Cómo ponernos de acuerdo de forma efectiva

La mayoría de las parejas han experimentado esta situación en un momento u otro, que creo que se debe disciplinar a su hijo de una manera determinada, y su cónyuge quiere manejar la situación de manera diferente. Cada uno de ustedes se afiance en su posición, y eso es cuando la lucha comienza.

En lugar de enseñar a su hijo cómo comportarse y resolver problemas, el foco se convierte en los padres contra padres, en vez de los hijos.

En algún momento, la mayoría de las parejas discuten sobre cómo disciplinar a sus hijos. Después de todo, usted y su cónyuge son diferentes personas que se acercarán a la crianza natural de manera diferente, a veces, o tal vez con más frecuencia de lo que quisiera. Entender que un cierto desacuerdo es de esperar. Los matrimonios, después de todo, son las uniones entre personas de diferentes orígenes y creencias familiares, que pueden conducir fácilmente a las tensiones de los padres.

Vamos a parar aquí por un minuto y crea una distinción importante entre tener diferentes creencias y estilos de comunicación frente al no ser capaz de ponerse de acuerdo sobre qué decisiones tomar con respecto a sus hijos.

Cada uno tiene su propio estilo de relacionarse con sus hijos. Usted puede ser muy hablador y charlar mientras que su cónyuge podría ser más silencioso y reservado acerca de su hijo. Ambos estilos son bien. Es las diferencias en los alrededores de decisiones de los padres respecto a un niño que puede ser problemático. Por ejemplo, digamos que usted cree que su hijo debe ser castigado severamente por la mentira, mientras que su cónyuge se siente que la mentira no es un gran problema. Como resultado, usted reacciona de manera diferente y no está en la misma página cuando se trata de consecuencias.

Esta es la verdad: Los niños pueden sentir cuando sus padres no están en sincronía en sus decisiones en torno a la disciplina. Su hijo sentirá la falta de unidad entre el usuario, que puede crear una sensación de inestabilidad para él. Esto también dará a los niños una abertura; que a veces se utilizan para provocar una pelea. Esto nos lleva a su hijo fuera del gancho y se vuelve en contra de los padres.

Fuente: Dr. Bárbara Palmer.  Universidad Estatal de Florida

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *