Ortografía y Redacción: Casos especiales de concordancia

Concepto de concordancia

Cuando se descubren los fenómenos lingüísticos que tienen lugar en algunas lenguas, entre ellas la española, siempre se menciona la concordancia.

El término concordancia se refiere al hecho de que, es una situación determinada, dos o más elementos que forman parte de una oración comparten algunos de sus rasgos. En este contexto, nos estamos refiriendo al género (masculino y femenino) y al número (singular y plural), principalmente.

Con respecto al género basta con señalar que todos los sustantivos de la lengua española tienen un género gramatical. Género es una noción gramatical, mientras que sexo es un concepto biológico. Por lo tanto, no deben confundir.

Este concepto se puede estudiar distinguiendo un género real y un género arbitrario. El género real es una distinción de orden sexual, que diferencia masculino y femenino y también macho y hembra. Por ejemplo: cuando digo gato-gata, vemos que ocurre un cambio de sexo y de género, la o y la a finales no se refieren a sexo sino a género. Éste es el género arbitrario.

La categoría del número pertenece al sustantivo y se refiere a la oposición singular/plural. Sin embargo, ésta se proyecta en sus modificadores directos, que reciben de él el género y número, y en el núcleo del predicado en las oraciones.

Fíjate en estos esquemas:

hermosa

La niña es    risueña

juguetona

 

dura

La roca luce  negra

Áspera

¿Cómo se realiza la concordancia?

El niño juega con la pelota.

  • niño: tercera persona de singular;
  • juega: tercera persona de singular

En toda oración el núcleo del sujeto debe concordar en número y persona con el núcleo del predicado. Se entiende que ésa es una característica fundamental de la lengua española.

Ejemplos:

  1. Papá camina lento

Concuerda porque tanto papá como camina están en tercera persona del singular.

  1. Nosotros somos grandes amigos

Concuerdan porque tanto el núcleo del sujeto (nosotros) como el núcleo del predicado (somos) coinciden en primera persona del plural. (Grandes amigos también concuerdan con ambos núcleos).

  1. Ellos llegarán mañana

Concuerda porque tanto el núcleo del sujeto (ellos) como el núcleo del predicado (llegarán) corresponden a la tercera persona del plural.

Ejercicios:

Identifique el sujeto y el predicado en cada una de las siguientes oraciones. Subraya el sujeto en cada caso.

  1. El agua es un bien escaso
  2. La solución verdadera de los conflictos implica tiempo, buen juicio y dinero.
  3. Llegó a la hora de descansar
  4. La leona encontraba la carne de cachorros especialmente tierna y sabrosa.
  5. La amistad puede salvar el abismo entre dos razas enemigas

Ejercicio corregido:

  1. El agua es un bien escaso
  2. La solución verdadera de los conflictos implica tiempo, buen juicio y dinero.
  3. Llegó a la hora de descansar
  4. La leona encontraba la carne de cachorros especialmente tierna y sabrosa.
  5. La amistad puede salvar el abismo entre dos razas enemigas.

Ejercicio:

Lee cada una de la siguientes oraciones. En cada caso hay una palabra en negritas. De las que están dentro del paréntesis, subraya la(s) que debe(n) concordar con ella:

  1. Yo compro un lápiz. (compro, lápiz)
  2. Esa florecita no tardó en morir. (esa, tardó, morir)
  3. Cuando leemos, nosotros tenemos la seguridad de que estamos aprendido. (leemos, tenemos, estamos, aprendiendo)
  4. Los niños juegan (los, niños, felices)

Ejercicio corregido:

  1. Yo compro un lápiz. (compro, lápiz)
  2. Esa florecita no tardó en morir. (esa, tardó, morir)
  3. Cuando leemos, nosotros tenemos la seguridad de que estamos aprendido. (leemos, tenemos, estamos, aprendiendo)
  4. Los niños juegan (los, niños, felices)

Para que aprendamos más

Ya has visto corregido el ejercicio anterior de concordancia. Queremos que, de una forma práctica, seas capaz de descubrir qué palabras concuerdan entre sí. Para hacerlo toma una palabra de la oración. Si está en plural, ponla en singular o viceversa. Verás que las palabras concuerdan entre si sufren las mismas variaciones.

Ejemplos:

  1. Si pones en plural la palabra yo que aparece en la primera oración, tienes que hacerlo también con la palabra compro, que se cambiaria por compramos. La oración quedaría de la siguiente manera: nosotros compramos un lápiz.
  2. Si pluralizas la palabra florecita de la segunda oración tendrás que pluralizar también las palabras esa y tardó. La oración quedaría de la siguiente manera: esas florecitas no tardaron en morir.
  3. Si ponemos en singular la palabra nosotros, también deberás hacerlo con las palabras leemos, tenemos y estamos. La oración quedaría entonces de la siguientes manera: cuando leo, yo tengo la seguridad de que estoy aprendiendo.
  4. Si ponemos en singular la palabra juegan, también debed de hacerlo con los, con niños y con felices. Entonces, como puedes apreciar, la oración quedaría de la siguiente forma: el niño juega feliz.

Casos espaciales de concordancia:

A pesar de que en las oraciones del español ha de darse concordancia entre el núcleo del sujeto y el núcleo del predicado, nos encontramos con algunos casos especiales que consideramos oportuno comentar:

  1. Oraciones con el verbo haber

El verbo HABER puede ser utilizado como verbo auxiliar y como verbo principal. Veamos ejemplos de cada caso:

  1. Como verbo auxiliar
  • Los rosales han florecido.
  • Los deportistas habían hecho su último esfuerzo.
  • A tu regreso, mis padres habrán terminado este proyecto.
  1. Como verbo principal
  • Hay gente interesante
  • Había situaciones enojosas
  • Habrá que resolver los imprevistos

¿Por qué decimos que en los tres primeros casos son utilizados como auxiliar?

  • En el predicado de estas oraciones, como puedes apreciar, el significado que domina es el de florecer, hacer y terminar.
  • Las formas han, había, habrán no tienen otra función que le da indicar los accidentes gramaticales que acompañan al verbo principal. Desde este punto de vista se trata de una función secundaria.

¿Por qué decimos que en los tres casos siguientes se trata de verbos principales?

  • No hay ningún otro verbo en esas oraciones.
  • La idea que prevalece en esas oraciones es la de existencia, de presencia, que es propia del verbo haber.

La norma en estos casos es la siguiente:

  • Cuando haber se utiliza como verbo auxiliar, puede expresar cualquier persona gramatical, singular o plural.
  • Cuando haber se usa como verbo principal, sólo puede utilizarse en tercera persona de singular.
  1. Oraciones con el verbo hacer

El verbo hacer puede usarse en dos sentidos:

  • Como construir o causar

Ejemplos:

  • El obrero hace camisas
  • La sequía hizo estragos
  • Los sonidos muy altos hacen daño
  • Como introducción a una referencia temporal o meteorológica

Ejemplos:

  • Hace meses que no vienes a visitarme.
  • Hacía mucho calor ese noche
  • Hará unos cinco años que no lo veo

La norma en estos casos es la siguiente:

  • En el sentido de construir o causar el verbo HACER se comporta con absoluta normalidad.
  • Ahora bien, en el segundo caso no. Se le considera como impersonal o unipersonal. Por lo tanto, solamente debe utilizarse en tercera persona de singular.
  1. Colectivos

Hay palabras denominadas colectivas. Se les suele definir como voces que, por su contenido, se refieren a una pluralidad de seres en número indeterminado. Son palabras como la muchedumbre, la multitud, el grupo,…

Estas condición de tener forma singular y significado plural, junto a otras variantes contextuales, ha generado una diversidad de situaciones que conviene comentar en sus puntos principales.

Vamos a centrar nuestras consideraciones en los caso que tiene mayor potencial para confundir:

  1. Cuando el colectivo es sujeto de la oración y no lleva modificación directa alguna, ha de concordar con el verbo en singular.

Ejemplos:

  • La muchedumbre avanzaba lentamente.
  • El grupo respondió admirablemente a las demandas del instructor.
  • La manada desapareció como por encanto
  1. Cuando el colectivo va seguido de un modificador del tipo “de…”, puede admitirse como correcta la concordancia en plural o en singular.

Ejemplos:

  • La muchedumbre de peregrinos avanzaba(n) lentamente.
  • El grupo de militares enfurecidos voceaba(n) consignas impublicables.
  • La manda de gaviotas volaba(n) sin mostrar cansancio.
  1. Cuando se está utilizando como sujeto un colectivo y entre él y el verbo hay una gran cantidad de elementos, tiende a prevalecer la idea del plural.

Ejemplos:

  • La muchedumbre, después de escuchar los discursos con que los arengaban, se dispersaron en la oscuridad.
  • El grupo de militares, que luchó sin medir los riesgos que sus acciones entrañaban, se retiraron de la política.
  • El grupo de recién llegados, cargados con un enorme fardo de ilusiones y sueños, se lanzaron sin rubor a buscar trabajo que les dieran con qué comprar la comida.
  1. Adverbio / Adjetivos

En español identificamos el adverbio y el adjetivo como dos clases de palabras diferentes, pero muy cercanas e igualmente útiles. Nos estamos refiriendo a palabras del tipo poco, mucho, demasiado, bastante,…

¿Dónde está la diferencia entre ambos?

  • Por definición, los adverbios no varían en lo que se refiere al número.
  • El adjetivo toma su género y número del sustantivo que le sirve de núcleo.

Es importante tomar nota de este hecho. Son muchas las personas que confunden los usos correctos.

Adjetivo:

  • Vinieron bastantes invitados
  • Dijo bastantes verdades
  • Son pocos días…

Nota

Observa que bastantes se refiere a invitados. Si cambias bastantes por la palabra poco o mucho, tendrías que decir: vinieron pocos invitados. (Nunca dirías: “poco invitados”.

Adverbios:

  • Las calles estaban bastante congestionadas.
  • Sus palabras son poco convincentes

Nota

En este caso bastante no se pluraliza, por ser adverbio. Éste se refiere a congestionadas que es un adjetivo. Bastante no se refiere a las calles, sino que nos habla de una condición del congestionamiento.

La calle estaba bastante congestionada. (El adverbio no varía, se queda siempre igual).

Ejercicio

Escoge en cada caso la palabra que completa correctamente la oración. Observa que estamos realizando un ejercicio de concordancia:

  1. Los asistentes quedaron (bastantes, bastante)
  2. Son los niños invitados al cumpleaños. (bastantes, bastante)
  3. En este país mucha gente seria. (habemos, hay)
  4. En la reunión problemas para ponerse de acuerdo. (hubo, hubieron)
  5. Los asistentes a la reunión se comunicado previamente. (había, habían)
  6. varios años que no lo veo. (hace, hacen)
  7. Los niños castillo de arena cuando van a la playa. (hace, hacen)
  8. La muchedumbre por la calle. (corrió, corrieron)
  9. En la acalorada discusión, palabras (hubo, hubieron)
  10. Los integrantes del grupo un aporte significativo (hizo, hicieron)

Ejercicio corregido

  1. Los asistentes quedaron bastante satisfechos.
  2. Son bastantes los niños invitados al cumpleaños.
  3. En este país hay mucha gente seria.
  4. En la reunión hubo problemas para ponerse de acuerdo.
  5. Los asistentes a la reunión se habían comunicado previamente.
  6. Hace varios años que no lo veo.
  7. Los niños hacen castillo de arena cuando van a la playa.
  8. La muchedumbre corrió por la calle.
  9. En la acalorada discusión, palabras hubo
  10. Los integrantes del grupo hicieron un aporte significativo
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *