Dislexia: mucho más allá de confundir una letra con otra

La dislexia se manifiesta, principalmente, como un trastorno que afecta al desempeño lector de niños y niñas.

Hoy 8 de octubre se conmemora el Día Internacional de la Dislexia y muchos han escuchado hablar de ella pero ¿sabes qué es realmente la dislexia? «En pocas palabras podríamos definir la dislexia como un Trastorno Específico del Aprendizaje que afecta al proceso lector de niños y niñas. Sin embargo y, en contraposición de falsas creencias, la dislexia va mucho más allá de confundir una letra con otra», apunta Carla A. Carvalho Gómez – Neuropsicóloga y fundadora del portal  Hablemos de Neurociencia.

Se trata, prosigue esta experta, «de un trastorno de origen neurobiológico que afecta principalmente a la lectura pero que, puede estar acompañado de otros déficits o alteraciones tales como dificultades atencionales, ejecutivas y un largo etcétera».

¿Dónde se manifiesta principalmente?

La dislexia se manifiesta, principalmente, como un trastorno que afecta al desempeño lector de niños y niñas. Dificultades que pueden manifestarse, incluso, al alcanzar la edad adulta y que, además, afectan a diferentes áreas de funcionamiento como, por ejemplo, el área académica, social y, en los casos de adultos, incluso en el área laboral.

¿Cuáles son los problemas más frecuentes?

Entre los problemas más frecuentes está el fracaso escolar. Los Trastorno del Aprendizaje y, más concretamente, la dislexia, suponen uno de los principales motivos de fracaso escolar en nuestro país. En la mayoría de los casos nos encontramos con niños con expectativas truncadas, quienes a pesar de sus esfuerzos no llegan a alcanzar el rendimiento académico esperado en comparación con el resto de sus compañeros.

También encontramos episodios de estrés y ansiedad. Las dificultades lectoras en un alto porcentaje de casos también suelen estar acompañadas por episodios de estrés y ansiedad. Episodios que aumentan significativamente con el paso del tiempo, siendo cada vez más frecuentes entre adolescentes; quienes son cada vez más conscientes de sus dificultades y limitaciones.

Y a menudo, sentimientos de inferioridad y baja autoestima. La conciencia de las dificultades y limitaciones suelen provocar en estos niños sentimientos de inferioridad y baja autoestima. En los casos más graves, incluso, estos niños pueden atravesar por episodios depresivos.

¿Cómo debemos abordar la dislexia?

Como hemos visto en líneas anteriores la dislexia es un Trastorno Específico del Aprendizaje que afecta a diferentes áreas de funcionamiento. Por ello, es esencial abordar este trastorno desde una perspectiva multidisciplinar, siendo varios los profesionales encargados tanto de su diagnóstico como de su intervención.

En este sentido, es esencial que profesionales sanitarios y educativos se comuniquen y coordinen tanto en el proceso de evaluación como en el proceso de intervención con el fin de lograr la máxima calidad de vida para pacientes y familias. Agente, este último, fundamental en todo el proceso.

¿Qué pueden hacer los padres desde casa?

La dislexia, como cualquier otro Trastorno del Neurodesarrollo, puede acarrear graves dificultades relacionadas con el contexto familiar. Por ello, es importante conocer qué podemos hacer desde casa para manejar las limitaciones asociadas al trastorno.

Lo primero sería detectar y conocer las dificultades específicas de cada niño. Como se suele decir, no hay dos niños iguales. Por tanto, la forma en que afecta la dislexia a cada niño es diferente. Por ello, debemos detectar y conocer las dificultades específicas de cada niño para saber cómo y de qué manera podemos ayudarle.

En cuanto al trabajo específico en casa, cuando se recibe el diagnóstico, en la mayoría de los casos, las familias comienzan una búsqueda exhaustiva de actividades y tareas que puedan llevar a cabo en el contexto familiar. Aunque se ha demostrado que el entrenamiento específico puede mejorar las dificultades lectoras que presentan estos menores, debemos recordar que las familias son solo una parte del proceso de intervención. Por ello, debemos evitar en la medida de las posibilidades convertir el hogar en una consulta.

Se recomienda que en casa se trabaje los procesos lectores a través del juego o tareas tan simples como preparar una receta. Actividad en la que podemos pedir al niño que sea el encargado de leer los pasos necesarios para preparar su plato favorito.

Es importante también crear espacios seguros para trabajar todos aquellos aspectos relacionados con el proceso lector. Para ello, en primer lugar, trabajaremos todos aquellos aspectos relacionados con la comunicación padres e hijos y los lazos de confianza.

Evitar la sobreexposición. Es muy importante que en estos casos particulares se evite la sobreexposición del menor, por ejemplo, haciéndoles leer en público. Esto en lugar de reducir los episodios de estrés y ansiedad que pueda sufrir durante estas situaciones los incrementará significativamente.

Tampoco hablar del problema a sus espaldas. Es muy común que cuando una familia recibe el diagnóstico de que su hijo presenta dislexia comente este hecho con otros familiares o allegados. Sin embargo, aunque la dislexia no debe ser un tabú sí que debemos evitar hablar del problema a las espaldas del afectado, ya que esto puede ser interpretado erróneamente por el niño.

 

Fuente: abc.es

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *