Cómo el cerebro embrutece cuando dejamos de escribir a mano

La irrupción de las comunicaciones digitales puso prácticamente en desuso la escritura a mano y dio paso a la utilización de teclados y pantallas táctiles en detrimento de una actividad que, hasta no hace mucho tiempo, fomentaba el ejercicio de regiones cerebrales fundamentales para el desarrollo de los niños y la buena salud de los adultos. De hecho, escribir a mano activa las áreas cognitiva, motora y visual, además de un conjunto de redes neuronales.

En el caso de los niños, la escritura a mano es indispensable para el desarrollo de la motricidad fina, la coordinación entre el ojo y la mano, el control de la motricidad general y el movimiento de pinza de las manos. Sin embargo, también es muy importante para los adultos, al fomentar la memoria prospectiva y estimular áreas relacionadas con el olfato y el tacto. Además, escribir a mano también es de vital importancia para la psiquis humana.

Escribir una carta, por ejemplo, funciona como un catalizador de las emociones, desarrolla la creatividad y coopera en la organización de las ideas. Fundamentalmente, la escritura a mano activa la memoria y ayuda a focalizar el pensamiento. En cambio, el uso de la tecnología ha reemplazado el uso de algunas habilidades cognitivas, motoras y visuales que resultan disminuidas por el desuso.


Fuente: abc.es

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *