La temporada ciclónica y su reto tras el Covid19

El lro. de junio de cada año se inicia la temporada de huracanes en la zona del Caribe el cual será un evento en el ciclo anual de formación de ciclones tropicales. es por tanto que los organismos nacionales conjuntamente con el Ministerio de Salud se preparan para este reto que afronta la temporada ante la pandemia del COVID19

Aunque el periodo de formación es desde junio hasta noviembre, estas fechas delimitan convencionalmente el período de cada año cuando la mayor parte de ciclones tropicales se forman en el océano Atlántico norte. Sin embargo, la formación de ciclones tropicales es posible en cualquier momento, como lo demuestran las formaciones de las tormentas tropicales Arthur y Bertha, el 16 y el 27 de mayo, respectivamente, marcando el sexto año consecutivo con sistemas de pretemporada. Esto también marca la primera vez desde 2016 que dos o más tormentas con nombre se desarrollaron antes del comienzo de la temporada, y la primera vez desde 2012 que dos o más tormentas nombradas se formaron en el mes de mayo.

Debido a la actual pandemia de COVID-19, las entidades de socorro y salud han expresado su preocupación por la temporada de huracanes que posiblemente exacerbe los efectos de la pandemia. Las evacuaciones se verían significativamente obstaculizadas debido al temor de contraer el virus y las reglas de distanciamiento social se romperían al brindar ayuda a las áreas afectadas por huracanes.

En República Dominicana la Defensa Civil dio a conocer su plan operativo con la finalidad de asistir a la población ante cualquier fenómeno que pueda afectar al país durante la Temporada Ciclónica 2020,mediante una reunión virtual sostenida con los 32 directores provinciales del organismo, la entidad presentó su plan operativo, cuyo contenido contempla una serie de medidas de prevención y preparación, para fortalecer la capacidad de respuesta de la institución ante cualquier fenómeno que se produzca durante este período, la institución dispondrá de un total de 14,129 voluntarios y 394 empleados a nivel nacional.

Por su parte la Oficina Nacional de Meteorología indicó que el pronóstico de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA) señala que en la cuenca del Océano Atlántico esta temporada está catalogada por encima de lo normal, superior al promedio, con un rango probable de 13 a 19 ciclones tropicales nombrados, de los cuales de 6 a 10 se convertirían en huracanes y de 3 a 6 en huracanes mayores.

En la presentación del plan para este año y sobretodo para el reto que presenta este en particular, el General Carrasco Paulino aseguró que Contamos con una institución mejor equipada, entrenada y más comprometida, desde la cual para esta temporada se están disponiendo de 132 médicos, paramédicos y técnicos en emergencia especialistas en búsqueda y rescate, calificados para brindar asistencia en los casos que se presenten, así como 24 ambulancias equipadas y dotadas de medicamentos. Al igual que 21 embarcaciones, con 83 buzos y 636 salvavidas, para el rescate acuático.

Igualmente, aseguró que se dispondrán 7 unidades caninas, 8 unidades móviles de rescate, 252 vehículos todoterreno y 5 aeronaves no tripuladas (drones), con el propósito de realizar labores de búsqueda y localización de personas ubicadas en zonas vulnerables y de difícil acceso. Así como también, cuentan con un equipo de radio VHF, con capacidad de 128 canales en frecuencia de radioaficionados, para restablecer la comunicación en caso de que resulte afectada.

En la misma medida, disponen de 5 centros de acopio y 2,396 centros colectivos (albergues) georreferenciados, distribuidos en todo el territorio nacional, con una capacidad de alojamiento para 557,193 personas que requieran ser evacuadas de zonas vulnerables; las ubicaciones de estos albergues se encuentran disponibles en la página web de la institución.

Para el uso de los mismos, trabajan en el diseño de un protocolo de actuación junto al Ministerio de Salud, en procura de tomar las precauciones de lugar que garanticen las normas de distanciamiento social entre las personas evacuadas y albergadas, evitando con ello la propagación de la enfermedad por coronavirus (COVID-19).

Medidas preventivas

En procura de minimizar el riesgo de las zonas vulnerables, el General Carrasco también indicó que, en coordinación con los integrantes de los Comités de Prevención, Mitigación y Respuesta (PMR) ante desastres provinciales y municipales, el personal de la Defensa Civil realiza limpieza de imbornales y cañadas, poda de árboles, al igual que verificaciones del tendido eléctrico, en conjunto con las empresas distribuidoras de electricidad.

Asimismo, esta campaña preventiva contempla recorridos por los distintos medios de comunicación, escuelas, programa radial, distribución de brochures informativos, perifoneos, integración de redes comunitarias, difusión de mensajes en redes sociales y página web, donde se orienta a la población sobre qué hacer antes, durante y después de un huracán.

Además, capacitaciones de primeros auxilios básicos en la modalidad presencial y virtual a través de la Escuela Nacional de Gestión de Riesgos; y una Sala de Situación que permanecerá disponible las 24 horas, para que los ciudadanos puedan recibir asistencia o reportar cualquier novedad a través de los números de teléfono 809-472-8617 y 809-472-8614.

Otras medidas preventivas

La amenaza para el país que suponen estos fenómenos,  por las lluvias, inundaciones, derrumbes, caídas de árboles y daños a viviendas que puedan provocar, nos obliga a estar siempre preparados, lo que conlleva una mitigación de los posibles daños.

El Comité Nacional de Emergencia recomienda como uno de los primeros pasos para la preparación  tener un plan de emergencia para nuestra propia familia, de manera que el huracán no nos tome desprevenidos, estemos conscientes del nivel de seguridad de nuestra vivienda y  podamos reforzar los puntos vulnerables.

Medidas simples a incluir en un plan familiar de preparación incluyen:

  • Limpiar los techos, asegurar los tinacos y cualquier objeto que pueda tumbar el viento.
  • Hacer una lista de los muebles y objetos que se necesitaría guardar en la casa o asegurar, como zafacones, muebles de patio y plantas.
  • Revisar las condiciones de sus instalaciones de gas, eléctricas, inversores y baterías.
  • Disponer de recipientes para almacenar suficiente agua.
  • Mantener en nuestro patio o jardín los árboles y  arbustos podados.
  • Integrarse en la comunidad y exhortar a los vecinos a hacer su propio plan familiar o de la comunidad.
  • Decidir dónde quedarse durante la tormenta en caso de vivir en un área vulnerable o de evacuación.

Estas medidas de preparación son válidas durante toda la temporada de huracanes.

En el caso de que se emitan avisos de huracán o de tormenta, la  Oficina Nacional de Meteorología recomienda entre otras acciones:

  • Preparar  reservas de agua
  • Proveerse de suficientes alimentos no perecederos.  Si se tienen niños pequeños disponer de alimentos especiales para varios días.
  • Reforzar las ventanas, puertas y techos de zinc.
  • Proteger las ventanas y puertas de cristal
  • Recoger  o asegurar aquellos objetos sueltos en el techo o en los alrededores de la casa.
  • Asegurar las pertenencias personales y documentos
  • Proveerse de lámparas de gas, linternas y velas y equipos que funcionen con baterías (ej: radio)

Es muy importante  permanecer pendientes de las instrucciones que emitan el Centro Nacional de Operaciones de Emergencias  y la  Defensa Civil antes y durante una tormenta o huracán.

Fuentes:

  • https://www.diariolibre.com/
  • https://www.unicef.org/republicadominicana
  • www.elcaribe.com.do
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *