuar con ellos?

¿Cómo actuar con los adolescentes conflictivos? ¿Qué técnicas o herramientas podemos poner en práctica para ayudarlos y solventar esta situación?

¿Qué implica que un adolescente sea conflictivo? ¿En qué se traduce esto? ¿Cómo actuar con adolescentes conflictivos? Si nos referimos a rebeldía (desafío o desobediencia de los padres, de las normas, etc.), nos encontramos con diferentes tipos de la misma. Podemos incluso, hablar de dos tipos de rebeldía, a groso modo.

Existe un primer tipo de rebeldía que aparece ya en edad preescolar y que va poco a poco aumentando durante la etapa evolutiva. En cuanto al segundo tipo, hablamos de un comportamiento que aparece más allá de los diez años y que normalmente se relaciona con el inicio del instituto. En este último caso, existirían variables ambientales o cambios hormonales que podrían explicar en gran parte la actitud conflictiva del adolescente.

Adolescentes conflictivos: ¿qué debes saber?

Vamos a ofrecer en este artículo algunas pautas para actuar con hijos o pacientes adolescentes. Finalmente, hablaremos de una terapia específica que está ofreciendo resultados prometedores en esta población.

Madre intentando hablar con su hija adolescente

Problemas de comportamiento

Antes de adentrarnos en las pautas, intentaremos responder a lo siguiente: ¿cómo se comporta un adolescente conflictivo? Hemos hablado al inicio de rebeldía. Pueden mostrar comportamientos como la agresión, las mentiras, las faltas de respeto, etc.

Debemos tener en cuenta que la adolescencia es una etapa complicada a nivel emocional, porque además de la alteración de hormonas que la llegada a esta nueva etapa implica, debemos añadirle importantes cambios y una fuerte crisis de identidad.

Así que, a la hora de actuar con ellos, lo mejor es intentar ser cautos y empáticos, aunque a veces eso no resulte fácil. Finalmente, decir que en casos graves, lo mejor será pedir ayuda a un especialista. Seguidamente hablaremos, a modo de resumen, de cómo se suele detectar esta conflictividad de la que hablamos.

¿Cómo detectamos estos comportamientos?

Con frecuencia son los padres los que detectan un cambio de comportamiento en sus hijos. Esto se traduce, por ejemplo, en el rechazo de ciertas actividades u objetivos que antes sí les motivaban. Otras veces, la conflictividad se traduce en una gran oposición por parte del chico o la chica, y también resulta bastante fácil de detectar a través de sus comportamientos.

Si hablamos de un nivel más elevado de conflictividad, nos encontramos con adolescentes que ocasionan problemas dentro y fuera de casa, que se meten en líos, que se sienten perdidos o que tienen una grave crisis de identidad de base.

También podemos detectar estas actitudes conflictivas a través de las mentiras, de pérdida de ilusión por las cosas, de tristeza… Esto es importante que lo tengamos claro, ya que muchas veces bajo toda esa capa de agresividad o rebeldía se esconden otro tipo de sentimientos, como miedo, inseguridad, soledad o tristeza.

¿Cómo actuar con ellos?

¿Cómo actuar con adolescentes conflictivos? Dependerá mucho de nuestro rol (o papel) en su vida; es decir, no es lo mismo ser su padre o madre, que su hermano, que su psicólogo, profesor, etc. Por ello, vamos a ofrecer algunas pautas genéricas:

  • Fomenta espacios de comunicación con él.
  • Trabaja el vínculo (la relación).
  • Averigua qué le ocurre (a veces bajo tanta agresividad se esconde tristeza).
  • Dedícale tiempo.
  • Negocia con él.
  • Evita juzgarlo.
  • Márcale límites pero sé flexible.
  • Utiliza técnicas de modificación de conducta (importante reforzar las conductas adecuadas).
  • Potencia su autoestima, valóralo.
  • Habla con él/ella desde la empatía (¡ponte en su lugar!).
  • Consulta a un especialista (sobre todo en casos más graves).
  • Sé consecuente con él.
  • Practica con el ejemplo.

Por otro lado, la Guía de atención al adolescente (2015), elaborada por la Sociedad Andaluza de Medicina Familiar y Comunitaria, propone una serie de estrategias enfocadas a ofrecer una atención integral al adolescente en consulta, desde el ámbito médico, aunque también se puede aplicar en psicoterapia. Serían las siguientes:

  • Respetar la confidencialidad: todo lo que se trate en consulta deberá quedarse ahí (salvo casos donde haya riesgo para el mismo adolescente, para los demás o para la sociedad en general).
  • Proporcionarle al adolescente un espacio íntimo y seguro donde pueda plantear sus dudas libremente.
  • Facilitarle información sobre recursos y servicios sanitarios que tenga a su disposición.
  • Mostrar atención, interés y respeto por todo lo que comente, a fin de fomentar la alianza terapéutica.
  • Ir explicándole su evolución y logros, tanto a él como a sus padres, fomentando la responsabilidad del adolescente en el cuidado de su salud.
  • Fomentar un trabajo en equipo junto a su familia y educadores, a fin de asegurar una atención multidisciplinar.

La terapia psicodramática familiar basada en escenas

Este tipo de terapia (en inglés SB-PFT) resulta ser una intervención innovadora que empieza a demostrar resultados positivos con adolescentes conflictivos. Concretamente, se utiliza para mejorar las relaciones personales entre adolescentes con problemas y sus padres y madres. Se trata de un tipo de terapia que integra los principios de terapia familiar sistémica y psicodrama mediante una metodología de grupos multifamiliares.

En un estudio publicado en la revista Family Process, desarrollado por Bárbara Lorence, investigadora en la Universidad de Huelva (UHU), encontramos las primeras evidencias sobre la eficacia de dicha intervención.

Una de las claves de esta metodología es que la voz del adolescente es muy importante aquí. Además, en las sesiones con ellos intervienen también diferentes sistemas familiares. ¿Qué se trabaja a partir de esta terapia? Básicamente dos grandes temáticas:

  • El conflicto entre progenitores y adolescentes conflictivos.
  • La búsqueda de posibles soluciones a los conflictos.
Padres hablando con su hijo

Reflexión final

Hemos aportado algunas ideas básicas sobre cómo actuar con adolescentes conflictivos desde la empatía y la comprensión, aunque en la realidad siempre es un tema más complejo del que establecen los guiones. Como todos sabemos, la adolescencia es una etapa de la vida complicada que muchos todavía están aprendiendo a gestionar y a raíz de ello (y de otros factores), pueden aparecer alteraciones o trastornos de conducta, trastornos relacionados con sustancias (por ejemplo drogas), trastornos del estado de ánimo…

Cada trastorno o problemática requerirá un tratamiento especializado. Como padres y madres o educadores, acompañarles es a la vez un reto y una necesidad. Enfocarlo como un acompañamiento, como una mano amiga y como un pequeño empujón que los ayude a volar nos puede ayudar en este proceso, ya que, no lo olvidemos, en esta etapa van a definir muchos aspectos de su identidad.

 

Fuente: lamenteesmaravillosa.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *