Biografía de Nicolás de Ovando

 Gobernador de la Hispaniola (1460-1511)

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Nacimiento       c. 1461. Génova.

Fallecimiento  1514. Santo Domingo

Ocupación        Navegante, cartógrafo, Empleador  Corona castellana

Título                  Adelantado y Gobernador de La Española

Padres                Domingo Colombo y Susana Fontanarrosa

Familiares        Cristóbal Colón (hermano mayor), Diego Colón (hermano menor), Diego Colón (sobrino), Hernando Colón (sobrino).

Bartolomé Colón (Bartolomeo Colombo, Génova. 1461 – Santo Domingo 1514) fue un navegante y cartógrafo italiano, hermano de Cristóbal Colón y Diego Colón, Adelantado y primer gobernador de La Española y colaborador de su hermano mayor en sus viajes.

Como en el caso de su hermano mayor, el lugar de su nacimiento ha sido discutido. De sus declaraciones en los “pleitos colombinos” se desprende que pudo nacer hacia 1462.

Trabajó como cartógrafo en Lisboa, uno de los principales centros de conocimientos náuticos y cartográficos de la época, junto con su hermano Cristóbal, con el que compartía la llamada “empresa de las Indias”, plan para abrir una vía alternativa al comercio de las especias procedentes de las Indias orientales, mediante la navegación por el oeste hasta alcanzar Asia.

Es posible que participase en la expedición de Bartolomé Díaz al Cabo de Buena Esperanza entre 1487 y 1488. A su regreso marchó a Inglaterra y Francia, mientras Cristóbal se establecía en España, con objeto de intentar persuadir a los respectivos monarcas de iniciar esta empresa.

 

Adelantado y gobernador de La Española

Trabajaba como cartógrafo al servicio de Ana de Francia cuando a mediados de 1493 le llegó una carta de su hermano comunicándole el descubrimiento y llamándole a reunirse con él en Barcelona. Cuando Bartolomé llegó a la ciudad condal Cristóbal ya había partido para su segundo viaje. Financiado por la corona española, que puso a sus órdenes una pequeña flota, pudo viajar a isla de la La Española donde llegó el 24 de junio de 1494. Permaneció en la isla durante seis años y medio (1494 – 1500) quedando como Gobernador General con el título de Adelantado durante la ausencia de su hermano, que en junio de 1496 retornaba a España tras el segundo viaje.

Entre 1496 y 1498, exploró la desembocadura del río Ozama, en la costa sur de la isla y fundó la ciudad de Nueva Isabela, en la orilla oriental del río Ozama, devastada por un ciclón y refundada en 1502 en la orilla opuesta por el nuevo gobernador Nicolás de Ovando, quien la bautizó con el nombre de Santo Domingo de Guzmán, el actual Santo Domingo, capital de la República Dominicana.

En 1497, en ausencia de su hermano, estalló la revuelta encabezada por Roldán al frente de un grupo de descontentos por no haber percibido sus pagas. Tras intentar hacerse con la única carabela que se encontraba en el puerto, Roldán y los suyos se refugiaron en el interior de la isla, cometiendo todo género de tropelías. De vuelta en Santo Domingo en agosto de 1498 Cristóbal Colón pactó un acuerdo con Roldán, enviando ambos sus informes a la Corona. Colón reclamó también él envió de funcionarios reales. Pero todavía estallaron nuevos enfrentamientos en los que Roldán volvía a ser protagonista. Bartolomé Colón hizo encerrar a dieciséis revoltosos en un pozo. En esas circunstancias llegó a la isla el 23 de agosto de 1500 Francisco de Bobadilla, con cargo de juez pesquisidor y gobernador de La Española.

Prisión

Al llegar Bobadilla a Santo Domingo únicamente se encontraba allí Diego Colón. Dos días más tarde hizo leer en la iglesia su nombramiento, exigiendo a Diego la liberación de los presos. Como éste se negase a reconocer su autoridad, alegando que el título de Almirante de su hermano estaba por encima, Bobadilla ordenó su prisión y la confiscación de los bienes de los hermanos. Tras tomar posesión de la fortaleza, Bobadilla liberó a sus presos e inició una investigación secreta en la que participaron todos los enemigos de los Colón. En sus pesquisas Bobadilla interrogó a veintidós testigos acerca de si los Colón habían intentado sublevarse contra él, si impedían el bautismo de los indígenas y sobre el modo de impartir justicia.

En septiembre, requerido por Bobadilla, Cristóbal se presentó en Santo Domingo y escribió a su hermano Bartolomé, quien se encontraba en Jaragua con Roldán reprimiendo una revuelta, para que acudiese pacíficamente a Santo Domingo y acatase las órdenes del pesquisidor. En cuanto llegó a Santo Domingo fue encarcelado junto con sus hermanos y enviado con ellos a España a principios de octubre de 1500. El 25 de noviembre llegaron a la península, permaneciendo presos hasta que los reyes tuvieron conocimiento de ello y ordenaron su libertad y que se les hiciese entrega de dos mil ducados.

El 17 de diciembre de 1500 se presentaron ante los Reyes Católicos en Granada y el Almirante se echó a llorar, consolado por la reina, pero Bartolomé no lloró ni se arrodilló. Altanero les dijo que le habían hecho venir, que había perdido seis años de su vida pasando peligros y penalidades en el Nuevo Mundo, y que ahora que estaba todo hecho era vejado y deshonrado, por lo que si ya no se le necesitaba reclamaba que se le pagasen todos sus sueldos, que con ellos reharía su vida.

Últimos años

Tras el indulto real, Bartolomé acompañó de nuevo a su hermano Cristóbal en el último de sus cuatro viajes. En 1506 se dirigió a Roma llevando al Papa una copia de la carta que su hermano había escrito al rey de España en 1503 dándole cuenta de sus últimas exploraciones.

En 1509 viajó de nuevo a las Antillas en compañía de su sobrino Diego, pero no tardó en retornar a España, donde el rey Fernando II de Aragón le confirmó la posesión de la Isla de Mona, próxima a Puerto Rico.

Murió en La Española el 12 de agosto de 1514, dejando como único heredero a su sobrino Diego Colón.

Los mapas de Bartolomé Colón

Se le atribuyen tres mapas de las tierras ecuatoriales conservados en el Códice Zorzi de la Biblioteca Nacional Central de Florencia. Los mapas habrían sido dibujados por Bartolomé durante su estancia en Roma en 1503, basándose en un mapa de su hermano actualmente perdido y que Bartolomé aún conservaba en 1506, cuando llegó a Roma. En 1513 pudo verlo Pedro Mártir de Anglería. Los pequeños dibujos se incorporaron como ilustraciones marginales a la copia de la carta de Colón que Bartolomé llevaba al Papa. Alessandro Zorzi, un veneciano interesado en las noticias proporcionadas por los viajeros y que le había ayudado en la traducción, los incluyó posteriormente, atribuyéndoselos a Bartolomé, en un manuscrito fechado en 1522 en el que recogía la información que había podido reunir de los nuevos descubrimientos.

Desandamos en el tiempo y volvemos a la etapa de gobierno de Don Diego Colón.  Don Diego vino acompañado de su esposa Doña María de Toledo, quien desciende del Ducado de Alba, señorío amado y respetado por los soberanos de Castilla y León. Es nieta del Primer Conde de Alba y a su vez emparentada, por sangre materna, del Rey de Aragón Don Fernando II, futuro Rey Católico. Mujer que habrá de mitigar el oscuro paso de su esposo por Santo Domingo.

Doña María, mujer virtuosa, honrando con ello a la Virgen María, se embarca hacia la Hispaniola en su condición de Virreina de las Indias Occidentales.

Doña María trae como propósito primordial servir a Dios, a la Corona y por supuesto a su amado esposo y sus posesiones en el Nuevo Mundo. Mientras en Santo Domingo, ante la ausencia física de su esposo, producto de su mala administración, Doña María debe tomar el control de sus hijos y del gobierno de la isla y se destaca como mujer prudente, buena administradora, valiente y defensora de las libertades de los indios.

Hoy es recordada como la Virreina, dueña y señora del Alcázar de Colón.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *