Educación, comportamiento humano y coronavirus

¿Qué aprenderemos de esta situación?

Me temo que muy poco.

Mientras oímos decir a muchos que ya las cosas no volverán a ser igual, la realidad es que estamos cambiando muy poco. Seguimos en nuestro materialismo, en nuestro monetarismo, egoísmo, vanidad, superficialidad…

Entiendo que una cosa sí deberíamos aprender de la pandemia. Es justamente ésta: qué es la educación.

Porque la situación en que nos encontramos nos está diciendo a voces que no necesitamos ciudadanos que conozcan el teorema de Pitágoras o el teorema fundamental del álgebra. ¿Para qué nos sirve si no nos hace seres humanos mejores?

Necesitamos ciudadanos que sean dueños de sí mismos, libres de ataduras: caprichos, ansiedades, egoísmos, deseos de dominar y sobresalir, afanes de placer, de dinero, de poder, y éxito.

Necesitamos seres humanos responsables.

Necesitamos seres humanos que sepan usar y usen su inteligencia.

Seres humanos libres, responsables e inteligentes, esto es lo que debe producir la educación.

Si no aprendemos esto, sirve para poco la educación.

Recordemos que la forma más auténtica  de llamar a la educación entre los  romanos era “disciplina”. Con esta palabra traducían la paideia griega.

Seres educados son seres disciplinados, seres disciplinados son seres: libres, responsables e inteligentes.

Esos seres humanos libres, responsables e inteligentes son el mayor tesoro que tiene una sociedad.

 

 

Dr. Angel Palacio SS. Th. D

Director del Colegio Decroly

Educadores necesitan educación virtual

En América Latina y el Caribe, los maestros los maestros no están lo suficientemente capacitados en tecnologías de la información y la comunicación, ni en metodologías pedagógicas virtuales.
Al tiempo que la pandemia desnudó las deficiencias del sistema educativo, abre las puertas para introducir cambios al modelo educativo.
Para muchos niños latinoamericanos y caribeños la formación que reciben desde hace meses ni siquiera alcanza el estatus de educación a distancia; ni, mucho menos, llega a ser virtual. Es apenas un parche para tapar el hueco que dejó la interrupción del trabajo habitual de los docentes. La instrucción a distancia contempla un currículo educativo adaptado a una periodicidad y medios de transmisión distintos a la tradicional o presencial. La virtual fomenta las labores autónomas y el trabajo en equipo de los estudiantes, a la par que ofrece repositorios y paquetes de contenido digitales y asesoría por plataformas online. Ninguna de esas condiciones se da en la mayoría de los contextos de los países de la región, razón por la cual las expertas Diana Hincapié, del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y Elena García, de la Organización de los Estados Americanos (OEA), la califican de simple educación remota de emergencia, en la que el uso de medios digitales, de la radio y de la televisión cumple la función de acercar a los niños a contenidos educativos, pero es insuficiente.

A ambas profesionales les preocupa el desarrollo de habilidades técnicas y pedagógicas para integrar dispositivos digitales a su labor. “Si los docentes no han recibido la capacitación adecuada para asumir una instrucción distinta a la instrucción en clase, cuyos retos son otros, obviamente encuentras que mucha gente está improvisando, aunque haga su mejor esfuerzo. Realmente, en la región no ha habido una capacitación sistémica y de buena calidad, para que los maestros sepan educar a distancia de la manera más efectiva”, explica la economista Hincapié.

Un informe sobre capacitación docente e impacto de las TIC en las aulas en América Latina y el Caribe, publicado por Virtual Educa en 2011, y liderado por Elena García, concluía que aun cuando los lineamientos políticos consideraban, para la época, la incorporación de las TIC en la formación inicial de docentes, su integración seguía siendo limitada. El estudio afirmaba, además, que los proyectos de formación continua tenían también poco alcance, en relación con el universo de maestros en ejercicio de cada país y no se observaban referencias sobre la expansión de la cobertura.

En el 2020 la situación no ha cambiado demasiado e, incluso, la brecha existente se ha hecho más evidente durante la interrupción de clases por la pandemia. “Hay políticas TIC en la región desde hace más de 20 años. Si uno revisa los ciclos de formación de los docentes o los programas de perfeccionamiento profesional, la mayoría han tomado 2, 3, 5, 10 cursos relacionados con las TIC. Pero esto no quiere decir que hayan implementado la tecnología en el aula —explica García—. El grado de madurez de las políticas TIC en la región es bastante desigual, y en general se ha hecho mucho más énfasis en formación de servicio que en formación inicial”.

“Las clases en línea no me gustan. Me gusta más estar en mi escuela, con mis profesores dándome clase y junto a mis compañeros todos los días”, asegura Sanet Cortez Vera, venezolana de 11 años.

La Encuesta Internacional sobre Docencia y Aprendizaje (TALIS), de 2018, expone que, en efecto, 23 por ciento de los maestros de América Latina y el Caribe sienten una gran necesidad de capacitación en tecnologías de información y comunicación para la enseñanza.

En esta coyuntura, así lo han entendido países como México, cuya Secretaría de Educación lanzó Maestras y Maestros en Casa, una plataforma en la que se ofrecen recomendaciones y recursos didácticos y pedagógicos. En ella, los docentes son guiados en el proceso de diseño de estrategias de enseñanza y aprendizaje acordes a sus estudiantes, al contexto y a las circunstancias de este momento.

“Me gustan las clases desde casa, pero me siento un poco rara, porque no presto mucha atención cuando solo tengo que escribir cosas, o ver”.

Paola Hernández, 8 años, El Salvador.

Las deficiencias en capacitación, sumadas a la falta de conectividad y acceso a recursos y dispositivos tecnológicos, que también padecen los maestros, ha ocasionado que el trabajo de 60,2 millones de docentes en el mundo se vea afectado, obligándolos a adaptarse en muy poco tiempo a un nuevo contexto que no saben manejar; y llevándolos a reinventar su manera de transmitir conocimientos a sus alumnos, valiéndose de recursos que van desde videos explicativos enviados por Whatsapp hasta la recolección de cuadernos con tareas, casa por casa, una vez por semana. Para Emily, una niña limeña de 11 años, el proceder de los educadores es admirable: “En los trabajos que los profesores hacen se ve mucho la dedicación. Todo eso es muy lindo. Pero, igual, yo quisiera regresar al colegio”.

La crisis que impulsa el cambio

¿Se puede revertir el daño? Expertos consultados para este reportaje coinciden en que los problemas estructurales preexistentes en el sistema educativo hacen que, más que revertir, el daño se puede contener y minimizar. La deficiente capacitación en tecnologías de la información y comunicación de las escuelas y docentes, la carencia de recursos digitales de los sistemas educativos y los graves problemas de conectividad en América Latina y el Caribe quedaron en evidencia con la interrupción de clases presenciales.

En la región, el país que estaba preparado para el paso repentino a la virtualidad era Uruguay, pues ya contaba con conectividad en las escuelas, plataformas, paquetes de recursos y repositorios digitales y tutoría virtual, gracias al Plan Ceibal, un programa a través del cual se entregaron computadores a los niños de escuelas públicas, en 2009. Esta realidad es distante de la de países como Haití, Nicaragua, Bolivia o Venezuela, que no cumplen con ninguna de estas condiciones

“El covid es una enfermedad muy mala y por eso me gusta estar en casa con mi mamá y mi papá, encerraditos hasta que pase esto. Luego podré ir a ver clase a mi escuela”, dice a sus 7 años Carlos Añez, de Venezuela.

Diana Hincapié advierte que la pandemia ha profundizado una brecha que ya existía. “Revertir es complicado porque no sabemos cómo van a llegar los niños al aula, especialmente los menos conectados. Pero sí se puede compensar la situación negativa que han vivido”, señala la economista del BID, quien recomienda que, al retomar las clases, las escuelas practiquen pruebas diagnósticas para medir la pérdida de aprendizaje, y desarrollen programas de nivelación y esfuerzo académico para los estudiantes más rezagados

Afirma, también, que es necesaria la transición hacia un modelo educativo híbrido, con componentes presenciales y digitales. Para ello, destaca, es necesario seguir trabajando para mejorar la conectividad.

Dibujo de Javier López, de 11 años, quien vive en El Salvador. Retrata la incomodidad de estar estudiando en casa.

El informe de la OCDE expone que algunos países y escuelas han optado por dar prioridad al contenido del plan de estudios básico que es esencial para el estudiante y su progresión exámenes, centrados en alfabetización y aritmética. También recomienda que para este reinicio de las actividades académicas se dé prioridad a los estudiantes con dificultades, y que carecen de apoyo familiar; en contraste con otros que sí tienen acceso al aprendizaje virtual y el respaldo de sus cuidadores. Plantean también que se puede modificar el calendario de clases del año próximo para recuperar las lecciones perdidas durante la interrupción.

El pedagogo e investigador colombiano Julián de Zubiría es enfático en que es necesario reevaluar el currículo estudiantil, con base en los contenidos fundamentales. “Si desde mañana todos los niños tuvieran conectividad y tabletas, no se resolvería el problema, porque la educación tiene un problema pedagógico muy estructural. Está fragmentada en múltiples asignaturas dispersas, que abordan contenidos muy impertinentes para la vida del niño, del joven, del país, de la región. Necesitamos que la educación se centre en los propósitos y contenidos esenciales del desarrollo humano. Que se centre en enseñar a comunicar, aprender y convivir”.

Lupita Ruiz de Cuéllar, investigadora y docente mexicana, coincide: “Se requiere una depuración del currículo, poder identificar aquellos contenidos fundamentales y ponerlos en un formato diferente, que favorezca el desarrollo de los estudiantes”. Considera, sin embargo, que la enseñanza de valores y la estimulación de habilidades emocionales demandan interacción.

La salvadoreña Lucía López, de 7 años, refleja su buen ánimo cuando recibe las clases virtuales.

Algunos expertos son optimistas respecto al cambio que puede impulsar el contexto actual. “Estamos en una transición que por la pandemia ha tenido que ser agilizada —señala la maestra e investigadora mexicana Ivonne Falcón—. Este panorama nos lleva a diseñar nuevos esquemas de enseñanza y aprendizaje, y esto puede ser muy enriquecedor, pues está agilizando algo que comenzó a gestarse en México en el 2019”.

“El coronavirus es muy peligroso, porque los ancianos se pueden lastimar. Tengo una abuelita que tiene un abuelito de 93 años y le digo que lo cuide mucho”, dice Marythé Morales, de 8 años, en México.

Diana Hincapié, desde el BID, también cree que esta coyuntura puede representar una oportunidad para que los sistemas educativos se reorganicen de una forma más efectiva, beneficiando la pedagogía y la forma de educar. Agrega que puede contribuir a que las condiciones sanitarias se ajusten a los protocolos de bioseguridad, ofreciendo agua y jabón en colegios que no contaban con los servicios básicos. Y finaliza: “Muchos países han logrado mejorar la conectividad en tres meses. Con la pandemia, hemos visto que sí posible hacer cambios estructurales importantes en pro de la calidad y la conexión”.
Elena García, por su parte, destaca que, pese a tener más factores en contra que a favor, la labor de los maestros ha sido crucial para que la interrupción de la presencialidad no detenga por completo la educación de los niños. “En este momento, como en muchos otros, vemos que lo que realmente importa es el compromiso del docente con su misión educativa. El docente apasionado, que se preocupa por contener a sus alumnos, por llevarlos adelante”.

Fuente: connectas.org

Profesor acude todos los días a centro de internet para darle clases a sus alumnos

Debido a la pandemia por coronavirus, covid-19, profesores y alumnos tuvieron que regresar a clases en línea. Sin duda ha sido todo un reto y mucho más para las personas que no cuentan con las herramientas necesarias para trabajar o estudiar. Problemas con el internet, luz o no tener equipo pueden ser algunos factores que impiden el desarrollo pleno de esta actividad. Sin embargo, cuando hay ganas, todo es posible. Tal es el caso de un profesor que se volvió viral en redes sociales, pues acude a un café internet de lunes a viernes para dar clases a sus alumnos, así lo reportaron usuarios de redes sociales.

A través de redes sociales, se comenzó a viralizar la imagen de un profesor que está sentado frente a la computadora, en un centro de computación, dando clases en línea.   De acuerdo con lo expuesto por los internautas que se encargaron de viralizar la imagen, el protagonista no cuenta con las herramientas para llevar a cabo sus actividades profesionales. Aunque no es impedimento para mostrarle a sus alumnos el amor por la enseñanza y la educación.

¿En dónde se encuentra el profesor? Hasta el momento se desconoce el lugar en el que el profesor fue captado. Algunos aseguran que es de Tehuacán, Puebla, mientras que otros aseguran que es de Tlalnepantla, Estado de México. Algunos usuarios buscan su paradero para ayudarle con una computadora o bien con servicio de internet.

 

Fuente: milenio.com

Ni un paso atrás

Aunque todavía no exista toda la capacidad conectiva necesaria para facilitar la educación virtual, la carreta del año escolar debe arrancar con los bueyes que tenga.

Este será el más crucial esfuerzo que se realizará para evitar que, sumidos en un largo e improductivo ocio, más de 2.8 millones de estudiantes se queden al margen del proceso de enseñanza y desaprendan lo aprendido.

Hay recursos tecnológicos y experiencias ya probadas para emprender un modelo de clases por radio y televisión y ahora por medio de laptops, tabletas o computadoras conectadas a internet.

En realidad, será un año escolar atípico.

No se trata de reproducir, al ciento por ciento, el esquema convencional de las clases presenciales en las aulas ni subordinarse a un currículo cargado de materias y a horarios de ocho horas (con tanda extendida).

La pandemia del coronavirus produjo lo que los norteamericanos llaman el Apocalipsis escolar. Es decir, la catástrofe del sistema convencional en la formación de estudiantes a todos los niveles.

Y ahora hay que empujar la carreta por un camino de virtualidad donde, en un futuro no muy lejano, veremos cambiar drásticamente los roles del maestro, el tipo de contenidos para el conocimiento humano, la utilización de robots para interactuar con los alumnos.

Abrir el año escolar en noviembre, con sus innatas carencias o imperfecciones, es la apuesta inevitable pero necesaria para que el país comience a dar sus primeros pasos hacia una modernidad de imprevisibles alcances y transformaciones jamás vistas.

80 consejos para la educación virtual

Estos consejos están pensados para la nueva educación, esa educación para las masas, es decir, la educación virtual. Estos Tips están desarrollados para que los estudiantes no pierdan sus motivaciones y sus ganas de aprender.

  1. Si los estudiantes no están respondiendo, se deben utilizar técnicas diferentes para incentivarlos a participar.
  2. No utilizar generalizaciones para referirte a tus alumnos, por ejemplo, “no lo consiguieron”, o “lo están haciendo muy bien”. En un aula virtual no hay “ellos”, ellos son “N+1” estudiantes únicos y diferentes.
  3. No se centre en las normas y las leyes. Concéntrese en crear un ambiente favorable de aprendizaje.
  4. Los estudiantes recordarán poco de lo que les enseñó, pero jamás olvidarán la manera en que lo hizo.
  5. La curiosidad y el cuestionamiento son las raíces de todo aprendizaje. No se moleste cuando sus estudiantes le hacen preguntas.
  6. Usted es un profesional. Esfuércese para proyectar esa imagen en todo momento.
  7. Sea accesible a los estudiantes después de salir del aula virtual. (Por ejemplo: Cree un grupo en Facebook.)
  8. Entienda cómo funcionan las evaluaciones y como puede sacarles el máximo de provecho para que los estudiantes aprendan con esta, no le preste mucha atención a la calificación que sacan.
  9. No se preocupe por los demás cursos virtuales que dictan las mismas habilidades que usted enseña, sea creativo y enseñe con pasión. Deje que esto sea el diferencial.
  10. Ayude a que sus estudiantes opinen y tomen posturas críticas.
  11. No caiga en el error de utilizar jerga difícil y vocabulario técnico. Los buenos docentes son capaces de enseñar a cualquier persona, cualquier conocimiento.
  12. Trate de mostrarse alegre y optimista.
  13. Entienda que enseñar es un don y un privilegio. Alguien en algún lugar haría cualquier cosa por su trabajo.
  14. Trate de desarrollar una buena relación con sus estudiantes.
  15. Muestre siempre diferente formas de enseñar, hágalo de manera diversa e innovadora.
  16. Si va a realizar un cambio en el contenido del curso, hágalo poco a poco.
  17. Deje su sello y su marca personal en todas las formas de dar conocimiento.
  18. De ejemplo, no solo hable, también actué.
  19. Aprenda a escuchar a los demás, tómese el trabajo de escuchar así no esté de acuerdo, cuando la otra persona termine asegúrese que termino y después de eso si exponga su punto de vista.
  20. Sea humilde y piadoso.
  21. Generalmente nunca se es tan bueno como se cree que es y de la misma manera nunca se es tan malo como se cree que es.
  22. Incentive las actividades en equipo.
  23. reconozca sus errores.
  24. Ayude a los alumnos a ver su propio potencial.
  25. Dese cuenta de que los estudiantes están creciendo en un mundo muy diferente al que usted se formó.
  26. Visualice el camino antes de comenzar el curso.
  27. Siempre trate de transmitir seguridad, teniendo  un método sencillo, fácil y coherente de transmitir información.
  28. Es difícil aprenderse todos los nombres de los estudiantes de un curso virtual. Sin embargo hágalo de los que más se interesan y participan. Estos son los que en un futuro van a hablar bien de usted.
  29. No se tome personal los problemas de conducta de algunos estudiantes. Simplemente deshágase de los comentarios soeces  y siga con su curso.
  30. No todos los estudiantes aprenden de la misma manera.
  31. Usted no está allí para enseñar, usted está ahí para ayudar a los estudiantes a aprender. Este es un importante cambio de paradigma, pero no quiere decir que no eres responsable cuando no estén aprendiendo.
  32. No le tengas miedo, ni menosprecies la educación virtual. Si se hace de la manera correcta es mucho más potente que la presencial.
  33. No enseñe un conocimiento del cual usted no se considere un experto.
  34. Trate de dejarles lecturas como tareas y que desarrollen posturas críticas frente a estas.
  35. Cuente con el tiempo del sus estudiantes, el único ocupado no es usted.
  36. Aprenda a felicitar, pero sin sonar condescendiente o a frase de cajón.
  37. Hay estudiantes que aprenden más con tareas, que con las lecciones tomadas directamente del curso virtual.
  38. Enseñe también a tolerar y a entender diferentes posturas.
  39. Haga recomendaciones de estudio a sus estudiantes antes de comenzar un curso.
  40. Conozca la diferencia entre el conocimiento teórico y el práctico.
  41. Nunca trate mal a un estudiante.
  42. Todo el mundo es carismático de alguna manera. Conózcase y utilícelo.
  43. Si el video, lectura, etc. Es muy largo, haga ejercicios de relajación y/o juegos en la mitad de estos.
  44. Si utiliza el sarcasmo o bromea  de manera jocosa de algún tema, tenga cuidado.
  45. No compita con otros profesores, solo su propia imagen se verá afectada.
  46. Por su seguridad no haga citas, ni asista a reuniones con alumnos. Diferente si es con otros docentes en un ámbitos académico e institucional.
  47. Use analogías y ejemplos. Incluso, mejor aún, haga que sus estudiantes creen analogías y creen sus propios ejemplos.
  48. Los mapas conceptuales son una manera fácil de resumir y explicar conceptos complejos.
  49. Entienda la virtualidad de un aula como si tuviera paredes transparentes, usted tiene acceso a estudiantes de todas las culturas, etnias y razas. Tenga en cuenta esto.
  50. Utiliza todas las herramientas digitales que pueda.
  51. Crea en sus capacidades y las de sus estudiantes.
  52. Confié en sus intuiciones.
  53. Recuerde que el canal por el que se mueve la información que usted está dando es la internet, tiene todo el material académico del mundo a su disposición, al igual que sus estudiantes.
  54. Si quiere enseñarles algo a sus estudiantes que no estaba propuesto en clase, hágalo. Si le nace hacerlo hágalo solo por el amor a la docencia.
  55. Siempre dele el crédito que sus pares se merecen, cite la bibliografía, eso es respeto y sus alumnos se darán cuenta de esto.
  56. Utilice la tipografía para jerarquizar información, es decir: Bold, Cursiva, resaltador, tachado, subrayado, etc.
  57. En lo posible haga horarios y cronogramas. Cúmplalos, no se desgaste haciendo las cosas a la carrera. Haga las cosas a conciencia y bien, sino no las haga.
  58. Si para crear contenido para sus clases tiene que leer mucho, cómprese una Kindle, tablets o acostúmbrese a leer en el computador, no saque fotocopias. El medio ambiente necesita más personas que hagan que hagan esto.
  59. Acostúmbrese a jugar juegos de memoria, mentales y puzzle. Esto hará que piense de una manera más estructurada y coherente. Usted también se puede divertir.
  60. Hacer preguntas buenas y con sentido no es fácil. ¡Aprenda a hacerlas!
  61. Aprenda de retórica del discurso y arquitectura de las ciencias y del conocimiento. Esto lo debe saber todo docente.
  62. Utilice adivinanzas, rompecabezas, paradojas e imágenes sorprendentes para tomar la atención de sus estudiantes.
  63. Trate de estar actualizado en la información, lea autores nuevos, la ciencia todo el tiempo está evolucionando y en crecimiento.
  64. Trate de usar un lenguaje jovial, trate de tener una buena relación con sus estudiantes, recuerde que después esa persona le puede enseñar algo a usted.
  65. Asegúrese de que sus estudiantes les tome menos trabajo aprender el conocimiento que usted da, con respecto al trabajo y el tiempo que le costó a usted. Si lo logra, quiere decir que está haciendo su trabajo de docencia muy bien.
  66. Cambie los ejemplos y las fotos para mantener activo el curso. Ponga diferentes tareas y ejercicios, para que sus estudiantes antiguos no pierdan las habilidades que ganaron.
  67. Dele importancia a la inteligencia emocional, a los valores y a la ética.
  68. No repita información en las clases  de los cursos que dé. Los estudiantes siempre se darán cuenta.
  69. Corra riesgos que otros no se han permito tomar, haga la diferencia.
  70. Trate de estar escribiendo sobre las habilidades y conocimientos que enseña.
  71. Llegue a los estudiantes emocionalmente, antes de hacerlo intelectualmente.
  72. Si tiene un público objetivo, encárguese de conocerlo.
  73. Cause una muy buena primera impresión en el video de introducción de la ficha del curso.
  74. Utilice ejemplos positivos, divertidos, no haga ejemplos condescendientes o que hagan sentir mal a algún alumno.
  75. Demuestre a sus estudiantes que usted cree en ellos.
  76. Déjese enseñar por sus estudiantes. El modelo de enseñanza online hace que cualquier persona pueda terminar en su salón de clases.
  77. Anticipar malentendidos.
  78. Tener múltiples fuentes de datos de fácil y rápido acceso, para así corroborar información.
  79. Por ejercicio, intente crear un curso con otro docente. Eso diversifica el campo y la forma en que dan el conocimiento.
  80. Debe usar como metodología de enseñanza la creación y desarrollo de proyectos.

Ser docente virtual necesita de habilidades diferentes a las que necesita un docente presencial. Aquí intentamos mostrarte algunas, sin embargo son solo de manera superficial. Si conoces más y crees que puedes crear un MOOC sobre docencia y TIC, al lado derecho hay una convocatoria para que propongas un curso, si es lo suficientemente interesante tendrás el espacio para publicarlo y recibirás asesorías que te instruirán en ser un excelente profesor virtual.

Fuente: tipseducacion.com

Educación simplificó el currículo educativo

Juan Eduardo Thomas
Santo Domingo, RD

Dos grandes novedades asoman al nuevo año escolar que estrenará República Dominicana el 2 de noviembre próximo: una simplificación del currículo educativo, que le quitará contenidos considerados innecesarios por las nuevas autoridades y la puesta en marcha de las cátedras ciudadanas, que prometen  instrucción en civilidad y cultura general y popular dominicana.

Para explicar el primero de los puntos, el referente al currículo formativo, el ministro de Educación, Roberto Fulcar, asegura que República Dominicana cuenta con uno de los planes de estudio más grandes de América, con el que se pretende educar en cuestiones que ya no son relevantes a la sociedad de hoy.

Y esa simplificación de la que habla se haría en dos etapas: una inmediata, para aplicarla al presente año escolar, y la segunda con mayor calado para el periodo académico 2021-2022, cuando ya los nuevos incumbentes tengan un año en sus funciones.

“La República Dominicana tiene el curriculu más grande del continente. Superabundante y está lleno de irrelevancias, de contenidos e indicaciones de competencias que no son fundamentales en este tiempo que vivimos. Antes lo fueron, ya no”, señala el ministro.

En lo inmediato, esa simplificación de los contenidos que conforman el currículo educativo nacional es el que, en compañía de la Unicef, se procederá a virtualizar para la enseña a distancia que comienza el 2 de noviembre.

El año escolar nacional arranca formalmente el 18 de septiembre con el proceso de formación al profesorado. Esa primera fase concluirá el 30 de octubre y para el día dos de noviembre comenzarán las clases con los alumnos.

La idea que plantea el ministro Roberto Fulcar es la de hacer énfasis en competencias que enseñen a aprender, que pueda desarrollar el apetito por el aprendizaje de los estudiantes.

La segunda novedad que pretenden implementar, la de las cátedras ciudadanas, serán tan abarcadoras como importantes, según detalla el ministro Fulcar. Irán desde orientaciones sobre la los fenómenos naturales y la vulnerabilidad dominicana, hasta conocimientos de beisbol con figuras renombradas del deporte nacional, mediante un acuerdo que está en proceso de elaboración.

Una de esas cátedras ciudadanas a implementar les mostrará a los estudiantes la historia y el origen del merengue. Esa, en particular, estará a cargo del reconocido periodista Luis Eduardo Lora (Huchi), el historiador Rafael Chaljub Mejía y del maestro Rafael Solano.

“Eso debe ser explicado de manera simple y lúdica”, explica.

Pero también tendrán formación en cultura, con apreciación cultural y baile, en coordinación con el ministerio de Cultura, dirigido por Carmen Heredia; educación vial, con el propósito de que ningún estudiante salido del nuevo sistema educativo se salte una luz roja y conocimiento al detalle de la Constitución de la República.

En total serán más de 20 cátedras ciudadanas que completarán el modelo de tanda de extendida.

En sentido amplio, y en palabras del ministro Roberto Fulcar, el propósito es que el modelo educativo que se está impulsando sirva a los dominicanos para vivir mejor, para mejorar la vida de los ciudadanos e impulsar su empleabilidad.

“La educación debe servir para que la gente viva de lo que estudió”, dice Fulcar.

El nuevo ministro de Educación participó ayer del Desayuno del Listín, donde acudió en compañía de las viceministras Ligia Pérez, de servicios técnicos pedagógicos y Julissa Hernández, de planificación y desarrollo. En el encuentro informativo participaron Manuel Corripio, presidente de la Editora Listín; Miguel Franjul, director; Fabio Cabral, subdirector y Juan Eduardo Thomas, Editor Jefe.

La modalidad a distancia
El nuevo año escolar tendrá la novedad de ser enteramente a distancia. Y el camino para llegar a esa decisión se tomó tras las consultas con todos los actores de la vida nacional. De manera particular, el ministro de Educación cita conversaciones con las autoridades de Salud Pública y la Organización Panamericana de la Salud, que recomendaron no tener un año escolar presencial.

“Sería un pecado capital que los niños fueran al aula en estos momentos. Es un riesgo muy serio”, dice Fulcar.

La recomendación que les hizo la OPS es la de esperar hasta controlar la curva de contagios por la pandemia del coronavirus para entonces pensar pasar a un modelo semipresencial.

Esa modalidad a distancia obliga, cuenta el ministro Fulcar, al acompañamiento de los padres en el proceso de aprendizaje de sus hijos. Y para llegar ahí, previo al arranque de las clases con el alumnado nacional, las autoridades de Educación prevén un adiestramiento especial solo para los padres.

“Sucede algo: Quien no tiene un mínimo de metodología y sicología se aburre y hasta puede generarle un trauma a los niños”, explica Fulcar.

El rol del profesor será diferente
El nuevo panorama educativo nacional plantea un cambio general al modelo educativo hasta ahora conocido. Es un cambio radical surgido de una crisis que ha paralizado al mundo. Y en ese nuevo contexto los profesores deberán ajustar su rol.

“Los roles del profesor cambian”, advierte el ministro Roberto Fulcar. Ese nuevo rol es uno más orientado al seguimiento del alumnado, más orientado a la supervisión del trabajo docente.

“Los profesores van a revisar los resultados de los procesos de sus estudiantes. Su tarea ahora cambia pero el que lleva el seguimiento de sus alumnos y sus grupos es el profesor”, explica.

Esa supervisión directa del estudiantado es la que tiene planteada el ministerio para dar seguimiento a los equipos a entregar por el Gobierno. “Si hacen algo con las computadoras, las venden, rompen o pierden, no pueden hacer las tareas y ese es el sistema de control de los profesores”, dijo.

El día que el huracán San Zenón destruyó Santo Domingo

Se estima que la cifra de fallecidos superó los 4.000 y hubo más de 20.000 heridos

El 3 de septiembre de 1930, Santo Domingo sufrió los efectos de un devastador tornado llamado San Zenón que destruyó gran parte de la capital de República Dominicana. Los daños fueron tan cuantiosos que nunca se ha llegado a calcular su alcance, incluso la cifra de muertos es a día de hoy un poco incierta. Se habla de unos 4.000 fallecidos y más de 20.000 heridos, pero lo que sí se sabe con certeza es que el número de afectados fue tan elevado porque la mayoría de los habitantes de la ciudad se echaron a la calle, tal vez asustados por la inexperiencia ante ese tipo de sucesos, y allí fueron impactados por las piezas que movía la fuerza del viento. La mayoría de las casas en aquella época estaban construidas con materiales de madera, lo que hizo que la fuerza del aire las destruyera con facilidad. Así fue como la mayor parte de la ciudad quedó prácticamente en escombros, pero tras el paso del huracán San Zenón, el Presidente Trujillo empezó a planificar programas para asistir a los damnificados y comenzó a reconstruir la ciudad con ayuda de otros países como Estados Unidos. Como anécdota, el trágico desastre natural fue fuente de inspiración para la canción “Cada vez que me acuerdo del ciclón, se me enferma el corazón” del Trío Matamoros, ya que ellos mismos fueron testigos de la fuerza del viento en la capital dominicana, porque ese 3 de septiembre de 1930 estaban alojados en un hotel de la ciudad.

Consejos para una vuelta a clases segura en la ‘nueva normalidad’

La redefinición de espacios y horarios o unas medidas de higiene estrictas para garantizar un regreso seguro a las aulas son algunas de las medidas que se plantearon en RE.SCHOOL Forum, un debate virtual celebrado en junio y en el que intervinieron distintos expertos relacionados con el ámbito educativo.

La vuelta a clases se acerca y, aunque cada comienzo de curso trae novedades, este año será muy diferente al resto. La crisis sanitaria ha provocado que el regreso de los estudiantes a las aulas en septiembre se estudie al detalle, planteando distintos escenarios de actuación dependiendo de la evolución de la pandemia.

Cómo garantizar la salud y seguridad del alumnado

Una redefinición de los espacios y de los horarios de entrada y salida del alumnado, automatizar una serie de hábitos de higiene para frenar el contagio o una conectividad más eficaz son algunas de las conclusiones del informe ‘RE.SCHOOL: retrato robot de los colegios del futuro’, que proceden de RE.SCHOOL Forum, una cita virtual a modo de debate que se celebró el pasado junio y que tuvo como principal objetivo encontrar las respuestas a los nuevos retos educativos impuestos por la situación actual.

Espacios y flujos

Hay que definir de los horarios de entrada y salida del centro (escalonados, con diferentes accesos…) y los flujos y movimientos dentro del edificio tanto para los estudiantes como para los docentes, ya sea entre clases, acceso al recreo, comedor, cuartos de baño…

La nueva normalidad exige más necesidad de apertura garantizando la distancia social y la ventilación. Para ello, se pueden cambiar algunas estructuras y convertirse en espacios más grandes, que sean flexibles y permitan usos diversos. Se pueden organizar en aulas de corte clásico, espacios de multitarea en grupos reducidos, espacios de trabajo individual o tutorizado, aulas magnas… Sin olvidar los otros espacios comunes como el patio, la biblioteca, el gimnasio o el comedor, que pueden convertirse en espacios polivalentes de uso continuado ayudando a mantener baja la densidad de alumnado dentro de los espacios cerrados.

Adicionalmente, se pueden incluir cámaras dentro del aula para grabar o retransmitir la clase y permitir que los estudiantes desde sus casas puedan seguir la lección a distancia.

Horarios

horarios vuelta al cole

Teniendo en cuenta las dimensiones y posibilidades del centro, los horarios de entrada y salida pueden dilatarse para evitar las aglomeraciones. Por otro lado, la ampliación de los espacios (mencionado anteriormente) también debe ir acompañada de una modificación de los horarios para favorecer la rotación entre los diferentes escenarios. Esto permitirá que estudiantes de un mismo grupo-aula puedan dividirse en grupos más pequeños que puedan funcionar como ‘grupos estancos’ o ‘grupos tortuga o burbuja’ en algunos casos. Estos últimos son grupos de 10 a 15 alumnos que funcionan de manera estanca o ‘casi’ estanca. Ante la posibilidad de un rebrote en uno de estos grupos o su entorno, esta estanqueidad minimizará el riesgo de contagio comunitario y su propagación.

Higiene

En este punto existen dos grandes áreas de trabajo: los hábitos de la comunidad educativa y el uso del material. Por un lado, se deben establecer muy claramente las normas de limpieza de manos, uso de mascarillas, limpieza de pupitres y restos de comida. Es fundamental seguir normas y tenerlas claramente señalizadas en todo el centro. También hay que plantear visiblemente las distancias de seguridad con mobiliario y elementos disuasorios (cintas en el suelo, pantallas de metacrilato…) y como centro, hay que asegurar la desinfección durante y después de las horas lectivas.

Higiene

Por otro lado, la segunda área es relativa al material a utilizar: hay que evitar compartir (en este punto entra el material fungible y también los libros, dispositivos electrónicos…). Aquí es importante tomar en consideración la inversión del centro, la de las familias y las posibilidades que ofrecen las plataformas multidispositivo.

Conectividad

conectividad

Es esencial para superar la brecha digital y, como centro, hay que asegurar que los estudiantes pueden acceder a los contenidos también desde casa, si es necesario. Las plataformas de aprendizaje online son cada vez más inclusivas y mejoran sus diseños y necesidades de conectividad para hacer frente a las limitaciones reales de cada país. Por otro lado, “si el entorno no puede asegurar la conectividad del alumno, el centro deberá permitir que se trabaje en las instalaciones de manera individual tal y como harían en sus domicilios para evitar la brecha digital”.

 

 

Fuente: educaciontrespuntocero.com

Las claves para diseñar contenido curricular de calidad

Un currículum evolutivo que implique una propuesta pedagógica centrada en un aprendizaje por competencias (50% contenidos y 50% competencias) y tenga en cuenta la educación emocional. Así debería diseñarse el contenido curricular el próximo curso, según los expertos que han participado en el foro de debate RE.SCHOOL.

Para diseñar un buen contenido curricular es fundamental tener claro qué tipo de alumnos se quieren formar, qué metodologías utilizar y qué recursos permitirán desarrollar esas metodologías. Así lo creen los expertos en educación y docentes que participaron en el foro de debate virtual RE.SCHOOL, que contó con la asistencia de  4.000 docentes y directores de colegio de 43 países, principalmente de España, México, Estados Unidos, Argentina y Perú. Su objetivo ha sido proponer ideas y compartir experiencias para adaptar el futuro de la enseñanza a la nueva normalidad, que han recogido en el informe ‘RE.SCHOOL: retrato robot de los colegios del futuro’.

Contenido curricular evolutivo

Niños en clase atendiendo a la profesora.

Tal y como recoge este documento, los docentes deberán cambiar su arquitectura mental y centrarse no solo en el temario concreto sino en el aprendizaje integral del ser humano planteado en un currículum evolutivo. “Tenemos que transformar el aprendizaje horizontal y pensar en la escuela en vertical; este es el reto más grande. La escuela debe ser un itinerario de aprendizaje y convivencia y tenemos que transcurrir por el currículum, no cubrirlo”, apunta el director de innovación y formación en Fundació Jesuïtes Educació, Miquel Amor. En esta misma línea, el cofundador de Genially, Luis García, emplea el término de ‘educación bulímica’ para referirse (y criticar) al método de aprendizaje tradicional: tragar, vomitar y después olvidar.

El papel de la tecnología en este contexto se valora desde dos ángulos: como un apoyo para integrar los diferentes elementos de la asignatura en la ejecución de la clase y como herramienta para trabajar el contenido curricular de la asignatura. También puede ayudar en el objetivo de transformar los currículum en algo mucho más dinámico, adaptables a las realidades de los colegios, de los países y del momento en que vivimos.

Enseñanza competencial

Por otro lado, anima a apostar por una propuesta pedagógica centrada en un aprendizaje por competencias (50% contenidos y 50% competencias) que englobe el mundo de las emociones, pero que también incluya el pensamiento crítico, el creativo, la educación del carácter, el acompañamiento personal, el trabajo en equipo, el meta aprendizaje y la resolución de problemas. Para ello, los profesores deberán perder el miedo a priorizar estos aspectos y dedicarles el espacio y tiempo necesarios, conservando igualmente el rigor en cuanto a los contenidos y poniendo el foco en el alumno como protagonista de su aprendizaje.

Autonomía y estabilidad emocional

Otro de los factores a tener en cuenta a la hora de diseñar el contenido curricular es la autonomía de los alumnos. Jorge Yzusqui, cofundador de Innova Schools (Perú), cree que “los currículum rígidos tratan a todos los alumnos por igual y no les dejan ningún margen para decidir qué quieren aprender y cómo lo quieren hacer”. Además, asegura que en el contexto online, “muchos se han visto perdidos y los docentes coinciden en apuntar que los alumnos que han respondido mejor a la crisis no son aquellos con más dispositivos, sino los que tienen una mayor estabilidad emocional, autonomía y capacidad de organización y autorregulación”.

Teniendo esto en cuenta, los profesores deberían ofrecer herramientas a los alumnos y acompañarlos para que aprendan a ser autónomos, resilientes y para que respondan solos a esta situación y no dependan de los padres. “El profesor debe convertirse en un guía, en un coach, más que en la persona que lo sabe todo y se lo cuenta a sus alumnos. El gran trabajo es preparar el escenario de aprendizaje, plantear preguntas y guiar al alumnado en su aprendizaje para que sea mucho más autónomo”, apunta Óscar Abellón, director y profesor de Matemáticas en el Colegio Escolapios de Soria. Según él, para lograrlo es necesario apoyarse en la tecnología. Un recurso útil para fomentar esta autogestión del tiempo y de las tareas son las hojas de ruta diarias a través de metodologías como Kanban, que generan independencia en el aprendizaje.

Gestión emocional

En el entorno online, la distancia impuesta por las pantallas hace que una parte del contenido emocional en las clases se pierda. Por este motivo, según este informe debe cambiarse también el método de aprendizaje y adaptar el contenido a este nuevo contexto. David Bueno, doctor en Biología, profesor e investigador de Genética en la Universidad de Barcelona y director de la Cátedra de Neuroeducación UB-EDU1ST, señala que “lo más importante es transmitir la curiosidad y las ganas de hacer cosas, más que completar el temario; y esto lo conseguimos muchas veces invirtiendo lo que haríamos dentro del aula”.

En esta línea, los expertos recomiendan que el docente empiece por la presentación del tema a tratar y formule preguntas y retos que tengan relación con el tema y con el contexto real que está viviendo el alumno; de esta forma se genera una motivación que le predispone para buscar la información y, en última instancia, compartirla en clase con sus compañeros. Finalmente, el profesor complementará lo ya trabajado con su conocimiento.

Además, en el área de la competencia lingüística, se llegó a la conclusión de que el reto está en trabajarla con actividades globales que, partiendo de un punto, incluyan al mismo tiempo gramática, comprensión de la realidad, comunicación oral, expresión escrita, organización del pensamiento, conversación como medio de aprendizaje, construcción de relaciones iguales, comprensión lectora y un conocimiento reflexivo de la lengua. “Tenemos que lograr que todas las actividades de lengua fomenten la comunicación oral y que los alumnos sientan la necesidad de comunicarse”, apunta la filóloga Cristina Túnica.

Claves para la enseñanza online

Finalmente, algunos trucos para la gestión del aprendizaje online, compartidos por la consultora y psicóloga educativa Lola Reeves:

  • Es imprescindible que todos los alumnos tengan las cámaras encendidas para mantener el contacto visual y establecer turnos para el uso de los micros. Los estudiantes también pueden compartir aportaciones utilizando la caja de participación o chat.
  • Dedicar un tiempo al inicio de la sesión para explicar cómo entregar las tareas o trabajos, unificar formatos y facilitar la corrección al docente. “Ayudarles a ayudarnos”.
  • Comunicar de forma motivadora y personalizada.
  • Usar screen casting (compartir pantalla) para corregir trabajos escritos, dar feedback personalizado, dar instrucciones, crear tutoriales, ser inclusivos con los niños con necesidades educativas especiales, y desarrollar habilidades de escritura, lectura y comunicación oral.
  • En trabajos en grupo, los share charts o rúbricas de autoevaluación son muy útiles para seguir la evaluación del trabajo colaborativo.

 

 

 

Fuente: educaciontrespuntocero.com

Ubicua: Plataforma de aprendizaje virtual para docentes

Redacción PLAN LEA

Santo Domingo, RD

 El mundo se ha transfor­mado. La tecnología ha cambiado las reglas del juego. Y la educación no es la excepción. Es por esto que, Plan LEA de LISTÍN DIA­RIO, en su ardua tarea de contribuir al desarrollo de la educación de to­dos los dominicanos se une a la Aso­ciación para la Creatividad, Innova­ción, Emprendimiento y Networking (A100%), donde a partir de hoy, los docentes de República Dominicana podrán capacitarse utilizando Ubi­cua, la nueva plataforma virtual de aprendizaje continuo para fortalecer sus competencias digitales.

La oferta académica de Ubicua es­tá enfocada en tres áreas fundamen­tales: Herramientas de Productivi­dad, Metodologías de Aprendizaje y Certificaciones Internacionales.

Los cursos que ofrece la refe­rida plataforma son cortos, prác­ticos, en español y permiten el aprendizaje de habilidades espe­cíficas, basadas en las tecnologías líderes del mercado.

Actualmente se centran en te­mas que fomentan la creatividad, el trabajo en equipo y la comunica­ción, para que los docentes apren­dan técnicas que les permitan ense­ñar en la modalidad virtual.

GRATIS durante dos meses:

Hasta el 31 de octubre del presen­te año, los docentes tendrán acceso gratis a todos los cursos de UBICUA al suscribirse en www.ubicuaedu­cacion.com Luego de suscribirse en dicho portal, los docentes podrán capa­citarse en cualquier momento y lu­gar, desde su computadora, laptop, tableta o teléfono móvil.

Aprenderán a enseñar online, a su propio ritmo y recibirán ma­terial de apoyo en formato PDF, videos, simulaciones prácticas y diplomas de participación al termi­nar cada curso satisfactoriamente.

Certificaciones Internacionales:

Los docentes que deseen adqui­rir una acreditación internacional tendrán la opción de comprar un examen de certificación directa­mente desde el portal.

El principal ejemplo es Microsoft Certified Educator (MCE), una certi­ficación que proporciona herramien­tas sólidas que ayudan a los educa­dores a impulsar la mejor integración de las Tecnologías de la Información y la Comunicación en el proceso de aprendizaje de los estudiantes.

Ventajas de Ubicua:

Tecnología de clase mundial: Ubicua utiliza Open EdX, una tec­nología de aprendizaje desarrollada por las universidades de Harvard y MIT, utilizada por más de 40 millo­nes de estudiantes en 32 países.

Accesibilidad: Acceso a todos los cursos desde cualquier lugar.

Conveniencia: Acceso 24 ho­ras al día para que aprendas a tu propio ritmo y en español.

Permanencia: Materiales de aprendizaje están siempre dispo­nibles.

Inmediatez: Dondequie­ra que esté un estudiante, pue­de acceder a los materiales de aprendizaje.

Reconocimiento: Diplomas de participación y certificaciones in­ternacionales.

Multidispositivo: Acceso des­de cualquier dispositivo con co­nexión a internet.

Personalización: Rutas de aprendizaje personalizadas.

Algunos ejemplos de los cursos son:

Creatividad en el aula: contan­do historias a través de comics

Diseño y construcción de juegos interactivos

Karaoke en el aula de clases

Creación de Objetos de aprendizaje interactivos

Creación y edición de recur­sos multimediales para el aula

Diseño y creación de lecturas hipertextuales

Proyectos de investigación en un espacio colaborativo

Trabajo colaborativo y coau­toría más allá del aula de clase

Creación y gestión de equi­pos de clase multidisciplinares

Crear, organizar y dar segui­miento a un curso con Teams

Programación y gestión de reuniones

Realización de webinars con Teams

Estuche de Prensa LEA

  1. Para suscribirse, los docentes deben ir a la opción “Suscríbete” (o “Capacítate” que también te lleva al proceso de suscripción).
  2. Llenar la información de la cuenta (usuario, contraseña, correo)  y la información personal (nombre, país, ciudad, teléfono)
  3. Aceptar los términos y condiciones.
  4. Finalizar compra de la suscripción que tendrá costo $0 a partir del 1 de septiembre hasta el 31 de octubre.
  5. Al recibir correo de confirmación, en el portal seleccionar “Ir al Campus”
  6. Oferta válida desde el 1 de septiembre hasta el 31 de octubre: