Acción climática para reducir la contaminación global

Santo Domingo, RD

La contaminación ambiental y el cambio climático se han convertido en los principales retos para el desarrollo sostenible de las naciones.

Cada vez es más necesario invertir esfuerzos en medidas que permitan reducir los impactos que generan las actividades humanas sobre los ecosistemas y nuestro propio bienestar. La contaminación ambiental, en mayor medida la contaminación atmosférica, y el cambio climático guardan una alta relación entre sí. Es importante distinguirles para conocer qué vínculos tienen y qué posibles soluciones comparten a través de la acción climática.

La acción climática

Se conoce como acción climática a todas las actividades que como sociedad realizamos para adaptarnos a los impactos negativos del cambio climático y para mitigar las causas del cambio climático. La acción climática se basa primordialmente en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero mediante la mitigación y la adaptación a los efectos adversos que provoca el cambio climático.

Mediante el Acuerdo de París los países se han comprometido a cumplir la meta global de que el aumento de la temperatura media del planeta no supere los 2∞C hacia el fin de siglo, mientras que el escenario más ambicioso es que no avance más allá de 1.5∞C. Para lograr este objetivo las naciones promueven una acción climática inminente y a gran escala, con acciones que vayan desde los gobiernos hasta cada uno de los ciudadanos del mundo.

República Dominicana cuenta con la institución gubernamental encargada de aunar esfuerzos para hacer frente al cambio climático que es el Consejo Nacional para el Cambio Climático y Mecanismo de Desarrollo Limpio (CNCCMDL). Desde el CNCCMDL son coordinados los instrumentos de políticas públicas para mitigar las causas del cambio climático y que buscan la adaptación a los efectos de este.

Mitigación

El componente de mitigación de la acción climática implica modificaciones en las actividades cotidianas de las personas y en las actividades económicas, con el objetivo de lograr una disminución en las emisiones a fin de reducir o hacer menos severos los efectos del cambio climático.

El primer paso para implementar medidas de mitigación efectivas para la acción climática es conocer la generación de los gases de efecto invernadero (GEI) y la capacidad de los bosques de servir como sumideros de carbono.

Para conocer las cantidades y sectores de generación de GEI se realizan inventarios de emisiones, estos inventarios son vistos a nivel sectorial. Para esto se toman en cuenta los sectores de mayor impacto los cuales siguen a nivel global la siguiente distribución: suministro de energía, transporte, industria, residuos, vivienda, comercio, con una menor proporción silvicultura (incluida la deforestación) y el sector agrícola, estas últimas cada vez más están en aumento.

Como se establece en la Tercera Comunicación Nacional de la República Dominicana ante las Naciones Unidas, las emisiones de GEI de nuestro país siguen una distribución similar, con una generación del 61.9% de las emisiones por el sector energía (transporte y producción energética), 19.9% sector residuos, 12.9% sector agrícola y 5.3% procesos industriales. El estimado de emisiones es de 3.28 toneladas de CO2 equivalente por habitante basado en datos del 2010.

Adaptación

El otro componente de la acción climática es la adaptación. Esta consiste en reducir riesgos y vulnerabilidades buscando oportunidades y construyendo la capacidad de naciones, regiones, ciudades, sector privado, comunidades, individuos y sistemas naturales para enfrentarse con los impactos climáticos.

¿Cómo podemos ayudar?

La acción climática, a través de sus componentes, es una herramienta para reducir la contaminación y los gases de efecto invernadero. La forma más sencilla de lograrlo es conociendo la ciencia del cambio climático y siendo conscientes de que nuestras acciones impactan en las emisiones. Ahorrar energía y agua en nuestros hogares, consumir productos locales, fomentar la siembra de árboles, reduciendo nuestro consumo de carnes y compartiendo información sobre el cambio climático, son algunas tareas sencillas que aportan a reducir nuestras emisiones.

SEPA MÁS

Otras formas de mitigación
Las 3 R

Fomentar políticas energéticas y los modelos productivos que busquen “reducir, reutilizar y reciclar”.

Consumo

Asimismo el fomento de una dieta baja en emisiones, con productos locales y de origen vegetal bajo regímenes productivos sostenibles. Estas medidas  no solo frenan el aumento de la concentración de los GEI, sino también en los gastos y evitar el derroche de recursos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *