Ortografía y Redacción: La redacción de ensayos

Para poder escribir

¿Cómo se escribe un ensayo? Podemos afirmar con seguridad que no hay una receta única e  infalible. Cada persona debe buscar y encontrar su camino.

Hemos conocido a muchas personas, tanto jóvenes como adultas, con una buena preparación en su idioma y con capacidad para producir ideas claras y coherentes, pero no se atreven a escribir. Sencillamente no saben cómo empezar y cómo organizarse para hacerlo.

Los estudiosos de la lengua española han trazado pautas, han establecido sugerencias e indicaciones. Si las seguimos con cierto sentido de disciplina, pueden ser una ayuda valiosa para desarrollar nuestras ideas y para expresarlas a través de la palabra escrita con seguridad y con posibilidades de éxito.

En estos fascículos hemos planteado otro tipo de ayuda: la lectura de buenos textos. Sin lugar a dudas, ésta es una forma de enriquecernos, no sólo en el aspecto de la ortografía y el vocabulario, sino también en la identificación de patrones y modelos de redacción.

La corrección en la escritura de las palabras, el uso adecuado de los signos de puntuación, la claridad mental para la producción y expresión de oraciones, constituyen piezas que se suman a las respuestas que hemos venido ofreciendo a la pregunta inicial y que contribuyen a hacer un escrito claro, completo y eficaz.

En esta oportunidad vamos a dedicar unas páginas a sugerir aspectos fundamentales para el desarrollo de un ensayo.

A escribir se aprende escribiendo. Te ofrecemos lineamientos y te invitamos a lanzarte a esta aventura, integrando todo cuanto has aprendido a través de estos materiales. A fin de cuentas, una lengua encuentra su legitimación en el uso que hacen de ella quienes la poseen y la cultivan.

Hablemos del ensayo

En el uso coloquial la palabra ensayo se emplea en el sentido de práctica o prueba. Esto quiere decir que cuando un grupo va a presentar una obra teatral, por ejemplo, primero hace uno o más ensayos de esa obra.

Este uso es perfectamente correcto y válido. Pero no es el que ahora nos interesa. Vamos a referirnos con esa palabra a un tipo de escrito que reúne ciertas características que vamos a comentar a continuación.

Un ensayo es un escrito generalmente breve en el que quien escribe desarrolla sus ideas en torno a un tema sin agotar todas las informaciones relacionadas con el mismo. En un ensayo se desarrolla la idea sin la pretensión de demostrar todo lo que el autor sabe acerca del tema. Por esto se habla de la brevedad del ensayo, aunque es imprecisa su posibilidad de extensión.

 Todo buen ensayo, por breve que sea, deben dejar en quien lee algo, ya sea una enseñanza o una información. El que escribe un ensayo deja plasmada en él su personalidad, no sólo en la selección del tema escogido, en el vocabulario utilizado y en el estilo desarrollado, sino también en la presencia de sugerencias e interpretaciones de hechos que han sido expuestos.

El autor organiza las informaciones o las expresa con claridad y naturalidad. Sin embargo, esta sencillez en la expresión no aplica superficialidad ni pobreza. Por el contrario, un requisito indispensable para catalogar de ensayo un escrito es que el mismo lleva un carácter reflexivo y de meditación, que naturalmente contribuye al tono discursivo que éste posee.

Planificación de un ensayo

La elaboración de un ensayo es algo que se planifica. Es preciso saber desde el principio qué objetivo se pretende lograr con ese acto de comunicación, qué recursos conviene utilizar, qué posibilidades se deben desechar, entre otros.

Vamos, pues, a reflexionar juntos sobre este tema:

  1. Definición del tema

Cuando alguien piensa en escribir un ensayo, lo primero que debe responderse es la pregunta sobre qué va escribir, es decir, cuál es el tema fundamental que va a tratar el escrito.

El tema es el concepto, la idea, que de manera general y abstracta nos planteamos. Obliga a establecer límites que permiten específicamente decir de qué queremos escribir.

Mientras vamos dándole vueltas al tema y vamos investigando sobre el mismo, vamos cayendo en cuenta de la necesidad de establecer los límites de nuestro trabajo. De ese modo damos un paso de lo general a lo más específico, pasamos de la idea al tópico, que se refiere a un aspecto concreto de la idea.

El ampliar, dar detalles, definir, ejemplificar los tópicos escogidos es lo que finalmente dará como resultado el escrito total que llamamos ensayo.

  1. Objetivo del ensayo

 Hay un refrán muy conocido que dice lo siguiente: “Cuando uno no sabe para dónde va todos los caminos son largos”.

En estas breves palabras se resume la razón de ser de este punto. Cuando quien escribe ha definido el objetivo que quiere conseguir, tiene un criterio que le permitirá avanzar con seguridad en la selección del estilo, del vocabulario, del modo de desarrollo, entre otros.

La definición de los objetivos permite definir la perspectiva en que vas a realizar el escrito:

  • Podrías destacar su desarrollo histórico y pones especial atención a fechas.
  • Podrías subrayar la intervención de personas y entonces procuras mencionar a los agentes principales.
  • Si quieres ser más teórico, entonces enfatizas en lo conceptual.
  • Si quieres ser más concreto, le prestas una atención especial a los hechos y a los ejemplos.

Con este objetivo bien definido, debemos reflexionar en torno a lo que realmente queremos llevar al lector. En realidad este punto suele ser influenciado de manera muy significativa por la personalidad del autor dentro del escrito.

El estilo empieza a aflorar al momento de la reflexión y cuando las palabras plasman lo que queremos decir se presentarán de acuerdo con la riqueza léxica, con la capacidad organizativa y con el dominio que de la redacción posea quien escribe.

Definido el tema y el objetivo, realizada la planificación del trabajo, estás listo para lanzarte a escribir.

Nota importante:

Siendo sumamente prácticos podemos afirmar que, cuando nos disponemos a escribir un ensayo, tenemos que pensar en los siguientes puntos:

  • Sobre qué quiero escribir.
  • Qué quiero decir de eso.
  • En qué me voy a fundamentar.
  • Cómo lo voy a decir.
  • En cuántos párrafos quiero decirlo.
  • A quién lo voy a decir.

Lo anterior nos habla de que debemos tener en nuestra mente un tema, un objetivo, unos datos o informaciones, un menú de opciones de desarrollo, un claro conocimiento del concepto de párrafo y un público al que deseamos llevar una información, convencerlo de algo, hacerlo pensar o hacerlo actuar.

Estructura del ensayo

El ensayo tiene una estructura que consta de tres partes importantes que son: introducción, desarrollo y conclusión.

  1. Introducción

Es la parte inicial del texto. Es el momento en que quien escribe le dice o indica al lector el tema que va a desarrollar. Además, crea las expectativas acerca de lo que a continuación él va a plantear.

El número de párrafos introductorios dependerá de la extensión del ensayo.

  1. Desarrollo

 Es el conjunto de párrafos donde quedan ampliadas, sustentadas, ejemplificadas, las ideas que en torno al tema el autor quiere dejar.

  1. Conclusión

 En esta parte del texto se plantea el punto fundamental que el autor ha querido dejar. Puede ser una síntesis de lo plateado o una invitación a la acción.

En la conclusión puede quedar de manifiesto la creatividad de quien escribe, ya que en una forma sintetizada puede tratar de que su público confirme lo que ha aprendido, se convenza de lo que él le ha dicho, repita lo que él ha dicho o actúe de acuerdo a su criterio.

Párrafo de transición:

 Cuando el escritor acaba de exponer una idea y está listo para empezar con otra, frecuentemente usa un párrafo más o menos breve para establecer un puente entre ambas ideas. A este párrafo se le llama  DE TRANSICIÓN porque tanto puede referirse a lo dicho como sugerir lo que viene.

Nota importante:

 Elemento de enlace

 Los párrafos que constituyen un ensayo no son unidades que aparecen una al lado de la otra sin que entre ellas existía relación alguna. El ensayo es un todo estructurado y unificado que aporta un mensaje claro y preciso. Los párrafos que lo conforman se relacionan entre sí.

Esta relación entre los párrafos se establece a través de elementos llamados NEXOS, como son las expresiones sin embargo, porque, pero, no obstante, por consiguiente, entonces, sino, por tanto, además, a pesar de, entre otros.

La función de estos nexos es indicar el tipo de relación que existe entre los elementos que se relacionan. No siempre las relaciones se marcan con nexos, pero sin duda puede suceder así.

Ayúdate con un esquema

Cuando vayas a redactar un ensayo, puedes hacer tu tarea más fácil si previamente te organizas elaborando un esquema de lo que vas a hacer. Te proponemos un esquema que puede ayudarte:

Tema: Los animales domésticos

 Titulo: Los animales domésticos y los niños

 Introducción

Párrafo 1

  • La relación entre el niño y los animales domésticos

 Desarrollo

Párrafo 2, 3 y 4

  • Adquisición por los padres de los animales domésticos
  • Educación de los niños en cuanto a su trato y cuidado
  • Beneficios que trae a los niños la presencia de animales en el hogar

Conclusión

Párrafo 5

  • Más aportes que inconvenientes

Analicemos un ensayo

A continuación vamos a leer un breve ensayo escrito por el historiador Frank Moya Pons

El libro: hoy y mañana

 Hace dos años, a bordo de un avión en que venía de Asia, leí en una revista japonesa un artículo sobre la futura desaparición del libro debido a los enormes avances tecnológicos en las ciencias de las comunicaciones y la electrónica, según su autor, revolucionaría de tal manera la preservación de la información y su difusión, que era de prever que para el año dos mil los casettes y videotapes serían el principal vehículo de la educación en esta nueva era.

Sus datos y sus argumentos eran tan convincentes que confieso pasé muchos meses pensando continuamente sobre el asunto, pues me daba trabajo imaginar cómo podría alguna vez desaparecer el libro de nuestra civilización. Con el tiempo, y después de haber seguido indagando sobre el tema, he aprendido que así como una vez desaparecieron las tablillas egipcias y sumerias y los rollos de papiro o los códices medievales, así también es posible que el libro algún día desparezca.

Pero por el momento, los avances tecnológicos de nuestra era electrónica sólo han podido proporcionar nuevos medios que han contribuido a agilizar el avance cultural, pero que no ha disminuido en absoluto el uso de la función del libro en la conversación y transmisión de los conocimientos de la humanidad.

Por más eficientes que sean los nuevos aparatos de la moderna parafernalia electrónica, todavía se encuentran demasiado lejos del alcance de la mayoría de la población del planeta, ya sea por sus costos o por la sofisticación que implica su uso, y el libro continúa siendo el vehículo preferido para la expresión del ser humano.

El libro proporciona una cercanía íntima con las ideas del autor y no exige de quien lo usa esa relación de servilismo mecánico que convierte al hombre en esclavo de los aparatos. El libro es siempre compañero, amigo, consejero, confidente y confesor. Y, por su misma estructura física, es siempre instrumento dócil al servicio de su dueño.

El libro podrá desaparecer de entre los objetos de la humanidad del mañana, pero, mientras tanto, no ha surgido todavía ningún otro objeto tan versátil como él para recoger todo aquello que el hombre ha sido capaza de pensar, escribir o dibujar en la apasionante evolución de su conciencia y en la historia de la civilización.

Ya has terminado la lectura pasa a la página siguiente y empieza a trabajar.

Ejercicio final

Responde las preguntas que, relacionadas con el ensayo “El libro: hoy y mañana”, aparecen a continuación:

  1. ¿Quién es el autor del ensayo?
  2. ¿Cuál es el tema que el autor trata?
  3. ¿Cuál es su idea principal?
  4. ¿Cuántos párrafos conforman el texto?
  5. ¿Cuáles párrafos pertenecen a la introducción?
  6. ¿Cuáles párrafos pertenecen al desarrollo?
  7. ¿Cuáles párrafos pertenecen a la conclusión?

Ejercicio corregido:

  1. ¿Quién es el autor del ensayo?

Frank Moya Pons

  1. ¿Cuál es el tema que el autor trata?

La posible desaparición del libro

  1. ¿Cuál es su idea principal?

En el futuro el libro podría desaparecer, pero hasta ahora no tiene sustituto

  1. ¿Cuántos párrafos conforman el texto?

Seis párrafos

  1. ¿Cuáles párrafos pertenecen a la introducción?

Párrafo uno

  1. ¿Cuáles párrafos pertenecen al desarrollo?

Del párrafo dos al cinco

  1. ¿Cuáles párrafos pertenecen a la conclusión?

Párrafo seis

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *