Lo que el coronavirus deja al descubierto en el sistema educativo dominicano

El mundo entero ha sido sorprendido con la llegada del COVID-19. Esta situación inesperada ha dejado al descubierto, una vez más, nuestras debilidades institucionales y la falta de planes de acción para casos de emergencia, como estos.

A pesar de que nuestro país es muy vulnerable a los efectos de terremotos, huracanes, problemas sanitarios, etc., la realidad es que “somos poco previsores y organizados”.

La amenaza y el rápido avance del coronavirus no solo es un desafío que pone a prueba a la salud pública, lo es también para toda la vida nacional y de ello no escapan las escuelas y sus gestores, teniendo en cuenta de que los espacios escolares son focos de contagio de alta peligrosidad.

En un abrir y cerrar de ojos, tenemos las escuelas cerradas, los alumnos en casa, los docentes buscando alternativas para ofrecer contenidos y no detener los procesos de enseñanza y aprendizaje, y a los padres angustiados por no saber cómo encauzar estas acciones con sus hijos e hijas.

La inequidad que caracteriza nuestra sociedad, baila entre aquellas instituciones educativas y familias que pueden contar con plataformas, dispositivos y servicios digitales para hacer llegar las clases virtuales a sus alumnos, en contraste con una mayoría de la población que no tiene posibilidades de acceder a ellas y a los que les preocupa primero, como es de esperarse, cómo conseguirán alimentar a su familia en medio de esta cuarentena.

Además de superar la brecha digital que existe entre nuestros estudiantes, ¿cuáles son algunos de los desafíos que deja “el coronavirus” a la escuela dominicana?

Capacidad para la enseñanza a distancia: A pesar de que muy pocos centros educativos cuentan con las plataformas adecuadas, el producto que están recibiendo los estudiantes evidencian planificaciones improvisadas, mal estructuradas y confusas. Con propuestas y estrategias poco atractivas y muy dirigidas. Además de la baja capacidad de los docentes y directivos en el uso de la tecnología educativa.

Aquellos que no tienen esos recursos tecnológicos, por la prisa, la falta de equipos de reproducción, de materiales de apoyo, entre otros, tampoco han podido diseñar opciones adecuadas que permitan un aprendizaje pertinente e interesante.

Es importante puntualizar, que no contamos con bibliotecas públicas o privadas, con opción a accesos virtuales. Lo mismo ocurre con las instituciones culturales como lo son los museos, galerías, entre otros.

Lo más sorprendente es que un país pobre como el nuestro, que enfrenta problemas de accesibilidad a la escuela, por la falta de planteles escolares suficientes, especialmente en lugares remotos, no haya hace tiempo implementado la bien llamada “televisión educativa”, que es en muchos países, una opción exitosa.  A raíz de este “período de excepción” se reportan acciones en ese sentido, pero todavía con limitaciones para su acceso y muchas oportunidades de mejora. Todos los canales de comunicación del país (TV, radio y prensa escrita) pudiesen ser de mucha utilidad si son puestos de manera coordinada al servicio de la educación.

Planes y protocolos de contingencia: ¿Tenemos en nuestras escuelas la capacidad para identificar y manejar situaciones de emergencia? ¿Existen canales de comunicación y apoyo fluidos y claros con otras instituciones para hacer frente a estos casos?

Apoyo y empoderamiento a las familias: ¿Están los padres preparados para tener los niños en casa? Sabemos que el estado de cuarentena ha provocado mucho estrés al interior de las familias. De un día para otro, los padres se sienten responsables de que sus hijos “puedan cumplir y salvar el año escolar”, la casa se ha convertido en escuela y ellos en maestros. En muchos casos, el ambiente del hogar está tenso y las relaciones se han visto afectadas por la presión académica, el encierro y la impotencia. Sin dejar de mencionar el factor “miedo” que definitivamente está presente en una población que se sabe en riesgo.

La crisis provocada por el coronavirus también ha mostrado acciones creativas y bien intencionadas. Ha enarbolado un espíritu solidario y altruista entre maestros, alumnos y familias. Pero no menos cierto es que, al mismo tiempo los canales de comunicación se han sobresaturado de información cambiante y difusa, agudizando la angustia y la desinformación.

Cuando el coronavirus haya pasado y podamos volver a encontrarnos cara a cara. Además de celebrar victoriosos la vida, debemos abocarnos a la implementación de las necesarias acciones transformadoras a nuestro sistema educativo y emerger de esta crisis con la corona del desarrollo, igualdad de oportunidades y una educación de mayor calidad para todos y todas.

 

Emelinda Padilla Faneytt M.Ed.

La autora es especialista en Educación, directora de la Red Explora para el Desarrollo Educativo (Red-E).

IG: redexplorard

FB: Red Explora

4 comentarios
  1. Adela Ocampo
    Adela Ocampo Dice:

    Excelente, soy de Venezuela , es un aporte importante y educativo para el momento que vive no sólo en RD, ayuda a los docentes, padres, representantes , a todos los involucrados en el quehacer educativo. Felicitaciones .

    Responder
  2. Obed Fulcar
    Obed Fulcar Dice:

    Estimada Sra. Padilla:
    Muy buena evaluación de la realidad escolar dominicana frente al aprendizaje a larga distancia forzado por la cuarentena del Covid-19. Estoy en desacuerdo cuando usted menciona que “La inequidad que caracteriza nuestra sociedad, baila entre aquellas instituciones educativas y familias que pueden contar con plataformas, dispositivos y servicios digitales para hacer llegar las clases virtuales a sus alumnos, en contraste con una mayoría de la población que no tiene posibilidades de acceder a ellas”. Hoy día en el año 2020, Siglo XXI, podemos decir, con un mínimo margen de error, que casi el 99% de los jóvenes estudiantes de RD tienen un teléfono inteligente, ya sea Androide o IOS Apple. Ningun estudiante que se respete, hoy dia sale a la calle sin su smartphone. Hasta los moto conchos y los trabajadores Haitianos de la construcción y la industria informal, tienen su Alcatelo smartphone. O sea que no hay excusa para conectarse y seguir aprendiendo. No es verdad, que si una escuela pública o privada tiene aunque sea acceso a una plataforma digital como Google Classroom, o hasta Wasap, no puedan sus estudiantes conectarse por lo menos una vez al dia para hacer o someter sus tareas. Yo sé, a propósito que hay muchas escuelas que usan la plataforma digital Wasap para marcar a sus estudiantes Presente, y aun para que sometan una foto de sus tareas hechas. O sea que no hay excusa para que el estudiantado pùblico o privado, no pueda continuar seguir siendo instruido por sus maestros.
    En referencia a la capacidad para la enseñanza a distancia lo que si vemos es una falta de visón de la administración escolar y los docentes de haberse capacitado para poder instruir una enseñanza del Siglo XXI a sus estudiantes, así como una falla en prevision por parte de las autoridades escolares, tanto publicas como privadas.

    En cuanto a los planes y protocolos de contingencia puedo decirle que yo soy un maestro de Ciencias de Computadoras y de Carreras Universitarias en el Districto Escolar Publico 10 del Condado del Bronx, en la Ciudad de NY, compuesto por un 90% por estudiantes dominicanos de bajos ingresos, los cuales lamentablemente por muchas razones socio, económicas y culturales, sus padres no han tomado el tiempo para invertir en una computadora ordenador para sus hijos hacer sus tareas, y conectarse a los salones virtuales que normalmente usan las escuelas publicas y privadas para conectar a sus estudiantes con el aprendizaje fusionado, o sea la union del la enseñanza en el salon escolar con la enseñanza en linea via Internet. Ahora, estas mismas familias si se han apurado para comprarle a sus hijos teléfonos modernos inteligentes smartphones, así como los tenis, y la ropa de moda para lucir y aparentar.

    En cuanto al Apoyo y apoderamiento a las familias, yo mismo preparé las laptops que mis estudiantes necesitados usarían al inicio de la suspension escolar por la pandemia, y me he pasado horas orientando estudiantes para que aplicaran para una tableta digital cortesía del Departamento de Educación, para aquellos estudiantes que no tenían acceso digital para hacer sus tareas. Tengo entendido que por lo menos paquetes de aprendizaje se hubiesen podido imprimir en RD para todas las materia básicas, para repartir y asignar a los estudiantes, quienes a su vez podrían completar durante este largo periodo de aridez escolar.

    Finalmente el auge de plataformas digitales de video conferencias, como Zoom y Google meet, que solo estaban disponibles anteriormente a un nivel universitario o profesional, están ahora mismo disponibles a un costo gratuito para los maestros conectarse virtualmente con sus alumnos. Como mínimo esta el uso de Wasap video llamada, que aunque limitado a 4 usuarios a la vez, es una herramienta gratuita y ampliamente usada, que el docente del Siglo XXI pueda usar a su disposición para alcanzar a sus discípulos y continuar la instrucción virtual mas efectivamente y de una manera holística.
    Lic. Obed Fulcar EdM
    CS4ALL STEM Facilitador

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *