Ortografía y Redacción: Para redactar párrafos

Redacción de párrafos

Comenzar es escribir

Todo lo que tiene la necesidad de expresarse a través de la palabra aspira a que sus textos se lean y se entiendan bien. Esta pretensión obedece a la certidumbre de que la razón de ser de la palabra es la comunicación.

Cuando la comunicación se realiza a través de la escritura el reto es aún mayor, pues hay exigencias que le son propias y, si se quiere hacer bien, es preciso dominarlas. Entre ellas podemos mencionar la caligrafía, la ortografía y la redacción.

No hay dudas: a escribir bien se aprende escribiendo. Frente a un papel en blanco, el que va a plasmar sus ideas se pregunta: ¿Qué digo?, ¿por dónde comienzo?

La expresión mínima en la que podemos expresar nuestro pensamiento es la oración. Ésta a su vez nos lleva a la conformación del texto completo, que naturalmente está estructurado por párrafos.

En este fascículo vamos a trabajar de manera general el párrafo y su redacción, con la finalidad de que te familiarices con algunas técnicas que, si la ponemos en práctica, te ayudarán al momento de escribir.

¿Qué es el párrafo?

Cuando hablamos de párrafos nos referimos a cada una de las divisiones de un escrito. Desde el punto de vista de su forma el párrafo se puede definir de la siguiente manera.

Cada una de las partes del escrito que comienzan con la letra mayúscula y finalizan con un punto y aparte.

Debemos indicar que, en la generalidad de los casos, antes de escribir la primera palabra de un párrafo se dejan tres espacios formando lo que se denomina sangría.

La sangría facilita la identificación gráfica de los párrafos. Además ayuda a que el texto se vea mejor estructurado.

A continuación te damos un texto que está conformado por dos párrafos:

  • La afirmación de que un árbol es endémico de un país significa que es propio, oriundo de esa tierra, que no existe en otra parte del mundo. Esta denominación de árbol endémico de la isla de Santo Domingo le ha sido dada al ébano verde, por ser éste nativo de los bosques húmedos de la Cordillera Central, hallado sólo en la región de Jarabacoa y Costanza.
  • El ébano verde es un árbol imponente. Llega a tener hasta veinte metros de altura. Tiene un tronco robusto, que puede llegar hasta los cuarenta centímetros de diámetro. Sus ramas están conformadas por hojas redondas y de color verde brillante por el lado de arriba, mientras que por debajo presentan un verde blancuzco.

Ejercicio:

Localiza las páginas de opinión del Listín Diario. Escoge el editorial y realiza las siguientes actividades:

  1. ¿Cuántos párrafos conforman el escrito?
  2. ¿Tiene sangría estos párrafos?
  3. ¿Aparece algún párrafo formado por una sola oración?
  4. Escoge uno de los párrafos y cuenta cuántas oraciones lo conforman.

La extensión en el párrafo

Es importante señalar que la extensión de un párrafo puede variar: éste puede estar constituido por una sola oración o por la combinación de varias oraciones.

Al escribir debemos visualizar la extensión que queremos y que conviene darle a un párrafo. Para ello, el que escribe debe tomar en cuenta el propósito que persigue, la naturaleza de la idea que está desarrollando y cuánta fuerza o énfasis quiere darle al contenido de su escrito.

Realmente no existe normas que delimiten la extensión que deba darse a un párrafo. Pero los estudiosos recomiendan tomar en consideración dos aspectos fundamentales que son:

  • La prudencia
  • El equilibrio

Nota:

Desde el punto de vista conceptual, las oraciones que constituyen un párrafo están relacionadas entre si de modo que giran en torno a un mismo contenido, el cual amplían y explican.

  • La prudencia

La prudencia se refiere a evitar que los párrafos sean muy largos o muy cortos, ya que en cualquiera de los casos puede quedar afectada la claridad de las ideas que se han expresado.

Un párrafo constituido por una sola oración, en la generalidad de los casos, no desarrolla con eficacia la idea que se quiere transmitir. Pero un párrafo sobrecargado de oraciones encadenadas que explican una misma idea pueden volverse confuso y perder de vista lo que fundamentalmente se quiere dejar dicho.

  • El equilibrio

El equilibrio se relaciona con la proposición que debe existir entra el tamaño de los párrafos y de la extensión del texto completo. Lógicamente, si estamos elaborando un escrito en el que muy brevemente vamos a dejar plasmada la idea central, no podemos elaborar dos párrafos tan largos que le dificulten al lector darle seguimiento a lo expresado.

El equilibrio favorece la armonía y la variedad en el escrito.

¿Cómo está formado un párrafo?

En general, un párrafo está formado está formado por un grupo de oraciones relacionadas entre sí que desarrollan una idea o pensamiento.

Usualmente, esta idea se expresa en forma de una generalización. Si esta idea está expresada de manera explicita en una oración determinada a ésta se le denomina oración temática.

La oración temática queda definida como aquella que contiene en forma clara y precisa la idea central que el que redacta el párrafo quiere presentar. Una oración temática es una idea completa, no un concepto básico.

Cuando el párrafo tiene la idea central expresada en una oración temática, veremos un número variable de oraciones denominadas secundarias que son las que apoyan, amplían, ejemplifican, esa idea central y constituyen la guía para que el lector perciba claramente la idea principal del párrafo en su totalidad.

La oración temática puede variar de posición dentro del párrafo: puede estar en el inicio, en el centro o al final.

Las explicaciones dadas han sido planteadas desde la perspectiva del que lee, no del que escribe. Esto tiene sentido porque para aprender a elaborar párrafos hay que aprender a analizarlos, estudiando modelos bien elaborados. Aquel que es capaz de localizar la idea central de un párrafo en cuanto a su extensión lo mismo que en cuanto al método con que fueron desarrollados, naturalmente estará preparado para escribir párrafos y hacerlo bien.

Identificación de oraciones temáticas

Para redactar un párrafo debemos, antes que nada, preguntarnos de qué queremos hablar. Esto nos dará como respuesta el concepto básico, el tópico que queremos tratar.

Hay una segunda pregunta mucho más específica y es qué quiero decir sobre ese tópico. En ocasiones esta pregunta queda respondida en una sola oración que es la oración temática. Y a ésta se añaden otras que nos surgen para ampliar y precisar lo que específicamente queremos tratar: son las oraciones secundarias.

En otras ocasiones no surge una oración clara y precisa que expresa nuestra idea principal, sino que surgen oraciones que abarcan aspectos parciales de lo que queremos decir. Escribimos una serie de oraciones que se unen y nos dan la idea central del párrafo. Así, quien lee lo que hemos escrito puede localizar la idea central en la oración temática o verse en la necesidad de obtenerla al interpretar e integrar la cadena de oraciones.

Ejemplos:

Si lees el párrafo siguiente te darás cuenta que el concepto básico del mismo es la definición del árbol endémico:

  • La afirmación de que un árbol es endémico de un país significa que es propio, oriundo de esa tierra, que no existe en otra parte del mundo. Esta denominación de árbol endémico de la isla de Santo Domingo le ha sido dada al ébano verde, por ser éste nativo de los bosques húmedos de la Cordillera Central, hallado sólo en la región de Jarabacoa y Costanza.

¿Te gustaría identificar la idea central del párrafo que acabas de leer?

El ébano verde es un árbol endémico, oriundo y exclusivo, de la isla de Santo Domingo. (Fíjate en que al extraer esta idea central puedes usar tus propias palabras).

Ejercicios:

  1. Escribe un párrafo que comience con la siguiente oración temática

El deporte es una actividad sumamente importante para el desarrollo físico de los niños y de los jóvenes.

  1. Escribe un párrafo que termine con la siguiente oración:

Por lo tanto, la vida sedentaria e inactiva impide un desarrollo adecuado del cuerpo y de la mente de los niños y jóvenes. 

Nota:

No te confundas

Un párrafo puede tener claramente expuesta una idea principal, sin que la misma esté contenida en una oración temática. Ahora bien, siempre que existe una oración temática, en ella está expresada la idea principal.

Formas de desarrollo del párrafo

Cuando ya tenemos clara la idea que queremos transmitir y hemos definido los conceptos, la oración temática, la idea central, debemos pensar en la forma y el contenido que queremos que tenga el párrafo que vamos a escribir.

Para lograr esto tenemos a nuestra disposición diversas formas o métodos de desarrollo de los párrafos. A continuación daremos breves explicaciones acerca de los más importantes:

  • Definición

Al usar este método el que escribe se ve en la necesidad de explicar términos incluidos en la oración temática o de utilizar todo el párrafo para definir un concepto especifico.

  • Párrafo desarrollado por definición:

“Cuando decimos cultura nos estamos refiriendo a una palabra que, como tantas otras en el español, puede tener varios significados. El vocablo llegó a nuestro idioma desde el latín, en el que se escribía exactamente con las mismas letras. En esa lengua significaba cultivo y se refería principalmente a las actividades agrícolas”.

Siguiendo este ejemplo desarrolla un párrafo por definición.

  • Hechos

Cuando, al desarrollar un párrafo, queremos darle fuerza y objetividad a la idea principal, solemos apoyarnos en datos, cifras o estadísticas que sustentan nuestra afirmación.

  • Párrafo desarrollado por hechos:

“En los últimos años la mujer ha logrado unas posibilidades educativas nunca antes vistas en la historia. En este sentido, las cifras de todos los países son muy elocuentes. En cuanto a la educación superior, un treinta y ocho por ciento de los estudiantes del mundo son del sexo femenino. Aunque todavía queda mucho camino por recorrer, la actual situación no se parecen en nada a la de principios del siglo, por ejemplo. A nivel de graduado, los avances más sobresalientes se han producido en los Estados Unidos, donde las mujeres reciben un diecinueve por ciento de todos los doctorados del país”.

Siguiendo este ejemplo desarrolla un párrafo por hechos.

Nota importante:

Todo párrafo bien escrito o bien estructurado debe presentar tres cualidades fundamentales: la unidad, la coherencia y el énfasis.

Unidad

Todas las oraciones de un párrafo giran en torno a la idea principal. La unidad interna en un párrafo se logra cuando hay consistencia en el uso de los accidentes gramaticales: género, número, persona y tiempos verbales.

Coherencia

En todos los párrafos tiene que existir una relación lógica entre la idea central y las ideas secundarias. Las oraciones deben estar ordenadas de forma tal que quede manifestada la idea que se quiere transmitir.

Énfasis

“En un párrafo no todas las ideas tienen la misma importancia. De este hecho deriva la conveniencia táctica de darle mayor relieve a lo que consideramos que es más importante”.

Seguimos con los métodos

Ejemplos:

En este método de desarrollo se logra hacer más concreta y especifica la exposición de los planteamientos a través de la presentación de un hecho particular que ilumina y clasifica en forma concreta nuestra idea.

Párrafo desarrollo por ejemplos:

“Por todo el mundo circulan ideas fijas y generales, muchas veces de origen inexplicable, acerca de los habitantes de distintas naciones. Así, los norteamericanos se conciben como prácticos y emprendedores. Los ingleses se dice que son sobrios y tranquilos. Los franceses se caracterizan por su refinamiento, los italianos por su romanticismo y los españoles e hispanoamericanos por su pasión e individualismo. Casi siempre estas ideas comunes son totalmente falsas”.

  • Argumentación

 Es el método en que la idea principal queda perfectamente presentada a través de razones que sustentan lo que queremos decir. Las causas y los efectos de los hechos que se presentan se ven desarrollados desde el principio hasta el final del párrafo.

No olvidemos que, según el Diccionario de la Real Academia Española, argumento es “razonamiento que se emplea para probar o demostrar una posición, o bien para convencer a alguien de aquello que se afirma o se niega”.

  • Párrafo desarrollado por argumentación:

Es lógico y hasta saludable que en la adolescencia se sometan a análisis muchas ideas que nuestros padres nos han enseñado desde que somos niños. Esto es normal porque, para afirmar el propio yo, es preciso romper el esquema básico que tiene nuestras familia. Esto es saludable, además, porque la formación de una personalidad adulta y fuerte tiene como condición necesaria el que seamos capaces de incorporar una escala de valores personalmente aceptados que naturalmente van a tener sus raíces en lo que de niños nos han enseñado. El adolescente aparentemente destruye, pero, bien orientado, logra construir algo mejor.

Siguiendo el ejemplo que acabas de leer, escribe un párrafo y desarróllalo con argumentación.

Ejercicio:

A continuación te damos un párrafo en el que sus oraciones están desorganizadas. Léelas y colócalas en el orden adecuado para conformar un párrafo correcto en el que la unidad y la coherencia estén presentes:

  1. Quienes han visitado los lugares donde aún quedan árboles de ébano verde han disfrutado el espectáculo maravilloso de observar estas flores en todo su esplendor.
  2. La flor del ébano verde recibe el nombre científico de magnolia pallescens.
  3. Se afirma que su nombre hace referencia a la palidez del color en el envés de sus hojas.

Ejercicio corregido:

La flor del ébano verde recibe el nombre científico de magnolia pallescens.

Se afirma que su nombre hace referencia a la palidez del color en el envés de sus hojas. Quienes han visitado los lugares donde aún quedan árboles de ébano verde han disfrutado el espectáculo maravilloso de observar estas flores en todo su esplendor.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *