Mujeres combatientes en República Dominicana

Nathalia Romero

nathalia.romero@listindiario.com
Santo Domingo, RD

Ser madre, hija, espo­sa, amiga, concilia­dora, frágil, delicada y sumisa son las cua­lidades que para el status quo debería tener la mujer ideal. “El sexo débil”, como las ha ca­talogado un mundo hecho por y para los hombres. Sin embar­go, a través de la historia mu­chas mujeres han demostrado que el patriarcado se equivoca.

En República Dominicana, tenemos ejemplos de sobra. Mujeres comunes, pero que no se doblegaron ante las adver­sidades, resistieron la perse­cución, el exilio o la cárcel y la tortura, sin abdicar de sus idea­les.

Juana Saltitopa

Valiente mujer que muestra el  coraje y la fortaleza de nues­tras mujeres. Fue una activis­ta y militar que tuvo una desta­cada participación en la guerra por la independencia domini­cana, específicamente en la Ba­talla del 30 de Marzo de 1844 en Santiago de los Caballeros. Su actitud de arrojo y valentía le ganó el apodo de “La Coro­nela”.

Juana, sin lugar a dudas pa­saba como una mujer rara en su época; liberal, ruda en sus gestos y sus acciones, que im­ponía sus criterios y sus deseos.

Según los historiadores, el 30 de marzo de 1844 cuando se inició la batalla de Santiago, Saltitopa echaba para alante a los hombres que se acobarda­ban, atendía a los heridos, le pasaba agua a los combatien­tes para que calmaran su sed y refrescar los cañones, le lleva­ba pólvora en su delantal o en su pañuelo a los artilleros y les cantaba coplas a los soldados para que siempre estuvieran contentos y valerosos.

Las hermanas Mirabal

Patria, Minerva y María Tere­sa  Mirabal, mujeres adelanta­das a su época. Procedentes del pueblo Ojo de Agua, Salcedo. Estas hermanas se opusieron fervientemente a la dictadu­ra de Rafael Leónidas Trujillo. Minerva Mirabal, fue una de las fundadoras y quien le dio el nombre a la agrupación clan­destina movimiento 14 de ju­nio.

“Si me matan, sacaré los brazos de la tumba y seré más fuerte”, con esta frase, Miner­va respondió a quienes le ad­vertían que el sátrapa la iba a matar.

El 25 de noviembre de 1960, su cuerpo apareció destrozado en el fondo de un barranco, en el interior de un jeep junto con dos de sus hermanas, Patria y María Teresa, y el conductor del vehículo, Rufino de la Cruz.

Al sol de hoy, el nombre de las Mirabal se ha convertido en el símbolo mundial de la lu­cha de la mujer.

Tomasina Cabral

Esta heroína fue la primera presa política que estuvo en la cárcel de la 40, en la dictadura trujillista.

Ingeniera de profesión, “Si­na” Cabral, era miembro del movimiento 14 de junio.

Durante su apresamiento fue brutalmente torturada. Es la única mujer conocida hasta ahora, que fue sometida a esa clase de maltrato en las cárce­les dominicanas de esa épo­ca. También fue la amiga que acompañó a Minerva y Ma­ría Teresa Mirabal durante su tiempo en la cárcel.

“No le di ni una sola lágri­ma a la tiranía”, dijo con fir­meza en una entrevista rea­lizada por Listín Diario en el 2010, donde reveló cómo lidia con el pasado, y como todavía, después de lo que le hicieron, continúa siendo una ferviente defensora de los derechos hu­manos.

 Piky Lora

Carmen Josefina Lora Iglesias, conocida como Piky Lora, fue una revolucionaria y aboga­da que formó parte del Movi­miento 14 de junio. Durante la guerra de guerrillas utilizada en el movimiento del 14 de ju­nio, Lora fue la única mujer de 150 participantes en el frente.

Como parte del movimien­to del 14 de junio, fue asigna­da a ir entre Santo Domingo y San Francisco de Macorís, las principales ciudades domini­canas. Lora sirvió como la úni­ca mujer en el frente con los grupos guerrilleros en “Calle Juan de Dios Ventura Simo”. Después de que la resistencia fue derrotada en diciembre de 1963, Lora se entregó al ejérci­to y fue arrestada en Santo Do­mingo. Luego de seis meses en varias cárceles, fue exiliada a París, Francia.

Después de organizar breve­mente a los civiles para una re­sistencia armada, Lora regresó a Santiago en 1966 y comenzó a practicar leyes. Estaba intere­sada en la legislación sobre tie­rras, y luchó para devolver las tierras a los ciudadanos cuan­do habían sido robadas por in­dividuos privados y ricos.

Mamá Tingó

Florinda Soriano Múñoz, co­nocida como Mamá Tingó, fue una activista y defensora de los derechos de los campesinos. Gracias a su labor, más de 300 familias obtuvieron sus tierras. Fue asesinada luchando con­tra el despojo injustificado de terrenos a los campesinos resi­dentes de Hato Viejo en Yama­sá durante el segundo gobier­no de Joaquín Balaguer.

 SEPA MÁS
TINA BAZUKA
Guerrillera. 
Agustina Rivas, conocida popularmente como Tina Bazuca, fue una combatiente en la guerra de abril de 1965. La instructora Sagrada Bujosa la recuerda en el libro Mujeres de Abril de la periodista Margarita Cordero, como aquella mujer joven pero acabada, de pueblo, llena de cicatrices en el rostro. “Era una mujer que impresionaba. Siempre andaba vestida de verde olivo y con sus botas puestas”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *