¿Cómo ser mejores padres en tiempos de confinamiento?

Es normal que entre el estrés del confinamiento y las responsabilidades del hogar, sientas que estás al punto del colapso, pues los niños también deben lidiar con sus tareas y muchas veces tendrán a sentir esa sensación de aburrimiento por la monotonía de estar en el hogar.

No te preocupes, de vez en cuando es normal que los niños lidien con su aburrimiento, así pueden encontrar soluciones que le estimulen su creatividad y aprendan a hacer frente a realidades que son más palpables que sus propios deseos; estos consejos de la Fundación San Carlos de Maipo están diseñados para que los padres ayuden a sus hijos durante el encierro;

1. Parentalidad en cuarentena

Debemos entender que estamos en tiempos excepcionales, por lo que muchas reglas del hogar pueden también ajustarse a las medidas globales; lo importante es respetar los espacios de cada uno así sea por 1 hora al día; también es importante supervisar las tareas de nuestros pequeños, y no culparlos por si se exceden de su tiempo reglamentario en juegos u ocio, este tipo de permisos mejorarán la relación de todos, permitiéndose conocer cómo son cuando están limitados en muchos aspectos.

2. Buenas instrucciones

No dejes que el estrés se apodere de ti, pon tu granito de arena y enséñale lo mismo a tus hijos, de manera firme, pero gentil, puedes establecer normas e instrucciones a seguir en el hogar para la convivencia de todos.

Es importante dar instrucciones claras. Como por ejemplo, acciones específicas que puedan entender de forma clara y precisa. Distinto y más eficiente es decir las tareas concretas: hacer la cama, guardar los juguetes en un lugar específico, dejar la ropa sucia en su lugar.

3. Las rutinas en crisis

Habrán rutinas que se pierdan debido al tiempo actual que se vive, por esa misma razón, es necesario establecer un orden de prioridades y de rutinas que sí deben cumplirse en el hogar, para hacerlo de forma más amena, puedes incluso involucrar a tus hijos en las “tareas de adulto” del hogar, así tendrán una mecánica diferente y los harán sentir parte importante del orden que quieren seguir.

4. Hermanos en cuarentena

Es necesario saber controlar las peleas de hermanos, por lo que hay disminuir cuanto antes los factores que inciden en dichos conflictos para lograr una convivencia óptima de todos los componentes.

5. Sobrevivir a un adolescente en cuarentena

Convivir con adolescentes en pleno confinamiento es todo un desafío; en esta situación es cuando más se deben respetar los espacios, tienes que dejarlo ser, que pueda hablar con sus amigos por teléfono y que principalmente pueda experimentar la soledad producto del confinamiento; no se trata de convertirnos en mejores amigos pero sí en ser alguien que los conozca más.

6. Reuniones familiares

Los encuentros familiares ayudan además a administrar las tareas del hogar, bajo el mismo precepto: es una herramienta donde se involucra a los niños, niñas y adolescentes, en lugar de imponer tareas y reglas que son más difíciles de adoptar por ellos. Después de que cada uno logre sus tareas, pueden gozar de tiempo juntos para entretenerse en familia o respetar los espacios individuales.

7. Emociones en tiempo de crisis

Hay que saber controlar las emociones, para ellos los padres deben saber manejar todos los temas fríamente calculados para poder tener un hogar en armonía; este proceso es importante en los pilares del hogar.

8. Tener tiempo juntos

Como habíamos mencionado anteriormente, pueden establecer así sea un día de la semana, un encuentro para pasar tiempo juntos, así sea viendo una película, o jugando algún juego de mesa, entre otros, por lo que es necesario establecer un tiempo familiar durante la crisis.

9. Comunicación efectiva

Acá es donde los adultos tenemos una gran responsabilidad. Por ejemplo, con nuestros hijos es muy importante desterrar de nuestro lenguaje de adultos expresiones como “tú eres un flojo” o “tú eres un desordenado”. Los adultos debemos hablar desde lo que sentimos ante la conducta de nuestros hijos, y no desde las etiquetas que les ofrecemos o el reflejo que les entregamos respecto a su identidad. Así encontraremos en ellos recepción de nuestras preocupaciones. Siempre manteniendo la actitud firme y gentil.

10. Motivar y alentar

Felicitemos a nuestros hijos por un trabajo bien hecho o el esfuerzo de intentarlo, que puede ser con cosas tan simples como haber hecho las tareas que se les asignaron. Aún cuando sean cosas simples y cotidianas, es el refuerzo positivo y no el negativo el que permite fijar un nuevo hábito.

 

Fuente: https://www.caraotadigital.net

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *